Posts etiquetados como ‘pdvsa’

Problemas de la dependencia de Chávez con EEUU

Problemas de la dependencia de Chávez con EEUU

Problemas de la dependencia de Chávez con EEUU Uno de los hechos si se quiere más paradójicos que se están observando por estos momentos en el mundo es lo que está ocurriendo en Venezuela con la producción petrolera. La producción petrolera experimenta su nivel más bajo en los últimos 25 años, justamente cuando más recursos necesita el presidente Chávez para sostener su modelo económico socialista.

Imagino que en lo privado, Chávez considerará que los Estados Unidos no es un país tan enemigo de Venezuela después de todo. En estos momentos en que Venezuela sufre la fuerte caída de la demanda de petróleo por parte del país americano, se resalta la importancia de la economía estadounidense como generadora de ingresos para Venezuela, y como un sostén indirecto de las locuras del mandatario venezolano.

Que EEUU le compre menos petróleo a Chávez es un problema más grave para Chávez que para el propio país del norte. Para Venezuela reemplazar a los EEUU como demandante de petróleo no es tan sencillo. El petróleo venezolano por sus características, requiere de un proceso de refinamiento un poco más complejo de lo habitual, lo cual es posible realizar en las refinerías estadounidenses, algo no tan sencillo de hacer en otros países

La caída de la demanda estadounidense de petróleo venezolano no es un hecho explicado por la crisis, sino que se puede interpretar incluso como parte de una política de los EEUU para quitarle poder al gobierno chavista o como una política de limitar la dependencia energética de países con alta inestabilidad institucional. Un informe privado elaborado por un experto del Banco Mundial y que saliera a la luz hace unos días mostraba que del total de las importaciones estadounidenses de petróleo, sólo un 9,6% provino de Venezuela. La importancia de Venezuela como proveedor de petróleo para EEUU a antes de que Hugo Chávez llegara al poder, era claramente mayor ya que desde aquel país se importaba casi el 17% del petróleo consumido en tierras estadounidenses.

Ramón Espinasa, ex economista jefe de la estatal Petróleos de Venezuela SA (PDVSA) y actual economista del Banco Mundial, advierte sobre la crítica situación de la actividad petrolera en Venezuela: “La reducción pronunciada en la actividad de taladros, asociada a expropiación y desmantelamiento de las actividades conexas en Occidente y Oriente a lo largo del primer semestre, augura que la caída discreta en la producción de los últimos meses será de carácter estructural, difícilmente se revertirá en el corto plazo”.

Pero lo peor para Venezuela no es la caída en la demanda de petróleo por parte de los Estados Unidos, sino su mayor dependencia de este cliente que cada vez está menos deseoso de dejar en manos de un cuasi dictador, parte de su dependencia energética.

De hecho, el porcentaje de la producción total de petróleo venezolano que se destina a los Estados Unidos fue de 74%, siendo éste el nivel más alto en los últimos años. Ahora se entiende más el interés de Chávez por acordar con China el suministro de petróleo hacia aquel país.

Pero el presidente venezolano continúa con su marcha socialista y sigue atendiendo sus intereses estatizadores mientras la economía tiene otras urgencias que poco se encarga de atender. Ahora acaba de impulsar una ley para que el Estado se asegure el control de toda la industria petroquímica, siguiendo el modelo aplicado al sector petrolero, a través de la cual, la estatal Pequiven se quedará con el control del sector en Venezuela. Por si fueran pocos los problemas que tiene que enfrentar el país con las dificultades emergentes de encargarse de la producción petrolera, este Estado ineficiente debe también hacerse cargo de los lineamientos para la industria petroquímica.

En Venezuela hay siete empresas mixtas en la industria petroquímica en las que existe, en algunas de ellas, propiedad privada extranjera y en las que la estatal venezolana aumentará su participación para tomar el control, afectando los intereses y la rentabilidad de las firmas extranjeras, demostrando una vez más que no existe ni un mínimo de estabilidad en el ambiente de negocios de Venezuela. Entre las compañías extranjeras que se verán afectadas están las japonesas Mitsui (NASDAQ:MITSY) y Mitsubishi, la estadounidense Koch, la española FMC-Forrest, las italianas Ecofuel y Snamprogetti.

En Venezuela existe un ambicioso plan de inversiones para el sector que implica un monto estimado de US$ 20.000 millones hasta el 2019. Para este plan de inversiones se encuentran incluidas la brasileña Braskem (BVSP:BRKM3; NYSE:BAC) y la iraní Nacional Petrochemical Company. Como les comentaba en un artículo anterior, las empresas extranjeras sienten algo de tranquilidad para hacer negocios en Venezuela cuando sus gobiernos son amigos de Chávez “Repsol (NYSE:REP) y una descubierta gigante que pone a España a los pies de Chávez“. Sin embargo empresas de naciones amigas han sufrido el cambio de humor del mandatario venezolano y han tenido que resignar importantes negocios. Ante los grandes riesgos que implica invertir en Venezuela: ¿Cuántos dólares estarán dispuestas a arriesgar estas las compañías extranjeras?

