Posts etiquetados como ‘devaluacion’

Los motivos para seguir comprando oro

Los motivos para seguir comprando oro

Los motivos para seguir comprando oro Cuando ya la economía mundial ha comenzado su etapa de recuperación luego de la histórica crisis, el oro sigue brillando contra todos los pronósticos y va por más.

La onza de oro ya superó los US$ 1.100 dólares y los entendidos siguen corrigiendo sus estimaciones al alza. Goldman Sachs (NYSE:GS), acaba de colocar el valor estimado en US$ 1.200, condicionado a que el valor del dólar se mantenga bajo en términos del resto de las divisas internacionales.

¿Será US$ 1.200 la onza el nivel máximo que pueda alcanzar el oro? Existen elementos para pensar que no y que puede seguir creciendo más allá de este límite imaginado por Goldman Sachs.

Para poder tener una aproximación del potencial de aumento que tiene la cotización del oro, lo primero que debemos hacer es relevar los factores que pueden seguir impulsándolo al alza.

La debilidad del dólar es siempre el primer motivo que se menciona. El Economista de España, reproducía la siguiente opinión del Commerzbank: “Mientras el dólar siga su tendencia bajista, es muy improbable que el precio del oro baje de forma significativa”. Esta es una visión bastante simplificada de los factores que influyen en la cotización del dorado metal.

En relación a la cuestión del dólar vale hacer una diferenciación entre las paridades nominales y reales con respecto al resto de las principales divisas. En este sentido, si bien el dólar se encuentra en sus niveles mínimos frente a las principales monedas internacionales, la mayor tasa de inflación del último tiempo (y también esperada) en la economía estadounidense, reduce la depreciación real del tipo de cambio para los EEUU, lo cual puede hacernos pensar que todavía existe un margen no despreciable para que la divisa estadounidense continúe perdiendo valor frente al resto.

Y lógicamente que el debilitamiento del dólar, que se espera, se mantenga, ayuda al alza del precio de la onza de oro, pero hay otros factores que también tienen su cuota de explicatividad en este fenómeno.

Tal como Ainhoa Giménez de Bolságora también le apuntaba al aumento de la demanda de los países asiáticos de la mano de su recuperación económica. Con la recuperación del ritmo de crecimiento de las economías asiáticas, aumenta la demanda de oro para joyería.

De la mano del debilitamiento del dólar como moneda de reserva internacional, los banqueros centrales han comenzado desde hace ya unos cuantos meses, a diversificar en mayor medida sus reservas internacionales, aumentando no solamente la participación de otras divisas, sino también del preciado metal, siendo éste un nuevo elemento que le pone presión al precio del oro.

En la semana pasada, el Fondo Monetario Internacional (FMI), le vendió al gobierno de India, unas 200 toneladas de oro (la mayor adquisición de oro de un banco central en 30 años). Este hecho no se debe interpretar como algo aislado, sino como un fenómeno que se seguirá repitiendo en el futuro.

Carolyn Cui del Wall Street Journal, recordaba que durante 18 años, los bancos centrales redujeron sus posiciones de oro en 10%, situación que para Cui ha mantenido equilibrado el mercado del metal. El cierre del 2009, encuentre probablemente a los bancos centrales cerrando sus posiciones como compradores netos, con los bancos centrales asiáticos y de los países de Medio Oriente como los principales compradores.

Para Cui, también los bancos centrales de Rusia y Brasil pueden emerger como importantes demandantes de oro ya que tienen pequeñas posiciones del metal en relación a sus reservas extranjeras totales (sólo el 4% del total de las reservas internacionales de Rusia y el 0,4% de las reservas internacionales de Brasil están en oro), lo que puede llevarlos a modificar su composición para diversificar adecuadamente sus exposiciones.

Tom Pawlicki, analista de MF Global le apunta a las muy buenas perspectivas del oro en el largo plazo: “La fortaleza de oro se mantendrá porque creemos que la Fed mantendrá bajos los tipos, por los temores sobre la situación en Irán y por el creciente interés de los inversores por el metal”.

¿Podremos pensar también en algún componente especulativo que lleve al alza a la cotización del oro? Sin dudas existe algo de especulación en el valor del oro y lo existirá en su evolución futura. Pero a pesar del componente especulativo, existen sospechas para pensar que la cotización del metal tiene poder para seguir subiendo y para hacerlo mucho más allá de los US$ 1.200 la onza que aventura Goldman Sachs.

Esta es la opinión de alguien que no teme jugarse en sus opiniones: “Sospecho que el oro va a subir por encima de 2.000 dólares durante algún momento del mercado alcista, pero dependiendo de lo que pase en el mundo, puede ir mucho, mucho más arriba”. Lo anterior lo había expresado a principios de mes el inversor Jim Rogers quien anticipó el rally de la última década de las materias primas.

Un detalle no menor que hace notar Rogers para, en parte, justificar sus expectativas, es considerar la evolución “real” del precio de la onza de oro: “El antiguo máximo ajustado a la inflación, de 1980, estaría por encima de los 2.000 dólares ahora. Por lo tanto, llegaremos seguro ahí en la próxima década”, decía convencido Rogers.

A pesar del gran desarrollo innovativo del sistema financiero internacional que sigue creando activos de inversión, una vez más queda en claro que el oro es el activo de inversión por excelencia y por lo tanto, merece al menos un voto de confianza.

