Posts etiquetados como ‘jbs’

Por qué apuesto por las acciones brasileras

Por qué apuesto por las acciones brasileras

Por qué apuesto por las acciones brasileras ¿Estará en lo correcto Goldman Sachs (NYSE:GS)? Hace ya un buen tiempo que en las charlas con mis amigos no me consultan acerca de la conveniencia o no de comprar dólares o euros. La estabilidad cambiaria existente en Argentina al menos durante el último tiempo, les ha quitado el apetito por explorar nuevas experiencias de inversión. Pero imagino y creo que esta calma aparente no debería durar demasiado y pronto podríamos volver a ver al dólar fortaleciéndose frente al peso argentino (aunque las fuerzas del mercado marquen en estos momentos otra dirección).

Probablemente, si considerara que el diagnóstico de Goldman Sachs es el correcto, debería recomendarles a mis amigos que apuesten a las monedas emergentes, aunque no estoy muy seguro de que se animen a ello. ¿Se animaría ud a invertir en reales? Probablemente sí, luego de la gran demostración de los últimos tiempos de la fortaleza de la economía brasileña. ¿Y en el peso mexicano o en la rupia indonesa y el rublo ruso? Imagino que ya ha comenzado a titubear.

El problema de muchos de los inversores que se animan a invertir en monedas de economías emergentes lo hacen luego que la tendencia comienza a revertirse, luego que la apreciación cambiaria se ha hecho demasiado fuerte. Es que el temor hace que no se decida a invertir hasta que la ira por las grandes ganancias perdidas luego del rally de dichas monedas, lo hagan decidir a participar justo en la cresta de la ola y cuando la misma comienza a perder fuerzas.

Pero en este caso, no parece que estas monedas se encuentren en sus niveles máximos en términos de las principales divisas globales. Es por este motivo que para Goldman Sachs, esas divisas emergentes tienen el potencial de aumentar su valor tanto frente al dólar como al euro en cuanto los Bancos Centrales reviertan su política monetaria laxa e inicien el ciclo ascendente de tasas.

Entiendo y encuentro razonable que apostar por el fortalecimiento de la rupia indonesa o el rand sudafricano e incluso, el rublo ruso dado el alto desconocimiento de sus economías, es una apuesta verdaderamente arriesgada incluso aunque se los recomiende un operador de vasta experiencia en el mercado. Es por este motivo que me voy a referir a las dos monedas conocidas a nivel regional considerando la siguiente frase que muchos ya conocerán: “Mejor malo conocido que bueno por conocer”.

Si nos concentramos en el peso mexicano y en el real brasileño y analizamos la salud de sus economías, parece claramente más probable que el Banco Central de Brasil inicie con mucha más antelación el ciclo ascendente de tasas en relación a las perspectivas del Banco de México.

Probablemente la relación cambiaria entre el dólar, el yen y el euro, se encuentren en un nivel que se puede considerar de equilibrio. Ello en un contexto en el que no se espera durante al menos lo que queda del año, cambios en la política monetaria ni una vigorosa recuperación de sus economías, hace pensar que dichas relaciones cambiarias se mantendrán con estrechos rangos de variación. Esto permite evaluar la evolución de las monedas emergentes frente a las principales divisas internacionales con la simple evaluación de una de ellas.

Es así que si uno presta atención a la cotización actual del peso mexicano frente al dólar encontrará que se ubica en los $ 13,5 por unidad de la moneda estadounidense, bastante alejada de su máximo de $ 9,87 de principios de agosto de 2008. La debilidad de la economía que no parece revertirse por unos cuantos meses, obliga al gobierno de Felipe Calderón a ensayar un ajuste fiscal para evitar comprometer aún más la situación de las cuentas públicas, hace difícil imaginar una apreciación cambiaria significativa que tenga lugar en un corto e incluso mediano plazo.

En cambio, en el caso del real brasileño, la sorprendente recuperación de la economía brasileña hace pensar que no se estaría demasiado lejos de observar el inicio del ciclo ascendente de tasas de interés las cuales se ubican actualmente en su mínimo histórico. El dólar en Brasil se ubica por estos momentos alrededor de los R$ 1,79, lejos de los R$ 1,556 de principios de agosto de 2008, nivel que no es del agrado de las autoridades del Banco Central de Brasil, que están decididas a intervenir en el mercado cambiario para frenar las presiones sobre su moneda, siempre y cuando las presiones inflacionarias se mantengan contenidas y el mercado siga confiando en el compromiso de la autoridad monetaria para con la estabilidad de precios.

