Posts etiquetados como ‘europa’

Los pronósticos del FMI no dan lugar al optimismo

Los pronósticos del FMI no dan lugar al optimismo

Los pronósticos del FMI no dan lugar al optimismo
23 Abril 2009
Cuando hace unos días se comenzaba a hablar de las primeras señales de recuperación de la economía estadounidense, renacía la esperanza de que la terrible crisis financiera que está padeciendo el mundo, tuviera un final cercano. Sin embargo, mientras dichas señales se encuentran esperando nuevas confirmaciones, las proyecciones del Fondo Monetario Internacional (IMF), sobre el crecimiento global, vuelven a instalar el pesimismo. ¿Se retrasa la recuperación de la economía mundial? ¿Qué pueden hacer las economías latinoamericanas para limitar el impacto negativo del contexto global adverso?

¿Qué tan profunda es la crisis? Lo suficiente como para que el FMI estime que la economía mundial sufrirá una contracción del 1,3% durante el presente año. El deterioro de las condiciones económicas ha sido tal en los últimos meses que en el mes de enero, sólo cuatro meses atrás, el organismo internacional había pronosticado un crecimiento de la economía mundial del 0,5% para el presente año.

Los números de crecimiento proyectado por el FMI para las principales economías son preocupantes. En la zona del euro se espera que la economía se contraiga en un 4,2% e incluso seguirá contrayéndose durante el 2010 en un 0,4%. Dentro de la eurozona, la economía alemana sufrirá en el presente año una contracción del 5,6% (y seguirá cayendo en 2010, aunque lo haría un 1%).

Nuevo Foro de discusión en Latinforme.com

Regístrese gratis y publique sus ideas, ahora escribe usted.

Haga correr su voz.

Clíck aquí

Para la economía estadounidense, el organismo internacional anticipó una contracción de su producto del 2,8% para el presente año, mientras que la economía japonesa se contraerá un 6,2%. Para el FMI, la principal economía mundial continuará contrayéndose en 2010. La economía estadounidense observaría una caída de su PBI en un 0,05% el próximo año, lo cual desalentaría las esperanzas sobre las perspectivas de recuperación de la economía mundial.

Para Latinoamérica, las proyecciones tampoco resultan alentadoras. Es que el FMI espera que la región entre en recesión durante el 2009 y su PBI se contraiga un 1,5%. En 2010, la región volverá a crecer, aunque lo haría en un 1,6%. Pero no todos los países latinoamericanos recuperarían la senda del crecimiento ya que el FMI proyecta que tres países seguirán observando una contracción de su producto, entre ellos, Venezuela cuyo PBI se reduciría un 0,5%.

Entre las economías latinoamericanas que más sentirán el efecto de la crisis según el FMI están México (-3,7%), Venezuela (-2,2%) y Ecuador (-2%). Luego sigue, entre las principales economías de la región, Argentina con una contracción esperada del 1,5%.

Luego de presentado este panorama desolador: ¿Qué se puede decir al respecto de estas proyecciones? Si lo pienso buscando una doble intencionalidad por parte del FMI, diría que el organismo estaría exagerando las cifras de caída del PBI global para lograr que los gobiernos aumenten sus esfuerzos para lograr la recuperación económica.

Uno puede interpretar esta intención en párrafos como el siguiente en donde el organismo internacional se refiere a la Unión Europea: “si los países de la Unión Europea son capaces de poner en marcha una respuesta contundente, global y coordinada a las tribulaciones del sector financiero, la confianza y deseos de asumir riesgos se podrían recuperar más rápido de lo esperado”.

Todavía no me animo a pensar que la crisis permanecerá un tiempo más entre nosotros. Personalmente, le tengo un poco de fe a la capacidad de recuperación de la economía estadounidense y a su poder, como locomotora de la economía mundial que es, de liderar la recuperación del resto de las principales economías. Es por ello que, aún espero que el 2010 arroje signos positivos en términos de crecimiento para las principales economías del planeta.

Lógicamente, soy consciente que mis expectativas corren un serio riesgo en medio de un contexto altamente turbulento y en donde aún persiste la incertidumbre que atenta contra las expectativas. Pero no tengo dudas que a medida que se vayan reduciendo los riesgos, la recuperación económica cobrará fuerza de la mano de un cambio de humor que impulsará el consumo y la inversión nuevamente.

Está claro viendo las proyecciones del FMI que las economías sudamericanas sufrirán más de lo esperado la crisis actual. Ello a pesar de que las mismas están haciendo todo lo posible tanto desde la política monetaria como la fiscal para contrarrestar el impacto negativo de la misma.

Una reflexión que creo necesaria realizar es que tanto las economías latinoamericanas que han llevado adelante políticas económicas sanas como aquellas que no, se ven duramente golpeadas por la crisis. Claro que existe una diferencia entre ambas. Aquellas economías que han estado llevando adelante políticas sanas y consistentes a largo plazo, sufrirán menos y observarán un más pronto restablecimiento de su crecimiento económico.

Mientras tanto, mientras la crisis sigue afectando a la región: ¿Qué pueden hacer los países latinoamericanos? Las perspectivas negativas de crecimiento en las principales economías mundiales representan un duro golpe para la región, a la que dicha situación le dificultará su recuperación. La única alternativa que tienen para atenuar los efectos de la crisis es continuar recurriendo a la política monetaria y fiscal expansivas y a la cooperación regional.

Sobre la política monetaria, las economías deben tener cuidado de que la misma no genere efectos negativos sobre la estabilidad cambiaria ni que genere un efecto negativo sobre el flujo de capitales, por lo que la misma probablemente encuentre límites a su accionar en el manejo de su tasa de interés de referencia. Ello hará necesario que para lograr mayores efectos sobre la economía real, se trabaje con más intensidad sobre otros mecanismos para lograr que el sistema financiero genere el crédito necesario para recuperar la fortaleza de la demanda interna.

La cooperación regional es un elemento clave para atenuar los efectos de la crisis en Latinoamérica. Este es un mal momento para pensar el aumentar el proteccionismo entre los países de la región. ¿Será posible que los países de la región puedan avanzar en acuerdos de cooperación para expandir el comercio intrarregional como respuesta a la crisis?

  • Sin Comentarios
  • 1 voto

¿La economía mundial entra en deflación?

¿La economía mundial entra en deflación?

Buenos Aires, Argentina

22 de abril de 2009

La lista de países se acrecienta día a día. No solamente la crisis está afectando el crecimiento de la economía global, sino también, ahora las principales economías del planeta están comenzando a sufrir deflación de precios.

Mientras escribía este artículo pensaba que esta situación de deflación será al menos un consuelo para Felipe, un amigo mío que desde fines del año pasado, viene planeando un viaje hacia los Estados Unidos para el mes de julio de este año. Es que la devaluación del peso argentino ha hecho que mi amigo pueda comprar menos dólares que los previstos para su viaje al país del norte (el estancamiento económico que sufre Argentina ha impedido también, que obtenga una mejora salarial). Seguramente la deflación que padece la economía estadounidense hará que mi amigo encuentre precios más amistosos con sus golpeados bolsillos, y por qué no, más de una gran liquidación se cruzará por su camino.