Por lo pronto, Lula demuestra su confianza en la Venezuela de Chávez al anunciar el pasado domingo la firma a mediados de octubre de un acuerdo para que la estatal Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA) y Petrobras (BVSP:PETR3; NYSE:PBR), construyan una refinería en el estado nororiental brasileño de Pernambuco.

Ante la caída constante de ventas hacia los EEUU, Chávez continúa con su política de buscar nuevos “amigos” y en dicha cruzada acaba de firmar 8 acuerdos energéticos con países africanos, entre los que se destaca el acuerdo firmado con Sudán del cual el ministro de Energía y Petróleo, Rafael Ramírez afirmaba: “El convenio es que nuestras empresas petroleras trabajen juntas en ambos países (Venezuela y Sudán), pero principalmente allá (Sudán) porque esta nación tiene una importante producción. Se estudiará la base para trabajar en conjunto y realizar nuevos acuerdos de cooperación”.

A pesar de los múltiples acuerdos que continúa firmando Chávez, no se reflejan en un mayor desarrollo de Venezuela sino que por el contrario, se observa un país con cada vez mayor estrechez de recursos que hace difícil sostener el cumplimiento de los acuerdos asociativos firmados, dado el derroche de los fondos que realiza Chávez. Esta fragilidad financiera de Venezuela no sólo pone en duda la capacidad del país de cumplir con los acuerdos firmados sino que aumentan las posibilidades de llevar a la economía venezolana a una profunda crisis.

Mientras PDVSA sufre la incapacidad de Chávez para administrar los recursos petroleros de Venezuela, otra compañía petrolera que les recomendó Paola a los suscriptores de Valor Global , les está haciendo ganar a quienes siguieron estas sugerencias, un 22% en poco más de tres meses ¿Nada mal en tiempos de vacas flacas, no?

Nos encontraremos nuevamente mañana,

Horacio Pozzo

———————OPORTUNIDAD DE INVERSIÓN———————

Aprovechemos esta crisis para comprar. Como ya lo hicieron los suscriptores de nuestra newsletter de inversión Valor Global, que ya recuperaron su costo al invertir en las compañías que les recomendamos. ¿Quiere saber cuáles son? Puede probar ingresando aquí para averiguarlo y comenzar a invertir en nuestras acciones recomendadas que llevan un 60% de suba. ¡Pronto salen las de octubre! Me pueden escribir a paola@latinforme.com o a info@latinforme.com para mayores detalles.

————————————————————————–

Repsol (NYSE:REP) y una descubierta gigante que pone a España a los pies de Chávez

Repsol (NYSE:REP) y una descubierta gigante que pone a España a los pies de Chávez

Repsol (NYSE:REP) y una descubierta gigante que pone a España a los pies de Chávez “Las reservas de gas de Venezuela, al ritmo que llevan los descubrimientos científicos certificados nos van a colocar entre los cinco grandes gigantes del mundo en gas”, festejaba eufóricamente Hugo Chávez.

Los que hasta hace poco no entendían por qué el rey Juan Carlos de España y el presidente español José Luis Rodríguez Zapatero se esfuerzan por recibir al presidente venezolano y dejar bien sepultado el famoso “Por qué no te callas”, en estos momentos encontrarán un poco más de claridad a la cuestión. El buen trato con Hugo Chávez, interesa tanto al gobierno español como a una de las principales compañías de bandera española, por lo que Venezuela ofrece.

La noticia verdaderamente sacudió a Venezuela. La noticia del hallazgo por parte de la petrolera de bandera española Repsol (NYSE:REP) conjuntamente con la estatal venezolana PDVSA y la italiana Eni (NYSE:E), de un gigantesco yacimiento gasífero sobre las costas venezolanas ha sido largamente festejado.

El yacimiento gasífero se encontró en un bloque del Golfo de Venezuela del proyecto gasífero Rafael Urdaneta y la perforación realizada indica que podría haber entre siete y ocho trillones de pies cúbicos de gas. Este descubrimiento es hasta el momento el mayor de la historia de Repsol-YPF. Para tener una idea de la magnitud del descubrimiento, el mismo equivale a más de cinco años del consumo total de gas en España. “Se trata del mayor pozo de gas descubierto en Venezuela y uno de los más grandes del mundo”, afirmaba además Repsol-YPF en un comunicado.

Si bien existe un mínimo temor a cualquier reacción inesperada del mandatario venezolano, las autoridades de Repsol se muestran confiadas en poder hacerse de parte de los beneficios de fabuloso descubrimiento. En relación a esto, según está establecido en el acuerdo preliminar, en la fase de desarrollo está prevista la creación de una empresa mixta en la que la petrolera estatal venezolana Pdvsa participaría con un 35%, mientras que la compañía española y la italiana se quedarán con un 32,5% cada una.

