Posts etiquetados como ‘euro’

¿Peligra la libra esterlina?

¿Peligra la libra esterlina?

¿Peligra la libra esterlina?

Mientras al dólar le quedan sus últimos meses por delante como moneda líder de reserva internacional, una divisa que supo serlo también en el pasado se debate entre volver a recuperar fuerzas o mantenerse débil para favorecer a la recuperación económica.La fortaleza de la moneda nacional ha representado históricamente, todo un símbolo de poder político y económico de los países. Lo valorada que era una moneda por el resto de los gobiernos implicaba no solamente un reconocimiento para la economía del país emisor sino también importantes beneficios en términos de señiorage.

Era por dicho motivo que la libra esterlina luchó con todas sus fuerzas cuando cayó derrotada en manos del dólar estadounidense. Hoy la situación es paradójicamente diferente y tanto los EEUU (que según afirmara Obama al asumir la presidencia, buscaría mantener un dólar fuerte), como Gran Bretaña, no estarían viendo con malos ojos el mantener un tipo de cambio depreciado respecto al resto de las principales divisas con el objetivo de recuperar a sus economías.

El propio gobernador del Banco de Inglaterra (BoE), Mervyn King reconoció en setiembre que una libra más débil “ayudaría” a reequilibrar la economía británica. Probablemente también haya anticipado con su opinión, cual es su visión sobre la política monetaria del BoE para los próximos meses.

Pero el deseo lejos se encuentra de la realidad y el problema para Inglaterra pasa por el desequilibrio que observa en los componentes de su economía. ¿Qué quiero decir con esto? Según lo expone John Authers para Financial Times, Gran Bretaña sigue siendo un importante centro financiero que atrae a enlistarse a las compañías extranjeras. Esta situación se combina con el hecho que apenas el 20% de los ingresos de las empresas británicas con una capitalización de mercado superior a los US$ 200.000 millones proceden de Reino Unido, hacen que la libra esterlina sea aún una moneda de deseo, a pesar de los graves problemas en la economía inglesa.

La internacionalización de gran parte de la operatoria de las principales compañías británicas cotizantes, hace que el valor de mercado de las mismas no se vea tan afectado por lo que ocurra en la economía inglesa ya que se encuentran cubiertas de dicho riesgo y ello se ve reflejado claramente en la evolución del FTSE100 que acumula un alza del 14% en todo el año (y del 48,1% desde su mínimo de principios de marzo), a pesar que la economía inglesa ha acumulado seis trimestres consecutivos de caída por primera vez en su historia.

Para mala fortuna de los deseos de Mervyn King, unas declaraciones realizadas por Paul Fisher, director de mercados del organismo emisor impulsaron el pasado lunes la cotización de la moneda británica ante las especulaciones que apuntan que el Banco de Inglaterra podría frenar las medidas extraordinarias adoptadas en los últimos meses para combatir la crisis.

Claro que no todos opinan de la manera de Authers y no son pocos los que consideran que la libra seguirá en los próximos meses recorriendo un camino hacia su debilitamiento y ello se apoya no solamente en los problemas fiscales y de deuda que observa Gran Bretaña, sino también en la muy frágil situación de la economía.

Si bien la economía británica ha demostrado algunas señales de mejora, la Cámara de Comercio Británica, ha considerado que: “La mejoría no es lo suficientemente fuerte como para concluir sin duda que la economía ha vuelto a tasas de crecimiento positivas”.

Lee Hardman, estratega de divisas de Bank of Tokio-Mitsubishi UFJ da un claro panorama de la visión que tiene el mercado por estos momentos en torno a la moneda inglesa: “El pesimismo en torno a la libra está alcanzando unos niveles muy elevados”.

Mientras el gobierno británico no vería con malos ojos un debilitamiento de la libra esterlina, desde la Eurozona se está ante la posibilidad de por primera vez en la historia del euro, alcanzar la paridad con la divisa británica, situación no tan favorable en términos de competitividad, aunque sí en términos de demostración de poder.

¿Podrá el euro, dar el golpe y superar en valor a la libra esterlina?

Pedro Calvo, para El Economista, considera que por el momento es difícil que el euro pueda alcanzar a la libra luego de las insinuaciones realizadas desde el BoE sobre la suspensión al menos temporal, del programa de compras de deuda.

A pesar del deseo del gobierno inglés por sus efectos benéficos sobre las golpeadas cuentas externas del país, la posible debilidad de la libra esterlina en el mediano plazo deberá manejarse con cuidado para evitar efectos no deseados sobre la economía como el resurgimiento de las presiones inflacionarias.

Desde el gobierno británico algunos funcionarios descartan que la libra se siga manteniendo débil en un horizonte de mediano plazo. Tal es el caso del ministro de Comercio del Reino Unido, Mervyn Davies que señalaba esta situación de oportunidad que deben aprovechar las compañías productoras de bienes transables para vender al exterior: “Dado el nivel de la libra, claramente es una gran oportunidad para las empresas pequeñas, y para las empresas de todas las formas y dimensiones para exportar”.

Una reflexión final que creo necesaria realizar es que si en estos momentos se está debatiendo en Gran Bretaña los beneficios de poseer una moneda débil, ello es un claro reflejo de la situación de crisis por la que atraviesa la economía, una situación que no parece tener vuelta atrás. En vinculación a esto, ayer hablábamos de las presiones al alza que están teniendo las monedas emergentes, en especial las latinoamericanas (¿Seguirán subiendo las monedas latinoamericanas?)

: las economías latinoamericanas se están haciendo de un mayor espacio en el contexto mundial, en buena medida por méritos propios aunque también en parte, por el vacío que están dejando las economías que hasta el momento, han sido líderes mundiales.

El comprender el funcionamiento de los mercados de divisas y poder identificar con claridad qué fuerzas manejan los valores de las mismas es un elemento que nos permite anticipar hacia dónde deberían dirigirse las cotizaciones de las principales monedas internacionales para de este modo poder anticiparnos a estos movimientos y beneficiarnos con la capacidad de estar un paso adelante de los sucesos. Mediante el Curso de Economía Básica para Inversores, Latinforme pretende ofrecer una herramienta de suma utilidad para adentrar al inversor en los conceptos básicos de la economía y las fuerzas que la gobiernan, con el objetivo y convencimiento que a través del conocimiento del funcionamiento de las economías se pueden anticipar los movimientos de los mercados e identificar las oportunidades de inversión.

Horacio Pozzo

———————OPORTUNIDAD DE INVERSIÓN———————

Aprovechemos esta baja en Wall Street para comprar. Como ya lo hicieron los suscriptores de nuestra newsletter de inversión Valor Global, que ya recuperaron su costo al invertir en las compañías que les recomendamos. ¿Quiere saber cuáles son? Puede probar ingresando aquí para averiguarlo y comenzar a invertir en nuestras acciones recomendadas. ¡Pronto salen las de noviembre! Para suscripciones haga clic aquí o bien escríbanos a info@latinforme.com para mayores detalles.

————————————————————————–

Hasta dónde puede caer el dólar

Hasta dónde puede caer el dólar

Hasta dónde puede caer el dólar Como si fuera una sentencia de muerte, parece que el dólar se encuentra al igual que muchos condenados en los EEUU en el corredor de la muerte como divisa líder mundial. El reinado del dólar está acabado según la visión (y el comportamiento), de los especialistas y del resto de los gobiernos. Sin embargo, todavía existen quienes apuestan a que ello no sea así. Por lo pronto, en estos momentos el dólar se mueve por su nivel más bajo de los últimos 14 meses frente al euro y probablemente le represente a ud. una buena noticia si es que vive en Europa y desea tomarse unas vacaciones en los EEUU.

David Wessel, reproducía en el Wall Street Journal, la confianza del Tesoro estadounidense sobre las posibilidades de que el dólar mantenga su liderazgo y fortaleza: “Mientras los EEUU mantengan políticas macroeconómicas sanas y profundas, liquidez y profundidad en los mercados financieros, el dólar continuará siendo la principal moneda de reserva”. Por el momento, las políticas macroeconómicas de los EEUU no son lo sanas que se podían esperar, por lo que si las mismas no observan un giro drástico, se deberán abandonar las esperanzas de sostenimiento del liderazgo del dólar como moneda de reserva global.

