Posts etiquetados como ‘real’

Los motivos para seguir comprando oro

Los motivos para seguir comprando oro

Los motivos para seguir comprando oro Cuando ya la economía mundial ha comenzado su etapa de recuperación luego de la histórica crisis, el oro sigue brillando contra todos los pronósticos y va por más.

La onza de oro ya superó los US$ 1.100 dólares y los entendidos siguen corrigiendo sus estimaciones al alza. Goldman Sachs (NYSE:GS), acaba de colocar el valor estimado en US$ 1.200, condicionado a que el valor del dólar se mantenga bajo en términos del resto de las divisas internacionales.

¿Será US$ 1.200 la onza el nivel máximo que pueda alcanzar el oro? Existen elementos para pensar que no y que puede seguir creciendo más allá de este límite imaginado por Goldman Sachs.

Para poder tener una aproximación del potencial de aumento que tiene la cotización del oro, lo primero que debemos hacer es relevar los factores que pueden seguir impulsándolo al alza.

La debilidad del dólar es siempre el primer motivo que se menciona. El Economista de España, reproducía la siguiente opinión del Commerzbank: “Mientras el dólar siga su tendencia bajista, es muy improbable que el precio del oro baje de forma significativa”. Esta es una visión bastante simplificada de los factores que influyen en la cotización del dorado metal.

En relación a la cuestión del dólar vale hacer una diferenciación entre las paridades nominales y reales con respecto al resto de las principales divisas. En este sentido, si bien el dólar se encuentra en sus niveles mínimos frente a las principales monedas internacionales, la mayor tasa de inflación del último tiempo (y también esperada) en la economía estadounidense, reduce la depreciación real del tipo de cambio para los EEUU, lo cual puede hacernos pensar que todavía existe un margen no despreciable para que la divisa estadounidense continúe perdiendo valor frente al resto.

Y lógicamente que el debilitamiento del dólar, que se espera, se mantenga, ayuda al alza del precio de la onza de oro, pero hay otros factores que también tienen su cuota de explicatividad en este fenómeno.

Tal como Ainhoa Giménez de Bolságora también le apuntaba al aumento de la demanda de los países asiáticos de la mano de su recuperación económica. Con la recuperación del ritmo de crecimiento de las economías asiáticas, aumenta la demanda de oro para joyería.

De la mano del debilitamiento del dólar como moneda de reserva internacional, los banqueros centrales han comenzado desde hace ya unos cuantos meses, a diversificar en mayor medida sus reservas internacionales, aumentando no solamente la participación de otras divisas, sino también del preciado metal, siendo éste un nuevo elemento que le pone presión al precio del oro.

En la semana pasada, el Fondo Monetario Internacional (FMI), le vendió al gobierno de India, unas 200 toneladas de oro (la mayor adquisición de oro de un banco central en 30 años). Este hecho no se debe interpretar como algo aislado, sino como un fenómeno que se seguirá repitiendo en el futuro.

Carolyn Cui del Wall Street Journal, recordaba que durante 18 años, los bancos centrales redujeron sus posiciones de oro en 10%, situación que para Cui ha mantenido equilibrado el mercado del metal. El cierre del 2009, encuentre probablemente a los bancos centrales cerrando sus posiciones como compradores netos, con los bancos centrales asiáticos y de los países de Medio Oriente como los principales compradores.

Para Cui, también los bancos centrales de Rusia y Brasil pueden emerger como importantes demandantes de oro ya que tienen pequeñas posiciones del metal en relación a sus reservas extranjeras totales (sólo el 4% del total de las reservas internacionales de Rusia y el 0,4% de las reservas internacionales de Brasil están en oro), lo que puede llevarlos a modificar su composición para diversificar adecuadamente sus exposiciones.

Tom Pawlicki, analista de MF Global le apunta a las muy buenas perspectivas del oro en el largo plazo: “La fortaleza de oro se mantendrá porque creemos que la Fed mantendrá bajos los tipos, por los temores sobre la situación en Irán y por el creciente interés de los inversores por el metal”.

¿Podremos pensar también en algún componente especulativo que lleve al alza a la cotización del oro? Sin dudas existe algo de especulación en el valor del oro y lo existirá en su evolución futura. Pero a pesar del componente especulativo, existen sospechas para pensar que la cotización del metal tiene poder para seguir subiendo y para hacerlo mucho más allá de los US$ 1.200 la onza que aventura Goldman Sachs.

Esta es la opinión de alguien que no teme jugarse en sus opiniones: “Sospecho que el oro va a subir por encima de 2.000 dólares durante algún momento del mercado alcista, pero dependiendo de lo que pase en el mundo, puede ir mucho, mucho más arriba”. Lo anterior lo había expresado a principios de mes el inversor Jim Rogers quien anticipó el rally de la última década de las materias primas.

Un detalle no menor que hace notar Rogers para, en parte, justificar sus expectativas, es considerar la evolución “real” del precio de la onza de oro: “El antiguo máximo ajustado a la inflación, de 1980, estaría por encima de los 2.000 dólares ahora. Por lo tanto, llegaremos seguro ahí en la próxima década”, decía convencido Rogers.

A pesar del gran desarrollo innovativo del sistema financiero internacional que sigue creando activos de inversión, una vez más queda en claro que el oro es el activo de inversión por excelencia y por lo tanto, merece al menos un voto de confianza.

Para quienes hicieron caso a las recomendaciones que Paola Pecora, anticipándose a la tendencia, hiciera sobre metales en Valor Global, están acumulando en poco más de mes y medio un retorno del 12% que sigue en alza. ¿Más detalles? Haga click aquí

Horacio Pozzo

—————La economía y los mercados van de la mano————–

El dólar está colapsando, y con él de la mano viene la suba en commodities. ¿Cuáles son las causas de la baja del dólar y cómo podemos predecir este movimiento para ganar en los mercados? Hay que comprender nociones básicas de economía y su interrelación con los mercados financieros. El curso Economía básica para inversores, acerca los elementos para comprender el funcionamiento de las economías y anticipar sus tendencias. Para suscribirse al curso, puede hacer click aquí o bien pedir información a info@latinforme.com

———————————————————–

La economía del milagro: 5% de crecimiento en 2010

La economía del milagro: 5% de crecimiento en 2010

La economía del milagro: 5% de crecimiento en 2010 “Lo llamé a Rodrigo Rato al FMI y le dije que no quería su dinero”, dijo Luiz Inácio Lula da Silva, presidente de Brasil, al recordar cuando tomó la decisión de cancelar la deuda con el organismo de crédito internacional.

El pasado domingo Lionel Barber y Jonathan Wheatley reprodujeron en un artículo escrito para Financial Times, una entrevista que les concediera el presidente de Brasil, Lula da Silva que no tiene desperdicio.

En una entrevista jugada por parte del presidente brasileño, Lula se aventuró a anticipar que su economía superará en 2010 el 5% de crecimiento, cuando el mundo apenas está saliendo de la recesión.

“Pronto tendremos US$ 300.000 millones (en reservas internacionales)”, afirmaba confiado Lula. Mientras las economías desarrolladas continúan endeudándose y llevando la deuda pública a niveles insostenibles, Brasil ha pasado a ser acreedor neto.

Sin dudas, la economía de Brasil se puede catalogar como una “economía del milagro”. Claro, este tipo de calificativos son válidos cuando no se pueden identificar elementos concretos que justifiquen tamaña evolución de la economía en tan poco tiempo, pero en el caso de Brasil, los fundamentos son claros. El tener una política de Estado y priorizar una política económica predecible y sana, que no se desvía ante objetivos de corto plazo, son elementos en los que se apoya el “milagro brasileño”.

El “milagro brasileño” apoyado en políticas sanas ha permitido el control de la inflación, un fantasma que ha aterrorizado a Latinoamérica por décadas y que parece estar desterrado del suelo brasileño gracias a la consistencia de su política económica.

—–CURSO DE ECONOMÍA PARA ENTENDER A LOS MERCADOS—–

El real brasileño se ha apreciado con fuerza en lo que va del año. La extraordinaria recuperación de la economía de Brasil predecía lo que iba a ocurrir con la moneda brasileña. ¿Le gustaría conocer las futuras oportunidades de inversión de manera anticipada descifrando la información que nos brindan las economías? Para comprender cómo la economía determina los grandes movimientos de los mercados, le ofrecemos el Curso de economía básica para inversores, el cual le brindará los elementos básicos para comprender el funcionamiento de las economías y anticipar sus tendencias.

