Posts etiquetados como ‘elecciones’

¿Son importantes las Olimpíadas para Brasil?

¿Son importantes las Olimpíadas para Brasil?

¿Son importantes las Olimpíadas para Brasil? “Serán los juegos de toda Sudamérica”, fue la frase de Lula que más resonó en estas últimas horas. Por primera vez en la historia, los Juegos Olímpicos pisarán tierras latinoamericanas. ¡Quién lo hubiera imaginado hace 20 años atrás! Se refería exhultante el site O Globo.

El viernes pasado nos emocionábamos viendo al presidente de Brasil, Luiz Lula da Silva no pudiendo ocultar la inmensa alegría y satisfacción que le había generado que Río de Janeiro fuera la elegida para los Juegos Olímpicos 2016. Cerca de Lula, Edison Arantes do Nascimento Pelé no podía ocultar sus lágrimas al igual que otros tantos representantes de Brasil que viajaron a Copenhague para la definición de la sede.

Todo Brasil celebró la noticia. En el Bovespa, la celebración fue especial, con un alza del 1,2%, en donde las estrellas fueron aquellas empresas que se beneficiarán directamente por la realización de tamaño evento en Brasil. En realidad la mayoría de los sectores productivos de Brasil sentirá de un modo u otro el impacto positivo de este evento histórico y único.

Brasil tendrá en unos años dos eventos de magnitud mundial: los mencionados juegos olímpicos, y el Mundial de Fútbol en el año 2014. El país estará convulsionado en estos años de preparación, pero también lo estarán los inversores que encontrarán grandes oportunidades alrededor de estos eventos como así también en las oportunidades de negocio que pueden generar a futuro si es que son debidamente aprovechados.

“Creo que con esto Brasil logró obtener la ciudadanía internacional”, decía Lula. Y muy equivocado no está. El mundial de fútbol del 2014 y los juegos olímpicos, le permitirán a Brasil mostrarse al mundo y representará una gran oportunidad para hacer negocios. Probablemente Brasil ya esté comenzando a prepararse para aprovechar la histórica oportunidad que se le presenta, para culminar su proceso de desarrollo económico.

Según unos estudios realizados en el presente año por la Universidad de California en Berkeley y el Banco de la Reserva Federal de San Francisco, ser sede de los Juegos Olímpicos potencia el comercio internacional de un país en años posteriores. En igualdad de condiciones, ser sede de los juegos potencia el comercio hasta un 30%, y Brasil tiene mucho para venderle al mundo.

En Brasil (y ahora puntualmente en Río de Janeiro), se deberán realizar importantes inversiones para responder a la revolución que provocarán estos eventos internacionales. Hoteles, restaurantes, infraestructura aeroportuaria, inversiones en el sector turístico, por nombrar sólo algunos de los sectores que se beneficiarán de manera directa, deberán prepararse para estos históricos eventos.

Y aunque todavía es preliminar determinarlo, la realización de los JJOO implicará inversiones por US$ 16.000 millones, según daba cuenta el Fohla de Sao Paulo. Lo bueno del caso es que la realización de inversiones para el mundial de fútbol permitirá aprovechar parte de dicha infraestructura nueva.

¡Pero hay más para Brasil!

Según un estudio encargado por el Gobierno por parte del grupo sin fines de lucro Fundaçao Instituto de Administraçao, los JJOO de Río inyectarán US$ 24.500 millones en la economía brasileña desde ahora hasta el 2027, tanto por el aumento de la producción y de los ingresos por familia, de la recaudación tributaria y el empleo.

Muchas de las inversiones que se harán por los juegos (y también por el mundial de fútbol), se hubieran hecho de todas formas aunque con otros plazos. Hay que tener presente que la economía brasileña es una economía en pleno crecimiento y para que siga de este modo, la infraestructura se debe adecuar al creciente tamaño de la economía. Es por esto que será mayor para el caso de Brasil el aprovechamiento de las inversiones en relación a lo observado en otras experiencias.

La elección de Río de Janeiro genera ganancias para Brasil incluso dentro del balance esperado de los mismos. Las ganancias potenciales de los JJOO asegurarán un piso de US$ 500 millones, pero es altamente probable que superen los US$ 3.200 millones obtenidos en los juegos de Pequín del 2008.

La elección de Brasil no es una casualidad y está estrechamente vinculada a la seriedad en las políticas aplicadas por el gobierno brasileño que aseguran predecibilidad y garantizan para las autoridades del Comité Olímpico Internacional y para la FIFA, que no existirán imponderables comunes en economías en desarrollo. Brasil ha demostrado una vez más que está emergiendo con fuerza como una nueva potencia mundial. El tren del desarrollo ha iniciado su marcha y no piensa detenerse. Brasil no solamente ha logrado ser elegida sede para los JJOO del 2016 y para el mundial del 2014, ha logrado mucho más que eso en el último tiempo. El desarrollo de los recursos energéticos y de alimentos (tanto en lo referente a los commodities agrícolas como al sector ganadero), ha sido extraordinario.

Además para Lula, este logro implicará tener casi asegurada la continuidad de su partido en el gobierno luego de las elecciones presidenciales de 2010. ¿Quién no votaría por un partido que está llevando a Brasil al desarrollo económico y encima logra transformarlo en sede de dos de los eventos más importantes del deporte mundial? La popularidad de Lula que alcanza al 82% (cuando lo normal para un gobierno luego de tanto tiempo en el poder es que experimente una merma significativa en la popularidad por el lógico desgaste), habla por sí sola.

Cerca de Brasil, Argentina sigue dudando hacia dónde avanzar. Mientras tanto, sigue perdiendo mercados a nivel internacional, los cuales están siendo captados por la economía brasileña. En una foto, Lula palmea la espalda de Cristina como diciéndole: “Seguí así que nos está yendo muy bien”.

Bolivia por su parte, lamenta la muy buena política energética de Brasil y celebra la muy mala que lleva adelante la Argentina. Es que Brasil ha reducido sus compras de gas boliviano al mejorar la producción energética de sus usinas hidroeléctricas, mientras que Argentina necesita cada vez más del recurso que provee el Estado de Evo Morales aunque hace ya dos meses que no está abonando ni un solo dólar por los 6 millones de metros cúbicos de fluido que recibe diariamente.

Muchos se han fijado en este nuevo Brasil como un mundo lleno de oportunidades para invertir. Paola también lo ha hecho y ha seleccionado algunas de las compañías con mayor potencial de crecimiento para que los suscriptores de Valor Global puedan también subirse a la euforia del país del carnaval.

Nos encontraremos nuevamente mañana,

Horacio Pozzo

  • 1 Comentario
  • 2 votos

Como Cristina Kirchner, Calderón debe escuchar al Pueblo

Como Cristina Kirchner, Calderón debe escuchar al Pueblo

Como Cristina Kirchner, Calderón debe escuchar al Pueblo
6 Julio 2009 Tan cuestionado está el gobierno de Felipe Calderón que ha logrado resucitar al Partido Revolucionario Institucional (PRI), algo que no hubiera imaginado ni el propio PRI luego de la derrota del año 2000 que significara la salida del poder, el que supo retener durante 71 años. Sin dudas, estas elecciones marcarán un antes y un después en la economía mexicana.
En la previa, estas elecciones en México eran consideradas decisivas para el futuro de México. Lo mismo había ocurrido en Argentina, y en ambos casos, dada la situación por la que atraviesan estos países, creo que debe ser así. Los resultados electorales en ambos países marcaron un punto de inflexión para la conducción de la política económica.

Valor Global

Con la adquisición de nuestro reporte de inversión Valor Global de julio obtiene cuatro reportes gratuitos para aprender a invertir. Puede seguir leyendo acerca de esta increíble oferta lanzamiento aquí .

No es la primera vez que Argentina y México comparten contextos económicos similares. En los 90s ambas economías eran las más parecidas de la región y ambas sufrieron un proceso similar de flujos de capitales. Hoy también, Argentina y México se unen en una situación económica frágil con fallas en la conducción nacional, problemas de violencia social (en México mucho más graves) y aumento del narcotráfico. ¡Y hasta con el fenómeno de la gripe porcina se parecen!

