Posts etiquetados como ‘libra’

La deuda pública británica puede hundir a la libra esterlina

La deuda pública británica puede hundir a la libra esterlina

La deuda pública británica puede hundir a la libra esterlina En esta nueva era económica en donde las economías emergentes ganan protagonismo y donde las economías desarrolladas padecen los sufrimientos que acostumbran soportar aquellas subdesarrolladas, Gran Bretaña aparece como una de las economías que mayores desafíos está enfrentando.

Problemas en el sector inmobiliario, financiero y en las cuentas públicas aparecen como una carga demasiado pesada para que su economía siga siendo considerada, toda una garantía para los acreedores.

La situación de la economía británica sigue aumentando el nivel de tensiones internas que la hunden en una disyuntiva entre implementar políticas para salir de la recesión o priorizar apuntar hacia la disciplina fiscal para evitar el castigo de las calificadoras y una potencial situación de crisis.

Durante la semana pasada, la calificadora de riesgo soberano Ficht Ratings, advirtió a los mercados que el elevado nivel de deuda pública de la economía británica está poniendo en riesgo su calificación AAA (la máxima calificación). Para la calificadora, de todos los países que ostentan la calificación AAA, el Reino Unido es el que mayores esfuerzos en materia fiscal deberá hacer para sostenerla.

La advertencia fue realizada por David Riley, uno de los responsables de Fitch en el área de calificaciones soberanas, en una entrevista con Reuters Televisión. Ficht por su parte, le advertía al gobierno británico a través de un comunicado: “Nuestra perspectiva estable refleja la expectativa de que el Gobierno británico articulará un programa de mayor consolidación fiscal durante el próximo año”.

Ficht se une de este modo a Standard and Poor´s que en el mes de mayo había advertido al gobierno británico sobre la posibilidad de recortarle su calificación. De hecho, S&P puso bajo vigilancia negativa el rating de AAA.

La calificadora condiciona la continuidad de la calificación de la deuda inglesa a señales claras y contundentes para reducir el déficit fiscal. El problema aquí planteado es, considerando el contexto económico del país, si la implementación de un ajuste inmediato terminará por generando efectos negativos superiores sobre el resultado fiscal, que los beneficios perseguidos.

El elemento que hace pensar en esta posibilidad es la frágil situación de la demanda interna de la economía afectada por los problemas en el mercado laboral. Mayores impuestos combinados con recortes en los gastos, reducirán las perspectivas de recuperación de la economía y posiblemente terminen por golpear en dos sectores que se encuentran al borde de una nueva crisis como lo son el sector bancario e inmobiliario.

¿Qué debe hacer el gobierno británico, dejar que la economía se recupere por sí sola o volver a generar estímulos? “Si hubiera otro paquete de estímulo fiscal significativo en Gran Bretaña, entonces la calificación estaría en riesgo”, advertía Riley, mostrando que existe un solo camino para sostener la calificación crediticia.

Por lo pronto, las advertencias que se acumulan en torno a la deuda británica están haciendo que sus Credit Default Swaps (CDS –seguros de default de la deuda de Gran Bretaña-) comiencen a elevarse y harán cada vez más costoso el financiamiento para el gobierno de Gordon Brown.

A pesar de los anuncios realizados en abril para lograr una mayor disciplina fiscal, el déficit de las cuentas públicas sigue en alza. Steven Hawkes recordaba días atrás en un artículo en The Sun que el gobierno británico tuvo que endeudarse por 77.600 millones de libras esterlinas entre los meses de abril y setiembre del presente año, más del doble en relación al financiamiento que necesitó para el mismo período del 2008.

Para el presente año, el Fondo Monetario Internacional (FMI), ha estimado que el déficit fiscal de Inglaterra alcanzará al 11,6% de su Producto Bruto Interno (PBI), cifra que hubiese sido considerada escandalosa por el organismo internacional en caso de tratarse de una economía en desarrollo.

La libra esterlina, por su parte, aparece como una damnificada por esta situación ya que el mayor riesgo de una rebaja en la calificación crediticia de la deuda pública reducirá la demanda de activos denominados en esa moneda, presionando a una depreciación cambiaria. Ashley Seager en un artículo para The Guardian destacaba el impacto inmediato que sufriera la cotización de la libra esterlina una vez conocida la advertencia de Ficht.

