Posts etiquetados como ‘bcra’

¿Seguirán subiendo las monedas latinoamericanas?

¿Seguirán subiendo las monedas latinoamericanas?

¿Seguirán subiendo las monedas latinoamericanas? “Cuando el Banco Mundial hace un estudio y prevé que Brasil seguirá creciendo y que puede, en 2016, ser la quinta mayor economía del mundo, nos está colocando un desafío”, Luiz Inácio Lula da Silva, presidente de Brasil.

Las monedas latinoamericanas continúan bajo presión hacia la apreciación frente al mayor flujo de capitales que está llegando a la región producto del deseo de buenos retornos por parte de los inversores. ¿Seguirá así la tendencia? ¿Qué otra moneda latinoamericana se podría unir a este grupo?

No nos debería sorprender lo que sigue ocurriendo en Brasil. A pesar del impuesto al ingreso de capitales, los incentivos de los inversores a seguir mirando hacia la economía brasileña, siguen estando presentes.

Es que la solidez de la economía de Brasil y la muy buena perspectiva de crecimiento que observa y que genera el tipo de elogios que acaba de realizarle el Banco Mundial, hacen que las inversiones tengan un importante retorno esperado con un limitado nivel de riesgo. Y dicho riesgo se limita también en la sensación del mercado debido a las políticas prudentes que desarrolla el gobierno de Lula, como el referido impuesto, para evitar tensiones en la economía.

La región está en la mira de los inversores que reconocen en la prueba superada por estas economías, con la reciente crisis financiera internacional, una clara señal de madurez de los gobiernos y economías latinoamericanas que aumentan la probabilidad de observar una verdadera evolución de la región hacia el desarrollo económico.

El atractivo que está manteniendo la región para los inversores se manifiesta en la continua presión que están padeciendo la mayoría de las monedas latinoamericanas hacia la apreciación. Así por ejemplo, el real brasileño es hasta el momento la moneda que más se apreció en el año en una magnitud del 35% (que pasó de R$ 2,31 a principios de año al nivel actual de R$ 1,71 por dólar), seguida por el peso chileno que se apreció en un 20% (que pasó de los $ 638 a los $ 532 en lo que va del año), y el peso colombiano que lo hizo en un 17% (pasando de los $ 2.247 a los $ 1.915 por dólar a lo largo del año). Otras monedas como el peso mexicano y el nuevo sol peruano, también sufrieron la apreciación cambiaria a lo largo del año aunque en una magnitud menor.

Mientras varios banqueros centrales luchan por sostener la competitividad de sus monedas, hasta unas pocas semanas atrás, el Banco Central de Argentina (BCRA), luchaba en sentido contrario buscando impedir que la moneda argentina se depreciara más de la cuenta con el riesgo latente de generar una disparada en el tipo de cambio. De hecho, el peso argentino inició el año intercambiándose en 3,45 unidades por dólar y actualmente lo hace a 3,83 unidades por dólar.

En el último tiempo, las señales provenientes desde la economía argentina que busca reconciliarse con los mercados de deuda y la buena acogida que el cambio de postura del gobierno argentino tuvo en el mundo inversor, promete el retorno de capitales al país y probablemente un problema para el BCRA.

Según Leandro Gabin de El Cronista, en el mes de octubre se ha observado un freno y reversión en la fuga de capitales en Argentina, que por primera vez desde marzo de 2007, experimentará un ingreso neto de capitales que podría ascender a US$ 300 millones.

El cambio en el contexto económico más el poder de fuego que posee el BCRA garantizan a los inversores que no se producirá una reversión brusca hacia la depreciación cambiaria que les pudiera producir una pérdida de capital. Actualmente, el nivel de reservas del BCRA se encuentra en los US$ 46.000 millones, lo que representa una garantía contra las presiones de reversión de la posible depreciación cambiaria mencionada. De hecho, el BCRA ya ha demostrado que no permitirá movimientos bruscos en el mercado cambiario, lo que representa una señal positiva para el mercado.

Con los tipos de interés por encima del 10%, apostar a colocaciones en pesos en Argentina es una tentadora alternativa bajo este contexto esperado de presiones a la apreciación cambiaria. Todo este atractivo que ofrece en este contexto la economía argentina se ve reforzado por las perspectivas de recuperación que observa a partir de este trimestre final del 2009. De este modo, el peso argentino se suma al resto de las monedas latinoamericanas que seguirán bajo presión en los próximos meses.

¿Seguirán bajo presión las monedas de la región? ¿Se puede esperar que las monedas latinoamericanas se sigan apreciando frente al dólar? Más allá de la continuidad esperada en el flujo de capitales hacia la región (que incluso se puede acelerar ante la mejora esperada en el contexto), existe un elemento que les generará mayor presión en los próximos meses y se vincula a la política de gestión de las reservas internacionales de China.

Desde el gobierno de China existe el convencimiento acerca de la necesidad de incrementar la participación de otras divisas dentro de la composición de las reservas internacionales para reducir su exposición al dólar estadounidense. De este modo, tanto el euro como el yen son las dos monedas que tienen todas las chances de comenzar a aumentar su porcentaje en el total de reservas internacionales de China.

Para tener una idea de la magnitud a la que nos estamos refiriendo, vale mencionar que hacia finales del mes de setiembre, China contaba con reservas internacionales por US$ 2,27 billones, con un alto porcentaje de las mismas denominadas en dólares.

Y la moneda estadounidense ya ha sentido el impacto de estos rumores. Ayer Zhou Hai, del Banco Central chino opinaba en el Financial News: “Las tenencias de euro y yen deberían ser incrementadas para reflejar el creciente intercambio comercial con la Unión Europea y Japón”. El dólar sentía el impacto en el día de ayer y se ubicaba en su nivel más bajo de los últimos 14 meses en 1,5061 por euro hacia la madrugada, para luego inmediatamente revertir y subir a su mayor nivel en una semana llegando a los 1,4844 por dólar. Lo que generó caída generalizada en los mercados de commodities e impulsando la baja accionaria ayer en Wall Sreet.

La economía estadounidense tampoco ofrece argumentos sólidos como para pensar en que el dólar pueda recuperar valor en los próximos meses, por lo que su relación con las monedas latinoamericanas seguirá debilitándose.

Distintos elementos del contexto económico internacional resultan clave para poder anticiparnos y predecir hacia dónde se comportarán las divisas latinoamericanas. ¿Cuánto se puede ganar pudiendo anticiparse a los mercados? Posiblemente mucho, pero para ello, resulta necesario poseer al menos mínimos conocimientos de economía. Es por este motivo que Latinforme ha lanzado el Curso de Economía Básica para Inversores, en el que se repasan los elementos principales de la economía con aplicación práctica en la determinación de las decisiones de inversión.