Contra los que confían en la continuidad del liderazgo del dólar, otros como Fred Bergsten, quien fuera asesor durante la presidencia de Carter, son contundentes al calificar que el dólar tiene los días contados y que dejará de ser la moneda de reserva global.

A pesar de la creencia extendida sobre la continuidad del debilitamiento del dólar frente a las principales divisas, Mark Gongloff del Wall Street Journal cree que por el momento, nadie tiene la respuesta a la pregunta acerca del valor del dólar. Por más apuestas que se realicen, no existe una noción de qué valor debería tener en relación a las principales divisas.

Es que los fundamentalistas que apoyan su análisis del valor del dólar en una amplia cantidad de variables no se ponen de acuerdo. Los numerosos indicadores a los que echan mano para evaluar el valor de la moneda estadounidense, alcanzan conclusiones distintas lo cual genera un poco de desconcierto. No se puede elegir uno en concreto ya que todos tienen debilidades.

¿Qué determina el valor del dólar? En una respuesta simple y concreta, la fortaleza de la economía estadounidense es lo que determina su valor. Yendo al detalle, deberíamos ver cómo se comportan las principales variables económicas tales como la balanza comercial y la cuenta corriente, el gasto fiscal y el déficit público, las tasas de interés, la tasa de inflación y el crecimiento de la economía tanto real como potencial.

—————La economía y los mercados van de la mano————–

El dólar está colapsando, y con él de la mano viene la suba en commodities. ¿Cuáles son las causas de la baja del dólar y cómo podemos predecir este movimiento para ganar en los mercados? Hay que comprender nociones básicas de economía y su interrelación con los mercados financieros. El curso Economía básica para inversores, acerca los elementos para comprender el funcionamiento de las economías y anticipar sus tendencias. Para suscribirse al curso, puede escribirnos a info@latinforme.com o hacer click aquí.

———————————————————–

Mientras el modelo que utiliza la OCDE para evaluar el valor que deberían tener las divisas, dice que el dólar está subvaluado frente al euro, otras estimaciones dan cuenta de lo contrario. La mayoría de los indicadores que utilizan los economistas señalan que el dólar está sobrevaluado frente al yuan, pero algunos muestran que es demasiado barato frente al euro. Incluso el índice del dólar de Intercontinental Exchange, que mide su desempeño contra una canasta de seis de las principales divisas del mundo donde predomina el euro, muestra las expectativas de un dólar más débil a futuro y descendió la semana pasada a 75,48, su mínimo de los últimos 14 meses y no muy distante de su mínimo histórico de 71,33 correspondiente a abril de 2008.

Mirando algunas de las principales variables económicas de los EEUU nos encontramos con tasas de interés en mínimos históricos, un déficit fiscal que ha sido récord histórico, un déficit en cuenta corriente difícil de revertir y una economía que seguirá débil más tiempo del deseado. Desde el punto de vista de las variables económicas, no existen demasiados argumentos de los que se pueda sostener el dólar para recuperar valor.

En su peor momento, los gobiernos y los inversores le dan la espalda al dólar. El billete verde ha perdido su atractivo como refugio seguro ahora que los inversionistas dejan de lado su aversión al riesgo y salen en busca de alternativas más rentables. Barclays Capital difundió un dato que no se puede dejar pasar: entre los meses de abril y junio, los bancos centrales de todo el mundo acumularon más de la mitad de sus reservas en euros, por primera vez en un período de alta demanda, siendo también la primera vez que la cuota de dólares comprados baja al 37%.

Según el Banco Internacional de Pagos de Basilea (BIS), el dólar representaba el 62,8% de las reservas mundiales al cierre del primer semestre, cifra inferior a la de finales de 2008 cuando explicaba el 64% del total de reservas. Pablo Guijarro, de AFI graficaba lo que está sucediendo: “Se trata de una tendencia que se viene arrastrando desde hace 10 años”.

Para algunas economías, el separarse del dólar se vincula a evitar que el estar atado a una moneda ahora débil les siga generando daños. Paul Gamble, director de investigaciones del banco saudí Jadwa Investment, alerta sobre las consecuencias negativas para las economías del Golfo: “Una caída persistente del dólar puede finalmente dar lugar a más inflación, un fenómeno que será exacerbado por el alza de las materias primas que sirven de valor refugio ante un dólar debilitado”. Es por este motivo que se sigue evaluando, lógicamente en secreto (ya que podría implicar un nuevo impacto negativo sobre el dólar que afecte las reservas de estos países y su estabilidad), la posibilidad de despedirse de la dependencia directa del billete verde, situación seguida con atención y entusiasmo por China dado el enorme volumen de sus relaciones comerciales con los países del Golfo.

Que el dólar se seguirá debilitando es para Guijarro, un hecho como así también su gradualidad: “Pero aun así, y a pesar de todas las presiones, la pérdida de protagonismo es y va a seguir siendo muy gradual”. Lamentablemente no veo que se pueda sostener esta gradualidad que se viene observando y que predice, se mantendrá, Guijarro. Cada vez son más los factores que atentan contra la sostenibilidad del dólar. Y para colmo de males, la ausencia de cooperación internacional está agravando la situación.

El oro por su parte, es el reflejo de la situación por la que atraviesa el dólar estadounidense. El incremento en su cotización responde a la debilidad de dólar. En estos tiempos en que todos buscan la forma de desligarse del dólar, el oro puede aparecer como un gran negocio. En este sentido, las miradas están puestas a lo que pueda hacer China. La economía china posee más del 29% de las reservas mundiales en divisas y sólo un 2% de ellas están en oro. El margen para que el gobierno chino ordene compras de oro es amplio y las perspectivas de revalorización para el metal precioso son muy elevadas.

¿Se puede pensar en la recuperación del dólar? Es una pregunta que, a pesar de algunas variables económicas que muestran algún signo de esperanza, sigue siendo negativa.

Horacio Pozzo

——–OPORTUNIDAD DE INVERSIÓN———-

Los suscriptores de nuestro reporte de inversión Valor Global llevan más de un 30% de ganancia desde julio. Y usted… ¿se lo va a seguir perdiendo?

Valores vendidos a la fecha: 0

Haga click aquí para suscribirse

Por qué apuesto por las acciones brasileras

Por qué apuesto por las acciones brasileras

Por qué apuesto por las acciones brasileras ¿Estará en lo correcto Goldman Sachs (NYSE:GS)? Hace ya un buen tiempo que en las charlas con mis amigos no me consultan acerca de la conveniencia o no de comprar dólares o euros. La estabilidad cambiaria existente en Argentina al menos durante el último tiempo, les ha quitado el apetito por explorar nuevas experiencias de inversión. Pero imagino y creo que esta calma aparente no debería durar demasiado y pronto podríamos volver a ver al dólar fortaleciéndose frente al peso argentino (aunque las fuerzas del mercado marquen en estos momentos otra dirección).

Probablemente, si considerara que el diagnóstico de Goldman Sachs es el correcto, debería recomendarles a mis amigos que apuesten a las monedas emergentes, aunque no estoy muy seguro de que se animen a ello. ¿Se animaría ud a invertir en reales? Probablemente sí, luego de la gran demostración de los últimos tiempos de la fortaleza de la economía brasileña. ¿Y en el peso mexicano o en la rupia indonesa y el rublo ruso? Imagino que ya ha comenzado a titubear.

El problema de muchos de los inversores que se animan a invertir en monedas de economías emergentes lo hacen luego que la tendencia comienza a revertirse, luego que la apreciación cambiaria se ha hecho demasiado fuerte. Es que el temor hace que no se decida a invertir hasta que la ira por las grandes ganancias perdidas luego del rally de dichas monedas, lo hagan decidir a participar justo en la cresta de la ola y cuando la misma comienza a perder fuerzas.

Pero en este caso, no parece que estas monedas se encuentren en sus niveles máximos en términos de las principales divisas globales. Es por este motivo que para Goldman Sachs, esas divisas emergentes tienen el potencial de aumentar su valor tanto frente al dólar como al euro en cuanto los Bancos Centrales reviertan su política monetaria laxa e inicien el ciclo ascendente de tasas.

