Posts etiquetados como ‘inmobiliario’

Crece la economía de EEUU pero la recesión no ha terminado

Crece la economía de EEUU pero la recesión no ha terminado

Crece la economía de EEUU pero la recesión no ha terminado “Nos queda un largo camino que recorrer para la plena recuperación económica”, dijo Barack Obama, presidente de EEUU luego de conocerse el dato de crecimiento de la economía.

Por primera vez desde el 2008, la economía estadounidense volvió a crecer. En el tercer trimestre la economía creció a una tasa de 3,5%, el ritmo más fuerte desde igual período de 2007. ¿Los factores que explican dicha recuperación? La mejora en el nivel del gasto del consumidor y la inversión para la construcción de casas. Si bien aún no lo ha confirmado así la Oficina Nacional de Investigaciones Económicas, de este modo, para los términos técnicos, la economía de los EEUU deja atrás la recesión económica ¿Y con ella deja sus problemas?

Si uno se concentra únicamente en el dato de crecimiento, no se puede negar que es positivo, e incluso ha superado los pronósticos ya que el mercado esperaba una recuperación de la economía estadounidense un poco más débil. Un crecimiento de entre el 3,2% y 3,3% era el apuntado por el mercado. Pero para darle vuelo a nuestra esperanza de estar frente al comienzo de la recuperación de la economía americana, hay que ir al detalle y analizar qué hay detrás de su recuperación.

A pesar del entusiasmo del presidente estadounidense, muchos analistas mantienen sus reservas sobre la fuerza de la recuperación. Para Marc Jourdier de AFP: “EEUU sale técnicamente de la recesión, sin despejar las dudas sobre su economía”, teniendo en cuenta las múltiples dudas que el mercado está mostrando sobre la consolidación de la recuperación.

En la visión de John Authers del Financial Times: “La economía crece pero las penas permanecen”. Catherine Rampell en New York Times reflejaba en un artículo la visión de los economistas que apuntaban a la finalización de los programas de estímulo para el sector automotriz e inmobiliario que se sumarán a los problemas laborales para hacer pensar que la recuperación puede durar.

Volviendo al análisis de la recuperación del crecimiento estadounidense, se ha puesto en evidencia que las familias siguen siendo el sostén de la economía y a pesar del golpe que les significó la crisis, que les ha hecho perder una parte significativa de sus riquezas (lo cual condiciona el consumo futuro), siguen demostrando su capacidad para impulsar el crecimiento económico. Pero a pesar de la recuperación del consumo en el tercer trimestre del año, desde el mercado ya se anticipa una recaída del mismo producto por la baja de la confianza de los hogares ante el aumento del desempleo.

Si las familias tienen problemas laborales, entonces no podemos ilusionarnos con la continuidad de la recuperación del consumo familiar. Por eso nos interesará responder esta pregunta: ¿Qué ocurre con el desempleo en los EEUU? Christina Romer, presidenta del consejo de asesores económicos de la Casa Blanca recordaba que: “La reversión de los cruciales indicadores de los mercados laborales, tales como la tasa de desempleo, normalmente se produce luego de la reanudación del crecimiento”. Por estos momentos, la tasa de desempleo alcanza al 9,8% de la Población Económicamente Activa (PEA) y es la tasa más alta desde 1983. Lo más probable es que para lo que reste del año, el desempleo en lugar de descender, alcance los dos dígitos, y dependiendo cómo afecte esta situación a las expectativas de las familias es que torcerá la dinámica del consumo o permitirá que mantenga la expansión iniciada.

El secretario del Tesoro estadounidense, Timothy Geithner mostró su moderación sobre la evolución de la economía por los problemas que aún enfrentan las familias: “El desempleo se mantiene inaceptablemente alto para cada persona desempleada, para cada familia que enfrenta un embargo, para cada pequeña empresa que no logra un crédito, la recesión se mantiene viva y aguda”.

¿Por qué puede seguir en alza el desempleo? Las empresas aún no están dispuestas a contratar más trabajadores y la tasa de crecimiento del empleo no alcanza a compensar el aumento de los individuos que pretenden ingresar al mercado laboral. Es que las empresas no contratarán más trabajadores hasta que la recuperación sea lo suficientemente sólida como para justificar tal decisión. Y si esperamos fortaleza en la recuperación de la economía, desde la Reserva Federal no vienen buenas noticias, ya que la entidad responsable de la política monetaria en los EEUU estimó recientemente que el crecimiento no será tan fuerte como para hacer bajar el desempleo en 2010.

Dijimos que el sector inmobiliario ha aportado positivamente a este 3,5% del PBI, pero ¿Podemos pensar en que seguirá sumando al crecimiento económico en los próximos meses? El sector inmobiliario ha recuperado actividad pero en una parte, gracias al estímulo temporal del gobierno estadounidense. La caída inesperada del 3,6% en las ventas de viviendas nuevas del mes de setiembre, muestra la frágil situación del sector. Encima el sector financiero no está realizando su aporte para generar demanda, una demanda que lejos está de estimularse por los problemas de fragilidad laboral antes mencionados y de incertidumbre en el contexto económico.