Los problemas para la economía británica se encadenan y la potencial menor demanda de libras esterlinas aumentará las necesidades de una política restrictiva que redoble los esfuerzos por quitar la liquidez excedente si no quiere agregar a todos los problemas de la economía actuales, la amenaza inflacionaria o el surgimiento de nuevas burbujas especulativas.

Para colmo de males, Gran Bretaña está ingresando en 2010 en un período electoral en donde el actual partido gobernante buscará mantenerse en el poder y para ello, necesita una mejor propaganda que la actual situación recesiva de la economía. Este contexto puede actuar como un condicionante de las decisiones tanto de política económica como de política monetaria.

Ante los posibles temores sobre la posible falta de voluntad del gobierno de implementar una política fiscal restrictiva en vísperas del contexto electoral, una señal positiva, y lógica, para los ciudadanos británicos es el gran consenso político existente previo al contexto electoral en torno a la necesidad de apuntar a la disciplina fiscal.

Probablemente, las próximas semanas sean cruciales para la economía inglesa. En los primeros días de diciembre, Alistair Darling presentará mayores detalles acerca del presupuesto del año entrante y de los planes para reducir el abultado déficit fiscal.

Lo que ocurra con la calificación crediticia del Reino Unido, importa no solamente para el propio país, sino también es relevante para el resto de las economías desarrolladas, principalmente para las que ostentan una situación fiscal similar. La posible rebaja en la calificación crediticia en la economía británica puede disparar una ola de sospechas y temores entre los inversores acerca de la calificación crediticia de la deuda de economías desarrolladas como la estadounidense, lo cual puede además, hacer resurgir las turbulencias en los mercados internacionales y alterar la recuperación económica.

Una vez más, queda en evidencia la importancia que tiene el poder comprender lo que ocurre en las economías para anticipar los posibles impactos sobre nuestras decisiones de inversión. En este sentido, Latinforme ha querido brindarle, a través del Curso de Economía Básica para Inversores , una manera sencilla y comprensible para aprovechar los hechos económicos en la toma de decisiones de inversión.

Horacio Pozzo

  • Sin Comentarios
  • 1 voto

¿Peligra la libra esterlina?

¿Peligra la libra esterlina?

¿Peligra la libra esterlina?

Mientras al dólar le quedan sus últimos meses por delante como moneda líder de reserva internacional, una divisa que supo serlo también en el pasado se debate entre volver a recuperar fuerzas o mantenerse débil para favorecer a la recuperación económica.La fortaleza de la moneda nacional ha representado históricamente, todo un símbolo de poder político y económico de los países. Lo valorada que era una moneda por el resto de los gobiernos implicaba no solamente un reconocimiento para la economía del país emisor sino también importantes beneficios en términos de señiorage.

Era por dicho motivo que la libra esterlina luchó con todas sus fuerzas cuando cayó derrotada en manos del dólar estadounidense. Hoy la situación es paradójicamente diferente y tanto los EEUU (que según afirmara Obama al asumir la presidencia, buscaría mantener un dólar fuerte), como Gran Bretaña, no estarían viendo con malos ojos el mantener un tipo de cambio depreciado respecto al resto de las principales divisas con el objetivo de recuperar a sus economías.

El propio gobernador del Banco de Inglaterra (BoE), Mervyn King reconoció en setiembre que una libra más débil “ayudaría” a reequilibrar la economía británica. Probablemente también haya anticipado con su opinión, cual es su visión sobre la política monetaria del BoE para los próximos meses.

Pero el deseo lejos se encuentra de la realidad y el problema para Inglaterra pasa por el desequilibrio que observa en los componentes de su economía. ¿Qué quiero decir con esto? Según lo expone John Authers para Financial Times, Gran Bretaña sigue siendo un importante centro financiero que atrae a enlistarse a las compañías extranjeras. Esta situación se combina con el hecho que apenas el 20% de los ingresos de las empresas británicas con una capitalización de mercado superior a los US$ 200.000 millones proceden de Reino Unido, hacen que la libra esterlina sea aún una moneda de deseo, a pesar de los graves problemas en la economía inglesa.

La internacionalización de gran parte de la operatoria de las principales compañías británicas cotizantes, hace que el valor de mercado de las mismas no se vea tan afectado por lo que ocurra en la economía inglesa ya que se encuentran cubiertas de dicho riesgo y ello se ve reflejado claramente en la evolución del FTSE100 que acumula un alza del 14% en todo el año (y del 48,1% desde su mínimo de principios de marzo), a pesar que la economía inglesa ha acumulado seis trimestres consecutivos de caída por primera vez en su historia.