El escenario económico global ha cambiado varias veces de manera brusca desde que se inició la crisis. ¿Se podía prever que las principales economías del planeta iban a estar amenazadas por la deflación de precios cuando justamente poco menos de un año atrás sufrían las mayores alzas de precios en años? Si bien era difícil imaginarlo, esta situación era totalmente predecible y de esperar. Es que los episodios de profunda recesión como la actual generan frecuentemente situaciones de deflación.

Cada vez son más los países que se encuentran o han comenzado a observar signos de deflación. En el día de ayer, Inglaterra (con una caída mensual en sus precios minoristas del 0,4%, por primera vez luego de casi cincuenta años), se unió al grupo de países que están experimentando síntomas de deflación de precios. En dicho grupo ya se encontraban Estados Unidos, Alemania, España, Suiza, Japón y China, entre las principales economías del planeta. La lista promete incrementarse en breve, principalmente con países europeos.

(publicidad) ¿Quiere invertir en el Mercado Forex?

Comience ahora a operar con una cuenta forex Real: haga click aquí y sepa todo lo que necesita para invertir de manera rápida y eficaz.

La deflación preocupa y para mostrarlo, tomaré el caso de Japón. La situación de la economía japonesa es tal que los precios industriales observaron en el mes de marzo, una caída interanual del 2,2% (su mayor caída desde 2002). Según Hideyuki Araki, economista del Instituto de Investigaciones de Resona: “Las empresas están en una dura competencia para reducir los precios, debido a la debilidad de los consumidores”. Esta competencia que se traduce en rebajas en los precios implica también reducción en los flujos de fondos de las empresas y quizás también, menores ganancias (ya que la caída en los precios puede no compensarse con el incremento en las ventas), aumentando el riesgo de quiebras. Así, menor cantidad de empresas sobrevivirán en un mercado que se sigue achicando por la crisis y el aumento de la desocupación.

Las perspectivas de las principales economías hacen prever que se mantendría el contexto de deflación. Para colmo, la caída del precio del petróleo aumenta el margen para que el resto de los precios en las economías, continúe cayendo.

La incapacidad de la política monetaria de los principales bancos centrales ya ha quedado ampliamente demostrada durante la presente crisis. Y esta incapacidad no solamente se ha observado en el contexto actual de deflación (y deterioro económico), sino también se ha percibido con claridad durante el período de fuerte incremento de los precios internacionales de los commodities (agrícolas, minerales y de energía, entre los principales), que se había traducido en un aumento no menor en la tasa de inflación minorista.

¿Será el momento de rever la manera en que se conducen las políticas monetarias? Probablemente sí. Las políticas monetarias utilizan actualmente como instrumento exclusivo el control de la tasa de interés de referencia. Las mismas funcionan y muy bien en contextos económicos relativamente normales o en aquellos en donde los problemas económicos están limitados al ámbito nacional. Pero las mismas fracasan rotundamente frente a una crisis generalizada o cuando el problema supera el ámbito nacional (como en el caso del alza sostenida en el precio de los commodities agrícolas).

Si bien los principales Bancos Centrales del mundo han complementado su política de tasas de interés con otras medidas para suministrar liquidez al mercado monetario y para estimular el mercado crediticio, las mismas no han logrado ser lo exitosas que se esperaban. En esta cruzada por ejemplo, la Fed ha realizado grandes inyecciones de liquidez en forma de préstamos a entidades financieras e incluso a empresas con el objeto de apoyar la reactivación de la economía.

Probablemente la política monetaria no pueda hacer mucho más al respecto en situaciones de crisis como la actual, pero se pueden trabajar en medidas complementarias que contribuyan a restaurar los canales de transmisión de la política monetaria para que gane en eficacia.

Sin lugar a dudas, los gobiernos de las principales economías están preocupados por los síntomas de deflación que los afecta. Y los ciudadanos de dichos países ¿Cómo se deberían sentir? La caída generalizada en los precios puede en principio ser bien recibida por la población, pero ello puede representar un riesgo serio en este contexto de crisis. Es que la caída en los precios puede implicar menores ganancias para las firmas y la necesidad de mayores recortes en la plantilla de trabajadores para mantenerse en actividad, lo cual a su vez impacta negativamente sobre el consumo, en una suerte de círculo vicioso difícil de detener.

No existen dudas de que esta situación de deflación no es buena en este contexto de recesión global. Y ante la incapacidad de la política monetaria para revertir la situación, la alternativa que queda es que se produzcan mayores impulsos sobre la demanda agregada desde la política fiscal.

¿Qué harán los gobiernos ante esta situación? Si las economías siguen mostrando una tendencia hacia la baja en los precios internos, deberán evaluar seriamente la posibilidad de recurrir a mayores esfuerzos fiscales ante la pobre performance de la política monetaria (la cual en varios países se encuentra en un nivel límite en términos de recortes de tasas).

La clave para resolver el problema deflacionario y de recesión pasa por estimular la demanda interna. En la situación actual, la apuesta por la política fiscal aparece como más atractiva frente a la política monetaria. Sin embargo, una solución más contundente pasaría por torcer las expectativas del sector privado. En EEUU se están observando mejoras en los indicadores de expectativas de los consumidores: ¿Será esta la clave para resolver los problemas actuales de la economía estadounidense y mundial?

  • Sin Comentarios
  • 1 voto

¿Por qué todos están pendientes de la posible quiebra de General Motors?

¿Por qué todos están pendientes de la posible quiebra de General Motors?

feature photo

¿Irá finalmente General Motors (NYSE:GM) a la quiebra? La compañía lucha por lograr su reestructuración sin tener que recurrir al Capítulo 11 de la Ley de Quiebras de los Estados Unidos. Un nuevo rescate de la firma, que ya recibió US$ 16.000 millones del gobierno, no sería del agrado de los contribuyentes, pero su quiebra puede provocarle a la economía estadounidense mayores costos que los imaginados.

La situación de GM preocupa no solamente a los estadounidenses, sino también a aquellos países en donde la compañía tiene operaciones.

Traders FX FOREXYARD

¿Quiere invertir en el Mercado Forex?

Comience ahora a operar con una cuenta forex Real: haga click aquí y sepa

todo lo que necesita para invertir de manera rápida y eficaz.

Las reuniones no cesan entre los directivos de la GM y miembros del gobierno. Por lo pronto, éste ya le ha solicitado que comience a ordenar la documentación necesaria para el procedimiento de solicitud de quiebra.

¿Qué se puede hacer para salvar a GM? Es una de las preguntas más difíciles de responder en estos momentos. ¿Quiebra quirúrgica? Es una de las alternativas que se están planteando y consistiría en la suspensión inmediata de pagos con la posterior creación de una empresa más pequeña con los activos más rentables de la compañía (donde estarían las marcas Chevrolet, Cadillac y GMC), siendo liquidados el resto de los activos (incluidas las marcas Saturn, Saab y Hammer).