Las presiones inflacionarias en una economía brasileña que viene recuperando con fuerza no solamente su crecimiento económico sino también su nivel de empleo, no deberían tardar demasiado en salir a la luz.

Pero a pesar del efecto que las expectativas inflacionarias puedan tener sobre las expectativas cambiarias, probablemente el real brasileño no se aprecie todo lo esperado por intervención de las autoridades de Brasil. Sin embargo, seguramente el influjo de capitales que seguirá recibiendo su economía ante el atractivo que sus muy buenas perspectivas de crecimiento generan, impactarán en el mercado accionario y especialmente en sus cotizantes con mayores potencialidades de crecimiento.

Las compañías brasileñas verán aumentado su valor en dólares tanto por lo que se pueda apreciar el real como por la mayor demanda de sus acciones. En estos momentos los inversores miran hacia las compañías brasileñas con un alto potencial de crecimiento. Pienso entonces en las acciones de las entidades bancarias como las del Itaú Unibanco (BVSP:ITUB3; NYSE:ITUB), o en nuestra archiconocida JBS (BVSP:JBSS3), del rubro alimenticio.

Más allá de si Goldman Sachs está en lo cierto o no (para los que se quieran animar, la recomendación es tomar posiciones largas de una canasta que contenga a estas monedas frente al euro, el dólar y el yen), las conclusiones nos llevan nuevamente a fijar la vista en la economía brasileña y su mercado accionario el cual tiene un gran potencial para crecer y muchas posibilidades de seguir haciéndolo en los próximos meses.

Y mientras intentamos indagar qué compañías de Brasil pueden darnos una buena oportunidad de ganar unos dólares extras, Paola ya les ha permitido ganar a los suscriptores de Valor Global, un 35% más de lo invertido en apenas tres meses, al aconsejarles una compañía brasileña de gran suceso en los últimos tiempos y una de las mayores compañías a nivel global, que cuenta con mejores perspectivas a futuro que la hacen seguir destinando miles de millones de dólares en nuevos proyectos de inversión. Si le interesa conocer sobre ésta compañía y otras alternativas de inversión que rinden un 60%, haga click aquí.

Nos encontraremos nuevamente mañana,

Horacio Pozzo

———————OPORTUNIDAD DE INVERSIÓN———————

Aprovechemos esta crisis para comprar. Como ya lo hicieron los suscriptores de nuestra newsletter de inversión Valor Global, que ya recuperaron su costo al invertir en las compañías que les recomendamos. ¿Quiere saber cuáles son? Puede probar ingresando aquí para averiguarlo y comenzar a invertir en nuestras acciones recomendadas que llevan un 60% de suba. ¡Pronto salen las de octubre! Me pueden escribir a paola@latinforme.com o a info@latinforme.com para mayores detalles.

————————————————————————–

La oportunidad de inversión se llama JBS

La oportunidad de inversión se llama JBS (BVSP:JBSS3)

La oportunidad de inversión se llama JBS (BVSP:JBSS3)

A comienzos de la década del 90´ Brasil importaba carne desde la Argentina. Hoy la historia es totalmente diferente y en poco tiempo Argentina estará importando carne brasileña. ¿Cómo es que se llegó a esta situación?

Brasil sigue de fiesta. Su economía se ha recuperado y de una manera excepcional con una generación de empleo récord histórico de 242.126 puestos de trabajo formales. En lo que va del año, la economía de Brasil ha generado 680.034 puestos de trabajo formales. Ello se traduce en una mejora para el consumo doméstico al mejorar no solamente el poder adquisitivo de la población sino también las perspectivas. Los inversores siguen retornando al país para aprovechar oportunidades y las empresas se preparan para una estrategia de expansión internacional.

No son pocas las compañías brasileñas con ambiciosos proyectos de expansión internacional. La fortaleza y estabilidad de la economía de Brasil representa un muy buen trampolín para lanzarse de cabeza a la conquista de los mercados globales. En este escenario, varias empresas alimenticias siguen con su expansión ante la tendencia de mejora en el poder adquisitivo del mundo emergente que posibilitará a la población cambiar sus hábitos de consumo.

Desde principios de 2008 les venía hablando tanto de Marfrig (BVSP:MRFG3) como de JBS (BVSP:JBSS3), compañías brasileñas del sector cárnico que estaban realizando un atractivo (y con muy buenas perspectivas) proyecto de internacionalización y que han continuado a pesar de los inconvenientes provocados por el impacto de la crisis financiera internacional.