Hablando del sistema financiero, debemos prestar atención a lo que pueda ocurrir en los próximos meses más allá de los avances regulatorios. El sistema financiero estadounidense aún puede depararnos alguna sorpresa. En el año las quiebras bancarias se cuentan hasta el momento en 106, pero no será este el número total de entidades bancarias que hayan dejado de existir en este 2009.

Si consideramos el crecimiento observado en el PBI del país del norte en función de los intereses latinoamericanos, no existe demasiado margen para el entusiasmo. Es que la fragilidad de dicha recuperación y los riesgos de reversión que aún persisten, no hacen esperar un efecto benéfico sobre las economías latinoamericanas, y en especial para México, de significación.

Para colmo de males, la apreciación cambiaria de las monedas latinoamericanas ha deteriorado su competitividad relativa respecto a la economía americana, lo cual disminuye aún más las expectativas de crecimiento en la región a partir del sector externo.

Creo que aún es prematuro descorchar y celebrar el fin de la crisis tanto para Latinoamérica pero principalmente para los EEUU. La crisis por sus características no acabará tan fácilmente y el tiempo conjuntamente con decisiones prudentes, es el que determinará la consolidación de la recuperación. Sólo queda esperar ya que no hay más margen para nuevos planes de estímulo económico cuyo principal efecto podría ser el aumento del riesgo de una nueva crisis, aunque esta vez, desde las cuentas fiscales.

Horacio Pozzo

Horacio Pozzo es Magister en Economía por la Universidad de La Plata, Argentina y editor del Curso Economía Básica para Inversores, para aprender a invertir en función de la economía.

El nuevo pronóstico de Roubini

El nuevo pronóstico de Roubini

El nuevo pronóstico de Roubini
El economista de la Universidad de Nueva York, Nouriel Roubini, quien fuera uno de los pocos en anticipar la crisis subprime es conocido como el Dr. Catástrofe. Por eso, cada vez que está por emitir una opinión, los mercados tiemblan ante sus terribles profecías. Lo ha vuelto a hacer y le ha apuntado otra vez al mercado inmobiliario estadounidense.

Roubini prefiere que lo llamen Dr. Realista. Y en su realismo, el economista prefiere mirar aquello que el mercado se niega a hacer. Al mercado ciertamente no le resulta conveniente ser precavido. La euforia está generando importantes beneficios a los inversores que luego de la crisis que les ha hecho perder miles de millones de dólares, no quieren bajo ningún punto de vista, que se acabe este “veranito financiero”.

El mercado dio su veredicto y apuesta por una irreal recuperación económica en forma de V. “Los mercados están descontando en la actualidad una recuperación en forma de ‘V’ y tienen que empezar a descontar una recuperación en forma de ‘U’, así que podría observarse una corrección en el cuarto o primer trimestres”, decía Roubini al Wall Street Journal.

Da la sensación de que los mercados tampoco reparan en la fragilidad de la recuperación y en los riesgos que aún están latentes. La crisis dio lugar a la necesidad de una corrección en el valor de los activos, corrección que no parece que haya tenido lugar como debió haber sido.

La euforia que viven los mercados se refleja claramente en las bolsas. El índice S&P 500 aumentó 51% desde el nivel mínimo en 12 años que alcanzara en el mes de marzo pasado. El índice europeo Dow Jones Stoxx 600 por su parte, acumula un incremento del 48%. La política monetaria de alta liquidez y niveles de tasas históricamente bajas genera una oportunidad que no pueden desaprovechar los mercados para recuperar rentabilidad.

Si el contexto está posibilitando este riesgoso crecimiento de los mercados, algo hay que hacer antes de que sea demasiado tarde. Los temores de interrumpir la recuperación económica limitan la acción de los gobiernos. Si bien no es el momento de iniciar el ciclo ascendente de tasas, dada la debilidad de las economías algo hay que hacer para impedir una nueva burbuja de activos, y ese algo pasa por darle herramientas a la regulación.

Probablemente, nuestras preocupaciones por la generación de nuevas burbujas, que se apoyan en fundamentos concretos, nos pueden ocultar una realidad que aún está latente y que se vincula con la fragilidad que persiste en la economía estadounidense, particularmente en el mercado inmobiliario. Si miramos la génesis de la crisis financiera internacional, el mercado inmobiliario estadounidense a pesar de los aparentes signos de recuperación, el mismo mantiene grandes riesgos de reversión y de nuevos episodios de crisis. “El estrés está pasando de hipotecas residenciales, que aún se encuentran en un serio problema, a los bienes raíces comerciales, donde están empezando a reconocer que van a tener enormes, enormes pérdidas”, anticipa Roubini.

——La economía para entender a los mercados———–

La economía china vuelve a la senda de vigoroso crecimiento. Ello generará grandes oportunidades para las economías productoras de commodities ¿Le gustaría conocer las futuras oportunidades de inversión de manera anticipada descifrando la información que nos brindan las economías? Para comprender cómo la economía determina los grandes movimientos de los mercados, llegó el curso Economía básica para inversores el cual le brindará los elementos básicos para comprender el funcionamiento de las economías y anticipar sus tendencias y las de los mercados. Haga click aquí para adquirir el Curso.