Estas marcas estratégicas de GM, mencionadas en el párrafo anterior, están siendo sometidas a un proceso de reestructuración para poder aumentar su rentabilidad y eficiencia tal como lo había solicitado el gobierno de Barack Obama.

La alternativa de la “quiebra quirúrgica” es una alternativa seriamente considerada por el nuevo consejero delegado, Fritz Henderson, quien además considera necesario reducir la red de concesionarias en los Estados Unidos para adecuarla al nuevo tamaño que alcanzaría la compañía.

A pesar de que para muchos, la quiebra de GM es algo inminente, aún no está todo dicho. El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama sigue negociando las condiciones para volver a salvarla de la quiebra. Obama pretende que GM se encargue de la reducción de su deuda no asegurada (por valor de alrededor de US$ 28.000 millones) y de las obligaciones financieras con sus trabajadores (estimada en otros US$ 20.000 millones). En relación a lo primero, el Grupo Presidencial del Automóvil (GPA) de Estados Unidos envió recientemente una comisión de 15 personas para lograr un acuerdo con los acreedores y transformar la deuda no asegurada en acciones de la compañía (por un porcentaje que iría del 10% al 20%).

Actualmente, la deuda de General Motors, incluyendo los préstamos recibidos por el gobierno norteamericano, supera los US$ 60.000, cifra que para considerada por Henderson, resulta insostenible. Para colmo, las perspectivas de ventas de la compañía son, por lógica, más que negativas en un contexto de profunda recesión global, lo cual le dificulta la generación de recursos. Está claro que en este panorama, la supervivencia de GM resulta más que complicada.

La fecha clave para GM es el 1 de junio, día en que vence el plazo dado por el presidente estadounidense para que la firma consiga cerrar los detalles de su reestructuración. Dicha fecha es la que muchos señalan como el día en que GM entrará en quiebra.

Y por si los problemas de solvencia de la compañía no fueran suficientes, GM tendrá que revisar alrededor de 1,5 millones de vehículos en Estados Unidos al descubrirse un problema que puede provocar incendios en el compartimento del motor.

Que GM quiebre puede representar un grave impacto para la economía estadounidense. Y este impacto negativo se produciría tanto de un modo directo como indirecto. Es que más allá de las potenciales pérdidas de empleos y quiebras de empresas proveedoras que puede generar, este hecho volvería a sembrar el contexto económico de incertidumbre provocando un impacto directo sobre la recuperación de la economía estadounidense.

La potencial quiebra de GM también tendría su impacto negativo sobre Europa. Una eventual quiebra de General Motors que podría derivar en la liquidación de las firmas automovilísticas Opel y Vauxhall, generaría un impacto de 19.000 millones de euros en el continente durante el período 2009-2011, según las estimaciones realizadas por la propia General Motors Europe. Alemania sería el país más afectado por esta situación dado que allí se encuentran establecidas la sede de Opel como así también la mayor parte de sus plantillas y de sus fábricas.

En México, también se sentiría el impacto. Allí, GM genera 10.000 puestos directos y 40.000 indirectos de trabajo. Si bien preocupa la situación de la compañía, por otra parte se sabe que la filial mexicana es de las filiales más rentables dados sus bajos costos de producción (reducidos además en el último tiempo por el debilitamiento del peso mexicano). GM cuenta en México con cuatro complejos industriales, un edificio corporativo, un centro de pruebas y otro de ingeniería.

El impacto negativo para México sería principalmente a corto plazo por la eventual suspensión de pagos que surgiría de la compañía, y que afectaría a los autopartistas mexicanos. Incluso para México, la crisis de GM en particular, y del sector automotriz estadounidense en general, podría tener efectos positivos al provocar una posible relocalización de plantas en territorio mexicano. De todos modos, este potencial impacto de corto plazo sobre los autopartistas mexicanos puede derivar en consecuencias graves para muchos de ellos en tanto y en cuanto no cuenten con la suficiente fortaleza financiera como para soportar el cese de pagos de GM.

En vista de los elevados costos que podría implicar una potencial quiebra de GM, está claro que la compañía no va a quedar sola en esta lucha por la supervivencia en épocas de aguas turbulentas. El aporte del gobierno de los Estados Unidos estará a la orden del día en caso de que GM lo necesite. ¿Será el último esfuerzo que el gobierno estadounidense deba hacer para que la recuperación económica dé inicio sin mayores obstáculos?

  • Sin Comentarios
  • 1 voto

Nuevos rescates y planes de estímulo: ¿Con el mismo resultado?

Nuevos rescates y planes de estímulo: ¿Con el mismo resultado?

Buenos Aires, Argentina

21 de febrero de 2009

¿Qué se puede decir del cierre de esta semana que no hemos dicho antes? Las principales economías continuaron lanzando nuevos planes de estímulo económico y de rescate del sistema financiero, pero los mercados pocas expectativas tienen sobre el éxito de los mismos. Y para peor, luego del primer mes en el gobierno, las esperanzas que traía consigo Barack Obama de poder revertir esta situación, poco a poco se están transformando en desilusión.

Alemania sigue manteniendo una lucha desigual contra la recesión económica. En el día de ayer Alemania lanzó un nuevo plan de estímulo económico, esta vez por US$ 65.000 millones, enfocado en inversiones en infraestructura y en recortes impositivos a familias y empresas para alentar la demanda interna. Pero el principal problema de la economía alemana pasa por el deterioro de la demanda externa por lo que no se puede esperar que el plan que actúa estimulando la demanda interna tenga un efecto compensatorio suficiente como para atenuar la desaceleración externa.

En la semana que está por terminar, el gobierno de Angela Merkel anunció además la decisión del gobierno de nacionalizar a aquellos bancos que se encuentren en problemas, decisión no muy bien tomada por aquellos tenedores de acciones de entidades que potencialmente podrían ser nacionalizadas y que soñaban con la bondadosa ayuda del gobierno alemán mediante aporte de capital.

Mientras Alemania sigue intensificando sus esfuerzos, el resto de los países europeos no logran que sus planes de estímulo económico ayuden a sus economías, sino por el contrario, los están llevando a enfrentar problemas con el cumplimiento de las metas fiscales comprometidas.

También en Asia se han realizado nuevos esfuerzos para sostener el crecimiento económico. China ha lanzado nuevos paquetes de estímulo económico durante esta semana con el objeto de mantener el crecimiento del PBI por encima del 8%. El nuevo paquete de estímulo contempla planes para potenciar los sectores de electricidad, electrónica, tecnología de información y petroquímica, a los cuales les otorgará mayores reembolsos de los impuestos a la exportación y un mayor apoyo crediticio. China confía en alcanzar su meta de crecimiento, pero el contexto externo es cada vez más adverso para que pueda lograrlo.

Mientras tanto, en los EE.UU., Barack Obama lanzaba oficialmente el pasado martes el plan de estímulo económico. Luego del anuncio del plan de estímulo económico, Obama anunció un plan para ayudar a los deudores hipotecarios que beneficiaría a nueve millones de deudores que enfrentan no solamente problemas para el pago de sus créditos, sino también, el desincentivo a hacerlo dada la fuerte caída en el precio de sus viviendas.