Entiendo y encuentro razonable que apostar por el fortalecimiento de la rupia indonesa o el rand sudafricano e incluso, el rublo ruso dado el alto desconocimiento de sus economías, es una apuesta verdaderamente arriesgada incluso aunque se los recomiende un operador de vasta experiencia en el mercado. Es por este motivo que me voy a referir a las dos monedas conocidas a nivel regional considerando la siguiente frase que muchos ya conocerán: “Mejor malo conocido que bueno por conocer”.

Si nos concentramos en el peso mexicano y en el real brasileño y analizamos la salud de sus economías, parece claramente más probable que el Banco Central de Brasil inicie con mucha más antelación el ciclo ascendente de tasas en relación a las perspectivas del Banco de México.

Probablemente la relación cambiaria entre el dólar, el yen y el euro, se encuentren en un nivel que se puede considerar de equilibrio. Ello en un contexto en el que no se espera durante al menos lo que queda del año, cambios en la política monetaria ni una vigorosa recuperación de sus economías, hace pensar que dichas relaciones cambiarias se mantendrán con estrechos rangos de variación. Esto permite evaluar la evolución de las monedas emergentes frente a las principales divisas internacionales con la simple evaluación de una de ellas.

Es así que si uno presta atención a la cotización actual del peso mexicano frente al dólar encontrará que se ubica en los $ 13,5 por unidad de la moneda estadounidense, bastante alejada de su máximo de $ 9,87 de principios de agosto de 2008. La debilidad de la economía que no parece revertirse por unos cuantos meses, obliga al gobierno de Felipe Calderón a ensayar un ajuste fiscal para evitar comprometer aún más la situación de las cuentas públicas, hace difícil imaginar una apreciación cambiaria significativa que tenga lugar en un corto e incluso mediano plazo.

En cambio, en el caso del real brasileño, la sorprendente recuperación de la economía brasileña hace pensar que no se estaría demasiado lejos de observar el inicio del ciclo ascendente de tasas de interés las cuales se ubican actualmente en su mínimo histórico. El dólar en Brasil se ubica por estos momentos alrededor de los R$ 1,79, lejos de los R$ 1,556 de principios de agosto de 2008, nivel que no es del agrado de las autoridades del Banco Central de Brasil, que están decididas a intervenir en el mercado cambiario para frenar las presiones sobre su moneda, siempre y cuando las presiones inflacionarias se mantengan contenidas y el mercado siga confiando en el compromiso de la autoridad monetaria para con la estabilidad de precios.

Las presiones inflacionarias en una economía brasileña que viene recuperando con fuerza no solamente su crecimiento económico sino también su nivel de empleo, no deberían tardar demasiado en salir a la luz.

Pero a pesar del efecto que las expectativas inflacionarias puedan tener sobre las expectativas cambiarias, probablemente el real brasileño no se aprecie todo lo esperado por intervención de las autoridades de Brasil. Sin embargo, seguramente el influjo de capitales que seguirá recibiendo su economía ante el atractivo que sus muy buenas perspectivas de crecimiento generan, impactarán en el mercado accionario y especialmente en sus cotizantes con mayores potencialidades de crecimiento.

Las compañías brasileñas verán aumentado su valor en dólares tanto por lo que se pueda apreciar el real como por la mayor demanda de sus acciones. En estos momentos los inversores miran hacia las compañías brasileñas con un alto potencial de crecimiento. Pienso entonces en las acciones de las entidades bancarias como las del Itaú Unibanco (BVSP:ITUB3; NYSE:ITUB), o en nuestra archiconocida JBS (BVSP:JBSS3), del rubro alimenticio.

Más allá de si Goldman Sachs está en lo cierto o no (para los que se quieran animar, la recomendación es tomar posiciones largas de una canasta que contenga a estas monedas frente al euro, el dólar y el yen), las conclusiones nos llevan nuevamente a fijar la vista en la economía brasileña y su mercado accionario el cual tiene un gran potencial para crecer y muchas posibilidades de seguir haciéndolo en los próximos meses.

Y mientras intentamos indagar qué compañías de Brasil pueden darnos una buena oportunidad de ganar unos dólares extras, Paola ya les ha permitido ganar a los suscriptores de Valor Global, un 35% más de lo invertido en apenas tres meses, al aconsejarles una compañía brasileña de gran suceso en los últimos tiempos y una de las mayores compañías a nivel global, que cuenta con mejores perspectivas a futuro que la hacen seguir destinando miles de millones de dólares en nuevos proyectos de inversión. Si le interesa conocer sobre ésta compañía y otras alternativas de inversión que rinden un 60%, haga click aquí.

Nos encontraremos nuevamente mañana,

Horacio Pozzo

———————OPORTUNIDAD DE INVERSIÓN———————

Aprovechemos esta crisis para comprar. Como ya lo hicieron los suscriptores de nuestra newsletter de inversión Valor Global, que ya recuperaron su costo al invertir en las compañías que les recomendamos. ¿Quiere saber cuáles son? Puede probar ingresando aquí para averiguarlo y comenzar a invertir en nuestras acciones recomendadas que llevan un 60% de suba. ¡Pronto salen las de octubre! Me pueden escribir a paola@latinforme.com o a info@latinforme.com para mayores detalles.

————————————————————————–

Bernanke jugó para el mercado

Bernanke jugó para el mercado
13 Agosto 2009 No había lugar para la sorpresa. El 100% de los analistas consultados por Reuters habían anticipado que la Reserva Federal de los EEUU (Fed), mantendría su tasa de interés de referencia inalterada. Y la Fed cumplió en dejarla en el rango de 0% a 0,25%.
La decisión sobre la tasa no importaba demasiado al mercado que ya había anticipado la decisión. Sí resultaba relevante la decisión de la Fed sobre la continuidad de las compras de bonos del Tesoro estadounidense, las que se mantendrán hasta fines de octubre.

¿Terminó la recesión en la economía estadounidense? Creo que la respuesta más adecuada sería “aún no”. La Fed ve que la economía ha comenzado a estabilizarse. Dejó de caer, es cierto, pero no le resultará sencillo levantarse del “piso”. Es por este motivo que ni se menciona la posibilidad de dar comienzo al ciclo ascendente de tasas.

Para los analistas de Commerzbank, el mercado no espera ninguna acción de la Fed sobre las tasas para este año: “El mercado actualmente descuenta una posibilidad de 50% de que la primer alza de tasas tendrá lugar hacia el 10 de enero y cualquier comentario de la Fed apuntando hacia una fecha posterior será negativo para el dólar en el corto plazo”.

Por otra parte, creo que el anuncio de la finalización del programa de compras de bonos del Tesoro hacia finales de octubre estuvo presionado por el mercado. Es por ello que ya se anticipó algo que se producirá en casi tres meses más. La entidad comandada por Bernanke sabía que si no anunciaba el fin de dicho programa, el mercado sospecharía que la salud de la economía no se estaba recuperando de la manera en que el gobierno estadounidense afirmaba.

Lejos de ruborizarse, los integrantes del Comité de Política Monetaria del Banco de Inglaterra (BoE), mantuvieron inalterada la tasa de interés de referencia en la semana pasada y fueron por más. La decisión de ampliar su programa monetario de emisión de dinero en 50.000 millones de libras (unos US$ 84.000 millones) a 175.000 millones de libras, resultó una sorpresa total y un golpe al estómago para la moneda británica. Esta decisión hace sospechar al mercado sobre la verdadera situación de la economía británica.

A pesar que el gobernador del BoE, Mervin King, asegura que la economía británica ha comenzado a evidenciar signos de recuperación, también es cierto que demandará bastante tiempo (más de lo que muchos desean), para que la economía vuelva a la normalidad, situación que también reconoce King. No se puede olvidar que la crisis fue una bomba puesta en el corazón del sistema financiero y el mercado inmobiliario británico, por lo que su reconstrucción no resultará simple.

La profundidad del impacto de la crisis en la economía británica queda en claro con el reciente anuncio del Banco de Inglaterra (BoE), que espera una caída del Producto Bruto Interno (PBI), del 5,5% para el presente año. Los británicos sufren esta situación que se refleja en un 7,8% de desocupación, el nivel más alto para la economía británica desde 1996.