En la edición del viernes de “El Economista”, Mauricio Rubí aseguraba: “Se definirá la gobernabilidad en la última parte del sexenio”. En el día de ayer habían 77 millones de mexicanos que estaban habilitados para votar para la renovación completa de la Cámara de Diputados (500 cargos), elegir seis nuevos gobernadores, unas 468 diputaciones locales, 606 ayuntamientos, 20 juntas municipales y 16 jefaturas delegacionales (departamentos) de la Ciudad de México.

Había mucha bronca entre los ciudadanos mexicanos y ello se reflejó tanto en la abstención al voto como en el porcentaje de votos en blanco. Estos últimos alcanzaron al 6,5% en otro claro mensaje al gobierno de Calderón (el primero fue, lógicamente, la estrepitosa derrota en manos del PRI). Según Hora Cero, el 56% de los mexicanos habilitados para votar, no lo hizo y ya no se le puede culpar a la gripe porcina por este fenómeno.

El Diario daba cuenta hoy a la mañana que el gobierno no solamente perdió en los cargos legislativos, sino también se vio derrotado en las gobernaciones de Nuevo León, Campeche, Colima, San Luis de Potosí y Querétano. Sólo pudo retener Sonora. Con el triunfo del PRI, el gobernador del estado de México, Enrique Peña Nieto, refuerza sus aspiraciones presidenciales para el 2012. Pero las urgencias del país no dan lugar para pensar en 2012 aunque ya varios quieran hacerlo.

Ahora y gracias a la alianza que posee con el partido Verde Ecologista, el PRI tiene el control en la Cámara de Diputados con 233 escaños propios y 22 del Verde Ecologista. El PAN habría alcanzado 146 diputaciones y el PRD 72. La conformación de la Cámara de Diputados es un tema no menor ya que le permitirá al PRI-PVEM imponer el presupuesto de gastos en lo que resta del sexenio de Felipe Calderón, decidir quién sería el próximo auditor superior de la Federación y tener el control sobre la aprobación de cualquier reforma legal.

Luego de reconocer la derrota, Felipe Calderón en un mensaje de rendición, convocaba a la oposición a buscar consensos para sostener la gobernabilidad: “Hago un respetuoso llamado a la nueva Legislatura y a los trabajadores, a los empresarios, a los sindicatos, a los académicos, a las organizaciones del sector productivo, a los partidos políticos para que definamos, entre todos, la agenda de cambios que requiere el país”.

Los tres años que le restan a Calderón serán altamente desafiantes ya que debe conducir a un país en crisis y llevar adelante reformas económicas profundas para las que tendrá que depender de la buena voluntad de los legisladores del PRI.

Para Marcela Ojeda de “El Financiero”: “La obligación del Congreso a partir de septiembre es sacar las reformas fiscal, energética y laboral, y para aprovechar al máximo el tiempo se deben trabajar en comisiones, incluso antes de que los nuevos diputados rindan protesta”. A priori, el desafío aparece como muy grande de lograr.

Creo que no hace falta recordar que México llegó a estas elecciones con una economía en crisis muy golpeada por la recesión que sufre la economía estadounidense y que vuelve a desnudar claramente la fragilidad que tiene México apenas EEUU entra en problemas. Los trabajadores mexicanos se ven amenazados por un desempleo en alza, que ya alcanza al 5,3% de la Población Económicamente Activa (PEA).

Para el gobierno de Felipe Calderón, así como le ha ocurrido en Argentina a Cristina Fernández de Kirchner, deberá hacer una autocrítica profunda frente a la derrota. Como razones a la misma encontrará en la violencia del narcotráfico y la dureza de la crisis financiera internacional, que ahondó la miseria dos elementos claves. Como no podía ser de otra manera, la violencia que vive México, se ha cobrado siete vidas en Ciudad Juárez, en las 24 horas previas a las elecciones (aunque nadie quiere vincularlo al tema electoral).

Las cifras muestran a las claras el problema de violencia que vive México. En lo que va del año, más de 3.000 personas han muerto en hechos violentos asociados con el crimen organizado, mientras que el año pasado el número de asesinatos alcanzó un récord de 6.290 víctimas.

La erradicación de la violencia en México es un tema que invade lo económico. Tal como le ocurría a Colombia, la violencia espanta a las inversiones extranjeras e incluso reduce las inversiones nacionales, aumentando la fragilidad de la economía. Es por ello que si el gobierno pretende fortalecer a la economía, tendrá en ello una nueva escusa para reducir la violencia y el narcotráfico en el país.

La derrota ha marcado un antes y un después en México. Creo que tanto ganadores como perdedores deberán escuchar la voluntad del pueblo que quiere vivir en paz y no sufrir los vaivenes de una economía que no ha logrado aprovechar la vecindad con los EEUU para comenzar un proceso de consolidación económica para crecer sostenidamente en el largo plazo con el objetivo de independizarse económicamente del país del norte.

Según La Jornada, México cerrará el 2009 con una contracción del 5,5%, pero el centro de atención se lo llevará de aquí en más cómo hará el gobierno de Calderón para llevar a cabo las reformas que la economía necesita, entre ellas, la reforma fiscal propuesta para setiembre. El problema no termina aquí ya que los problemas en la implementación de las reformas, según Reuters, probablemente lleven a un recorte en la calificación de la deuda soberana. México no tiene otra alternativa que generar consensos entre el gobierno y la oposición para poder salir de la complicada situación que le toca vivir y así pensar en un futuro mejor ¿Lo logrará?

  • Sin Comentarios
  • 1 voto

Con los aumentos tarifarios, TGS y Camuzzi Gas Pampeana recuperan atractivo

Con los aumentos tarifarios, TGS (MERV:TGSU; NYSE:TGS) y Camuzzi Gas Pampeana (MERV:CGPA) recuperan atractivo

Con los aumentos tarifarios, TGS (MERV:TGSU; NYSE:TGS) y Camuzzi Gas Pampeana (MERV:CGPA) recuperan atractivo La cuestión era esperar hasta las elecciones. El empresariado argentino sabía que hasta el 28-J no podían ni pensar en la posibilidad de aumentos de precios.Probablemente algún acuerdo secreto habrá existido y ello explicaría el silencio oficial al que asistimos.

El diario argentino El Cronista analizaba ayer el cambio en el comportamiento del inversor local que está poniendo su atención en papeles del sector financiero y servicios. Entre estos últimos, los ajustes tarifarios que se esperan en breve, aumentaron el atractivo de las compañías de servicios públicos, pero me convencieron de que algo cambió en la economía argentina. Y ese cambio no fue por convicción sino por necesidad.

Muy lejos han quedado aquellos tiempos en donde el gobierno lograba mantener artificial y relativamente estables los precios en la economía. Así por ejemplo, las tarifas de los servicios públicos, tales como la electricidad y el gas, gracias a los miles de millones de pesos que se destinaban en la forma de subsidios, se mantenían estables mientras los precios internacionales de la energía subían sin pausa alcanzando niveles récords históricos.

Los argentinos fueron así testigos de un engaño que les costó una gran cantidad de recursos. Al fin y al cabo, los miles de millones de pesos destinados a subsidiar precios irreales, salieron de los bolsillos de las familias argentinas, sólo que las mismas ni se percataron de ello. Pero lo grave es que el resultado final es mucho peor ya que el congelamiento tarifario (y la pobre intervención del gobierno), redujo el incentivo a invertir por parte de las compañías del sector generando graves problemas que actualmente son disimulados gracias al impacto de la crisis sobre la demanda energética.

Pero la crisis y los graves errores de política económica, le quitaron caja al gobierno y, como si representara la cabellera de Sansón, sin la caja, el gobierno ha perdido casi todo su poder y debe aceptar incrementos tarifarios para poder reducir los subsidios.

Los incrementos en los precios no solamente se están produciendo en las empresas de servicios públicos. También se observan en el resto de los sectores productivos aunque la permisibilidad oficial responde a otros motivos.

Las empresas se ponen al día con los aumentos de precios. Arrancaron las estaciones de servicio con incrementos promedio del 5% en el gasoil y la nafta. Al alza en el precio de los combustibles, le siguieron los seguros del automotor (con incrementos que llegaron hasta el 20%), la medicina prepaga (con aumentos de entre el 9% y el 12%) y la educación privada (con aumentos que si bien fueron acordados en mayo, regirán en el mes de agosto y alcanzan un incremento máximo del 36%). También en los colectivos interurbanos, se esperan ajustes que irán del 5% al 20% por la aplicación de un nuevo régimen tarifario.

