Posts etiquetados como ‘capitales’

El crecimiento económico peligra en México

El crecimiento económico peligra en México

El crecimiento económico peligra en México
5 Noviembre 2009 Para los que pensaron que los principales problemas para la economía mexicana se reducían a la caída en las ventas externas hacia los EEUU, creo que se han quedado cortos. Los problemas fiscales que se vieron agravados por la crisis amenazan la calificación crediticia del país, un riesgo que puede traerle varias consecuencias negativas.
Hace unos días, en México se aprobó la reforma impositiva que busca recomponer la situación fiscal. Luego de arduas discusiones, se aprobó la Ley de Ingresos 2010 que contempla alzas impositivas, pero que dejó insatisfechos a todos los actores políticos, por lo que ha quedado abierta la posibilidad de avanzar en una reforma fiscal profunda.

Entre los principales cambios fiscales introducidos con la Ley de Ingresos se pueden mencionar los incrementos en las tasas del Impuesto Sobre la Renta (ISR) que pasó del 28% al 30% y el aumento en el Impuesto al Valor Agregado (IVA) que pasó del 15% al 16%. Estas dos modificaciones en los impuestos son las que mayor impacto tendrán sobre la población.

La reforma impositiva no soluciona los problemas fiscales de fondo, sino que por el contrario amenaza con agravarlos. La dirigente del PRI, Beatriz Paredes decía al respecto: “Hay un nivel de evasión muy grande, y el número de personas inserto en la dinámica fiscal es muy reducido, con grandes segmentos en la economía informal”.

Para colmo, la reforma aprobada no ha logrado reducir la dependencia del fisco de los ingresos petroleros, que según se estima, representarán el 34,5% del total de ingresos públicos para el 2010. ¿Qué puede ocurrir si la cotización del barril de petróleo vuelve a tener una recaída o Pemex acusa problemas en su producción?

Dada la debilidad del gobierno en materia de control impositivo, lo más probable es que la reforma termine generando un aumento de la economía informal en México y de este modo, agravando el problema de la regresividad en la estructura de impuestos. Así la brecha entre los que más pagan y los que menos lo hacen (en función de sus capacidades), se verá ampliada.

El Economista reproducía ayer las declaraciones del presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Armando Paredes Arroyo para quien realizar reformas fiscales “posibles” y no las que se necesitan es “condenar al país a un crecimiento pobre y sin empleos para las próximas generaciones”.

Creo que queda en claro como también lo afirma Paredes Arroyo, que el impacto de la reforma fiscal sobre la competitividad de la economía mexicana afectará su crecimiento de largo plazo y generará incentivos erróneos limitando la capacidad innovativa de la economía.

Claro está que para muchos mexicanos al igual que para Paredes Arroyo, el problema de México sobrepasa la cuestión fiscal e incluye cuestiones como la problemática de la educación y la informalidad laboral, pero estos son temas que merecen dedicarles un artículo exclusivo, por lo que sólo menciono de ellos el impacto negativo en la competitividad de la economía mexicana.

La situación fiscal pone en riesgo la calificación crediticia de México que actualmente es considerada grado de inversión. Según CNN Expansión: “Expertos ven más probabilidades de que las agencias reduzcan un grado la nota crediticia soberana”. Vale recordar que tanto Fitch Ratings como Standard and Poor´s mantienen a la deuda soberana de México en perspectiva negativa.

Según afirman desde el Santander (NYSE:STD): “Mantenemos nuestra expectativa de que las calificadoras de riesgo podrían bajar la calificación de la deuda soberana de BBB+ a BBB estable”.

El periódico Milenio comentaba que RBC Capital Markets había reconocido en un análisis que una baja en la nota soberana por parte de Fitch Ratings es muy probable, mientras que una disminución por parte de Standard & Poor’s es de 50/50.

En caso que se produjera el lamentable desenlace de una reducción en la calificación de la deuda soberana de México, las consecuencias para la economía pueden ser tan dañinas como inoportunas.

Una reducción en la calificación crediticia es probable que provoque una salida de capitales hacia fuera de la economía, con un potencial impacto en el tipo de cambio, presionando a la depreciación al peso mexicano. Ayer El Economista daba cuenta del impacto recibido por el peso mexicano por el riesgo de baja en la calificación que lo hizo descender un 0,51% en relación al dólar.

La salida de capitales reducirá el nivel de inversión de la economía agravando con ello el problema del crecimiento de la economía, con potencial impacto en el mercado laboral, que ya ha sufrido en gran medida las consecuencias de la crisis financiera internacional.

Lógicamente, una menor calificación aumentará el costo de fondeo del gobierno, aunque también implicará un mayor costo para las empresas privadas. Por lo menos así lo afirma el analista de Ixe, Luis Flores: “Todas las entidades gubernamentales y empresas públicas y privadas que quieran emitir deuda lo primero que tendrían que pagar es una prima de riesgo más elevada, lo que encarecería el otorgamiento de crédito”.

Da la sensación que México no eligió el camino adecuado para resolver sus problemas fiscales. Los atajos muchas veces terminan siendo costosos. La única alternativa viable es lograr un consenso entre los diferentes sectores para elaborar una reforma fiscal integral que limite la fragilidad de los ingresos públicos, conjuntamente con una reforma en las estructuras recaudatorias. De este modo, se logrará una estructura impositiva menos regresiva que además de ser más justa, mejora la competitividad de una economía dependiente del sector externo.

La posible baja en la calificación crediticia de México además de producir graves costos para la economía, produce oportunidades para los inversores. Sólo es necesario conocer cómo repercute la rebaja en la calificación en los diferentes activos para sacar provecho de ello. Desde Latinforme, se ha lanzado el Curso de Economía Básica para Inversores, el cual brinda las orientaciones elementales para comprender cómo funciona la economía y cómo detectar de ella, las oportunidades de inversión.