——————————————————-

Cuando una economía latinoamericana ha logrado crecer durante un período a una tasa razonable, lo normal era que dicho crecimiento no aportara demasiado a resolver el problema de la desigualdad social.

En este caso del Brasil de Lula, el crecimiento viene acompañado de una mejora en la situación socioeconómica de la población. Con esto no quiero decir que la situación socioeconómica del pueblo brasileño sea buena, pero sí que ha experimentado una mejora sensible que muestra fundamentos para sostenerse y profundizarse en los próximos años.

Los sectores más postergados de Brasil le están devolviendo el favor a Lula, de esta mejora en su situación económica, a través del aumento que están generando en el consumo doméstico, lo cual ha sido de gran valor para acelerar la salida de la economía de su situación de crisis y para potenciar el crecimiento de los próximos años.

A pesar de los numerosos logros de la economía brasileña, no todo es felicidad. Los temores de una reversión en el contexto de aborte el proceso de desarrollo iniciado, están latentes. Varios analistas apuntan a los precios de los commodities como uno de los factores claves en el buen momento de Brasil, y por este motivo temen que una reversión en las cotizaciones de los mismos pueda poner en aprietos a la gran economía latinoamericana. Conjuntamente con este temor se encuentra el de una posible reversión del flujo de capitales en caso de una recaída de la economía mundial (ya se apuesta a que posiblemente, los EEUU observen una recuperación con forma de W por efecto de los ajustes fiscales que se esperan), que pudiera dañar el precio de los activos brasileños y limitar el financiamiento de la inversión.

Desde mi punto de vista, la economía de Brasil ha evolucionado y reducido sus vulnerabilidades, por lo que gradualmente está reduciendo su dependencia de factores determinados como los commodities. Probablemente, si recibe un shock negativo externo, la fortaleza que está ganando la demanda doméstica ayudará a absorberlo.

“Estuve trabajando obsesivamente bajo la convicción que no podía cometer ningún error”, afirmaba durante la entrevista, Lula da Silva haciendo referencia a los temores que surgieron en 2002 apenas fue elegido presidente. Con paciencia y políticas claras, Lula fue desterrando los temores de un brusco giro hacia la izquierda en materia de política económica, que hubiese provocado una gran inestabilidad en Brasil.

La política económica de Lula, que ha priorizado las reglas claras y la estabilidad de mediano y largo plazo, está resultando en una mejora en el bienestar de la población que promete perdurar en el tiempo y que difícilmente se hubiese podido lograr con una política populista redistributiva, que hubiera cambiado las reglas de juego.

“Dudo que en la historia brasileña, el sector privado haya tenido tanto respeto desde el Estado que el que tiene actualmente” afirmaba el mandatario. Lula demuestra que las grandes corporaciones no son enemigas del bienestar de los países sino que por el contrario, con buenas instituciones, pueden impulsar su crecimiento en beneficio de todos.

Claro que desde el Estado, es necesaria la implementación de políticas sociales que apunten a mejorar el acceso a la educación y a la salud, dos valores básicos para lograr la igualdad de oportunidades entre los ciudadanos.

Es la misma mejora en la situación social lo que aumenta el atractivo inversor de Brasil, generándose un positivo círculo virtuoso que se va reforzando. La mejora en el nivel de vida de la población además ayudará a reducir los niveles de violencia de las ciudades, lo cual se transforma en otro elemento que favorece el ambiente de negocios y que incentiva a que los inversores coloquen sus capitales en el país.

Brasil es cada vez más atractivo para los inversores internacionales. Sus empresas no paran de crecer y varias están emergiendo como nuevos gigantes mundiales. Paola Pecora a través de Valor Global, ha recomendado algunas compañías brasileñas que sorprenderán al mercado con su crecimiento y que están reportando retornos del 66% y 40% a quienes siguieron sus recomendaciones de compra.

Horacio Pozzo

¿Seguirán subiendo las monedas latinoamericanas?

¿Seguirán subiendo las monedas latinoamericanas?

¿Seguirán subiendo las monedas latinoamericanas? “Cuando el Banco Mundial hace un estudio y prevé que Brasil seguirá creciendo y que puede, en 2016, ser la quinta mayor economía del mundo, nos está colocando un desafío”, Luiz Inácio Lula da Silva, presidente de Brasil.

Las monedas latinoamericanas continúan bajo presión hacia la apreciación frente al mayor flujo de capitales que está llegando a la región producto del deseo de buenos retornos por parte de los inversores. ¿Seguirá así la tendencia? ¿Qué otra moneda latinoamericana se podría unir a este grupo?

No nos debería sorprender lo que sigue ocurriendo en Brasil. A pesar del impuesto al ingreso de capitales, los incentivos de los inversores a seguir mirando hacia la economía brasileña, siguen estando presentes.

Es que la solidez de la economía de Brasil y la muy buena perspectiva de crecimiento que observa y que genera el tipo de elogios que acaba de realizarle el Banco Mundial, hacen que las inversiones tengan un importante retorno esperado con un limitado nivel de riesgo. Y dicho riesgo se limita también en la sensación del mercado debido a las políticas prudentes que desarrolla el gobierno de Lula, como el referido impuesto, para evitar tensiones en la economía.

La región está en la mira de los inversores que reconocen en la prueba superada por estas economías, con la reciente crisis financiera internacional, una clara señal de madurez de los gobiernos y economías latinoamericanas que aumentan la probabilidad de observar una verdadera evolución de la región hacia el desarrollo económico.

El atractivo que está manteniendo la región para los inversores se manifiesta en la continua presión que están padeciendo la mayoría de las monedas latinoamericanas hacia la apreciación. Así por ejemplo, el real brasileño es hasta el momento la moneda que más se apreció en el año en una magnitud del 35% (que pasó de R$ 2,31 a principios de año al nivel actual de R$ 1,71 por dólar), seguida por el peso chileno que se apreció en un 20% (que pasó de los $ 638 a los $ 532 en lo que va del año), y el peso colombiano que lo hizo en un 17% (pasando de los $ 2.247 a los $ 1.915 por dólar a lo largo del año). Otras monedas como el peso mexicano y el nuevo sol peruano, también sufrieron la apreciación cambiaria a lo largo del año aunque en una magnitud menor.

Mientras varios banqueros centrales luchan por sostener la competitividad de sus monedas, hasta unas pocas semanas atrás, el Banco Central de Argentina (BCRA), luchaba en sentido contrario buscando impedir que la moneda argentina se depreciara más de la cuenta con el riesgo latente de generar una disparada en el tipo de cambio. De hecho, el peso argentino inició el año intercambiándose en 3,45 unidades por dólar y actualmente lo hace a 3,83 unidades por dólar.

En el último tiempo, las señales provenientes desde la economía argentina que busca reconciliarse con los mercados de deuda y la buena acogida que el cambio de postura del gobierno argentino tuvo en el mundo inversor, promete el retorno de capitales al país y probablemente un problema para el BCRA.

Según Leandro Gabin de El Cronista, en el mes de octubre se ha observado un freno y reversión en la fuga de capitales en Argentina, que por primera vez desde marzo de 2007, experimentará un ingreso neto de capitales que podría ascender a US$ 300 millones.

El cambio en el contexto económico más el poder de fuego que posee el BCRA garantizan a los inversores que no se producirá una reversión brusca hacia la depreciación cambiaria que les pudiera producir una pérdida de capital. Actualmente, el nivel de reservas del BCRA se encuentra en los US$ 46.000 millones, lo que representa una garantía contra las presiones de reversión de la posible depreciación cambiaria mencionada. De hecho, el BCRA ya ha demostrado que no permitirá movimientos bruscos en el mercado cambiario, lo que representa una señal positiva para el mercado.

Con los tipos de interés por encima del 10%, apostar a colocaciones en pesos en Argentina es una tentadora alternativa bajo este contexto esperado de presiones a la apreciación cambiaria. Todo este atractivo que ofrece en este contexto la economía argentina se ve reforzado por las perspectivas de recuperación que observa a partir de este trimestre final del 2009. De este modo, el peso argentino se suma al resto de las monedas latinoamericanas que seguirán bajo presión en los próximos meses.

¿Seguirán bajo presión las monedas de la región? ¿Se puede esperar que las monedas latinoamericanas se sigan apreciando frente al dólar? Más allá de la continuidad esperada en el flujo de capitales hacia la región (que incluso se puede acelerar ante la mejora esperada en el contexto), existe un elemento que les generará mayor presión en los próximos meses y se vincula a la política de gestión de las reservas internacionales de China.