Esta verdadera maratón de alzas de precios que se está produciendo luego de las elecciones en Argentina, promete no terminar allí y se expandirá hacia otros sectores de la economía. Así Argentina entrará en una situación de estanflación que puede agravarse cuando comiencen las presiones sindicales (que se muestran ajenos a la realidad), por aumentos salariales.

¿Por qué el gobierno se mantiene pasivo ante esta explosión de correcciones de precios? Sinceramente llama la atención esta postura y obviamente resulta contradictoria al discurso oficialista de defender a los segmentos sociales de menores ingresos para recomponer la justicia social.

El pasivismo del gobierno no hace otra cosa que dejar al descubierto la verdadera situación de la economía argentina. La inflación es para el gobierno el mal menor. Después de todo, si hay inflación, que no se noten dirían quienes se encargan de manipular las cifras del INDEC.

El aumento de precios se produce en medio de un panorama de alta fragilidad en el mercado laboral. Ante la caída en la actividad, estos ajustes de precios le permiten recomponer a las empresas sus resultados financieros y así evitar tener que recortar su personal.

Las empresas distribuidoras de gas se encuentran entre las beneficiadas con los aumentos de tarifas. Según había afirmado antes de las elecciones Alejandro Bianchi para “Crítica de la Argentina”: “El Gobierno busca que los aumentos en la boleta de gas que autorizó a fin del año pasado no le compliquen las elecciones legislativas de fin de mes. En otro de sus tantos pedidos no escritos, les sugirió a las distribuidoras del sector que no envíen las facturas que vencen entre el 8 y 28 de este mes a los clientes residenciales de más consumo (R3). Son los que pagarán hasta un 400% más que el invierno pasado”. Las empresas del sector, reconocieron por lo bajo lo denunciado por Bianchi. Pero más allá de ello, lo importante para estas empresas es que se han eliminado las restricciones existentes sobre los aumentos tarifarios y se abre un nuevo panorama a futuro, con un gobierno que sin caja, ha perdido buena parte del poder.

Una de las empresas que se beneficiará con los aumentos, que fueron anunciados en agosto y noviembre de 2008, pero que no se han concretado hasta el momento exclusivamente por cuestiones electorales, es Camuzzi Gas Pampeana (MERV:CGPA), empresa controlada por Sodigas Pampeana (86,09%), que a su vez es controlada por Camuzzi Argentina (56,91%) y por Sempra Energy (NYSE:SRE) con el 43,09% del paquete accionario. La autorización del incremento tarifario para Camuzzi se encuentra a la firma en la Secretaría General de la Presidencia.

Transportadora Gas del Sur (MERV:TGSU; NYSE:TGS), es una de las empresas que ha logrado ya beneficiarse con el incremento tarifario. La compañía muestra además una sólida posición financiera y sus papeles tienen un alto potencial de crecimiento por lo que están llamando la atención de los inversores.

Los aumentos de precios que está sufriendo la economía argentina luego del 28-J son una muestra clara de que el gobierno ha perdido no solamente el poder político sino también el económico. De ahora en más, no solamente estará obligado a consensuar sino a saber pedir auxilio. ¿Sabrá cómo hacerlo?

  • 1 Comentario
  • 1 voto

¿Nuevo colapso en la economía argentina?

¿Nuevo colapso en la economía argentina?

¿Nuevo colapso en la economía argentina? “No hay riesgo de un colapso económico a la vuelta de la esquina; si el Gobierno tiene voluntad, no es difícil de manejar (la situación económica)”, decía el reconocido economista argentino Javier González Fraga, el pasado viernes a La Nación. El problema es que no existe mucha seguridad de que el gobierno tenga ganas de torcer el rumbo.

Se acercan las elecciones legislativas en Argentina y cuando en el mundo todo es crisis, en Argentina pareciera ser que todo está bien. Al menos desde la visión oficialista. Lo importante pasa a un segundo o tercer plano y lo superficial es lo más importante en la agenda de un gobierno que sólo piensa en el día a día. Qué mejor manera de sintetizar la situación por la que atraviesa Argentina que de la forma en que lo hizo The Economist en su edición impresa del viernes: “El nacionalismo económico de los Kirchner está llevando al país a un callejón sin salida”.

—– ADELANTO ESPECIAL de LATINFORME.Com—–

¿Cómo comenzar a invertir en Bolsa?

Antes que nada usted necesita manejar las herramientas clave para invertir. Esté atento al próximo lanzamiento de nuestra newsletter con recomendaciones de compañías y a nuestros reportes educativos de inversión que le explicarán paso a paso cómo acercarse a su independencia financiera invirtiendo en las Bolsas de Valores.

Haga click aquí para seguir leyendo…

¿Quiere formar parte del selecto grupo que obtendrá este reporte antes de su lanzamiento? Resérvelo rápido, envíenos un email a info@latinforme.com antes de que se agoten las vacantes.

———————————————-

En el mundo oficialista, todo está bien en la República Argentina. La economía crece, no hay inflación, la gente está feliz y se siente segura y el país mira a la crisis financiera internacional desde afuera. Esto se lo afirma desde el gobierno y lo confirman los números difundidos, aunque no realmente elaborados, por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC).

El mundo está en recesión y la mayoría de las economías se están contrayendo, menos la economía argentina. Ya no le queda nada al INDEC del prestigio que supo cosechar a lo largo de varias décadas de incesante trabajo por mejorar la precisión con la que se mide la salud de la economía argentina. El viernes el dato del PBI argentino que registraba un crecimiento del 2% en el primer trimestre del año en términos interanuales, no fue otra cosa que una prueba más de la grosera manipulación a la que están siendo sometidas las estadísticas del instituto. Mientras cada día cuesta más comprar lo mismo, mientras el número de pobres crece a cada instante, para las estadísticas oficiales ocurre todo lo contrario.

Aquellos empresarios que desean tener una idea de cómo es la situación real de este paciente (obviamente, no con muchas intenciones de invertir), no le queda otra alternativa que pagar para acceder a estadísticas de elaboración privada. A lo malo que resulta el tener que pagar para saber la situación real de la economía, se suma algo peor que es el hecho de que dichos datos privados reflejan que la situación no es buena y que la actividad ha tenido una contracción de entre el 4% y el 6%, en el primer cuarto de año.

Mientras en la Argentina de Cristina todo está bien, en el primer trimestre del año se han fugado US$ 1.850 millones. Se habla de moderación en el volumen de salidas de capitales dado que en los tres trimestres anteriores se promedió una salida trimestral de US$ 3.500 millones, pero si se compara con el primer trimestre de 2008, en donde la salida de capitales ascendió a US$ 717 millones, el dato es más que negativo. Y a pesar de que se niegue preocupación alguna, desde el gobierno se han implementado diferentes tipos de trabas a las importaciones para de este modo, contener la demanda de los cada vez más escasos dólares.

Si miramos hacia la balanza comercial, vamos a observar que la misma arrojó un superávit de US$ 2.478 millones (lo que representa un incremento interanual del 139%), pero aquí también podemos vernos tentados de pensar que la situación está mejorando. Sin embargo, la verdadera historia es que el resultado de la balanza comercial muestra lo mal que está puertas adentro la economía argentina. El dato oculta una caída interanual de las importaciones del 49% frente a una caída del 18% en las exportaciones.

Las cuentas públicas también están pasando por un mal peor al que se puede observar a simple vista. Una caída en el mes de mayo del 80,8% en términos interanuales del superávit fiscal primario cuando el gobierno goza del ingreso extra proveniente de la estatización del sistema de jubilaciones y pensiones, resulta demasiado grave como para no generar preocupación. El incremento interanual en el gasto público en mayo del 33%, además de herir mortalmente al superávit fiscal en un momento más que inoportuno, es una clara muestra de la indisciplina y la falta de sentido común existente en el gobierno. La imprudencia fiscal del gobierno, sabiendo que el panorama de los próximos meses es más que complicado, no hace otra cosa que demostrar que sólo importa lo inmediato.