Horacio Pozzo

—————–PARA INVERSORES———–

En Valor Global compramos cuando vemos que la tendencia del precio de una acción comienza a ingresar en una fase alcista y nos subimos a ella recién luego de comprobarlo. Obtenga su suscripción a nuestro reporte de inversiones Valor Global y comience a ganar desde el inicio de la suba de las acciones. Haga click aquí para adquirir nuestro reporte Valor Global.

————————————————–

  • Sin Comentarios
  • 1 voto

Cómo afectará al Bovespa el impuesto a los capitales en Brasil

Cómo afectará al Bovespa el impuesto a los capitales en Brasil

Cómo afectará al Bovespa el impuesto a los capitales en Brasil
21 Octubre 2009 El mercado de valores brasileño no podía digerir ayer la noticia. A pesar de que la versión se había echado a correr unos días antes, el anuncio en la noche del lunes por parte del ministro de Hacienda de Brasil, Guido Mantega de la imposición de un impuesto al ingreso de capitales del 2%, provocó la fuerte caída del Bovespa que alcanzó al 2,88%.
La caída en el mercado de valores brasileño refleja el cambio en las expectativas de su evolución ante la reducción que se espera, implicará el nuevo impuesto sobre el volumen de capitales externos que ingresarán al país.

El Impuesto sobre Operaciones Financieras (IOF) como se ha dado en llamar, no tiene fines de recaudación tributaria como se aclaró desde el gobierno. El motivo es más sano y es limitar el volumen de ingreso de capitales que aumentan el riesgo sobre la estabilidad económica del país y promueven la apreciación cambiaria, muy negativa para la industria brasileña.

Este impuesto al capital extranjero regirá exclusivamente para operaciones financieras bursátiles o en depósitos a plazos, y fue elaborado conjuntamente entre miembros de Hacienda y del Banco Central de Brasil. La elaboración conjunta de la medida muestra además la coordinación y el consenso existente en el diseño de la política económica en Brasil, un elemento que sin dudas le brinda consistencia y fortaleza.

El fuerte influjo de capitales que ha experimentado la economía brasileña en el presente año se refleja con claridad en el mercado de valores y en la cotización del real. Esta situación, que en principio debía generar satisfacción entre los brasileños porque representa una clara señal externa de la confianza que genera la economía de Brasil, es motivo de preocupación por los riesgos de generación de una burbuja en el valor de los activos.

“No creo que evitemos la valorización del real. Brasil es una economía fuerte y tiene una moneda fuerte”, decía Mantega y probablemente tenga razón. El 2% de impuesto al ingreso de capitales si bien reduce la renta esperada de las inversiones no las lleva al punto de dejarlas de ser atractivas. Es por este motivo que si bien se puede esperar una caída en el ingreso de capitales hacia la economía brasileña, los capitales externos seguirán sacando pasaporte para visitar tierras del Brasil.

Las autoridades calculan que la economía de Brasil ha recibido US$ 18.000 millones en inversiones extranjeras en lo que va de este año. Esto explica el hecho de que el Bovespa acumule un alza del 62,3% en el año (del 80,2% desde su mínimo), medida en reales. También explica la apreciación cambiaria que llevó al dólar desde los R$ 2,31 a principios de año a su cotización actual de R$ 1,74, que le imprime una mayor rentabilidad a las inversiones cuando se las mide en dólares.

—————La economía y los mercados————–

El real brasileño se ha apreciado con fuerza en lo que va del año. La extraordinaria recuperación de la economía de Brasil predecía lo que iba a ocurrir con la moneda brasileña. ¿Le gustaría conocer las futuras oportunidades de inversión de manera anticipada descifrando la información que nos brindan las economías? Para comprender como la economía determina los grandes movimientos de los mercados, le ofrecemos el curso Economía básica para inversores, el cual le brindará los elementos elementales para comprender el funcionamiento de las economías y anticipar sus tendencias. Puede suscribirse aquí o enviarnos un mail a info@latinforme.com para mayores detalles.

——————————————————————–

No es el objetivo principal ni el buscado por la nueva medida, pero sin dudas será bienvenida la recaudación adicional que generará el nuevo impuesto. Según las estimaciones realizadas por la oficina impositiva de Brasil, el nuevo gravamen del Impuesto sobre Operaciones Financieras (IOF) para el ingreso de capital extranjero al país generará una recaudación anual de R$ 4.000 millones, esto es, unos US$ 2.288 millones, que bien pueden ser utilizados en nuevas inversiones (¿para los juegos olímpicos quizás?), en políticas sociales para reducir el nivel de pobreza o para fortalecer la situación fiscal del país.

Dichas estimaciones de recaudación están elaboradas sobre la base de una reducción esperada del 20% en el ingreso de capitales. Este efecto es el esperado en el corto plazo, aunque en el mediano y largo plazo, no se tiene que descartar que el flujo de capitales hacia la economía brasileña recupere su ritmo actual. Motivos tiene de sobra para que ello ocurra.

Una señal positiva para los inversores extranjeros es lo mencionado por Fernando Mombelli, un alto funcionario de la oficina impositiva de Brasil quien dijo que el Gobierno va a dictar una segunda medida jurídica para garantizar que sólo sufran tributación las operaciones contratadas a partir del martes. Con esta medida se refleja la valoración del gobierno por asegurar la estabilidad jurídica para las inversiones, señal que será seguramente muy bien valorada por el mercado.

Brasil impone restricciones al flujo de capitales extranjeros. De este modo busca fortalecer la situación de su economía ya que limita un elemento de presión cambiaria y de estímulo a la generación de burbujas. Sin embargo, el buen fin perseguido por la iniciativa del gobierno de Lula puede generar el efecto menos esperado. La percepción externa de mayor solidez y políticas sanas que implementa el gobierno de Brasil, aumentará la atracción de capitales externos pudiendo generar como resultado un mayor ingreso de capitales.

