Posts etiquetados como ‘flujos’

Cómo afectará al Bovespa el impuesto a los capitales en Brasil

Cómo afectará al Bovespa el impuesto a los capitales en Brasil

Cómo afectará al Bovespa el impuesto a los capitales en Brasil
21 Octubre 2009 El mercado de valores brasileño no podía digerir ayer la noticia. A pesar de que la versión se había echado a correr unos días antes, el anuncio en la noche del lunes por parte del ministro de Hacienda de Brasil, Guido Mantega de la imposición de un impuesto al ingreso de capitales del 2%, provocó la fuerte caída del Bovespa que alcanzó al 2,88%.
La caída en el mercado de valores brasileño refleja el cambio en las expectativas de su evolución ante la reducción que se espera, implicará el nuevo impuesto sobre el volumen de capitales externos que ingresarán al país.

El Impuesto sobre Operaciones Financieras (IOF) como se ha dado en llamar, no tiene fines de recaudación tributaria como se aclaró desde el gobierno. El motivo es más sano y es limitar el volumen de ingreso de capitales que aumentan el riesgo sobre la estabilidad económica del país y promueven la apreciación cambiaria, muy negativa para la industria brasileña.

Este impuesto al capital extranjero regirá exclusivamente para operaciones financieras bursátiles o en depósitos a plazos, y fue elaborado conjuntamente entre miembros de Hacienda y del Banco Central de Brasil. La elaboración conjunta de la medida muestra además la coordinación y el consenso existente en el diseño de la política económica en Brasil, un elemento que sin dudas le brinda consistencia y fortaleza.

El fuerte influjo de capitales que ha experimentado la economía brasileña en el presente año se refleja con claridad en el mercado de valores y en la cotización del real. Esta situación, que en principio debía generar satisfacción entre los brasileños porque representa una clara señal externa de la confianza que genera la economía de Brasil, es motivo de preocupación por los riesgos de generación de una burbuja en el valor de los activos.

“No creo que evitemos la valorización del real. Brasil es una economía fuerte y tiene una moneda fuerte”, decía Mantega y probablemente tenga razón. El 2% de impuesto al ingreso de capitales si bien reduce la renta esperada de las inversiones no las lleva al punto de dejarlas de ser atractivas. Es por este motivo que si bien se puede esperar una caída en el ingreso de capitales hacia la economía brasileña, los capitales externos seguirán sacando pasaporte para visitar tierras del Brasil.

Las autoridades calculan que la economía de Brasil ha recibido US$ 18.000 millones en inversiones extranjeras en lo que va de este año. Esto explica el hecho de que el Bovespa acumule un alza del 62,3% en el año (del 80,2% desde su mínimo), medida en reales. También explica la apreciación cambiaria que llevó al dólar desde los R$ 2,31 a principios de año a su cotización actual de R$ 1,74, que le imprime una mayor rentabilidad a las inversiones cuando se las mide en dólares.

—————La economía y los mercados————–

El real brasileño se ha apreciado con fuerza en lo que va del año. La extraordinaria recuperación de la economía de Brasil predecía lo que iba a ocurrir con la moneda brasileña. ¿Le gustaría conocer las futuras oportunidades de inversión de manera anticipada descifrando la información que nos brindan las economías? Para comprender como la economía determina los grandes movimientos de los mercados, le ofrecemos el curso Economía básica para inversores, el cual le brindará los elementos elementales para comprender el funcionamiento de las economías y anticipar sus tendencias. Puede suscribirse aquí o enviarnos un mail a info@latinforme.com para mayores detalles.

——————————————————————–

No es el objetivo principal ni el buscado por la nueva medida, pero sin dudas será bienvenida la recaudación adicional que generará el nuevo impuesto. Según las estimaciones realizadas por la oficina impositiva de Brasil, el nuevo gravamen del Impuesto sobre Operaciones Financieras (IOF) para el ingreso de capital extranjero al país generará una recaudación anual de R$ 4.000 millones, esto es, unos US$ 2.288 millones, que bien pueden ser utilizados en nuevas inversiones (¿para los juegos olímpicos quizás?), en políticas sociales para reducir el nivel de pobreza o para fortalecer la situación fiscal del país.