Este superávit primario que está exhibiendo, incluso con cierto orgullo, el gobierno, en realidad es el superávit que observa el ANSES (Administración Nacional de la Seguridad Social) a través del ingreso adicional mencionado anteriormente. Y mientras estos recursos excedentes del ANSES se destinan a cubrir los agujeros fiscales o a comprar aviones (o cubrir su déficit de US$ 1,1 millones diarios), para la doblemente quebrada Aerolíneas Argentinas (entre otros muchos gastos inexplicables), el 73% de los jubilados nacionales se encuentran percibiendo la jubilación mínima y no se cumple con el 82% móvil establecido por ley, lo cual derivará en una nueva ola de juicios al Estado, esto es, en nueva deuda que se está generando a futuro.

La radiografía actual de la economía argentina nos hace preguntarnos qué es lo que nos depara el post 28-j. Luego del 28-j al gobierno no le queda otra alternativa que despertar de su realidad e insertarse en la realidad “real” de la Argentina. Será tiempo de hacerse cargo de los múltiples problemas del país y enfrentar las tensiones existentes desde lo fiscal, cambiario, financiero, inflacionario, social, sectorial y hasta de la misma transparencia de las estadísticas. ¿Cómo hará el gobierno para balancear todas las tensiones? Difícil saberlo.

Por lo pronto, he encontrado una versión en Crítica Digital, de la existencia de un proyecto para transparentar las estadísticas del INDEC a través del otorgamiento de autonomía al organismo. La mejora del contexto externo y la profunda recesión que sufre la economía y que ha reducido significativamente la inflación, son dos elementos que posibilitarían este proyecto que no da puntadas sin hilo, ya que tiene como fin, lograr agradar a los mercados financieros internacionales y a los organismos de crédito, para acceder nuevamente a su financiamiento.

La disciplina fiscal deberá ser una prioridad luego del 28-j. En una nota de La Nación, la consultora Economía & Regiones reclamaba lo que todos piden a gritos: “Después de las elecciones, se tendría que aplicar una política fiscal más prudente, donde el ritmo de crecimiento del gasto debería estar ‘atado’ a la evolución de los ingresos”.

Para el gobierno, el post 28-j deberá implicar un cambio de actitud, de búsqueda de consenso. Ya no podrá gobernar en soledad y dejar que la economía continúe en piloto automático. Es el momento de despertarse y hacerse cargo, ya que de lo contrario el resultado será una nueva crisis en la historia argentina.

  • Comentarios
  • 1 voto

Argentina: ¿Nueva crisis y nuevo default?

Argentina: ¿Nueva crisis y nuevo default?

Argentina: ¿Nueva crisis y nuevo default?

Ayer tuve el gusto de participar de un seminario que organizó Infobae y en el que disertaron economistas destacados de la Argentina como lo son Broda, González Fraga, Melconián y Ferreres. Y como muy pocas veces he visto, me sorprendió la gran coincidencia de opinión existente entre ellos acerca del diagnóstico de situación y perspectivas de la economía argentina.

Probablemente algún lector desprevenido, que no esté demasiado al tanto de la situación económica de la Argentina, piense que si existió tanta coincidencia de opinión sobre las perspectivas de la economía argentina, debiera ser porque en la misma no existe demasiada incertidumbre a futuro. Pero lamentablemente ése no era el motivo, sino todo lo contrario, ninguno de ellos tenía demasiada dudas sobre que Argentina está en serios problemas y deberá enfrentar un panorama muy duro (de hecho, ya lo está enfrentando), que puede llevarla a una nueva crisis y un nuevo default.

Si hay algo que me ha quedado más que claro de esta disertación, es que la visión de los economistas y del mercado sobre la realidad argentina dista muchísimo de la que observa el gobierno argentino. Afortunadamente no había ningún funcionario (por lo menos, no lo noté), en el encuentro porque se hubiera ido muy ofuscado por el terrible diagnóstico de situación que presentaban estos economistas.

También está claro (aunque es cierto que no tenía antes demasiadas dudas), como dice Melconián, que Argentina no puede seguir con su política económica en piloto automático. Rememorando una vieja propaganda política del ex presidente Carlos Saúl Menem, en Argentina es tiempo de arremangarse y de poner manos a la obra para enfrentar los graves problemas que la afectan.

Como las siete plagas que azotaron a Egipto en la época de esclavitud del pueblo de Israel, la fuga de capitales, mayores necesidades de financiamiento por achicamiento del superávit fiscal y la reducción del excedente externo, se unen para poner a prueba al dólar en Argentina.

Una observación muy interesante hecha por Melconian se relaciona con las importaciones, las cuales se desplomaron producto del brusco estancamiento de la economía argentina. En relación a ello, Melconian advertía sobre lo que ocurrirá con las mismas en cuanto la economía comience a recuperarse. Probablemente observemos un rápido crecimiento en el volumen de importaciones que se reflejará en el deterioro de las cuentas externas.

Esta caída brusca en el volumen de importaciones, indica que algo está ocurriendo con la economía argentina. Y fue Broda el encargado de develar ese ‘algo’ que le está sucediendo: Argentina ya está en recesión.
Ya les había comentado acerca de mi proyección del dólar en Argentina hacia finales de año en niveles de $4. Consideraba inoportuno pensar en un valor superior por los riesgos inflacionarios que ello conllevaría. Sin embargo, la proyección promedio del dólar hecha por estos economistas, indicaba un tipo de cambio a $ 4,40, con estimaciones extremas de $ 4,80. El problema que trae aparejado considerar un tipo de cambio en niveles tan elevados en relación a los actuales, es que ello implica un riesgo de mayor tasa de inflación, dado que la devaluación cambiaria se trasladaría al menos en parte a precios internos (porque el productor que sigue recibiendo una cierta cantidad de dólares en el exterior, pretenderá aplicar el mismo precio en el mercado local).

Lo anterior implica también que la Argentina necesita recursos que debe generar a través de una disciplina fiscal que a lo largo de toda la gestión de los Kirchner, ha demostrado no tener, y del aporte de los organismos internacionales, ante los mercados financieros cerrados para la Argentina.

Pero como plantean tanto Melconian como Ferreres, la alternativa para la Argentina es el viejo y conocido FMI, que no va a negar su ayuda al país, pero lo hará bajo ciertas condiciones.

¿Estará el país dispuesto a pagar el precio que le impone el FMI por asistirlo financieramente? Dicho precio consiste en transparentar las estadísticas del INDEC, lo cual implica mayores desembolsos de dinero en concepto de pagos de servicios de la deuda ajustada por inflación. También implica acordar con aquellos tenedores de bonos en default que no aceptaron en su momento el canje de la deuda, lo cual puede implicar mayores erogaciones en el corto plazo en concepto de pagos de capital y servicios de la deuda. También implica recordar la promesa que se le hizo al Club de París y negociar el repago de la deuda (más dólares para hacer frente a esta obligación). Y por supuesto, algunas condiciones más de las que suele imponer el FMI como lo es una mayor disciplina fiscal.

Sinceramente, creo que mal no le vendría al país un acuerdo con el FMI que le imponga esta serie de condiciones de modo tal de que Argentina comience a recomponer sus relaciones internacionales y la salud de su economía. Pero la situación de fragilidad en la que se encuentra, hace difícil pensar que esté en condiciones de asumir tanto peso. Para que al gobierno argentino le resulte conveniente intentar un acercamiento con el FMI, sin dudas la ayuda ofrecida debería ser importante.

La disyuntiva que enfrenta el gobierno de volver a depender del FMI cada vez encuentra menos margen ya que las fuentes de recursos adicionales de las que se valió el gobierno, se están agotando rápidamente. Es el FMI o el abismo, piensan algunos. Otros, como se planteó dentro de los posibles caminos que el gobierno, piensan que pueden volver a verse aquellas viejas políticas de los años 80s que quizás extiendan la agonía de la economía, pero que sin dudas terminarán llevándola al colapso.

Junto al panorama sombrío que anticipaban, los economistas dejaron en el aire la siguiente pregunta: ¿Terminará Cristina Fernández de Kirchner su mandato? Espero que por el bien de la democracia, sí. Néstor Kirchner decía recientemente: “Cuando voten, recuerden el sonido del helicóptero” (en referencia al final del mandato de De la Rúa). Sinceramente creo que también desde el gobierno, cuando decidan el rumbo que seguirá teniendo la economía argentina, deben tener muy presente ese ruido del helicóptero.



Sepa cómo los acontecimientos económicos y políticos pueden afectar sus ahorros.

Suscríbase aquí para recibir GRATUITAMENTE el Informe Latinforme.









  • Sin Comentarios
  • 1 voto

Terminó el boom inmobiliario argentino, ¿por qué no bajan los precios?