Todavía es prematuro especular con esta posibilidad paradójica que puede generar un impuesto que busca desincentivar el ingreso de capitales pero que puede terminar por incrementarlo al reducir las posibilidades de ocurrencia de burbujas en el mercado de valores del país. ¿Qué debería hacer el gobierno brasileño si esto ocurre? Probablemente deba mostrar disposición a incrementar aún más el impuesto a los capitales, ya que la estabilidad de la economía reduce los riesgos para los inversores que encuentran en los retornos de los activos brasileños un interesante diferencial en relación a otros activos seguros.

Horacio Pozzo

————OPORTUNIDAD DE INVERSIÓN———

En nuestro reporte de inversión con acciones de fuerte potencial alcista en Wall Street, Valor Global, compramos cuando vemos que la tendencia del precio de una acción comienza a ingresar en una fase alcista y nos subimos a ella recién luego de comprobarlo y la recomendamos. Obtenga su suscripción a nuestro reporte de inversiones Valor Global y comience a ganar desde el inicio de la suba de las acciones. Haga click aquí para adquirir nuestro reporte Valor Global.

———————————————————

  • 1 Comentario
  • 1 voto

Argentina y una nueva reputación para atraer capitales

Argentina y una nueva reputación para atraer capitales

Argentina y una nueva reputación para atraer capitales Transparencia en las estadísticas oficiales, mayor disciplina fiscal y el acuerdo con el Club de París y los holdouts: ¿Quiere el gobierno argentino verdaderamente cambiar el rumbo de su política económica o sólo pretende que creamos eso? ¿Cuánto puede impactar el cambio en el rumbo económico en los inversores?

La pregunta cobra una importancia no menor para aquellos que desean invertir algunos dólares en el país. Mientras los capitales retornan a gran parte de Latinoamérica, Argentina sigue esperando generar algún interés sin que por ello deba recurrir a promesas de grandes retornos. Y si ud. está pensando en invertir en activos del país, deberá saber que las condiciones de la macroeconomía argentina son tan importantes como las promesas de rentabilidad que los activos locales ofrecen. Es que un único e inesperado salto en el tipo de cambio puede echar por tierra las ganancias acumuladas durante bastante tiempo por confiar en un país como Argentina.

Mientras continúa con la pelea contra los medios de comunicación, el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner es consciente de la necesidad de un cambio de rumbo en su política económica. El cambio en el contexto global le dará un poco de aire, pero los problemas en la economía argentina son demasiado graves como para mantenerse ciego y sordo frente a la realidad. Es por este motivo que, como si fuera un concurso de popularidad, el gobierno públicamente manifestó su interés en abordar los temas que preocupan a los mercados.

No vaya a creer que el gobierno argentino se dio un golpe en la cabeza y de repente quiera cambiar bruscamente la dirección que traía su política económica. La necesidad tiene cara de hereje, y Argentina necesita no solamente volver a los mercados financieros internacionales sino también atraer inversiones para retomar la senda del crecimiento.

Y el gobierno ha puesto manos a la obra. El ministro de Economía, Amado Boudou, dio a conocer los lineamientos del presupuesto nacional 2010, el cual dice más de lo que aparenta. Husmeando en las proyecciones del presupuesto 2010, el mismo anticipa un crecimiento esperado del 2,5% del PBI argentino con un superávit fiscal primario de 2,29% del PBI (superávit financiero del 0,05% del PBI), un superávit comercial de US$ 14.000 millones y una tasa de inflación de sólo el 6,6%, con un dólar promedio a $ 3,95.

El presupuesto nacional promete estabilidad en la economía argentina, con un tipo de cambio nominal promedio que se depreciará en menos de un 6%, pudiendo de este modo, garantizar una buena rentabilidad en dólares. La estabilidad cambiaria parecía una utopía hacia mediados de año, pero el inesperado cambio de contexto externo la ha hecho realidad.

Cuando uno se fija en la evolución del tipo de cambio del peso frente al dólar, desde el mes de julio, se encuentra que se está manteniendo al tipo de cambio estabilizado. Y lo mejor del caso es que el Banco Central de la República Argentina (BCRA), ha dejado de vender divisas para sostener el tipo de cambio y ha comenzado a recomponer el nivel de reservas. La fuga de capitales desde la economía argentina se ha frenado y ello representa una buena noticia para la estabilidad económica del país, aunque todavía hay bastante por hacer para seguir apuntalando a la estabilidad económica.

Para Argentina es tiempo de arreglar deudas pendientes y es por eso que Boudou se ha acercado al Club de París (el grupo de países centrales acreedores con los que la Argentina tiene una deuda en default de más de US$ 6.000 millones) y a los representantes de los holdouts (aquellos bonistas que no aceptaron la “interesante” propuesta de reestructuración de la deuda pública argentina).

“Los holdouts y el Club de París son los temas principales de Argentina por resolver”, decía Boudou. La preocupación por arreglar deudas pendientes pasa exclusivamente por un interés de volver a los mercados que por el hecho de honrar las deudas. Sino, basta recordar que hace un año, el gobierno había anunciado unilateralmente que pagaría por completo la deuda pendiente con el Club de París.

¿Es creíble el escenario que plantea Argentina? Indudablemente es un mundo ideal para el país el que se plantea y aunque existen fuertes y justificadas dudas sobre lo alcanzable que pueda llegar a ser, la ilusión es lo último que se pierde.

“En boca del mentiroso, lo cierto se hace dudoso”, es una frase que le caería bien al gobierno argentino que muchas veces ha amagado con un cambio en el rumbo de la política económica. Pero a pesar de las dudas que un gobierno como el de los Kirchner puede generar, los mercados han hablado claramente y renovaron su confianza en el país. Le creen al gobierno argentino en un contexto global de fin de crisis que genera grandes oportunidades para el país. El veredicto del mercado es claro: el riesgo país sigue cayendo y ya se ubica en 742 puntos básicos, mientras que los bonos de deuda ganaban ayer hasta un 4,2% y subieron hasta un 20%.