Para quienes hicieron caso a las recomendaciones que Paola Pecora, anticipándose a la tendencia, hiciera sobre metales en Valor Global, están acumulando en poco más de mes y medio un retorno del 12% que sigue en alza. ¿Más detalles? Haga click aquí

Horacio Pozzo

—————La economía y los mercados van de la mano————–

El dólar está colapsando, y con él de la mano viene la suba en commodities. ¿Cuáles son las causas de la baja del dólar y cómo podemos predecir este movimiento para ganar en los mercados? Hay que comprender nociones básicas de economía y su interrelación con los mercados financieros. El curso Economía básica para inversores, acerca los elementos para comprender el funcionamiento de las economías y anticipar sus tendencias. Para suscribirse al curso, puede hacer click aquí o bien pedir información a info@latinforme.com

———————————————————–

  • 1 Comentario
  • 1 voto

¿Peligra la libra esterlina?

¿Peligra la libra esterlina?

¿Peligra la libra esterlina?

Mientras al dólar le quedan sus últimos meses por delante como moneda líder de reserva internacional, una divisa que supo serlo también en el pasado se debate entre volver a recuperar fuerzas o mantenerse débil para favorecer a la recuperación económica.La fortaleza de la moneda nacional ha representado históricamente, todo un símbolo de poder político y económico de los países. Lo valorada que era una moneda por el resto de los gobiernos implicaba no solamente un reconocimiento para la economía del país emisor sino también importantes beneficios en términos de señiorage.

Era por dicho motivo que la libra esterlina luchó con todas sus fuerzas cuando cayó derrotada en manos del dólar estadounidense. Hoy la situación es paradójicamente diferente y tanto los EEUU (que según afirmara Obama al asumir la presidencia, buscaría mantener un dólar fuerte), como Gran Bretaña, no estarían viendo con malos ojos el mantener un tipo de cambio depreciado respecto al resto de las principales divisas con el objetivo de recuperar a sus economías.

El propio gobernador del Banco de Inglaterra (BoE), Mervyn King reconoció en setiembre que una libra más débil “ayudaría” a reequilibrar la economía británica. Probablemente también haya anticipado con su opinión, cual es su visión sobre la política monetaria del BoE para los próximos meses.

Pero el deseo lejos se encuentra de la realidad y el problema para Inglaterra pasa por el desequilibrio que observa en los componentes de su economía. ¿Qué quiero decir con esto? Según lo expone John Authers para Financial Times, Gran Bretaña sigue siendo un importante centro financiero que atrae a enlistarse a las compañías extranjeras. Esta situación se combina con el hecho que apenas el 20% de los ingresos de las empresas británicas con una capitalización de mercado superior a los US$ 200.000 millones proceden de Reino Unido, hacen que la libra esterlina sea aún una moneda de deseo, a pesar de los graves problemas en la economía inglesa.

La internacionalización de gran parte de la operatoria de las principales compañías británicas cotizantes, hace que el valor de mercado de las mismas no se vea tan afectado por lo que ocurra en la economía inglesa ya que se encuentran cubiertas de dicho riesgo y ello se ve reflejado claramente en la evolución del FTSE100 que acumula un alza del 14% en todo el año (y del 48,1% desde su mínimo de principios de marzo), a pesar que la economía inglesa ha acumulado seis trimestres consecutivos de caída por primera vez en su historia.

Para mala fortuna de los deseos de Mervyn King, unas declaraciones realizadas por Paul Fisher, director de mercados del organismo emisor impulsaron el pasado lunes la cotización de la moneda británica ante las especulaciones que apuntan que el Banco de Inglaterra podría frenar las medidas extraordinarias adoptadas en los últimos meses para combatir la crisis.

Claro que no todos opinan de la manera de Authers y no son pocos los que consideran que la libra seguirá en los próximos meses recorriendo un camino hacia su debilitamiento y ello se apoya no solamente en los problemas fiscales y de deuda que observa Gran Bretaña, sino también en la muy frágil situación de la economía.

Si bien la economía británica ha demostrado algunas señales de mejora, la Cámara de Comercio Británica, ha considerado que: “La mejoría no es lo suficientemente fuerte como para concluir sin duda que la economía ha vuelto a tasas de crecimiento positivas”.

Lee Hardman, estratega de divisas de Bank of Tokio-Mitsubishi UFJ da un claro panorama de la visión que tiene el mercado por estos momentos en torno a la moneda inglesa: “El pesimismo en torno a la libra está alcanzando unos niveles muy elevados”.

Mientras el gobierno británico no vería con malos ojos un debilitamiento de la libra esterlina, desde la Eurozona se está ante la posibilidad de por primera vez en la historia del euro, alcanzar la paridad con la divisa británica, situación no tan favorable en términos de competitividad, aunque sí en términos de demostración de poder.

¿Podrá el euro, dar el golpe y superar en valor a la libra esterlina?

Pedro Calvo, para El Economista, considera que por el momento es difícil que el euro pueda alcanzar a la libra luego de las insinuaciones realizadas desde el BoE sobre la suspensión al menos temporal, del programa de compras de deuda.

A pesar del deseo del gobierno inglés por sus efectos benéficos sobre las golpeadas cuentas externas del país, la posible debilidad de la libra esterlina en el mediano plazo deberá manejarse con cuidado para evitar efectos no deseados sobre la economía como el resurgimiento de las presiones inflacionarias.