No se puede olvidar que la economía española ha sufrido con dureza la volatilidad de los precios de la energía durante 2008. Cuando la tasa de inflación se elevaba en la eurozona, la economía española observaba uno de los mayores niveles inflacionarios de la región. En este sentido, el descubrimiento puede aliviar sin dudas la fragilidad española en materia energética.

Para Chávez, el nuevo descubrimiento implica un alivio para su billetera generosa ya que podrá hacerse de una mayor fuente de ingresos de divisas, lo que le permitirá sostener artificialmente un modelo económico largamente acabado que ha generado un terrible impacto negativo sobre la economía venezolana.

Y si tiene voluntad, Chávez podrá percibir en el hallazgo, la importancia de las inversiones privadas para el impulso no solamente del sector de hidrocarburos sino también para el resto de los sectores económicos.

Para valorar el aporte privado, sólo basta recordar que pese los varios anuncios realizados en años sucesivos de inversiones multimillonarias para impulsar la producción venezolana de gas, el volumen de producción anual ha estado cayendo desde 2006. En el 2008 se extrajeron 6.904 millones de pies cúbicos diarios (mmpcd), pero de ellos se reinyectaron más de 3.000 mmpcd para mantener la producción de crudo, lo que deja en evidencia la baja producción gasífera de Venezuela hasta el actual descubrimiento.

A pesar del desincentivo a la inversión privada que genera la impredecibilidad de Chávez, el sector de hidrocarburos venezolano sigue generando un gran atractivo para las compañías extranjeras que se animan a tomar el “riesgo”. Pero no cualquier compañía puede acceder a explorar las riquezas de los suelos venezolanos.

Marianna Párraga de Reuters, describía la política petrolera de Chávez. Desde hace años, Chávez utiliza la Faja Petrolífera del Orinoco, una de las mayores reservas mundiales de crudo pesado, como una poderosa herramienta diplomática, asignando según sus intereses campos petroleros a empresas de países aliados. Irán, India, Rusia, Bielorrusia, China y España, son algunos de los países amigos cuyas petroleras operan en Venezuela.

La importancia de pertenecer a un país amigo de Chávez para las petroleras es una condición necesaria para limitar el riesgo de expropiación. Para ser consciente de los riesgos que implican desarrollar actividades privadas en Venezuela vale recordar que por ejemplo, entre 2006 y 2007, Chávez llevó adelante la estatización de varios negocios petroleros operados por extranjeras entre las que se vieron afectadas Exxon Mobil (NYSE:XOM) y ConocoPhillips (NYSE:COP).

Las empresas petroleras que ingresan a explotar los recursos petroleros de Venezuela, lo hacen con la “bendición” de Chávez. Así, mientras los gobiernos a los que pertenecen sus capitales mantengan la amistad con el mandatario venezolano, tendrán una cierta tranquilidad de que la amenaza estatizadora no está cerca. Digo cierta tranquilidad porque recuerdo lo que ocurrió por ejemplo con Sidor, la compañía acerera perteneciente al grupo Techint de Argentina, país claramente amigo de Hugo Chávez.

Esta política petrolera de asignación de zonas a compañías de países amigos, sin dudas genera un cierto riesgo para el futuro de los recursos de hidrocarburos venezolanos. Algunos analistas creen que la asignación de proyectos sólo en base a una alianza política, y no a la experticia en el negocio petrolero podría terminar por producir daños a los yacimientos a largo plazo.

Compañías extranjeras altamente especializadas en actividades exploratorias deben conformarse con proyectos menores, mientras que otras con menor experiencia y mayor ineficiencia reciben el beneficio de la adjudicación directa en las actividades de exploración y explotación de los recursos. Así por ejemplo, la Petrolera Indovenezolana, de capitales mixtos integrada por Pdvsa y la india Ongc, está extrayendo actualmente unos 30.000 barriles por día (bpd), mientras que otras dos firmas, en asociación con la bielorrusa Belarusneft y la china Cnpc, producen unos 17.000 bpd en total.

¿Podrá Chávez seguir dependiendo de la buena fortuna para sostener un modelo que ha malgastado las riquezas de Venezuela? Por el momento parece que sí y lamentablemente de continuar con el derroche de recursos, se llegará a un momento en el cual el país verá agotadas sus riquezas e incapacitado para generar valor agregado ante la destrucción de la estructura productiva venezolana.

Nos encontraremos nuevamente mañana,

Horacio Pozzo

———————OPORTUNIDAD DE INVERSIÓN———————

Aprovechemos esta crisis para comprar. Como ya lo hicieron los suscriptores de nuestra newsletter de inversión Valor Global, que ya recuperaron su costo al invertir en las compañías que les recomendamos. ¿Quiere saber cuáles son? Puede probar ingresando aquí para averiguarlo y comenzar a invertir en nuestras acciones recomendadas. ¡Pronto salen las de octubre! Me pueden escribir a paola@latinforme.com o a info@latinforme.com para mayores detalles.