—————————–

En los últimos meses, hemos presenciado una recuperación en el mercado inmobiliario. Los precios de las viviendas han subido en julio por tercer mes consecutivo, las solicitudes de hipotecas alcanzaron en el mes de setiembre su máximo en cuatro meses por la caída en las tasas de interés y el inventario de casas se ha reducido. Incluso las solicitudes de préstamos para comprar una casa, un indicador adelantado de las ventas, ha subido en setiembre al mayor nivel desde inicios de enero.

Pero lo aparente no es lo real en el mercado inmobiliario. Las ayudas que recibieron los compradores (con un crédito de US$ 8.000 para un primer comprador) que se extenderá hasta el mes de noviembre, sostienen una demanda sin fundamentos sólidos.

La debilidad del mercado laboral con una desocupación que sigue en crecimiento y los persistentes problemas en el sistema financiero estadounidense son elementos que anticipan una reversión en el comportamiento de una demanda inmobiliaria que seguirá estancada.

Parte de los problemas que existen desde el lado de la demanda en el mercado inmobiliario estadounidense, se mantienen aún ocultos generando un riesgo latente de nuevos episodios de crisis. Según un reporte de los reguladores bancarios, más de la mitad de los deudores hipotecarios con créditos renegociados en la primera mitad del último año, observan un atraso de al menos dos meses en el pago de sus cuotas un año después.

Para los próximos meses no se descartan grandes pérdidas en los créditos inmobiliarios comerciales que pongan en aprietos a las entidades financieras estadounidenses, dejando en claro además, que este segmento del sector inmobiliario lejos está de su recuperación.

Y mientras el número de viviendas sin vender habría tocado fondo, los precios estarían a punto de caer aún más, incrementando la presión sobre la economía nuevamente. Para el economista Robert Shiller de Yale University, las perspectivas son aún más oscuras.

Shiller quien fuera uno de los que anticipara la crisis en el mercado inmobiliario estadounidense, pronosticó que los precios de las viviendas demorarán bastante tiempo en recuperarse. Si bien los programas de estímulo y el plan de compra de activos de la Fed han contribuido a sostener los precios de las viviendas, los mismos, como mencionáramos anteriormente, se acabarán en poco tiempo por lo que el mercado perderá fuerzas.

Ni en el cielo, ni en el infierno. La economía estadounidense en particular, y la economía global en general, se encuentran aún en el purgatorio, limpiando sus culpas de una crisis que aún no ha terminado. Prudencia debería ser la palabra más mencionada en este final de la recesión. Si los mercados la quieren evitar, desde los gobiernos se debería implementar con medidas concretas. Además, las fragilidades y riesgos que aún persisten deben ser monitoreados de cerca y tener previstos planes de emergencia para responder a posibles nuevos episodios de crisis.

¿Se podrá consolidar la recuperación o el exceso de optimismo nos llevará a nuevas recaídas?

Horacio Pozzo

Europa se recupera, ¿Por qué España no?

Europa se recupera, ¿Por qué España no?

Europa se recupera, ¿Por qué España no?
16 Septiembre 2009 En medio de la crisis el gobierno español ha intentado evitar la brusca caída del mercado inmobiliario. En estos momentos, lo que parecía ser una ayuda, terminó perjudicando no solamente al mercado inmobiliario español que no culminó con su proceso de ajuste, sino que además se transformará en uno de los factores explicativos de la demora en la recuperación de la economía española.
En Europa, la mayoría de las economías, a excepción de España, se preparan para la recuperación económica que experimentarán en 2010. La economía española deberá esperar un poco más para percibir los efectos benéficos de la recuperación económica, tiempo que podrá ser aprovechado por el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero para repasar los errores cometidos en materia de política económica y elaborar un plan de reformas profundas para recuperar la solidez económica.

La Comisión Europea (CE) mejoró ayer de manera sensible sus previsiones de crecimiento para la zona euro y la Unión Europea, adelantando su recuperación del primer trimestre de 2010 al tercer trimestre de este año. Los signos alentadores en las principales economías europeas como Francia y Alemania, generaron este cambio en las expectativas de recuperación. Para España, sin embargo, el pronóstico de la CE empeora en medio punto hasta una caída del PIB del 3,7% en 2009.

¿Por qué si en Europa en su conjunto reina el optimismo, el contexto para España aparece tan oscuro? El comisario europeo de Asuntos Económicos, Joaquín Almunia, apuntaba acertadamente a los múltiples desequilibrios de la economía española para justificar que España experimentará una recesión más prolongada que el resto de los países europeos: “El mayor endeudamiento de los hogares, la crisis inmobiliaria, la balanza exterior y la elevada tasa de paro”.

La situación del mercado inmobiliario español se percibe a simple vista. En el periódico Cinco Días, se reflejaba la visión de R.R. de Acuña & Asociados que en su anuario estadístico del mercado inmobiliario anticipaba que la recuperación del sector con todo lo que ello implica, no se producirá sino hasta el 2013 (¡o incluso existe la posibilidad que se deba esperar hasta el 2016!).