Dichas estimaciones de recaudación están elaboradas sobre la base de una reducción esperada del 20% en el ingreso de capitales. Este efecto es el esperado en el corto plazo, aunque en el mediano y largo plazo, no se tiene que descartar que el flujo de capitales hacia la economía brasileña recupere su ritmo actual. Motivos tiene de sobra para que ello ocurra.

Una señal positiva para los inversores extranjeros es lo mencionado por Fernando Mombelli, un alto funcionario de la oficina impositiva de Brasil quien dijo que el Gobierno va a dictar una segunda medida jurídica para garantizar que sólo sufran tributación las operaciones contratadas a partir del martes. Con esta medida se refleja la valoración del gobierno por asegurar la estabilidad jurídica para las inversiones, señal que será seguramente muy bien valorada por el mercado.

Brasil impone restricciones al flujo de capitales extranjeros. De este modo busca fortalecer la situación de su economía ya que limita un elemento de presión cambiaria y de estímulo a la generación de burbujas. Sin embargo, el buen fin perseguido por la iniciativa del gobierno de Lula puede generar el efecto menos esperado. La percepción externa de mayor solidez y políticas sanas que implementa el gobierno de Brasil, aumentará la atracción de capitales externos pudiendo generar como resultado un mayor ingreso de capitales.

Todavía es prematuro especular con esta posibilidad paradójica que puede generar un impuesto que busca desincentivar el ingreso de capitales pero que puede terminar por incrementarlo al reducir las posibilidades de ocurrencia de burbujas en el mercado de valores del país. ¿Qué debería hacer el gobierno brasileño si esto ocurre? Probablemente deba mostrar disposición a incrementar aún más el impuesto a los capitales, ya que la estabilidad de la economía reduce los riesgos para los inversores que encuentran en los retornos de los activos brasileños un interesante diferencial en relación a otros activos seguros.

Horacio Pozzo

————OPORTUNIDAD DE INVERSIÓN———

En nuestro reporte de inversión con acciones de fuerte potencial alcista en Wall Street, Valor Global, compramos cuando vemos que la tendencia del precio de una acción comienza a ingresar en una fase alcista y nos subimos a ella recién luego de comprobarlo y la recomendamos. Obtenga su suscripción a nuestro reporte de inversiones Valor Global y comience a ganar desde el inicio de la suba de las acciones. Haga click aquí para adquirir nuestro reporte Valor Global.

———————————————————

Los inversores internacionales vuelven a Latinoamérica

Los inversores internacionales vuelven a Latinoamérica

Los inversores internacionales vuelven a Latinoamérica Es tiempo de regresos. Los capitales que huyeron de los mercados emergentes están volviendo tanto por propia ambición de rentabilidad como así también a consecuencia de la clara muestra de fortaleza que han ofrecido las economías latinoamericanas.

Cada vez queda más en claro que la recuperación que se ha iniciado en la economía estadounidense no se detendrá, aunque no existan demasiadas expectativas de que la misma sea vigorosa. Desde China vienen noticias alentadoras de la fuerza que ha recuperado el crecimiento económico. En el día de ayer, las bolsas asiáticas festejaron lo bien que se encuentra la economía que pretende pelearle el liderazgo regional a Japón.

La posibilidad de nuevos episodios de crisis se encuentra en su nivel mínimo desde iniciadas las turbulencias financieras en el contexto económico global y eso de por sí es una buena noticia para aquellos que deseen apostar por las monedas latinoamericanas.

Con el panorama externo más despejado, las economías latinoamericanas podrán retomar su senda de crecimiento de los últimos años. La economía brasileña arrancó en punta en esta recuperación. La economía peruana promete seguirla, mientras que la economía colombiana todavía debe tener más en claro qué ocurrirá con su relación comercial con la siempre conflictiva Venezuela para saber si se unirá a este pelotón o al que le sigue.

Chile y México tendrán que tener paciencia para que sus economías recuperen la senda del crecimiento, mientras que Argentina y Venezuela serán las economías colistas y las que mantendrán un riesgo no menor de ocurrencia de crisis.

