Posts etiquetados como ‘méxico’

Cómo la bancarización puede estimular la economía mexicana

Cómo la bancarización puede estimular la economía mexicana

Cómo la bancarización puede estimular la economía mexicana
12 Junio 2009 7

A pesar de que la economía mexicana continúa en franca caída y sus perspectivas de recuperación son cada vez menos positivas, la bancarización de la economía continúa avanzando, situación que se transforma en una oportunidad que bien puede ser aprovechada por algunos sectores económicos. Esto mismo es lo que reafirma en un estudio realizado por Visa en México que denominó “El uso de Servicios Financieros en México”.

Decía Eduardo Coello, director General de Visa en México a Milenio, sobre los resultados del estudio: “Las tarjetas de débito se están convirtiendo en la forma de pago de preferencia de los mexicanos, debido a los beneficios que brindan en cuanto a seguridad, control y conveniencia”. Durante 2008, las tarjetas de débito reportaron un crecimiento de 24% y alcanzaron una penetración total del 62%.

Para las empresas que buscan detectar oportunidades de negocios, interesa saber no solamente si aumentó la bancarización sino también cómo ha sido este proceso por segmento económico. En este sentido, dos niveles socioeconómicos claves son el C- y D+ (esto es, clase media y media baja), los cuales fueron justamente los que registraron los mayores crecimientos de usuarios con servicios bancarios. En el segmento C- se observó un incremento de la penetración del 63% al 74%, mientras que en el segundo segmento, el crecimiento fue de 41% a 61%.

A pesar del crecimiento en su uso, en el estudio realizado por Visa de México, se detectó que las tarjetas de débito aún están siendo muy desaprovechadas por sus usuarios. Los mexicanos solamente las usan para realizar retiros de dinero en cajeros automáticos, pero todavía no están acostumbrados, o quizás sienten cierto temor a utilizarlas para realizar las compras diarias o los pagos de servicio como teléfono, agua, energía eléctrica y gas.

Esto traducido a números indica que en la actualidad, el 67% de los encuestados dijeron usar el efectivo como medio de pago, un 15% lo hacen con tarjetas de débito, un 14% utilizan tarjetas de crédito, y el resto se divide en un 3% con tarjetas de marca privada y el restante 1% vía cheques, según los resultados del estudio del Grupo Visa.

Las pruebas están a la vista y muestran el interesante potencial de crecimiento que pueden alcanzar los medios de pagos electrónicos, y en particular, el uso de tarjetas de crédito y débito, para desplazar al efectivo como principal forma de pago.

Esta situación genera una oportunidad con varias ventajas también para el gobierno mexicano. La bancarización de por sí, le permite a México reducir el porcentaje de la economía en negro y mejorar en la eficiencia recaudatoria. Así es que estimulando el uso de medios electrónicos de pagos, el gobierno puede tener un mayor control del tamaño de la economía.

——————– Adelanto Especial ———————

***¿Dónde está China invirtiendo su dinero ahora? En una alianza estratégica con una empresa sudamericana que les reportará a ambos fuertes ventajas a corto, mediano y largo plazo. ¿Cuál es esa empresa? Ya pronto se lo revelaremos. Esté atento a los próximos avances en LATINFORME DIARIO, donde detallaremos la próxima oferta lanzamiento del reporte en que anunciaremos el nombre de esta empresa y otras que se beneficiarán con el gigante asiático. Pero no son promesas chinas ni argentinas. Esta alianza ya está en marcha y esta empresa ha encontrado justo lo que estaba necesitando para impulsar fuertemente su producción. Hay que invertir ya en esta compañía antes de que la noticia sea ampliamente conocida.***

—————————————————————–

Además, puede utilizar esta mayor bancarización para impulsar medidas pro consumo. Probablemente un buen incentivo que puede introducir el gobierno mexicano es lo que se hace en Argentina, en donde existe una devolución de cinco puntos porcentuales del Impuesto al Valor Agregado (IVA), por compras realizadas con tarjetas de débito y/o crédito. La implementación de la devolución del IVA para compras con tarjetas de débito (y también con tarjetas de crédito), ha representado un aporte valorable para la Argentina en la salida de la crisis del 2002.

Este tipo de medidas de devolución de impuestos al consumo tienen un impacto fiscal reducido ya que existe una compensación entre lo que el gobierno deja de percibir y el aumento en el volumen de consumo.

Este potencial de crecimiento en el uso de las tarjetas de débito puede ser también una buena excusa para las grandes tiendas de consumo y electrodomésticos, para ofrecer descuentos que incentiven a los consumidores a acostumbrarse a las nuevas formas de pagos al tiempo que sirvan para recomponer el deterioro observado en las ventas como consecuencia del fuerte impacto de la crisis.

Probablemente aquellas tiendas que sepan aprovechar esta oportunidad, se posicionarán de una mejor manera en relación a la competencia y podrán ganar parte del mercado. Incluso es un buen momento para lanzar tarjetas propias con el objetivo de fidelizar a los consumidores. Doy fe de que en el caso de Carrefour en Argentina en donde un consumidor puede pagar electrodomésticos en cuotas sin interés usando la tarjeta Carrefour, los resultados son más que satisfactorios.

En México, una de las empresas que podría aprovechar este crecimiento potencial en las ventas con débito es Walmart de México (BMV:WALMEX; NYSE:WMT) que a pesar de la crisis por la que atraviesa la economía mexicana y la caída en sus ganancias en las operaciones en el país, sigue expandiéndose e instalando nuevas tiendas. Justamente Walmart inauguró otra nueva tienda a fines de mayo en Saltillo. El gigante estadounidense cuenta ya con 200 tiendas en México. Walmart cuenta además con una tarjeta propia y una tarjeta de crédito, que tienen como finalidad lograr una fidelización de los clientes, ofreciéndoles diferentes beneficios. Si bien la economía mexicana se encuentra en una profunda crisis, se espera que en 2010 comience su recuperación y que la misma se consolide a través de la recuperación económica estadounidense, expectativa a la que ha apostado fuertemente Walmart de México.

Si bien aún no se evalúa la posibilidad de incentivar un uso generalizado de las tarjetas de débito para los consumidores en estos tiempos tan duros por los que tienen que atravesar, la posible implementación de medidas de devolución de impuestos combinadas con descuentos por parte de las tiendas de consumo, resultarían en una muy buena ayuda al punto de poder compararse con el plan de estímulo del consumo lanzado en su momento por el gobierno de Barack Obama. En la bancarización y la ampliación de sus beneficios, México puede encontrar una buena herramienta para comenzar a salir de esta crisis.

Las enseñanzas del caso GM

Las enseñanzas del caso GM

Las enseñanzas del caso GM

3 Junio 2009 La caída de General Motors (NYSE:GM) es la consecuencia de haber desoído las múltiples señales que alertaban sobre la necesidad de un cambio profundo en la estructura de negocios de la automotriz. GM pudo sobrevivir en los últimos años, gracias al muy buen contexto económico que disfrutaba la economía estadounidense en particular y mundial en general. Sólo la fuerte fragilidad de la compañía quedó claramente al descubierto con el advenimiento de la crisis.
A 75 centavos de dólar, las acciones de GM siguen estando sobrevaluadas. ¿Recuerdan cuando sus acciones habían alcanzado los US$ 93,62 hacia finales de abril del 2000? ¿Cómo logró la compañía destruir su valor en menos de diez años? Seguramente lo ocurrido por GM será un caso de estudio en las carreras de negocios. La debacle de GM representa una de las mayores quiebras industriales en la historia de Estados Unidos.

La inmensidad del gigante que ha caído se hace evidente cuando se observa que su deuda es mayor a toda la deuda pública de Argentina. La compañía tiene pasivos por US$172.810 millones y solamente US$82.290 millones en activos. Y como en contabilidad, Activo menos Pasivo es igual a Patrimonio Neto, este último componente es negativo en el balance de GM y por varios miles de millones de dólares.