Terminó el boom inmobiliario argentino, ¿por qué no bajan los precios?

Terminó el boom inmobiliario argentino, ¿por qué no bajan los precios?
4 Mayo 2009
En enero de 2006 decidí buscar una vivienda para adquirir. No contaba con mucho dinero ahorrado, y ni siquiera tenía aún la aprobación de un crédito bancario para tal aventura. Créanme que la búsqueda se transformó realmente en una aventura, ya que mientras me encontraba en proceso de búsqueda (una búsqueda que duró más de seis meses viendo más de cien casas), los precios de las mismas aumentaban sin pausa.

Por suerte, en julio de ese año pude dar con la casa adecuada y luego de poco más de tres meses, en el mes de noviembre había finalizado con la aprobación del crédito bancario y cerrado la compra. Estaba convencido de que los precios de las viviendas seguirían con su fuerte tendencia ascendente no solamente por el contexto inflacionario que vivía Argentina, sino por la fuerte demanda que observaba el sector, y no me equivoqué. Hoy la vivienda que adquirí se encuentra en un valor de casi 2,5 veces el que pagué.

Pocas cosas buenas son GRATIS, regístrese en el Foro de discusión de Latinforme.com y opine de los temas que le interesan.

Luego de la crisis que decretara el final del modelo de convertibilidad en Argentina, el sector inmobiliario argentino experimentó un boom que claramente finalizó hace algunos meses atrás. Este sector fue uno de los primeros que se recuperó luego de la crisis del 2002 y su lógica, entre otros motivos, estuvo determinada por las consecuencias de lo que se conoció como el “corralón financiero” que limitaba los retiros de depósitos del sistema financiero local. Hoy en el mercado inmobiliario argentino, la realidad parece ser totalmente diferente, en parte por los efectos de la crisis externa (si bien en Argentina el tema de la crisis subprime no estuvo presente, sí los efectos sobre la economía real del deterioro global se están haciendo sentir), pero también, por la incertidumbre interna que vive la economía y que está provocando que los argentinos prefieran refugiarse en el dólar antes que los ladrillos.

Según “Diario Hoy” dos de las causas principales que han provocado el derrumbe inmobiliario es el temor que provoca la crisis económica, y los discursos políticos apocalípticos -como el de Néstor Kirchner, ex presidente argentino que sigue operando políticamente. El gobierno ha hecho su parte en agregarle incertidumbre al contexto económico, al afirmar que si sale derrotado en las elecciones legislativas, lo que viene para el país no es otra cosa que el caos.

Los números del mercado inmobiliario en la mayor parte de los principales centros urbanos del país hablan por sí solos. Según un informe del Colegio de Escribanos bonaerense, durante el primer trimestre del presente año el movimiento de compra-venta de inmuebles en la provincia de Buenos Aires cayó un 49%.

En la Capital Federal, las ventas de inmuebles se desplomaron un 53,5% (aunque según afirman los especialistas del sector, en marzo se comenzó a observar una cierta recuperación), alcanzando su menor nivel desde el mes de febrero de 2002. En la ciudad de Mar del Plata, la caída en las ventas fue del 41,7% al final del primer trimestre del año.

Lo que puede resultar extraño en la situación del mercado inmobiliario, es que mientras la demanda se retrae, los precios no muestran un comportamiento hacia la baja. Esta situación tiene una explicación y se vincula al contexto: con la gran incertidumbre que se vive en la economía local, vender un inmueble sin tener un destino claro para el dinero derivado de dicha operación, aparece como una apuesta altamente riesgosa que sólo están dispuestos a aceptar aquellos que se encuentran en una situación de necesidad.

Un claro reflejo de lo que ocurre en el sector inmobiliario lo ofrece el sector de la construcción que, según los datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), en el mes de marzo volvieron a contraerse un 2,4% en su indicador desestacionalizado, manteniendo las expectativas hacia la baja para los próximos meses. Lamentablemente, siempre que uno hace referencia al Indec, en el último tiempo debe hablar de dudas en la calidad de la información. Y este no es el caso ya que desde el sector privado se sostiene que la contracción del sector es mayor y alcanza al 17,8% en términos interanuales (según el índice Construya, elaborado por 12 compañías líderes del sector).

Los empresarios inmobiliarios, aún están esperando ver al menos un solo dólar proveniente del plan de blanqueo de capitales lanzado por el gobierno argentino. Ello lo afirma el propio titular de la Cámara Argentina Inmobiliaria, Néstor Walenten quien aseguró que desde que entró en vigencia la normativa de blanqueo de capitales, las operaciones realizadas con fondos provenientes desde el extranjero fueron “casi nulas”.

Realmente suena hasta risueño pensar que un plan así pudiera lograr algún tipo de resultados ya que: ¿A quién se le ocurriría traer los capitales a la argentina en este contexto tan volátil e incierto provocado principalmente por la ceguera en la conducción de la política económica? La realidad muestra que los dólares siguen saliendo del país sin intenciones de regresar (al menos por un largo período).

Los problemas en el mercado inmobiliario local responden a varios factores, uno de los cuales es la falta de financiamiento. La falta de crédito hipotecario ha sido un problema constante en el mercado inmobiliario y se agravó en este momento de crisis. Creo que soy uno de los pocos afortunados en haber accedido al financiamiento bancario. Los bancos no desean otorgar préstamos hipotecarios, pero tampoco pretenden demandarlos las familias. La falta de crédito hipotecario será un problema que se notará con mayor nitidez cuando surjan signos de recuperación en el sector.

La debilidad de la demanda del sector, se profundiza por la decisión de aquellos que cuentan con unos ahorros de mirar hacia el dólar. Es que la altísima probabilidad de que la moneda norteamericana continúe con su tendencia alcista hace que muchos ahorristas se vuelquen hacia dicha moneda ya que en episodios anteriores fue un muy buen refugio para los ahorros de los argentinos.

El mercado inmobiliario en Argentina está atravesando un período de depresión, el cual se mantendrá sin dudas al menos hasta que transcurran las elecciones legislativas y se vaya despejando el contexto local (ello a pesar de que se mencionen signos de recuperación en el último mes). Pero ello no asegurará que se podrá divisar una recuperación a posteriori, sino que habrá que aguardar también a cómo evolucione la crisis de la economía global.

¿Puede hacer algo el gobierno para ayudar a recuperar al sector? Claramente sí, y eso que puede hacer es buscar brindar estabilidad y predecibilidad al contexto económico local. Existe aún una importante demanda potencial en el sector que está a la espera de saber qué puede llegar a ocurrir con la economía argentina y principalmente con sus propias finanzas.

  • Sin Comentarios
  • 1 voto

¿Cómo seguirá el dólar en Argentina luego de las elecciones?

¿Cómo seguirá el dólar en Argentina luego de las elecciones?

feature photo

El dólar en la Argentina no detiene su marcha en este 2009. Si bien, ha comenzado la semana manteniendo el valor de cierre del pasado viernes, en los primeros tres meses del año, la cotización de la divisa norteamericana en relación al peso argentino ascendió 26 centavos (un 7,5% acumulado en lo que va del 2009). ¿Pura estrategia o dificultades para controlar la dinámica del dólar?

La economía argentina se encuentra bajo presión. Las tensiones sobre la misma se multiplican a cada instante: tanto en el frente externo, como en el fiscal, o en materia inflacionaria, son algunos de los diferentes aspectos en los que la economía argentina se encuentra bajo presión. Una clara señal del deterioro que está sufriendo la economía argentina, posible víctima de recesión en este año, ha sido la iniciativa del gobierno de adelantar las elecciones legislativas para el 28 de junio, estando anteriormente pautadas para octubre.

publicidad
En Ava FX , usted, el Inversor, es el centro del universo.

Sin comisiones ni costos.
Spreads Fijos. Y Mínimos.
Herramientas de Inversión de Avanzada.
Más de Docenas de pares de monedas y metales.
Análisis Institucional Exclusivo provisto diariamente.
Transacciones y Asistencia las 24 horas.
Comience a operar ahora con su Tarjeta de Crédito.
Empiece a operar con un mínimo depósito de $/€ 100.
Click aquí para conocer más sobre AVA FX

Es cierto lo que afirma el ministro de Justicia argentino, Aníbal Fernández. Argentina no resiste siete meses de campaña electoral. Pero cierto es que el gobierno nacional tampoco resiste otros siete meses sin tomar medidas urgentes para reencaminar la economía. Más allá de las urgencias del gobierno argentino, el adelantamiento de las elecciones le agrega un elemento más de inestabilidad al contexto local.