Lo que Chávez no quiere que los venezolanos sepan

Lo que Chávez no quiere que los venezolanos sepan

Lo que Chávez no quiere que los venezolanos sepan
7 Agosto 2009 Chávez no piensa y aún no se ha dado cuenta de lo débil que está ante una economía que se debilita cada vez más, con recursos que se agotan aceleradamente y con un respaldo cada vez menor. Cada paso que da demuestra su incapacidad e improvisación para gobernar, haciendo de su gestión, un calvario para el pueblo venezolano.
Una de las pocas cosas positivas que se puede rescatar de la crisis financiera internacional es sin dudas el impacto que ha tenido sobre las presiones inflacionarias. Recuerdo aún cuando hacia medidos del 2008 escuchaba a un resignado presidente del Banco Central de Chile, José De Gregorio, reconocer que no lograría reencausar a la tasa de inflación dentro de la meta establecida sino hasta mediados del 2010. Actualmente, y gracias al impacto de la crisis, la economía chilena está experimentando deflación de precios y las tasas de interés de referencia se encuentran en niveles mínimos históricos.

Venezuela vive una situación que escapa a la lógica. Su dinámica inflacionaria no se ha desacelerado sino que se mantiene con fuerza. En julio, el índice de precios al consumidor observó un incremento mensual del 2,3% y una variación interanual del 26%. Las propias autoridades del gobierno venezolano reconocen que esperan para este año una tasa de inflación del 28%.

Estanflación es la palabra que se debe utilizar en Venezuela para describir la situación de la economía venezolana. Hasta el mismísimo Chávez confirmaba el estancamiento de la economía: “Que el crecimiento esté ligeramente por encima de cero o por debajo de cero no sería sorpresa”. Confirmaba el estancamiento pero negaba responsabilidades y encontraba en la crisis financiera internacional, el causante de todos los males de Venezuela.

Creo que no es necesario recordarle al presidente venezolano que es él y su actitud dictatorial lo que ha desestimulado la inversión privada local y espantado a los capitales extranjeros de Venezuela lo cual se refleja con claridad en la actividad económica, una actividad que va perdiendo vitalidad que no recuperará probablemente mientras Chávez siga en el poder.

Y por si aún quedan ganas de invertir en Venezuela, la política expropiadora chavista se encargará de disiparlas. Según AFP, las empresas cafeteras de Venezuela, Fama de América y Café Madrid, responsables del 80% del producto ofrecido en el mercado, intervenidas el pasado lunes por el Gobierno serán expropiadas dentro de tres meses.

La realidad económica de Venezuela es grave aunque no se puede determinar con claridad cuán grave es. Al igual que en Argentina, la manipulación de las estadísticas está presente y un ejemplo es lo que ocurre con el indicador de desempleo.

Según El Universal, los datos del Instituto Nacional de Estadística, indican que la tasa de desocupación en el país se ubicó en 7,8%, durante el mes de junio, evidenciando un comportamiento estable en los últimos meses a pesar del impacto de la crisis global. Sin embargo, Andrés Velásquez, dirigente de la Causa Radical denunciaba: “El desempleo en Venezuela se ubica en 12%”. Velásquez además resaltaba el aumento de la conflictividad laboral: “en lo que va del año suman 400 acciones conflictivas de reclamo laboral, tanto en el sector público como en el privado”, pero lo destacable es que la mayor cantidad de protestas son en contra del Estado venezolano.

Por si tuviera pocos problemas Venezuela, su presidente inventa nuevos y el conflicto con Colombia tendrá un impacto negativo sobre la propia economía venezolana. Es que con menos recursos (en especial, por una menor actividad económica), y cuando la lógica indica reducir el gasto, Chávez ha tomado una decisión que no tiene explicación. El mandatario venezolano, perseguido en sus sueños por fuerzas invasoras y potenciales conflictos bélicos, decidió aumentar sus gastos militares y adquirir más armamento y tanques de guerra a Rusia.

Para Chávez, la posible instalación de bases estadounidenses en Colombia justifica la medida: “Estas bases podrían ser el inicio de una guerra en Sudamérica. Se trata de los yanquis, la nación más agresora de la historia de la humanidad, capaz de lanzar bombas nucleares en Hiroshima y Nagasaki”. Creo que Chávez olvida que, según un informe más reciente de la Agencia de Información de Energía de los EEUU, dado a conocer por ADN Mundo, su país se ha convertido en el mes de mayo en el segundo proveedor de petróleo de los EEUU ¿Increíble, no?.

Pero por si poco hiciera por afectar el bienestar de sus conciudadanos, la decisión tomada por Chávez de suspender todas las importaciones de Colombia, su segundo socio comercial (que serían reemplazadas por importaciones desde Argentina y Brasil), no resulta ni acertada ni oportuna. La dificultad de una sustitución inmediata se sentirá en la economía incrementando las presiones inflacionarias y el desabastecimiento.

Y mientras la dinámica inflacionaria se mantenga en los niveles actuales, no existirá empresa alguna capaz de competir en los mercados externos, dado que el tipo de cambio “virtual” que está fijado por el gobierno en 2,15 bolívares fuertes, ha eliminado por completo todo rastro de competitividad en la economía.