Así, EE.UU. contaba con un plan para sostener y limpiar al sistema financiero de activos tóxicos, reforzado con un plan para deudores hipotecarios que reduciría la irregularidad potencial de esta cartera, complementado todo ello con el plan de estímulo que mantendría la demanda interna que ayudaría a limitar la contracción en el PBI estadounidense. Pero a pesar de tantos planes y tantos miles de millones de dólares que serán destinados para los mismos, el humor tanto del mercado como del ciudadano común no cambia y el pesimismo se mantiene junto con la contracción continua de la economía.

Es cierto que el primer mes en la presidencia de los EE.UU., ha sido por demás agitado. Ha tenido que trabajar mucho Obama para evitar que la economía estadounidense siga hundiéndose, y con ella, al resto de las economías mundiales. Obama logró en este período y no sin mucho esfuerzo, la concreción de medidas claves para sostener a la economía tales como la mencionada aprobación de un nuevo plan de salvataje para el sistema bancario y de un nuevo plan de estímulo económico.

Tenía mucho por hacer e hizo mucho Obama. Pero tanto fue lo que hizo como los errores cometidos, los cuales le han quitado eficacia a los esfuerzos por sostener a la banca estadounidense y recuperar a la economía.

La gestión de Obama cometió un grave error al lanzar el plan de rescate bancario dejando más dudas que certezas. El secretario del Tesoro estadounidense, Timothy Geithner no ha brindado claridad acerca de cómo se instrumentará el plan de rescate bancario y si el mismo implica la adquisición de los activos tóxicos en poder de las entidades bancarias, y no arrojó luz acerca de cómo se valuarán los mismos (lo cual es una cuestión no menor).

Con relación al plan de estímulo económico, tampoco parece que el gobierno de Obama haya procedido de la manera correcta. Al menos eso es lo que ha dejado trasmitir el mercado. El nuevo plan de estímulo está acusado de falta de elaboración. El plan de estímulo económico pareciera estar inspirado en la creencia de que con lanzar dinero a la economía, resultaría suficiente para que tenga un impacto positivo sobre la misma. Pero esto claramente no es así, sino más bien, muchas veces es preferible actuar sobre el humor de las familias y empresas que darles dinero y mantenerlas atemorizadas acerca del futuro.

Los errores y las dudas que evidencia la gestión de Obama intranquilizan a los mercados. Ya no existe la confianza de que Obama podrá sacar a la economía estadounidense de la situación recesiva.

Mientras tanto, la crisis se sigue profundizando en la economía estadounidense y la desocupación crece a un ritmo cada vez más acelerado. Prueba de ello, en la semana finalizada el 14 de febrero, 627.000 estadounidenses solicitaron por primera vez el seguro de desempleo. La tasa de desempleo ya alcanza al 7,6% de la Población Económicamente Activa (PEA) y las perspectivas de que continúe incrementándose fuertemente durante el presente año es un factor fuertemente negativo que afecta al consumo doméstico.

Con las nuevas medidas en su primera etapa de implementación no queda otra alternativa que esperar para saber si éstas pueden lograr revertir la situación recesiva de la economía y contener los riesgos del sistema financiero estadounidense para que el mismo pueda de una vez por todas volver a generar financiamiento. El tiempo dirá si alcanzarán los resultados esperados o, al igual que las medidas anteriores, serán un nuevo derroche de recursos.

Mientras tanto, y mientras siguen analizando e implementando nuevos planes de salvataje y estímulo económico, el resto de las economías mundiales mantienen la esperanza de que los EE.UU. pueda comenzar hacia la segunda mitad del año con su recuperación económica que contagie al resto de las economías.

  • Sin Comentarios
  • 1 voto

¿Ahora sí EE.UU. puede liderar la recuperación de la economía mundial?

¿Ahora sí EE.UU. puede liderar la recuperación de la economía mundial?

Buenos Aires, Argentina

11 de febrero de 2009

“Es esencial que todo estadounidense entienda que la batalla por la recuperación económica debe combatirse en dos frentes. Tenemos que hacer arrancar la creación de empleo y la inversión privada, y debemos hacer que el crédito fluya de nuevo a las empresas y las familias”. Palabras del Secretario del Tesoro de los EE.UU., Timothy Geithner, al anunciar el nuevo plan de salvataje para el sector bancario.

Ayer dos buenas noticias surgieron desde los Estados Unidos: el lanzamiento de lo que se ha dado en llamar el Plan de Estabilidad Financiera, anunciado por Geithner y el Paquete de Estímulo Económico (llamado Plan de Recuperación y Reinversión para EE.UU.), pero los mercados no reaccionaron de la manera esperada y cerraron en rojo, en una de las peores jornadas del año. En EE.UU. el Dow Jones perdió un 4,6% de su valor, S&P 500 cerró 4,91% abajo, mientras que el Nasdaq lo hizo 4,2% en rojo.

La poca información, principalmente relacionada al Plan de Estabilidad Financiera, en donde por ejemplo, no se precisó cuánto iba a pagar el gobierno estadounidense por los activos tóxicos, generó una gran desilusión en los mercados de valores, un mal inicio para un plan que busca cambiar las expectativas para reestablecer el crecimiento económico.

El paquete de estímulo económico, por su parte, que contempla un monto total de US$ 838.000 millones, no las tuvo fácil y fue aprobado por 61 votos a favor y 37 en contra (apenas un voto más del necesario para que resulte aprobado). Ahora resta que entre el Senado y la Cámara de Representantes se consensúe el proyecto de ley final.

Las diferencias entre los programas de estímulo económico aprobado por ambas cámaras se encuentran principalmente en el destino de esos fondos. Mientras que la Cámara baja aprobó exenciones fiscales por un monto estimado en US$ 182.300 millones, el Senado contempla en el proyecto que acaba de aprobar, exenciones por un valor de US$ 292.500 millones. Por otra parte, en relación a la cobertura de salud, trabajo y educación, el texto del Senado destina US$ 66.800 millones a ser destinados, mientras que el documento aprobado por la Cámara baja estipula un monto de US$ 92.300 millones.

El Plan de Recuperación y Reinversión para EE.UU. incluye inversiones en infraestructura, energías renovables y transporte, además de ayudas a los estados que están teniendo problemas para cumplir con sus presupuestos. Las estimaciones realizadas por el propio presidente estadounidense indican que el plan salvará o creará entre tres y cuatro millones de empleos.

En relación al plan de rescate financiero se estima que el mismo podría movilizar cerca de US$ 2 billones en dinero público y privado. En el plan de rescate del sector bancario, habrá un programa para la compra de activos tóxicos que captará fondos privados y se iniciará con una inversión de US$ 500.000 millones. Posiblemente se ampliará hasta US$ 1 billón.

De manera complementaria al plan de rescate del sector bancario, la Reserva Federal respaldará nuevos créditos hasta US$ 1 billón. El plan tiene estipulado además intervenir en el mercado inmobiliario (por un monto de entre US$ 50.000 y US$ 100.000 millones) con el objeto de evitar que las familias sufran el embargo de sus viviendas e incluso puedan acceder a la refinanciación de sus créditos hipotecarios.