Desde el gobierno de China existe el convencimiento acerca de la necesidad de incrementar la participación de otras divisas dentro de la composición de las reservas internacionales para reducir su exposición al dólar estadounidense. De este modo, tanto el euro como el yen son las dos monedas que tienen todas las chances de comenzar a aumentar su porcentaje en el total de reservas internacionales de China.

Para tener una idea de la magnitud a la que nos estamos refiriendo, vale mencionar que hacia finales del mes de setiembre, China contaba con reservas internacionales por US$ 2,27 billones, con un alto porcentaje de las mismas denominadas en dólares.

Y la moneda estadounidense ya ha sentido el impacto de estos rumores. Ayer Zhou Hai, del Banco Central chino opinaba en el Financial News: “Las tenencias de euro y yen deberían ser incrementadas para reflejar el creciente intercambio comercial con la Unión Europea y Japón”. El dólar sentía el impacto en el día de ayer y se ubicaba en su nivel más bajo de los últimos 14 meses en 1,5061 por euro hacia la madrugada, para luego inmediatamente revertir y subir a su mayor nivel en una semana llegando a los 1,4844 por dólar. Lo que generó caída generalizada en los mercados de commodities e impulsando la baja accionaria ayer en Wall Sreet.

La economía estadounidense tampoco ofrece argumentos sólidos como para pensar en que el dólar pueda recuperar valor en los próximos meses, por lo que su relación con las monedas latinoamericanas seguirá debilitándose.

Distintos elementos del contexto económico internacional resultan clave para poder anticiparnos y predecir hacia dónde se comportarán las divisas latinoamericanas. ¿Cuánto se puede ganar pudiendo anticiparse a los mercados? Posiblemente mucho, pero para ello, resulta necesario poseer al menos mínimos conocimientos de economía. Es por este motivo que Latinforme ha lanzado el Curso de Economía Básica para Inversores, en el que se repasan los elementos principales de la economía con aplicación práctica en la determinación de las decisiones de inversión.

Nos encontraremos nuevamente mañana,

Horacio Pozzo

———————OPORTUNIDAD DE INVERSIÓN———————

Aprovechemos esta baja en Wall Street para comprar. Como ya lo hicieron los suscriptores de nuestra newsletter de inversión Valor Global, que ya recuperaron su costo al invertir en las compañías que les recomendamos. ¿Quiere saber cuáles son? Puede probar ingresando aquí para averiguarlo y comenzar a invertir en nuestras acciones recomendadas. ¡Pronto salen las de noviembre! Para suscripciones haga clic aquí o bien escríbanos a info@latinforme.com para mayores detalles.

————————————————————————–

¿Seguirán subiendo las monedas latinoamericanas?

¿Seguirán subiendo las monedas latinoamericanas?

¿Seguirán subiendo las monedas latinoamericanas? “Cuando el Banco Mundial hace un estudio y prevé que Brasil seguirá creciendo y que puede, en 2016, ser la quinta mayor economía del mundo, nos está colocando un desafío”, Luiz Inácio Lula da Silva, presidente de Brasil.

Las monedas latinoamericanas continúan bajo presión hacia la apreciación frente al mayor flujo de capitales que está llegando a la región producto del deseo de buenos retornos por parte de los inversores. ¿Seguirá así la tendencia? ¿Qué otra moneda latinoamericana se podría unir a este grupo?

No nos debería sorprender lo que sigue ocurriendo en Brasil. A pesar del impuesto al ingreso de capitales, los incentivos de los inversores a seguir mirando hacia la economía brasileña, siguen estando presentes.

Es que la solidez de la economía de Brasil y la muy buena perspectiva de crecimiento que observa y que genera el tipo de elogios que acaba de realizarle el Banco Mundial, hacen que las inversiones tengan un importante retorno esperado con un limitado nivel de riesgo. Y dicho riesgo se limita también en la sensación del mercado debido a las políticas prudentes que desarrolla el gobierno de Lula, como el referido impuesto, para evitar tensiones en la economía.

La región está en la mira de los inversores que reconocen en la prueba superada por estas economías, con la reciente crisis financiera internacional, una clara señal de madurez de los gobiernos y economías latinoamericanas que aumentan la probabilidad de observar una verdadera evolución de la región hacia el desarrollo económico.

El atractivo que está manteniendo la región para los inversores se manifiesta en la continua presión que están padeciendo la mayoría de las monedas latinoamericanas hacia la apreciación. Así por ejemplo, el real brasileño es hasta el momento la moneda que más se apreció en el año en una magnitud del 35% (que pasó de R$ 2,31 a principios de año al nivel actual de R$ 1,71 por dólar), seguida por el peso chileno que se apreció en un 20% (que pasó de los $ 638 a los $ 532 en lo que va del año), y el peso colombiano que lo hizo en un 17% (pasando de los $ 2.247 a los $ 1.915 por dólar a lo largo del año). Otras monedas como el peso mexicano y el nuevo sol peruano, también sufrieron la apreciación cambiaria a lo largo del año aunque en una magnitud menor.

Mientras varios banqueros centrales luchan por sostener la competitividad de sus monedas, hasta unas pocas semanas atrás, el Banco Central de Argentina (BCRA), luchaba en sentido contrario buscando impedir que la moneda argentina se depreciara más de la cuenta con el riesgo latente de generar una disparada en el tipo de cambio. De hecho, el peso argentino inició el año intercambiándose en 3,45 unidades por dólar y actualmente lo hace a 3,83 unidades por dólar.

En el último tiempo, las señales provenientes desde la economía argentina que busca reconciliarse con los mercados de deuda y la buena acogida que el cambio de postura del gobierno argentino tuvo en el mundo inversor, promete el retorno de capitales al país y probablemente un problema para el BCRA.

Según Leandro Gabin de El Cronista, en el mes de octubre se ha observado un freno y reversión en la fuga de capitales en Argentina, que por primera vez desde marzo de 2007, experimentará un ingreso neto de capitales que podría ascender a US$ 300 millones.

El cambio en el contexto económico más el poder de fuego que posee el BCRA garantizan a los inversores que no se producirá una reversión brusca hacia la depreciación cambiaria que les pudiera producir una pérdida de capital. Actualmente, el nivel de reservas del BCRA se encuentra en los US$ 46.000 millones, lo que representa una garantía contra las presiones de reversión de la posible depreciación cambiaria mencionada. De hecho, el BCRA ya ha demostrado que no permitirá movimientos bruscos en el mercado cambiario, lo que representa una señal positiva para el mercado.

Con los tipos de interés por encima del 10%, apostar a colocaciones en pesos en Argentina es una tentadora alternativa bajo este contexto esperado de presiones a la apreciación cambiaria. Todo este atractivo que ofrece en este contexto la economía argentina se ve reforzado por las perspectivas de recuperación que observa a partir de este trimestre final del 2009. De este modo, el peso argentino se suma al resto de las monedas latinoamericanas que seguirán bajo presión en los próximos meses.

¿Seguirán bajo presión las monedas de la región? ¿Se puede esperar que las monedas latinoamericanas se sigan apreciando frente al dólar? Más allá de la continuidad esperada en el flujo de capitales hacia la región (que incluso se puede acelerar ante la mejora esperada en el contexto), existe un elemento que les generará mayor presión en los próximos meses y se vincula a la política de gestión de las reservas internacionales de China.

Desde el gobierno de China existe el convencimiento acerca de la necesidad de incrementar la participación de otras divisas dentro de la composición de las reservas internacionales para reducir su exposición al dólar estadounidense. De este modo, tanto el euro como el yen son las dos monedas que tienen todas las chances de comenzar a aumentar su porcentaje en el total de reservas internacionales de China.

Para tener una idea de la magnitud a la que nos estamos refiriendo, vale mencionar que hacia finales del mes de setiembre, China contaba con reservas internacionales por US$ 2,27 billones, con un alto porcentaje de las mismas denominadas en dólares.

Y la moneda estadounidense ya ha sentido el impacto de estos rumores. Ayer Zhou Hai, del Banco Central chino opinaba en el Financial News: “Las tenencias de euro y yen deberían ser incrementadas para reflejar el creciente intercambio comercial con la Unión Europea y Japón”. El dólar sentía el impacto en el día de ayer y se ubicaba en su nivel más bajo de los últimos 14 meses en 1,5061 por euro hacia la madrugada, para luego inmediatamente revertir y subir a su mayor nivel en una semana llegando a los 1,4844 por dólar. Lo que generó caída generalizada en los mercados de commodities e impulsando la baja accionaria ayer en Wall Sreet.