Mervin King lo dejó en claro y el mercado lo sabe. También lo sabe Vicky Redwood, economista de Capital Economics, que decía lo siguiente sobre el reporte de inflación del Banco de Inglaterra: “El reporte de inflación de agosto del Banco de Inglaterra da una señal clara de que las políticas no serían ajustadas pronto y claramente no descarta la posibilidad de una futura expansión de la flexibilización cuantitativa”.

A pesar de las señales positivas de estabilización de la economía británica, aún le falta demasiado, mucho más que a la economía estadounidense, para recuperar la normalidad. Incluso debe pelear contra un fantasma que anda dando vuelta y que obliga al BoE a mantener una alta liquidez en el mercado monetario. Es así que las fuertes inyecciones de liquidez además de estimular a la economía buscaban evitar la tan temida y dañina deflación de precios.

Con la decisión de ayer de la Fed, las perspectivas del dólar para lo que queda del 2009, son hacia la baja. Pero este debilitamiento de la moneda estadounidense se producirá en su relación frente al euro y existen varios motivos para que ello ocurra.

Un motivo que explica buena parte del debilitamiento del dólar frente al euro en los últimos meses es el retorno del apetito por el riesgo de los inversores. El mantenimiento de la tasa de la Fed en sus mínimos, y la señal concreta de desactivar la política de compra de títulos, que estaría indicando que efectivamente la economía estadounidense está mejor, mejoran el optimismo de los inversores que ven despejar lentamente el horizonte de posibles nubarrones.

Por otra parte, a medida que el mercado estime menos probable que la Fed no incremente la tasa de interés hacia el mes de enero, ello afectará negativamente la cotización del dólar.

La debilidad del dólar en los próximos meses, no será aprovechada por la libra esterlina ya que la economía inglesa tiene aún demasiados problemas como para lograr que los inversores tengan un gran apetito por la moneda británica. Las señales del BoE a pesar del intento de King por mostrarse optimista, han dejado muy preocupado al mercado.

La moneda de la eurozona aparece en este contexto como la divisa que aprovechará los primeros momentos de la recuperación de la economía global y seguirá fortaleciéndose. La preocupación permanente del Banco Central Europeo (BCE), por la inflación, mantiene al mercado expectante por la decisión de la entidad de dar inicio al ciclo ascendente de tasas. Probablemente el BCE deba manejar las expectativas y no provocar un fortalecimiento en exceso del euro que sea perjudicial para la recuperación de la economía de la eurozona. ¿Podrá hacerlo o los temores inflacionarios lo traicionarán?

Horacio Pozzo

ANUNCIO IMPORTANTE

¿Cómo lo está afectando la crisis financiera? Nuestros suscriptores de Valor Global sólo en el día de ayer ganaron un 10% invertidos en una importante empresa minorista de EEUU, y ya llevan ganado un 15% desde que les enviamos la recomendación la semana pasada. ¿Cuánto sale esta newsletter de inversión que ya generó un 13% de dinero extra en el bolsillo de nuestros suscriptores en apenas un mes y medio? US$ 150 anuales, costo que ya fue ampliamente recuperado por los suscriptores que siguieron nuestars recomendaciones en Valor Global. Usted también puede formar parte de los que seguirán ganando en Wall Street con nuestra newsletter de inversiones Valor Global.

Cuál será la tendencia del dólar

Cuál será la tendencia del dólar

Cuál será la tendencia del dólar

Otra vez ponemos al dólar en el centro del debate. La polémica en torno a su posible continuidad hacia la baja en un mediano a largo plazo frente a las principales monedas, se mantiene en el centro del debate. Por lo pronto, la recuperación del apetito por el riesgo lo ha llevado a debilitarse frente al euro y a ubicarse en el cierre de ayer en US$ 1,4025 por unidad de moneda europea. ¿Será conveniente apostar contra el dólar en el mediano plazo?

La aversión al riesgo que los inversores han experimentado en los momentos más tensos de la crisis financiera internacional ha sido sin dudas el principal aliado de la moneda estadounidense. Este comportamiento del inversor global ha sido una clara señal de que aún se confía en el dólar como moneda fuerte.

Esta situación de un dólar fortaleciéndose en un escenario de crisis profunda originada por el propio sistema financiero estadounidense en una economía de terribles déficits fiscal y externo en continuo crecimiento que se ha vivido durante el año pasado, ha representado un hecho por demás contradictorio. No abundaron las explicaciones lógicas de por qué los inversores confiaban en ese momento (y ahora también) en la moneda de un país que estaba virtualmente al borde del precipicio. Ciertamente no parece una decisión racional.

La confianza que ha generado durante décadas el dólar, sin dudas se ha mantenido a pesar de todo, en este período crítico. Quizás también estuvo implícito el querer evitar su caída para no colapsar junto a él dada la alta exposición que el mundo tiene frente a la moneda estadounidense. Sin embargo, esta confianza se ha comenzado a debilitar y ya se han observado las primeras “traiciones”, las cuales se repiten cada vez con mayor frecuencia y seguirán en aumento haciendo cada vez más incierto el futuro del dólar.

Al dólar hay que mirarlo hoy por hoy bajo dos perspectivas: la de corto y la de largo plazo. En el corto plazo, el dólar tiene argumentos para evitar seguir debilitándose. La alta exposición de las reservas internacionales de las economías desarrolladas y emergentes a los activos denominados en moneda estadounidense, es uno de los elementos que frena una caída más brusca de la moneda americana. La falta de una divisa global que la reemplace también juega a favor del dólar. Y la alternativa de una canasta de monedas aún no está bien definida y hace dudar a los Bancos Centrales.

En el largo plazo, la decisión está tomada. El dólar ha perdido su reinado y probablemente no se tengan tan en cuenta los fundamentos económicos para ello. Claro que los fundamentos macroeconómicos importan y serán tenidos en cuenta en la valoración de la moneda norteamericana aunque su demanda se reducirá en función de la demanda por parte de las economías, de otras monedas como reservas internacionales.

La competencia de las monedas alternativas será mayor. El euro peleará por una mayor participación global aunque será clave la capacidad del BCE de actuar al modo que lo hace la Fed en la conducción del valor del dólar. Pero la lógica obsesión del BCE por la inflación, le quita capacidad de reacción como para administrar una divisa que pretende pelearle el liderazgo al dólar. Otras divisas se han anotado en la competencia. China quiere imponer al yuan como moneda internacional, aunque su poca liquidez y el nivel de intervención que padece, hacen que deba esperar bastante tiempo y realizar grandes esfuerzos para lograr su objetivo.

En la cumbre del G8, el dólar estuvo en el centro del debate. Antes de la cumbre, Arkady Dvorkovich, asesor económico del Kremlin, había anticipado: “China y Rusia plantearán su postura de que el sistema cambiario global necesita la creación de varias monedas de reserva regionales, que luego podrían convertirse en internacionales”. China tiene alrededor del 70% de sus reservas en dólares.

Según Reuters, durante la reunión del G8, el consejero estatal chino, Dai Bingguo, hizo un llamamiento a que el mundo diversifique el sistema de reservas y apunte a tipos de cambio relativamente estables, en lo que representa un claro ataque a la moneda estadounidense.

Todo el contexto atenta contra el dólar. ¿Seguirá debilitádose en el mediano a largo plazo? Obama se había comprometido a sostener su valor. La fortaleza de la moneda es parte de la estrategia económica del gobierno estadounidense. La cuestión pasa por saber cuánto esfuerzo estará dispuesto a hacer Obama por lograr este objetivo y cuánto podrá soportar la tentación que puede generarle un dólar débil, beneficioso para la competitividad de la economía estadounidense.

Los inversores ya están haciendo sus apuestas contra el dólar. Axel Merk, administrador de los fondos Merk Hard Currency (MERKX) y Asian Currency (MEAFX) Funds, reconoció en “The Wall Street Journal” que está tomando posiciones largas contra el dólar porque ve un debilitamiento futuro de la divisa norteamericana. El primero de estos fondos se compone en un 24% de liquidez en euros, 17% en coronas noruegas (incentivado por los ingresos que el país percibe por sus exportaciones de petróleo), alrededor de 35% en commodities relacionados a las monedas de Australia, Nueva Zelanda Canadá, y un 14% en oro.