Con este plan para el sector bancario se pretende limpiar los balances de las entidades para evitar nuevos episodios de crisis, lograr que las mismas cumplan con su fin que es generar financiamiento. Pero el plan también cuida que la calidad de la cartera hipotecaria no se deteriore producto de la preocupante situación económica. Con estos condimentos, el plan de estabilidad financiera pone en condiciones al sector bancario para que reactive el circuito crediticio, necesario para recuperar el crecimiento económico. En este sentido, Geithner decía: “En lugar de catalizar la recuperación, el sistema financiero es un freno para la recuperación y la recesión está poniendo presión sobre los bancos. Esa es una dinámica peligrosa que tenemos que cambiar”.

Si bien el mercado no ha recibido de la mejor manera estas noticias, la pregunta a responder es qué implicancias pueden tener estos dos anuncios para la economía estadounidense en particular y para la economía global en general.

Luego de los múltiples anuncios previos que incluían multimillonarios paquetes de estímulo económico y rescate del sistema financiero, hay que reconocer que existe un cierto nivel de desconfianza acerca de la eficacia de estas medidas para sacar a la economía estadounidense de la situación recesiva en la que se encuentra.

Todavía habrá que esperar un poco más para conocer más detalles sobre dichas medidas y con qué timing se implementarán las mismas. Estas cuestiones no son menores en términos de su efectividad.

El plan de rescate del sistema financiero es de gran relevancia para lograr que el mismo comience a generar el financiamiento necesario para las familias y las empresas. En este sentido quizás sea necesario lograr un compromiso explícito por parte de las entidades financieras para que apoyen a la economía estadounidense generando crédito a la recuperación de la economía. Después de todo, son las mismas grandes responsables de esta crisis y su salvataje se produce con dinero de los contribuyentes estadounidenses.

Por su magnitud, el plan de estímulo económico puede lograr un impacto sensible en la economía estadounidense dándole el empujón necesario para que la misma comience a recuperarse, aunque ello se produciría a un ritmo lento.

La recuperación de la economía estadounidense modificaría las perspectivas para el resto de las economías desarrolladas ya que la reversión en la dinámica de la demanda estadounidense de productos externos producirá un estímulo (aunque probablemente débil), en el resto de las economías.

Pero lo más importante para que el inicio de la recuperación de la economía estadounidense y su influencia positiva en el resto de las economías tenga lugar se relaciona a cómo evolucionarán las expectativas tanto de las familias como de las empresas ya que ello influirá en la dinámica de la demanda interna. Si las familias y las empresas no confían en el efecto positivo de ambos planes sobre la economía, no consumirán ni invertirán por lo que no se reactivará el círculo virtuoso que lleva al crecimiento.

Tanto el programa de estímulo económico como el Plan de Estabilidad Financiera son de utilidad en función de la recuperación económica estadounidense, pero no logran ser una condición suficiente para asegurar la misma ya que los temores que puedan permanecer en los mercados puedan jugar en contra de los mismos.

Luego de que tanto el plan de salvataje como el de estímulo económico estén claramente definidos en su metodología de implementación y en el alcance de los mismos, habrá un tiempo de espera que se tomará el mercado para evaluar la utilidad de los mismos. Este tiempo será clave para discernir si comienza el ciclo ascendente en la economía estadounidense y mundial o si deberemos seguir navegando en los mares tempestuosos de la crisis con la amenaza de que la situación pueda agravarse aún más.

  • Comentarios
  • 1 voto

¿En qué países latinoamericanos miran las firmas españolas para invertir?

¿Qué países latinoamericanos son los más atractivos para las inversiones que los capitales españoles harán en 2009?

El contexto económico en España es por demás preocupante. La economía, aunque no declarada, se encuentra en recesión con un fuerte deterioro de la actividad económica que se ve reflejada en un incremento en el nivel de desempleo que lo ubica como el más alto de los últimos 12 años.
En medio de este contexto, las principales empresas españolas miran hacia Latinoamérica para invertir. Pero esto que puede sonar contradictorio, tiene su lógica y es que las inversiones que realizan dichas empresas en América Latina, les permiten lograr un efecto compensatorio ante la desaceleración de la economía de España ya que las economías de la región, aunque a un menor ritmo, continúan creciendo y con mejores perspectivas a futuro apuntaladas por la salud de sus variables macroeconómicas.
En este sentido y en este orden México, Brasil, Chile y Colombia encabezan las preferencias como destinos prioritarios para la inversión, según un informe elaborado por IE Business School y la consultora de relaciones públicas Gavin Anderson & Company que recoge la opinión de 20 compañías que cotizan en la bolsa española, en donde se destacan firmas como BBVA, Repsol YPF, Iberia o Telefónica.
¿Por qué son estos países los que lideran las preferencias de inversión de las firmas españolas en la región? Juan Carlos Martínez Lázaro, profesor de Economía de IE Business School y autor del informe, lo explica de la siguiente manera: “Se trata de mercados donde las reglas del juego están muy claras y la renta per cápita ha subido notablemente en los últimos años, lo que incita a un mayor flujo de compras”.
Los resultados arrojados por la encuesta muestran que el 75% de los encuestados (esto es, 20 de las 35 compañías que forman el Ibex) tiene pensado incrementar su presencia en México en 2009 y el argumento en el que se apoyan más decididamente para justificar dicha determinación es el importante mercado interno que el país posee. Vale destacar que la economía mexicana es una de las más afectadas de la región por la recesión por la que atraviesa la economía norteamericana.
Así como la encuesta muestra el reconocimiento que reciben las economías latinoamericanas que están llevando adelante políticas más sanas y que buscan respetar las reglas de juego de modo tal de generar un contexto de previsibilidad para las inversiones, la misma también muestra el castigo que reciben (y el costo implícito que ello produce), aquellas economías en donde la incertidumbre de las reglas de juego en el contexto de los negocios, ha pasado a ser lo común.
Dentro de este grupo de países, se encuentran tanto Venezuela, como Argentina y Bolivia, quienes serán los países de la región que tengan un desarrollo menos favorable para el 2009, según las respuestas de las empresas encuestadas.
Como ya les he mencionado en mis artículos (aunque sea algo que cada vez más resulta evidente), en Latinoamérica existen dos grupos de países bien diferenciados: aquellos que buscan respetar las reglas de juego y priorizar la transparencia en los mercados y en sus acciones de política económica y aquellos que sólo piensan en el día a día y aplican sus políticas económicas en función a ello cambiando de manera muy frecuente las condiciones del mercado.
En relación a lo anterior Martínez Lázaro, decía acerca de la visión de las empresas españolas: “Los inversores se han dado cuenta de que Latinoamérica no es un todo y han marcado una diferencia más acusada entre aquellos países que presentan unas condiciones adecuadas y los que no”.
La inseguridad jurídica observada en estos países, la inestabilidad política y económica y un mercado no muy grande, son factores muy tenidos en cuenta por las firmas españolas para decidir el destino de sus inversiones en la región. Posiblemente, en el caso de Perú, este país no se encuentra dentro de los cuatro principales destinos de inversión de los capitales españoles, por su reducido mercado interno, aunque su economía viene creciendo a muy buen ritmo y sus variables macroeconómicas gozan de muy buena salud, al tiempo que muestra un interesante potencial de desarrollo.
Quizás se pueda pensar que esta encuesta muestra solamente la visión de veinte empresas españolas, pero a mi parecer es bastante representativa de la visión del inversor extranjero para con la región.
Es por ello que representa una buena guía de hacia dónde deben orientarse las economías latinoamericanas si pretenden generar un mayor atractivo de los capitales extranjeros para de este modo, lograr potenciar el crecimiento y desarrollo de sus economías.
¿Tomarán nota los gobiernos latinoamericanos de estos mensajes que los inversores les envían?
Nos encontraremos nuevamente mañana,
Horacio Pozzo

