Posts etiquetados como ‘citigroup’

Las tarjetas subprime, la nueva amenaza en EEUU

Las tarjetas subprime, la nueva amenaza en EEUU

Las tarjetas subprime, la nueva amenaza en EEUU

Para que la economía norteamericana recupere la senda de crecimiento, el consumo de las familias es el elemento vital que debe ser estimulado. Pero hoy por hoy, las familias estadounidenses están con demasiadas preocupaciones como para pensar en consumir. Y una de las tantas preocupaciones son las deudas de consumo que se están tornando difíciles de cancelar, en un contexto en donde el uso de tarjetas es tan intenso que el plástico ya parece “goma”.

Uno de los elementos que ayudó a la recuperación de Argentina luego de la crisis del 2001 fue el estímulo al consumo mediante financiaciones. Las tiendas minoristas encontraron en el uso de las tarjetas y en las “cómodas cuotas”, la forma de reactivar la demanda. También los bancos encontraron en el segmento de créditos personales y con tarjeta de crédito, el nicho a explotar para volver al ruedo.

La generación de financiamiento mediante tarjetas de crédito es un recurso importante para el consumo en la economía estadounidense. Pero las esperanzas de reactivación de las financiaciones mediante el uso del plástico han chocado con la visión de la calificadora de riesgos Standard & Poor’s para este mercado en el que los créditos incobrables de tarjetas de crédito comenzarán a multiplicarse.

S&P cuenta con un índice de calidad de tarjetas de crédito, el cual mide los préstamos que los bancos no esperan que sean pagados. En el mes de julio, dicho índice cayó a 9,8% luego de alcanzar su récord máximo de 10,4% del mes de junio. Pero esta mejora en el índice de S&P no dejaba demasiado margen para el optimismo cuando se considera que sus factores explicativos han sido el cambio en el comportamiento de los consumidores que han optado por una actitud más precavida, y los dólares adicionales provenientes del plan de estímulo fiscal que fueron utilizados por las familias para pagar viejas deudas.

Si bien la economía estadounidense día a día va confirmando su lento y suave retorno hacia la senda de crecimiento, aún persiste el deterioro en el mercado laboral que sigue impulsando la tasa de desempleo al alza.

La mayor precariedad laboral es uno de los factores señalados a la hora de predecir el alza en los niveles de incobrabilidad de las tarjetas de crédito. El aumento del desempleo que en el mes de agosto alcanzó al 9,7% de la Población Económicamente Activa (PEA), en los EEUU, marcando su mayor nivel en 26 años, impactará en los resultados de las compañías de tarjetas de crédito como generalmente lo hace en situaciones similares.

Si la persistencia del desempleo es un elemento que puede complicar en parte el porcentaje de financiaciones incobrables, el aumento del mismo definitivamente agrava la situación. Y es precisamente un comportamiento ascendente del desempleo que S&P está anticipando y que probablemente alcance un nivel entre 10,4% y 12,7%, en los próximos 12 a 24 meses.

Las estimaciones realizadas sobre los resultados de este segmento crediticio hacen prever que las pérdidas de las tarjetas de crédito podrían trepar entre 10,5% y 13,0%, siguiendo la evolución del desempleo. Creo incluso que la situación podría agravarse aún más.

En este contexto, el mercado de tarjetas de crédito viene desinflándose, pero a pesar de ello, el mismo está sobredimensionado. Del mismo modo que ocurrió con las hipotecas subprime, se puede decir que existen tarjetas de crédito subprime ya que han sido otorgadas sin una información financiera fehaciente de los usuarios de tarjetas de crédito a los que se les ha permitido endeudarse sin restricciones. Estos usuarios no han dudado en usarlas y las consecuencias negativas en este contexto adverso se seguirán observando.

Es cierto que las financiaciones con tarjetas de crédito vienen cayendo. Acumulan al mes de julio su sexta baja (desde 1991 que no se observaba algo semejante) y en dicho mes, según los datos de la Fed, las financiaciones con tarjetas se contrajeron un 10,4% en términos interanuales, con un monto de US$ 21.500 millones menos de financiaciones en relación al mes de julio. La magnitud de la contracción preocupa ya que no se había registrado una caída de tal magnitud desde que comenzó a publicarse esta estadística, en 1943.

Si bien la caída en las financiaciones con tarjeta preocupa por su impacto en las perspectivas de recuperación económica, preocupa aún más la situación de buena parte de los deudores. Las autoridades de los EEUU recientemente reconocieron ante el Centro para la Responsabilidad Crediticia, sus preocupaciones por el uso excesivo de las tarjetas de crédito que le están dando las familias. Según Eric Halperin, director del CRC: “Si los bancos permiten que el tenedor de tarjetas se exceda más de la cuenta, las personas tendrán que pagar más de lo que sus presupuestos personales le permiten”.