——————– Adelanto Especial LATINFORME DIARIO ———————

***¿Dónde está China invirtiendo su dinero ahora? En una alianza estratégica con una empresa sudamericana que les reportará a ambos fuertes ventajas a corto, mediano y largo plazo. ¿Cuál es esa empresa? Ya pronto se lo revelaremos. Esté atento a los próximos avances en LATINFORME DIARIO, donde detallaremos la próxima oferta lanzamiento del reporte en que anunciaremos el nombre de esta empresa y otras que se beneficiarán con el gigante asiático. Pero no son promesas chinas ni argentinas. Esta alianza ya está en marcha y esta empresa ha encontrado justo lo que estaba necesitando para impulsar fuertemente su producción. Hay que invertir ya en esta compañía antes de que la noticia sea ampliamente conocida.***

—————————————————————–

¿Demasiado grande para caer? “GM Colapsa en los brazos del gobierno” titulaba el Wall Street Journal. Claro que GM es demasiado grande para caer, y es por eso que Obama había decidido que serán los contribuyentes estadounidenses quienes aportarán más dinero a una empresa que ha estado con ellos durante 100 años produciendo vehículos. GM ya recibió US$ 20.000 millones y recibirá US$ 30.000 millones más. Dicho dinero saldrá del ya casi olvidado, fondo de rescate del sistema financiero creado por un valor de US$ 700.000 millones.

El inmenso pasivo al que debe hacerle frente GM hace que todos los esfuerzos por recuperar a la compañía, parezcan insuficientes. Durante el fin de semana, GM obtuvo el apoyo de los tenedores de un 54% de sus bonos de deuda por US$ 27.000 millones, que a cambio ofrecieron su apoyo a los planes del gobierno de Estados Unidos. A pesar de este canje de deuda y del nuevo aporte del gobierno estadounidense, nadie puede asegurar que GM no necesite de más dólares para poder sobrevivir. Y a mi juicio, es muy probable que requiera de nuevos fondos.

La ineficiencia en GM queda evidenciada en las medidas de reestructuración que se llevarán adelante: eliminación de marcas con poco poder, reducción en el número de concesionarios (un recorte de alrededor de 2.600 distribuidores), que se encontraban en un número excesivo, reducción en el número de personal (con la eliminación de alrededor de 21.000 empleados -la tercera parte del total- y recortes jubilatorios) y la transformación en la producción hacia la especialización en otros segmentos de mercados que incorporen además automóviles con consumo de combustible más eficiente y el uso de energías renovables. Para Obama, GM resurgirá del capítulo 11 “Más fuerte y más competitiva”. Ahora bien, ¿Logrará alcanzar una fortaleza y competitividad suficiente como para recuperar su rentabilidad? Desde el 2004 que la compañía no presenta un balance con resultados positivos.

La recuperación de la rentabilidad en los balances de la compañía será una tarea más que ardua y probablemente demande un largo tiempo. Es que existen múltiples factores que atentan contra los beneficios futuros esperados de la compañía.

Varios factores que golpean las perspectivas futuras de GM se vinculan a la demanda esperada. Es un hecho que la crisis implicará un corrimiento hacia adentro de la curva de demanda del consumidor estadounidense. Nuestra familia estadounidense representativa (que bien podrían ser los Simpson), cuando tiempo atrás no soportaba tener el mismo vehículo durante más de cinco años, ahora considerará que el mismo no está en tan mal estado después de todo. Y hasta el factor afectivo puede ser una buena excusa para prolongar por más tiempo su uso.

Sobre la visión de GM como marca, habrá que ver cómo la quiebra impacta en los consumidores, ya que puede implicar que desde ahora en más no sea tan bien vista y pierda puestos entre las preferencias de los estadounidenses.

La demanda de vehículos en EEUU no solamente se contraerá sino también podría observar un cambio en su composición con una mayor participación de los segmentos más económicos. El impacto de la crisis en la riqueza familiar puede ser determinante en este tipo de consumo. Con un efecto menos prolongado en el tiempo, también el mercado automotriz mundial se ubicará bien por debajo de los volúmenes pre crisis.

Otra noticia negativa para la demanda esperada de automóviles de GM, se vincula a la potencial pérdida de mercado que GM experimentará en manos de sus competidores tanto en los EEUU como a nivel mundial. La crisis por la que atraviesa la compañía le ha quitado capacidad de reacción (lo que se suma a que GM se encuentra atrasado en el desarrollo de la nueva generación de vehículos). Ya, automotrices como Toyota, Honda, Nissan y Hyundai han picado en punta en el nuevo contexto del mercado automotriz internacional y avanzarán sobre la participación de mercado de la gigante estadounidense. Fiat se reposicionará estratégicamente a nivel mundial luego de la toma de control de Chrysler, mientras Ford (NYSE:F), la menos afectada de las tres gigantes de Detroit ya planea incrementar su producción en una acción agresiva.

La quiebra de General Motors, en principio parece un hecho alejado de la realidad latinoamericana, pero claramente ello no es así. El anuncio del cierre de 14 plantas por parte de la compañía en distintos estados de los EEUU, generó un principio de intranquilidad en los países de la región, en donde la compañía tiene una parte importante de sus operaciones.

Todos los medios periodísticos latinoamericanos se hacían eco de la quiebra de GM pero centraban su atención en cómo dicho acontecimiento afectaba las inversiones de la gigante en sus respectivos países. Así fueron respirando aliviados en Argentina, Brasil, Chile, Perú y, en especial, México, al recibir la confirmación de que todo sigue igual por dichas tierras.

¿Riesgos u oportunidades? Toda quiebra genera temor. Pero en la crisis, surgen también las oportunidades y uno de los países que más beneficiados se podrían ver es México.

La economía mexicana tiene amplias ventajas para que la compañía analice la posibilidad de incrementar sus operaciones en dicho país. Esta decisión podría implicar riesgos ya que se estaría aumentando la producción en un país que aún no es lo adecuadamente estable en términos macroeconómicos. Esta inestabilidad hace que no se puedan estimar adecuadamente los retornos de las inversiones en el país. ¿Le caerá bien la crisis de GM a México o deberá conformarse con que todo siga igual?

¿Qué tan importante pueden ser las TICs para la economía mexicana?

¿Qué tan importante pueden ser las TICs para la economía mexicana?


28 Mayo 2009

El gobierno de Felipe Calderón aún no ha dado en la tecla sobre qué acciones tomar para limitar el impacto de la crisis y lograr la reversión de la tendencia negativa en la economía mexicana.

Las medidas de estímulo económico ni se han hecho sentir en lo más mínimo sobre la economía mexicana, lo cual genera preocupación, pero también debería llamar a la reflexión.El tiempo que demora el gobierno de México en encontrarle una salida a la crisis tiene un costo no menor el cual se puede medir tanto en términos de crecimiento económico como de nivel de empleo.

Los números de la economía son contundentes. La tasa de desocupación sigue en alza y ya alcanza al mes de abril al 5,25% de la Población Económicamente Activa (PEA), cuando un año atrás se ubicaba en el 3,61% de la PEA. Del lado del producto, luego de numerosas correcciones hacia abajo, las proyecciones de crecimiento económico del PBI mexicano se ubican para este año en un negativo de 5,6% según arriesga Merrill Lynch (NYSE:MER). Dicho pronóstico no se encuentra demasiado alejado de la proyección oficial que anticipa una contracción del 5,5% para este año.

La economía mexicana también evidencia problemas en sus cuentas fiscales en donde el déficit podría alcanzar al 2% del PBI. En el sector externo también se observan números en rojo. En el primer trimestre del año, México tuvo un déficit de cuenta corriente del 0,5% del PBI.

La economía mexicana tiene varios frentes de fragilidad que limitan su recuperación y aumentan el riesgo de generación de nuevos episodios. La relación tan estrecha con EEUU que en su momento le deparó grandes beneficios, hoy está siendo la causa primaria de tan histórica contracción en México.

Si bien escapan al análisis económico, los problemas de inseguridad que aterrorizan a México, principalmente aquellos vinculados con el tema del narcotráfico, amenazan su estabilidad institucional y en materia económica, limita el flujo de inversiones.