La economía estadounidense tampoco ofrece argumentos sólidos como para pensar en que el dólar pueda recuperar valor en los próximos meses, por lo que su relación con las monedas latinoamericanas seguirá debilitándose.

Distintos elementos del contexto económico internacional resultan clave para poder anticiparnos y predecir hacia dónde se comportarán las divisas latinoamericanas. ¿Cuánto se puede ganar pudiendo anticiparse a los mercados? Posiblemente mucho, pero para ello, resulta necesario poseer al menos mínimos conocimientos de economía. Es por este motivo que Latinforme ha lanzado el Curso de Economía Básica para Inversores, en el que se repasan los elementos principales de la economía con aplicación práctica en la determinación de las decisiones de inversión.

Nos encontraremos nuevamente mañana,

Horacio Pozzo

———————OPORTUNIDAD DE INVERSIÓN———————

Aprovechemos esta baja en Wall Street para comprar. Como ya lo hicieron los suscriptores de nuestra newsletter de inversión Valor Global, que ya recuperaron su costo al invertir en las compañías que les recomendamos. ¿Quiere saber cuáles son? Puede probar ingresando aquí para averiguarlo y comenzar a invertir en nuestras acciones recomendadas. ¡Pronto salen las de noviembre! Para suscripciones haga clic aquí o bien escríbanos a info@latinforme.com para mayores detalles.

————————————————————————–

Inversiones en Brasil: temer a Lula más que al IOF

Inversiones en Brasil: temer a Lula más que al IOF

Inversiones en Brasil: temer a Lula más que al IOF

¿Los inversores internacionales siguen enamorados de Brasil?

Desde el martes 20, el capital extranjero está gravado en Brasil en un 2% por el IOF (Impuesto sobre Operaciones Financieras), aplicándose tanto en renta fija como en variable. El decreto presidencial 6306 establece que la imposición se efectuará en las liquidaciones de operaciones de cambio para el ingreso de recursos al país realizadas por el inversor extranjero, para aplicación en el mercado financiero y de capitales.

El mercado financiero reaccionó: el Bovespa cayó en el primer día luego del impuesto un 5% y terminó cerrando un 3% negativo, y el dólar cerró en R$ 1,743, una suba del 2%, habiendo llegado a R$1,766 en el máximo del día. Las empresas del Bovespa perdieron US$ 55.000 millones. A pesar del impuesto, el dólar volvió a caer: ayer cerró en R$1,725. El BC de Brasil compró US$6.000 millones en las primeras semanas del mes, llegando a engrosar las reservas internacionales del país al nivel récord de US$232.000 millones. El lunes un nuevo récord se marcaba para el Bovespa: el saldo de inversión extranjera alcanzaba los US$ 23.000 millones, llegando casi a recuperar lo perdido en el 2008, unos US$ 24.620 millones. El mismo día que el índice marcaba el máximo del año en 67.239 puntos, un alza del 79% en el período, principalmente motorizado por la buena performance de los precios de los commodities que impulsaron a la minera Vale (BVSP:VALE3; NYSE:VALE) y a la petrolera Petrobras (BVSP:PETR3; NYSE:PBR).

Esto se da luego de que el viernes pasado, el presidente de Brasil, Lula da Silva negara la creación de gravamen alguno sobre el capital extranjero: “De estas cosas de economía, la gente no puede hablar. Estoy aquí ya tres días viajando, no tengo ninguna previsión de que se vaya a realizar ninguna imposición”, dijo en una entrevista con periodistas en Cabrobó, Pernambuco. Dijo ser muy “cuidadoso” con las informaciones económicas. “Cuando sale una noticia errada en el área económica, quien sufre es el pueblo brasilero”. Fue coherente, porque esta vez ‘sufrieron’ los invasores extranjeros.

¿Pero qué motivó a Lula a negar apenas cuatro días antes lo que inevitablemente ocurrió? Es que Lula no estaba de acuerdo en implementar tal medida, pero las cifras que demostraban la rapidez y fuerza con que el dólar venía perdiendo terreno en la economía local (e internacional) terminaron de convencerlo en esos días. “Veníamos discutiendo con el presidente Lula los pros y los contras, y finalmente, conseguimos convencerlo de la necesidad de esta medida hoy a la tarde”, dijo Mantega el lunes pasado, ya bien entrada la tarde.

La valorización del real en estas últimas semanas y el fuerte crecimiento de la entrada de capital especulativo al país, obligó al gobierno a tomar una medida que frenara la apreciación de la moneda local. “No creo que vayamos a tener una desvalorización del real, pero creo que podemos evitar un exceso de valorización del real”, dijo Guido Mantega, ministro de economía de Brasil.

El objetivo es desalentar al capital cortoplacista, el capital especulativo. “Nuestra preocupación es que haya un exceso de especulación”, señaló Mantega. De junio a agosto, el capital golondrina sumó US$ 322 millones, un 73% más que en los tres meses anteriores, que fue de US$ 186 millones, como capital de corto plazo. El real se ha apreciado un 26% desde entonces contra el dólar.

Un claro hecho que dificulta las exportaciones y aprecia a la moneda local.

“Si permitimos la excesiva apreciación del real, el exportador será perjudicado, y por lo tanto también lo será el empleo brasilero”, ya que el 25% de la producción nacional está destinada a exportación, y Brasil con un real apreciado, pierde competitividad en el mercado internacional.

El Bovespa ha sido el mercado que más ha subido -en dólares- en el mundo, y según Mantega, atrajo a “los bien intencionados y los que quieren efectuar un lucro rápido, los especuladores. Estos últimos no queremos que vengan”.

Y habló de posibles futuras medidas y del rol del Banco Central de Brasil: “El Banco Central va a continuar comprando el exceso de dólares y hasta podemos pensar en otras medidas para atenuar algo que es casi inevitable, que es el creciente interés por el real en Brasil”. Hay mismo versiones de que se podría echar mano al fondo soberano para sostener al dólar, si el efecto del 2% del IOF no surte efecto.

Un operador de mercado que prefirió el anonimato, señaló a OGlobo que el mercado reaccionó el martes de forma emocional y ahora ya percibe que el impuesto del 2% al capital externo no es “un bicho de siete cabezas”. Y agregó que los grandes vendedores del martes, son los grandes tomadores hoy (por el miércoles), incluyendo Crédit Suisse, entidad conocida por operar capitales extranjeros en el país.

También influye el hecho de que los inversores se han dado cuenta de que pueden comprar acciones del Bovespa sin pagar el 2% de IOF: comprando y depositando en un banco extranjero ADRs negociados en Nueva York, y luego convirtiendo en acciones en la Bolsa de Brasil (al revés de lo que se viene haciendo en Argentina , para sacar dinero del país en este caso), ya que no se paga IOF por la conversión. Los gastos de la operatoria representan aproximadamente el 0,5% del valor de la acción, menor al 2% aplicado por el IOF. Y el inversor que lo haga, obtendrá ganancias también con una eventual valorización del real, algo que está descontado por varios analistas en Brasil.

Edemir Pinto, presidente de BM&FBovespa, dijo que “un movimiento muy grande” de dinero se ha ido para el mercado de ADRs en Nueva York, y pidió a Mantega la revocación del IOF para renta variable. Según Pinto, un tercio de lo negociado en la Bolsa de San Pablo proviene del exterior. Y por supuesto se fue corriendo a Brasilia a ver a Mantega, quien le prometió revisar el pedido de exención para renta variable del impuesto, pero sin plazos.

La medida es “sabia”, y el impuesto es “modesto”, según el Financial Times. “Nuestro sistema monetario global, febril y frágil, le deja muy pocas opciones a las economías emergentes para contener burbujas, y todas son peores que este impuesto”. Y agregó: “dejar la tasa de cambio irse por las nubes es un pasaporte al desastre”.

No es preocupante este nuevo gravamen en Brasil. De hecho, Brasil continúa con perspectivas macroeconómicas favorables, con un fuerte potencial de crecimiento corporativo y con un gravamen que no afectará a los inversores de largo plazo, ya que el costo de la alícuota del IOF se diluye en ese plazo, ya que la idea es ahuyentar a los cortoplacistas. El impacto del impuesto representará un mínimo porcentaje para quienes inviertan directamente en el Bovespa. El mayor perjudicado será el mercado de tasas de interés, ya que ese 2% de IOF representa el margen de lucro en algunas operaciones.