Argentina tiene nuevamente una oportunidad para torcer su rumbo. La necesidad la está llevando a ello y la decisión está en sus manos. Mientras el gobierno sigue pensando qué camino tomar, los inversores esperan ansiosos, buscando identificar las oportunidades que se pueden generar con una economía menos volátil e impredecible.

Si uno observa la evolución del Mercado de Valores de Buenos Aires, el índice Merval ha dibujado una tendencia ascendente con pocas interrupciones desde el mes de marzo hasta la actualidad. Para los que decidieron tomar el riesgo y armaron una cartera que replicaba a dicho índice, estarán disfrutando un incremento en el valor de sus inversiones del 114%. Pero las oportunidades de ganancias todavía están presentes dentro de las compañías que componen el Merval, aunque algunas de las mismas dependan de este cambio de rumbo que promete la economía argentina.

¿Qué compañías argentinas muestran un buen futuro?

Esto será tema de un próximo artículo.

Por lo pronto, debemos estar atentos a los próximos pasos de Argentina que deberá decidir entre seguir un camino como el que recorre Venezuela o uno más prometedor como el que han elegido Brasil y Perú, por nombrar sólo dos casos.

——- S&P500 sube 19%, portafolio de Valor Global sube 33%———

No es difícil ganar en Bolsa cuando todo sube. Lo difícil es dar con las compañías que subirán más que el resto.

Lanzamos hace tres meses Valor Global, un reporte con acciones recomendadas por nosotros para invertir en Wall Street y ganar más que el promedio de los inversores.

Si usted también quiere unirse a nuestros suscriptores que llevan ganando un 32% en la Bolsa de Nueva York, escríbanos a paola@latinforme.com o a info@latinforme.com, tenemos un reporte diseñado para usted. O haga click aquí y entérese por usted mismo.

Las subas de nuestras recomendadas: 49%, 34%, 27%, 23%.

  • Sin Comentarios
  • 1 voto

Se acabó la euforia en el mercado inmobiliario argentino

Se acabó la euforia en el mercado inmobiliario argentino

Se acabó la euforia en el mercado inmobiliario argentino Si tiene unos ahorros y está buscando adquirir un inmueble en Argentina, no se apresure y busque alguna compra de oportunidad. La depresión en el mercado inmobiliario argentino está cansando a los vendedores por lo que no será demasiado difícil lograr una buena quita en el valor de la propiedad.

El mercado inmobiliario lejos está de los buenos años que supo disfrutar luego de la crisis del 2001. Los problemas de la demanda de viviendas son cada vez mayores y anticipan que este panorama oscuro para el sector se mantendrá.

Dos de las principales regiones inmobiliarias de Argentina son la Capital Federal y la Provincia de Buenos Aires. En dichas regiones, las noticias no resultaban para nada alentadoras hasta el mes de julio. En Capital Federal, la cantidad de escrituras había caído un 38,7% en términos interanuales, en el mes de julio, mientras que en los primeros siete meses del año, la baja en el número de escrituras asciende al 38,1% en comparación con igual período de 2008, y el monto involucrado en ellas, un 26,8%, según daba a conocer Colegio de Escribanos de la ciudad, cuyos profesionales se encuentran por estos momentos con más tiempo de ocio.

En la provincia de Buenos Aires, la caída en el volumen total de las transacciones inmobiliarias ascendió al 37% en los primeros siete meses del año, mostrando una situación de real preocupación tanto para el sector inmobiliario en sí como para aquellos sectores dependientes como son el sector de la construcción y el de elementos para la construcción.

A mediados de año, antes de las elecciones lógicamente, la presidente Cristina Fernández de Kirchner había anunciado un programa de créditos hipotecarios que serían generados con fondos de la Anses y otorgados por el Banco Hipotecario. El objetivo apuntaba principalmente a la obtención de votos más que a un verdadero impulso de la demanda inmobiliaria. El pasado domingo, La Nación dio a conocer que entre créditos aprobados o en proceso de aprobación hay hasta el momento un total de 5.094, una cifra que deja un gusto a poco.

Si el Banco Hipotecario que ha recibido dinero de los aportantes al sistema de jubilación para financiar hipotecas, no está generando un gran desarrollo en el mercado de las mismas, imagínense lo que debe estar ocurriendo a nivel del sistema financiero. La Nación se refería de este modo a la situación del crédito hipotecario en el sistema financiero argentino: “Hace ya meses que la colocación de nuevos créditos es inferior en monto a las cancelaciones y, cada mes, el stock de hipotecas otorgado por el sistema cae $ 30 millones”. Y se podrá decir que el problema pasa por la falta de demanda de créditos ya que basta recordar la invasión de solicitantes que llenaron las sucursales del Hipotecario cuando la presidenta anunció el plan crediticio.

La demanda del sector inmobiliario en Argentina se encuentra deprimida tanto por la falta de capacidad adquisitiva de las familias (que no poseen ahorros suficientes y acceso al crédito hipotecario), como por el desincentivo que sufren los inversores.

Según afirma Matías Bonelli en El Cronista, los desarrolladores inmobiliarios ya no tienen a la Argentina entre los países preferidos para sus inversiones. Uruguay, Brasil, Chile y México aparecen antes entre las preferencias de los inversores en Latinoamérica, según un trabajo realizado por la consultora Analía Álvarez para Cámara de Empresarios de Desarrolladores Urbanos.

“Claro, la crisis internacional que ha impactado en la Argentina justifica que los desarrolladores inmobiliarios no se fijen en el país para invertir”, puede resultar un buen argumento para explicar la situación. Lo grave del caso es que no es ésta la situación de Argentina. Según Analía Álvarez un 58,8% de los desarrolladores que no invertirían en la Argentina, exponen como argumento su falta de seguridad jurídica.