Desde el gobierno británico algunos funcionarios descartan que la libra se siga manteniendo débil en un horizonte de mediano plazo. Tal es el caso del ministro de Comercio del Reino Unido, Mervyn Davies que señalaba esta situación de oportunidad que deben aprovechar las compañías productoras de bienes transables para vender al exterior: “Dado el nivel de la libra, claramente es una gran oportunidad para las empresas pequeñas, y para las empresas de todas las formas y dimensiones para exportar”.

Una reflexión final que creo necesaria realizar es que si en estos momentos se está debatiendo en Gran Bretaña los beneficios de poseer una moneda débil, ello es un claro reflejo de la situación de crisis por la que atraviesa la economía, una situación que no parece tener vuelta atrás. En vinculación a esto, ayer hablábamos de las presiones al alza que están teniendo las monedas emergentes, en especial las latinoamericanas (¿Seguirán subiendo las monedas latinoamericanas?)

: las economías latinoamericanas se están haciendo de un mayor espacio en el contexto mundial, en buena medida por méritos propios aunque también en parte, por el vacío que están dejando las economías que hasta el momento, han sido líderes mundiales.

El comprender el funcionamiento de los mercados de divisas y poder identificar con claridad qué fuerzas manejan los valores de las mismas es un elemento que nos permite anticipar hacia dónde deberían dirigirse las cotizaciones de las principales monedas internacionales para de este modo poder anticiparnos a estos movimientos y beneficiarnos con la capacidad de estar un paso adelante de los sucesos. Mediante el Curso de Economía Básica para Inversores, Latinforme pretende ofrecer una herramienta de suma utilidad para adentrar al inversor en los conceptos básicos de la economía y las fuerzas que la gobiernan, con el objetivo y convencimiento que a través del conocimiento del funcionamiento de las economías se pueden anticipar los movimientos de los mercados e identificar las oportunidades de inversión.

Horacio Pozzo

———————OPORTUNIDAD DE INVERSIÓN———————

Aprovechemos esta baja en Wall Street para comprar. Como ya lo hicieron los suscriptores de nuestra newsletter de inversión Valor Global, que ya recuperaron su costo al invertir en las compañías que les recomendamos. ¿Quiere saber cuáles son? Puede probar ingresando aquí para averiguarlo y comenzar a invertir en nuestras acciones recomendadas. ¡Pronto salen las de noviembre! Para suscripciones haga clic aquí o bien escríbanos a info@latinforme.com para mayores detalles.

————————————————————————–

  • Sin Comentarios
  • 1 voto

Por qué puede seguir subiendo el precio del petróleo

Por qué puede seguir subiendo el precio del petróleo

Por qué puede seguir subiendo el precio del petróleo El precio del barril de petróleo ha logrado obtener una aceptable recuperación en relación a la cotización observada a principios de año. A pesar de ello, aún no logra alcanzar al 50% del máximo que supo lograr hacia mediados de 2008. Casi no quedan dudas de que la tendencia para lo que resta del año en la cotización del oro negro será hacia el alza ¿Qué elementos nos hacen pensar que la cotización del barril de petróleo seguirá al alza hacia finales de año?

En primer lugar, la debilidad observada por la cotización del dólar estadounidense de por sí sola es un elemento que impulsa al alza las cotizaciones de los commodities en general y del precio del crudo en particular. La mejora en el contexto económico global, que se irá asentando a lo largo de los próximos meses, aumentará la preferencia de los inversores internacionales por el riesgo aumentando la demanda de divisas tales como el euro o la libra esterlina y reduciendo de sus carteras la proporción de activos denominados en dólares, lo cual mantendrá debilitada a la divisa norteamericana (así por lo menos lo cree John Authers en el Financial Times).

Además de lo que ocurra con la sola evolución de la divisa estadounidense, existen argumentos desde la demanda y una decisión desde la oferta para pensar que los niveles actuales del precio del crudo, pueden ser considerados como un piso por lo que no es probable que se retorne a niveles de meses anteriores.

Ayer el precio del petróleo cerraba en baja, aunque nadie dudaba en el mercado de que dicho acontecimiento representaba un descanso en su comportamiento alcista desde comienzos de año. Para la correduría MF Global en su reporte diario del día de ayer afirmaba que el impulso al alza es muy fuerte. MF Global afirmaba además que “Los inversores parecen estar apostando a una recuperación en forma de V”.

Por el lado de la oferta, desde la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) se buscará mantener la cotización actual como piso. Lo positivo es que el valor actual del precio del petróleo se sostendría con la recuperación de la demanda producto del final de la recesión económica a nivel global. De este modo aparece como improbable un nuevo recorte de la producción de petróleo por parte de los países de la OPEP durante la reunión que realizarán en el mes de setiembre como alternativa para su sostenimiento.

Ya el año pasado, la OPEP acordó recortes de suministro de 4,2 millones de barriles por día el año pasado para compensar la caída de la demanda mundial de crudo a causa de la recesión. Es que producto del desplome en su cotización, el precio del crudo llegó a casi la quinta parte del máximo logrado en 2008 (a un piso de alrededor de US$ 38 hacia finales de 2008 luego de alcanzar valores cercanos a los US$ 150 el barril hacia mediados del mismo año).

Las proyecciones sobre el precio del barril hacia principios de 2010, más que estimaciones aparecen como un nivel objetivo. Según Prensa Latina, representantes de la OPEP declararon que los precios del crudo alcanzarían los US$ 80 por barril para enero del 2010. Según Bloomberg, la expectativa del gobierno de Kuwait es que el precio del barril de petróleo se mantenga en el rango de los US$ 70 a US$ 80 hacia finales de 2009.