Brasil no sólo cuenta con solidez económica, ya que de por sí sola no se sostiene, sino también institucional. Es un país con posibilidad de proyección y coherente con sus políticas de largo plazo, donde los inversores saben qué pueden esperar mañana; algo que países como la Argentina o Venezuela por ejemplo, no pueden ofrecer. Atributo que hace a Brasil país confiable para invertir, con reglas de juego claras y sostenidas en el tiempo. El crecimiento siempre trae un costo asociado: Brasil va a tener que lidiar y convivir con un real fuerte, por más impuesto aplicado.

Pero esta reacción última de Lula, da para elevar un alerta y mantenernos atentos.

Las consecuencias del impuesto al capital extranjero no son preocupantes para el inversor extranjero, como sí lo es este derrape de Lula al negar su implementación, algo que podría afectar la credibilidad del gobierno a nivel internacional (aunque lo fortalece en el plano interno, de cara a las elecciones presidenciales de octubre de 2010), por lo cual habrá que esperar que estas inconsistencias típicas de mandatario argentino de éste y casi cualquier otro tiempo, no se repitan.

Que el extranjero siga prefiriendo a Brasil como plaza inversora, dependerá de cómo siga manejándose el gobierno brasilero de aquí en más. El nuevo impuesto no es el bicho de siete cabezas, Lula puede serlo.

Para el lado que sea, esto recién empieza.

Hasta la próxima,

Paola Pecora

¿Son importantes las Olimpíadas para Brasil?

¿Son importantes las Olimpíadas para Brasil?

¿Son importantes las Olimpíadas para Brasil? “Serán los juegos de toda Sudamérica”, fue la frase de Lula que más resonó en estas últimas horas. Por primera vez en la historia, los Juegos Olímpicos pisarán tierras latinoamericanas. ¡Quién lo hubiera imaginado hace 20 años atrás! Se refería exhultante el site O Globo.

El viernes pasado nos emocionábamos viendo al presidente de Brasil, Luiz Lula da Silva no pudiendo ocultar la inmensa alegría y satisfacción que le había generado que Río de Janeiro fuera la elegida para los Juegos Olímpicos 2016. Cerca de Lula, Edison Arantes do Nascimento Pelé no podía ocultar sus lágrimas al igual que otros tantos representantes de Brasil que viajaron a Copenhague para la definición de la sede.

Todo Brasil celebró la noticia. En el Bovespa, la celebración fue especial, con un alza del 1,2%, en donde las estrellas fueron aquellas empresas que se beneficiarán directamente por la realización de tamaño evento en Brasil. En realidad la mayoría de los sectores productivos de Brasil sentirá de un modo u otro el impacto positivo de este evento histórico y único.

Brasil tendrá en unos años dos eventos de magnitud mundial: los mencionados juegos olímpicos, y el Mundial de Fútbol en el año 2014. El país estará convulsionado en estos años de preparación, pero también lo estarán los inversores que encontrarán grandes oportunidades alrededor de estos eventos como así también en las oportunidades de negocio que pueden generar a futuro si es que son debidamente aprovechados.

“Creo que con esto Brasil logró obtener la ciudadanía internacional”, decía Lula. Y muy equivocado no está. El mundial de fútbol del 2014 y los juegos olímpicos, le permitirán a Brasil mostrarse al mundo y representará una gran oportunidad para hacer negocios. Probablemente Brasil ya esté comenzando a prepararse para aprovechar la histórica oportunidad que se le presenta, para culminar su proceso de desarrollo económico.

Según unos estudios realizados en el presente año por la Universidad de California en Berkeley y el Banco de la Reserva Federal de San Francisco, ser sede de los Juegos Olímpicos potencia el comercio internacional de un país en años posteriores. En igualdad de condiciones, ser sede de los juegos potencia el comercio hasta un 30%, y Brasil tiene mucho para venderle al mundo.

En Brasil (y ahora puntualmente en Río de Janeiro), se deberán realizar importantes inversiones para responder a la revolución que provocarán estos eventos internacionales. Hoteles, restaurantes, infraestructura aeroportuaria, inversiones en el sector turístico, por nombrar sólo algunos de los sectores que se beneficiarán de manera directa, deberán prepararse para estos históricos eventos.

Y aunque todavía es preliminar determinarlo, la realización de los JJOO implicará inversiones por US$ 16.000 millones, según daba cuenta el Fohla de Sao Paulo. Lo bueno del caso es que la realización de inversiones para el mundial de fútbol permitirá aprovechar parte de dicha infraestructura nueva.

¡Pero hay más para Brasil!

Según un estudio encargado por el Gobierno por parte del grupo sin fines de lucro Fundaçao Instituto de Administraçao, los JJOO de Río inyectarán US$ 24.500 millones en la economía brasileña desde ahora hasta el 2027, tanto por el aumento de la producción y de los ingresos por familia, de la recaudación tributaria y el empleo.

Muchas de las inversiones que se harán por los juegos (y también por el mundial de fútbol), se hubieran hecho de todas formas aunque con otros plazos. Hay que tener presente que la economía brasileña es una economía en pleno crecimiento y para que siga de este modo, la infraestructura se debe adecuar al creciente tamaño de la economía. Es por esto que será mayor para el caso de Brasil el aprovechamiento de las inversiones en relación a lo observado en otras experiencias.

La elección de Río de Janeiro genera ganancias para Brasil incluso dentro del balance esperado de los mismos. Las ganancias potenciales de los JJOO asegurarán un piso de US$ 500 millones, pero es altamente probable que superen los US$ 3.200 millones obtenidos en los juegos de Pequín del 2008.

La elección de Brasil no es una casualidad y está estrechamente vinculada a la seriedad en las políticas aplicadas por el gobierno brasileño que aseguran predecibilidad y garantizan para las autoridades del Comité Olímpico Internacional y para la FIFA, que no existirán imponderables comunes en economías en desarrollo. Brasil ha demostrado una vez más que está emergiendo con fuerza como una nueva potencia mundial. El tren del desarrollo ha iniciado su marcha y no piensa detenerse. Brasil no solamente ha logrado ser elegida sede para los JJOO del 2016 y para el mundial del 2014, ha logrado mucho más que eso en el último tiempo. El desarrollo de los recursos energéticos y de alimentos (tanto en lo referente a los commodities agrícolas como al sector ganadero), ha sido extraordinario.

Además para Lula, este logro implicará tener casi asegurada la continuidad de su partido en el gobierno luego de las elecciones presidenciales de 2010. ¿Quién no votaría por un partido que está llevando a Brasil al desarrollo económico y encima logra transformarlo en sede de dos de los eventos más importantes del deporte mundial? La popularidad de Lula que alcanza al 82% (cuando lo normal para un gobierno luego de tanto tiempo en el poder es que experimente una merma significativa en la popularidad por el lógico desgaste), habla por sí sola.

Cerca de Brasil, Argentina sigue dudando hacia dónde avanzar. Mientras tanto, sigue perdiendo mercados a nivel internacional, los cuales están siendo captados por la economía brasileña. En una foto, Lula palmea la espalda de Cristina como diciéndole: “Seguí así que nos está yendo muy bien”.

Bolivia por su parte, lamenta la muy buena política energética de Brasil y celebra la muy mala que lleva adelante la Argentina. Es que Brasil ha reducido sus compras de gas boliviano al mejorar la producción energética de sus usinas hidroeléctricas, mientras que Argentina necesita cada vez más del recurso que provee el Estado de Evo Morales aunque hace ya dos meses que no está abonando ni un solo dólar por los 6 millones de metros cúbicos de fluido que recibe diariamente.

Muchos se han fijado en este nuevo Brasil como un mundo lleno de oportunidades para invertir. Paola también lo ha hecho y ha seleccionado algunas de las compañías con mayor potencial de crecimiento para que los suscriptores de Valor Global puedan también subirse a la euforia del país del carnaval.

Nos encontraremos nuevamente mañana,

Horacio Pozzo

Por qué apuesto por las acciones brasileras

Por qué apuesto por las acciones brasileras

Por qué apuesto por las acciones brasileras ¿Estará en lo correcto Goldman Sachs (NYSE:GS)? Hace ya un buen tiempo que en las charlas con mis amigos no me consultan acerca de la conveniencia o no de comprar dólares o euros. La estabilidad cambiaria existente en Argentina al menos durante el último tiempo, les ha quitado el apetito por explorar nuevas experiencias de inversión. Pero imagino y creo que esta calma aparente no debería durar demasiado y pronto podríamos volver a ver al dólar fortaleciéndose frente al peso argentino (aunque las fuerzas del mercado marquen en estos momentos otra dirección).

