Posts etiquetados como ‘fdic’

Cómo es la nueva regulación financiera de EEUU

Cómo es la nueva regulación financiera de EEUU

Cómo es la nueva regulación financiera de EEUU
29 Octubre 2009 “Ningún sistema financiero puede trabajar efectivamente si las instituciones financieras y los inversores operan con la creencia que el gobierno actuará para protegerlos de las consecuencias de sus fallas”, Barack Obama, presidente de los EEUU.
La crisis financiera originada en el mercado de hipotecas subprime de los EEUU ha tenido hasta el momento como ganadores a las principales instituciones financieras de los EEUU (a excepción de Lehman Brothers), como el Citi (NYSE:C) o el Bank of America (NYSE:BAC), que han logrado salvar su cabeza gracias a los impuestos de los contribuyentes. Esta situación no es perdonada por los estadounidenses y es por ello que el gobierno de Obama debe actuar para demostrar que está a favor de los consumidores financieros y contribuyentes del país.

En la búsqueda de convencer y agradar, la reforma del sistema financiero estadounidense sigue avanzando, y todos esperan que lo haga en el sentido correcto. Del éxito en la reforma regulatoria, dependerá que no se genere una futura crisis en los EEUU a través de la operatoria de las entidades financieras, aunque esto no despeja el horizonte de amenazas.

El día martes no fue un día más para la reforma del sistema financiero de EEUU. Se presentó el proyecto para enfrentar el riesgo sistémico en la economía, iniciativa que incluye la aprobación de una medida que expondrá a los fondos de cobertura a un mayor escrutinio. La iniciativa concedería vastos poderes a un nuevo consejo regulatorio, a la Reserva Federal y a la Corporación Federal de Seguros de los Depósitos (FDIC, por su sigla en inglés) para vigilar y enfrentar riesgos a la estabilidad económica planteados por compañías financieras con dificultades.

La nueva regulación prevé una actitud más preventiva para evitar dolores de cabeza que cuesten varios miles de millones de dólares. Según la nueva regulación, toda firma que se considere, tenga capital insuficiente, puede ser reestructurada o incluso cerrada por los reguladores. El tema aquí pasa por la adecuada medición que puedan realizar los reguladores, que no deben ni subestimar ni sobreestimar el nivel de suficiencia de capital de las firmas. ¿Eso se puede asegurar a través de algún tipo de regulación? El componente subjetivo en estas evaluaciones puede ser un factor determinante a la hora de considerar si una entidad tiene problemas de capitalización. Al menos se debe reconocer que es una buena iniciativa.

El desafío para la nueva regulación pasa por tener equilibrio y capacidad de acción inmediata. La regulación debe ser efectiva para controlar que el sistema financiero y sus instituciones componentes, no se excedan en la toma de riesgos, pero tampoco la acción reguladora debe ahogar el desarrollo y crecimiento del sistema financiero.

Un elemento importante que agrega la propuesta de regulación es que la mala administración de las entidades financieras puede poner en riesgo la estabilidad de los altos cargos. De hecho, en aquellas entidades en las que el nivel de capitalización resulte insuficiente, poniendo en riesgo su solvencia, sus ejecutivos podrían ser despedidos (con posible pérdida de prestigio). Entre otras medidas para evitar la toma de riesgo excesiva la regulación buscará limitar tanto las posiciones riesgosas como los incentivos para tomar dichas posiciones: es así que la regulación limitará las exposiciones de crédito, así como también los salarios y bonos (limitando de este modo los incentivos a las decisiones cortoplacistas de los ejecutivos bancarios).

Para la nueva regulación, el tamaño sí importa. Desde el gobierno de los EEUU se prefiere que no existan entidades financieras demasiado grandes para caer. La triste experiencia de Lehman Brothers, ha demostrado que no es posible dejar caer a una institución financiera de gran tamaño sin esperar consecuencias profundas y duraderas sobre el sistema financiero.

Y como no existe demasiado margen de acción cuando una entidad de gran tamaño está en problemas, lo mejor que se puede hacer desde el punto de vista regulatorio y de supervisión es aumentar las evaluaciones sobre la salud de dichas entidades. En este sentido, la Reserva Federal podría limitar e incluso bloquear las adquisiciones de entidades financieras para evitar que alcancen un tamaño excesivo.