Otra gran apuesta que existe en el mercado es por la inevitable apreciación que tendrá el yuan en cuanto el gobierno chino ceda ante las presiones, principalmente de los EEUU para que la moneda se fortalezca frente al dólar. Esta apuesta por el yuan se realiza a través de coberturas de tipo de cambio lo cual se hace a través apuestas con grandes bancos en la dirección en que se comporta el yuan.

El mundo sabe que en el corto plazo no puede soltarle la mano al dólar por dos motivos. El primero es el gran compromiso de las inversiones de las reservas internacionales de los países en activos denominados en dólares. El segundo motivo es que el dólar está sirviendo de dique de contención ante el aumento de la incertidumbre en los mercados. Si el dólar, que es uno de los pocos refugios confiables para el inversor, cae, entonces la crisis puede alcanzar dimensiones inmensurables.

En el mediano y largo plazo, sin embargo, el dólar ya ha perdido su liderazgo mundial que se traduce en una menor demanda global de activos denominados en dicha moneda, lo cual irá debilitándolo frente a la imposibilidad de EEUU de sostenerlo.

Cuánto se puede ganar apostando al Euro

Cuánto se puede ganar apostando al Euro

Cuánto se puede ganar apostando al Euro

Todavía se encuentra lejos de los máximos que supo alcanzar hacia el mes de abril de 2008. Sin embargo, el euro viene recuperando valor en los últimos meses frente al dólar, lo cual hace surgir inevitablemente la pregunta ¿Hasta dónde puede llegar el euro?

Desde principios de marzo, Paola venía recomendando comprar euros, casi en el piso de la baja de diciembre 2008- inicios marzo de 2009 y lo podemos comprobar en este artículo “A comprar euros antes que Wall Street”

Cuando Paola hizo esta recomendación, el euro cotizaba a US$ 1,2792. El euro cotiza esta mañana en US$ 1,4235. Quienes hicieron caso a este consejo, en poco más de dos meses y medio, han podido disfrutar de una ganancia de alrededor de un 11,30% con una simple operación de divisas.

——————– Adelanto Especial ———————

***¿Dónde está China invirtiendo su dinero ahora? En una alianza estratégica con una empresa sudamericana que les reportará a ambos fuertes ventajas a corto, mediano y largo plazo. ¿Cuál es esa empresa? Ya pronto se lo revelaremos. Esté atento a los próximos avances en LATINFORME DIARIO, donde detallaremos la próxima oferta lanzamiento del reporte en que anunciaremos el nombre de esta empresa y otras que se beneficiarán con el gigante asiático. Pero no son promesas chinas ni argentinas. Esta alianza ya está en marcha y esta empresa ha encontrado justo lo que estaba necesitando para impulsar fuertemente su producción. Hay que invertir ya en esta compañía antes de que la noticia sea ampliamente conocida.***

—————————————————————–

Si bien estamos viendo un comportamiento tendencial ascendente inicios de marzo, vale decir que el euro se encuentra en un nivel no muy lejano al que observaba hacia principios de año. La cotización de la divisa de la eurozona iniciaba el 2009 a US$ 1,3937. En la jornada del viernes pasado, la moneda europea cerraba a US$ 1,4138.

En este sube y baja en el que se ha conducido el euro frente al dólar desde hace unos meses, interesa descifrar si podrá mantener la tendencia actual para alcanzar sus máximos. Recordemos que en su mejor momento, el euro llegó a cotizar a US$ 1,6036 en el intradiario.

Para poder develar este interrogante, más allá de lo que nos puedan decir las gráficas, uno puede mirar las variables macroeconómicas fundamentales tanto de la economía estadounidense como de la economía de la eurozona. Estas variables, entre las que se pueden mencionar, el balance fiscal y la política monetaria, nos dan una perspectiva de la fortaleza relativa de la economía.

Para aquellos que no están muy entrenados en lo que al análisis fundamental se refiere, les ayudará saber que cuanto más débil se encuentra una economía, más difícil le resulta sostener el valor de su moneda y es por ello que se puede esperar que la misma se debilite en relación al resto de las monedas. Claro que esto no es una ciencia exacta y dicho resultado esperado puede demorar más de la cuenta en producirse por la intervención de otros factores que afectan a las fuerzas de la oferta y la demanda en los mercados de divisas. Un claro ejemplo de ello lo ha observado el dólar estadounidense, cuya economía ha experimentado un gran déficit gemelo (de balanza fiscal y de cuenta corriente), financiado en una alta proporción por China. La fuerte demanda de activos denominados en dólares por parte de la economía china resultó ser el elemento clave en sostener el valor de la moneda norteamericana que de otra manera hubiera perdido con fuerza su valor.

Cuando consideramos estas cuestiones del análisis fundamental, encontramos que tanto en materia de política monetaria como en la cuestión fiscal, la eurozona se muestra más disciplinada que la economía estadounidense.

Mientras la Reserva Federal de los Estados Unidos, tiene mayor flexibilidad en aceptar mantener las tasas bajas por más tiempo hasta que se recupere la economía, a pesar de los múltiples riesgos que ello implica, el Banco Central Europeo, siente un cosquilleo insoportable por volver a retomar la senda de alza de tasas sin importarle demasiado las consecuencias en términos de producto. Se puede decir que el BCE está a la espera de una excusa adecuada para poder volver a subir las tasas.

En materia fiscal, si bien tanto los EEUU como la Eurozona se encuentran atravesando

altos déficits dada la necesidad de atenuar los efectos de la crisis sobre el crecimiento económico, en primer lugar, el déficit de los EEUU es claramente superior al observado en la eurozona (en los EEUU alcanzó al 12% del PBI y para el próximo ejercicio se mantendrá por encima del 8% del PBI). Por otra parte la eurozona tiene por el Tratado de Maastricht, que cumplir con un objetivo fiscal (el déficit fiscal no debe superar al 3% del PBI), que si bien ha sido superado en varios países del bloque en este período de crisis, representa un parámetro disciplinador el cual se debe cumplir de la manera más estrictamente posible.

El déficit comercial de la economía estadounidense si bien ha experimentado una leve reducción producto de la fuerte desaceleración económica, se mantiene en niveles elevados. En 2007 y 2008, el déficit de cuenta corriente estadounidense se ubicó en el 5,3% y 4,7% del Producto Bruto Interno (PBI), respectivamente. La zona del euro si bien ha observado déficits en 2007 y 2008 (0,2% y 0,4%, respectivamente), dicho nivel es claramente inferior que el observado en la economía estadounidense.

Una mejor perspectiva observa ésta última en términos de crecimiento ya que ha crecido con más fuerza que la eurozona durante 2008 (1,1% versus 0,8%) y tiene mejores perspectivas para 2009 y 2010 (-2,2% y 1,6% de crecimiento versus -3,0% y 0,6% para la eurozona, según Latinfocus).

Para resumir, la mayor parte de las variables macroeconómicas fundamentales estarían indicando una perspectiva de fortalecimiento relativo del euro frente al dólar. Situación que no es del agrado ni del gobierno de Obama ni de los países que conforman la eurozona, que necesitan del sector externo para recuperar lo más rápidamente posible la senda del crecimiento.

¿Debemos esperar entonces que el euro continúe con su tendencia ascendente para volver a sus niveles máximos del 2008? En principio existe margen para pensar que sí, aunque no necesariamente ello deba producirse en el corto plazo. Este comportamiento ascendente del euro frente al dólar puede demandar varios meses o quizás más que eso.

A pesar de esto, la intención de Obama por contar con un dólar fuerte y la intención de los países de la eurozona de que el euro no experimente una excesiva apreciación, más la fuerza que pueda hacer la economía china en mantener una fuerte demanda de dólares para sostener su valor, pueden evitar que se concreten las perspectivas de fortalecimiento relativo del euro.