Claro que este tipo de cambio impuesto por el gobierno, lejos está de ser convalidado por el mercado. La cotización paralela del dólar en Venezuela ya se encuentra en 7,05 bolívares fuertes y sigue en alza. Desde mi punto de vista, esto está anticipando el estallido de una crisis cuando la cotización oficial deje de ser sostenible con los dólares provenientes de las exportaciones petroleras.

Vivir en Venezuela no es nada fácil y ello sobrepasa la cuestión de la economía. El autoritarismo de Chávez ha llegado a límites impensados tales como evaluar la posibilidad de emitir una ley contra el “delito mediático”. Si bien por ahora la iniciativa está frenada, no está descartada ya que para el mandatario la libertad de prensa no es un derecho ilimitado y que una nueva ley es parte de su estrategia para construir el socialismo del siglo XXI. Luchar contra la dictadura impuesta por Chávez es decididamente costoso, tal como le ha ocurrido a Globovisión, aunque entiendo que más lo será el permitirle continuar con su política destructiva.

Chávez está destruyendo una Venezuela que se niega a quedar muda y busca resistir. El pueblo y la economía lentamente le estarán quitando poder al presidente venezolano.

¿Resistirá hasta el final de su mandato?

Quienes tienen plata, aprovechan esta crisis para comprar. Como los suscriptores de nuestra newsletter de inversión Valor Global, y que ya recuperaron su costo al invertir en las compañías que les recomendamos. ¿Quiere saber cuáles son? Puede probar ingresando aquí para averiguarlo y comenzar a invertir en las nuevas recomendadas de agosto. Me pueden escribir a paola@latinforme.com para mayores detalles. Comentarios sobre éste y otros artículos en www.latinforme.com

Chávez nacionaliza compañías de servicios petroleros

Chávez nacionaliza compañías de servicios petroleros

Cuando Chávez es noticia, no se puede esperar algo bueno. Tampoco sorprende lo que haga, luego de tantos años de locuras al frente del poder. Está claro que en Venezuela impera la “ley de Chávez”, esto es, la voluntad de Chávez, que por más disparatada que resulte, se transforma en ley.

Chávez hace lo que quiere, pero no lo que debe y es por este motivo que el contexto económico de Venezuela continúa complicándose haciendo que la crisis económica sea inevitable. Lo único que falta por anticipar es cuándo se producirá.

Cuando hablamos de petróleo en Venezuela, inevitablemente lo asociamos con la gigante estatal Petróleos de Venezuela SA (PDVSA), pero alrededor de la misma existen varias compañías de las cuales, la petrolera estatal depende para producir. Sobre éstas, Chávez ha echado el ojo.

Como les comentara en un artículo del mes de febrero, producto de la fuerte caída en el precio del petróleo y de una administración que deja mucho que desear, PDVSA había acumulado una importante deuda con empresas prestadoras de servicios vitales para que la petrolera estatal pudiera desarrollar su actividad. “Chávez sigue en campaña mientras los ingresos petroleros peligran”.

Realmente, el problema que enfrenta PDVSA es preocupante y difícil de resolver. Un consultor económico promedio hubiera aconsejado un análisis profundo de la compañía para llevar adelante una serie de reformas profundas tendientes a mejorar su eficiencia productiva, conjuntamente con otras medidas para incrementar las reservas petrolíferas del país, para garantizar que el sector petrolero siga siendo la fuente fundamental de divisas del país.

Según “Capital News”, PDVSA está más cerca de la bancarrota. La empresa mantiene maquillado un pasivo superior a los US$ 24.000 millones y tiene graves problemas financieros por los cuales ha recurrido a la Caja de Ahorros de sus empleados entregándole bonos de dudosa garantía por US$ 2.500 millones (para muestra, los bonos de PDVSA con vencimientos en 2027 cotizan al 38,6% de su valor). La gravedad de la situación de PDVSA se refleja en otros hechos tales como el recorte en un 20% de los sueldos de sus empleados, la limitación de las inversiones y el freno de los principales proyectos.

Pero Chávez, que siempre se ha mostrado muy creativo y sobre quien la racionalidad no limita su pensamiento, entendió que como PDVSA no puede pagar las deudas que mantiene con estas empresas, lo mejor sería quedarse con las mismas.

Es así que el Congreso de Venezuela dio el pasado martes su aprobación inicial para que el Estado venezolano tome el control de este grupo de compañías de servicios petroleros, con las que además, está manteniendo una fuerte disputa dados los miles de millones de dólares de deudas impagas.

Chávez resolvería de este modo el problema de PDVSA, pero se le crea otro problema que consiste en reunir el dinero necesario para la expropiación de dichas compañías. El mandatario venezolano pensaba y pensaba cómo resolver esto hasta que se le ocurrió la buena idea de compensar a las firmas con bonos, los que podrán llevarse como recuerdo de su aventura de querer invertir en suelo venezolano. Seguramente esta forma de resolución será bienvenida por las nuevas víctimas de la política expropiatoria de Chávez.