Nos encontraremos nuevamente mañana,

Horacio Pozzo

———————OPORTUNIDAD DE INVERSIÓN———————

Aprovechemos esta baja en Wall Street para comprar. Como ya lo hicieron los suscriptores de nuestra newsletter de inversión Valor Global, que ya recuperaron su costo al invertir en las compañías que les recomendamos. ¿Quiere saber cuáles son? Puede probar ingresando aquí para averiguarlo y comenzar a invertir en nuestras acciones recomendadas. ¡Pronto salen las de noviembre! Para suscripciones haga clic aquí o bien escríbanos a info@latinforme.com para mayores detalles.

————————————————————————–

  • Sin Comentarios
  • 1 voto

¿Seguirán subiendo las monedas latinoamericanas?

¿Seguirán subiendo las monedas latinoamericanas?

¿Seguirán subiendo las monedas latinoamericanas? “Cuando el Banco Mundial hace un estudio y prevé que Brasil seguirá creciendo y que puede, en 2016, ser la quinta mayor economía del mundo, nos está colocando un desafío”, Luiz Inácio Lula da Silva, presidente de Brasil.

Las monedas latinoamericanas continúan bajo presión hacia la apreciación frente al mayor flujo de capitales que está llegando a la región producto del deseo de buenos retornos por parte de los inversores. ¿Seguirá así la tendencia? ¿Qué otra moneda latinoamericana se podría unir a este grupo?

No nos debería sorprender lo que sigue ocurriendo en Brasil. A pesar del impuesto al ingreso de capitales, los incentivos de los inversores a seguir mirando hacia la economía brasileña, siguen estando presentes.

Es que la solidez de la economía de Brasil y la muy buena perspectiva de crecimiento que observa y que genera el tipo de elogios que acaba de realizarle el Banco Mundial, hacen que las inversiones tengan un importante retorno esperado con un limitado nivel de riesgo. Y dicho riesgo se limita también en la sensación del mercado debido a las políticas prudentes que desarrolla el gobierno de Lula, como el referido impuesto, para evitar tensiones en la economía.

La región está en la mira de los inversores que reconocen en la prueba superada por estas economías, con la reciente crisis financiera internacional, una clara señal de madurez de los gobiernos y economías latinoamericanas que aumentan la probabilidad de observar una verdadera evolución de la región hacia el desarrollo económico.

El atractivo que está manteniendo la región para los inversores se manifiesta en la continua presión que están padeciendo la mayoría de las monedas latinoamericanas hacia la apreciación. Así por ejemplo, el real brasileño es hasta el momento la moneda que más se apreció en el año en una magnitud del 35% (que pasó de R$ 2,31 a principios de año al nivel actual de R$ 1,71 por dólar), seguida por el peso chileno que se apreció en un 20% (que pasó de los $ 638 a los $ 532 en lo que va del año), y el peso colombiano que lo hizo en un 17% (pasando de los $ 2.247 a los $ 1.915 por dólar a lo largo del año). Otras monedas como el peso mexicano y el nuevo sol peruano, también sufrieron la apreciación cambiaria a lo largo del año aunque en una magnitud menor.

Mientras varios banqueros centrales luchan por sostener la competitividad de sus monedas, hasta unas pocas semanas atrás, el Banco Central de Argentina (BCRA), luchaba en sentido contrario buscando impedir que la moneda argentina se depreciara más de la cuenta con el riesgo latente de generar una disparada en el tipo de cambio. De hecho, el peso argentino inició el año intercambiándose en 3,45 unidades por dólar y actualmente lo hace a 3,83 unidades por dólar.

En el último tiempo, las señales provenientes desde la economía argentina que busca reconciliarse con los mercados de deuda y la buena acogida que el cambio de postura del gobierno argentino tuvo en el mundo inversor, promete el retorno de capitales al país y probablemente un problema para el BCRA.

Según Leandro Gabin de El Cronista, en el mes de octubre se ha observado un freno y reversión en la fuga de capitales en Argentina, que por primera vez desde marzo de 2007, experimentará un ingreso neto de capitales que podría ascender a US$ 300 millones.

El cambio en el contexto económico más el poder de fuego que posee el BCRA garantizan a los inversores que no se producirá una reversión brusca hacia la depreciación cambiaria que les pudiera producir una pérdida de capital. Actualmente, el nivel de reservas del BCRA se encuentra en los US$ 46.000 millones, lo que representa una garantía contra las presiones de reversión de la posible depreciación cambiaria mencionada. De hecho, el BCRA ya ha demostrado que no permitirá movimientos bruscos en el mercado cambiario, lo que representa una señal positiva para el mercado.

Con los tipos de interés por encima del 10%, apostar a colocaciones en pesos en Argentina es una tentadora alternativa bajo este contexto esperado de presiones a la apreciación cambiaria. Todo este atractivo que ofrece en este contexto la economía argentina se ve reforzado por las perspectivas de recuperación que observa a partir de este trimestre final del 2009. De este modo, el peso argentino se suma al resto de las monedas latinoamericanas que seguirán bajo presión en los próximos meses.

¿Seguirán bajo presión las monedas de la región? ¿Se puede esperar que las monedas latinoamericanas se sigan apreciando frente al dólar? Más allá de la continuidad esperada en el flujo de capitales hacia la región (que incluso se puede acelerar ante la mejora esperada en el contexto), existe un elemento que les generará mayor presión en los próximos meses y se vincula a la política de gestión de las reservas internacionales de China.

Desde el gobierno de China existe el convencimiento acerca de la necesidad de incrementar la participación de otras divisas dentro de la composición de las reservas internacionales para reducir su exposición al dólar estadounidense. De este modo, tanto el euro como el yen son las dos monedas que tienen todas las chances de comenzar a aumentar su porcentaje en el total de reservas internacionales de China.

Para tener una idea de la magnitud a la que nos estamos refiriendo, vale mencionar que hacia finales del mes de setiembre, China contaba con reservas internacionales por US$ 2,27 billones, con un alto porcentaje de las mismas denominadas en dólares.

Y la moneda estadounidense ya ha sentido el impacto de estos rumores. Ayer Zhou Hai, del Banco Central chino opinaba en el Financial News: “Las tenencias de euro y yen deberían ser incrementadas para reflejar el creciente intercambio comercial con la Unión Europea y Japón”. El dólar sentía el impacto en el día de ayer y se ubicaba en su nivel más bajo de los últimos 14 meses en 1,5061 por euro hacia la madrugada, para luego inmediatamente revertir y subir a su mayor nivel en una semana llegando a los 1,4844 por dólar. Lo que generó caída generalizada en los mercados de commodities e impulsando la baja accionaria ayer en Wall Sreet.