Los argentinos ven cómo la economía se deteriora día a día ante un gobierno que no logra reaccionar, y es por ello que sienten temor, un temor que se refleja en el comportamiento del sector privado. Una nota del día de ayer, firmada por Luis Beldi en “Ámbito Financiero” refleja el comportamiento del pequeño ahorrista que se ha volcado masivamente a la compra de dólares frente a la incertidumbre existente en el contexto nacional (con el adelantamiento de las elecciones y el eterno conflicto entre el gobierno y el campo argentino entre otros factores) e internacional. Los ahorristas se dirigen ciegamente hacia el billete verde sin preocuparse demasiado por su valor o las perspectivas del mismo. Simplemente recurren al dólar norteamericano como una forma de proteger al menos en parte, sus ahorros.

No solamente se ha observado una fuerte desaceleración en la actividad económica en los últimos meses en Argentina, también se ha comenzado a observar un sensible deterioro en las cuentas fiscales. En la visión del economista en jefe de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL), Daniel Artana: “La situación internacional y las decisiones erradas del pasado de gastar todo lo que ingreso, le generaron al Gobierno un faltante de dólares y alguna dificultad en el plano fiscal”.

Para Artana, Argentina deberá continuar con la depreciación cambiaria para ajustar las cuentas fiscales: “Los recursos no son ilimitados y por eso habrá que ajustar los números de flujo y eso va a requerir una depreciación del tipo de cambio”.

Con la cotización del dólar en el centro de la escena, el Banco Central de la República Argentina, debe salir a calmar al mercado cambiario mediante la venta de dólares, mientras que su presidente, Martín Redrado, tiene que salir una y otra vez a llevar calma y un marco de previsibilidad sobre el objetivo de política cambiaria que perseguirá el BCRA en los próximos meses.

Así, Redrado ratificó la política de flotación administrada del tipo de cambio, en el marco de la asamblea del BID: “Ratificamos la política de flotación administrada, de amortiguar los procesos de apreciación y depreciación. Es la más adecuada para este momento. Más allá del calendario electoral, va a tener continuidad antes y después”.

¿A qué nivel llegará el dólar a las elecciones legislativas del 28 de junio?

El escenario actual en el mercado cambiario muestra una fuerte demanda de dólares, con una oferta limitada. Ya se especula con que los exportadores (en especial, los exportadores de productos agrícolas), no liquidarán sus divisas hasta después de las elecciones.

Más allá de las presiones que se observan desde el lado de la demanda, es un hecho que el BCRA no permitirá una depreciación brusca del tipo de cambio. Ello no está en su objetivo ni es deseable en términos de estabilidad de la economía.

Está claro que al gobierno argentino le resulta de interés que el tipo de cambio continúe depreciándose. Es que en un contexto de depresión tanto de la demanda interna como externa, ello no genera grandes riesgos inflacionarios y permite ajustar las cuentas fiscales, al tiempo de recomponer el tipo de cambio real.

El nivel objetivo del tipo de cambio para finales de año, sigue siendo $ 4 por dólar. Con ello se lograría mantener el tipo de cambio real en niveles similares a los de finales de 2008, considerando que la tasa de inflación minorista esperada para este año estaría entre el 15% y el 20%.

De mantenerse el actual ritmo de depreciación que está observando el tipo de cambio, la cotización del dólar estadounidense no estaría lejos de alcanzar los $ 4 antes de las elecciones legislativas.

Si bien un dólar a $ 4 antes de las elecciones no sería algo utópico, puede resultar una buena señal que el BCRA decidiera salir con más fuerza a intervenir en el mercado cambiario para frenar el alza del dólar. El BCRA tiene con qué hacerlo. Al 20 de marzo, según la información que surge del BCRA, las reservas internacionales en poder de la autoridad monetaria ascendían a US$ 47.025 millones. Adicionalmente, en el día de ayer, el gobierno argentino firmó un acuerdo cambiario con China que le permite al país acceder a una significativa suma de yuanes (por un monto máximo de US$ 10.200 millones), entregando pesos a cambio para pagar importaciones provenientes de aquel país, lo cual permite reforzar la situación financiera de Argentina que de este modo puede preservar una proporción no menor de sus dólares.

¿Qué puede pasar más allá del 28 de junio?

Como mencioné anteriormente, para el gobierno existe un límite superior para el tipo de cambio ubicado en los $ 4, más allá del cual no le resultaría conveniente llevar a la cotización del dólar.

Si el dólar continuara con su dinámica ascendente y cotizara hacia fin de año muy por encima de los $ 4, ello podría generar consecuencias altamente desestabilizantes para la economía argentina, superando ampliamente los potenciales beneficios que la depreciación cambiaria implicaría para el país. Más allá de acelerar la demanda de dólares y limitar su oferta, ello aumentaría el riesgo inflacionario volviendo a reactivar su dinámica con el peligro de que se acelere por fuerza propia.

Por otra parte, el sistema financiero está padeciendo actualmente la dinámica cambiaria. Los bancos han tenido que recurrir a la suba de tasas pasivas (tasas de captación de fondos) para evitar la fuga de depósitos. De continuar con fuerza la depreciación cambiaria, al sector bancario le resultará cada vez más difícil mantener los depósitos en el sistema, lo cual repercutirá además en la capacidad del mismo de generar crédito para el consumo y la inversión.

Más allá de que ya varios analistas se animan a anticipar que el dólar superará el techo de los $ 4, ello no representaría un buen negocio para el gobierno, que tendrá en ello una oportunidad para llevar algo de certeza a los mercados, al menos en el aspecto cambiario.

Así, mientras Argentina espera una mano del contexto internacional vía la recuperación en el precio de sus commodities (algo con muy poca probabilidad de ocurrencia en este año), tendrá frente a sí que librar una dura lucha en el mercado cambiario para evitar que del mismo surjan factores desestabilizadores de la economía. Nuevamente, el gobierno argentino tendrá que solucionar tensiones provocadas por su propia política económica ¿Logrará aprender la lección?

  • 1 Comentario
  • 1 voto

El dólar va de la mano de la política en la Argentina

El dólar va de la mano de la política en la Argentina

Buenos Aires, Argentina
17 de marzo de 2009
“La Argentina podría atravesar mejor la tempestad económica internacional. Su sociedad está acostumbrada a vivir a los tumbos, al revés de lo que sucede en lugares más previsibles”, señala Morales Solá en La Nación, uno de los periodistas más respetados de la Argentina.
Difícil momento para el Banco Central de la República Argentina (BCRA) en estos momentos, ya que está haciendo un duro y frágil equilibrio entre política pura y política monetaria, operando en todos los plazos futuros del dólar para mantenerlo ordenado frente al adelantamiento de las elecciones legislativas en Argentina.
Es que las elecciones legislativas que estaban programadas para octubre de este año, el gobierno del matrimonio presidencial, Néstor y Cristina, o Cristina y Néstor, ha decidido adelantarlas para junio, es decir en apenas 3 meses, con la consabida estrechez democrática que dificultará a los ciudadanos poder elegir y decidir sobre los candidatos en un tiempo más coherente en tiempos electorales. Lo positivo de esto puede ser que el gasto público no será lo elefantésico que se planeaba si hubieran más meses de campañas electorales y repartos disciplinarios a políticos y votantes, y lo negativo además del poco tiempo de decisión y conocimiento de los candidatos y sus propuestas, es que la oposición está no sólo batallando entre sí por quién de una determinada fórmula se postula primero, sino que no da el tiempo suficiente que gran parte de la oposición política se había establecido de acá a 7 meses. Ahora se acortaron a apenas 3.
¿Razones? El gobierno, frente a la desaceleración económica que se vive en la Argentina, previa a la llegada de la crisis mundial, y que se profundizó con ésta última (parece que el concepto de “efecto jazz” no era tal, sino un furcio para decir “efecto tango”) busca intentar tomar un control que hace tiempo perdió. Es la Argentina la que le marca los tiempos al gobierno, no el gobierno que lidere los problemas de la Argentina.
Y el dólar es una variable que no está ajena a esos vaivenes políticos, por supuesto. Y con él, las tasas de interés.
“Buscando ‘curarse en salud’, el Banco Central (BCRA) intensificó ayer sus operaciones cambiarias a futuro para mostrar que mantendrá bajo control al dólar durante todo el año, pero, especialmente, hasta que las urnas entreguen su veredicto en junio, e intentará, además, que no se disparen las tasas de interés” señala esta mañana La Nación.