  • Sin Comentarios
  • Sin votos

¿Podrá China salvar al mundo?

Nota de la Editora: hace unos meses los analistas se mostraban muy polarizados con respecto a una situación de desacople económico mundial, con China y ciertos emergentes poniéndose al hombro a la economía global y lograr así atenuar la desaceleración o recesión que se avecinaba. Por más que China haga fuertes intentos en estimular su demanda interna en este momento, no hay que olvidar que ésta se ha visto fortalecida por la fuerte demanda externa de estos últimos cinco años. Nos pueden dejar sus comentarios, reflexiones y preguntas sobre éste y otros artículos y noticias en www.latinforme.com

¿Podrá China salvar al mundo?
Buenos Aires, Argentina
19 de noviembre de 2008

A medida que continúa avanzando la crisis, queda cada vez más en claro que la posibilidad de un posible decoupling por parte de las economías emergentes, con el que muchos nos hemos ilusionado, es cada vez menos probable.
A pesar de ello, varias de las economías emergentes han demostrado una mejor capacidad de respuesta ante la crisis actual, de lo que se les ha observado en episodios anteriores. Si bien el crecimiento económico de las economías emergentes se ha desacelerado, el mismo se mantiene en zona positiva.
Cuando surgió la crisis subprime, y cuando ya se comenzaba a pronosticar un posible impacto en la economía real, junto a la posibilidad del decoupling, se comenzó a hablar de la posible capacidad de la economía china de compensar la caída en el crecimiento económico global.
El pasado 9 de noviembre, el gobierno de China lanzó un plan de estímulo económico por US$ 586.000 millones, un plan similar al ejecutado durante la crisis asiática de 1997, aunque con otras características. Para el presidente del JP Morgan de China Equities, Jing Ulrich el paquete de estímulo económico: “Es el New Deal con características chinas”.
El plan generó expectativas mundiales ya que el mismo, al impulsar la demanda doméstica de China, podría implicar un aumento de las importaciones de aquel país con el consecuente incremento en la demanda externa de las economías afectadas por la crisis. El plan servirá entre otras cosas, para incrementar el nivel de ingreso de la población, mayores prestaciones médicas, educación, vivienda.
El paquete, además de un efecto concreto en la economía china, pretende generar un impacto en la confianza del sector empresario y de los consumidores de que el gobierno, buscará mantener el crecimiento económico para generar un efecto virtuoso sobre la misma. Para los economistas, el plan cubre varios aspectos vinculados con el impulso del consumo (vale recordar que en el plan anterior de la crisis del sudeste asiático, el foco se encontraba en la inversión en infraestructura).
Así, este paquete de estímulo económico que pretende mantener el ritmo de crecimiento de la economía china, reorienta la dinámica de sus componentes con una mayor dinámica en el consumo.
El plan chino con una fuerte orientación al consumo, genera en las economías en problemas una gran expectativa y el siguiente interrogante: ¿Podrá la economía de China ayudar a compensar la desaceleración económica global?
Al respecto no se escuchan muchas voces en positivo sobre esta idea. Para el economista y asesor del gobierno chino Cheng Siwei, la economía de dicho país debe primero resolver sus propios problemas antes de ayudar a otras economías. Cheng Siwei opinaba al respecto: “China carga y cargará con una responsabilidad parcial por la situación actual”, a lo que agregaba: “Pero la prioridad que se le presenta es resolver los problemas domésticos tales como el desempleo y una desaceleración en la actividad económica en lugar de ir a toda prisa a ayudar a otros”.
Es cierto que la economía china difícilmente pueda compensar en buena medida la desaceleración de la economía mundial ya que su PBI representa el 6% del PBI de la economía global. A menos se podrá esperar un mínimo aporte al crecimiento global que impida que la crisis sea más profunda aún de lo que será.
Adicionalmente a la posibilidad de que la economía china ayude a la economía global en crisis, surgió en el debate, la cuestión proteccionista. Para Siwei, la crisis derivará en una mayor integración: “Globalmente la desaceleración económica mundial producirá una más profunda integración regional porque un único país es más vulnerable a la crisis financiera”. Si esto se llegara a producir sería muy beneficioso para la recuperación económica global, aunque las expectativas son que la crisis genere un aumento del proteccionismo con implicancias en el agravamiento de la situación económica.
Además, la crisis implicará una reforma en el sistema financiero internacional y un incremento en la regulación del mismo, lo cual le quitará impulso a la recuperación económica cuando la misma se produzca.
¿Podrá China apoyar a la economía global? Este debate sobre las capacidades de la economía oriental de apoyar a la economía global en este momento de crisis, seguramente se mantendrá durante un buen tiempo. Los sucesos indicarán en qué medida podrá concretarse la expectativa generada.
Mientras tanto, el país oriental continuará con su acercamiento con Latinoamérica. Esta semana el presidente de China Hu Jintao estará en la región, previo a la cumbre Apec. Perú y China anunciarán el miércoles 19 la conclusión de las negociaciones del Tratado de Libre Comercio (TLC) entre ambos.
La actividad del Hu Jintao en Latinoamérica, comenzará en Costa Rica donde buscará concretar la firma una decena de acuerdos y anunciar con su homólogo, Óscar Arias, el comienzo de negociaciones para un Tratado de Libre Comercio (TLC). Además existe la posibilidad de que China construya una moderna refinería de petróleo en Costa Rica para atender la demanda de la región, con una inversión de hasta US$ 1.200 millones en una acción conjunta de la Refinería Costarricense de Petróleo y la China National Petroleum Corporation. Posteriormente arribará a Cuba para entrevistarse con el presidente Raúl Castro, en una señal que refuerza las relaciones políticas y comerciales entre ambos aliados comunistas.
La crisis financiera internacional ha mostrado que más allá del cuestionamiento existente a nivel mundial acerca del liderazgo mundial de la economía estadounidense, no existe ningún país o grupo de países que pueda ocupar el lugar que ha sabido poseer durante varias décadas EE.UU.
Todavía Europa y los países asiáticos (China e India), que aparecían como potencias emergentes, se han mostrado incapaces de marcar un cierto liderazgo mundial, por lo que no es posible esperar que puedan hacer mucho frente a la desaceleración del crecimiento global.