La economía estadounidense tampoco ofrece argumentos sólidos como para pensar en que el dólar pueda recuperar valor en los próximos meses, por lo que su relación con las monedas latinoamericanas seguirá debilitándose.

Distintos elementos del contexto económico internacional resultan clave para poder anticiparnos y predecir hacia dónde se comportarán las divisas latinoamericanas. ¿Cuánto se puede ganar pudiendo anticiparse a los mercados? Posiblemente mucho, pero para ello, resulta necesario poseer al menos mínimos conocimientos de economía. Es por este motivo que Latinforme ha lanzado el Curso de Economía Básica para Inversores, en el que se repasan los elementos principales de la economía con aplicación práctica en la determinación de las decisiones de inversión.

Nos encontraremos nuevamente mañana,

Horacio Pozzo

———————OPORTUNIDAD DE INVERSIÓN———————

Aprovechemos esta baja en Wall Street para comprar. Como ya lo hicieron los suscriptores de nuestra newsletter de inversión Valor Global, que ya recuperaron su costo al invertir en las compañías que les recomendamos. ¿Quiere saber cuáles son? Puede probar ingresando aquí para averiguarlo y comenzar a invertir en nuestras acciones recomendadas. ¡Pronto salen las de noviembre! Para suscripciones haga clic aquí o bien escríbanos a info@latinforme.com para mayores detalles.

————————————————————————–

  • 1 Comentario
  • Sin votos

Cómo ganar con el dólar en Argentina

Cómo ganar con el dólar en Argentina

Cómo ganar con el dólar en Argentina Cambió la tendencia en el mercado cambiario argentino y en un país con una alta tasa de inflación real cercana al 15% y un peso argentino que recibe presiones de apreciación, se puede alcanzar un rendimiento esperado del 12% en dólares solamente colocando el dinero a plazo fijo ¿Un buen negocio no?

Creo que a esta altura de las circunstancias, lo hecho durante todo este tiempo por el Banco Central de la República Argentina (BCRA), se puede catalogar como “heroico” y más que meritorio.

El BCRA sigue domando al mercado, un mercado que lo supo vencer en otros tiempos llevando a la economía argentina a sufrir varios y recordados episodios de crisis. La autoridad monetaria de Argentina está siendo el bombero del gobierno y ahora está luchando por sostener al tipo de cambio frente al dólar acosado por las presiones a la apreciación.

Javier Blanco para La Nación, daba cuenta de la lucha que está sosteniendo la autoridad responsable de la política monetaria en argentina por sostener el valor del billete verde. Entre el martes y el jueves, el BCRA adquirió en el mercado cambiario US$ 485 millones, cuando unos meses atrás la situación era radicalmente diferente y nadie imaginaba lo que está ocurriendo por estos momentos con el valor del dólar en Argentina.

Hasta fines del mes de julio, el BCRA había tenido que vender alrededor de US$ 1.180 millones para evitar una depreciación del peso argentino afectado por una incesante salida de capitales y por el accionar de los especuladores que apostaban con fuerza por un tipo de cambio por encima de los $ 4 hacia finales de año.

No lo voy a negar, en medio de dicho contexto yo también estaba convencido que el dólar alcanzaría los $ 4 cuando el 2009 se despidiera para darle paso al 2010. Y eso que me consideraba de los más conservadores en cuanto a mis estimaciones cambiarias. Las expectativas de depreciación eran tales que recuerdo las proyecciones de reconocidos analistas de mercado que apostaban por un dólar a $ 4,60 y más también.

Fundamentos había y muchos. Hasta se podía justificar pensar en una posible crisis cambiaria, un poco remota pero posible al fin. Es que Argentina se encontraba en un contexto que además de la fuga de capitales, tenía que enfrentar los problemas fiscales (que no solamente no se han reducido sino que probablemente se hayan agravado) con mercados externos cerrados para el país que hacían apetecibles las reservas internacionales del Banco Central que si bien están resguardadas por ley, al gobierno argentino no le hubiese costado demasiado eliminarla.

A lo anterior se agregaba el peso adicional que le sumaba a la demanda tanto los pequeños ahorristas que no estaban dispuestos nuevamente a perder todo lo ahorrado y los oportunistas que buscaban sacar tajada de la posible disparada del dólar y apostaban (e incluso generaban temores), a que ello ocurriera.

Tal era la situación por la que atravesaba el mercado cambiario argentino que el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, (con privilegios y poder que van mucho más allá de lo que serían sus funciones) utilizando la receta de la Venezuela de Chávez, comenzó a disponer trabas a la importación de algunos bienes provocando un daño a los importadores que muy poco podían hacer al respecto.

Pero ahora la situación en el mercado cambiario argentino se ha revertido radicalmente. Si antes el BCRA tenía que esforzarse por evitar una depreciación cambiaria con real riesgo inflacionario, ahora está haciendo esfuerzos superiores para sostener lo que queda de la competitividad cambiaria.

———OPORTUNIDAD DE INVERSIÓN———-

Los suscriptores de nuestro reporte de inversión Valor Global llevan más de un 30% de ganancia desde julio. Y usted… ¿se lo va a seguir perdiendo?

Cartera Valor Global

(Valores vendidos a la fecha: 0)

Haga click aquí para suscribirse

———————————————————–

¿Qué ha hecho el gobierno argentino para en tan poco tiempo cambiar de esta manera la situación en el mercado cambiario? En realidad ha hecho muy poco o nada en concreto, salvo prometer arreglar la problemática de la deuda en default con los bonistas y con el Club de París más el necesario acercamiento al Fondo Monetario Internacional (FMI). Luego continuó con su ceguera, escondiendo la verdadera situación de la economía a través de estadísticas falsas y generando un clima de conflicto permanente e impredecibilidad.

Lo que ha ocurrido es que el contexto externo ha dado un giro total. La economía global ha comenzado con su recuperación generando la confianza en los inversores de que lo peor de la crisis ya ha pasado, la tormenta ha terminado y se han comenzado a percibir los primeros rayos de sol. Los inversores entonces han salido de sus trincheras y están esparciendo sus dólares por todo el mundo.

A lo anterior se debe sumar que el dólar en sí se ha debilitado frente a casi todas las principales monedas del mundo y de Latinoamérica. Es el debilitamiento relativo del dólar lo que explica una parte de las presiones que recibe el peso argentino para que se fortalezca. La recomposición en parte del flujo de ingresos por exportaciones le ha dado fuerza a la oferta de divisas en el mercado, mientras que la recesión por la que atraviesa la economía argentina se siente desde el lado de la demanda de divisas producto de la sensible caída en el volumen de importaciones.