Probablemente, si considerara que el diagnóstico de Goldman Sachs es el correcto, debería recomendarles a mis amigos que apuesten a las monedas emergentes, aunque no estoy muy seguro de que se animen a ello. ¿Se animaría ud a invertir en reales? Probablemente sí, luego de la gran demostración de los últimos tiempos de la fortaleza de la economía brasileña. ¿Y en el peso mexicano o en la rupia indonesa y el rublo ruso? Imagino que ya ha comenzado a titubear.

El problema de muchos de los inversores que se animan a invertir en monedas de economías emergentes lo hacen luego que la tendencia comienza a revertirse, luego que la apreciación cambiaria se ha hecho demasiado fuerte. Es que el temor hace que no se decida a invertir hasta que la ira por las grandes ganancias perdidas luego del rally de dichas monedas, lo hagan decidir a participar justo en la cresta de la ola y cuando la misma comienza a perder fuerzas.

Pero en este caso, no parece que estas monedas se encuentren en sus niveles máximos en términos de las principales divisas globales. Es por este motivo que para Goldman Sachs, esas divisas emergentes tienen el potencial de aumentar su valor tanto frente al dólar como al euro en cuanto los Bancos Centrales reviertan su política monetaria laxa e inicien el ciclo ascendente de tasas.

Entiendo y encuentro razonable que apostar por el fortalecimiento de la rupia indonesa o el rand sudafricano e incluso, el rublo ruso dado el alto desconocimiento de sus economías, es una apuesta verdaderamente arriesgada incluso aunque se los recomiende un operador de vasta experiencia en el mercado. Es por este motivo que me voy a referir a las dos monedas conocidas a nivel regional considerando la siguiente frase que muchos ya conocerán: “Mejor malo conocido que bueno por conocer”.

Si nos concentramos en el peso mexicano y en el real brasileño y analizamos la salud de sus economías, parece claramente más probable que el Banco Central de Brasil inicie con mucha más antelación el ciclo ascendente de tasas en relación a las perspectivas del Banco de México.

Probablemente la relación cambiaria entre el dólar, el yen y el euro, se encuentren en un nivel que se puede considerar de equilibrio. Ello en un contexto en el que no se espera durante al menos lo que queda del año, cambios en la política monetaria ni una vigorosa recuperación de sus economías, hace pensar que dichas relaciones cambiarias se mantendrán con estrechos rangos de variación. Esto permite evaluar la evolución de las monedas emergentes frente a las principales divisas internacionales con la simple evaluación de una de ellas.

Es así que si uno presta atención a la cotización actual del peso mexicano frente al dólar encontrará que se ubica en los $ 13,5 por unidad de la moneda estadounidense, bastante alejada de su máximo de $ 9,87 de principios de agosto de 2008. La debilidad de la economía que no parece revertirse por unos cuantos meses, obliga al gobierno de Felipe Calderón a ensayar un ajuste fiscal para evitar comprometer aún más la situación de las cuentas públicas, hace difícil imaginar una apreciación cambiaria significativa que tenga lugar en un corto e incluso mediano plazo.

En cambio, en el caso del real brasileño, la sorprendente recuperación de la economía brasileña hace pensar que no se estaría demasiado lejos de observar el inicio del ciclo ascendente de tasas de interés las cuales se ubican actualmente en su mínimo histórico. El dólar en Brasil se ubica por estos momentos alrededor de los R$ 1,79, lejos de los R$ 1,556 de principios de agosto de 2008, nivel que no es del agrado de las autoridades del Banco Central de Brasil, que están decididas a intervenir en el mercado cambiario para frenar las presiones sobre su moneda, siempre y cuando las presiones inflacionarias se mantengan contenidas y el mercado siga confiando en el compromiso de la autoridad monetaria para con la estabilidad de precios.

Las presiones inflacionarias en una economía brasileña que viene recuperando con fuerza no solamente su crecimiento económico sino también su nivel de empleo, no deberían tardar demasiado en salir a la luz.

Pero a pesar del efecto que las expectativas inflacionarias puedan tener sobre las expectativas cambiarias, probablemente el real brasileño no se aprecie todo lo esperado por intervención de las autoridades de Brasil. Sin embargo, seguramente el influjo de capitales que seguirá recibiendo su economía ante el atractivo que sus muy buenas perspectivas de crecimiento generan, impactarán en el mercado accionario y especialmente en sus cotizantes con mayores potencialidades de crecimiento.

Las compañías brasileñas verán aumentado su valor en dólares tanto por lo que se pueda apreciar el real como por la mayor demanda de sus acciones. En estos momentos los inversores miran hacia las compañías brasileñas con un alto potencial de crecimiento. Pienso entonces en las acciones de las entidades bancarias como las del Itaú Unibanco (BVSP:ITUB3; NYSE:ITUB), o en nuestra archiconocida JBS (BVSP:JBSS3), del rubro alimenticio.

Más allá de si Goldman Sachs está en lo cierto o no (para los que se quieran animar, la recomendación es tomar posiciones largas de una canasta que contenga a estas monedas frente al euro, el dólar y el yen), las conclusiones nos llevan nuevamente a fijar la vista en la economía brasileña y su mercado accionario el cual tiene un gran potencial para crecer y muchas posibilidades de seguir haciéndolo en los próximos meses.

Y mientras intentamos indagar qué compañías de Brasil pueden darnos una buena oportunidad de ganar unos dólares extras, Paola ya les ha permitido ganar a los suscriptores de Valor Global, un 35% más de lo invertido en apenas tres meses, al aconsejarles una compañía brasileña de gran suceso en los últimos tiempos y una de las mayores compañías a nivel global, que cuenta con mejores perspectivas a futuro que la hacen seguir destinando miles de millones de dólares en nuevos proyectos de inversión. Si le interesa conocer sobre ésta compañía y otras alternativas de inversión que rinden un 60%, haga click aquí.

Nos encontraremos nuevamente mañana,

Horacio Pozzo

———————OPORTUNIDAD DE INVERSIÓN———————

Aprovechemos esta crisis para comprar. Como ya lo hicieron los suscriptores de nuestra newsletter de inversión Valor Global, que ya recuperaron su costo al invertir en las compañías que les recomendamos. ¿Quiere saber cuáles son? Puede probar ingresando aquí para averiguarlo y comenzar a invertir en nuestras acciones recomendadas que llevan un 60% de suba. ¡Pronto salen las de octubre! Me pueden escribir a paola@latinforme.com o a info@latinforme.com para mayores detalles.

————————————————————————–

Carry Trade: las monedas más rentables para invertir

Carry Trade: las monedas más rentables para invertir

Carry Trade: las monedas más rentables para invertir Los inversores han vuelto a la carga. Como si fuera un vicio, los altos niveles de rentabilidad que han podido disfrutar durante un largo período previo a la crisis les ha dejado ese gustito que quieren volver a saborear.

No basta con retornos razonables. Tampoco se repara en las consecuencias dañinas que sobre las economías produce el comportamiento irracional que observan. Luego de hibernar un tiempo, están saliendo con los primeros rayos de la recuperación económica y cuando se dan cuenta que aquello que pisan es tierra firme, se ponen a correr nuevamente esta carrera por mayores ganancias.

En este contexto de leve recuperación, los inversores tienen como aliados involuntarios a los Bancos Centrales que en varios casos han advertido acerca del mantenimiento de los niveles mínimos de tasas de interés por al menos unos cuantos meses más.

La actividad especulativa, muy fuerte en el último tiempo, ha demostrado acabadamente que en el mundo moderno existe un amplio margen para arbitrar. El carry trade, que desapareciera prácticamente en medio de las turbulencias económicas, es la forma elegida por los inversores para volver a las abultadas ganancias. El artículo escrito por Rubén Ramallo para iProfesional sobre este tema me ha hecho reflexionar acerca de lo inevitable de las crisis.

Para los que no conocen la operatoria, el carry trade se aprovecha de la diferencia entre tasas de interés existente en los países. El objetivo es endeudarse en una “moneda dura” (que puede ser el euro, la libra esterlina, el franco suizo, el yen o el dólar), y colocar dicho dinero en una moneda que ofrezca un mayor retorno obteniendo una ganancia a partir del diferencial de tasas.