Marfrig se consolidó como procesador avícola al adquirir hace unos días a su rival doméstico Seara (uno de los grandes exportadores de pollo en Brasil), por US$ 900 millones. La política ambiciosa de Marfrig queda en evidencia con el siguiente dato: La compañía ha realizado 37 adquisiciones en los últimos tres años.

En el caso de JBS, el mayor procesador de carnes bovinas de Brasil y también del mundo (y además, dueño de seis plantas en la Argentina, entre ellas, las de Swift), acordó fusionarse con su rival y compatriota Bertin, el tercer grupo cárnico de su país, mediante un intercambio de acciones. JBS anunció además la adquisición del paquete mayoritario (64%) de la quebrada Pilgrim’s Pride(OTC:PGPDQ), una de las mayores procesadoras de pollo de Estados Unidos, valorada en US$ 2.800 millones.

Pilgrims´s Pride tiene entre sus principales clientes a supermercados como Wal-Mart (NYSE:WMT), Costco (NASDAQ:COST), Soriana y Chedraui; así como Operadora VIPS, SIGMA Alimentos Centro, Cafeterías Toks y Restaurantes California.

La compra por parte de JBS de la compañía estadounidense ha generado el temor entre los productores mexicanos. Jaime Crivieli, presidente de la Unión Nacional de Avicultores de México no pudo ocultar la preocupación del avance de JBS en el mercado avícola internacional. Crivieli decía lo siguiente sobre la incapacidad de México de competir con Brasil en avicultura: “Sobretodo porque no hay apoyo al financiamiento que permita impulsar al sector, lo que ha ocasionado el cierre de medianas empresas que estaban integradas a grandes compañías como Bachoco”. El avance de JBS amenaza al futuro del sector en México, país donde probablemente también fije su objetivo la brasileña.

De la fusión acordada con Bertin según un comunicado que las compañías enviaron a la Bolsa de Valores de San Pablo surgirá Nova Holding, y pasarán a ser el accionista controlante tanto de JBS (principal accionista con el 60% del nuevo holding) como de Bertin (que se queda con el resto). La nueva compañía tendrá 81 plantas frigoríficas vacunas en el mundo, con buena dispersión geográfica: a las 25 que JBS tiene en Brasil, la 16 en Estados Unidos, 10 en Australia, 8 en Italia y 6 en la Argentina, se agregarán las 14 de Bertin en su país (con lo que totalizará 39), más una en Uruguay y otra en Paraguay. Y la capacidad de faena bovina pasará de 73.900 cabezas diarias a casi 88.000. Esto es, ni más ni menos que un tercio más de la faena total de la Argentina.

El tamaño de este gigante que emerge impresiona. Según indica el sitio del diario brasileño Valor Economico, sólo considerando las operaciones de agroalimentos, con las nuevas compañías (Bertin y Pilgrim’s Pride) la facturación de JBS en 2008 habría sido de US$ 28.725 millones de dólares. Con esto se transformaría en la tercera compañía más grande de Brasil detrás de Petrobras (BVSP:PETR3; NYSE:PBR) y Vale (NYSE:VALE).

Otra manera de mensurar el tamaño de esta nueva compañía es compararlo con el dato de los ingresos de divisas generados por las exportaciones del complejo sojero argentino (poroto, harina, pellets y aceite de soja) en 2008, que fueron de US$ 12.333 millones, menos de la mitad de la facturación de la nueva JBS.

Si bien Bertin es una de las principales compañías cárnicas brasileñas con una capacidad de faena del orden de 14.000 cabezas diarias, además posee compañías dedicadas a la elaboración de biocombustibles, mejoramiento genético, indumentaria, infraestructura, energía eléctrica y hotelería. De este modo, con la fusión, JBS logra además una diversificación de sus actividades que la ayuda a diversificar riesgos y aprovechar economías de alcance, siendo esto beneficioso para el valor de la compañía.

Las acciones tanto de JBS como de Marfrig, si bien han observado una tendencia ascendente en el último tiempo, se encuentran lejos de sus máximos. Pero lo mejor, es que la estrategia de expansión de ambas compañías seguramente las hará superar con creces las máximas cotizaciones. Estas compañías sin dudas tienen muy buenas perspectivas para quienes tienen paciencia y apuestan al mediano plazo.

Horacio Pozzo


AgenciaBlog