Ante esta situación de excesivo sobregiro, la Junta de la Reserva Federal de Estados Unidos está considerando introducir una mayor regulación a los bancos en torno a no permitirles que los usuarios se sobregiren en exceso ya que el riesgo de un colapso en este segmento de financiaciones es significativo y puede llevar a la economía estadounidense a dibujar la tan temida W.

Ante el aumento del riesgo de impago en el segmento de tarjetas, la oferta de financiamiento probablemente modifique su postura aumentando el costo financiero y endureciendo las condiciones de financiamiento lo que terminará por restringir el fondeo del consumo impactando negativamente en las perspectivas económicas.

Pero hay más en este contexto negativo y se relaciona a las modificaciones regulatorias que impondrán a partir de febrero un tope en las comisiones y tasas de interés que las compañías de tarjetas de crédito pueden aplicarle a sus clientes. Antes que dichos topes entren en vigencia está latente la posibilidad de que las emisoras de tarjetas decidan incrementar dichos cobros, máxime ante este contexto más riesgoso.

Esta situación por la que atraviesa este segmento de financiaciones representa sin dudas, una muy mala noticia para grandes compañías como American Express Co (NYSE:AXP), Bank of America Corp (NYSE:BAC), JPMorgan Chase & Co (NYSE:JPM), Citigroup Inc (NYSE:C), Capital One Financial Corp (NYSE:COF) y Discover Financial Services (NYSE:DFS), que componen cerca de 80% de la industria de las tarjetas de crédito.

Ante la caída de la rentabilidad de las tarjetas, el lunes de la semana pasada, el Citigroup decidió desprenderse de tres carteras de tarjetas de crédito por un valor de US$ 1.300 millones, como parte del plan del banco para deshacerse de negocios que le causan enormes pérdidas. Citi Holdings seguirá gestionando esas participaciones durante la primera mitad de 2010: “Hasta que los compradores asuman los servicios de atención al cliente”.

El sistema financiero estadounidense ha perdido en lo que va del año 89 instituciones financieras. El pasado viernes cayeron cinco entidades regionales y prometen no ser los últimos. Pero a pesar de ello, la situación del sistema en su conjunto parece haberse estabilizado ¿Será el segmento de tarjetas de crédito el que le vuelva a dar un revés al sistema financiero estadounidense poniéndolo en riesgo de padecer un nuevo episodio de crisis?

Horacio Pozzo

Horacio Pozzo es Master en Economía por la Universidad Nacional de La Plata, Argentina.

Llegó el cartero y salvó a Wall Street

Llegó el cartero y salvó a Wall Street

Buenos Aires, Argentina
11 de marzo de 2009

Día de gloria fue ayer para los mercados de Estados Unidos, y luego de haber perdido más de un 20% en la últimas cuatro semanas, los índices volvieron a festejar como no lo hacían desde noviembre pasado.
El S&P 500 trepó a 719,60 puntos, una variación del 6,4%, el Dow Jones terminó en 6926,49, una suba del 5,8%, y el Nasdaq Composite subió 7,1% a 1.358 puntos. El sector financiero terminó con subas del 20% promedio.
Europa voló ayer al unísono con un 5% promedio de suba pero el entusiasmo parce ceder, ya que esta mañana operaba con resultados mixtos.
El mercado se agarró de tres noticias para explicar la suba: primero, el jefe de la Reserva Federal Ben Bernanke pidió una mayor y más profunda regulación para los mercados financieros, segundo, Barney Frank, presidente del Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes de EEUU, señaló que la Securities and Exchange Commission (SEC) podría llegar a reponer el “uptick rule” (norma que establece que sólo se puede tomar una posición bajista o short-sell si el último precio de la acción –tick- es superior al anterior), y tercero, la filtración del contenido de una carta.
La misiva fue del director general del Citigroup (NYSE:C ), Vikram Pandit, dirigida a los empleados del Citi, y en ella señaló que el banco tuvo beneficios en los dos primeros meses del 2009, y que hasta ahora los resultados del primer trimestre han sido los mejores desde la última vez que el Citi tuvo utilidades netas, en el tercer trimestre del 2007. Añadió también que el valor actual de las acciones del banco no refleja la solidez de la base de capital del Citi.
Esta información se hará pública oficialmente recién el 17 de abril, pero las acciones de Citi subieron un 38% llegando a US$ 1,45 en el cierre, continuando la suba en el after market anoche, llegando a US$ 1,58 por acción, un 12% adicional de incremento a la suba del día.
El banco viene de haber tenido pérdidas en cinco trimestres consecutivos, entre ellos US$ 8.290 millones en el último del 2008.
A fines de febrero, el Citigroup y el gobierno de EEUU acordaron una participación de éste último en el banco del 36%, luego de la inyección de US$ 45.000 millones. Y si necesitaran más fondos, el gobierno de EEUU está dispuesto a dárselos.
El Citi hoy es como el chico que pierde la manzana y la mamá le da otra.