El proyecto de expropiación afecta a un amplio conjunto de firmas vinculadas de manera directa o indirecta a la actividad de PDVSA. Entre las firmas que podrían ser afectadas por el proyecto se encuentra el productor de gas natural y firma de gasoductos Williams Companies Inc (NYSE:WMB), propietario mayoritario de una instalación de compresión de gas que reclamaba en abril deudas impagas de PDVSA por US$ 241 millones.

La expropiación de las empresas prestadoras de servicios para el sector petrolero, no será la solución para los graves problemas que enfrenta PDVSA. Probablemente retrasen la crisis de la compañía pero no podrán evitarla ya que la empresa continúa enfrentando un precio del barril por el piso y una extrema ineficiencia operativa. La alternativa que el gobierno venezolano ayude a la compañía está totalmente descartada, cuando es la compañía la que sostiene al gobierno de Chávez.

La crisis de PDVSA altera la principal fuente de ingreso de divisas de Venezuela. Esto agrega mayores dificultades a la deteriorada economía venezolana. Es por ello que, frente a los riesgos crecientes de crisis, Chávez decidió acelerar su avance en su cruzada socialista y hacerse de todas las empresas claves para sostener lo que queda de la economía. Sobre esta avanzada seguramente seguiremos teniendo noticias en breve.

Ante este avance sobre la propiedad privada, las compañías extranjeras están lentamente preparando su huída del país. Dentro del sector bancario, el Santander, mientras distrae al gobierno venezolano con negociaciones de crédito, se encuentra armando las maletas para salir del país.

La economía de Venezuela está sin dudas entrando en caos. El sector privado sólo piensa en sobrevivir y el que puede, en huir del país. La palabra inversión no se escucha comúnmente en el sector empresario. Tampoco se habla demasiado de producción. En este contexto se alimenta el círculo vicioso entre el estancamiento económico y la inflación.

Frente a este panorama tan complejo, la única salida que ve Chávez es completar su proyecto socialista lo más rápidamente posible. No caben dudas que se seguirá avanzando en dicha dirección. Lo que no está claro es si llegará a lograrlo y si lo hace, cuánto tiempo podrá sostener este proyecto. Mientras tanto, nos estaremos preguntando: ¿Qué es lo próximo que Hugo Chávez hará?

¿Qué cambios se pueden producir en la economía venezolana luego del referéndum?

¿Qué cambios se pueden producir en la economía venezolana luego del referéndum?

Buenos Aires, Argentina

13 de febrero de 2009

Venezuela está próxima a decidir acerca de la aceptación de la reforma constitucional que posibilitaría a Hugo Chávez a ser reelecto indefinidamente como presidente venezolano. El continuo deterioro de la situación económica de Venezuela obligó a que Chávez apure la reforma constitucional ya que aún cuenta con el poder político necesario para realizarlo.

El ambiente político está más que agitado en Venezuela. Vuelan las acusaciones cruzadas entre los que apoyan la reforma constitucional y los que se oponen a ella. Insólitamente, Chávez denuncia un complot en su contra a pesar del gran poder que demuestra en su país.

Desde el oficialismo se indica que las encuestas estarían resultando positivas para que Chávez logre el sí para la reforma constitucional. La realidad indica que aún no existe una clara tendencia.

La oposición está moviéndose a toda marcha, aunque paradójicamente, la fuerza más importante de la oposición la representan los estudiantes. El movimiento estudiantil, responsable en buena medida de la primera derrota que sufrió Chávez en las urnas en el 2007, no se ha quedado de brazos cruzados y se viene movilizando para evitar que el actual presidente venezolano logre perpetuarse en el poder.

El movimiento estudiantil tiene un alto nivel de influencia sobre la población. Según Luis Vicente León, director de la encuestadora privada Datanálisis: “Tienen un alto nivel de respeto, un alto nivel de conexión popular y son muy atractivos desde el punto de vista del envío de comunicación y mensaje, porque son aceptados por todos los estratos socioeconómicos”.

Ante el importante poder alcanzado por el movimiento estudiantil, la oposición ha buscado aliarse al mismo para enfrentar a un Chávez que recurre a todo lo que está a su alcance enfrentar a los universitarios.

Ante la gran paridad observada en torno al referéndum, habrá que esperar que transcurra la votación para saber hacia dónde se dirigirá Venezuela.

Pero una vez que finalice el referéndum, más allá del resultado, Venezuela deberá hacerle frente a las grandes urgencias que se le presentan en materia económica.

Entre las grandes urgencias, el tema cambiario sigue al frente de las preocupaciones del gobierno venezolano. Actualmente, cada dólar se intercambia por 2,13 unidades de bolívar fuerte. Esta paridad se mantiene desde abril de 2005 y desde dicho período Venezuela viene padeciendo altos niveles de inflación (actualmente superiores al 30% interanual) que han afectado duramente la competitividad de la economía por la fuerte apreciación del tipo de cambio real.