“Es muy importante que alcancemos un acuerdo sobre una reforma comprensiva tan rápido como sea posible para que se pueda restaurar la confianza entre los contribuyentes americanos y también en el resto del mundo”, decía Obama. El mensaje es claro: hay que actuar de manera convincente pero también, lo más rápidamente posible.

Y para convencer, se le debe asegurar al contribuyente que los costos de las crisis no sean asumidos por ellos. Para no cargarle la responsabilidad al contribuyente, la reforma buscaría llevar el costo de los futuros esfuerzos de estabilización financiera hacia la industria, al obligar a las firmas financieras con más de US$ 10.000 millones en activos, a pagar por cualquier pérdida ocasionada por las acciones de la FDIC para resolver los problemas de las firmas debilitadas.

¿Qué nos puede deparar el sistema financiero estadounidense luego de la reforma regulatoria? Encontraremos un marco regulatorio más estricto que haga especial foco en las entidades de mayor tamaño de las que se creía, tenían una mayor capacidad de autorregulación. También nos vamos a encontrar con entidades que pueden alcanzar hasta un cierto tamaño más allá del cual la regulación no les permitirá crecer.

Con la reforma de la regulación del sistema financiero estadounidense, el gobierno de Barack Obama está atacando uno de los principales frentes que pueden dar lugar a un futuro foco de crisis el cual puede originarse por diferentes factores tales como burbujas especulativas o por actitudes de toma de riesgo excesivas no limitadas por la regulación como la generación de nuevos activos financieros del tipo subprime.

Pero no debería estar tranquilo el presidente Obama y creer que con esta regulación (en caso de llegar a ser eficaz), se despejó el horizonte de posibles crisis. Los problemas fiscales, con el fuerte crecimiento del endeudamiento público y el tema de la reforma en el sistema de salud (que se combinan con otros factores para debilitar aún más al dólar), son elementos que amenazan la estabilidad de la economía en el mediano plazo.

Probablemente la reforma regulatoria limite el valor de las entidades financieras en los EEUU al restringir sus posibilidades de crecimiento y con ello, estas entidades perderán atractivo para los inversores. ¿Dónde estarán de aquí en más las oportunidades de inversión? Desde Valor Global , los inversores que han confiado en nuestras recomendaciones de inversión, están disfrutando de una extraordinaria rentabilidad en sólo cuatro meses.

Horacio Pozzo

—————La economía y los mercados van de la mano————–

El dólar ha estado colapsando, y con él de la mano viene la suba en commodities. ¿Cuáles son las causas de la baja del dólar y cómo podemos predecir este movimiento para ganar en los mercados? Hay que comprender nociones básicas de economía y su interrelación con los mercados financieros. El curso Economía básica para inversores , acerca los elementos para comprender el funcionamiento de las economías y anticipar sus tendencias. Para suscribirse al curso, puede hacerlo aquí .

———————————————————–

  • Sin Comentarios
  • 1 voto

El sector bancario estadounidense va hacia otra crisis

El sector bancario estadounidense va hacia otra crisis

El sector bancario estadounidense va hacia otra crisis Si tengo que elegir un punto clave para que la recuperación de la economía estadounidense cobre fuerzas, el mismo sería el sistema financiero. Claro que podría decir también, el mercado inmobiliario, pero entiendo que el rol del sistema financiero es vital para volver a poner en marcha el motor de la economía de los EEUU.

Dentro del sector financiero estadounidense, las entidades bancarias no logran sacarse de encima los problemas generados por la crisis subprime. La cantidad de bancos que han caído en el 2009 no solamente refleja los problemas aún existentes sino también es una señal de alerta aún encendida.

En lo que va del año, han caído 95 bancos en los Estados Unidos. En el 2008 solamente (digo solamente teniendo en cuenta lo que está pasando actualmente) cayeron 25 entidades. Y tan sólo 3 cayeron en el 2007 cuando la crisis tuvo su punto de partida.

Cuando una entidad bancaria cae en los EEUU, los depositantes tienen la tranquilidad que les brinda la Corporación Federal de Seguros de Depósitos (FDIC, por su sigla en inglés). En realidad tenían la tranquilidad brindada por FDIC ya que las últimas informaciones dadas a conocer dan cuentan que la agencia se está quedando sin dinero.

FDIC debe buscar financiamiento para hacer frente a los problemas que tiene el sector bancario estadounidense. El fondo, que tenía hace un año US$ 45.000 millones ahora cuenta solamente con US$ 10.400 millones y sigue cayendo.