Los problemas para las grandes inmobiliarias no cesan. El pasado viernes fue el turno de Nozar, que ha declarado concurso de acreedores al suspender pagos con un pasivo de 700 millones de euros. Así se suma a otras grandes como Martinsa-Fadesa o Habitat. Lo peor es que con Nozar no termina la lista de compañías en problemas.

Con un mercado inmobiliario deprimido, los precios de las viviendas siguen en baja, pero si quiere comprar, lo mejor será seguir esperando ya que se anticipa que el precio de la vivienda seguirá cayendo hasta 2011, y quizás hasta más allá del 2011 también.

El desfase existente entre la oferta y la demanda en el sector es preocupantemente significativo. Actualmente existirían en España 1,7 millones de pisos en stock en el mercado inmobiliario español. Este año solamente se espera una demanda de 218.428 pisos. O sea que si le asignamos a todos los pisos en stock la misma probabilidad de ser vendidos, la tasa de éxito es del 12,8%.

La firma advierte además de que “el problema se agrava” al analizar la cartera de suelo disponible para construir vivienda actualmente existente, que suman una edificabilidad de 2,40 millones de pisos más. “Ello indica que existe suelo para nueve años que, unido al ’stock’, supone que el mercado cuenta con viviendas y suelo para los próximos quince años”,

¿Qué se debe hacer ante semejante exceso de oferta? ¿Cómo encontrar comprador que al menos pague lo suficiente para salvar una parte del valor del inmueble? Según Finanzas, los outlets han llegado hasta el mercado inmobiliario español en donde los constructores ofrecen inmuebles con descuentos de hasta el 40%. Entre el viernes 11 y el domingo 13 de septiembre, se celebrará en IFEMA (Feria de Madrid), la primera edición del Salón del Outlet Residencial. Las empresas expositoras, entre las que también se encuentran las sociedades inmobiliarias de algunas entidades financieras, pondrán a la venta restos o construcciones de otras temporadas, (por eso es que se lo denomina “outlet inmobiliario”) de un total de 654 promociones repartidas por toda España. La feria será la primera de este tipo, pero promete no ser la última.

Estos problemas del mercado inmobiliario no quedan contenidos sino se esparcen al resto de la economía. Siempre que menciono al mercado inmobiliario, no puedo dejar de hacer referencia a la importancia del mismo para un gran conjunto de actividades vinculadas. Que la actividad de la construcción se encuentre en niveles mínimos históricos no debería sorprender.

Según Rodríguez y Rodríguez de Acuña: “La situación del mercado no justifica una mayor construcción y los bancos tampoco darían dinero para construir algo que no se vende”.

Los problemas en el sector de la construcción, un sector mano de obra intensivo, repercutirán en la tasa de desempleo de la economía española y es por este motivo que no habría que ilusionarse con una significativa caída del desempleo en los próximos meses. Quizás probablemente el mejor resultado será que la tasa de desocupación se mantenga en los niveles actuales.

Tan mal está la situación en el mercado inmobiliario español, que hasta los fondos buitres huyen de él. Cargill Value Investors, Aktiv, Intrum. Carval Investors, Benson Elliot, Coltrane o Colony Capital son algunos de los tantos fondos buitres que han “sobrevolado” el mercado español desde que estalló la crisis inmobiliaria en búsqueda de compras de oportunidad. El motivo de la huída de estos fondos es que no se ha producido el ajuste brusco en el mercado inmobiliario español. Las ofertas que han venido realizando estos fondos para hacerse de inversiones inmobiliarias no han tenido la respuesta esperada. Con la salida de los fondos buitres, se reafirman las perspectivas de demora en la recuperación del mercado inmobiliario español.

¿Por qué el mercado inmobiliario español demorará tanto en su recuperación?

Un motivo es, como se acaba de mencionar, la lentitud con la que se produce el ajuste, situación motivada por la compra masiva de activos de los bancos a los promotores quienes han pagado incluso por encima de su valor de tasación para evitar la entrada en concurso de las grandes inmobiliarias ha impedido que el ajuste en los precios en el mercado español sea tan rápido como en otros mercados, incluido el estadounidense.

Según el Índice de Mercados Inmobiliarios Españoles (Imie) elaborado por Tasaciones Inmobiliarias (Tinsa), los precios de las viviendas alcanzaron en el mes de agosto los niveles de 2005, pero el ajuste realizado no alcanza

El sector financiero, más allá de sus propios problemas, ni piensa en el mercado inmobiliario y allí encontramos otro de los factores que provocará la demora en el proceso de recuperación del mercado. No le interesa apoyar ni a la oferta ni la demanda de dicho sector. La sobre-sobreabundancia desde el punto de vista de la oferta, no hace viable casi ningún proyecto inmobiliario, mientras que la alta fragilidad en la fuente de ingresos de las familias (recordemos que España tiene una tasa de desempleo que se encamina al 20% de la PEA), hacen del financiamiento hipotecario, una decisión más que riesgosa agravada por la tendencia bajista del precio del colateral.

Probablemente sea injusto el acusar al mercado inmobiliario español de todos los males de la economía, pero indudablemente, allí se podrá encontrar una buena parte de las causas de la situación actual de la economía española.