Nos encontraremos nuevamente mañana,

Horacio Pozzo

  • Comentarios
  • 2 votos

¡Llueve dinero!: Las principales economías salen a ofrecer paquetes de ayuda

Horacio hace hoy un repaso de los programas de estímulo que se han dado en el mundo últimamente, los megasalvatajes que lograron que el mundo… ¿nade en liquidez?

Si resultó impensado hace casi un mes, que el Banco Central Europeo participe de un recorte coordinado de tasas de interés con otros Bancos Centrales, tan impensado como eso resulta lo que está ocurriendo con los anuncios de paquetes de estímulos en todo el mundo. Está “lloviendo dinero” en las economías para que las mismas puedan frenar su desaceleración (ya reconocida como irremediable recesión), y comenzar a transitar el sendero de la recuperación.
Una vez frenada la hecatombe en el sistema financiero global a través de los múltiples salvatajes anunciados por los gobiernos (aunque seguimos asistiendo a nuevos casos de entidades con problemas que deben recurrir a la ayuda oficial), ahora la tarea pasa por encender nuevamente el motor del crecimiento. Pensando en esto es que los gobiernos de las principales economías mundiales han lanzado programas de estímulo económico.
Estos programas de estímulo económico tienen características diferenciales entre sí, aunque algunos elementos en común. Pero más allá de la diferencia de diseño y magnitud de los mismos, llama la atención que no haya una adecuada coordinación ni tampoco una evaluación seria de sus efectos. Esta poca evaluación que se observa en los programas puede provocar resultados deficientes que disten demasiado de aquellos a los que se pretende arribar, haciendo que los planes terminen siendo únicamente un derroche de dinero público.
Pero volviendo al tema de los paquetes de estímulos económicos, en los últimos días, varios países entre los que se encuentran Japón, Francia, España e Inglaterra anunciaron sus planes de estímulo económico.
Hagamos un repaso de algunos de estos programas de estímulo económico que se acaban de anunciar:
Inglaterra anunció un paquete de ayuda de alrededor de US$ 6.600 millones, para ayudar a las pequeñas y medianas industrias, a hacerle frente a la crisis crediticia global, ya que la crisis financiera hizo que en Inglaterra, las entidades bancarias congelaran los préstamos a las compañías y como en toda crisis, las pequeñas y medianas empresas son las primeras en sufrir la restricción crediticia, lo cual pone en peligro su supervivencia a pesar de que sean compañías en buen estado.
En el caso de Japón, el primer ministro Taro Aso, anunció un paquete de casi 27 billones de yenes (US$ 275.000 millones) con créditos y otras medidas para estimular a la economía. El plan comprende préstamos a las empresas pequeñas y medianas, una reducción en la cuota de carreteras y la entrega de apoyo económico a familias por una suma total de dos billones de yenes (US$ 20.000 millones). Además, el plan contempla subsidios adicionales para agricultores y una reducción en las deducciones de nómina de pago por seguro de empleo. Ya Japón había asignado una partida suplementaria de 11,7 billones de yenes en el presupuesto, destinada para que pescadores y agricultores enfrenten los aumentos en los precios de combustibles, así como para ayudar a trabajadores eventuales mientras encuentra empleos mejores.
En Francia, Nicolás Sarkozy, anunció un plan de fomento del empleo, que prevé la creación de 100.000 contratos de trabajo subvencionados por el Estado, como parte de las medidas para limitar el impacto de la crisis financiera. Anteriormente, Francia había dispuesto medidas para ayudar a las pequeñas empresas en problemas, además de salir a rescatar a las entidades bancarias con dificultades.
En el día de ayer, el gobierno español anunció un paquete de medidas orientadas a reducir el desempleo mediante la ayuda económica a las familias y el incentivo a las empresas para la contratación de desempleados. Entre otras medidas destacadas que presentó durante una conferencia de prensa, Zapatero adelantó que las personas que hayan perdido su trabajo podrán aplazar el 50% del pago de su hipoteca durante dos años.
En el caso de Alemania, el paquete de estímulo económico se dará a conocer esta semana. Sobre esto, el líder parlamentario del Partido Socialdemócrata, Peter Struck decía al periódico Berliner Zeitung: “(…) estamos hablando de un volumen de quizá 20.000 millones de euros a 25.000 millones de euros”.
En los EE.UU., la decisión de un nuevo paquete de ayuda está en manos de los candidatos presidenciales. Obama está a favor de un segundo paquete de estímulo para reactivar la economía, por un valor de US$ 175.000 millones, que incluiría financiamiento de infraestructura y otra ronda de cheques de reembolsos impositivos. McCain por su parte, impulsa un plan de viviendas por US$ 300.000 millones que usaría algunos de los fondos del paquete financiero aprobado recientemente, de US$ 700.000 millones, para comprar hipotecas en problemas.
Además, el próximo 26 de noviembre, la Unión Europea (UE), presentará una propuesta que se centra en el aumento del desempleo y la pérdida de poder adquisitivo de ciudadanos.
Vale recordar que hace tan sólo un par de meses, los gobiernos europeos se manifestaban en contra de este tipo de planes de estímulo económico. Pero así como el BCE cambió radicalmente su postura (aunque la atenuación de las presiones inflacionarias lo ayudó), los países europeos salieron masivamente a inundar de dinero sus economías para recuperar el gasto y así estimular el crecimiento económico.
¿Pero podrán estos numerosos paquetes de estímulo económico ayudar realmente al crecimiento de la economía mundial? Probablemente el efecto que los mismos puedan llegar a tener dependerá de la confianza que puedan generar en los diversos sectores económicos en general y en la población en particular.
Además, si los sistemas financieros se mantienen a salvo de nuevos episodios de crisis y si comienzan a surtir efecto las iniciativas tendientes a restaurar la generación de crédito por parte de los mismos, ello reforzará la confianza de las familias y las empresas y apuntalará la recuperación económica.
Ya desde los Bancos Centrales se han hecho grandes esfuerzos para apoyar al sistema financiero para que encuentre un panorama más amigable y pueda recuperarse para dejar atrás las turbulencias y comenzar a generar financiamiento. Esta semana se espera que el Banco Central Europeo (BCE), haga su parte y recorte en 50 puntos básicos su tasa de referencia.
Se están realizando los últimos esfuerzos por lograr evitar una recesión profunda y acelerar la recuperación económica. Ahora queda esperar que comiencen a verse los efectos positivos y que ello modifique el humor de las economías. Las economías dependen en una medida del humor de sus participantes. Son las expectativas positivas las que hacen que las empresas inviertan y las familias consuman.
En estos momentos llueve dinero en las economías. Luego de la crisis, se podrá analizar con serenidad si estas medidas tuvieron efectos positivos y qué costos implicaron. Por el momento y tal como es característico de este momento, el impacto que puedan tener y sus consecuencias no deseadas, son inciertas.
Nos encontraremos nuevamente mañana,
Horacio Pozzo

  • Sin Comentarios
  • 1 voto

Argentina, Default III

“No habrá intangibilidad de los fondos. No es posible, dicen. Pese a que lo niegan oficialmente, en Balcarce [Casa de Gobierno] admiten por lo bajo que se usarán para cubrir el déficit y evitar el fantasma del default en 2009 y tener holgura fiscal para ganar las elecciones”, dice La Nación.