Para mala fortuna de los deseos de Mervyn King, unas declaraciones realizadas por Paul Fisher, director de mercados del organismo emisor impulsaron el pasado lunes la cotización de la moneda británica ante las especulaciones que apuntan que el Banco de Inglaterra podría frenar las medidas extraordinarias adoptadas en los últimos meses para combatir la crisis.

Claro que no todos opinan de la manera de Authers y no son pocos los que consideran que la libra seguirá en los próximos meses recorriendo un camino hacia su debilitamiento y ello se apoya no solamente en los problemas fiscales y de deuda que observa Gran Bretaña, sino también en la muy frágil situación de la economía.

Si bien la economía británica ha demostrado algunas señales de mejora, la Cámara de Comercio Británica, ha considerado que: “La mejoría no es lo suficientemente fuerte como para concluir sin duda que la economía ha vuelto a tasas de crecimiento positivas”.

Lee Hardman, estratega de divisas de Bank of Tokio-Mitsubishi UFJ da un claro panorama de la visión que tiene el mercado por estos momentos en torno a la moneda inglesa: “El pesimismo en torno a la libra está alcanzando unos niveles muy elevados”.

Mientras el gobierno británico no vería con malos ojos un debilitamiento de la libra esterlina, desde la Eurozona se está ante la posibilidad de por primera vez en la historia del euro, alcanzar la paridad con la divisa británica, situación no tan favorable en términos de competitividad, aunque sí en términos de demostración de poder.

¿Podrá el euro, dar el golpe y superar en valor a la libra esterlina?

Pedro Calvo, para El Economista, considera que por el momento es difícil que el euro pueda alcanzar a la libra luego de las insinuaciones realizadas desde el BoE sobre la suspensión al menos temporal, del programa de compras de deuda.

A pesar del deseo del gobierno inglés por sus efectos benéficos sobre las golpeadas cuentas externas del país, la posible debilidad de la libra esterlina en el mediano plazo deberá manejarse con cuidado para evitar efectos no deseados sobre la economía como el resurgimiento de las presiones inflacionarias.

Desde el gobierno británico algunos funcionarios descartan que la libra se siga manteniendo débil en un horizonte de mediano plazo. Tal es el caso del ministro de Comercio del Reino Unido, Mervyn Davies que señalaba esta situación de oportunidad que deben aprovechar las compañías productoras de bienes transables para vender al exterior: “Dado el nivel de la libra, claramente es una gran oportunidad para las empresas pequeñas, y para las empresas de todas las formas y dimensiones para exportar”.

Una reflexión final que creo necesaria realizar es que si en estos momentos se está debatiendo en Gran Bretaña los beneficios de poseer una moneda débil, ello es un claro reflejo de la situación de crisis por la que atraviesa la economía, una situación que no parece tener vuelta atrás. En vinculación a esto, ayer hablábamos de las presiones al alza que están teniendo las monedas emergentes, en especial las latinoamericanas (¿Seguirán subiendo las monedas latinoamericanas?)

: las economías latinoamericanas se están haciendo de un mayor espacio en el contexto mundial, en buena medida por méritos propios aunque también en parte, por el vacío que están dejando las economías que hasta el momento, han sido líderes mundiales.

El comprender el funcionamiento de los mercados de divisas y poder identificar con claridad qué fuerzas manejan los valores de las mismas es un elemento que nos permite anticipar hacia dónde deberían dirigirse las cotizaciones de las principales monedas internacionales para de este modo poder anticiparnos a estos movimientos y beneficiarnos con la capacidad de estar un paso adelante de los sucesos. Mediante el Curso de Economía Básica para Inversores, Latinforme pretende ofrecer una herramienta de suma utilidad para adentrar al inversor en los conceptos básicos de la economía y las fuerzas que la gobiernan, con el objetivo y convencimiento que a través del conocimiento del funcionamiento de las economías se pueden anticipar los movimientos de los mercados e identificar las oportunidades de inversión.

Horacio Pozzo

———————OPORTUNIDAD DE INVERSIÓN———————

Aprovechemos esta baja en Wall Street para comprar. Como ya lo hicieron los suscriptores de nuestra newsletter de inversión Valor Global, que ya recuperaron su costo al invertir en las compañías que les recomendamos. ¿Quiere saber cuáles son? Puede probar ingresando aquí para averiguarlo y comenzar a invertir en nuestras acciones recomendadas. ¡Pronto salen las de noviembre! Para suscripciones haga clic aquí o bien escríbanos a info@latinforme.com para mayores detalles.