Horacio Pozzo

______________________________________________________________________________

¿Busca ganar en Bolsa? ¿Está con miedo, no sabe cómo empezar? ¿Busca a alguien que lo ayude a abrir una cuenta para operar en Wall Street? ¿No conoce el monto mínimo para comenzar a operar? ¿Quiere obtener su deseada Libertad Financiera?

Las respuestas a esas preguntas y muchas más están en el reporte de inversión Valor Global.

Los suscriptores de Valor Global van camino hacia su independencia financiera.

Compruebe usted mismo las ganancias de nuestras recomendaciones:

¿Quiere usted también ganar como los suscriptores de Valor Global?

Haga click aquí y sea dueño usted también de su destino financiero.

Se acabó la euforia en el mercado inmobiliario argentino

Se acabó la euforia en el mercado inmobiliario argentino

Se acabó la euforia en el mercado inmobiliario argentino Si tiene unos ahorros y está buscando adquirir un inmueble en Argentina, no se apresure y busque alguna compra de oportunidad. La depresión en el mercado inmobiliario argentino está cansando a los vendedores por lo que no será demasiado difícil lograr una buena quita en el valor de la propiedad.

El mercado inmobiliario lejos está de los buenos años que supo disfrutar luego de la crisis del 2001. Los problemas de la demanda de viviendas son cada vez mayores y anticipan que este panorama oscuro para el sector se mantendrá.

Dos de las principales regiones inmobiliarias de Argentina son la Capital Federal y la Provincia de Buenos Aires. En dichas regiones, las noticias no resultaban para nada alentadoras hasta el mes de julio. En Capital Federal, la cantidad de escrituras había caído un 38,7% en términos interanuales, en el mes de julio, mientras que en los primeros siete meses del año, la baja en el número de escrituras asciende al 38,1% en comparación con igual período de 2008, y el monto involucrado en ellas, un 26,8%, según daba a conocer Colegio de Escribanos de la ciudad, cuyos profesionales se encuentran por estos momentos con más tiempo de ocio.

En la provincia de Buenos Aires, la caída en el volumen total de las transacciones inmobiliarias ascendió al 37% en los primeros siete meses del año, mostrando una situación de real preocupación tanto para el sector inmobiliario en sí como para aquellos sectores dependientes como son el sector de la construcción y el de elementos para la construcción.

A mediados de año, antes de las elecciones lógicamente, la presidente Cristina Fernández de Kirchner había anunciado un programa de créditos hipotecarios que serían generados con fondos de la Anses y otorgados por el Banco Hipotecario. El objetivo apuntaba principalmente a la obtención de votos más que a un verdadero impulso de la demanda inmobiliaria. El pasado domingo, La Nación dio a conocer que entre créditos aprobados o en proceso de aprobación hay hasta el momento un total de 5.094, una cifra que deja un gusto a poco.

Si el Banco Hipotecario que ha recibido dinero de los aportantes al sistema de jubilación para financiar hipotecas, no está generando un gran desarrollo en el mercado de las mismas, imagínense lo que debe estar ocurriendo a nivel del sistema financiero. La Nación se refería de este modo a la situación del crédito hipotecario en el sistema financiero argentino: “Hace ya meses que la colocación de nuevos créditos es inferior en monto a las cancelaciones y, cada mes, el stock de hipotecas otorgado por el sistema cae $ 30 millones”. Y se podrá decir que el problema pasa por la falta de demanda de créditos ya que basta recordar la invasión de solicitantes que llenaron las sucursales del Hipotecario cuando la presidenta anunció el plan crediticio.

La demanda del sector inmobiliario en Argentina se encuentra deprimida tanto por la falta de capacidad adquisitiva de las familias (que no poseen ahorros suficientes y acceso al crédito hipotecario), como por el desincentivo que sufren los inversores.

Según afirma Matías Bonelli en El Cronista, los desarrolladores inmobiliarios ya no tienen a la Argentina entre los países preferidos para sus inversiones. Uruguay, Brasil, Chile y México aparecen antes entre las preferencias de los inversores en Latinoamérica, según un trabajo realizado por la consultora Analía Álvarez para Cámara de Empresarios de Desarrolladores Urbanos.

“Claro, la crisis internacional que ha impactado en la Argentina justifica que los desarrolladores inmobiliarios no se fijen en el país para invertir”, puede resultar un buen argumento para explicar la situación. Lo grave del caso es que no es ésta la situación de Argentina. Según Analía Álvarez un 58,8% de los desarrolladores que no invertirían en la Argentina, exponen como argumento su falta de seguridad jurídica.

En medio de este panorama preocupante, el mercado inmobiliario ha disfrutado de un veranito. El mes de agosto y también los primeros días de setiembre el mercado se mostró un poco más movido según afirma el broker inmobiliario Armando Pepe: “Por suerte en agosto se recuperó, arrancó y terminó muy bien el mes, con muchas visitas en las guardias, con operaciones y septiembre viene muy bien también”.

No creo que haya demasiados motivos para ilusionarse con este repunte en el sector. La explicación de la recuperación en el mercado inmobiliario gira en torno a la Ley de Blanqueo de Capitales que finalizó en el mes de agosto y que ha generado algunos beneficios para el sector ya que contemplaba beneficios para los fondos ingresados que se destinasen al sector inmobiliario, lo cual ha explicado el repunte en la actividad observada durante la última quincena del mes.