A pesar de que en ciertos sectores tales como el sector automotriz, la economía mexicana es competitiva, en líneas generales aún tiene mucho por mejorar en este aspecto. En Latinoamérica, México se encuentra tercero en competitividad, detrás de Brasil y Chile, según la clasificación del Institute of Management Development (IMD) de Suiza. Sin embargo, a nivel mundial, el país ocupa el puesto 46 en competitividad.

La competitividad es el objetivo sobre el que debe trabajar el gobierno mexicano y en este sentido, el impulso al desarrollo y la difusión del sector de las Tecnologías de la Información y Comunicación -TIC- (Internet, telefonía móvil, computadoras, entre otras), cobra un rol principal.

Rápido de reflejos y con intenciones de no dejar pasar la oportunidad, el presidente de la Asociación Mexicana de la Industria de Tecnologías de la Información (AMITI), Rafael Funes, reconoció que es el momento de impulsar el desarrollo y la adopción de las TICs en México para fortalecer la competitividad del sector empresarial mexicano. Según Funes: “Se ha dejado pasar por varios años la necesidad de convertir las TIC en México, en su bandera para salir de la difícil situación económica en la que se encuentra, por lo que hacemos un llamado al gobierno para que tome acciones que le permitan a esta industria ayudar al país en la medida de lo posible”.

La incorporación de las TICs en las empresas es clave en el mundo de hoy tan globalizado para aumentar la competitividad de las mismas. Por otra parte, el desarrollo del sector de las TICs en México es considerado clave por el gobierno.

A la necesidad del sector empresario de incorporar tecnologías de la información y la comunicación y al interés de desarrollar el sector para abastecer tanto al mercado interno como externo, no se puede dejar de lado un segmento importante de la demanda potencial como lo son los hogares.

Si bien el uso de las TICs en los hogares ha venido creciendo en los últimos años a un ritmo lento (durante el periodo 2001-2008 el uso de las TICs en los hogares mexicanos registró un aumento de 14,5% en el uso de Internet, un 16,5% en telefonía celular y un 11,1% en el uso de televisión con abono), se espera que una vez superada la crisis, este segmento comience a observar un interesante dinamismo.

Pero lo anterior no agota todo el alcance del sector de las TICs en México. Aún el sector tiene áreas interesantes por explotar tales como el comercio electrónico. Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), solamente el 7,8% de los internautas mexicanos realizan transacciones online.

El sector de las TICs ofrece un alto potencial de desarrollo en México. Ya varias empresas nacionales y extranjeras se han dado cuenta de esto y están evaluando importantes planes de inversión.

El gobierno de Calderón por su parte, se encuentra realizando transformaciones profundas en el área de telecomunicaciones, tales como la apertura de una red de telecomunicaciones de última generación (las tecnologías 3G), a través de la fibra óptica de la Comisión Federal de Electricidad y el proceso de licitación de la fibra oscura de la misma paraestatal. El gobierno mexicano pretende además generar mayor competencia en el segmento de telefonía móvil.

El gobierno había lanzado planes de desarrollo del sector. Uno de ellos era el programa de desarrollo de la industria del software lanzado para el período 2001-2006 que aún sigue vigente y tiene como meta lograr una producción anual de software por un valor de US$ 5.000 millones, haciendo a México el país latinoamericano líder en el sector.

En otro de los programas de impulso, el gobierno mexicano busca aplicar los avances del sector TICs en el resto de la economía, mediante un portal denominado “Portal del desarrollo”. También existen programas de financiamientos y deducciones impositivas que benefician al sector.

Así en México se combinan varios factores para un propicio desarrollo del sector de las TICs: una demanda importante y en crecimiento, ventajas en términos de costos y mano de obra calificada para el sector, y un sector público deseoso de apoyar el desarrollo y la expansión del mismo.

Entre las empresas que están elaborando planes de expansión para aprovechar las oportunidades que ofrece el sector, se encuentra América Móvil (BMV: AMX, NYSE: AMX, NASDAQ: AMOV), la gigante regional de telefonía celular del multimillonario mexicano Carlos Slim, que considera que en dos o tres años el negocio de Internet móvil representará una cuarta parte de sus ingresos y es por ello que organiza su plan de negocios en torno a dicho objetivo. El sector TICs en México promete un gran desarrollo y evolución con un cambio constante en el tamaño y composición de sus integrantes ¿Quiénes serán los grandes jugadores que surgirán en el sector TIC mexicano?

Sepa cómo los acontecimientos económicos y políticos pueden afectar sus ahorros.

Suscríbase aquí para recibir GRATUITAMENTE el Informe Latinforme.

La gripe porcina avanza y los inversores buscan medicamentos

La gripe porcina avanza y los inversores buscan medicamentos

La gripe porcina avanza y los inversores buscan medicamentos
29 Abril 2009

A medida que pasan las horas, la gripe porcina se sigue expandiendo en todo el mundo. Realmente me sorprende ver el mapa elaborado por Google al respecto en donde se puede ver cómo el virus se expande a todo ritmo, sin pausa.

¿De dónde apareció este virus? ¿Cómo hizo para mutar? Sobre estos hay muchas dudas y pocas certezas. Hay acusaciones que apuntan a laboratorios militares de Estados Unidos, pero si es así, probablemente nunca sepamos la verdad del origen de este virus.

Alguien ya está hablando de algo que a usted le interesa.

Regístrese GRATIS en el foro de Latinforme.com

Click aquí

Si bien el virus se ha expandido hacia varios países cruzando fronteras y llegando hasta Medio Oriente y la región de Asia y el Pacífico, su principal foco se encuentra en México en donde hasta el momento ha causado numerosas muertes.

Quizás sea una manera de llevar tranquilidad a la población, pero las autoridades mexicanas dicen que el virus ha comenzado a atenuar su acción. Eso sería sin dudas una buena noticia. La mala noticia es que el virus ya está instalado en la economía y dejará su marca al menos por este año.

Tan rápidamente como se ha expandido en la población, esta gripe puede provocar una caída adicional de entre 0,5 y 1,5 puntos del PBI mexicano según reconoce el propio gobierno.

Lleno de pesimismo sobre la incidencia de la gripe porcina en México, un reporte de Banif Securities anticipaba: menor actividad económica, menores entradas al país de dólares, menor consumo, mayor déficit público y resultado incierto sobre la tasa de inflación. En realidad, sobre este último tema, el razonamiento lógico nos haría pensar que ante un debilitamiento de la demanda, las presiones inflacionarias tenderían a ceder. Sin embargo, tal como Banif remarca en su informe, esta amenaza puede provocar incrementos en precios de alimentos, bebidas, medicamentos y productos de limpieza.

La enfermedad ha cambiado radicalmente las costumbres de la población. En México, es obligatorio utilizar barbijos, los partidos de fútbol se están jugando a puertas cerradas, se ha reducido la actividad social que aglutine gente y las personas permanecen durante gran parte del día encerradas en sus casas sin salir, a menos que sea extremadamente necesario.

Tal es el temor que ha despertado en algunas personas que ayer por ejemplo me sorprendió la actitud de un argentino que había viajado hacia México y, cuando había arribado al aeropuerto mexicano, decidió retornar a la Argentina al enterarse que la Organización Mundial de la Salud (OMS), había elevado el nivel de alerta a la Fase 4.

Sé que puede resultar una obviedad, pero varias de las principales empresas farmacéuticas a nivel mundial se han visto ampliamente beneficiadas con esta situación. En un informe de recomendaciones de inversión difundido en el día de ayer por el Citi, la entidad financiera había recomendado invertir en acciones de la compañía estadounidense de biotecnología Gilead Sciences Inc (NYSE:GILD).

Gilead Sciences, Inc., es una compañía con sede en California que tiene los derechos del antiviral “Tamiflu”, uno de los pocos remedios que ha demostrado ser efectivo contra este tipo de virus. La compañía ya se había beneficiado con el surgimiento de la gripe aviar, la cual le ha reportado multimillonarios beneficios.

El Tamiflu es producido por Roche (OTC:RHHBY), pero Gilead Sciences recibe regalías de Roche por el mismo. Las regalías que recibe van desde el 14% al 22% sobre dicho medicamento. Al agravarse la situación, las acciones de Gilead se han visto beneficiadas y desde el 22 de abril su cotización ha crecido un 8,8%. Mientras el virus se siga expandiendo, también lo harán las perspectivas de ventas del Tamiflu y con ellas los beneficios tanto de Roche como de Gilead.