————————————————————————–

  • Sin Comentarios
  • 1 voto

Carry Trade: las monedas más rentables para invertir

Carry Trade: las monedas más rentables para invertir

Carry Trade: las monedas más rentables para invertir Los inversores han vuelto a la carga. Como si fuera un vicio, los altos niveles de rentabilidad que han podido disfrutar durante un largo período previo a la crisis les ha dejado ese gustito que quieren volver a saborear.

No basta con retornos razonables. Tampoco se repara en las consecuencias dañinas que sobre las economías produce el comportamiento irracional que observan. Luego de hibernar un tiempo, están saliendo con los primeros rayos de la recuperación económica y cuando se dan cuenta que aquello que pisan es tierra firme, se ponen a correr nuevamente esta carrera por mayores ganancias.

En este contexto de leve recuperación, los inversores tienen como aliados involuntarios a los Bancos Centrales que en varios casos han advertido acerca del mantenimiento de los niveles mínimos de tasas de interés por al menos unos cuantos meses más.

La actividad especulativa, muy fuerte en el último tiempo, ha demostrado acabadamente que en el mundo moderno existe un amplio margen para arbitrar. El carry trade, que desapareciera prácticamente en medio de las turbulencias económicas, es la forma elegida por los inversores para volver a las abultadas ganancias. El artículo escrito por Rubén Ramallo para iProfesional sobre este tema me ha hecho reflexionar acerca de lo inevitable de las crisis.

Para los que no conocen la operatoria, el carry trade se aprovecha de la diferencia entre tasas de interés existente en los países. El objetivo es endeudarse en una “moneda dura” (que puede ser el euro, la libra esterlina, el franco suizo, el yen o el dólar), y colocar dicho dinero en una moneda que ofrezca un mayor retorno obteniendo una ganancia a partir del diferencial de tasas.

Así por ejemplo, si un inversor se endeuda en yenes, dado que la economía japonesa tiene sus tasas de interés en zona neutral (la tasa de interés de referencia del Banco de Japón se encuentra en 0,1% y los problemas de la economía nipona hacen prever que seguirá estando así por un buen tiempo), y coloca todo su dinero en la economía brasileña, en donde el nivel de tasa de interés de referencia del Banco Central de Brasil se encuentra en el 9,25%, alcanzará un margen de ganancia más que interesante. Y es mucho más interesante si se considera el nivel de apalancamiento típico de estas operaciones (esto es, el nivel de endeudamiento sobre el capital propio que interviene en la operatoria), el retorno de la inversión se ve multiplicado.

Esta situación está afectando en la actualidad principalmente a la economía brasileña, la cual, dada su política monetaria de metas de inflación, encuentra ciertas limitaciones para actuar. Y aquí hay otro elemento a favor de los especuladores: el flujo de capitales que ingresan a Brasil presionan a la apreciación cambiaria aumentando de este modo la rentabilidad de la inversión en su moneda original. De este modo, el riesgo devaluatorio de la moneda en la que se invierte, el cual representa una amenaza contra el margen de rentabilidad, se ubica en niveles mínimos.

También Chile está sufriendo la acción de los especuladores que utilizan al peso chileno como moneda de fondeo. Gonzalo Jara, gerente de making market de Santander Chile, en iProfesional: “Tenemos un fenómeno de carry trade que juega a favor del dólar. Los grandes hedge funds usan al peso chileno como moneda de fondeo, porque el financiamiento para comprar moneda estadounidense resulta ser el más barato de América Latina”.

Algo paradójico que encontré para la Argentina es que se encuentra resguardada de la amenaza del carry trade gracias a la inestabilidad e impredecibilidad de su economía. Sí, resulta extraño, pero debo decir que hacer las cosas tan mal, tiene también sus beneficios. Los especuladores se mantienen alejados de Argentina ya que a pesar de sus elevadas tasas de interés, la inestabilidad cambiaria, entre otras cuestiones, implica un riesgo elevado que no están dispuestos a asumir.

La actividad especulativa ha afectado el valor del real brasileño y el peso chileno. A principios de año, el dólar en Brasil cotizaba a R$ 2,313 y en Chile a $ 638,16. Actualmente, la divisa estadounidense lo hace a R$ 1,839 en Brasil y a $ 547,35 en Chile. El carry trade está golpeando de lleno en la competitividad de estas economías, afectando principalmente a la economía chilena cuyas exportaciones representan alrededor del 32% de su PBI.