Este repunte en el sector inmobiliario no ha sido homogéneo entre las diferentes áreas sino que estuvo más concentrado en las principales zonas inmobiliarias del país en donde residen aquellos ciudadanos que decidieron repatriar al menos una parte de sus ahorros en el exterior aprovechando los beneficios impositivos del blanqueo de dichos capitales.

¿Tiene fundamentos sólidos la recuperación observada en las últimas semanas en la demanda del sector para reimpulsar la actividad? Desde mi punto de vista, no existen argumentos válidos para la ilusión. La demanda inmobiliaria seguirá débil ante la falta de elementos que le den sustento: falta de crédito hipotecario, ahorros insuficientes, incertidumbre en el contexto económico y salarios reales estancados o hacia la baja. Demasiados argumentos negativos que se mezclan con la indiferencia de los desarrolladores.

Horacio Pozzo

La época de pagar propiedades a valor Miami en la Argentina, parece haberse acabado. Hoy la demanda está en retirada y el sector inmobiliario al acecho, desesperado por dilucidar si esta situación es apenas una corrección, o el inicio de una tendencia a la baja que deprimirá aun más los precios y los negocios. Compradores de propiedades… ¡A esperar mejores precios!

Como los que esperamos en Valor Global antes de ingresar una transacción en Bolsa. Compramos cuando vemos que la tendencia del precio de una acción comienza a ingresar en una fase alcista y nosotros nos subimos a ella recién luego de comprobarlo. Obtenga su suscripción a nuestro reporte de inversiones Valor Global y comience a ganar desde el inicio de la suba de las acciones. Haga click aquí para adquirir nuestro reporte Valor Global.

España cae y sus empresas ganan

España cae y sus empresas ganan

España cae y sus empresas ganan España no quiere más inmigrantes que ingresen al país a buscar trabajo. Ya bastantes problemas tienen con sus propios ciudadanos que en un número cada vez mayor pasa a formar parte del ejército de desempleados. Al mes de junio, cerca de cuatro millones de españoles (casi el 18% de la Población Económicamente Activa), se encuentran sin trabajo.

Y de la economía española, mejor ni hablar. El déficit fiscal sigue en alza. En el primer semestre del año alcanzó al 3,64% del PBI y ya se anticipa que alcanzaría el 5,8% a finales de año y que rozaría el 8% en 2010.

Verdaderamente, el gobierno español tiene demasiados problemas con sus propias cuentas como para ocuparse de lo que le ocurre a la economía. En realidad ambos elementos se tocan, dado que el aumento en el déficit fiscal se explica, además del alza en el gasto público para estimular la economía (con un pobre resultado hasta el momento), también por la caída en los ingresos fiscales ante el menor nivel de actividad económica.

A la hora de pensar en las perspectivas de recuperación de la economía española, dos de los mercados más relevantes como son el inmobiliario y el automotriz, no dan lugar al entusiasmo

El mercado inmobiliario en España no despega. El mismo es de gran importancia en el país por sus efectos sobre otros sectores y su capacidad de generación de empleo. Tal es la situación que, según publica El Mundo, Caja España ha salido a vender 1.500 casas con descuentos de entre el 10% y el 50%, ofreciendo préstamos a una tasa igual al Euribor + 0,35% sobre el 80% del valor de tasación sin comisiones. Realmente una oferta digna de ser aprovechada, claro, por los pocos que se encuentran en condiciones de hacerlo.

El panorama en el mercado automotriz no dista demasiado al observado en el mercado inmobiliario. El informe sectorial elaborado por Standard & Poor’s y dado a conocer por Europa Press revela que el mercado automovilístico español caerá este año por debajo de las 900.000 unidades y no se recuperará en 2010, en línea con la debilidad de la demanda que caracterizará las ventas de automóviles en Europa el próximo año. Las matriculaciones habían caído en 2008 en un 28,1% hasta alcanzar las 1,6 millones. La caída esperada para el 2009 es del 26,4% en donde se esperan 855.000 matriculaciones y 853.000 en 2010.

A pesar de las malas perspectivas, el gobierno español sigue dándole marcha al ambicioso plan de estímulo sectorial que apunta a lograr un posicionamiento estratégico del país en los nuevos segmentos de vehículos híbridos. La apuesta que hace España al sector automotriz es importante dado que la considera como una industria estratégica por los desarrollos tecnológicos que la misma genera y que pueden ser aprovechados por el resto de las industrias, además de tener un efecto importante sobre la actividad de otros sectores vinculados.

Sin dudas, a esta altura de la crisis queda cada vez más en claro que la situación de la economía española requiere de reformas profundas para reducir su nivel de fragilidad, no tanto en el corto plazo sino más bien en perspectivas de mediano y largo plazo. Para el ex director ejecutivo del FMI y economista de IESE (de la Universidad de Navarra), Juan José Toribio, el país tiene la necesidad, entre otras cosas, de una reforma laboral para reanimar la economía. Mientras dicha reforma no tenga lugar, el mercado laboral español será muy vulnerable a efectos externos negativos y con ello la economía sufrirá de mayor volatilidad que el resto de sus vecinos europeos.