En medio de este panorama preocupante, el mercado inmobiliario ha disfrutado de un veranito. El mes de agosto y también los primeros días de setiembre el mercado se mostró un poco más movido según afirma el broker inmobiliario Armando Pepe: “Por suerte en agosto se recuperó, arrancó y terminó muy bien el mes, con muchas visitas en las guardias, con operaciones y septiembre viene muy bien también”.

No creo que haya demasiados motivos para ilusionarse con este repunte en el sector. La explicación de la recuperación en el mercado inmobiliario gira en torno a la Ley de Blanqueo de Capitales que finalizó en el mes de agosto y que ha generado algunos beneficios para el sector ya que contemplaba beneficios para los fondos ingresados que se destinasen al sector inmobiliario, lo cual ha explicado el repunte en la actividad observada durante la última quincena del mes.

Este repunte en el sector inmobiliario no ha sido homogéneo entre las diferentes áreas sino que estuvo más concentrado en las principales zonas inmobiliarias del país en donde residen aquellos ciudadanos que decidieron repatriar al menos una parte de sus ahorros en el exterior aprovechando los beneficios impositivos del blanqueo de dichos capitales.

¿Tiene fundamentos sólidos la recuperación observada en las últimas semanas en la demanda del sector para reimpulsar la actividad? Desde mi punto de vista, no existen argumentos válidos para la ilusión. La demanda inmobiliaria seguirá débil ante la falta de elementos que le den sustento: falta de crédito hipotecario, ahorros insuficientes, incertidumbre en el contexto económico y salarios reales estancados o hacia la baja. Demasiados argumentos negativos que se mezclan con la indiferencia de los desarrolladores.

Horacio Pozzo

La época de pagar propiedades a valor Miami en la Argentina, parece haberse acabado. Hoy la demanda está en retirada y el sector inmobiliario al acecho, desesperado por dilucidar si esta situación es apenas una corrección, o el inicio de una tendencia a la baja que deprimirá aun más los precios y los negocios. Compradores de propiedades… ¡A esperar mejores precios!

Como los que esperamos en Valor Global antes de ingresar una transacción en Bolsa. Compramos cuando vemos que la tendencia del precio de una acción comienza a ingresar en una fase alcista y nosotros nos subimos a ella recién luego de comprobarlo. Obtenga su suscripción a nuestro reporte de inversiones Valor Global y comience a ganar desde el inicio de la suba de las acciones. Haga click aquí para adquirir nuestro reporte Valor Global.

  • Sin Comentarios
  • 1 voto

¿Va o no va Latinoamérica hacia el desarrollo?

¿Va o no va Latinoamérica hacia el desarrollo?

¿Va o no va Latinoamérica hacia el desarrollo?

“No se si se puede decir que es exitoso, pero sí que se mantiene”, Mario Blejer, ex presidente del Banco Central de la República Argentina al referirse a las políticas monetarias de metas de inflación.

Los últimos años han marcado a fuego la manera en que la política monetaria se conduce en buena parte de los países latinoamericanos. La importancia y reconocimiento de la independencia de los Bancos Centrales ha sido el primer paso para la estabilidad de las economías de la región que dejaron atrás el problema de la dominancia fiscal. La instauración de políticas monetarias de metas de inflación (IT en sus siglas en inglés), ha contribuido a la credibilidad de los banqueros de la región. Pero las recurrentes crisis dejan lugar a la duda ¿Estamos ante una verdadera evolución de las economías latinoamericanas hacia el desarrollo?

Las Jornadas monetarias y bancarias también arrojaron polémica en torno a la implementación de las políticas monetarias de metas de inflación, consideradas la salvación para que Latinoamérica deje atrás su historia de inestabilidad. El ex presidente del BCRA, Mario Blejer cuestionó este tipo de políticas monetarias presentando el siguiente dato: Los objetivos de sobre la tasa de inflación en las mismas no han sido cumplidos en el 40% de las veces.

Si las políticas de monetarias que plantean explícitamente una tasa objetivo de inflación no son tan eficaces en alcanzar la meta propuesta ¿Por qué es que se siguen utilizando y confiando en dichas políticas de estabilización del nivel de precio en las economías? Además ¿Qué se puede decir acerca de las rigideces que la política monetaria sujeta a objetivos posee?

Tal como ha ocurrido en el caso de las políticas de acumulación de reservas internacionales, durante el seminario se aprovechó para cuestionar las políticas de metas de inflación, pero la conclusión final ha sido su reivindicación como mecanismo de estabilización de las economías.

Sé que puede resultar un poco confuso que algo que no logra cumplir con el objetivo para el cual tiene razón de ser, pero las políticas monetarias de tasa de inflación objetivo han logrado objetivos no siempre reconocidos, a pesar de las dificultades que han tenido que enfrentar.

Un elemento valioso de las políticas de IT para las economías latinoamericanas ha sido la confianza que han generado entre los ciudadanos, el compromiso de los banqueros centrales para con el mantenimiento de la estabilidad de precios.

Esta confianza ha moderado las expectativas inflacionarias que se han mantenido contenidas a pesar de períodos turbulentos por los que han tenido que pasar las economías y que han desviado a la tasa efectiva de inflación minorista de su nivel objetivo, y en algunos casos (como el de Chile en 2008), incluso de un modo significativo.

La credibilidad en el compromiso de los Bancos Centrales en un nivel objetivo de inflación, aunque no sea alcanzado en todos los casos, les ha permitido a los banqueros la aplicación de medidas no ortodoxas en estos períodos de crisis como la intervención en los mercados cambiarios sin que ello tenga un impacto en las expectativas inflacionarias. Además de la confianza, la política de IT aumentó la transparencia y responsabilidad en el accionar de los Bancos Centrales, algo muy valorado por el mercado.