Por otra parte, el gobierno estadounidense está desarrollando un plan de reforma fiscal tendiente a reducir su elevado déficit. Además, es prioridad para Obama recomponer la competitividad de la economía, para apuntalar su senda de crecimiento. El éxito de esta política económica puede devolverle la fortaleza perdida al dólar ¿Lo logrará? Por las dudas de que no logre este resultado, y si el euro nos tienta, es bueno recordar la recomendación de Paola y recurrir al ETF CurrencyShares Euro Trust (NYSE:FXE) que sigue la evolución del euro.

¿Hay que vender yen?

¿Hay que vender yen?

¿Hay que vender yen? Se vienen años difíciles para la economía japonesa más allá de la actual crisis financiera internacional. Si bien esta crisis representó un duro golpe para la economía de Japón, la misma ya venía arrastrando una serie de dificultades que mantenían el panorama económico bajo tensión. La preocupación de los japoneses por la situación económica se refleja en la tasa de suicidios que se incrementó en un 40,6% ante las dificultades para encontrar empleo. En este contexto adverso y hasta trágico, se debate la suerte del yen ¿Qué perspectivas tiene la divisa japonesa en el mediano plazo?

Mirando una gráfica de la evolución del yen frente al dólar desde el año 1997, observaba que la moneda japonesa se ha ido apreciando frente a la divisa estadounidense (aunque no de manera ininterrumpida). Si uno se guiara por la tendencia que marca la gráfica, probablemente se incline por anticipar la continuidad de dicho comportamiento a favor del yen y sin dudas, estaría cometiendo un error que puede costar caro. Es que existen factores tanto desde la economía de Japón como de EEUU que hacen pensar que a mediano plazo, la divisa nipona se debilitará frente al dólar.

Como la gráfica probablemente no sirva de mucho para anticipar el comportamiento del yen (opinión que no espero compartan los analistas técnicos), creo conveniente echar un vistazo a las variables fundamentales de la economía de Japón. En vista de los fundamentos macroeconómicos que observa la economía japonesa, las perspectivas de mediano plazo del yen no parecen ser demasiado positivas. Con un déficit fiscal difícil de revertir, una deuda pública en niveles que complican su sostenimiento e incluso ahora, con un déficit de cuenta corriente, la economía japonesa se mantendrá frágil durante varios años y dicha fragilidad se traducirá inevitablemente en fragilidad para el yen.

Las dificultades en esa economía mantendrán presionado al Banco de Japón a mantener planchada su tasa de interés de referencia que puede despertar viejos fantasmas. ¿Se viene un nuevo carry trade? Veremos, existe la posibilidad y en breve resurgirán los incentivos para hacerlo, lo cual inevitablemente atentaría contra el valor del yen.

Aunque se veía venir, causó sorpresa el resultado del superávit anual de cuenta corriente de Japón que cayó por primera vez en siete años para el año que termina en marzo, por la fuerte disminución de las exportaciones. La caída en el superávit de cuenta corriente alcanzó un preocupante 50,2%, según da cuenta el español ADN. La caída en las ventas externas hizo que la balanza comercial de Japón entrara en rojo luego de tres décadas (US$ 7.382 millones en el año fiscal cerrado en marzo del presente año).

La caída de las cuentas externas va más allá de la situación de la coyuntura internacional. Cada vez son más los que piden revisar la competitividad de los productos y servicios japoneses. Los problemas de competitividad de la economía anticiparían de este modo la continuidad del deterioro de las cuentas externas de Japón, lo cual representa una mala noticia también para la fortaleza del yen.

En Japón no queda otra alternativa que resignarse a soportar una fuerte contracción del PBI durante el presente año fiscal. La misma podría alcanzar al 3,3% según Xinhua, aunque no habría que descartar una contracción superior. Para el primer trimestre del año, según Reuters, los analistas de mercado anticiparon que esperan una contracción del PBI japonés récord de 4,2%.

Kiyohiko Nishimura, vicepresidente del Banco de Japón, ya anticipó que probablemente la debilidad económica (¿Anticipo de la evolución de la política monetaria?), se mantenga durante unos cuantos años “Una vez que una curva de retroalimentación adversa se ha iniciado, es extremadamente difícil y costoso detenerla y restablecer la confianza”. Japón tiene una experiencia reciente de una depresión económica que se iniciara en 1990 y no culminara completamente sino hasta el 2005.

Mientras la economía se hunde, las críticas sobre el plan de estímulo abundan por considerarlo orientado solamente a captar votos y no a tener un impacto real en la economía. El ministro de Economía de Japón, Kaoru Yosano se defendía de las críticas detrás de la vieja escusa del largo plazo, diciendo: “Esto no sucederá de la noche a la mañana, pero debemos avanzar hacia una economía basada en el mercado interno”. Lo cierto del caso es que la economía japonesa tiene una clara orientación a los mercados externos y difícilmente la revierta, máxime considerando el crecimiento de China que se traduce en un interesante crecimiento de demanda potencial.

Por si todos los problemas que tiene la economía japonesa fueran pocos, en estos últimos meses, el yen ha incorporado un nuevo enemigo que está logrando importantes avances. El yuan sin dudas está surgiendo para hacerle sombra a la divisa japonesa. La moneda china está apuntalada por el deseo político del gobierno chino de que esto sea así.

China está avanzando velozmente en la celebración de acuerdos comerciales en los cuales el yuan pasa a ser la moneda de intercambio. La política del gobierno chino para imponer el yuan a nivel internacional está siendo muy activa. La imposición del yuan, primero a nivel regional para luego pasar a ser divisa de referencia mundial, le quita (y le quitará) demanda a la divisa japonesa, lo cual acentuará su caída.

La competencia del yuan y los problemas de la economía japonesa que no se resolverán en poco tiempo, prácticamente condenan el destino del yen en el mediano plazo. De todos modos, para Japón ello no representa una mala noticia ya que a pesar de los dichos de fortalecer la demanda interna como objetivo del gobierno, la realidad indica que será nuevamente la demanda externa la que ayude a la economía japonesa a salir de la situación en la que se encuentra.

¿Será el futuro debilitamiento del yen un problema o una ayuda para la economía de Japón? Habría que observar cómo dicho debilitamiento incide sobre las presiones inflacionarias, pero en principio se lo puede considerar como un factor positivo para recomponer la fortaleza externa de la economía. Claro que la competitividad de Japón no se puede reducir a un tipo de cambio débil, sino que implicará reformas profundas en la economía nipona.


Sepa cómo los acontecimientos económicos y políticos pueden afectar sus ahorros.

Suscríbase aquí para recibir GRATUITAMENTE el Informe Latinforme.









La Fed contra la pared y el euro vuela

feature photo

La Fed contra la pared y el euro vuela

El 12 de marzo en la nota “A comprar euros antes que Wall Street“, señalaba que la moneda europea estaba en los inicios de un movimiento alcista. Y que había que comenzar a posicionarse antes que las voces de Wall Street comenzaran a anunciarlo, o las voces de los medios, que es lo mismo. Y comenzaron.

Titula Ambito Financiero de Argentina: “Resucitó el euro, que subió de US$ 1,30 a US$ 1,35″.

“La Fed imprimirá dinero, lo que se traduce en la debilidad del dólar. Semejante inyección de fondos es negativa para el dólar”, Jack Iles, de MFC Global Investment Management.

Entre las causas que mencionábamos, estaba el comienzo del fin de la pérdida de popularidad de Obama, los fondos necesarios para los planes de estímulo y de reactivación económica de EEUU, además del déficit de presupuesto de US$ 1,75 billones para el 2009.

“Cuando la luna de miel con Obama termine, y quede definitivamente evidenciado que este presidente tiene más de Chance Gardener que de Franklin Delano Roosevelt, quedará a la vista la fragilidad futura del dólar ante una emisión monetaria descontrolada”.

Y recomendé para aprovechar el momento: “Es hora de apostar al euro, antes de que Wall Street nos sugiera hacerlo. Si no operamos Forex, podemos comprar el ETF CurrencyShares Euro Trust (NYSE:FXE) que sigue la evolución del euro.”

La moneda europea ya lleva una suba del 6% en cinco días. Desde US$1,29 el 12 de marzo a cotizar al máximo de US$1,3694 esta mañana, su mayor nivel en tres meses.