Pandit advirtió ayer, para quien sepa leer y comprender: “todavía falta un mes para terminar el trimestre y la volatilidad del mercado puede alterar los resultados”.
Dice un cable de Reuters: ” El avance de las acciones financieras marca una mejora en la confianza de los inversionistas después que el sector fuera perjudicado recientemente por el aumento en las pérdidas por créditos de los bancos”.

Publicidad
¿Es posible ganar dinero online sin tener conocimientos previos en el mundo de las inversiones e incluso sin invertir un solo centavo?
Sí, Forex es un sistema de inversión online accesible a todo tipo de personas con o sin conocimiento del mercado Forex.
Descubre porque hay muchas personas haciendo grandes fortunas en Internet.
¡Una Gran Oportunidad Financiera! Gratis
AQUÍ

Pero… ¿Qué es lo que festejó ayer Wall Street?
¿Que el Citi ha bajado a un nivel de penny stock y que la semana pasada cotizó en US$0,97, su mínimo histórico?
¿Que ha tenido beneficios porque ha recibido inyecciones de dinero a costo cero?
¿Que no perdió más dinero, mismo habiendo recibido fondos frescos?
¿Que los accionistas de acciones comunes verán reducida su participación en 26% en caso de que el gobierno de EEUU y otros inversores privados transformen el máximo de las acciones preferenciales en comunes?
¿Que Pandit advirtió que la volatilidad de marzo podría golpear los resultados?
¿Que las acciones de Citi cayeron un 93% en los últimos seis meses?
¿Que Citi surgirá de ahora en más por sobre la profunda recesión que pende sobre EEUU y el mundo y por endes sus entidades financieras?
¿Que si las pérdidas en el sector bancario se intensifican, el gobierno de EEUU deberá nacionalizar más entidades a la fuerza, por la necesidad de capital de éstas?
¿Alguien me explica? Ed Yardeni intenta una explicación más cercana a la fe religiosa que a la lógica de mercado : “Nosotros, pobres inversores, no necesitamos demasiado para alegrarnos, hemos sido tan fuertemente golpeados”, dice esperanzado. “En este punto, tomaremos lo que podamos”, se conforma.
“El que invirtió en base a lo que dijeron estas gerencias en los últimos 12 meses probablemente perdió todo su dinero. Hay una cuestión de credibilidad”, señaló a Reuters David Williams, analista de Fox, Pitt-Kelton. “La cotización de la acción a un dólar significa que el mercado ha dejado de escuchar”.
Es muy peligroso lo que ocurrió ayer. Una simple carta a empleados de un banco, anticipando buenos resultados –por ahora apenas bimestrales-, pero que aún no han podido ser plasmados en el resultado trimestral que se dará en menos de un mes en que surgirán los verdaderos gastos finales en que incurrió la entidad.
El mercado antes de festejar debiera estudiar los resultados trimestrales que puedan demostrar que el gobierno de EEUU puede cerrar el chorro de financiación al banco.
No hay razones para el festejo, ni tampoco para el gato que rebotó porque sigue muerto. La de ayer parece haber sido una corrida de vendidos ante lo que el mercado podía tomar como un respiro, la carta del Citi. Sólo la superación y posterior soporte en torno del nivel de los 740-750 puntos para el S&P 500 logrará volver a ambos la vida, y en el interín, la aceleración bajista continúa.
Hasta mañana, y cuidado con el cartero… ¿El cartero siempre llama dos veces?

Latinforme Diario

www.latinforme.com

Otro viernes negro (y ya se está haciendo costumbre)

Otro viernes negro (y ya se está haciendo costumbre)

Buenos Aires, Argentina

28 de febrero de 2009

Viernes negro para la economía norteamericana. Viernes negro para los mercados mundiales. Panorama negro sin una luz siquiera a la distancia. Incertidumbre en los mercados: ganancia para el dólar en relación al euro.