Así por ejemplo, si un inversor se endeuda en yenes, dado que la economía japonesa tiene sus tasas de interés en zona neutral (la tasa de interés de referencia del Banco de Japón se encuentra en 0,1% y los problemas de la economía nipona hacen prever que seguirá estando así por un buen tiempo), y coloca todo su dinero en la economía brasileña, en donde el nivel de tasa de interés de referencia del Banco Central de Brasil se encuentra en el 9,25%, alcanzará un margen de ganancia más que interesante. Y es mucho más interesante si se considera el nivel de apalancamiento típico de estas operaciones (esto es, el nivel de endeudamiento sobre el capital propio que interviene en la operatoria), el retorno de la inversión se ve multiplicado.

Esta situación está afectando en la actualidad principalmente a la economía brasileña, la cual, dada su política monetaria de metas de inflación, encuentra ciertas limitaciones para actuar. Y aquí hay otro elemento a favor de los especuladores: el flujo de capitales que ingresan a Brasil presionan a la apreciación cambiaria aumentando de este modo la rentabilidad de la inversión en su moneda original. De este modo, el riesgo devaluatorio de la moneda en la que se invierte, el cual representa una amenaza contra el margen de rentabilidad, se ubica en niveles mínimos.

También Chile está sufriendo la acción de los especuladores que utilizan al peso chileno como moneda de fondeo. Gonzalo Jara, gerente de making market de Santander Chile, en iProfesional: “Tenemos un fenómeno de carry trade que juega a favor del dólar. Los grandes hedge funds usan al peso chileno como moneda de fondeo, porque el financiamiento para comprar moneda estadounidense resulta ser el más barato de América Latina”.

Algo paradójico que encontré para la Argentina es que se encuentra resguardada de la amenaza del carry trade gracias a la inestabilidad e impredecibilidad de su economía. Sí, resulta extraño, pero debo decir que hacer las cosas tan mal, tiene también sus beneficios. Los especuladores se mantienen alejados de Argentina ya que a pesar de sus elevadas tasas de interés, la inestabilidad cambiaria, entre otras cuestiones, implica un riesgo elevado que no están dispuestos a asumir.

La actividad especulativa ha afectado el valor del real brasileño y el peso chileno. A principios de año, el dólar en Brasil cotizaba a R$ 2,313 y en Chile a $ 638,16. Actualmente, la divisa estadounidense lo hace a R$ 1,839 en Brasil y a $ 547,35 en Chile. El carry trade está golpeando de lleno en la competitividad de estas economías, afectando principalmente a la economía chilena cuyas exportaciones representan alrededor del 32% de su PBI.

La política monetaria de metas de inflación encuentra limitaciones ante este tipo de operatoria ya que no puede intervenir en la magnitud que la situación requiere para sostener el tipo de cambio.

Para peor, esta operatoria que se está viendo tanto con estas monedas latinoamericanas como también con el dólar australiano o el rand sudafricano también se replica en los commodities cuyas cotizaciones se han recuperado fuerte en lo que va del año (probablemente más de la cuenta) amenazando la dinámica de esta operatoria con generar una nueva burbuja especulativa.

¿Y qué se puede decir acerca de los reguladores? Los reguladores no se han dado aún por enterados de lo riesgoso de esta situación. Si bien hace ya un par de décadas que se lleva adelante esta operatoria, el riesgo que está implicando la generalización de la misma tiene altas probabilidades de transformarla en una nueva causa de crisis cuando aún no hemos salido de los problemas originados por la subprime.

Me llama bastante la atención que ni los banqueros centrales ni los responsables de política económica de los principales países planteen algún recurso de acción para frenar el resurgimiento de esta operatoria tan peligrosa para las economías. Ciertamente entiendo que los beneficios de cortísimo plazo que el carry trade puede generar para acelerar la recuperación de la economía global está pagando el silencio de los hacedores de política de las principales economías.

Seguramente si esto deriva en una nueva crisis, nos encontraremos con una larga fila de responsables de los gobiernos y de organismos internacionales que con gran autoridad se animarán a identificar con precisión el problema que dio origen a la crisis y las soluciones regulatorias necesarias para que no se vuelva a producir. Ya para esa altura, los especuladores encontrarán otra alternativa de inversión de alto riesgo para la estabilidad de las economías y la utilizarán frente a las propias narices de los reguladores que optarán por mirar hacia otro lado.

Horacio Pozzo

——————– VALOR GLOBAL +17% EN 45 DÍAS —————

Los suscriptores de nuestra nueva newsletter de inversión, Valor Global , no sólo recuperaron el costo de la suscripción, sino que van ganando un 17% en sus carteras al invertir en las compañías que les recomendamos . ¿Quiere saber cuáles son? Puede probar ingresando aquí para averiguarlo y comenzar a invertir en las nuevas recomendadas de agosto. Me pueden escribir a paola@latinforme.com o a info@latinforme.com para mayores detalles.

Seguimos apostando por el Itaú Unibanco

Seguimos apostando por el Itaú Unibanco

Seguimos apostando por el Itaú Unibanco Mientras la economía brasileña sigue con su recuperación, miramos de reojo las denuncias de corrupción que se han lanzado en el último tiempo contra el titular del Senado brasileño, José Sarney y que amenazan con salpicar a Dilma Rousseff, pre-candidata a la presidencia en 2010 por el Partido de los Trabajadores (PT), el partido del presidente Lula da Silva.

Lo positivo hasta el momento de esta cuestión tan incómoda para el gobierno de Lula (si es que se puede rescatar algo cuando surgen sospechas de hechos de corrupción) es que los diferentes partidos políticos de Brasil han evitado las acusaciones cruzadas y el generar confusión en la opinión pública, actitud que hubiera agitado innecesariamente el contexto político brasileño. Creo que esto es un hecho de madurez en la política de Brasil, acorde a los objetivos de desarrollo que el país persigue.

Más allá de lo político, Brasil está volviendo a la senda del crecimiento. En un artículo de hace poco más de un mes atrás: ”¿Terminó la crisis para Brasil?” hablábamos de los signos positivos que exhibía la economía de Brasil y que alentaban las expectativas de recuperación. Estos signos han sido percibidos por los inversores que han regresado al mercado de valores brasileño.

El fuerte crecimiento que ha observado el Bovespa tiene todas las posibilidades de continuar. El Citi (NYSE:C), ha modificado al alza sus expectativas sobre algunos de los índices bursátiles de la región entre los que se encuentra el Bovespa, para el cual incrementó su proyección hasta los 65.000 puntos. Actualmente, el índice de acciones brasileño se encuentra en los 55.650 puntos. De cumplirse la proyección del Citi, el Bovespa ganaría un 16,8% para lo que queda del año, porcentaje que si bien estaría medido en reales, se puede considerar cuasi asegurado en dólares dada la tendencia hacia la apreciación que observa la moneda brasileña.

El Bovespa seguirá con tendencia positiva para lo que queda del año y las entidades financieras que lo componen tienen altas probabilidades de lograr un muy buen cierre de año acompañando a la recuperación económica de Brasil. Una de las entidades bancarias de Brasil sobre la que tenemos una alta consideración es el Itaú Unibanco Holding SA (BVSP:ITUB3; NYSE:ITUB), quien anunció en la jornada de ayer los resultados del segundo trimestre, los cuales arrojaron una caída en las ganancias por debajo de lo esperado por el mercado.

La ganancia neta de la entidad, excluyendo de la misma la venta de su participación en las procesadoras de tarjetas de crédito Visa Inc y VisaNet, cayó a R$ 2.430 millones de reales (unos US$ 1.310 millones), desde los R$ 2.840 millones del mismo período de 2008.

______________________________

¿Cómo podemos sacar provecho como inversores de esta fuerte suba que se avecina para el índice Bovespa de Brasil y del resto de las Bolsas emergentes? No esperaría un minuto más, cuando la recuperación económica mundial sea tapa de los diarios, ya el smart money (grandes inversores) habrá ingresado y hecho subir los precios y cuando nos demos cuenta, ya no encontraremos los precios baratos de ahora. Es el momento de invertir y oportunidades como estas pocas veces en la historia se repiten.

______________________________

La caída en las ganancias del Itaú Unibanco en dicho trimestre fue del 14% interanual y dicha performance se explica por un aumento en las provisiones por cartera vencida fruto de un incremento de la morosidad. Este resultado no genera preocupación ya que responde a la lógica evolución de una economía fuertemente afectada por la crisis financiera internacional.

Si bien ayer el pesimismo invadió a los inversores que hicieron que las acciones cayeran un 1,70% (3,59% cayó la cotización de su ADR), el panorama que se le presenta a la entidad para los próximos meses es muy positivo, por lo que no existe mayor justificación para que la cotización de sus papeles inicie una tendencia a la baja.