La política monetaria de metas de inflación encuentra limitaciones ante este tipo de operatoria ya que no puede intervenir en la magnitud que la situación requiere para sostener el tipo de cambio.

Para peor, esta operatoria que se está viendo tanto con estas monedas latinoamericanas como también con el dólar australiano o el rand sudafricano también se replica en los commodities cuyas cotizaciones se han recuperado fuerte en lo que va del año (probablemente más de la cuenta) amenazando la dinámica de esta operatoria con generar una nueva burbuja especulativa.

¿Y qué se puede decir acerca de los reguladores? Los reguladores no se han dado aún por enterados de lo riesgoso de esta situación. Si bien hace ya un par de décadas que se lleva adelante esta operatoria, el riesgo que está implicando la generalización de la misma tiene altas probabilidades de transformarla en una nueva causa de crisis cuando aún no hemos salido de los problemas originados por la subprime.

Me llama bastante la atención que ni los banqueros centrales ni los responsables de política económica de los principales países planteen algún recurso de acción para frenar el resurgimiento de esta operatoria tan peligrosa para las economías. Ciertamente entiendo que los beneficios de cortísimo plazo que el carry trade puede generar para acelerar la recuperación de la economía global está pagando el silencio de los hacedores de política de las principales economías.

Seguramente si esto deriva en una nueva crisis, nos encontraremos con una larga fila de responsables de los gobiernos y de organismos internacionales que con gran autoridad se animarán a identificar con precisión el problema que dio origen a la crisis y las soluciones regulatorias necesarias para que no se vuelva a producir. Ya para esa altura, los especuladores encontrarán otra alternativa de inversión de alto riesgo para la estabilidad de las economías y la utilizarán frente a las propias narices de los reguladores que optarán por mirar hacia otro lado.

Horacio Pozzo

——————– VALOR GLOBAL +17% EN 45 DÍAS —————

Los suscriptores de nuestra nueva newsletter de inversión, Valor Global , no sólo recuperaron el costo de la suscripción, sino que van ganando un 17% en sus carteras al invertir en las compañías que les recomendamos . ¿Quiere saber cuáles son? Puede probar ingresando aquí para averiguarlo y comenzar a invertir en las nuevas recomendadas de agosto. Me pueden escribir a paola@latinforme.com o a info@latinforme.com para mayores detalles.

  • Sin Comentarios
  • 1 voto

Bernanke jugó para el mercado

Bernanke jugó para el mercado
13 Agosto 2009 No había lugar para la sorpresa. El 100% de los analistas consultados por Reuters habían anticipado que la Reserva Federal de los EEUU (Fed), mantendría su tasa de interés de referencia inalterada. Y la Fed cumplió en dejarla en el rango de 0% a 0,25%.
La decisión sobre la tasa no importaba demasiado al mercado que ya había anticipado la decisión. Sí resultaba relevante la decisión de la Fed sobre la continuidad de las compras de bonos del Tesoro estadounidense, las que se mantendrán hasta fines de octubre.

¿Terminó la recesión en la economía estadounidense? Creo que la respuesta más adecuada sería “aún no”. La Fed ve que la economía ha comenzado a estabilizarse. Dejó de caer, es cierto, pero no le resultará sencillo levantarse del “piso”. Es por este motivo que ni se menciona la posibilidad de dar comienzo al ciclo ascendente de tasas.

Para los analistas de Commerzbank, el mercado no espera ninguna acción de la Fed sobre las tasas para este año: “El mercado actualmente descuenta una posibilidad de 50% de que la primer alza de tasas tendrá lugar hacia el 10 de enero y cualquier comentario de la Fed apuntando hacia una fecha posterior será negativo para el dólar en el corto plazo”.

Por otra parte, creo que el anuncio de la finalización del programa de compras de bonos del Tesoro hacia finales de octubre estuvo presionado por el mercado. Es por ello que ya se anticipó algo que se producirá en casi tres meses más. La entidad comandada por Bernanke sabía que si no anunciaba el fin de dicho programa, el mercado sospecharía que la salud de la economía no se estaba recuperando de la manera en que el gobierno estadounidense afirmaba.