La evolución del precio de la energía es clave en términos de la recuperación económica global y existe una amplia consciencia sobre ello. Según reconocía el jeque Ahmad al-Abdullah al-Sabah a KUNA, los precios del crudo por encima de US$ 80 el barril son “buenos” para los productores petroleros, aunque un incremento a más de US$ 100 puede empeorar la recesión mundial.

La OPEP sabe que no puede aprovecharse ahora de la débil recuperación de la economía global, pero estará lista a presionar cuando la misma tenga la fuerza suficiente como para no ser puesta bajo amenaza por los costos energéticos.

Así también lo ve Helen Henton, jefe de investigación en materias primas de Standard Chartered Bank: “La OPEP está muy contenta por ahora con los precios alrededor de donde están dado el estado de la economía. Aunque cuando la economía se recupere, buscarán precios todavía más altos”.

Lo que se puede esperar dada la recuperación esperada de la demanda y el análisis realizado desde la oferta, es que un 10% a 15% de incremento en el precio del barril de petróleo de aquí a fin de año, aparece como un aumento razonable y con una alta probabilidad de ocurrencia.

Ahora bien, en una visión de mediano plazo, no existen demasiadas dudas acerca de que el precio del barril estará bien por encima de los US$ 100, y ello estará motivado por los problemas que surgirán desde la oferta. Incluso, hasta hay quienes anticipan una posible crisis energética a nivel global para cuando la economía global retorne a niveles de crecimiento normal.

Según el economista jefe de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), Fatih Birol, existe un riesgo real de crisis energética global luego de 2010, dado que la mayoría de los principales campos petrolíferos ha sobrepasado ya su capacidad máxima de producción.

Las estimaciones de la AIE indican que el declive en la producción de petróleo en los campos existentes se ha acelerado hasta el 6,7% anual, frente al 3,7% estimado en 2007. Según el EWG (Grupo Observador de Energía con sede en Alemania), el pico de producción petrolera mundial se superó en el 2006, y de aquí en más se estaría ingresando en una meseta estadística en la cual se mantiene dicho nivel de producción máximo alcanzado, frente a una demanda que será presionada por el fuerte crecimiento de los emergentes liderados por China.

Luego de las enseñanzas que nos dejara la crisis subprime con la evolución de los precios de los commodities, nada se puede dar por seguro, pero en este contexto de incipiente recuperación económica, la apuesta por el oro negro no debería defraudarnos.

Horacio Pozzo

China está sentada sobre una pila de dinero. Tiene fuertes reservas internacionales y está permanentemente buscando nuevas oportunidades rentables donde invertir. Esta recesión le ha venido como anillo al dedo, realmente la deseaba. China necesita expandir la obtención de recursos propios que le garanticen un crecimiento sustentable en el tiempo, más allá de sus fronteras. Esas fuentes de recursos se estaban volviendo más y más caras e inaccesibles en el aluvión que representó el crecimiento mundial de la era 2002-2007. y China está invirtiendo en una petrolera que será una de las pioneras mundiales en unos años más. Los suscriptores de nuestra newsletter Valor Global ya invirtieron en ella, que ha subido un 15% en un mes, y tiene mucho más para subir.

Conozca cuál es aquí.

  • Sin Comentarios
  • 1 voto

Las empresas latinoamericanas que sufren con la devaluación de la moneda

Nota de la Editora: varias economías latinoamericanas han visto sus monedas devaluarse en estos últimos meses. Esto ha impactado en algunas empresas de esos países que han especulado con monedas que venían apreciándose, se cubrieron para ello utilizando futuros, y perdieron. Nos pueden dejar sus comentarios y preguntas sobre éste y otros artículos en nuestra web www.latinforme.com

Las empresas latinoamericanas que sufren con la devaluación de la moneda

Buenos Aires, Argentina

7 de noviembre de 2008

Ya queda menos de dos meses para que este 2008, difícil de olvidar por cierto (aunque lo deseemos), finalice. Y a tan sólo dos meses para el cierre del año, y luego de lo vivido, no puedo dejar de hacer la siguiente reflexión: se hace cada vez más difícil la predicción de lo que puede llegar a ocurrir con la cotización de los commodities y las monedas.

Sin dudas, uno de los aspectos más destacados del presente año, y no de manera positiva, ha sido lo impredecible de la evolución de las cotizaciones, no solamente de los commodities y las monedas, sino también, de la gran mayoría de los activos financieros.

Cuando pensábamos que los precios de los commodities (en especial, del petróleo y los commodities agrícolas), resistirían a la crisis y se mantendrían en niveles elevados, los mismos se desplomaron en los últimos meses y no parecieran encontrar un piso claro. En Argentina por caso, la situación actual para los productores sojeros es peor que cuando el gobierno impuso las retenciones móviles a las exportaciones de soja y la cotización se encontraba en niveles máximos.

Lo mismo que ocurrió con los commodities, sucedió con la cotización de las divisas en general, y con las monedas latinoamericanas en particular, en donde el cambio de situación fue tan brusco como inesperado. Sin ir más lejos, basta con recordar las grandes preocupaciones que generaba en los países latinoamericanos la apreciación de sus monedas frente al dólar que producía un fuerte deterioro en la competitividad de sus empresas. Ello había hecho, por ejemplo, que el Banco Central de Chile decidiera realizar compras diarias de dólares para mantener controlado al tipo de cambio.