Para el gobierno, el fortalecimiento del peso argentino es un mal negocio. La necesidad de recursos fiscales veía con agrado que el dólar siguiera su proceso gradual de fortalecimiento frente al peso argentino. Una moneda estadounidense a $ 4 hacia finales del 2009 era un buen resultado tanto para el gobierno como para quienes están al mando de la política monetaria.

Con el nuevo cuadro de situación, el mejor resultado que puede lograr el gobierno es mantener al dólar en el nivel actual, pero el mercado apuesta a que ello no ocurrirá si Argentina tiene “la mala suerte” (en términos de valor de su moneda) de tener éxito en retornar a los mercados.

Según comentaba Javier Blanco en La Nación, el analista de mercados emergentes de RBC Capital Markets Nick Chamie había recomendado desde Toronto apostar al peso argentino especulando con que se fortalecerá hasta 4,5% frente al dólar en los próximos 3 meses si la Argentina llegara a volver a los mercados.

El BCRA volverá a luchar contra las presiones de la apreciación cambiaria como lo ha estado haciendo hasta principios del 2008. Nuevamente la sostenibilidad de la política de intervención dependerá de la capacidad de esterilización que tenga la entidad monetaria sin incurrir en un déficit cuasifiscal.

Argentina vuelve a mostrar retornos interesantes en dólares para los inversores y eso es una mala noticia porque genera las presiones mencionadas sobre el tipo de cambio. Afortunadamente, la inestabilidad institucional y la pobre conducción de la política económica de Argentina harán dudar a los inversores sobre la conveniencia de confiar en el país.

Horacio Pozzo

  • Sin Comentarios
  • 1 voto

Argentina y una nueva reputación para atraer capitales

Argentina y una nueva reputación para atraer capitales

Argentina y una nueva reputación para atraer capitales Transparencia en las estadísticas oficiales, mayor disciplina fiscal y el acuerdo con el Club de París y los holdouts: ¿Quiere el gobierno argentino verdaderamente cambiar el rumbo de su política económica o sólo pretende que creamos eso? ¿Cuánto puede impactar el cambio en el rumbo económico en los inversores?

La pregunta cobra una importancia no menor para aquellos que desean invertir algunos dólares en el país. Mientras los capitales retornan a gran parte de Latinoamérica, Argentina sigue esperando generar algún interés sin que por ello deba recurrir a promesas de grandes retornos. Y si ud. está pensando en invertir en activos del país, deberá saber que las condiciones de la macroeconomía argentina son tan importantes como las promesas de rentabilidad que los activos locales ofrecen. Es que un único e inesperado salto en el tipo de cambio puede echar por tierra las ganancias acumuladas durante bastante tiempo por confiar en un país como Argentina.

Mientras continúa con la pelea contra los medios de comunicación, el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner es consciente de la necesidad de un cambio de rumbo en su política económica. El cambio en el contexto global le dará un poco de aire, pero los problemas en la economía argentina son demasiado graves como para mantenerse ciego y sordo frente a la realidad. Es por este motivo que, como si fuera un concurso de popularidad, el gobierno públicamente manifestó su interés en abordar los temas que preocupan a los mercados.

No vaya a creer que el gobierno argentino se dio un golpe en la cabeza y de repente quiera cambiar bruscamente la dirección que traía su política económica. La necesidad tiene cara de hereje, y Argentina necesita no solamente volver a los mercados financieros internacionales sino también atraer inversiones para retomar la senda del crecimiento.

Y el gobierno ha puesto manos a la obra. El ministro de Economía, Amado Boudou, dio a conocer los lineamientos del presupuesto nacional 2010, el cual dice más de lo que aparenta. Husmeando en las proyecciones del presupuesto 2010, el mismo anticipa un crecimiento esperado del 2,5% del PBI argentino con un superávit fiscal primario de 2,29% del PBI (superávit financiero del 0,05% del PBI), un superávit comercial de US$ 14.000 millones y una tasa de inflación de sólo el 6,6%, con un dólar promedio a $ 3,95.

El presupuesto nacional promete estabilidad en la economía argentina, con un tipo de cambio nominal promedio que se depreciará en menos de un 6%, pudiendo de este modo, garantizar una buena rentabilidad en dólares. La estabilidad cambiaria parecía una utopía hacia mediados de año, pero el inesperado cambio de contexto externo la ha hecho realidad.

Cuando uno se fija en la evolución del tipo de cambio del peso frente al dólar, desde el mes de julio, se encuentra que se está manteniendo al tipo de cambio estabilizado. Y lo mejor del caso es que el Banco Central de la República Argentina (BCRA), ha dejado de vender divisas para sostener el tipo de cambio y ha comenzado a recomponer el nivel de reservas. La fuga de capitales desde la economía argentina se ha frenado y ello representa una buena noticia para la estabilidad económica del país, aunque todavía hay bastante por hacer para seguir apuntalando a la estabilidad económica.

Para Argentina es tiempo de arreglar deudas pendientes y es por eso que Boudou se ha acercado al Club de París (el grupo de países centrales acreedores con los que la Argentina tiene una deuda en default de más de US$ 6.000 millones) y a los representantes de los holdouts (aquellos bonistas que no aceptaron la “interesante” propuesta de reestructuración de la deuda pública argentina).

“Los holdouts y el Club de París son los temas principales de Argentina por resolver”, decía Boudou. La preocupación por arreglar deudas pendientes pasa exclusivamente por un interés de volver a los mercados que por el hecho de honrar las deudas. Sino, basta recordar que hace un año, el gobierno había anunciado unilateralmente que pagaría por completo la deuda pendiente con el Club de París.

¿Es creíble el escenario que plantea Argentina? Indudablemente es un mundo ideal para el país el que se plantea y aunque existen fuertes y justificadas dudas sobre lo alcanzable que pueda llegar a ser, la ilusión es lo último que se pierde.

“En boca del mentiroso, lo cierto se hace dudoso”, es una frase que le caería bien al gobierno argentino que muchas veces ha amagado con un cambio en el rumbo de la política económica. Pero a pesar de las dudas que un gobierno como el de los Kirchner puede generar, los mercados han hablado claramente y renovaron su confianza en el país. Le creen al gobierno argentino en un contexto global de fin de crisis que genera grandes oportunidades para el país. El veredicto del mercado es claro: el riesgo país sigue cayendo y ya se ubica en 742 puntos básicos, mientras que los bonos de deuda ganaban ayer hasta un 4,2% y subieron hasta un 20%.

Argentina tiene nuevamente una oportunidad para torcer su rumbo. La necesidad la está llevando a ello y la decisión está en sus manos. Mientras el gobierno sigue pensando qué camino tomar, los inversores esperan ansiosos, buscando identificar las oportunidades que se pueden generar con una economía menos volátil e impredecible.

