Posts etiquetados como ‘jesse livermore’

¿Están ya las acciones lo suficientemente baratas como para comprar?

¿Están ya las acciones lo suficientemente baratas como para comprar?



Buenos Aires, Argentina

9 de marzo de 2008

Basta mirar los índices de las bolsas de Estados Unidos para darnos cuenta de que desde hace un mes se encuentran en plena aceleración bajista.

El S&P 500 bajó un 7% en la semana que pasó, un 24% en el año y un 56% desde su máximo histórico en octubre de 2008, el Dow Jones Industrials perdió un 6%, un 24% y un 53% respectivamente, y el Nasdaq Composite perdió un 6%, un 18% y un 55% respectivamente (su máximo histórico fue el 10 de marzo de 2000, el tope de la burbuja dot com).

“Las acciones están comenzando a verse baratas”, señala David Leonhardt del New York Times.

¿Es tan así? ¿Tenemos que largarnos a comprar luego de tantos llamados fallidos en que más de un inversor se volvió a enterrar?

Actualmente los price-earnings ratio (P/E, ratio precio-ganancia, es decir el precio actual de la acción dividido por los dividendos anuales, lo que da los años en que la inversión inicial a través del pago de dividendos se recupera; una medida estándar de valoración de un índice o compañía) de largo plazo (el ratio de 10 años de ganancias corporativas) del índice S&P 500 han bajado a 12. Siendo que el promedio histórico es de 16, el mercado en cuanto a ganancias de empresas parece estar entonces depreciado en un 33%.

El autor del libro “Exhuberancia Irracional”, Robert Shiller, señala que las veces que el PE ratio ha estado entre 12 y 13, las acciones han duplicado su valor en la siguiente década, en promedio.

Cuando el ratio ha estado entre 15 y 20, las acciones han subido un 50% en la siguiente década. Y cuando el ratio ha estado por encima de 25, las acciones no han subido demasiado.

El PE del S&P 500 está en 12… ¿lograremos duplicar nuestro capital invirtiendo hoy en acciones del índice?

El mercado puede seguir cayendo y llegar a P/E aún más bajos que los actuales. En depresiones bursátiles anteriores, como en el ‘30 y ‘80 los P/E llegaron incluso a 6. Para llegar a ese nivel, el S&P 500 debiera estar en los 400 puntos y el DJIA en 4.000, un 40% por debajo de los valores actuales.

Alarmante, pero no imposible en el contexto actual.

¿Es entonces momento de largarse a comprar?

No parece serlo. Las malas noticias siguen llegando, pero sin embargo, ése no es el problema por el que el mercado no logra despegarse de los mínimos y sigue buscándolos. Hay un profundo sentimiento de bear market (bajista), en que los planes de salvataje a la economía no parecen entusiasmar, ni el dinero parece alcanzar.

En un mercado bajista como el actual, no importa qué tipo de noticias se anuncien, tanto buenas como malas harán colapsar al mercado bursátil. Cuando el mercado logra encontrar un piso y empieza a formar una tendencia de suba, las buenas noticias se capitalizarán haciendo subir al mercado, y las malas pasarán prácticamente inadvertidas, o bien no impactarán en la medida en que los inversores esperan.

Es que durante épocas de pánico inversor, el sentimiento psicológico es tan fuerte que logra derribar cualquier buen dato económico o de alza en las ganancias de las empresas, y así el público se desprende de activos, subestimando las potenciales buenas noticias para la economía. Pero cuando este sentimiento logra vencerse, dando lugar a mayor optimismo y perspectivas más favorables acerca del futuro en la mente inversora, por más negativismo imperante en los datos económicos, éstos no lograrán contagiar al mercado.

Y ése justamente ése es el momento que el mundo inversor está esperando.

Habrá que estar atentos no a las noticias económicas, sino a cómo el mercado las recibe.

Las ganancias corporativas del S&P 500 pueden llegar a caer un 35% en el primer trimestre y un 15% en todo el 2009, según estimaciones de analistas recogidas por Bloomberg. Los gráficos de los índices de Estados Unidos apuntan todos hacia una aceleración bajista para las próximas semanas, y como señalamos, los fundamentals de mercado no son nada entusiastas.

Quien pretenda comprar en estas instancias de mercado, deberá tener en claro que éste no está formando por el momento ninguna figura alcista -del punto de vista del análisis técnico- para absolutamente ningún plazo por el momento, pero aquél que busque el largo plazo deberá de saber aguantar el chubasco que viene y de ningún modo desarmar posiciones compradas, aún sabiendo que se pondrá más feo antes que mejor.

Muchos iniciados en mercados suelen preguntarme qué hacer cuando en medio de una baja como la actual han quedado comprados y se desesperan con cada nueva baja diaria. Lo primero que pregunto es: “¿Cuál fue el plazo para el cual definiste tu inversión?”. Si contestan el corto, les aconsejo que para la próxima se planteen un límite de pérdidas y las respeten, y si es el largo, pues que respeten plazo que pautaron antes de realizar la inversión y ¡queden invertidos! Muchos inversores suelen mirar las fluctuaciones del día a día y ven sus portafolios perder valor precipitadamente. Si el planteo de la operatoria había sido mantener a largo plazo, pues no es conveniente mirar el intradiario porque los errores por causa del pánico pueden ser definitorios en cualquier cartera.

“There’s a time to go long, a time to go short and a time to go fishing” (Hay un momento para comprar, un momento para vender y un momento para irse a pescar), decía Jesse Livermore, uno de los grandes traders de la historia mundial… si yo no fuera vegetariana, me iría a buscar la caña.


AgenciaBlog