Publicidad
eToro es operar en Forex con sólo darle a un botón.
Un software visual de Forex que pone a su disposición todas los instrumentos que necesita
para operar
Si es nuevo en Forex, creemos que eToro le gustará porque:
¡Es sencillo! La plataforma Forex de eToro está ideada para que principiantes que efectúan su primera operación comprendan mejor el mercado Forex en línea. Para comenzar sólo necesita depositar EUR 50.
Es Visual! El software Forex de eToro le muestra sus operaciones mediante visualizaciones dinámicas, de tal manera que prácticamente puede ver sus operaciones en curso.
¡Es educativo! Mejore sus habilidades como operador de Forex utilizando los tutoriales, manuales de operaciones de Forex en línea de eToro, así como un modo de práctica ilimitada con tasas de cambio de forex en tiempo real.
Únase a la comunidad de eToro con chats en directo, foros y torneos con premios
Obtenga ya una Cuenta de operaciones gratuita.

El dólar cerró ayer sin cambios en la city porteña, a AR$ 3,66, buscando mantenerlo en estos niveles para no despertar una psicosis financiera derivada de la inestabilidad política, y de un nerviosismo frente a los dichos de muchos intendentes del conurbano de la principal provincia del país, que cuenta con mayor caudal electoral, que es la Provincia de Buenos Aires: “Antes de octubre se incendia la provincia” señalaron varios caciques autóctonos. Lo que apuró los tiempos de Kirchner y le da a éste un tiempo para buscar el matafuegos, que hay que ver si tiene la suficiente carga como para extinguir lo que se viene.
El dólar futuro que para fin de año se negociaba en AR$ 4,027; el Central con fuertes intervenciones logró ayer ubicarlo en AR$ 3,9690, duplicándose los contratos de futuros negociados en el mercado Rofex (de 200.000 contratos negociados en días anteriores se llegó a 474.635 ayer). El BCRA, ente autárquico dominado por los vaivenes políticos, está intentando descomprimir las expectativas inflacionarias ante la decisión de adelantar la votación electoral.
“Con esta intervención, el BCRA dio liquidez en pesos a los bancos, que vendieron dólares de contado contra compra del futuro por debajo de la par, tomando esa ventaja financiera y cubriendo necesidades hasta fin de mes. Así, también logró que se fortaleciera un poco la oferta de dólares y puso fin a un ciclo de subas sin pausa del billete en el segmento mayorista, que se había abierto el 10 de febrero pasado”, dijo Fernando Izzo, de ABC Mercado de Cambios.
Tres factores están presionando sobre el tipo de cambio en la Argentina: la incertidumbre política y económica, la falta de liquidación de divisas por parte de los agroexportadores (incluso hay versiones de que estarían especulando con no liquidar divisas hasta luego de la elección), la caída en el precio de los commodities, la fuerte sequía y la menor producción agropecuaria derivada de mayores presiones impositivas. Se agrega ahora un cuarto: el adelantamiento de las elecciones que juega en contra del gobierno, y que nos hace pensar que la situación económica complicada que se viene en Argentina estaría condicionando la gobernabilidad del matrimonio.
“A medida que nos acerquemos a las elecciones, la demanda de dólares irá en aumento. Antes de la presidencial que consagró a Cristina -y aun cuando había pocas dudas sobre su triunfo- la demanda de billetes subió fuerte. No deberíamos extrañarnos si ahora aumenta un 50 por ciento”, señala el portal bancario Notibancos.com.
El peso argentino se sigue devaluando, a pesar de que las monedas mundiales se han frenado en sus caídas frente al dólar estadounidense.

Nos reencontramos mañana,

www.latinforme.com
Latinforme Diario

  • 1 Comentario
  • 1 voto

¿Se viene una crisis económica en Venezuela?

Nota de la Editora : con el precio del petróleo en tendencia descendente, más elecciones cercanas, el cóctel es explosivo: Chávez se muestra cada vez más nervioso y quiere sacar al ejército para ganar votos a ‘tancazo’ limpio. Hay empresarios venezolanos que advierten que el país se aproxima peligrosamente al desastre económico. Nos pueden dejar sus comentarios en www.latinforme.com

¿Se viene una crisis económica en Venezuela?
Buenos Aires, Argentina
11 de noviembre de 2008

Si existiera un libro de recetas para preparar grandes crisis económicas, créanme que Hugo Chávez sería el autor del mismo. Es que el presidente venezolano día a día le agrega un ingrediente más al cóctel explosivo que es la economía de Venezuela.
“Si permiten que la oligarquía regrese a la gobernación de Carabobo, a lo mejor voy a terminar sacando los tanques de la brigada blindada para defender al gobierno revolucionario y para defender al pueblo”, decía el presidente de Venezuela ante sus temores de caer derrotado en las elecciones municipales del próximo 23 de noviembre.
Esta elección no es menor ya que se elegirán 22 gobernadores, 328 alcaldes y 233 legisladores. Es por ello que Chávez está más que inquieto ante la posibilidad de sufrir una dura derrota en los comicios venideros. Es que su popularidad cae al ritmo del deterioro económico. El site venezolano “Unión Radio” dio a conocer una encuesta realizada por la encuestadora Hinterlaces en 14 estados en donde se llevarán a cabo elecciones que muestra que los candidatos chavistas perderían en al menos 8 de los mismos.
Chávez está decidido a utilizar la fuerza militar contra sus opositores a toda costa. De hecho, ya lo ha hecho. En el día de ayer la Fuerza Armada de Venezuela tomó un aeropuerto en el departamento de Sucre por orden del presidente Hugo Chávez, quien acusó a las autoridades de esa región del nordeste, gobernada por el opositor Manuel Rosales, de negar su uso a la empresa estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA). Sólo a Chávez se le puede ocurrir realizar acciones militares en su propio país.
La inestabilidad política que vive Venezuela se suma con más fuerza a los problemas económicos crecientes del país, generando un círculo vicioso imposible de frenar y con un final imaginable.
De más está decir que mientras Chávez atemoriza a la población, ya no resulta novedoso que la inflación en Venezuela siga subiendo. En el mes de octubre, la tasa de inflación minorista alcanzó un incremento del 2,4%, siendo el acumulado del año del 24,7%. Según el site “Ansa Latina”, la tasa de inflación en Venezuela ya duplica la meta oficial instaurada por el Banco Central de Venezuela.
Por otra parte, el site venezolano “El Universal”, refleja una situación que resulta contradictoria a lo que Chávez dice promover: “El Banco Central registra que en Caracas, entre octubre de 2007 y octubre de este año, la incidencia del alza de los precios ha sido de 33,9% en la capa de alto ingreso, mientras que las familias que forman 25% de más pobres del país padecen un golpe de 39,5%”. De este modo, el socialismo que promueve Chávez afecta duramente a las capas sociales de menores recursos.
Este agravamiento de la inflación representa un golpe más para el crecimiento de una economía que pierde fuerzas a cada instante y que para colmo tiene a su gallina de los huevos de oro con sus precios internacionales por el piso producto de las consecuencias de la crisis financiera internacional.
A medida que crecen los problemas en la economía, aumenta la resistencia contra el gobierno de Chávez. Y si los segmentos de la sociedad de mayores ingresos se oponen a las políticas de Chávez que atentan contra el sector privado y si los segmentos de menores ingresos padecen cada vez con mayor dureza las consecuencias de políticas de autodestrucción y despilfarro: ¿Quién podrá entonces seguir apoyando al gobierno de Hugo Chávez?
Me da la sensación de que la permanencia de Chávez en el poder no se extenderá por muchos años más. No pienso en la posibilidad de acciones violentas contra el mandatario venezolano, pero sí será desplazado del poder por la fuerza de la oposición o por la fuerza de una cada vez más inminente crisis económica.
En el site venezolano “Caracol Radio”, se publicó una nota en donde empresarios del país advertían que Venezuela se encamina hacia el desastre económico. En dicha nota, el presidente de la Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela, José Manuel González describía un panorama desolador y aterrador de Venezuela. González manifestaba que Venezuela está sumida en la corrupción a todos los niveles, con un presidente que despilfarró los recursos de las exportaciones de petróleo, que desaprovechó los buenos precios del crudo para industrializar a Venezuela, al tiempo que volvió al país altamente dependiente de la producción extranjera (las importaciones se quintuplicaron en unos pocos años), entre otros daños que produjo en la economía.
A lo anterior, el ofuscado José Manuel González era terminante con Chávez al reconocer que no es garantía para la inversión y que además ha permitido que se deteriore el aparato productivo del país.
Justo en el momento en que Venezuela necesita calma ante los graves problemas económicos internos y ante el fuerte deterioro del contexto externo del que se había beneficiado ampliamente, a Hugo Chávez se le ocurre agitar más las aguas del país.
Si las inversiones eran espantadas de la economía venezolana por la fragilidad institucional y macroeconómica del país, el agregado político termina con los pocos valientes que a pesar de todo se animaban a apostar a la economía venezolana. Sin inversión, los problemas de la economía se agravan mucho más.
Con este panorama, ya no se puede hablar de posibilidad de crisis en Venezuela. Entiendo que ya deberíamos estar hablando acerca de cuándo se va a producir.
Nos encontraremos nuevamente mañana,
Horacio Pozzo