La crisis hizo lo suyo y en menos de lo esperado, los tipos de cambio en Latinoamérica se desplomaron de manera muy brusca en varios de los países.

En definitiva, lo ocurrido con los ciertos activos financieros (de commodities, divisas y demás), se puede resumir en estas pocas palabras: aquello que parecía ser tendencia se revirtió cambiando totalmente de dirección.

En lo relativo a los valores de las monedas, esta gran volatilidad produjo en varias empresas costos adicionales a los que la crisis financiera internacional generó con la caída en la demanda. Tal es el caso de varias empresas brasileñas que han realizado contratos a futuro de dólar para asegurarse un valor del tipo de cambio en momentos en que el real se encontraba en su mayor fortaleza frente a la divisa norteamericana.

Una de estas empresas brasileñas que han celebrado contratos de futuros para asegurarse la cotización del dólar ha sido Aracruz Celulosa S.A. (BVSP:ARCZ3; NYSE: ARA). La empresa tuvo que reestructurar el pasivo emergente de la reversión en la cotización del real, para lo cual acordó consolidar la deuda con un grupo de bancos. Ahora la empresa tendrá que hacer frente al pago de dicho pasivo por varios años (puede demandarle entre 5 y 10 años la cancelación de dicha deuda). Al menos evitó el riesgo de entrar en default.

Pero Aracruz Celulosa S.A. no fue la única que sufrió este duro golpe. Otras empresas brasileñas de las que se conoció que sufrieron el revés de la cotización del real son el Grupo Votorantim (BVSP: VCPA3; NYSE:VCP),que debió gastar US$ 967 millones para eliminar su exposición a los derivados de moneda extranjera) y la empresa alimenticia Sadia (BVSP:SDIA3; NYSE: SDA).

Esto que ha ocurrido con varias empresas brasileñas, también se produjo con algunas empresas mexicanas que buscaron protección contra la apreciación del peso y de repente se encontraron con una fuerte depreciación de su moneda.

Así es como la tercera mayor cementera del mundo, Cemex SAB (BVM:CEMEX, NYSE: CX), según publica el site mexicano “El Economista”: “reconoció el jueves que el valor de su posición en derivados pasó a terreno negativo, golpeada por la peor caída del peso desde la llamada Crisis del Tequila de 1995”. También Gruma (BVM:GRUMA; NYSE:GMK), el mayor fabricante mundial de harina de maíz, sufrió el revés del debilitamiento del tipo de cambio.

Pero no todas las empresas pudieron soportar el revés en el tipo de cambio. Es así como Comerci (BVM:COMERCI), la tercera mayor minorista de México, en el día de ayer anunció que incumplió el pago de acreencias y solicitó a una corte protección contra sus acreedores para renegociar su deuda, que se disparó a US$ 2.000 millones generada por pérdidas en derivados.

Pero no solamente estas empresas se encuentran en dificultades con un tipo de cambio más depreciado. Aquellas que poseen en sus pasivos una alta proporción de deuda en dólares también sienten el impacto. La dolarización de los pasivos es algo bastante común en las empresas latinoamericanas, por lo que la fuerte variación del tipo de cambio pone muchas veces en riesgo la salud de las mismas.

Sin dudas que en estos casos mencionados nos encontramos ante un hecho paradójico ya que varias de empresas, con orientación a los mercados externos, se ven afectadas por el debilitamiento del tipo de cambio que les mejora la competitividad frente a varios países.

A favor de estas empresas, hay que decir que sinceramente era impensada semejante reversión en los tipos de cambio y si bien pocos se animaban a sugerir que se podía mantener la tendencia a la apreciación de las monedas mexicana y brasileña, muchos menos preveían que se revirtiera la tendencia. Los mercados han experimentado una corrección excesiva y estas empresas sufrieron el shock.

La crisis deja una nueva enseñanza que consiste en que las empresas deben trabajar más seriamente en el análisis de riesgos, realizando estudios de sensibilidad para poder limitar la sobreexposición a los diferentes tipos de riesgos que la empresa en su actividad enfrenta. Y para los inversores, habrá que tener cuidado y analizar el nivel de exposición de las empresas al riesgo cambiario, observando la composición de sus pasivos y la existencia de contratos de futuros.

Nos encontraremos nuevamente mañana,

Horacio Pozzo

  • 1 Comentario
  • 1 voto

Las empresas latinoamericanas que sufren con la devaluación de la moneda

Nota de la Editora: varias economías latinoamericanas han visto sus monedas devaluarse en estos últimos meses. Esto ha impactado en algunas empresas de esos países que han especulado con monedas que venían apreciándose, se cubrieron para ello utilizando futuros, y perdieron. Nos pueden dejar sus comentarios y preguntas sobre éste y otros artículos en nuestra web www.latinforme.com

Las empresas latinoamericanas que sufren con la devaluación de la moneda

Buenos Aires, Argentina

7 de noviembre de 2008

Ya queda menos de dos meses para que este 2008, difícil de olvidar por cierto (aunque lo deseemos), finalice. Y a tan sólo dos meses para el cierre del año, y luego de lo vivido, no puedo dejar de hacer la siguiente reflexión: se hace cada vez más difícil la predicción de lo que puede llegar a ocurrir con la cotización de los commodities y las monedas.