Con este panorama para las economías latinoamericanas, los inversores ya han comenzado a mirar hacia la región. Sobre esta cuestión, el director de investigaciones económicas de Corredores Asociados, Julián Cárdenas entrevistado por América Economía consideraba: “Yo pensaría que los inversionistas retornarían a América Latina, debido a que las cifras de Estados Unidos han mejorado y la gente está pensando que lo peor de la crisis ya pasó”.

David Duarte, analista de 4CAST Inc, en Nueva York coincidía con Cárdenas diciendo: “La tendencia es a la apreciación, asumiendo que la aversión al riesgo continúe su paulatino descenso”.

En parte por el debilitamiento del dólar y en parte por el flujo inicial de capitales hacia la región, las monedas latinoamericanas ya han comenzado a apreciarse en lo que va del año. La apreciación más pronunciada se dio con el real brasileño que pasó de cotizar a R$ 2,313 a fines de 2008 a R$ 1,864 en estos momentos. El peso chileno resultó ser la segunda moneda que más fuerte se apreció (de $ 638,16 a $540,25), principalmente producto de la recuperación del precio del cobre. En tercer lugar aparece el peso colombiano que pasó de $ 2.247,19 por dólar a $ 2.032,52 por unidad de la moneda estadounidense. Sólo el peso argentino se depreció en lo que va del año frente al dólar estadounidense y dicho comportamiento responde a las dudas que genera entre los inversores su economía, que se vio reflejada en una permanente fuga de capitales. En el caso del bolívar fuerte de Venezuela, la depreciación que observa en el mercado paralelo supera a la del peso argentino y la moneda venezolana se intercambia a 6,95 unidades por dólar cuando a principio de año lo hacía a 5,7 unidades por la moneda estadounidense.

La apreciación observada hasta el momento por la mayoría de las monedas latinoamericanas pueden hacer pensar que no existe demasiado margen para que se sigan fortaleciendo frente al dólar. Esta hipótesis se encuentra bastante alejada de la realidad ya que las cotizaciones de las monedas latinoamericanas se encuentran bastante alejadas de los máximos que supieron alcanzar hacia mediados del 2008. La recuperación de las economías de la región y el ingreso de capitales son los fundamentos principales para apostar por la continuidad de la apreciación de estas monedas.

Sobre qué monedas probablemente observen las mayores apreciaciones en la región en lo que queda del año, yo apostaría por el real, el nuevo sol y el peso chileno. La moneda brasileña, podría esperarse que cierre el año por los R$ 1,70 aunque dependerá de la fuerza con la que el Banco Central de Brasil intervenga en el mercado de divisas. Hasta el momento lo ha podido hacer sin generar presiones inflacionarias, pero a medida que la economía se recupere, el margen de intervención se irá reduciendo. En el caso del nuevo sol peruano, su cotización podrá alcanzar las 2,8 a 2,85 unidades por divisa estadounidense hacia finales de año, mientras que el peso chileno puede esperarse, dependiendo de cómo siga la política monetaria del Banco Central y la cotización del cobre, que cierre el 2009 entre $ 510 a $ 520 por dólar estadounidense. También el peso colombiano muestra perspectivas de apreciación, aunque su panorama no está tan claro en vista de las turbulencias en las relaciones bilaterales con Venezuela.

Sobre el peso argentino y el bolívar fuerte, no tengo dudas de que ambas monedas seguirán depreciándose. Ya no quedan demasiadas dudas acerca de que el peso argentino terminará el año por encima de los $ 4 (incluso algunos apuestan a un peso a 4,4-4,6 unidades por dólar hacia fin de año). En el caso del bolívar fuerte, si bien la cotización oficial no dejará de observar un debilitamiento (aunque cada vez sufre de mayores presiones para que lo haga), sí lo seguirá haciendo su cotización paralela.

El panorama de las monedas latinoamericanas se muestra bastante claro para lo que resta del año. Hay que apostar por las monedas latinoamericanas.


AgenciaBlog