Si uno observa la evolución del Mercado de Valores de Buenos Aires, el índice Merval ha dibujado una tendencia ascendente con pocas interrupciones desde el mes de marzo hasta la actualidad. Para los que decidieron tomar el riesgo y armaron una cartera que replicaba a dicho índice, estarán disfrutando un incremento en el valor de sus inversiones del 114%. Pero las oportunidades de ganancias todavía están presentes dentro de las compañías que componen el Merval, aunque algunas de las mismas dependan de este cambio de rumbo que promete la economía argentina.

¿Qué compañías argentinas muestran un buen futuro?

Esto será tema de un próximo artículo.

Por lo pronto, debemos estar atentos a los próximos pasos de Argentina que deberá decidir entre seguir un camino como el que recorre Venezuela o uno más prometedor como el que han elegido Brasil y Perú, por nombrar sólo dos casos.

——- S&P500 sube 19%, portafolio de Valor Global sube 33%———

No es difícil ganar en Bolsa cuando todo sube. Lo difícil es dar con las compañías que subirán más que el resto.

Lanzamos hace tres meses Valor Global, un reporte con acciones recomendadas por nosotros para invertir en Wall Street y ganar más que el promedio de los inversores.

Si usted también quiere unirse a nuestros suscriptores que llevan ganando un 32% en la Bolsa de Nueva York, escríbanos a paola@latinforme.com o a info@latinforme.com, tenemos un reporte diseñado para usted. O haga click aquí y entérese por usted mismo.

Las subas de nuestras recomendadas: 49%, 34%, 27%, 23%.

  • Sin Comentarios
  • 1 voto

¿Va o no va Latinoamérica hacia el desarrollo?

¿Va o no va Latinoamérica hacia el desarrollo?

¿Va o no va Latinoamérica hacia el desarrollo?

“No se si se puede decir que es exitoso, pero sí que se mantiene”, Mario Blejer, ex presidente del Banco Central de la República Argentina al referirse a las políticas monetarias de metas de inflación.

Los últimos años han marcado a fuego la manera en que la política monetaria se conduce en buena parte de los países latinoamericanos. La importancia y reconocimiento de la independencia de los Bancos Centrales ha sido el primer paso para la estabilidad de las economías de la región que dejaron atrás el problema de la dominancia fiscal. La instauración de políticas monetarias de metas de inflación (IT en sus siglas en inglés), ha contribuido a la credibilidad de los banqueros de la región. Pero las recurrentes crisis dejan lugar a la duda ¿Estamos ante una verdadera evolución de las economías latinoamericanas hacia el desarrollo?

Las Jornadas monetarias y bancarias también arrojaron polémica en torno a la implementación de las políticas monetarias de metas de inflación, consideradas la salvación para que Latinoamérica deje atrás su historia de inestabilidad. El ex presidente del BCRA, Mario Blejer cuestionó este tipo de políticas monetarias presentando el siguiente dato: Los objetivos de sobre la tasa de inflación en las mismas no han sido cumplidos en el 40% de las veces.

Si las políticas de monetarias que plantean explícitamente una tasa objetivo de inflación no son tan eficaces en alcanzar la meta propuesta ¿Por qué es que se siguen utilizando y confiando en dichas políticas de estabilización del nivel de precio en las economías? Además ¿Qué se puede decir acerca de las rigideces que la política monetaria sujeta a objetivos posee?

Tal como ha ocurrido en el caso de las políticas de acumulación de reservas internacionales, durante el seminario se aprovechó para cuestionar las políticas de metas de inflación, pero la conclusión final ha sido su reivindicación como mecanismo de estabilización de las economías.

Sé que puede resultar un poco confuso que algo que no logra cumplir con el objetivo para el cual tiene razón de ser, pero las políticas monetarias de tasa de inflación objetivo han logrado objetivos no siempre reconocidos, a pesar de las dificultades que han tenido que enfrentar.

Un elemento valioso de las políticas de IT para las economías latinoamericanas ha sido la confianza que han generado entre los ciudadanos, el compromiso de los banqueros centrales para con el mantenimiento de la estabilidad de precios.

Esta confianza ha moderado las expectativas inflacionarias que se han mantenido contenidas a pesar de períodos turbulentos por los que han tenido que pasar las economías y que han desviado a la tasa efectiva de inflación minorista de su nivel objetivo, y en algunos casos (como el de Chile en 2008), incluso de un modo significativo.

La credibilidad en el compromiso de los Bancos Centrales en un nivel objetivo de inflación, aunque no sea alcanzado en todos los casos, les ha permitido a los banqueros la aplicación de medidas no ortodoxas en estos períodos de crisis como la intervención en los mercados cambiarios sin que ello tenga un impacto en las expectativas inflacionarias. Además de la confianza, la política de IT aumentó la transparencia y responsabilidad en el accionar de los Bancos Centrales, algo muy valorado por el mercado.

Es así que la crisis fue una prueba que demostró que las políticas de IT en los hechos tienen una mayor flexibilidad de lo que se pensaba en la teoría a medida que la confianza y el compromiso para con la estabilidad de precios, resulte creíble.

En esta flexibilidad que se permitió a las políticas de IT y que demostraron tener cabida en este tipo de modelos, se observaron episodios temporales de imposición de control de capitales como ha sido el caso de Colombia, que buscó evitar saltos bruscos en el tipo de cambio que pudieran generar efectos desestabilizadores para la economía.

La decisión de implementar controles de capitales por parte de países con una conducción monetaria orientada explícitamente hacia una tasa de inflación, que se ha observado durante el período de crisis deja abierta la posibilidad de que se vuelvan a repetir en el caso en el que la apreciación cambiaria que se está produciendo en varias monedas de la región, como es el caso de Chile y Brasil por nombrar a dos de los más destacados, amenace la estabilidad macroeconómica.

La apreciación cambiaria que se observa responde a la incidencia de grandes flujos de capitales especulativos hacia la región que han corrido a los tipos de cambio de su nivel de equilibrio afectando incluso de manera artificial, a las presiones inflacionarias a las que se exponen las economías.

En el caso de Argentina, si bien no cuenta con una política monetaria de metas de inflación, el país posee controles de capitales para evitar la especulación. La ley establece la obligatoriedad de establecer un encaje por el 30% del capital financiero ingresado al país, el cual queda inmovilizado por el término de un año (esta normativa del BCRA fue endurecida recientemente al modificar las condiciones para la excepción al cumplimiento por parte de las entidades financieras locales). Se puede decir que esta normativa ha permitido en parte limitar la volatilidad en el sistema financiero argentino que hubiera generado riesgos desestabilizadores, aunque también hay que reconocer que Argentina no es un país que de por sí, en los últimos años resultara atractivo para dichos capitales.