Lejos de ruborizarse, los integrantes del Comité de Política Monetaria del Banco de Inglaterra (BoE), mantuvieron inalterada la tasa de interés de referencia en la semana pasada y fueron por más. La decisión de ampliar su programa monetario de emisión de dinero en 50.000 millones de libras (unos US$ 84.000 millones) a 175.000 millones de libras, resultó una sorpresa total y un golpe al estómago para la moneda británica. Esta decisión hace sospechar al mercado sobre la verdadera situación de la economía británica.

A pesar que el gobernador del BoE, Mervin King, asegura que la economía británica ha comenzado a evidenciar signos de recuperación, también es cierto que demandará bastante tiempo (más de lo que muchos desean), para que la economía vuelva a la normalidad, situación que también reconoce King. No se puede olvidar que la crisis fue una bomba puesta en el corazón del sistema financiero y el mercado inmobiliario británico, por lo que su reconstrucción no resultará simple.

La profundidad del impacto de la crisis en la economía británica queda en claro con el reciente anuncio del Banco de Inglaterra (BoE), que espera una caída del Producto Bruto Interno (PBI), del 5,5% para el presente año. Los británicos sufren esta situación que se refleja en un 7,8% de desocupación, el nivel más alto para la economía británica desde 1996.

Mervin King lo dejó en claro y el mercado lo sabe. También lo sabe Vicky Redwood, economista de Capital Economics, que decía lo siguiente sobre el reporte de inflación del Banco de Inglaterra: “El reporte de inflación de agosto del Banco de Inglaterra da una señal clara de que las políticas no serían ajustadas pronto y claramente no descarta la posibilidad de una futura expansión de la flexibilización cuantitativa”.

A pesar de las señales positivas de estabilización de la economía británica, aún le falta demasiado, mucho más que a la economía estadounidense, para recuperar la normalidad. Incluso debe pelear contra un fantasma que anda dando vuelta y que obliga al BoE a mantener una alta liquidez en el mercado monetario. Es así que las fuertes inyecciones de liquidez además de estimular a la economía buscaban evitar la tan temida y dañina deflación de precios.

Con la decisión de ayer de la Fed, las perspectivas del dólar para lo que queda del 2009, son hacia la baja. Pero este debilitamiento de la moneda estadounidense se producirá en su relación frente al euro y existen varios motivos para que ello ocurra.

Un motivo que explica buena parte del debilitamiento del dólar frente al euro en los últimos meses es el retorno del apetito por el riesgo de los inversores. El mantenimiento de la tasa de la Fed en sus mínimos, y la señal concreta de desactivar la política de compra de títulos, que estaría indicando que efectivamente la economía estadounidense está mejor, mejoran el optimismo de los inversores que ven despejar lentamente el horizonte de posibles nubarrones.

Por otra parte, a medida que el mercado estime menos probable que la Fed no incremente la tasa de interés hacia el mes de enero, ello afectará negativamente la cotización del dólar.

La debilidad del dólar en los próximos meses, no será aprovechada por la libra esterlina ya que la economía inglesa tiene aún demasiados problemas como para lograr que los inversores tengan un gran apetito por la moneda británica. Las señales del BoE a pesar del intento de King por mostrarse optimista, han dejado muy preocupado al mercado.

La moneda de la eurozona aparece en este contexto como la divisa que aprovechará los primeros momentos de la recuperación de la economía global y seguirá fortaleciéndose. La preocupación permanente del Banco Central Europeo (BCE), por la inflación, mantiene al mercado expectante por la decisión de la entidad de dar inicio al ciclo ascendente de tasas. Probablemente el BCE deba manejar las expectativas y no provocar un fortalecimiento en exceso del euro que sea perjudicial para la recuperación de la economía de la eurozona. ¿Podrá hacerlo o los temores inflacionarios lo traicionarán?

Horacio Pozzo

ANUNCIO IMPORTANTE

¿Cómo lo está afectando la crisis financiera? Nuestros suscriptores de Valor Global sólo en el día de ayer ganaron un 10% invertidos en una importante empresa minorista de EEUU, y ya llevan ganado un 15% desde que les enviamos la recomendación la semana pasada. ¿Cuánto sale esta newsletter de inversión que ya generó un 13% de dinero extra en el bolsillo de nuestros suscriptores en apenas un mes y medio? US$ 150 anuales, costo que ya fue ampliamente recuperado por los suscriptores que siguieron nuestars recomendaciones en Valor Global. Usted también puede formar parte de los que seguirán ganando en Wall Street con nuestra newsletter de inversiones Valor Global.

  • Sin Comentarios
  • 1 voto

AgenciaBlog