Alberto Ramos, analista de Goldman Sachs, se refería al tema cambiario diciendo: “Es de esperar que muy pronto, posiblemente luego del referendo del domingo, el gobierno reajuste el tipo de cambio”.

Según Ramos, el tipo de cambio nominal debería alcanzar los 4 bolívares fuertes para ubicarse cerca de su nivel de equilibrio. Sin embargo existen dos problemas en la actual situación de la economía venezolana. El primero consiste en que un ajusta de la magnitud que necesita el tipo de cambio nominal produciría fuertes presiones inflacionarias, lo cual impactaría principalmente en los segmentos de la población de menores recursos.

Adicionalmente, la aceleración inflacionaria recortaría en un tiempo breve, buena parte de los beneficios de la devaluación de la moneda venezolana. El segundo problema que posee Venezuela se relaciona con la dinámica que ha alcanzado la tasa de inflación que impide la realización de un ajuste en un solo paso. La tasa actual de inflación requiere un ajuste continuado del tipo de cambio para que el mismo pueda mantener un cierto nivel de competitividad. El problema es lograr que dicho ajuste se reduzca gradualmente hasta desaparecer y no ocurra todo lo contrario de que se amplifique a lo largo del tiempo (esta segunda posibilidad aparece como más probable).

Más allá del tema de la competividad cambiaria y a pesar de la resistencia que ofrece el gobierno de Chávez de modificar el tipo de cambio, Venezuela tiene un incentivo adicional para devaluar su moneda y se relaciona al cumplimiento de sus metas fiscales. Es que la principal fuente de ingresos fiscales del país proviene de las exportaciones petroleras realizadas por PDVSA. Así una devaluación del tipo de cambio incrementaría los ingresos del país, medidos en moneda local posibilitando de esta manera la cobertura de los gastos presupuestarios.

La necesidad de devaluación cambiaria para alcanzar el objetivo presupuestario se apoya en las pobres perspectivas de la cotización del barril de petróleo que muy difícilmente pueda alcanzar el valor previsto en el presupuesto del presente año. La media del mercado no espera que el valor del barril de petróleo supere los US$ 45 hacia fines del presente año. Ayer el crudo de Texas se negociaba cerca de los US$ 35 el barril.

Desde el gobierno de Chávez se están analizando diferentes medidas para cerrar la brecha fiscal sin tener que recurrir a la devaluación de la moneda. La decisión de no ceder a la devaluación cambiaria responde más a cuestiones políticas que a un razonamiento lógico. Quizás se logre posponer el ajuste cambiario, pero ello producirá mayores consecuencias negativas.

Si bien el problema cambiario es un tema de preocupación para el gobierno venezolano, el problema principal radica en el actual modelo económico, el cual ha dado claros signos de agotamiento. La economía venezolana corre serio riesgo de contracción durante el presente año. Para el ex gerente de investigación económica del Banco Central de Venezuela José Guerra, el país ingresó en fase de estanflación (mezcla de recesión con aceleración de la inflación). Guerra estima una contracción del PBI en Venezuela de entre el 1,5% y el 2,5% y que la tasa de inflación minorista alcance al 35%. Según Guerra: “Se agota un modelo basado en el rol empresarial del Estado”.

Ante el agotamiento del modelo de Estado empresarial, un debilitamiento general del poder de Chávez y los grandes riesgos que esta situación implica para la estabilidad de la economía, el mandatario de Venezuela deberá tomar medidas urgentes para reducir las tensiones a las que se haya expuesta la misma. Sobre las medidas que deberá aplicar el gobierno, Guerra anticipa: “se va a aplicar un modelo de ajuste no anunciado”.

Cuando aún no queda claro qué posición se impondrá en el referéndum del próximo domingo, sí existe total claridad y coincidencia en que la economía venezolana necesita cambios y reformas urgentes que eviten que la misma se dirija hacia una crisis. ¿Estará Chávez decidido a hacerlo o se mantendrá inflexible haciendo oídos sordos a una situación que ya no resiste mucho más?

Chávez sigue en campaña mientras los ingresos petroleros peligran

Chávez sigue en campaña mientras los ingresos petroleros peligran

Buenos Aires, Argentina

3 de febrero de 2009

Ayer 2 de febrero, en Venezuela resultó ser un día no laborable, decisión tomada por Hugo Chávez para lo que ha llamado “celebrar los diez años de revolución”, en conmemoración de sus diez años en el poder.

Chávez, no conforme con los diez años que lleva ya como presidente de Venezuela, se apresta el próximo 15 de febrero buscar una votación favorable por parte del pueblo venezolano que el permita realizar la enmienda de la constitución para poder ser reelecto indefinidamente.

Y mientas el gobierno venezolano con Chávez a la cabeza se entretiene haciendo campaña en búsqueda del sí a la enmienda constitucional, los ingresos petroleros corren peligro ante el incremento de las deudas a las empresas prestadoras de servicios al sector petrolero.