Todavía no está del todo claro cuánto tiempo el virus amenazará a la economía mundial. Lo positivo dentro de lo grave de la situación es que, para los inversores, se abren las puertas de nuevas oportunidades en un contexto de mercados internacionales hostiles.

Para finalizar, la reflexión acerca de esta situación es que ya no es tan importante si lo peor de la crisis financiera internacional ha pasado, lo que pocos podíamos imaginar era que peores cosas podían ocurrir.

¿Por qué todos están pendientes de la posible quiebra de General Motors?

¿Por qué todos están pendientes de la posible quiebra de General Motors?

feature photo

¿Irá finalmente General Motors (NYSE:GM) a la quiebra? La compañía lucha por lograr su reestructuración sin tener que recurrir al Capítulo 11 de la Ley de Quiebras de los Estados Unidos. Un nuevo rescate de la firma, que ya recibió US$ 16.000 millones del gobierno, no sería del agrado de los contribuyentes, pero su quiebra puede provocarle a la economía estadounidense mayores costos que los imaginados.

La situación de GM preocupa no solamente a los estadounidenses, sino también a aquellos países en donde la compañía tiene operaciones.

Traders FX FOREXYARD

¿Quiere invertir en el Mercado Forex?

Comience ahora a operar con una cuenta forex Real: haga click aquí y sepa

todo lo que necesita para invertir de manera rápida y eficaz.

Las reuniones no cesan entre los directivos de la GM y miembros del gobierno. Por lo pronto, éste ya le ha solicitado que comience a ordenar la documentación necesaria para el procedimiento de solicitud de quiebra.

¿Qué se puede hacer para salvar a GM? Es una de las preguntas más difíciles de responder en estos momentos. ¿Quiebra quirúrgica? Es una de las alternativas que se están planteando y consistiría en la suspensión inmediata de pagos con la posterior creación de una empresa más pequeña con los activos más rentables de la compañía (donde estarían las marcas Chevrolet, Cadillac y GMC), siendo liquidados el resto de los activos (incluidas las marcas Saturn, Saab y Hammer).

Estas marcas estratégicas de GM, mencionadas en el párrafo anterior, están siendo sometidas a un proceso de reestructuración para poder aumentar su rentabilidad y eficiencia tal como lo había solicitado el gobierno de Barack Obama.

La alternativa de la “quiebra quirúrgica” es una alternativa seriamente considerada por el nuevo consejero delegado, Fritz Henderson, quien además considera necesario reducir la red de concesionarias en los Estados Unidos para adecuarla al nuevo tamaño que alcanzaría la compañía.

A pesar de que para muchos, la quiebra de GM es algo inminente, aún no está todo dicho. El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama sigue negociando las condiciones para volver a salvarla de la quiebra. Obama pretende que GM se encargue de la reducción de su deuda no asegurada (por valor de alrededor de US$ 28.000 millones) y de las obligaciones financieras con sus trabajadores (estimada en otros US$ 20.000 millones). En relación a lo primero, el Grupo Presidencial del Automóvil (GPA) de Estados Unidos envió recientemente una comisión de 15 personas para lograr un acuerdo con los acreedores y transformar la deuda no asegurada en acciones de la compañía (por un porcentaje que iría del 10% al 20%).

Actualmente, la deuda de General Motors, incluyendo los préstamos recibidos por el gobierno norteamericano, supera los US$ 60.000, cifra que para considerada por Henderson, resulta insostenible. Para colmo, las perspectivas de ventas de la compañía son, por lógica, más que negativas en un contexto de profunda recesión global, lo cual le dificulta la generación de recursos. Está claro que en este panorama, la supervivencia de GM resulta más que complicada.

La fecha clave para GM es el 1 de junio, día en que vence el plazo dado por el presidente estadounidense para que la firma consiga cerrar los detalles de su reestructuración. Dicha fecha es la que muchos señalan como el día en que GM entrará en quiebra.

Y por si los problemas de solvencia de la compañía no fueran suficientes, GM tendrá que revisar alrededor de 1,5 millones de vehículos en Estados Unidos al descubrirse un problema que puede provocar incendios en el compartimento del motor.

Que GM quiebre puede representar un grave impacto para la economía estadounidense. Y este impacto negativo se produciría tanto de un modo directo como indirecto. Es que más allá de las potenciales pérdidas de empleos y quiebras de empresas proveedoras que puede generar, este hecho volvería a sembrar el contexto económico de incertidumbre provocando un impacto directo sobre la recuperación de la economía estadounidense.

La potencial quiebra de GM también tendría su impacto negativo sobre Europa. Una eventual quiebra de General Motors que podría derivar en la liquidación de las firmas automovilísticas Opel y Vauxhall, generaría un impacto de 19.000 millones de euros en el continente durante el período 2009-2011, según las estimaciones realizadas por la propia General Motors Europe. Alemania sería el país más afectado por esta situación dado que allí se encuentran establecidas la sede de Opel como así también la mayor parte de sus plantillas y de sus fábricas.

En México, también se sentiría el impacto. Allí, GM genera 10.000 puestos directos y 40.000 indirectos de trabajo. Si bien preocupa la situación de la compañía, por otra parte se sabe que la filial mexicana es de las filiales más rentables dados sus bajos costos de producción (reducidos además en el último tiempo por el debilitamiento del peso mexicano). GM cuenta en México con cuatro complejos industriales, un edificio corporativo, un centro de pruebas y otro de ingeniería.

El impacto negativo para México sería principalmente a corto plazo por la eventual suspensión de pagos que surgiría de la compañía, y que afectaría a los autopartistas mexicanos. Incluso para México, la crisis de GM en particular, y del sector automotriz estadounidense en general, podría tener efectos positivos al provocar una posible relocalización de plantas en territorio mexicano. De todos modos, este potencial impacto de corto plazo sobre los autopartistas mexicanos puede derivar en consecuencias graves para muchos de ellos en tanto y en cuanto no cuenten con la suficiente fortaleza financiera como para soportar el cese de pagos de GM.

En vista de los elevados costos que podría implicar una potencial quiebra de GM, está claro que la compañía no va a quedar sola en esta lucha por la supervivencia en épocas de aguas turbulentas. El aporte del gobierno de los Estados Unidos estará a la orden del día en caso de que GM lo necesite. ¿Será el último esfuerzo que el gobierno estadounidense deba hacer para que la recuperación económica dé inicio sin mayores obstáculos?

¿Dónde están las oportunidades de inversión en la economía mexicana?

¿Dónde están las oportunidades de inversión en la economía mexicana?

feature photo

La economía mexicana sigue cuesta abajo y en este panorama se hace dificultosa la búsqueda de oportunidades de inversión. Sin embargo, en el presente artículo intentaré descifrar las oportunidades de inversión que puede traer la recuperación económica.

Sin dudas, las proyecciones sobre la evolución de la economía mexicana para el presente año son cada vez más alarmantes. En la última publicación de la consultora LatinFocus Consensus Forecast, el relevamiento realizado por la misma daba cuenta de una contracción esperada del Producto Bruto Interno (PBI), de México del 3,3% para el 2009.

Publicidad

Desde el 2005, FOREX YARD cuenta con el servicio de profesionales expertos en el mercado de divisas.

Ofrecemos una plataforma segura y operativa que brinda herramientas y noticias de forex, siendo a la vez facil de usar.

Comience ahora a operar con una cuenta forex Real.

Haga click aquí y sepa todo lo que necesita para invertir de manera rápida y eficaz.


La crisis de la economía estadounidense que se refleja fielmente en la performance de la economía mexicana, tiene un impacto menos deseado en el mercado laboral. El desempleo se ha generalizado en los diferentes segmentos y ya no solamente representa un problema para los segmentos más bajos de la población. Si bien las mayores pérdidas de empleos en México se han observado en el sector manufacturero y en el de la construcción, como no podía ser de otra manera, también en el sector de profesionales y de personas que prestan servicios independientes para empresas se ha observado un fuerte deterioro de las condiciones de empleos con pérdidas de 82.800 puestos de trabajo en los últimos cinco meses.

