Posts etiquetados como ‘canadá’

Con un mayor deterioro de la economía global, finaliza una nueva semana

Con un mayor deterioro de la economía global, finaliza una nueva semana
Buenos Aires, Argentina
7 de enero de 2009
Finaliza una nueva semana complicada para la economía mundial. La situación económica en los países desarrollados se ha deteriorado aún más y con ello, mayor será el impacto negativo esperado para las economías latinoamericanas que padecen una crisis de la cual no tienen grado alguno de responsabilidad.
Si hay algo para destacar sobre los múltiples datos económicos dados a conocer en varios de los principales países desarrollados y en desarrollo, es que las mismas sorprendieron por ser, en líneas generales, sensiblemente más negativas que lo esperado por un mercado ya preparado para un trimestre difícil.
Durante la semana que está finalizando, mientras el Banco Central Europeo (BCE), cumpliendo con la expectativa del mercado, mantuvo su tasa de interés en el 2%, el Banco de Inglaterra dando muestra de la necesidad que existe de hacer todo lo posible por ayudar a la economía decidió recortar su tasa de interés de referencia y ubicarla en el 1,0%, el menor nivel en la historia de más de 300 años de la entidad.
Está claro que al BCE le preocupa la posibilidad de provocar una nueva burbuja en el precio de los activos financieros mediante el mantenimiento de la tasa de interés de referencia en niveles extremadamente bajos. Es por ello que la entidad busca evitar tener que recortar su tasa de interés a menos que la situación resulte ser extremadamente grave. El diagnóstico acerca de cuán grave es la situación de la economía de la eurozona podrá ser realizado a partir del mes de marzo cuando se pueda acumular un poco más de información acerca de la evolución de la economía de la región.
En el caso del Banco de Inglaterra, parece no importarle demasiado las consecuencias que las bajas tasas puedan tener sobre los precios de los activos. La crisis económica y del sistema financiero británico produce acciones desesperadas por evitar que la situación se siga profundizando.
Y mientras el BCE espera recabar más información, en Alemania la producción industrial continúa en picada y con una contracción del 4,6% en el último mes, alcanza la mayor baja desde la reunificación de Alemania producida en 1990. Las perspectivas de la economía alemana muestran una contracción que puede alcanzar el 2% en el presente año.
En España, además de la recesión profunda por la que está atravesando, la crisis triplicó la morosidad en el sector bancario. La cartera irregular en las entidades bancarias ascendía al 3% en el mes noviembre de 2008, pero ya se ha anticipado que para finales de 2009 se espera que la morosidad de la cartera alcance al 6%. En el sistema bancario de la eurozona en general, y de España en particular, se continúan endureciendo los requisitos de aprobación de los créditos lo cual profundiza aún más la depresión de la economía.
Mientras en todo el mundo siguen produciéndose despidos masivos, se acaba de conocer que en los Estados Unidos, se han destruido 598.000 empleos en el mes de enero alcanzando así una tasa de desocupación del 7,6% de la Población Económicamente Activa (PEA), la más alta de los últimos 34 años.
A la recesión que está padeciendo la economía estadounidense, según el presidente de la Reserva Federal de Minneapolis, Gary Stern, no se le puede descartar el riesgo de sufrir deflación en la economía de los Estados Unidos lo que implicaría un problema adicional para la misma.
Canadá también está sufriendo la crisis originada en el país vecino, y ha registrado en el mes de enero su mayor pérdida de empleos de las últimas tres décadas. En dicho mes perdió 129.000 trabajadores y la tasa de desempleo alcanzó al 7,2%. Los analistas habían proyectado una pérdida de 40.000 empleos y una tasa de desempleo de 6,8%.
Y si a las economías desarrolladas les está yendo peor, las economías latinoamericanas tienen que estar preparadas para sufrir un impacto negativo aún mayor. Así, la crisis financiera internacional ha manejado a su antojo los diferentes problemas que la región debió enfrentar.
Desde el último trimestre de 2008 la inflación ha dejado de ser un problema para la mayoría de las economías latinoamericanas (salvo claro, para algunas excepciones como Argentina y Venezuela). La misma crisis que en la primera etapa de su estallido había agravado el problema inflacionario en Latinoamérica a través del impacto sobre el precio de los commodities que se dispararon al alza, ha provocado una depresión tan severa que derivó no solamente en el desplome de los precios internacionales de los commodities sino también una depresión en la demanda agregada de las economías de la región, reduciendo a su mínima expresión a los factores que presionaban sobre los niveles de precios.
Ahora la crisis, ha trasformado para la región el problema inflacionario en un problema de estancamiento económico. Y si bien son preocupaciones distintas, tanto el problema del crecimiento como el de inflación en Latinoamérica comparten una raíz y es su origen mayoritariamente externo.
En relación a los países latinoamericanos, esta semana se conoció el dato del pobre crecimiento de la economía chilena que en diciembre alcanzó una expansión interanual del PBI de tan sólo un 0,5%. Desde el mercado ya se anticipa un crecimiento nulo para la economía chilena.
Argentina también ha recibido malas noticias durante esta semana. La recaudación impositiva alcanzó un crecimiento interanual del 11% (cuando venía creciendo por encima del 30% en promedio) al registrar ingresos fiscales por $ 24.109 millones. Lo más preocupante de este dato es que el mismo incluye ingresos por aportes al Sistema de Seguridad Social, a causa de la reestatización del sistema, los cuales se vieron incrementados en un 70% interanual.
Brasil por su parte, ante el deterioro en las perspectivas de crecimiento económico, el gobierno de Lula ha tenido que ampliar el Programa de Aceleración del Crecimiento en US$ 61.000 millones. Desde el mercado, se reducen las expectativas de crecimiento del producto en Brasil para este año, el cual no alcanzaría al 2%.
En Perú, el Banco de Reserva (BRP) redujo su tasa de interés de referencia en un cuarto de punto al ubicarla en el 6,25% ante el deterioro en las perspectivas de crecimiento económico (el BRP redujo la proyección de crecimiento para este año al 5%), y la desaceleración en las presiones inflacionarias. En el mes de enero, la tasa de inflación minorista alcanzó al 0,11% siendo éste el menor nivel en los últimos 14 meses. Perú es de los países de la región que mejor performance está observando en medio de la crisis manteniendo buenas perspectivas de crecimiento y de reducción de los indicadores de pobreza. En relación a esto último, la desaceleración de la dinámica inflacionaria impactará de manera positiva en los indicadores sociales ya que la inflación afectaba en mayor medida a los segmentos de menores ingresos de la población.
La crisis está generando un círculo vicioso del cual las economías no logran encontrar una salida clara. Es que la salida está en la cooperación internacional y la coordinación de políticas económicas, algo para lo que parecen no estar muy dispuestas las principales economías como lo demostrara EEUU con su iniciativa del “Compre Americano”.
Mientras tanto, Latinoamérica sufre también las consecuencias de una crisis gratuita para la región.

  • Sin Comentarios
  • Sin votos

AgenciaBlog