Sin dudas, uno de los aspectos más destacados del presente año, y no de manera positiva, ha sido lo impredecible de la evolución de las cotizaciones, no solamente de los commodities y las monedas, sino también, de la gran mayoría de los activos financieros.

Cuando pensábamos que los precios de los commodities (en especial, del petróleo y los commodities agrícolas), resistirían a la crisis y se mantendrían en niveles elevados, los mismos se desplomaron en los últimos meses y no parecieran encontrar un piso claro. En Argentina por caso, la situación actual para los productores sojeros es peor que cuando el gobierno impuso las retenciones móviles a las exportaciones de soja y la cotización se encontraba en niveles máximos.

Lo mismo que ocurrió con los commodities, sucedió con la cotización de las divisas en general, y con las monedas latinoamericanas en particular, en donde el cambio de situación fue tan brusco como inesperado. Sin ir más lejos, basta con recordar las grandes preocupaciones que generaba en los países latinoamericanos la apreciación de sus monedas frente al dólar que producía un fuerte deterioro en la competitividad de sus empresas. Ello había hecho, por ejemplo, que el Banco Central de Chile decidiera realizar compras diarias de dólares para mantener controlado al tipo de cambio.

La crisis hizo lo suyo y en menos de lo esperado, los tipos de cambio en Latinoamérica se desplomaron de manera muy brusca en varios de los países.

En definitiva, lo ocurrido con los ciertos activos financieros (de commodities, divisas y demás), se puede resumir en estas pocas palabras: aquello que parecía ser tendencia se revirtió cambiando totalmente de dirección.

En lo relativo a los valores de las monedas, esta gran volatilidad produjo en varias empresas costos adicionales a los que la crisis financiera internacional generó con la caída en la demanda. Tal es el caso de varias empresas brasileñas que han realizado contratos a futuro de dólar para asegurarse un valor del tipo de cambio en momentos en que el real se encontraba en su mayor fortaleza frente a la divisa norteamericana.

Una de estas empresas brasileñas que han celebrado contratos de futuros para asegurarse la cotización del dólar ha sido Aracruz Celulosa S.A. (BVSP:ARCZ3; NYSE: ARA). La empresa tuvo que reestructurar el pasivo emergente de la reversión en la cotización del real, para lo cual acordó consolidar la deuda con un grupo de bancos. Ahora la empresa tendrá que hacer frente al pago de dicho pasivo por varios años (puede demandarle entre 5 y 10 años la cancelación de dicha deuda). Al menos evitó el riesgo de entrar en default.

Pero Aracruz Celulosa S.A. no fue la única que sufrió este duro golpe. Otras empresas brasileñas de las que se conoció que sufrieron el revés de la cotización del real son el Grupo Votorantim (BVSP: VCPA3; NYSE:VCP),que debió gastar US$ 967 millones para eliminar su exposición a los derivados de moneda extranjera) y la empresa alimenticia Sadia (BVSP:SDIA3; NYSE: SDA).

Esto que ha ocurrido con varias empresas brasileñas, también se produjo con algunas empresas mexicanas que buscaron protección contra la apreciación del peso y de repente se encontraron con una fuerte depreciación de su moneda.

Así es como la tercera mayor cementera del mundo, Cemex SAB (BVM:CEMEX, NYSE: CX), según publica el site mexicano “El Economista”: “reconoció el jueves que el valor de su posición en derivados pasó a terreno negativo, golpeada por la peor caída del peso desde la llamada Crisis del Tequila de 1995”. También Gruma (BVM:GRUMA; NYSE:GMK), el mayor fabricante mundial de harina de maíz, sufrió el revés del debilitamiento del tipo de cambio.

Pero no todas las empresas pudieron soportar el revés en el tipo de cambio. Es así como Comerci (BVM:COMERCI), la tercera mayor minorista de México, en el día de ayer anunció que incumplió el pago de acreencias y solicitó a una corte protección contra sus acreedores para renegociar su deuda, que se disparó a US$ 2.000 millones generada por pérdidas en derivados.

Pero no solamente estas empresas se encuentran en dificultades con un tipo de cambio más depreciado. Aquellas que poseen en sus pasivos una alta proporción de deuda en dólares también sienten el impacto. La dolarización de los pasivos es algo bastante común en las empresas latinoamericanas, por lo que la fuerte variación del tipo de cambio pone muchas veces en riesgo la salud de las mismas.

Sin dudas que en estos casos mencionados nos encontramos ante un hecho paradójico ya que varias de empresas, con orientación a los mercados externos, se ven afectadas por el debilitamiento del tipo de cambio que les mejora la competitividad frente a varios países.

A favor de estas empresas, hay que decir que sinceramente era impensada semejante reversión en los tipos de cambio y si bien pocos se animaban a sugerir que se podía mantener la tendencia a la apreciación de las monedas mexicana y brasileña, muchos menos preveían que se revirtiera la tendencia. Los mercados han experimentado una corrección excesiva y estas empresas sufrieron el shock.

La crisis deja una nueva enseñanza que consiste en que las empresas deben trabajar más seriamente en el análisis de riesgos, realizando estudios de sensibilidad para poder limitar la sobreexposición a los diferentes tipos de riesgos que la empresa en su actividad enfrenta. Y para los inversores, habrá que tener cuidado y analizar el nivel de exposición de las empresas al riesgo cambiario, observando la composición de sus pasivos y la existencia de contratos de futuros.