Según los analistas del Invex, para este año, México podría perder 320.000 empleos formales. En el mes de febrero, la tasa de desempleo se ubicó en 5.30% de la Población Económicamente Activa (PEA). Los únicos sectores generadores de empleos en México en este contexto de crisis son el de la industria extractiva, la industria eléctrica y el comercio.

Con el deterioro en las condiciones laborales, el sector de consumo minorista enfrenta un panorama difícil, ya que las familias han perdido su poder adquisitivo y aquellas que aún lo mantienen, han optado por un bajo perfil frente al consumo para resguardarse en caso de caer en desempleo. Es así que las ventas minoristas acumulan cinco meses consecutivos de caídas (en el mes de marzo registraron una caída del 4,6%), y se ubican en su peor nivel desde el año 2003.

Otro de los sectores que está padeciendo fuertemente la crisis es el sector inmobiliario, afectado tanto por el contexto de incertidumbre como por la reducción del financiamiento. Es que la crisis está limitando la generación de financiamiento hacia el sector y en el primer trimestre del año se ha observado una contracción del 27% en la concesión de hipotecas. El pasado fin de semana, se conoció además que el inicio de nuevos proyectos de viviendas en 2008 había observado una contracción del 76,4% en relación al 2007.

También el sector automotriz mexicano, estrechamente vinculado al estadounidense y que emplea a 450.000 trabajadores, se encuentra padeciendo este mal momento de la economía del norte. Las posibles quiebras de General Motors (NYSE:GM) y Chrysler LLC mantienen en vilo al sector de autopartistas de México. Para Armando Soto, director de la firma de consultoría Kaso y Asociados, la ocurrencia de quiebras en la industria automotriz estadounidense, “podría detonar un efecto dominó por toda la industria (automotriz)”.

A pesar del panorama negativo que observa la economía de México, Felipe Calderón mantiene su optimismo y recalca como positivo el haber logrado revertir la depreciación del peso mexicano (que pasó de un máximo de $ 15,406 por dólar a ubicarse en torno a los $ 13,38 por dólar, producto de decisiones acertadas del Banxico y la Secretaría de Hacienda) y el freno alcanzado en la destrucción de empleos formales durante el mes de marzo (en el cual se crearon 4.000 empleos). Ciertamente estos datos no alcanzan para mantener el optimismo durante mucho tiempo en virtud de la continuidad de los problemas que observa la economía mexicana.

Más allá de las reformas estructurales que debe llevar adelante México para fortalecer su economía, en lo inmediato está claro que su recuperación está inevitablemente atada a la suerte de los EEUU. En relación a ello, se puede tomar como una buena noticia los últimos datos económicos provenientes de la economía estadounidense que alientan las esperanzas de que la recuperación económica pudiera producirse en aquel país antes de la finalización del 2009.

Según el relevamiento realizado la semana pasada por el Wall Street Journal entre 54 economistas, los mismos esperan que la recesión finalice en menos de seis meses en los Estados Unidos. De este modo, a principios de octubre se estaría dando lugar a la recuperación económica en Norteamérica y con ello a la esperanza en el resto del mundo.

Todavía se discute si la recuperación de la economía de los Estados Unidos se producirá de una manera brusca o moderada (en forma de V o de L), algo no menor para anticipar su impacto sobre la economía mexicana.

Si la recuperación de la economía estadounidense se produce hacia finales del tercer trimestre del presente año, se puede esperar que se vean sus efectos sobre la economía mexicana hacia comienzos de 2010.

Así, la recuperación de la economía de México estará explicada en buena medida a través de su sector externo, y particularmente, en las empresas productoras de bienes de consumo. El sector industrial productor de bienes durables demorará lógicamente un tiempo más en su recuperación.

La recuperación del sector externo mexicano reforzará la recuperación de la demanda doméstica que beneficiará al sector productor de servicios y al de bienes de consumo (también aquí el sector productor de bienes durables deberá esperar un tiempo más para su recuperación).

Dentro de las compañías productoras de alimentos, el Grupo Bimbo SAB de CV (BMV:BIMBO; OTC:GRBMF), promete un interesante crecimiento que se reflejará en el valor de sus acciones. El Grupo Bimbo se encuentra en el top 10 del ránking de empresas multilatinas elaborado por “América Economía” y está en plena etapa de expansión en el mercado chino, en el cual ha incursionado en 2006. La compañía tiene presencia en 18 países de América, Europa y Asia, cuenta con cerca de 5,000 productos y con más de 150 marcas de reconocido prestigio.

A finales de enero del presente año, el Grupo Bimbo concluyó la adquisición de la compañía Weston Food Inc, convirtiendo a la subsidiaria del grupo (conocida como Bimbo Bakeries USA –BBU-), en una de las compañías panificadoras más grandes de los EEUU.

A pesar de la crisis, el Grupo Bimbo ha logrado mantener su crecimiento. En el cuarto trimestre de 2008, la compañía registró un incremento en sus ventas del 15,1% y un aumento del 31,1% en la utilidad neta mayoritaria interanual, a pesar del contexto de crisis que se profundizó en dicho período. Adicionalmente, la compañía incrementó hacia finales de 2008 su posición de efectivo en un 84,9% en relación al 2007, lo que aumenta su fortaleza en un contexto de tensión que dificulta el acceso al financiamiento.

La crisis hace “efecto dominó” en la economía mexicana

La crisis hace “efecto dominó” en la economía mexicana feature photo

3 de Abril, 2009

La crisis de la economía estadounidense se siente cada vez con más fuerza sobre la economía mexicana y las perspectivas para el presente año son cada vez más oscuras. ¿Está haciendo todo lo posible el gobierno de Felipe Calderón por sostener a la economía?

En la economía mexicana se está observando un “efecto dominó”. El deterioro entre los sectores se contagia y retroalimenta. La crisis estadounidense ha golpeado duramente a las ventas externas del país. Prueba de ello, en el día de ayer se conoció que en el primer bimestre del año, los envíos de mercaderías mexicanas al exterior experimentaron una contracción interanual del 30,5%.

publicidad
Inscríbase para obtener GRATIS una cuenta de transacciones en Forex
eToro es una revolucionaria plataforma para operar en Forex. Una pantalla pionera de transacciones animadas posibilita una interacción intuitiva y sencilla con el mercado financiero.
* Acceda a tarifas de Forex en tiempo real
* Funciones de diagramación gratuitas
* Novedosas herramientas para operar
* Comunidad de operadores en línea
Haga Click aquí

La caída en las exportaciones afecta principalmente a los sectores manufactureros. La producción industrial en México, experimentó una caída del 11,1% en el primer mes del año, mientras que las manufacturas lo hicieron en un 14,8%.

Pero no solamente la crisis en los EEUU ha afectado a las ventas externas de México, sino también, entre otros aspectos, impactó en el volumen de remesas que los inmigrantes mexicanos residentes en EEUU envían hacia México provocando además que un buen número de mexicanos decidan volver a su país ante las dificultades laborales que encuentran actualmente en el país del norte (ya que muchos de ellos estaban ocupados en el sector de la construcción, uno de los más afectados por la crisis).

En el mes de febrero, las remesas enviadas desde los EEUU registraron una caída interanual del 3,02%. Esta caída en el total de remesas no está teniendo un impacto en los receptores de las mismas ya que, producto de la devaluación observada en el peso mexicano de los últimos meses, ello ha compensado dicha caída (dado que lo recibido por las familias en pesos mexicanos se ha mantenido relativamente estable).

El regreso de los inmigrantes provenientes de los EEUU y la desaceleración de la actividad económica en México se ve reflejado en el mercado laboral. En los dos primeros meses del año, la crisis ha provocado la pérdida de 600.000 puestos de trabajo en México, aumentando la tasa de desempleo en febrero al 5,3% de la Población Económicamente Activa (un año atrás, la tasa de desocupación en México ascendía a 3,91% de la PEA).