Es así que la crisis fue una prueba que demostró que las políticas de IT en los hechos tienen una mayor flexibilidad de lo que se pensaba en la teoría a medida que la confianza y el compromiso para con la estabilidad de precios, resulte creíble.

En esta flexibilidad que se permitió a las políticas de IT y que demostraron tener cabida en este tipo de modelos, se observaron episodios temporales de imposición de control de capitales como ha sido el caso de Colombia, que buscó evitar saltos bruscos en el tipo de cambio que pudieran generar efectos desestabilizadores para la economía.

La decisión de implementar controles de capitales por parte de países con una conducción monetaria orientada explícitamente hacia una tasa de inflación, que se ha observado durante el período de crisis deja abierta la posibilidad de que se vuelvan a repetir en el caso en el que la apreciación cambiaria que se está produciendo en varias monedas de la región, como es el caso de Chile y Brasil por nombrar a dos de los más destacados, amenace la estabilidad macroeconómica.

La apreciación cambiaria que se observa responde a la incidencia de grandes flujos de capitales especulativos hacia la región que han corrido a los tipos de cambio de su nivel de equilibrio afectando incluso de manera artificial, a las presiones inflacionarias a las que se exponen las economías.

En el caso de Argentina, si bien no cuenta con una política monetaria de metas de inflación, el país posee controles de capitales para evitar la especulación. La ley establece la obligatoriedad de establecer un encaje por el 30% del capital financiero ingresado al país, el cual queda inmovilizado por el término de un año (esta normativa del BCRA fue endurecida recientemente al modificar las condiciones para la excepción al cumplimiento por parte de las entidades financieras locales). Se puede decir que esta normativa ha permitido en parte limitar la volatilidad en el sistema financiero argentino que hubiera generado riesgos desestabilizadores, aunque también hay que reconocer que Argentina no es un país que de por sí, en los últimos años resultara atractivo para dichos capitales.

Hace unos días, la presidente Cristina Fernández de Kirchner desestimó un pedido realizado públicamente por el titular de la Bolsa de Comercio porteña, Adelmo Gabbi, que pretendía la eliminación del encaje impuesto al ingreso de capitales financieros, que rige desde 2005 en el país. El motivo expuesto por Cristina Kirchner fue que el mismo ha sido: “una de las fortalezas que nos permitió evitar fuertes variaciones en el tipo de cambio” en los momentos de mayor incertidumbre en el mercado.

Volviendo a los logros de las políticas de IT, la estabilidad macroeconómica y el crecimiento alcanzado por las economías latinoamericanas a partir de la estabilidad monetaria representan una garantía de la continuidad de dicho crecimiento y desarrollo económico. Por estos motivos es que ante los cuestionamientos de Blejer, tanto el presidente del Banco de Reserva de Perú, Julio Velarde como el gobernador del Banco Central de Colombia, José Darío Uribe, no perdieron tiempo en defender las bondades de dicha política y los beneficios generados para sus economías.

Si bien la estabilidad de precios no garantiza el crecimiento sostenido, es un muy buen punto de partida para los objetivos de las economías latinoamericanas, las cuales aún tienen mucho por hacer para lograr economías competitivas y de baja vulnerabilidad ante cambios en las condiciones del contexto.

Si bien hay algunos países de la región, como Argentina, Ecuador y Venezuela, que no han logrado consolidar la estabilidad en materia de precios, creo que el resto está superando un desafío histórico que muchas veces ha sido motivo de estancamiento en el desarrollo económico en dichos países.

Es por ello que no tengo dudas que estamos ante una nueva etapa para las economías de la región y esto queda evidenciado en el rol que jugará de aquí en más el G20, donde Latinoamérica está muy bien representada, en la coordinación de políticas económicas a nivel global. Latinoamérica ya no será una espectadora pasiva, sino que será partícipe de lo que ocurrirá con la evolución de la economía global.

Nos encontraremos nuevamente el próximo lunes,

Horacio Pozzo

—–OPORTUNIDAD DE INVERSIÓN—-

Wall Street bajó un 5% en tres días ¿Usted aprovechó esta baja en los precios de las acciones para comprar? Aprovéchela con nosotros y suscríbase ya a nuestro reporte de inversión Valor Global ¡Comience a ganar con nuestras recomendadas de septiembre que salen mañana!

Más cuatro reportes para invertir sin riesgos:

1)Curso de inversión

2)Cómo invertir en la Bolsa de EEUU

3)Los mejores agentes de bolsa en Internet

4)Cómo abrir una cuenta por Internet para comenzar a invertir

Costo total del paquete US$ 150 por año (varias veces recuperado por las ganancias del portafolio de Valor Global).

Ingrese aquí para saber más

  • Sin Comentarios
  • 1 voto

Los inversores internacionales vuelven a Latinoamérica

Los inversores internacionales vuelven a Latinoamérica

Los inversores internacionales vuelven a Latinoamérica Es tiempo de regresos. Los capitales que huyeron de los mercados emergentes están volviendo tanto por propia ambición de rentabilidad como así también a consecuencia de la clara muestra de fortaleza que han ofrecido las economías latinoamericanas.

Cada vez queda más en claro que la recuperación que se ha iniciado en la economía estadounidense no se detendrá, aunque no existan demasiadas expectativas de que la misma sea vigorosa. Desde China vienen noticias alentadoras de la fuerza que ha recuperado el crecimiento económico. En el día de ayer, las bolsas asiáticas festejaron lo bien que se encuentra la economía que pretende pelearle el liderazgo regional a Japón.

La posibilidad de nuevos episodios de crisis se encuentra en su nivel mínimo desde iniciadas las turbulencias financieras en el contexto económico global y eso de por sí es una buena noticia para aquellos que deseen apostar por las monedas latinoamericanas.