Ayer las nuevas medidas de la Reserva Federal impulsaron aún más a la divisa europea. ‘Nuevas medidas’, ya que la bajada de la tasa de referencia no ha logrado remediar la falta de liquidez en el sistema financiero, ni evitar la contracción del PBI ni el aumento del desempleo, que tocó 8,1% , con pérdida de casi 4,4 millones de puestos de trabajo, mayor nivel desde la II Guerra Mundial.

La Reserva Federal anunció ayer que comprará bonos largos del Tesoro, más títulos hipotecarios y deuda por US$ 1,15 billones para así poder abaratar el crédito. Esta jugada según la Fed permitiría bajar la tasa de interés a largo plazo, ya que ésta es la que se utiliza para financiar las compras de propiedades, los bienes de los consumidores y las empresas.

El detalle es el siguiente: la Fed ampliará con US$ 750.000 millones de la línea destinada a comprar deuda respaldada por hipotecas, comprará US$ 100.000 millones en obligaciones de Fannie Mae(NYSE:FNM) y Freddie Mac (NYSE:FRE), y US$ 300.000 millones de bonos del Tesoro de largo plazo en los próximos seis meses.

La Reserva Federal al finalizar su reunión de dos días, comunicó ayer además, que mantendrá los tipos de interés entre 0 y 0,25%.

Subrayó la contracción de la economía, con devaluación de activos, pérdida de riqueza de las familias, destrucción de empleos, empeoramiento de la confianza del consumidor y las consabidas restricciones crediticias.

En su comunicado, la Fed espera que las medidas adoptadas para estabilizar los mercados financieros y las instituciones, junto a las medidas fiscales y de estímulo, contribuirán a la restauración gradual de crecimiento sostenido.

“La Fed se está embarcando en una masiva relajación de la política monetaria”, dijo el ex-presidente de la Fed de St.Louis, William Poole a Bloomberg.

“El resultado final es que la Fed está agregando un billón de dólares a su hoja de balance y eso es una gran cantidad de dinero de los contribuyentes en impuestos”, dijo Greg Salvaggio, vicepresidente para operaciones de Tempus Consulting en Washington.

“En estas circunstancias, la Reserva Federal empleará todas las herramientas disponibles para promover la recuperación económica y preservar la estabilidad de los precios”, agrega el comunicado de la Reserva Federal.

¿Cuántas más herramientas le quedan antes del inexorable final?
Menos es más. Pero no en este caso.

publicidad

Sin comisiones ni costos.

Spreads Fijos. Y Mínimos.

Herramientas de Inversión de Avanzada.

Empiece a operar con un mínimo depósito de $/€ 100.

- Ocultar texto citado -

Regístrese para una Cuenta de Prueba

A comprar euros antes que Wall Street

A comprar euros antes que Wall Street

Buenos Aires, Argentina
12 de marzo de 2009

Duró poco la luna de miel con Obama. El ciudadano común aún lo apoya pero la Academia ya no. Ni tampoco Wall Street, que tiene poca paciencia y ve qu el gobierno pierde credibilidad con cada nuevo intento de megaplan de rescate.
El Wall Street Journal acaba de publicar una encuesta de popularidad del nuevo presidente de Estados Unidos, y de ella surge que el 60% de la población lo aprueba. “Pero la mayoría de los 49 economistas encuestados dijeron que no están satisfechos con las políticas económicas de este gobierno”.
Le han otorgado al presidente de EEUU una nota de 59 sobre 100. El secretario del Tesoro, Geithner, recibió una peor nota, 51. Quien mejor nota sacó fue el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, con un 71.
Los economistas no están de acuerdo con el monto del plan de estímulo económico por US$ 787.000 millones. El economista Paul Krugman dice que ese monto no basta para afrontar la magnitud de la recesión, que se necesita un plan por US$ 3 billones (difícil que el Congreso lo hubiera aprobado, sin embargo, pero aún así le valió una reprimenda del jefe de Gabinete, Rahm Emanuel). El 43% de los economistas consultados por el WSJ dice que a los US$ 787.000 millones hay que sumarle otros US$ 500.000 millones. Y otros son directamente escépticos respecto de la necesidad de un paquete de estímulo.
Pero los montos no son lo que los economistas más critican, sino las demoras en activar determinadas partes del plan para rescatar a los bancos y para reactivar la economía. “Prometieron mucho y cumplieron poco”, dijo Stephen Stanley de RBS Greenwich Capital. “El secretario Geithner planeó un gran discurso y terminó con apenas un diseño vago. La incertidumbre se cierne sobre nuestras cabezas”.
Al mercado no le gustó el discurso de Geithner del 10 de febrero, y el S&P500 se lo comunicó, bajando un 4,5% ese día. Desde entonces pierde casi un 20%, en clara muestra de desaprobación e incomodidad con las medidas económicas. WST tuvo el martes una fuerte suba que no lograba desde fines de noviembre, luego de que se filtrara el contenido de un memo interno del Citigroup, de que Bernanke pidiera mayor regulación para el sistema financiero, y de que surgieran rumores de la reimplementación de la norma ‘uptick’. El mercado no sube cuando hay anuncios económicos por parte del gobierno.
Había gran exectativa con este equipo económico, y antes de asumir, tres cuartos de los encuestados señalaba que era mejor que el equipo saliente de Bush. Pero hoy el Secretario del Tesoro es peor visto que su antecesor, Paulson, quien recibió una nota de 57, en enero pasado.
Las críticas crecen, y visto que los primeros meses son los de mayor enamoramiento de la población con su nuevo presidente, no pasará mucho tiempo hasta que la opinión de los economistas llegue al público en general ante la profundidad de la crisis y el poco efecto de las medidas. Obama ha dinamitado este período y el tiempo que viene será aun más complicado.
En Europa tampoco hay aceptación de las medidas de reactivación propuestas, los mercados siguen en baja y no parecen haber medidas ni fondos que alcancen. Pero en los países de la UE los presidentes están en ejercicio desde antes que Obama.
Y cuando comiencen a bombardearnos menos tímidamente desde la prensa y los analistas con el déficit de presupuesto sin precedentes de EEUU para este año, de US$ 1,75 billones (cuatro veces el PBI argentino y el equivalente al PBI español), que representa el 12,3% del PBI, siendo el mayor déficit desde la Segunda Guerra, el dólar será el último de los refugios.

Publicidad
¿Es posible ganar dinero online sin tener conocimientos previos en el mundo de las inversiones e incluso sin invertir un solo centavo?

Sí, Forex es un sistema de inversión online accesible a todo tipo de personas con o sin conocimiento del mercado Forex.
Descubre porque hay muchas personas haciendo grandes fortunas en Internet. ¡Una Gran Oportunidad Financiera! Gratis
AQUÍ


Señala Libertad Digital: “El primer Presupuesto de Obama ya está recibiendo las primeras críticas sociales. Los ciudadanos apelan al espíritu de la rebelión contra Inglaterra en 1773 en las fiestas tradicionales del té y varios Estados tachan de ilegal el derroche de gasto público y la subida de impuestos. Este año los contribuyentes norteamericanos han aprovechado una de las fiestas liberales por antonomasia para mostrar su claro rechazo a la política económica del nuevo presidente de EEUU, Barack Obama.
“No es de extrañar, ya que ha triplicado el déficit fiscal que le dejó su predecesor George W. Bush, además de aprobar un plan de que elevará los impuestos en un billón de dólares. Los presupuestos de Obama costarán más de 1.000 millones al día durante diez años, un gasto que deberán pagar, tarde o temprano, los ciudadanos.”
Sheryl King, economista de Merrill Lynch, a Reuters: “Los intentos de reparar la banca y los mecanismos de préstamos realizados por la nueva Administración hasta ahora sugieren que, como muy tarde en 2010, la economía de EEUU entrará en una segunda fase recesiva que será muy larga”.
Las inyecciones a instituciones financieras que no deberían estar operando, se acumulan, las automotrices necesitan más fondos, el déficit presupuestario de EEUU seguirá creciendo y comenzará pronto a escucharse cada vez acerca de la inutilidad del dólar como moneda, por más que los inversores mundiales sigan hoy comprando Treasuries o guardando sus dólares debajo del colchón.
Cuando la luna de miel con Obama termine, y quede definitivamente evidenciado que este presidente tiene más de Chance Gardener que de Franklin Delano Roosevelt, quedará a la vista la fragilidad futura del dólar ante una emisión monetaria descontrolada.
Es hora de apostar al euro, antes de que Wall Street nos sugiera hacerlo.
Si no operamos Forex, podemos comprar el ETF CurrencyShares Euro Trust ( NYSE:FXE ) que sigue la evolución del euro.