http://www.latinforme.com/articles/%c2%bfse-viene-una-crisis-economica-en-venezuela/3588

  • Comentarios
  • 1 voto

Ganó Obama: ¿Ganamos todos?

El resultado esperado de la victoria electoral de Obama, nuevo presidente de los estadounidenses, está disparando todo tipo de análisis y pronósticos en los mercados y la economía. Veamos qué le parece a Horacio este triunfo, y qué espera de él.

Al final el resultado fue el que se preveía: Barack Obama es el nuevo presidente de los Estados Unidos, en una elección ganada con gran comodidad. Así, a partir del mes de enero de 2009, comenzará una nueva etapa no solamente para los Estados Unidos, sino también para el mundo con el fin de la era Bush, una era que no será recordada con agrado.
Un resultado tan positivo para Obama como el de haber sido elegido presidente de los EE.UU., es que logró mayoría en ambas cámaras del Congreso, con su indiscutible victoria. Ello le permitirá mayor capacidad para poder concretar sus ideas de política económica que requieran de la aprobación del órgano legislativo.
Cuando en un momento de la carrera electoral se pensaba que McCain podía quebrar las preferencias, la economía hizo de las suyas y terminó de torcer la historia a favor del candidato demócrata. Es que el agravamiento de la crisis jugó a favor del candidato considerado más capaz para sacar al país de la crisis.
Pero lo económico no ha sido el único elemento considerado clave para el triunfo de Obama. Un sondeo realizado por el diario “The New York Times” y la cadena “CBS” establecieron que Obama obtenía una significativa ventaja en otros asuntos clave, además del económico, como lo son el manejo de las cuestiones del sistema de salud y la guerra de Irak.
Con el nuevo presidente electo ¿Qué pueden esperar los mercados?
En lo inmediato, para el manejo de la crisis, Obama buscará incentivar a la economía mediante un paquete de ayuda de US$ 170.000 millones, como comentáramos en el artículo de ayer ¡Llueve dinero!: Las principales economías salen a ofrecer paquetes de ayuda .
Obama se muestra preocupado por sacar al país de la recesión lo más pronto posible y evitar que este tipo de crisis vuelvan a sucederse. Es por ello que Obama no se ha opuesto a los programas de salvatajes y estímulos llevados adelante por el gobierno de George Bush a pesar de las implicancias fiscales que estos tienen y que deberá cargar en su gestión.
Por otra parte, Barack Obama se mostró a favor del plan del presidente George W. Bush, de organizar una cumbre financiera, justificándola en la necesidad de lograr una coordinación global para enfrentar las turbulencias económicas. El sistema financiero internacional requiere de una regulación y supervisión amplia con capacidad de adaptarse a los cambios en el sistema financiero de modo tal de no quedar rápidamente desactualizada. Da la sensación que los mercados deberán esperar en este nuevo período presidencial, un aumento de la regulación en los mismos y mayor dureza en la supervisión.
En relación a la moneda norteamericana, el senador por Illinois Barack Obama es partidario de un dólar fuerte, aunque no pretende lograrlo a través de la política monetaria. De hecho, en sus propias palabras, Obama decía: “No soy alguien que considere que se deba gastar mucho tiempo manipulando nuestra política monetaria o fiscal, simplemente para impulsar al dólar. Lo que yo quiero hacer es fortalecer los fundamentos económicos de manera que el dólar se termine de fortalecer por sus propios medios”.
Entonces si Obama pretende un dólar fuerte, deberá fortalecer los fundamentos de la economía. Para ello, deberá ordenar cuanto antes las cuentas fiscales y externas de la economía. Por eso se puede esperar que se inicie un período de mayor control del gasto público para ordenar las cuentas fiscales y de menor apertura externa para limitar el déficit de cuenta corriente.
La búsqueda de lograr un dólar fuerte, tiene también implicancias positivas para la economía global. Por una parte, un dólar fuerte limita el alza de las cotizaciones de los commodities, los cuales son expresados en términos de la divisa norteamericana. Sobre esta situación no muy agradable, hemos tenido de ejemplo lo que ha ocurrido en momentos en que el dólar alcanzó su nivel más bajo en relación al euro haciendo que las cotizaciones de los commodities se disparen.
Con este mayor control de la evolución de la cotización de los commodities, se reduce el riesgo inflacionario originado por este motivo, por lo que se controla un elemento de inestabilidad para el resto de las economías.
Por otra parte, el dólar fuerte es positivo en términos de competitividad para el resto de las economías (salvo para aquellas que mantienen sus monedas atadas a la divisa norteamericana o se mantienen directamente dolarizadas). Habrá que ver cuánto de esta mayor competitividad puede verse traducido en mejoras en las balanzas comerciales, ya que EE.UU. buscará limitar el inmenso déficit que tiene en las mismas.
Para Latinoamérica, la elección presidencial no ha sido un tema menor, tal como lo adelantáramos en un artículo del mes de julio Obama o McCain: ¿Quién le conviene a Latinoamérica? Es que con Obama de presidente de los EE.UU., se vienen cambios para la región.
Obama se ha manifestado abiertamente como opositor del tratado de libre comercio (TLC) con Colombia, que está pendiente de aprobación legislativa junto a los de Panamá y Corea del Sur. Pero no sólo eso, Obama también ha manifestado su intención de realizar una revisión del TLC con México (vigente desde hace casi 15 años), para garantizar la protección de los trabajadores norteamericanos así como del medioambiente.
El tema de la limitación de los TLC con Latinoamérica puede jugarle en contra al derivar en un aumento de la inmigración. Justamente sobre el tema inmigratorio, el nuevo presidente está a favor de flexibilizar la legalización de los inmigrantes que se encuentran en el país y de aquellos que pugnan por ingresar (promueve una “reforma migratoria comprensiva”). Ello, combinado con la restricción de los TLCs, podría traerle varios problemas a futuro.
Lo positivo para la región es que el demócrata se muestra más abierto al diálogo con los países latinoamericanos. Incluso considera eliminar algunas restricciones que pesan sobre Cuba como el envío de remesas. Chávez ya se ha mostrado dispuesto a un diálogo con Obama y probablemente Evo Morales también lo esté.
¿Qué puede pasar con la población luego del triunfo de Obama?
Se podría esperar un cambio en el humor de los estadounidenses dado que el triunfo de Obama genera una mayor confianza en las posibilidades de recuperación de la economía. Después de todo, ellos consideraron que Obama era el candidato más capacitado para sacar al país de la crisis que sufre actualmente.
Si las familias y empresas estadounidenses se muestran más optimistas por este cambio de gobierno que se avecina, ello podrá traslucirse en un mayor consumo e inversión, lo que ayudará a acelerar la recuperación económica.
EE.UU. tiene nuevo presidente. Las expectativas son muchas y se espera que con el fin de la era Bush finalicen épocas de descontrol de la economía y los mercados financieros.
Nos encontraremos nuevamente mañana,
Horacio Pozzo

  • Sin Comentarios
  • 1 voto

AgenciaBlog