Se confirmó el dato del Producto Bruto Interno (PBI) estadounidense del último trimestre del año. No fue sorpresa que el mismo se haya contraído, pero sí que lo haya hecho en la magnitud en que lo hizo. La contracción del PBI de la economía estadounidense no fue del 3,8% como se había estimado en un principio sino del 6,2% ¿Puede haber tanta diferencia entre el cálculo preliminar y el definitivo? Para los que sospechan de todo, quizás especulen con la posibilidad de que se haya sesgado hacia abajo la estimación para darle tiempo al gobierno de Obama de asumir y lanzar los planes de estímulo económico y saneamiento del sistema financiero de modo tal que cuando se conociera el dato definitivo, no repercutiera duramente en el humor de los mercados. Para el resto, las estadísticas estadounidenses son confiables, no como la de algunos países del subdesarrollo.

Pero volviendo a la salud de la economía estadounidense, evidentemente la misma no se encuentra en su mejor forma. El panorama aparece más oscuro al considerarse la frágil salud de su sistema bancario.

¿Qué utilidad tiene el plan de saneamiento del sistema bancario si el Tesoro de los EE.UU. debe salir de urgencia a salvar a una de las principales entidades del sistema financiero de manera directa?

Con la nueva intervención, el Tesoro estadounidense se quedará con el 36% de las acciones del Citigroup (NYSE:C). Con ello, se pretende apuntalar la frágil base de capital de la entidad. El valor de las acciones de la entidad sintieron el golpe y cayeron significativamente, una mala noticia para los tenedores de dichos papeles. También sintió el golpe la bolsa de valores norteamericana en donde el índice S&P500 alcanzó su mínimo de los últimos doce años.

Evidentemente algunas de las entidades del sistema bancario estadounidense no resisten esperar hasta la plena implementación del plan de saneamiento del sistema bancario aprobado recientemente.

Preocupa la situación del sistema bancario estadounidense por dos motivos que ya he comentado anteriormente en otros artículos: la posibilidad de que se produzcan nuevos episodios de crisis en el sistema bancario que profundizarían la recesión económica, y la incapacidad que el mismo exhibe en este contexto para reactivar la rueda crediticia necesaria para la recuperación económica. Pero la continua inestabilidad del sistema financiero genera una preocupación adicional y es el riesgo de que se produzca una corrida bancaria, posibilidad no muy considerada pero latente y cada vez con mayor probabilidad de ocurrencia.

En otra de las novedades negativas dadas a conocer en el día de ayer, Fannie Mae (NYSE: FNM), anunció que perdió US$ 58.707 millones en 2008, (en 2007 había perdido US$ 2.050 millones), a pesar del incremento del 55% en sus ingresos netos. El gigante hipotecario le solicitó al Gobierno US$ 15.200 millones para hacer frente a su difícil situación financiera. La entidad posee actualmente un pasivo que supera a su activo. ¿Se puede confiar que esta entidad pueda generar en el corto plazo, créditos hipotecarios para recuperar al sector inmobiliario?

¿Y qué ha ocurrido del otro lado del Atlántico? También abundaron las malas noticias en las últimas horas. Finlandia y Dinamarca entraron oficialmente en recesión, alza del desempleo en el grupo de países que conforman la Unión Europea (que se ubica en el 7,6% de la PEA) y en la Eurozona (8,2% de la PEA), caída de la tasa de inflación tanto en la UE (-0,6% en enero), como en la Eurozona (-0,8% en enero) con un mayor riesgo de deflación y problemas en Europa del Este que obligó a la realización de un salvataje bancario en el que intervinieron conjuntamente el Banco Mundial, el Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo y el Banco Europeo de Inversiones.

En relación a esto último, la situación del sistema bancario en las economías de Europa oriental preocupa especialmente a algunas economías de la Europa occidental dado que la mayoría de las entidades bancarias de Europa del este se encuentran en manos de entidades de Europa de occidente (principalmente de entidades austríacas, italianas y suizas).

Ciertamente la crisis está descubriendo la fragilidad de las economías desarrolladas y el nivel desmedido de exposición a ciertos riesgos de los sistemas financieros. Ya a más de un año y medio de estallada la crisis, es difícil determinar la magnitud de la misma. A cada instante se hace más comparable por sus costos a la crisis del 30´ y ya no debería sorprender que la supere en varios aspectos.

¿Qué nuevos episodios nos sorprenderán la próxima semana? Difícil imaginar como también es difícil imaginar que de una vez por todas, los líderes de las principales economías decidan unirse para coordinar sus políticas económicas. También el sector privado debe hacer su parte y comprometerse con la recuperación económica. El “sálvese quien pueda” ya demostró no funcionar ¿Se habrá aprendido la lección?

¿Qué señales hay detrás del rescate del Citigroup?

Citigroup compra Wachovia, despiede gente, ahora lo ayudan…”Demasiado grande para caer”… esta vez le tocó al gobierno de Estados Unidos salir en ayuda del Citigroup. La nota completa en este informe de latinforme <a href=” Compartir

  • Sin votos

  • AgenciaBlog