¿Puede el deterioro de la economía llevar al euro a la paridad con el dólar?

¿Puede el deterioro de la economía de la eurozona llevar al euro a la paridad con el dólar?

Buenos Aires, Argentina

27 de febrero de 2009

Un hecho ocurrido en Argentina durante el 2008 y que realmente me llamó poderosamente la atención cuando se produjeron los temores sobre la salud de la economía local invadió a los argentinos. Tradicionalmente, cuando la incertidumbre se apoderaba del contexto económico argentino, los ahorristas se volcaban masivamente a la compra de dólares ya que la moneda norteamericana ha sido tradicionalmente uno de los pocos refugios capaces de proteger la riqueza de la población. En el nuevo episodio de incertidumbre, los argentinos recurrieron nuevamente a una divisa extranjera para proteger sus ahorros, sólo que la divisa elegida no fue el dólar sino el euro.

Debo aclarar que este episodio que se observó claramente en Argentina, no se volvió a repetir en los subsiguientes momentos turbulentos del año, y difícilmente vuelva a repetirse al menos en el corto y mediano plazo.

Una de las enseñanzas que nos está entregando la crisis financiera internacional sin dudas es que la economía de la eurozona nos ha engañado haciéndonos pensar que la misma tenía una mayor fortaleza que la que realmente posee.

Seguramente muchos se preguntarán a qué me estoy refiriendo cuando hablo acerca del engaño causado por la economía de la zona del euro. Es que apenas estallada la crisis, muchos creían que estábamos frente al fin del liderazgo mundial de la economía estadounidense y con ella frente al final del predominio del dólar como la moneda líder. Ante el vacío que produciría la caída de los EE.UU. como líder mundial, la zona del euro, que insinuaba una cierta consolidación luego de casi una década funcionando como tal, prometía tomar dicho liderazgo.

En dicho contexto, el euro emergía como la nueva divisa fuerte capaz de desafiar el liderazgo del dólar. Así, como muchos recordarán, el euro rozó los US$ 1,6 hacia el mes de abril de 2008 y se mantuvo cercano a dicho valor hasta que a finales del mes de julio comenzó su caída, con intentos de recuperación de por medio, hasta alcanzar los US$ 1,27 actuales.

Pero la zona del euro no solamente estaba implicada con los activos tóxicos que produjeron la crisis subprime en los EE.UU. y que infectó su sistema financiero, sino también se ha visto afectada por la caída en la actividad económica de aquel país demostrando el alto nivel de dependencia hacia la economía estadounidense y la poca capacidad que posee la demanda interna de los países de la eurozona para compensar el debilitamiento externo.

Tal es la debilidad demostrada por la economía de la eurozona que en los últimos tiempos se ha dudado incluso sobre la sostenibilidad tanto del bloque económico como tal (debido a las consecuencias negativas que en este tipo de situaciones sufren algunas de sus economías integrantes, dada la rigidez de acción que dicha pertenencia implica), e incluso la sostenibilidad del euro.

Lo cierto es que luego de haber perdido más del 20% de su valor máximo, existe un gran debate acerca de la evolución de la relación entre el euro y el dólar. En relación a este tema existen dos elementos que hacen probable la continuidad del debilitamiento de la moneda de la eurozona en relación al dólar y que son la continuidad del contexto de incertidumbre mundial y las perspectivas de un mayor deterioro en las condiciones económicas de la eurozona.

En relación al primer factor, existe una alta probabilidad de que el contexto de incertidumbre se mantenga durante gran parte del presente año. No solamente se ha complicado el panorama para la recuperación de la economía estadounidense y mucho más para la eurozona, sino aún no ha quedado atrás la posibilidad de ocurrencia de nuevos episodios de crisis en los sistemas bancarios. Este contexto de fragilidad no hace probable pensar en una recuperación sostenible del valor del euro.

En lo que a la situación de la economía de la eurozona se refiere, las variables macroeconómicas muestran un continuo deterioro. Ello ha provocado que la confianza económica en la eurozona siga cayendo en picada y su indicador se ubique ya en los 65,4 puntos, su menor nivel desde que el mismo comenzó a ser medido en 1985.

Las economías de la región han experimentado durante el cuarto trimestre de 2008 una fuerte contracción de su producto, pero las perspectivas son aún peores para el 2009. La mayoría de las proyecciones anticipan una contracción del PBI para la eurozona que podría superar el 2%.

La debilidad de la demanda externa ha sido uno de los factores determinantes de la contracción de la economía de la eurozona. Esta debilidad del frente externo se ve reflejada en la cuenta corriente de la región que perdió su posición superavitaria y en 2008 cerró con un déficit del 0,7% en términos del PBI.

Pero no solamente las economías de la eurozona se ven afectadas por su debilidad macroeconómica, también se encuentran amenazadas por la situación por la que atraviesan las economías de Europa del este que puede incidir fuertemente en la región. En Austria, Hungría y Rumania, la situación fiscal y el estado de salud del sistema bancario son frágiles. Desde las principales economías de la eurozona, se ha garantizado la ayuda para evitar una situación de crisis. No es que Alemania y Francia sean países tan solidarios que en estos tiempos piensen en ayudar a las economías más débiles solamente por caridad, sino un posible colapso de las mismas puede implicar un impacto negativo que ahondaría la situación recesiva de las economías de la eurozona con las que existen estrechas vinculaciones (principalmente por el sector financiero).

En este contexto negativo, la esperanza para el euro proviene de lo que pueda hacer EEUU. La economía norteamericana tiene mejores perspectivas de recuperación que la economía de la eurozona, pero ello puede influir favorablemente para la recuperación del euro dado que aumenta las perspectivas de recuperación de la economía de la eurozona dada la dependencia de la misma de la fortaleza económica estadounidense. De todos modos, las dificultades por las que atraviesa la economía estadounidense a pesar de los múltiples planes lanzados, hacen difícil estimar en cuánto tiempo y con que magnitud podrá recuperarse la misma. Por otra parte, la recuperación de la economía estadounidense puede no beneficiar al euro ya que podría implicar un brusco cambio de la dirección de la política monetaria con el objetivo de evitar la generación de una nueva burbuja especulativa y que se generen presiones inflacionarias desmedidas, lo cual alentaría el fortalecimiento del dólar.

En este contexto negativo para el euro ¿Hasta dónde puede caer la divisa de la eurozona?

Si bien el euro ha perdido significativamente valor desde sus máximos, no pocos analistas consideran que aún puede seguir desvalorizándose frente a la moneda estadounidense. La visión más extrema la propuso un artículo publicado en el site argentino “Infobae” que planteaba la posibilidad de que el euro vuelva a la paridad con el dólar. En relación a ello, el site argentino reflejó las declaraciones de John Mauldin, presidente de Millennium Wave Advisors, para quien el colapso de Europa del Este tendrá un impacto demoledor sobre la banca europea. Según Mauldin: “Europa está mucho más en riesgo que los Estados Unidos ante la ausencia de capacidad financiera de muchos países para nacionalizar algunos bancos, cuyos balances superan con creces sus respectivos PBI”.

A pesar de las malas perspectivas que tiene el euro, es difícil que pueda quebrar la barrera de los US$ 1,20. Este valor actuará probablemente como una barrera de contención para la divisa europea. ¿Y si quiebra el euro los US$ 1,20? Entonces sí podrá acercarse peligrosamente a la paridad con el dólar. Para que estas especulaciones tengan posibilidades de concretarse, la primera mitad de este año será crucial. Más allá de dicho período, estas posibilidades se irán diluyendo.


AgenciaBlog