Nos encontraremos nuevamente mañana,

Horacio Pozzo

  • Sin Comentarios
  • 1 voto

El dólar es la principal amenaza para Chávez

¿A cuánto cotiza el dólar en Venezuela? Una buena pregunta que tiene más de una respuesta. Es que depende de si estamos hablando de la cotización del dólar oficial, ése que no se puede adquirir o si estamos hablando de la cotización del dólar paralelo, ése que sí se puede conseguir pero no al precio que promete el Banco Central de Venezuela en la cotización oficial. Ni siquiera se puede adquirir a un valor algo cercano a dicha cotización oficial.
En las últimas jornadas, el conocido como “dólar permuta” en Venezuela (que representa la mayor referencia del mercado no oficial que se genera en el canje de bonos soberanos por bonos del Tesoro de Estados Unidos) cotizaba en la jornada de ayer a 5,30 bolívares en la punta vendedora, luego de que a fines de la semana pasada rondara los 6,0 bolívares por dólar, esto es, casi tres veces la cotización fija oficial que está en 2,15 bolívares por dólar.
La cotización del dólar paralelo en Venezuela se disparó dado el incremento de las expectativas devaluatorias que existen en el país. Las expectativas sobre una eventual devaluación del bolívar fuerte son elevadas a pesar de que el Gobierno ha dicho que mantendrá en el 2009 la paridad vigente desde el 2005.
En las oscuridades del mercado, un operador consultado por la agencia Reuters, decía al respecto: “Las perspectivas para el país cambiaron radicalmente en menos de un mes. Los riesgos de devaluación han aumentado a medida de que el crudo ha bajado”.
Esta declaración de este anónimo operador, sinceramente me resultó bastante razonable considerando la situación por la que atraviesa Venezuela. Es que ante la imposibilidad de mover la cotización internacional del petróleo, algo tiene que hacer Chávez para evitar que se desplomen sus ingresos por la venta de su oro negro. Y una buena alternativa de incrementar sus ingresos, si bien no en dólares, pero al menos en bolívares fuertes (¿fuertes?), es a través de la devaluación de su moneda.
Pero esta potencial devaluación podría resultar elevada, en línea con las necesidades del gobierno de Chávez para mantener sus cuentas bajo. Entonces, si las cuentas venezolanas pudieran cerrar sin mayores inconvenientes con un precio del petróleo un 10% mayor: ¿Por qué no devaluar la moneda venezolana en un 10% y así lograr ese mayor ingreso que se necesitaría? Lógicamente ésta no es una idea que recomendaría yo, sino que imagino que puede ser una alternativa que está evaluando Chávez.
Pero la OPEP ya pensó en una estrategia que beneficia a Chávez, aunque no resuelve totalmente el problema que se le ha producido por la fuerte baja en el precio del petróleo, y que consiste simplemente en la reducción de la producción diaria de barriles. En este acuerdo arribado, Venezuela reduciría su producción diaria de barriles de petróleo en 129.000. Si bien es una decisión que les sirve a estos países, incluido Venezuela, para sostener el precio del barril del petróleo, ciertamente no es una buena decisión en momentos en que la economía mundial está a las puertas de una recesión.
Esta decisión podría agravar la situación de crisis global al generar algún tipo de impulso inflacionario. Y para Venezuela ello podría tener implicancias negativas en términos de inflación importada, con lo cual, quizás el beneficio de esta medida resulte ser nulo.
Pero volviendo al tema del dólar, su valor en Venezuela mantiene muy preocupado a su ministro de Finanzas. Alí Rodríguez Araque, admitió en una entrevista televisiva que ello representa un dilema para el gabinete económico: “alguien me dirá, bueno, si tienes un dólar sobrevaluado, entonces es más fácil importar que producir, en parte eso es cierto, pero también es cierto que como tenemos una gran dependencia de las importaciones, si devaluamos vamos a encarecer fuertemente las importaciones”.
Pero en función del valor que exhibe el dólar paralelo, está claro que hace tiempo, la cotización oficial del dólar en Venezuela es una cotización ficticia. Lo que está haciendo en otras palabras el gobierno venezolano es subsidiar el valor del dólar para poder importar productos de necesidad para la población sin que ello se traslade a precios. Pero esto aumenta las distorsiones en una economía que cada vez piensa menos en producir.
Y dado el alto nivel inflacionario que tiene la economía de Venezuela (que al mes de septiembre, acumula un alza del 21,8%, siendo la variación interanual del 36% para el índice minorista y del 53,3% para el rubro alimentos), los costos de producción de las empresas venezolanas aumentan a mayor ritmo que lo que lo hacen los de las empresas de los principales socios comerciales del país (esto es: Estados Unidos, Brasil y Colombia).
Esta situación de la cotización del dólar en Venezuela en un valor totalmente ficticio, está destruyendo gran parte de los sectores productivos del país, transformando a Venezuela prácticamente en productor de un único bien: el petróleo.
Según publica en una nota el periódico venezolano “El Universal”: “Las estadísticas del Banco Central desnudan los efectos de la sobrevaluación (del bolívar fuerte). Al contrastar el primer semestre de 2005 con igual lapso de 2008, las importaciones registran un incremento de 102% mientras que las exportaciones no petroleras, un termómetro de cómo marcha el intento por disminuir la dependencia del crudo, caen 13,2%”.
La situación de la economía venezolana ciertamente es más que compleja. Pero se hace cada vez más indispensable que se tomen medidas económicas inmediatas para combatir el flagelo inflacionario y para ajustar el valor del dólar, al menos gradualmente.
Si Chávez no reacciona, entonces la moneda de su “principal enemigo” terminará por destruir a su gobierno. Así el dólar, se ha transformado en una de las principales amenazas de Chávez.
Nos encontraremos nuevamente mañana,
Horacio Pozzo