Hace unos días, la presidente Cristina Fernández de Kirchner desestimó un pedido realizado públicamente por el titular de la Bolsa de Comercio porteña, Adelmo Gabbi, que pretendía la eliminación del encaje impuesto al ingreso de capitales financieros, que rige desde 2005 en el país. El motivo expuesto por Cristina Kirchner fue que el mismo ha sido: “una de las fortalezas que nos permitió evitar fuertes variaciones en el tipo de cambio” en los momentos de mayor incertidumbre en el mercado.

Volviendo a los logros de las políticas de IT, la estabilidad macroeconómica y el crecimiento alcanzado por las economías latinoamericanas a partir de la estabilidad monetaria representan una garantía de la continuidad de dicho crecimiento y desarrollo económico. Por estos motivos es que ante los cuestionamientos de Blejer, tanto el presidente del Banco de Reserva de Perú, Julio Velarde como el gobernador del Banco Central de Colombia, José Darío Uribe, no perdieron tiempo en defender las bondades de dicha política y los beneficios generados para sus economías.

Si bien la estabilidad de precios no garantiza el crecimiento sostenido, es un muy buen punto de partida para los objetivos de las economías latinoamericanas, las cuales aún tienen mucho por hacer para lograr economías competitivas y de baja vulnerabilidad ante cambios en las condiciones del contexto.

Si bien hay algunos países de la región, como Argentina, Ecuador y Venezuela, que no han logrado consolidar la estabilidad en materia de precios, creo que el resto está superando un desafío histórico que muchas veces ha sido motivo de estancamiento en el desarrollo económico en dichos países.

Es por ello que no tengo dudas que estamos ante una nueva etapa para las economías de la región y esto queda evidenciado en el rol que jugará de aquí en más el G20, donde Latinoamérica está muy bien representada, en la coordinación de políticas económicas a nivel global. Latinoamérica ya no será una espectadora pasiva, sino que será partícipe de lo que ocurrirá con la evolución de la economía global.

Nos encontraremos nuevamente el próximo lunes,

Horacio Pozzo

—–OPORTUNIDAD DE INVERSIÓN—-

Wall Street bajó un 5% en tres días ¿Usted aprovechó esta baja en los precios de las acciones para comprar? Aprovéchela con nosotros y suscríbase ya a nuestro reporte de inversión Valor Global ¡Comience a ganar con nuestras recomendadas de septiembre que salen mañana!

Más cuatro reportes para invertir sin riesgos:

1)Curso de inversión

2)Cómo invertir en la Bolsa de EEUU

3)Los mejores agentes de bolsa en Internet

4)Cómo abrir una cuenta por Internet para comenzar a invertir

Costo total del paquete US$ 150 por año (varias veces recuperado por las ganancias del portafolio de Valor Global).

Ingrese aquí para saber más

  • Sin Comentarios
  • 1 voto

El grito de los emergentes para con el FMI

El grito de los emergentes para con el FMI

El grito de los emergentes para con el FMI

“El BCRA se a convertido por primera vez en décadas en un ancla de estabilidad para todos los ciudadanos que habitan en la Argentina”, Martín Redrado Presidente del Banco Central de la República Argentina (BCRA).

Uno de los temas que más debate ha generado en las Jornadas Monetarias y Bancarias del BCRA, ha sido la política de acumulación de reservas internacionales por parte de las economías emergentes.

A principios de 2006, cuando la Argentina decide cancelar su deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI), por un monto estimado en US$ 9.810 millones utilizando para ello parte de las reservas internacionales, en el país se había generado un gran debate en torno a los usos alternativos que se les podía dar a dichas reservas en una economía con tantas necesidades como lo es (y era en dicho momento) la economía argentina.

Recuerdo incluso que el tema se había colado hasta en las charlas familiares, en las cuales me veía obligado a explicar y defender la no utilización de las reservas internacionales para gasto público en la forma de construcción de carreteras, plantas de energía o nuevos hospitales. Ciertamente es difícil explicarle al común de la gente la importancia que para un país representa tener guardados tantos miles de millones de dólares mientras el desempleo crece y la economía se estanca.

No tengo dudas en afirmar que Martín Redrado se debió sentir en cierta forma a gusto con los numerosos episodios de turbulencias que le ha tocado enfrentar. Cuando la economía crecía con fuerza y nada hacía sospechar la inminencia de situaciones tensas para los mercados, no eran pocos los que criticaban a la política del Banco Central de la República Argentina, concentrada en acumular reservas internacionales.

Las turbulencias en los mercados, que comenzaron a principios del 2007 en China cuando se buscó limitar las operaciones de carry trade, pusieron en su lugar el valor de contar con un seguro anticrisis como lo son dichas reservas. Sin embargo, los críticos a este tipo de política siguen a la orden del día, a pesar del éxito demostrado.

En las discusiones del día de ayer en las jornadas del BCRA, el director de Investigación Económica del FMI y reconocido economista, Olivier Blanchard, sugirió que la acumulación de divisas es “ineficiente” como método para hacer frente a las crisis.

Sin dudas me resultó sorprendente este pensamiento de Blanchard luego del rol destacado que han tenido las reservas internacionales en las economías emergentes para mantenerlas protegidas de la crisis. De paso, Blanchard también criticó los acuerdos de swaps de monedas firmados entre los bancos centrales como ocurrió con Argentina y Brasil, o con Brasil y China, entre otros casos. ¿Qué cuestiona Blanchard, que el FMI queda afuera de este tipo de estrategias y ello representa una pérdida de poder? El mundo postcrisis sin dudas mostrará una profundización en estas tendencias a las que se deberá adecuar el FMI.

Honestamente me cuesta hablar de eficiencia o ineficiencia cuando la cuestión gira en torno a enfrentar una crisis. Entiendo que Blanchard prefiere que los países se alineen al FMI y realicen preacuerdos de asistencia financiera en situaciones de estrés. Pero ¿Se imaginan lo que puede ocurrir con una economía que tiene pocas reservas internacionales y que debe recurrir al FMI para que la asista con fondos con el objetivo de enfrentar el comportamiento temeroso de los inversores?

Para quienes no conocen la historia argentina, les comento que el país ha tenido una muy mala experiencia con dichos mecanismos de ayuda durante la vigencia de la convertibilidad. No sé si acumular reservas es “lo más eficiente”, pero sé que influye en el comportamiento inversor. Digamos que afecta positivamente la percepción de fortaleza de una economía y disuade de ataques especulativos a la misma.

Ante las consideraciones contrarias a estas políticas que llevan adelante entidades como el BCRA, Redrado no dejó pasar la oportunidad y salió a jugar fuerte para responderle a su invitado y representante del FMI al decir acerca de las reservas internacionales: “Las reservas son un ancla de estabilidad”.