Este efecto dominó que se observa en la economía de México está provocando también grandes dificultades al gobierno de Calderón. La debilidad de la economía mexicana se ve reflejada también en la recaudación impositiva. Los principales motores de la recaudación en México, que son el Impuesto al Valor Agregado (IVA), el Impuesto Sobre la Renta (ISR) y los ingresos petroleros, profundizaron su caída en febrero, por el menor dinamismo de la economía. El IVA registró en febrero una caída interanual del 29,5% (en enero, su contracción interanual había sido del 17,2%), mientras que el ISR (Impuesto sobre la Renta) registró una tasa negativa de 10,2%, (en enero había observado una baja del 3,3%). Por otra parte, los ingresos petroleros en el bimestre resultaron un 21,4% menores a los observados en el mismo bimestre del 2008 (tanto por la caída en el precio del petróleo, la producción y las exportaciones). De este modo, los ingresos fiscales se reducen en tiempos en donde se necesita incrementar el gasto público para estimular la economía.

Los problemas en la economía mexicana también se observan en el consumo de las familias, afectado por la caída en la actividad y el aumento del desempleo. Los temores de las familias ante la situación económica se observan también en el sector bancario en donde se ha detectado una brusca caída en el uso de tarjetas de crédito, combinada con incrementos en las tasas de interés (que actualmente se encuentra en el 41,78%) y en la morosidad de cartera de dicho segmento.

El incremento en las tasas de interés en un contexto en donde el Banxico está relajando su política monetaria está justificada según el catedrático del Tecnológico de Monterrey, José Luis de la Cruz quien considera: “El componente del riesgo es lo que está haciendo que la tasa de interés no sólo no haya bajado, sino que incluso haya aumentado”.

Las empresas de menor tamaño son las más castigadas por la crisis. En situaciones de crisis como la actual, las Pymes representan el segmento de empresas que más sufren las consecuencias. Su limitada diversificación y capacidad financiera las hace vulnerables a la quiebra. En el caso de México no está siendo la excepción y en los últimos cinco meses, se ha reportado el cierre de 15.000 Pymes con una pérdida estimada de más de 30.000 puestos de trabajo.

En relación a la política monetaria que viene llevando adelante el Banxico, la misma se encuentra en línea con el objetivo de estimular la actividad económica. En este sentido, el subsecretario de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Alejandro Werner confirmó recientemente que la entidad continuará con el ciclo de recorte de tasas para apuntalar la recuperación económica: “No hay presión inflacionaria. Banco de México ha dejado en claro que seguirá recortando las tasas de interés”.

La tasa de interés de referencia se encuentra actualmente en 6,75% y existe la expectativa de que la misma finalice el año en el 5%, aunque el contexto no está tan claro como para posibilitar que ello se concrete.

A pesar de las declaraciones de Werner, el mercado no se muestra optimista respecto a las expectativas inflacionarias. De acuerdo a los participantes de la encuesta realizada por Banxico sobre expectativas de inflación, la misma se ubicaría en el 4,25% hacia finales de 2009.

La política monetaria está sin dudas bajo tensión en México, ya que a la necesidad de ayudar a la recuperación económica en un contexto donde las expectativas inflacionarias se mantienen, debe hacer frente a la depreciación cambiaria que le ha hecho perder una buena proporción de reservas internacionales.

En el primer trimestre del año, Banxico perdió US$ 6.437 millones de reservas internacionales, principalmente en su esfuerzo por sostener el valor del peso frente al dólar. La continuidad del ciclo de recorte de tasas genera presiones hacia la depreciación cambiaria que obligan a un mayor esfuerzo por parte de Banxico para sostener al peso mexicano.

En este contexto, en el día de ayer, México le solicitó al FMI US$ 47.000 millones para entre otros objetivos, apuntalar a las reservas internacionales del país para evitar acciones especulativas contra el tipo de cambio y restaurar la confianza. El solo anuncio del acuerdo produjo una apreciación del 2,09% del peso mexicano que se ubicó en 13,92 unidades por dólar.

No quedan dudas que la situación de la economía mexicana es más que compleja. Y si bien el gobierno de Felipe Calderón ha lanzado ya varios paquetes de medidas, los mismos no parecen generar un efecto claro en detener el deterioro de la economía. Según el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) aún se observan importantes rezagos en la instrumentación de las medidas anticíclicas anunciadas, en algunos casos, desde al año pasado, como la construcción de una nueva refinería de Petróleos Mexicanos (Pemex).

El gobierno de Felipe Calderón deberá apurar y mejorar la efectividad en la implementación de las medidas anticrisis si es que pretende detener el deterioro en la economía. Las proyecciones sobre el crecimiento del PBI mexicano se siguen corrigiendo hacia la baja. El Banco Mundial anticipó que espera una contracción del PBI mexicano del 2% para el presente año. En México, los analistas son más pesimistas aún que el propio Banco Mundial. En el relevamiento que realiza el Banxico, los analistas encuestados manifestaron que esperan una contracción de la economía mexicana del 3,3% para el presente año.

La economía mexicana requiere de una acción más contundente por parte del gobierno de Calderón para frenar su caída. El gobierno mexicano está trabajando permanentemente en nuevas acciones para estimular la actividad económica con iniciativas diversas. Así por ejemplo, las Pymes y el sector exportador están en el centro de los nuevos esfuerzos por recuperar la actividad económica. ¿Serán suficientes las diferentes medidas anticíclicas para evitar la recesión en la economía mexicana o habrá que esperar señales positivas desde los EEUU?

Sin expectativas positivas para el 2009: ¿México debe pensar ya en reformas estructurales?

Sin expectativas positivas para el 2009: ¿México debe pensar ya en reformas estructurales?

Buenos Aires, Argentina

6 de marzo de 2008

Existe pesimismo en México acerca de la efectividad del plan de estímulo económico para contrarrestar el fuerte impacto negativo de la crisis. Incluso autoridades del gobierno, entre las que se destaca el secretario de Hacienda, Agustín Carstens, no se muestran optimistas acerca de los resultados de dicho plan.

¿Es que la crisis es demasiado grande o México tiene problemas estructurales que impiden amortiguar adecuadamente los efectos de la crisis? Probablemente ambos argumentos resulten válidos. Los problemas estructurales que observa la economía mexicana han afectado su crecimiento potencial, lo cual se hace más evidente en este contexto de crisis.

Más allá de las verdaderas causas, la economía mexicana continúa deteriorándose fuertemente. La recesión en los Estados Unidos ha hecho colapsar la demanda de bienes manufacturados en México, impactó sensiblemente en las remesas que el país recibe y ha provocado el retorno de gran cantidad de mexicanos que vuelven al país a ocupar un lugar más entre los desempleados.

Ya el escenario de crecimiento nulo se debe considerar como un escenario positivo. En este sentido, el Banxico espera para este año una contracción de la economía de entre el 0,8% y el 1,8%. El gobierno mexicano proyecta que la misma se contraerá un 1%. El mercado laboral lo sufre y las perspectivas indican que los padecimientos serán aún mayores en los meses venideros. En enero, la tasa de desocupación alcanzó al 5% de la Población Económicamente Activa (PEA), su máximo nivel en los últimos 12 años.

El pasado miércoles, el presidente de México, Felipe Calderón, anunció más medidas anticrisis por un monto de alrededor de US$ 6.600 millones, que serán instrumentadas a través del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado y consistirá en inversiones directas e indirectas. ¿Alcanzarán estas medidas adicionales? No, claro que no. Las mismas tendrán un mínimo impacto positivo sobre la economía mexicana.

Los problemas en la economía hicieron que el Banxico relaje su política monetaria en una decisión, que si bien estaba avalada por el debilitamiento de las presiones inflacionarias, ha reforzado el deterioro cambiario y su volatilidad, lo cual ha aumentado los riesgos inflacionarios.

Para contrarrestar dichos riesgos, el Banxico está haciendo grandes esfuerzos en el mercado cambiario, y desde el mes de octubre del 2008, viene realizando importantes ventas de divisas para sostener al peso mexicano. Hasta la fecha, la entidad ya llevas vendidas más de US$ 19.000 millones de reservas internacionales. A pesar de ello, el peso mexicano continúa debilitándose y la cotización del dólar ya superó la barrera de los $ 15.