Dada la debilidad de la economía, un sondeo elaborado por Reuters entre 13 analistas ya anticipa que la tasa de inflación minorista en julio seguirá cayendo hasta una tasa interanual del -1,3% luego del -1,0% del mes de junio.

Afortunadamente para la economía española, la expectativa es que el mes de julio marque el piso en relación a la evolución de la inflación. Así lo manifestaba José García Zárate, economista de 4Cast: “Después de julio, no vamos a ver precios positivos de inmediato, pero habrá una inversión de la tendencia desinflacionaria. Si todo sale como se espera, veremos precios positivos en noviembre”. La continuidad del contexto deflacionario podría tener consecuencias dolorosas para la economía española.

A pesar de que la economía de España sigue cuesta abajo, algunas empresas españolas encuentran consuelo en sus negocios globales. Mientras Santander (IBEX35:SAN;NYSE:STD), sigue con su política de expansión que comentáramos días atrás “El Santander a la conquista del mundo“, el BBVA (IBEX35:BBVA; NYSE:BBV) sorprendió este martes al mercado al presentar unas cuentas semestrales mucho más atractivas de lo que habían previsto todos los analistas, logrando un beneficio de 2.799 millones de euros, un 10% menos de en el mismo período de 2008, pero más de lo esperado por el mercado, gracias a la performance observada en sus operaciones globales, en especial, en Latinoamérica. Lo destacado fue que la entidad observó una significativa mejora de su performance durante el segundo trimestre en donde el beneficio fue de 1.561 millones de euros, un 5% más que en 2008 y un 26,1% por encima de lo registrado entre enero y marzo de este año, lo que puede anticipar las perspectivas de la entidad en los próximos meses.

Entre las empresas españolas que están siendo noticia internacionalmente, en el día de ayer Repsol YPF (IBEX:REP; NYSE: REP) dio la nota al anunciar el hallazgo de indicios de petróleo en el bloque BM-S-789, en el que tiene una participación del 40%. Este pozo está situado a poco menos de 200 kilómetros de la costa del estado de Sao Paulo, en aguas con una profundidad de 140 metros. En un análisis preliminar de dos muestras recogidas a una profundidad de entre 4.835 y 4.840 metros confirman la presencia de petróleo muy liviano y gas. Todavía es muy prematuro para aventurar la magnitud del descubrimiento, pero existe lugar para el optimismo dados los últimos descubrimientos realizados en Brasil a lo largo del 2008 sobre sus costas.

Ya habíamos anunciado el año pasado allá por el mes de setiembre dicha campaña de perforación de Repsol (Repsol YPF (IBEX:REP; NYSE: REP) inicia perforaciones en la Cuenca de Santos en Brasil) que comenzó en el pozo Panoramix y continuará este año y en 2010 con tres pozos más, en donde la compañía espera seguir incrementando sus reservas de petróleo.

Así, mientras las compañías españolas esperan que la situación en España mejore, siguen haciendo negocios y creciendo en el mundo, y los inversores las están teniendo muy en consideración a la hora de conformar sus carteras.

Horacio Pozzo

¿Ya se suscribió a nuestra newsletter de acciones Valor Global? Nuestros suscriptores ya llevan un 15% de suba en menos de un mes con nuestras acciones recomendadas. Ya sale la edición de agosto con una compañía a la que está crisis le viene como anillo al dedo, más otra con un descubrimiento revolucionario en el mercado. Las vacantes se agotan, reserve su edición de agosto en info@latinforme.com ó a través de nuestra promoción. Tambien puede acceder a ella desde un formulario de compra seguro ingresando aquí.

Terminó el boom inmobiliario argentino, ¿por qué no bajan los precios?

Terminó el boom inmobiliario argentino, ¿por qué no bajan los precios?

Terminó el boom inmobiliario argentino, ¿por qué no bajan los precios?
4 Mayo 2009
En enero de 2006 decidí buscar una vivienda para adquirir. No contaba con mucho dinero ahorrado, y ni siquiera tenía aún la aprobación de un crédito bancario para tal aventura. Créanme que la búsqueda se transformó realmente en una aventura, ya que mientras me encontraba en proceso de búsqueda (una búsqueda que duró más de seis meses viendo más de cien casas), los precios de las mismas aumentaban sin pausa.

Por suerte, en julio de ese año pude dar con la casa adecuada y luego de poco más de tres meses, en el mes de noviembre había finalizado con la aprobación del crédito bancario y cerrado la compra. Estaba convencido de que los precios de las viviendas seguirían con su fuerte tendencia ascendente no solamente por el contexto inflacionario que vivía Argentina, sino por la fuerte demanda que observaba el sector, y no me equivoqué. Hoy la vivienda que adquirí se encuentra en un valor de casi 2,5 veces el que pagué.

Pocas cosas buenas son GRATIS, regístrese en el Foro de discusión de Latinforme.com y opine de los temas que le interesan.