No es que el BCRA y Argentina no deseen contar con mecanismos de asistencia del FMI. De hecho, Redrado conjuntamente con el ministro de Economía argentino, Amado Boudou, se reunieron con Blanchard para avanzar en acuerdos con el FMI para acceder a líneas de financiamiento. Pero más allá de ello, un país como Argentina no se puede dar el lujo de no contar con un fuerte colchón de reservas para preservar la estabilidad económica, elemento fundamental para el crecimiento y desarrollo del país.

Pero Redrado no ha sido el único que defendió la política de acumulación de reservas en la región. El gobernador del Banco de Reserva de Perú, Julio Velarde, ha dejado en claro el alivio que representó para él y la conducción de la política monetaria en Perú la existencia de reservas internacionales que le permitieron enfrentar las turbulencias y limitar la volatilidad en los mercados. También el Gobernador del Banco Central de Colombia, José Darío Uribe, ha valorado los beneficios de la política de acumulación de reservas como mecanismo amortiguador de la crisis.

Lo que no reconoce aún el FMI es que las reservas internacionales han jugado un rol fundamental en países como la Argentina con casi nulas oportunidades de acceder a líneas de financiamiento de emergencia para enfrentar la crisis. El mundo ve a los emergentes aún con desconfianza por lo que cualquier evento negativo ya sea en Argentina o cualquier otro país latinoamericano, hubiera disparado movimientos desestabilizadores para dichas economías e incluso para la región.

La crisis financiera internacional, sin las reservas hubiera implicado indudablemente para Argentina (y probablemente para la mayoría de los países de la región), una crisis cambiaria con consecuencias mucho mayores sobre la economía real.

Para terminar el artículo creo que el mensaje de Redrado es representativo del mensaje de los países emergentes para con el FMI: “Los organismos multilaterales han dado algunos pasos en la dirección correcta pero queda un camino bastante arduo para recorrer para que estos finalmente se conviertan en los verdaderos guardianes de la estabilidad financiera internacional”. El FMI debe en primer lugar concentrarse en la estabilidad financiera global si quiere ayudar realmente a las economías emergentes y por otra parte, debe dejar de lado sus recetas mágicas y comprender en profundidad la realidad de cada país para adecuar las recomendaciones haciéndolas verdaderamente efectivas. ¿Podrá cambiar el FMI y quemar su viejo libro de recetas el cual utiliza para todos los países por igual?

Horacio Pozzo

  • 1 Comentario
  • 1 voto

Lecciones de la crisis que cambió al mundo

Lecciones de la crisis que cambió al mundo

Lecciones de la crisis que cambió al mundo Ayer se iniciaron en el Banco Central de la República Argentina las Jornadas monetarias y bancarias llamadas “Los Países Emergentes frente a la Crisis: Lecciones y Desafíos”. La actualidad y la participación de prestigiosos académicos y hacedores de política entre los que se encontraban Robert Merton, Olivier Blanchard y Felipe Larraín, por nombrar sólo algunos, ha generado un gran interés reflejado en la participación de representantes de varios países de los diferentes continentes.

Tanto fue el interés que generaron estas Jornadas que a pesar de haber llegado media hora antes del comienzo, tuve que presenciar la primera parte de los paneles en un salón alternativo (además del salón de exposiciones, se llenaron otros dos salones), para verlo a través de una pantalla, aunque no fue obstáculo para aprovechar la oportunidad de escuchar a tan prestigiosos expositores.

Ciertamente resulta una tarea más que difícil poder sintetizar la abundancia del debate en un solo artículo y es por eso que en éste solamente quiero compartir algunos de los efectos que la crisis ha tenido y tendrá en el escenario en donde deben actuar los hacedores de política, con el compromiso de abordar las restantes temáticas discutidas, en próximos artículos.

Sin dudas, como mencionaba el gobernador del Banco Central de Chile, José De Gregorio, la crisis ha cambiado la visión de los banqueros centrales. Hasta la crisis, los Bancos Centrales se concentraban principalmente en el control de la estabilidad monetaria de una manera separada con la estabilidad del sistema financiero. La crisis ha demostrado que ambos objetivos deben ser coordinados y logrados de manera conjunta ya que no es posible alcanzar una sólida estabilidad en el nivel de precios si en el sistema financiero existen elementos que pueden transformarse en un foco de crisis.

Debemos recordar que la crisis actual se ha iniciado en el sistema financiero estadounidense y se ha propagado rápidamente hacia el resto de los sistemas financieros de los países desarrollados. La incertidumbre provocada por el estallido de la crisis llevó a los inversores a buscar refugio en activos tradicionales como los títulos del Tesoro estadounidense. Pero en esta oportunidad, una buena parte de los flujos de inversión se refugiaron en los commodities cuyas cotizaciones alcanzaron niveles récord generando fuertes presiones sobre los bancos centrales que a pesar de la caída en la actividad económica debieron llevar adelante una fuerte política de suba de tasas poniendo a las economías en riesgo de estanflación.

La crisis ha generado un cambio en la visión de las políticas monetarias que probablemente desde ahora en más dejen de ser exclusivamente de tinte ortodoxo para permitir la heterodoxia en tiempos de crisis. Probablemente algunos sientan el temor generado por posibles acciones de riesgo moral (esto es, la toma de acciones riesgosas a sabiendas de la existencia de una autoridad monetaria que saldrá en auxilio en caso de necesidad), pero probablemente, este cambio de visión en los banqueros centrales limitará la incertidumbre en los mercados que confiarán en la capacidad de aquellos para implementar mecanismos estabilizadores en casos en que los mercados estén en dificultades.

A partir de esta crisis, ha quedado demostrado que en ciertos casos es conveniente la intervención en el mercado cambiario a pesar de la implementación de una política monetaria de metas de inflación. Tal como lo reflejara De Gregorio para la experiencia chilena, en donde la credibilidad de la política monetaria es la clave que asegura que dicho comportamiento no derive en presiones inflacionarias. Misma postura ha sido adoptada desde el Banco Central de Brasil, que pretende luchar con los efectos perversos que generan los capitales especulativos sobre el valor del real.

¿Nos podemos imaginar de aquí en adelante un mundo sin coordinación de políticas económicas? La necesidad de coordinación entre los diferentes países, según mencionaba en su discurso el presidente del BCRA, Martín Redrado, es otro de los elementos que modificará el contexto en el que se desenvolverán los hacedores de política en el escenario postcrisis. Vinculada a la necesidad de coordinar políticas aparece también la necesidad de construir redes de protección tanto en términos de liquidez como de solvencia para evitar que la ocurrencia de situaciones de estrés impacte con profundidad en los mercados.