Que el 2009 será un año muy difícil para México, es algo que ya no se podrá evitar. Sin embargo, muy acertadamente el secretario de Hacienda mexicano, Agustín Carstens consideraba que este tiempo de crisis es también para México un tiempo de oportunidades.

Es que la crisis ha dejado al descubierto las múltiples debilidades de la economía mexicana. La economía de México necesita reformas estructurales para crecer y este momento de crisis es propicio para realizarlas.

El propio Carstens confirmó que el gobierno federal ha puesto en contacto con el Congreso para realizar las reformas estructurales que transformen a la economía, aumenten el crecimiento potencial y generen empleos suficientes.

México necesita reformas, pero: ¿Qué reformas son necesarias en México?

Para la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), según el informe emitido el pasado martes, el principal foco de acción planteado está en la educación, ya que el nivel educativo de la población es bajo (el país obtuvo los resultados más bajos entre aquellos que pertenecen a la OCDE en evaluaciones realizadas por la organización). La OCDE plantea fortalecer la enseñanza técnica y profesional.

La OCDE también planteó otros sectores que requieren de reformas estructurales. Entre ellos se encuentra el sector de telecomunicaciones que requiere una mayor competencia. También México deba apuntar al sector eléctrico para fortalecerlo.

El informe elaborado por la OCDE, decía además lo siguiente respecto a México: “Necesita la eliminación de restricciones a la inversión de obras públicas, incrementar la movilidad del trabajo (lo que implica una flexibilización en el mercado laboral) y establecer acuerdos para compartir riesgos y beneficios con otras empresas, con el fin de acceder a la tecnología necesaria para incrementar la producción (la reducción de las restricciones a la inversión extranjera directa está aquí implícita)”.

Carstens coincide con la visión de la OCDE, pero además considera necesario para el crecimiento de México, lograr aumentar la capacidad de ahorro y mejorar la eficiencia del sistema bancario.

Quizás algo que no se ha mencionado entre las reformas necesarias para México aparece la necesidad de reducir la dependencia de la economía mexicana de la influencia estadounidense. México debe trabajar en aumentar sus vínculos comerciales externos para reducir la importancia relativa que tiene la economía estadounidense sobre la misma.

La necesidad de reformas en la economía mexicana está ya planteada. Sólo resta saber si el gobierno de Felipe Calderón está dispuesto a realizarlas y, en caso positivo, qué amplitud y profundidad tendrán. Esta posibilidad hace que me plantee la siguiente pregunta ¿Está México por iniciar un proceso de reformas profundas que fortalezca su economía y genere grandes oportunidades de inversión?

La política monetaria en Latinoamérica ¿Ayuda a atenuar la crisis o genera nuevos problemas?

La política monetaria en Latinoamérica ¿Ayuda a atenuar la crisis o genera nuevos problemas?

Buenos Aires, Argentina

2 de marzo de 2009

Hasta el estallido de la crisis la política monetaria ocupaba un rol central en el control de la dinámica tanto de la inflación como del crecimiento económico. Las políticas monetarias de metas de inflación se habían expandido con gran éxito y cada vez más países la adoptaban.

En Latinoamérica, la mayoría de los Bancos Centrales aplican una política monetaria de metas de inflación, en donde el Banco Central de Chile ha sido precursor. También aplican este tipo de política monetaria Brasil, México, Perú y Colombia, entre las principales economías de la región. Argentina, que es otra de las principales economías de la región, aplica una política monetaria basada en agregados monetarios como meta intermedia, justificada en la debilidad de los canales de transmisión de la política monetaria que no permite otro tipo de estrategia.

La política monetaria de metas de inflación, que consiste, a grandes rasgos, en anunciar un nivel objetivo de inflación el cual buscará ser alcanzado por la autoridad monetaria, ha sido de gran utilidad en Latinoamérica para restaurar la credibilidad en los banqueros centrales. La historia de la región de altos niveles inflacionarios con no pocos episodios hiperinflacionarios ha generado la necesidad de reconstruir credibilidad.

Sin embargo, la crisis ha generado un fenómeno inesperado para los banqueros centrales no solamente en los países desarrollados, sino también en Latinoamérica: la incidencia de la política monetaria para controlar la dinámica inflacionaria y reducir el impacto de la crisis ha sido mínima. Este fenómeno se ha observado tanto en las economías desarrolladas como en aquellas en desarrollo en general y en las economías latinoamericanas en particular.

La explicación de la poca incidencia de la política monetaria en el control de la inflación y en el estímulo económico se encuentra en la magnitud de los shocks externos que afectaron a las economías. Así por ejemplo, los banqueros centrales poco pudieron hacer para frenar la aceleración inflacionaria frente al alza de los precios internacionales de la energía y los commodities agrícolas por lo que en medio de la crisis, las economías experimentaron niveles de inflación no vistos desde hacía varios años.

Hacia finales del 2008, con la economía global cayendo en una profunda desaceleración, las presiones inflacionarias cedieron fuertemente y, sin que los banqueros centrales hicieran mucho al respecto, la tasa de inflación comenzó a bajar fuertemente hasta reacomodarse en niveles por debajo de la precrisis en muchos casos. El escenario actual muestra a varias economías desarrolladas con riesgo de deflación.

Durante la mayor parte del 2008 la incidencia de factores externos sobre las economías latinoamericanas hizo que la tasa de inflación se comportara al alza a pesar de la política monetaria restrictiva llevada adelante por las economías de la región que aplican metas de inflación.

Pero del mismo modo como las presiones inflacionarias externas impulsaron al alza a la tasa de inflación, la incidencia del factor externo a partir del cuarto trimestre de 2008 influyó significativamente en la desaceleración de la dinámica inflacionaria lo cual les permitió a los banqueros centrales latinoamericanos iniciar el ciclo de recortes de tasas de interés para apuntalar a las economías afectadas por la crisis financiera internacional.

Esta política monetaria más laxa no está logrando hasta el momento los resultados esperados dado el debilitamiento observado en los canales de transmisión de la política monetaria. Sin embargo, esta no es la única preocupación vinculada a la dinámica de la política monetaria en los países latinoamericanos. El ciclo de recortes de tasas está reduciendo el diferencial de tasas existente con las principales economías mundiales, lo cual está afectando el tipo de cambio, aumentando el riesgo inflacionario.

Así por caso, en su última reunión de política monetaria, el Banco Central de Chile realizó un recorte de 250 puntos básicos en su tasa de interés, la cual ubicó en 4,75%, y no se descartan nuevos recortes. El Banco Central de Brasil por su parte, recortó la tasa Selic en 100 puntos básicos en su última reunión. En el caso del Banxico, la tasa de interés de referencia sufrió un recorte de un cuarto de punto, ubicándose en 7,5% aunque los recortes continuarán dada la debilidad observada en la economía mexicana. El Banco de Reserva de Perú, redujo sorpresivamente su tasa de interés a 6,25% en febrero (25 puntos básicos), mientras que el Banco Central de Colombia recortó el viernes pasado su tasa de interés de referencia en 100 puntos básicos llevándola al 8%.

Si observamos la evolución del tipo de cambio en los países latinoamericanos, encontramos que desde setiembre de 2008 en todos los casos, han sufrido una depreciación respecto a la moneda norteamericana, aunque en algunos de ellos, dicha depreciación ha sido muy pronunciada. Tal es el caso de México, Brasil y Colombia. En el caso de México, el dólar pasó de cotizar a $ 10,28 al principio de setiembre a $ 15,09 hacia fines de febrero del 2009. En Brasil el dólar pasó de cotizar a R$ 1,632 a R$ 2,313, mientras que en Colombia, el tipo de cambio pasó de $ 1.934,24 a 2.544,53 en el mismo período.

El debilitamiento observado en los tipos de cambio no ha sido de utilidad para generar una mejora en las economías vía el sector externo y para colmo implica un riesgo inflacionario por el traslado del debilitamiento de la moneda local hacia precios internos. Además, refuerza el desincentivo para los capitales extranjeros pudiendo profundizar la salida de los mismos de los países de la región, debilitando aún más los tipos de cambio.