Un elemento positivo de la estrategia del Itaú Unibanco ha sido que la entidad continuó generando financiamiento (los créditos crecieron un 15,1% interanuales), a pesar del panorama negativo que sobre la economía local generaba el contexto externo (que golpeara fuertemente a la industria brasileña y a la población generando un sensible aumento de la desocupación). Esta estrategia de continuar generando financiamiento le permite a la entidad mantener, si no es incrementar, su participación en un mercado bancario que se prepara para una fuerte competencia. Esta estrategia justifica el riesgo.

Si bien la tasa de morosidad, (esto es, los préstamos que llevan 90 días impagos como porcentaje del total de deudas), se elevó al 5,4%, desde un 4% observado 12 meses atrás, dicha mala calidad de cartera parece haber llegado a su máximo, por lo que en los próximos meses, conjuntamente con la mejora de la economía, dicho porcentaje tenderá a bajar, mejorando los resultados futuros de la entidad.

El propio presidente ejecutivo de la entidad, Roberto Setubal, se mantiene optimista al confiar su expectativa de que los niveles de morosidad, que según él, ya están mejorando, vuelvan a los índices del 2008 durante el próximo año.

No solamente el aumento de la morosidad afectó a la rentabilidad del Itaú Unibanco. La apreciación del real (en relación al dólar y a la mayoría de las monedas latinoamericanas), es un elemento que también ha afectado negativamente al valor de la entidad en su conjunto dadas las operaciones que la misma posee en otros países de la región, en especial, en Argentina, Paraguay y Uruguay. En Argentina, el tipo de cambio no solamente no se apreció sino que por el contrario, se ha depreciado.

La mejora progresiva en las economías de la región en donde Itaú Unibanco tiene operaciones, conjuntamente con la agresiva política crediticia de la entidad en Brasil logrará obtener sus frutos en los próximos meses. Y más allá de la mejora que se puede esperar en sus resultados en lo que queda del año, creo que la estrategia de la entidad de largo plazo es la clave para tenerle paciencia a sus papeles ya que la entidad no solamente buscará seguir creciendo en Brasil sino profundizar su internacionalización.

El Itaú Unibanco es la entidad financiera de Brasil, preferida por JP Morgan (NYSE:JPM), entidad que elevó su recomendación sobre sus acciones a “aumentar cartera” el pasado lunes. ¿Seguimos confiando en el Itaú Unibanco?

Horacio Pozzo

Aprovechemos esta crisis para comprar. Como los suscriptores de nuestra newsletter de inversión Valor Global, y que ya recuperaron su costo al invertir en las compañías que les recomendamos. ¿Quiere saber cuáles son? Puede probar ingresando aquí para averiguarlo y comenzar a invertir en las nuevas recomendadas de agosto. Me pueden escribir a paola@latinforme.com para mayores detalles. Comentarios sobre éstos y otros artículos y noticias de la actualidad financiera y económica en www.latinforme.com

Los inversores internacionales vuelven a Latinoamérica

Los inversores internacionales vuelven a Latinoamérica

Los inversores internacionales vuelven a Latinoamérica Es tiempo de regresos. Los capitales que huyeron de los mercados emergentes están volviendo tanto por propia ambición de rentabilidad como así también a consecuencia de la clara muestra de fortaleza que han ofrecido las economías latinoamericanas.

Cada vez queda más en claro que la recuperación que se ha iniciado en la economía estadounidense no se detendrá, aunque no existan demasiadas expectativas de que la misma sea vigorosa. Desde China vienen noticias alentadoras de la fuerza que ha recuperado el crecimiento económico. En el día de ayer, las bolsas asiáticas festejaron lo bien que se encuentra la economía que pretende pelearle el liderazgo regional a Japón.

La posibilidad de nuevos episodios de crisis se encuentra en su nivel mínimo desde iniciadas las turbulencias financieras en el contexto económico global y eso de por sí es una buena noticia para aquellos que deseen apostar por las monedas latinoamericanas.

Con el panorama externo más despejado, las economías latinoamericanas podrán retomar su senda de crecimiento de los últimos años. La economía brasileña arrancó en punta en esta recuperación. La economía peruana promete seguirla, mientras que la economía colombiana todavía debe tener más en claro qué ocurrirá con su relación comercial con la siempre conflictiva Venezuela para saber si se unirá a este pelotón o al que le sigue.

Chile y México tendrán que tener paciencia para que sus economías recuperen la senda del crecimiento, mientras que Argentina y Venezuela serán las economías colistas y las que mantendrán un riesgo no menor de ocurrencia de crisis.

Con este panorama para las economías latinoamericanas, los inversores ya han comenzado a mirar hacia la región. Sobre esta cuestión, el director de investigaciones económicas de Corredores Asociados, Julián Cárdenas entrevistado por América Economía consideraba: “Yo pensaría que los inversionistas retornarían a América Latina, debido a que las cifras de Estados Unidos han mejorado y la gente está pensando que lo peor de la crisis ya pasó”.

David Duarte, analista de 4CAST Inc, en Nueva York coincidía con Cárdenas diciendo: “La tendencia es a la apreciación, asumiendo que la aversión al riesgo continúe su paulatino descenso”.

En parte por el debilitamiento del dólar y en parte por el flujo inicial de capitales hacia la región, las monedas latinoamericanas ya han comenzado a apreciarse en lo que va del año. La apreciación más pronunciada se dio con el real brasileño que pasó de cotizar a R$ 2,313 a fines de 2008 a R$ 1,864 en estos momentos. El peso chileno resultó ser la segunda moneda que más fuerte se apreció (de $ 638,16 a $540,25), principalmente producto de la recuperación del precio del cobre. En tercer lugar aparece el peso colombiano que pasó de $ 2.247,19 por dólar a $ 2.032,52 por unidad de la moneda estadounidense. Sólo el peso argentino se depreció en lo que va del año frente al dólar estadounidense y dicho comportamiento responde a las dudas que genera entre los inversores su economía, que se vio reflejada en una permanente fuga de capitales. En el caso del bolívar fuerte de Venezuela, la depreciación que observa en el mercado paralelo supera a la del peso argentino y la moneda venezolana se intercambia a 6,95 unidades por dólar cuando a principio de año lo hacía a 5,7 unidades por la moneda estadounidense.

La apreciación observada hasta el momento por la mayoría de las monedas latinoamericanas pueden hacer pensar que no existe demasiado margen para que se sigan fortaleciendo frente al dólar. Esta hipótesis se encuentra bastante alejada de la realidad ya que las cotizaciones de las monedas latinoamericanas se encuentran bastante alejadas de los máximos que supieron alcanzar hacia mediados del 2008. La recuperación de las economías de la región y el ingreso de capitales son los fundamentos principales para apostar por la continuidad de la apreciación de estas monedas.

Sobre qué monedas probablemente observen las mayores apreciaciones en la región en lo que queda del año, yo apostaría por el real, el nuevo sol y el peso chileno. La moneda brasileña, podría esperarse que cierre el año por los R$ 1,70 aunque dependerá de la fuerza con la que el Banco Central de Brasil intervenga en el mercado de divisas. Hasta el momento lo ha podido hacer sin generar presiones inflacionarias, pero a medida que la economía se recupere, el margen de intervención se irá reduciendo. En el caso del nuevo sol peruano, su cotización podrá alcanzar las 2,8 a 2,85 unidades por divisa estadounidense hacia finales de año, mientras que el peso chileno puede esperarse, dependiendo de cómo siga la política monetaria del Banco Central y la cotización del cobre, que cierre el 2009 entre $ 510 a $ 520 por dólar estadounidense. También el peso colombiano muestra perspectivas de apreciación, aunque su panorama no está tan claro en vista de las turbulencias en las relaciones bilaterales con Venezuela.

Sobre el peso argentino y el bolívar fuerte, no tengo dudas de que ambas monedas seguirán depreciándose. Ya no quedan demasiadas dudas acerca de que el peso argentino terminará el año por encima de los $ 4 (incluso algunos apuestan a un peso a 4,4-4,6 unidades por dólar hacia fin de año). En el caso del bolívar fuerte, si bien la cotización oficial no dejará de observar un debilitamiento (aunque cada vez sufre de mayores presiones para que lo haga), sí lo seguirá haciendo su cotización paralela.

El panorama de las monedas latinoamericanas se muestra bastante claro para lo que resta del año. Hay que apostar por las monedas latinoamericanas.


AgenciaBlog