Los ahorristas ya se han comenzado a preocupar y la acción para llevarles tranquilidad debe ser tan rápida como contundente, si no se quiere sufrir una nueva ola de agitaciones en el sector bancario de los EEUU.

Cuando se inició la crisis, la FDIC garantizaba los depósitos individuales en hasta US$ 125.000, pero para llevar tranquilidad a los depositantes y evitar así posibles corridas que hubieran generado un pánico generalizado, se decidió incrementar dicha garantía hasta los US$ 250.000, de manera temporal hasta que se superaran las turbulencias. Pero con la caída de tantas entidades bancarias, en estos momentos el incremento de las garantías no parece ser suficiente para tranquilizar a los depositantes.

El pasado martes, el directorio de la FDIC se reunió para hacer caer una lluvia de ideas. En dicha lluvia surgió la idea no muy original y poco comprometida, de armar una comisión de emergencia, para que sólo algunos se preocupen por resolver un tema altamente sensible y clave para la estabilidad del sistema bancario estadounidense.

¿Cómo se puede hacer para que los ahorristas confíen en el sector bancario si las entidades siguen cayendo y no existe una adecuada capacidad de respuesta por parte del Estado ante los depositantes?

Los ahorristas en EEUU están viviendo en alguna medida (aunque con un menor grado), los problemas que han enfrentado los ahorristas argentinos de no tener un lugar seguro para resguardar sus ahorros. Al menos la baja tasa de inflación y un nivel delictivo, relativamente bajo allí, hacen que el colchón sea una alternativa más viable que en la Argentina.

Una encuesta realizada por la encuesta FT/Harris revela el estado de situación en el que se encuentran los ahorristas (el relevamiento se hizo tanto en EEUU como en Europa). El ahorrista norteamericano siente en estos momentos una gran incertidumbre sobre dónde colocar su dinero. Y la opción del sistema bancario está cada vez menos entre las preferencias de los ahorristas.

Según refleja El Cronista, en dicho relevamiento cuando se preguntó a los consultados en quién confían más para cuidar de sus ahorros e inversiones, la mayoría respondió que en ellos mismos. Los bancos y las compañías hipotecarias ocuparon un distante segundo puesto, y muy pocos se encomiendan a una firma de inversiones o un agente de bolsa”.

En estos momentos, existen en el sistema bancario estadounidense, alrededor de 400 entidades con un riesgo no menor de quebrar. ¿Qué haría ud. si supiera que la entidad bancaria en la que confió sus ahorros corre serio riesgo de cerrar? Afortunadamente este pánico no ha llegado aún hasta los depositantes estadounidenses, pero el riesgo está latente.

Estas entidades en peligro de caer esperan con ansias que la recuperación de la economía se vea reflejada en la mejora de sus carteras crediticias, que es el factor principal de riesgo para su sobrevida.

Esto que parece una situación de gran preocupación tanto para depositantes como para entidades bancarias en EEUU está generando una gran sonrisa a varias entidades bancarias extranjeras entre las que se encuentran el Santander (NYSE:STD) y el BBVA (NYSE:BBV), que sobrevuelan sobre las posibles víctimas, para realizar nuevas adquisiciones y consolidar la presencia que tienen en el sector bancario estadounidense. Esta situación de crisis es una oportunidad que no pueden dejar pasar estos bancos españoles, y que de hecho, no dejarán pasar.

De todos modos, si quiere darle una mayor rentabilidad a sus inversiones, puede recurrir a Paola Pecora que a través de Valor Global le está haciendo ganar 18% a quienes han confiado en sus recomendaciones. Puede hacer click aquí para más detalles

Horacio Pozzo

—————La economía para entender a los mercados————–

El real brasileño se ha apreciado con fuerza en lo que va del año. La extraordinaria recuperación de la economía de Brasil predecía lo que iba a ocurrir con la moneda brasileña. ¿Le gustaría conocer las futuras oportunidades de inversión de manera anticipada descifrando la información que nos brindan las economías? Para comprender como la economía determina los grandes movimientos de los mercados, le ofrecemos el curso elemental de economía el cual le brindará los elementos básicos para comprender el funcionamiento de las economías y anticipar sus tendencias. Escríbanos a info@latinforme.com y obtenga su curso a precio lanzamiento promocional hasta el 23 de octubre.

——————————————————————–

  • 1 Comentario
  • 1 voto

AgenciaBlog