Con el panorama externo más despejado, las economías latinoamericanas podrán retomar su senda de crecimiento de los últimos años. La economía brasileña arrancó en punta en esta recuperación. La economía peruana promete seguirla, mientras que la economía colombiana todavía debe tener más en claro qué ocurrirá con su relación comercial con la siempre conflictiva Venezuela para saber si se unirá a este pelotón o al que le sigue.

Chile y México tendrán que tener paciencia para que sus economías recuperen la senda del crecimiento, mientras que Argentina y Venezuela serán las economías colistas y las que mantendrán un riesgo no menor de ocurrencia de crisis.

Con este panorama para las economías latinoamericanas, los inversores ya han comenzado a mirar hacia la región. Sobre esta cuestión, el director de investigaciones económicas de Corredores Asociados, Julián Cárdenas entrevistado por América Economía consideraba: “Yo pensaría que los inversionistas retornarían a América Latina, debido a que las cifras de Estados Unidos han mejorado y la gente está pensando que lo peor de la crisis ya pasó”.

David Duarte, analista de 4CAST Inc, en Nueva York coincidía con Cárdenas diciendo: “La tendencia es a la apreciación, asumiendo que la aversión al riesgo continúe su paulatino descenso”.

En parte por el debilitamiento del dólar y en parte por el flujo inicial de capitales hacia la región, las monedas latinoamericanas ya han comenzado a apreciarse en lo que va del año. La apreciación más pronunciada se dio con el real brasileño que pasó de cotizar a R$ 2,313 a fines de 2008 a R$ 1,864 en estos momentos. El peso chileno resultó ser la segunda moneda que más fuerte se apreció (de $ 638,16 a $540,25), principalmente producto de la recuperación del precio del cobre. En tercer lugar aparece el peso colombiano que pasó de $ 2.247,19 por dólar a $ 2.032,52 por unidad de la moneda estadounidense. Sólo el peso argentino se depreció en lo que va del año frente al dólar estadounidense y dicho comportamiento responde a las dudas que genera entre los inversores su economía, que se vio reflejada en una permanente fuga de capitales. En el caso del bolívar fuerte de Venezuela, la depreciación que observa en el mercado paralelo supera a la del peso argentino y la moneda venezolana se intercambia a 6,95 unidades por dólar cuando a principio de año lo hacía a 5,7 unidades por la moneda estadounidense.

La apreciación observada hasta el momento por la mayoría de las monedas latinoamericanas pueden hacer pensar que no existe demasiado margen para que se sigan fortaleciendo frente al dólar. Esta hipótesis se encuentra bastante alejada de la realidad ya que las cotizaciones de las monedas latinoamericanas se encuentran bastante alejadas de los máximos que supieron alcanzar hacia mediados del 2008. La recuperación de las economías de la región y el ingreso de capitales son los fundamentos principales para apostar por la continuidad de la apreciación de estas monedas.

Sobre qué monedas probablemente observen las mayores apreciaciones en la región en lo que queda del año, yo apostaría por el real, el nuevo sol y el peso chileno. La moneda brasileña, podría esperarse que cierre el año por los R$ 1,70 aunque dependerá de la fuerza con la que el Banco Central de Brasil intervenga en el mercado de divisas. Hasta el momento lo ha podido hacer sin generar presiones inflacionarias, pero a medida que la economía se recupere, el margen de intervención se irá reduciendo. En el caso del nuevo sol peruano, su cotización podrá alcanzar las 2,8 a 2,85 unidades por divisa estadounidense hacia finales de año, mientras que el peso chileno puede esperarse, dependiendo de cómo siga la política monetaria del Banco Central y la cotización del cobre, que cierre el 2009 entre $ 510 a $ 520 por dólar estadounidense. También el peso colombiano muestra perspectivas de apreciación, aunque su panorama no está tan claro en vista de las turbulencias en las relaciones bilaterales con Venezuela.

Sobre el peso argentino y el bolívar fuerte, no tengo dudas de que ambas monedas seguirán depreciándose. Ya no quedan demasiadas dudas acerca de que el peso argentino terminará el año por encima de los $ 4 (incluso algunos apuestan a un peso a 4,4-4,6 unidades por dólar hacia fin de año). En el caso del bolívar fuerte, si bien la cotización oficial no dejará de observar un debilitamiento (aunque cada vez sufre de mayores presiones para que lo haga), sí lo seguirá haciendo su cotización paralela.

El panorama de las monedas latinoamericanas se muestra bastante claro para lo que resta del año. Hay que apostar por las monedas latinoamericanas.

  • Comentarios
  • 1 voto

Volver al futuro: La Argentina va hacia el 2001

Volver al futuro: La Argentina va hacia el 2001

Volver al futuro: La Argentina va hacia el 2001 23 Julio 2009

Artículos Relacionados

Las tensiones en la economía argentina siguen en aumento y el gobierno decide redoblar la apuesta. También los analistas externos redoblan su apuesta y ven cada vez más probable una crisis en el país, a menos que el gobierno recapacite y se decida a cambiar hacia un comportamiento más disciplinado. Esta última posibilidad tiene una probabilidad de ocurrencia mayor a cero sólo para los más optimistas.

Desde el gobierno se insiste en la postura de “todo está bien” en la economía, aunque ello ya no lo cree nadie. El pasado martes, Oliver Balch reflejaba para el Financial Times, los temores acerca de una recesión profunda y larga en la Argentina “a pesar de los esfuerzos por parte del gobierno de pintar un escenario muy diferente”.

Balch al igual que aquellos analistas que reportan para el exterior, ya no miran las cifras del Indec. No pierden el tiempo en hacerlo y prefieren confiar en las consultoras privadas, que con sus limitaciones de recursos, ofrecen datos mucho más reales que los oficiales. Así llega a la conclusión de que “los últimos datos privados muestran que una significante caída en los ingresos fiscales, las importaciones y la actividad industrial que indica que la economía argentina está yendo hacia su mayor contracción luego de cinco años de crecimiento consecutivo”.