Luego de la crisis que decretara el final del modelo de convertibilidad en Argentina, el sector inmobiliario argentino experimentó un boom que claramente finalizó hace algunos meses atrás. Este sector fue uno de los primeros que se recuperó luego de la crisis del 2002 y su lógica, entre otros motivos, estuvo determinada por las consecuencias de lo que se conoció como el “corralón financiero” que limitaba los retiros de depósitos del sistema financiero local. Hoy en el mercado inmobiliario argentino, la realidad parece ser totalmente diferente, en parte por los efectos de la crisis externa (si bien en Argentina el tema de la crisis subprime no estuvo presente, sí los efectos sobre la economía real del deterioro global se están haciendo sentir), pero también, por la incertidumbre interna que vive la economía y que está provocando que los argentinos prefieran refugiarse en el dólar antes que los ladrillos.

Según “Diario Hoy” dos de las causas principales que han provocado el derrumbe inmobiliario es el temor que provoca la crisis económica, y los discursos políticos apocalípticos -como el de Néstor Kirchner, ex presidente argentino que sigue operando políticamente. El gobierno ha hecho su parte en agregarle incertidumbre al contexto económico, al afirmar que si sale derrotado en las elecciones legislativas, lo que viene para el país no es otra cosa que el caos.

Los números del mercado inmobiliario en la mayor parte de los principales centros urbanos del país hablan por sí solos. Según un informe del Colegio de Escribanos bonaerense, durante el primer trimestre del presente año el movimiento de compra-venta de inmuebles en la provincia de Buenos Aires cayó un 49%.

En la Capital Federal, las ventas de inmuebles se desplomaron un 53,5% (aunque según afirman los especialistas del sector, en marzo se comenzó a observar una cierta recuperación), alcanzando su menor nivel desde el mes de febrero de 2002. En la ciudad de Mar del Plata, la caída en las ventas fue del 41,7% al final del primer trimestre del año.

Lo que puede resultar extraño en la situación del mercado inmobiliario, es que mientras la demanda se retrae, los precios no muestran un comportamiento hacia la baja. Esta situación tiene una explicación y se vincula al contexto: con la gran incertidumbre que se vive en la economía local, vender un inmueble sin tener un destino claro para el dinero derivado de dicha operación, aparece como una apuesta altamente riesgosa que sólo están dispuestos a aceptar aquellos que se encuentran en una situación de necesidad.

Un claro reflejo de lo que ocurre en el sector inmobiliario lo ofrece el sector de la construcción que, según los datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), en el mes de marzo volvieron a contraerse un 2,4% en su indicador desestacionalizado, manteniendo las expectativas hacia la baja para los próximos meses. Lamentablemente, siempre que uno hace referencia al Indec, en el último tiempo debe hablar de dudas en la calidad de la información. Y este no es el caso ya que desde el sector privado se sostiene que la contracción del sector es mayor y alcanza al 17,8% en términos interanuales (según el índice Construya, elaborado por 12 compañías líderes del sector).

Los empresarios inmobiliarios, aún están esperando ver al menos un solo dólar proveniente del plan de blanqueo de capitales lanzado por el gobierno argentino. Ello lo afirma el propio titular de la Cámara Argentina Inmobiliaria, Néstor Walenten quien aseguró que desde que entró en vigencia la normativa de blanqueo de capitales, las operaciones realizadas con fondos provenientes desde el extranjero fueron “casi nulas”.

Realmente suena hasta risueño pensar que un plan así pudiera lograr algún tipo de resultados ya que: ¿A quién se le ocurriría traer los capitales a la argentina en este contexto tan volátil e incierto provocado principalmente por la ceguera en la conducción de la política económica? La realidad muestra que los dólares siguen saliendo del país sin intenciones de regresar (al menos por un largo período).

Los problemas en el mercado inmobiliario local responden a varios factores, uno de los cuales es la falta de financiamiento. La falta de crédito hipotecario ha sido un problema constante en el mercado inmobiliario y se agravó en este momento de crisis. Creo que soy uno de los pocos afortunados en haber accedido al financiamiento bancario. Los bancos no desean otorgar préstamos hipotecarios, pero tampoco pretenden demandarlos las familias. La falta de crédito hipotecario será un problema que se notará con mayor nitidez cuando surjan signos de recuperación en el sector.

La debilidad de la demanda del sector, se profundiza por la decisión de aquellos que cuentan con unos ahorros de mirar hacia el dólar. Es que la altísima probabilidad de que la moneda norteamericana continúe con su tendencia alcista hace que muchos ahorristas se vuelquen hacia dicha moneda ya que en episodios anteriores fue un muy buen refugio para los ahorros de los argentinos.

El mercado inmobiliario en Argentina está atravesando un período de depresión, el cual se mantendrá sin dudas al menos hasta que transcurran las elecciones legislativas y se vaya despejando el contexto local (ello a pesar de que se mencionen signos de recuperación en el último mes). Pero ello no asegurará que se podrá divisar una recuperación a posteriori, sino que habrá que aguardar también a cómo evolucione la crisis de la economía global.

¿Puede hacer algo el gobierno para ayudar a recuperar al sector? Claramente sí, y eso que puede hacer es buscar brindar estabilidad y predecibilidad al contexto económico local. Existe aún una importante demanda potencial en el sector que está a la espera de saber qué puede llegar a ocurrir con la economía argentina y principalmente con sus propias finanzas.


AgenciaBlog