Una nota escrita para Reuters por Brian Ellsworth decía al respecto: “Venezuela enfrenta un creciente riesgo de que su producción de crudo caiga en los próximos meses debido a que las compañías de servicios petroleros muestran signos de que podrían interrumpir sus actividades clave por una enorme acumulación de cuentas impagas”.

Según se afirma en la misma nota, la estatal venezolana PDVSA, afectada por la brusca caída en el precio del petróleo, tiene grandes problemas para hacer frente al pago de deudas por más de US$ 8.000 millones que mantiene con empresas prestadoras de servicios (transporte, exploración, entre otros).

Ya se han producido suspensiones en la prestación de servicios por parte de algunas empresas y se espera que continúen produciéndose nuevas suspensiones. De este modo, la posibilidad de reducción en la producción de petróleo es concreta y produciría un nuevo foco de conflicto en una economía venezolana altamente dependiente de los ingresos petroleros.

Pero la amenaza sobre la producción de petróleo no es el único problema que está en aumento en Venezuela. También se están agravando los problemas de desabastecimiento, principalmente de aquellos bienes de primera necesidad.

El problema del desabastecimiento alimenticio en Venezuela es, según el presidente del Instituto para la Defensa de las Personas en el Acceso a los Bienes y Servicios de Venezuela, Eduardo Samán, parte de un plan para sabotear un próximo referendo sobre una enmienda constitucional el cual es: “promovido por sectores de la contrarrevolución que están jugando a crear descontento con el desabastecimiento”.

Este argumento que expone Samán como el motivo del actual desabastecimiento es también sostenido por el propio Chávez quien lanzó una advertencia a las empresas alimenticias diciendo: “Mejor no lo hagan porque se van a arrepentir, es una recomendación, porque se pueden quedar sin el chivo y sin el mecate”.

Vale recordar que en 2007 Venezuela sufrió desabastecimientos de diversos productos básicos tales como la leche, verduras, pollo y que contribuyó a generar la primera derrota electoral en el mes de diciembre de dicho año.

Tan llamativo como lo es el problema del desabastecimiento en Venezuela, lo son también los sobreprecios que se pagan por la importación de ciertos productos, como es el caso de la leche en polvo. En el site “Urgente24”, se publicaba en el día de ayer una nota sobre las exportaciones de leche en polvo de Argentina. Lo destacado de la nota es la información acerca de lo que brindaba acerca del precio que los diferentes países pagan por importar leche en polvo desde Argentina.

Mientras el valor promedio de la leche en polvo exportada por tonelada desde Argentina ascendía a US$ 1.984, Venezuela le pagaba a una de las empresas argentinas exportadoras (específicamente, a Sancor) US$ 3.220 por tonelada de leche en polvo, mientras que Brasil pagaba por tonelada US$ 1.624 en promedio a las empresas argentinas, Verónica, Molfino y Williner por su leche en polvo.

Ante el menor ingreso de dólares, seguramente en Venezuela habrá que aumentar la eficiencia en la importación de bienes de primera necesidad. Esta carencia de dólares no solamente obligará a una mayor eficiencia en las importaciones sino también ha frenado, al menos por este año, los deseos de estatizar nuevas empresas. Incluso se ha puesto en duda la estatización del Banco de Venezuela, actualmente en manos del Santander. No es que Chávez desee detener el proceso estatizador, sino que no tiene muchas alternativas.

Frente al surgimiento de nuevas tensiones en la economía venezolana, al menos pareciera ser que el impacto de la crisis y los problemas internos en la misma, aliviarían el problema inflacionario que sufre Venezuela tal como está ocurriendo en Argentina.

Al menos ello es lo que se pronostica desde el Banco Central de Venezuela cuya proyección de inflación para este año se ubica en el orden del 15%.

Si bien el escenario de reducción de la dinámica inflacionaria en Venezuela ante la desaceleración económica es un escenario probable, no se puede obviar un posible escenario de estancamiento económico con una fuerte tasa inflación en los niveles que se han estado observando ante una posible retracción en la oferta agregada.

Desde el Banco Central de Venezuela (BCV), se ha manifestado una gran preocupación en torno al crecimiento económico por encima de la cuestión inflacionaria. Así es que se aprobaron recientemente los lineamientos de política monetaria en donde afirmó que el BCV adecuará los niveles de liquidez en la banca para mantener en el correcto funcionamiento de los sistemas de pago, al tiempo que estimulará el crédito y aplicará medidas para el sostenimiento de la actividad económica en el país. Esta búsqueda por sostener la actividad económica puede representar un riesgo en materia inflacionaria.

En resumidas cuentas, la situación de Venezuela está preocupa por el deterioro progresivo de la actividad económica, los menores ingresos petroleros y el riesgo de una reducción en su producción, con desabastecimiento de productos básicos y con un gobierno venezolano hoy por hoy preocupado por la enmienda constitucional y desatendiendo las urgencias económicas. En este contexto, muchos se preguntan: ¿Cuánto tiempo más podrá sostenerse esta situación?


AgenciaBlog