Estos mismos temores que se tienen desde el exterior es lo que ha producido la salida de capitales de inversores extranjeros del país. Pero lo peor es que también ha provocado la salida de dólares de residentes argentinos hacia el exterior.

En este contexto, aparece cada vez más como una muestra de falta de sentido común el plan de repatriación de capitales lanzado hacia finales de 2008 por el gobierno nacional. No hace falta que les comente acerca de los resultados. No existe un mínimo de racionalidad para traer capitales a un país que se esfuerza al máximo por desalentarlos. Menciono este tema como una muestra de los graves errores de inconsistencia en las decisiones de política económica del actual gobierno ¿A quién se le puede ocurrir lanzar un plan para que vuelvan aquellos capitales que huyeron de una Argentina en la que no confiaban para volver ahora a esta Argentina que es menos confiable que la anterior?

La fuga de capitales desde Argentina no se detiene. En el segundo trimestre se contabilizaron oficialmente una salida de divisas por US$ 6.300 millones y para los analistas privados: “Buena parte de la culpa por las preocupaciones del mercado se apoyan en la alegada manipulación de los datos económicos oficiales por parte de la administración de la presidente Cristina Fernández de Kirchner”.

Por este motivo, la reforma del Indec se ha puesto en el centro de la discusión. Desde la oposición se persigue una mayor transparencia de las cifras oficiales, pero la respuesta oficial dista de ser satisfactoria. La decisión del gobierno de dejar en manos del ministerio de Economía, el manejo del Indec, dista bastante de otorgarle la libertad necesaria para recobrar la credibilidad perdida. Dentro de la nueva propuesta se contempla que el organismo sea asesorado por universidades nacionales y que Norberto Itzcovich, técnico que trabaja hace 17 años en el organismo (vinculado, según se comenta, al polémico ministro de Comercio Interior Guillermo Moreno), sea el nuevo director del organismo.

Realmente la propuesta es pobre porque el verdadero problema del Indec no era la falta de técnicos capacitados (de hecho, el instituto era uno de los más respetados en Latinoamérica), sino la intromisión del gobierno en la elaboración de la información económica. Con sólo devolverle al Indec la autonomía perdida, el problema queda solucionado, por lo que este tipo de proyectos no hace otra cosa que sembrar mayores dudas.

Los resultados electorales habían traído la esperanza de cambios en la gestión del gobierno, pero luego de tres semanas, desde el gobierno sólo se han realizado varios cambios con el único objetivo de que nada cambie.

Y como nada cambia, el temor de lo inevitable sigue invadiendo de temor a los ahorristas que buscan la manera de salvar lo suyo invirtiendo en dólares y buscando la forma de seguir sacándolos al exterior.

Para este problema de la incertidumbre en el contexto local, el gobierno ha decidido, como no podía ser de otra manera, redoblar su apuesta y extremar los controles y regulaciones sobre la compra de dólares. Ya se han lanzado más de media docena de medidas entre normativas, regulaciones y controles (incluso informales), para disuadir la demanda de dólares. Ciertamente no parecen ser medidas oportunas en tiempos en donde el mercado demanda previsibilidad y transparencia. En este sentido para Rodrigo Álvarez, analista de Ecolatina, entrevistado por Infobae: “Los controles del Gobierno hacen más explícita la situación y por lo tanto podría profundizar la fuga”.

Para peor, las medidas de control de la demanda de dólares incentiva el crecimiento de la economía informal. Orlando Ferreres le decía a Infobae lo siguiente: “Claramente se abre la brecha entre el mercado oficial y el paralelo. Lo mejor siempre sería generar confianza y la forma más rápida de hacerlo es a partir de la restauración del INDEC, luego debería acordarse con el FMI, el Club de París, y los holdouts”.

La salida de capitales no alcanza a ser el único problema de una economía argentina cada vez más tensionada. La cuestión fiscal se debilita cada vez más y el deterioro de la situación social amenaza con retornar a niveles del 2001. La economía argentina ya se encuentra en recesión, aunque se lo niegue, y desde el sector privado se adelanta una contracción de entre el 2% y el 3% para este año.

Argentina vuelve a repetir muchos de los errores que la llevaron a la crisis del 2001. En el trabajo que realizamos y titulamos “Argentina Default 2001″, que en breve estaremos entregando de manera gratuita a nuestros suscriptores, analizamos los motivos que llevaron al país a la crisis del 2001 y a la luz de los mismos, identificamos los factores de riesgo que hoy pueden llevar a la Argentina a repetir la situación de crisis.

La diferencia entre la Argentina del 2001 y la del 2009 es que en el caso actual el gobierno cuenta con todas las herramientas necesarias para evitar el colapso, sólo que se niega a utilizarlas en una postura inexplicablemente obstinada. Todo hace indicar que se repetirá la historia ¿Se podrá cambiar a tiempo?

En contextos de crisis una parte de sus ahorros dejó los bancos para estar en su poder, el problema es ¿qué hacer ahora con él?

Estadísticamente, sabemos que el 95% de las personas desean la independencia financiera pero el 90% no tiene planes para desarrollarla. NO TIENE METAS para sus finanzas.
Si tiene 3 minutos para ganar, por favor ingrese aquí para estar un paso adelante del resto.

¿Cómo saber cuándo comprar, vender o cuando mantener el dinero?… Las señales no están a la vista de todos per miles de hermanos peruanos ya dieron los primeros pasos…

La analista especializada Paola Pecora en inversiones nos cuenta algunos secretos aquí , en nuestro curso de inversión.
Todo desarrollado en español y con el respaldo de más de 30 años de trayectoria de Agora Financial Research.

Puede saber más sobre ¿Cómo y dónde invertir? aquí

Horacio Pozzo

  • Sin Comentarios
  • 1 voto

AgenciaBlog