La reestatización de los fondos jubilatorios que eran gestionados por las Administradoras de Fondos de Jubilaciones y Pensiones (AFJP), de ser cierto lo que funcionarios del gobierno afirman por lo bajo, consistirá literalmente en un traspaso de dinero, que era propiedad de los actuales aportantes y futuros jubilados, a la caja del Estado. Si esto es usado para cancelar deuda y nutrir cajas electorales, estamos en presencia del tercer default argentino, el segundo habiendo sido provocado por la quita efectuada a los bonos ajustados por índice inflacionario, por “distorsionar”, para decirlo elegantemente, el índice inflacionario y pagar menos a sus tenedores.
El proyecto ha sido enviado al Congreso, donde será discutido en una Comisión Bicameral creada a tal efecto, que por supuesto será dominada por legisladores afines al gobierno, es decir mero maquillaje que podría bien ahorrarse. El gobierno tiene suma premura en que el proyecto se apruebe inmediatamente y ha puesto los primeros días de noviembre para ello. ¿Por qué tanto apuro?
“Se esperaba esta reacción. Pero no en esta magnitud”, fue la frase que sonaba ayer en el gobierno argentino frente a la caída estrepitosa de la bolsa de Buenos Aires (10% el miércoles y 11% el martes).
¿Es que el gobierno pudo no prever el efecto indeseado en las bolsas? La ANSES salió a comprar bonos por AR$ 300 millones el miércoles, y algo de acciones para ponerle el pecho a la fuerte caída bursátil, que en un momento llegó a perder 18%, y que también logró hacer derrapar al Ibex en Madrid, donde cotizan empresas españolas que operan en la Argentina, haciéndolo perder un 8,2%, su segunda pérdida histórica. La petrolera Repsol YPF perdió 15,8% (¿próxima meta del gobierno?) y tuvo que ser suspendida. El banco Santander (Santander Río), perdió un 9,9%.
El director ejecutivo de la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES), Amado Boudou, será el encargado de darle el golpe mortal a las AFJP: se encargará de la liquidación de esas empresas.
Pero este gobierno ya venía solicitando fondos a las cajas estatales como de la ANSES (AR$ 5.000 millones en 2008, según la Secretaría de Finanzas), Lotería Nacional, y otras. Y tampoco es un mecanismo nuevo: ya otro gobierno peronista lo instauró: Perón en el ‘52. “Es un regreso a un peronismo duro, que piensa primero en la caja, luego en la política”, dijo un directivo bancario que manejó una AFJP a La Nación.
Y como el gobierno gusta afirmar, que ha sido elegido por mayoría electoral, no hubiera sido legítimo también que los 10 millones de aportantes que ya habían elegido permanecer en el sistema de capitalización en 2007, cuando se dio a elegir si los trabajadores querían pasar al régimen de reparto estatal, respetar sus decisiones? ¿O no se busca respetar la decisión popular? ¿No podíamos llamar a consulta popular a ver cómo quería la población ver sus ahorros jubilatorios administrados? El slogan es “gobierno nacional y popular”, según nos bombardean panfletariamente a diario.
El gobierno de los Kirchner habitualmente busca contrarrestar las malas reacciones que generan con sus políticas con otras de corte más populista, pero al final resultan en grandes anuncios y magros resultados. ¿Recuerdan el reestablecimiento del 82% móvil para las jubilaciones, que terminó siendo otorgado apenas un 11%? Eso se hizo luego del desgaste de gobierno luego del conflicto con el campo. En el intento de componer el humor de la sociedad, generan el efecto contrario: más negatividad y oposición por medidas que en vez de estimular, desilusionan. Esto genera malos humores en la sociedad, que luego se reflejarán en la economía y en las bolsas.
Ahora para morigerar los efectos causados esta semana por el default III, “se decidió avanzar en un aumento a los jubilados que se anunciaría en los próximos días y se aplicaría para antes de fin de año”, según La Nación. ¿Pero no acaban de otorgar un aumento para el 2009 a pagarse en dos meses, marzo y septiembre? ¿Por qué esta política convulsiva para la Seguridad Social (entre otras)?
“Sería una manera presentable de justificar el uso de los fondos incautados. Otra es el anuncio inminente de un plan de obras públicas de miles de millones de pesos para evitar la recesión y el desempleo en medio de la crisis de depresión mundial”, sigue La Nación.
¿No existe un plan integral, de desarrollo, proyección, y planeamiento en la Argentina para la Tercera Edad, que hay que manotear parches según el humor social, pesimista y descreído por malas políticas gubernamentales? Pago al Club de París, arreglo con holdouts, los anuncios en la ONU por Cristina Kirchner parece que quedaron para la ONU y para hacer la visita de la mandataria argentina más transitable.
“La Argentina está cada vez más cerca del abismo. Probablemente postergó el default, por ahora” dicen en Wall Street, impresionados por la desesperada jugada argentina por fondos.
La Argentina continúa con un plan bien trazado: seguirá dependiendo del financiamiento de Chávez.
Grave. ¿A qué caja se recurrirá luego? ¿Administradoras de Riesgos de Trabajo (ART)? Se buscaba generar confianza para repatriar capitales argentinos en el exterior, ¿era este el camino para generarla? ¿O para alejarla? La Argentina tiene vida aún luego de 2011, fin de mandato de Cristina Kirchner. ¿Quedará algo, además de malestar?
Se expropia Aerolíneas Argentinas. Si así no entienden… ¿cómo tenemos que explicarle al capital internacional que venga a invertir al país?
“¡Otra vez la Argentina!”, dicen los medios españoles. “¿Estos tipos se volvieron locos?” se preguntan los empresarios españoles con firmas en el país. Doble bofetada de la Argentina a España: claro, también les expropiamos Aerolíneas. Dos inmejorables noticias en una semana.
Se equivocan los españoles cuando dicen: “ya no se sabe lo que puede venir de ese país”. La Argentina es un país a todas luces previsible, no importa cuanto caiga ni decaiga: siempre puede estar peor.

Paola Pecora es la Editora en Jefe de Latinforme.com. Ha trabajado en el sector financiero durante 17 años, como asesora, trader y analista técnica y fundamental de mercados financieros internacionales. Trilingüe, de visión contrarian e independiente (demasiado a veces) la convierten en referente indispensable a la hora de evaluar y escoger oportunidades de negocios internacionalmente. Es actualmente asesora en mercados financieros de la consultora internacional Gerson Lehrman Group y ha sido editora de MoneyWeek Edición Sudamericana. Su columna sale los viernes en Latinforme Diario.

  • Comentarios
  • Sin votos

AgenciaBlog