  • Sin Comentarios
  • Sin votos

Ahora México respira un poco más aliviado

Nota de la Editora : no queda país que no se haya visto o verá afectado por este armagedon financiero mundial. México, obviamente era número puesto para acompañar a Estados Unidos. Interesante lo que está ocurriendo con su moneda. Nos pueden dejar sus comentarios en www.latinforme.com

15 de octubre de 2008


Luego de unas semanas turbulentas en los mercados financieros internacionales, en el comienzo de esta semana se respira optimismo y un poco de tranquilidad. Como les comentaba en el artículo de ayer Y un día los mercados cambiaron de humor los anuncios de los gobiernos para sostener a sus sistemas financieros dieron resultado y los mercados cambiaron de humor.
Para complementar el aluvión de anuncios producidos durante el pasado lunes, en el día de ayer, EE.UU., confirmó la nacionalización parcial de bancos consistente en la compra de acciones de dichas entidades, para lo que piensa destinar US$ 250.000 millones de los US$ 700.000 millones del programa de rescate aprobado por el Congreso de los EE.UU., lo cual terminó de disipar los temores del mercado sobre el sistema financiero estadounidense.
La calma en los mercados internacionales y el freno a la debacle del sistema financiero norteamericano, han representado sin dudas un gran alivio para México. Es que la economía mexicana, la cual ya siente el impacto de la desaceleración (o mejor dicho, recesión) económica estadounidense, estaba siendo afectada además, desde otros frentes que amenazaban con generar un efecto desestabilizador.
Hasta hace unas semanas atrás, la crisis estadounidense se sentía en México a través de la reducción en la demanda estadounidense de productos mexicanos y la reducción de remesas que los mexicanos residentes en los EE.UU., envían al país. Pero en las últimas semanas, el canal financiero comenzó también a sentir el impacto de la crisis en el sistema financiero estadounidense.
El mismo Guillermo Ortiz, gobernador del Banco de México, reconocía en un reportaje el impacto de la crisis sobre el canal financiero diciendo: “Tres semanas atrás no sentíamos ningún contagio a través de los canales financieros, pero el contagio financiero se siente ya”.
Las turbulencias en los mercados habían derivado en un fuerte debilitamiento de la moneda mexicana en relación al dólar, llegando a cotizar en $ 14 por unidad del billete verde. En dicho contexto, el Banco Central de México salió a sostener la cotización de su moneda, para lo cual tuvo que pagar un costo para nada despreciable. Es que en la semana pasada, las reservas internacionales que posee el Banco de México, registraron una caída de US$ 8.995 millones al ubicarse el pasado 10 de octubre en US$ 75.121 millones.
Esta intervención en el mercado cambiario realizada entre el Gobierno y el Banco Central fue la primera desde finales de la década de 1990 y se realizó mediante subastas extraordinarias de dólares para frenar la caída más drástica del peso en más de 10 años.
La fuerte devaluación del peso mexicano, generaba una gran preocupación entre las autoridades del Gobierno y del Banco de México por los efectos nocivos que podía generar en términos inflacionarios y sobre las expectativas de los mercados. Es que, en relación a esto último, si el dólar seguía con su tendencia alcista desenfrenada frente al peso mexicano, hubiera provocado el temor de los individuos y ello podría haber derivado en una corrida cambiaria.
Con el retorno de la calma en los mercados, la cotización del dólar en México se ha comenzado a estabilizar levemente por encima de los $ 12. Si bien esto genera una gran tranquilidad, no se puede olvidar que los problemas derivados de la crisis estadounidense seguirán instalados sobre la economía mexicana.
Es que mientras la economía de los EE.UU. se mantenga deprimida, la economía de México, permanecerá afectada a través de los canales reales.
Es en este sentido que en la semana pasada, el presidente de México, Felipe Calderón lanzó el “Programa para Impulsar el Crecimiento y el Empleo”, un plan anticrisis consistente en ampliar el gasto público en infraestructura para estimular el crecimiento, agilizar la ejecución del gasto, construir una nueva refinería en el país, lanzar un programa extraordinario de apoyo a las Pymes y crear un programa de regulación arancelaria para hacer más competitivo el aparato productivo nacional.
Por otra parte, se puede pensar que la reducción de las presiones inflacionarias en la economía de México, mejore las perspectivas para que el Banco de México comience a evaluar el inicio del ciclo descendente de tasas que ayudaría a la mejora de la demanda interna.
Probablemente y más allá del plan implementado por el gobierno de Calderón, la economía mexicana seguirá impactada por la desaceleración en la economía estadounidense, pero al menos, el freno de las turbulencias en los mercados financieros internacionales puso a salvo a la economía mexicana de consecuencias más graves.
México puede sacar muchas enseñanzas de la crisis actual. El país debe trabajar en limitar sus fragilidades y evitar la sobreexposición que tiene en su estrecha relación con la economía estadounidense.
Nos encontraremos nuevamente mañana,
Horacio Pozzo

  • Sin Comentarios
  • Sin votos

AgenciaBlog