¿Qué deben hacer los banqueros centrales latinoamericanos ante la ineficacia observada en sus políticas monetarias y los mayores riesgos de inestabilidad que las mismas generan? La ineficacia observada en el último tiempo en la política monetaria hace necesaria la existencia de un replanteamiento de las acciones de política monetaria que se están llevando adelante. Probablemente la continuidad de los recortes en la tasa de interés de referencia de los países de la región no sea la solución para evitar la continua desaceleración en el crecimiento. Quizás sea más conveniente que los banqueros centrales trabajen en otro tipo de mecanismos que faciliten la generación de crédito en las economías para apuntalar de esta manera a una demanda interna que aparece debilitada.

¿Existe riesgo de estallido inflacionario en las economías de la región producto del debilitamiento cambiario? La debilidad de la economía global y de las economías de la región, hace improbable que se produzca un fuerte efecto traslado hacia precios internos del debilitamiento cambiario. Sin embargo, los tipos de cambio excesivamente débiles implicarán un mayor nivel de inflación a futuro (especialmente en cuanto la economía global comience a recuperarse), que obligará a los Bancos Centrales a una política monetaria más estricta.

Si bien el riesgo inflacionario existe en el mediano plazo, en el corto plazo, algunas economías podrían enfrentar el riesgo de deflación. En los últimos meses, se ha registrado deflación mensual en las economías de Chile, Brasil y Perú. En México, desde la Secretaría de Economía se espera que la economía caiga en deflación. ¿Entonces el riesgo deflacionario de corto plazo hace que resulte conveniente continuar con los recortes en la tasa de interés de referencia? No necesariamente. El problema pasa por el debilitamiento tanto de la demanda externa como interna de las economías de la región. La política monetaria no se ha mostrado eficaz en recuperar a ninguna de ellas. Por lo tanto, no existe seguridad de que nuevos recortes en las tasas de interés de referencia eviten el riesgo de deflación.

Los banqueros centrales latinoamericanos ingresan nuevamente a un escenario complejo en el cual sus acciones de política no logran el impacto deseado y amenazan con producir efectos indeseados. ¿Será el momento de un profundo replanteo en las mismas?

¿Cómo saldrá la economía mexicana del círculo vicioso en el que se halla envuelta?

¿Cómo saldrá la economía mexicana del círculo vicioso en el que se halla envuelta?

Buenos Aires, Argentina

26 de febrero de 2009

La crisis estadounidense ha provocado un efecto dominó en la economía de México que no logra revertir la tendencia descendente de su actividad. Por si fueran pocos los problemas que debe enfrentar la economía mexicana, los mismos se potencian entre sí agravando la situación.

El desempleo en México continúa en aumento y ya alcanza su nivel más elevado de los últimos ocho años. La tasa de desocupación asciende ahora al 4,84% de la Población Económicamente Activa (PEA), lo que implica que 2.260.000 personas no cuentan con un trabajo formal (415.800 más que hace un año atrás).

Las perspectivas para el mercado laboral en México no son para nada positivas por la confluencia de múltiples factores. La crisis que está sufriendo la economía estadounidense junto al endurecimiento de las políticas migratorias de aquel país, están generando que gran cantidad de mexicanos retornen al país pasando a engrosar el número de desempleados. Otro fenómeno que está afectando al mercado laboral mexicano es el incremento de la población en edad laboral.

Con el mayor nivel de desempleo y el mayor riesgo de perder el trabajo para quienes lo poseen, el consumo de las familias se ha retrotraído sensiblemente, mucho más en los bienes durables. También las empresas han limitado sus proyectos de inversión.

La peor situación que enfrentan tanto las familias como las empresas ha impactado en la calidad de la cartera crediticia de las entidades bancarias. El índice de morosidad de la cartera de crédito de los bancos en México ascendió al 3,36% en el mes de enero (en diciembre de 2008 ascendía a 3,21%). El segmento de crédito de consumo experimentó un incremento en la morosidad alcanzando el 8,31% de la cartera total.

El contexto externo ha afectado el estado de las empresas mexicanas. La fuerte caída observada en las exportaciones implicó una caída brusca de los ingresos de las empresas que no pueden soportar con facilidad.

Las cuentas externas se han visto sensiblemente afectadas por la crisis. Al deterioro de la balanza comercial y la de servicios no factoriales se le sumó la caída en el volumen de remesas. En 2008, México experimentó una caída en las remesas del 3,8% en relación al volumen recibido en 2007, al totalizar US$ 25.145 millones. Las perspectivas para el presente año anticipan la continuidad de la reducción en el volumen de las mismas.

Así es que México sufrió en 2008 un incremento en el déficit externo. El déficit de cuenta corriente alcanzó al 1,4% del PBI al acumular un rojo de US$ 15.527 millones.

El dato positivo en lo que a las cuentas externas se refiere lo aporta la reducción del 11,7% en el déficit comercial del mes de enero en relación al mismo mes del 2008. La reducción en el déficit comercial responde a una caída en el volumen de comercio externo de México. Las exportaciones se redujeron en un 31,5%, mientras que las importaciones lo hicieron en un 30%.

El incremento del déficit de cuenta corriente sumado a la política monetaria expansiva, afecta al mercado cambiario provocando la depreciación de la moneda mexicana. Es así que desde el mes de agosto de 2008, el peso mexicano ha perdido un tercio de su valor. Hacia finales del mes de agosto de 2008 el dólar en México cotizaba a $ 10,28. Actualmente lo hace a $ 14,93 y en el mercado se especula con la continuidad de la depreciación cambiaria.

Ante el continuo y riesgoso debilitamiento del tipo de cambio, el Banco de México ha salido a intervenir en el mercado de divisas con el objeto de apuntalar el valor del peso mexicano. Ello le ha representado pérdidas significativas de reservas internacionales. Las reservas internacionales del Banco de México han descendido a US$ 80.933 y en lo que va del año, las mismas registraron una baja de US$ 4.508 millones.

El debilitamiento del peso mexicano no solamente ha provocado la necesidad de intervención del Banxico y la consecuente caída en el nivel de reservas internacionales. También ha incrementado el riesgo inflacionario.

Si bien la tasa de inflación minorista está registrando un descenso, no está ocurriendo lo mismo con la inflación núcleo. Mientras la inflación minorista se desaceleró al 6,25% durante la primera mitad de febrero, la tasa de inflación subyacente se aceleró alcanzando el 5,81% interanual, frente al nivel previo de 5,76%, siendo este nivel el mayor alcanzado en más de siete años (y lógicamente, por encima de la meta del Banco de México ubicada en el 3%).

Según la opinión recogida por Reuters de Luis Flores, analista del Grupo Financiero Ixe: “El tipo de cambio sigue siendo el determinante más relevante para la inflación local y, en consecuencia, para la política monetaria”.

El riesgo inflacionario conjuntamente con el debilitamiento cambiario serán factores que limitarán a la política monetaria.

Un informe del Grupo Financiero Ixe decía acerca de las expectativas sobre la evolución de la política monetaria: “Esperamos que el Banco de México siga recortando tasas hacia 6,50% para finales de 2009, pero su enfoque podría tornarse más prudente y dependiente de la volatilidad en el peso/dólar”, dijo Ixe en un reporte por separado. Actualmente la tasa de interés de referencia se encuentra en el 7,5%, luego del recorte realizado por el Banxico el pasado viernes. En el comunicado en donde se informaba de dicho recorte de tasas Banxico advertía acerca de los riesgos inflacionarios producto de la volatilidad cambiaria.

No quedan dudas de que la economía mexicana se encuentra inmersa en un círculo vicioso del cual no le será fácil salir. Probablemente el gobierno de México deberá ampliar su plan de estímulo económico para evitar que se siga profundizando el deterioro en la economía.

La recuperación de la economía cada vez está más supeditada a la capacidad de recuperación que pueda experimentar la economía estadounidense. Es por este motivo que se puede esperar que el sector productor de bienes transables será uno de los primeros sectores que logrará la recuperación cuando ésta se produzca (seguramente no antes de fin del 2009). Habrá que seguir de cerca a las empresas productoras de bienes transables para identificar aquellas con mayor potencialidad de recuperación y expansión.


AgenciaBlog