En este contexto de coordinación internacional, la puesta en marcha del G20 le ha dado una participación a nivel internacional a las economías emergentes como nunca antes habían tenido. Y no solamente en el G20 los países emergentes han ganado influencia a nivel internacional, sino también a través del recientemente creado Consejo de Estabilidad Financiera (FSB), el Comité de Supervisión Bancaria de Basilea e incluso en el Fondo Monetario Internacional (FMI). En dichos organismos, las economías emergentes, y las latinoamericanas en particular, pueden realizar un valioso aporte dada la experiencia de crisis recurrentes en el pasado.

Hasta la presente crisis, la política fiscal no contaba con la reputación que supo tener durante la gran depresión. En su lugar aparecía la política monetaria con un poder supremo. Pero la actual crisis volvió a demostrar la vigencia de la política fiscal en limitar los efectos de este tipo de situaciones. La crisis nos enseñó que para este tipo de contextos, la política monetaria y fiscal se dan una mano mutua en enfrentar el escenario adverso.

Barry Eichengreen en su exposición en la que buscó similitudes con la crisis del 30´, remarcó la profundidad de las políticas fiscales expansivas en la presente crisis. Para Eichengreen, las políticas fiscales de estímulo económico han sido clave en limitar la profundidad de la crisis y no deberían ser eliminadas antes de tiempo como ocurrió en la crisis del 30´ lo cual limitó la recuperación del PBI estadounidense que alcanzó los niveles de 1928 recién en 1942.

La crisis ha sido una prueba en la que varios de los emergentes demostraron que se están desarrollando. Un elemento que probablemente haya pasado desapercibido pero que demuestra la fortaleza lograda por las economías emergentes, han sido los acuerdos de intercambios de monedas que realizaron entre ellas. Estos acuerdos han reducido la dependencia de asistencia por parte de organismos internacionales para mantener una posición de fortaleza frente a la crisis y se transforma en un mecanismo de consolidación del desarrollo de estas economías.

En Latinoamérica en particular, la crisis ha resaltado la importancia de la preservación de la estabilidad macroeconómica a través de políticas sanas y sistemas financieros sólidos y adecuadamente regulados, aunque no da la sensación que todos los países hayan aprendido acabadamente la lección y valoren en su dimensión dichos bienes que tanto aporte le generan al crecimiento y desarrollo económico.

Un nuevo mapa mundial surge luego de la crisis con un mayor protagonismo del mundo emergente y con la necesidad de una mayor coordinación y regulación internacional. ¿Estaremos mejor o volveremos a decir que “todo tiempo pasado fue mejor”?

Horacio Pozzo

———————OPORTUNIDAD DE INVERSIÓN———————

Aprovechemos esta crisis para comprar. Como ya lo hicieron los suscriptores de nuestra newsletter de inversión Valor Global, que ya recuperaron su costo al invertir en las compañías que les recomendamos. ¿Quiere saber cuáles son? Puede probar ingresando aquí para averiguarlo y comenzar a invertir en nuestras recomendadas que llevan un 20% de suba. Me pueden escribir a paola@latinforme.com o a info@latinforme.com para mayores detalles.

————————————————————————–

  • Sin Comentarios
  • 1 voto

¿Se viene una fuerte devaluación de la moneda en Argentina?

¿Se viene una fuerte devaluación de la moneda en Argentina?

By Horacio Pozzo

feature photo

El que apuesta al dólar pierde, decía el por entonces, ministro de Economía argentino, Lorenzo Sigaut en 1981. Lo cierto fue en ese momento que aquel que apostaba al dólar era el que ganaba y se beneficiaba de la fuerte depreciación cambiaria que se produjo a posteriori.

Hoy en Argentina se está viviendo en un contexto de incertidumbre con alta inflación en donde los argentinos no saben cómo proteger sus ahorros y se vuelcan nuevamente de manera masiva hacia la divisa norteamericana. La experiencia pasada les indica que el dólar es el mejor refugio en tiempos de incertidumbre.

Desde principios de año, la cotización del dólar observaba una tendencia alcista acumulando en el año un alza de 23 centavos en el año. Sin embargo, en las últimas jornadas se la frenado e incluso revertido la tendencia ascendente que observaba el dólar, lo cual genera los siguientes interrogantes ¿Por qué se ha producido este cambio de comportamiento? ¿Se ha terminado la tendencia ascendente del dólar?

publicidad

FOREXYARD

¿Quiere seguir perdiendo oportunidades?

GANE DINERO

Comience ahora a operar con una cuenta forex Real

haga click aquí y sepa todo lo que necesita para invertir de manera rápida y eficaz.

En el día de ayer, la cotización del dólar estadounidense en Argentina experimentó una suba de un centavo al cerrar en $ 3,71 en la punta vendedora minorista. Sin embargo, en el mes de abril, la cotización del dólar acumula una baja del 1,1%.

¿Por qué se ha frenado en los últimos días la tendencia ascendente del dólar en Argentina? La baja en la cotización responde a un exceso de oferta provocada por los exportadores (principalmente, del sector agropecuario), que liquidaron sus tenencias. Dichas liquidaciones se realizaron tras un acuerdo implícito del gobierno con el campo en donde el primero eliminó la reducción fiscal temporal que favorecía a la soja importada para su procesamiento y exportación. También han habido liquidaciones de dólares por otros motivos aunque en una magnitud menor.

La recomposición de la liquidación de divisas restituyó el poder a la oferta de dólares aliviando los temores del gobierno sobre la sostenibilidad cambiaria que ponía en riesgo las reservas del BCRA, pero generando ahora un nuevo riesgo en lo inmediato que representa una apreciación cambiaria no deseada.

Si sube el dólar, el gobierno se preocupa. Si baja el dólar, también. Entonces ¿Qué quiere el gobierno, un dólar alto o bajo? Sin dudas, como les comentaba en un artículo reciente, el gobierno quiere un dólar a $ 4 para finales de año. Con dicho nivel podrá mantener el tipo de cambio real de final de 2008. La mejora competitiva, de existir, será mínima.

El gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, que está en plena campaña buscando el voto popular que le ratifique el poder el próximo 28 de junio, tiene que escuchar el voto popular del ahorrista argentino que está haciendo sentir su incomodidad con la actual situación de la economía y la política económica que se está llevando a cabo.

El ahorrista argentino manifiesta su temor sobre la situación de la economía argentina modificando la composición de su “cartera de inversión”, huyendo hacia el dólar.

Producto en buena medida de este comportamiento del pequeño ahorrista, es que el sistema financiero argentino, lentamente, pero sin pausa, se está dolarizando. Los plazos fijos en dólares crecieron 30% en los últimos doce meses (y un 15,9% solamente en los primeros tres meses del año). Los depósitos a plazo fijo se ubican actualmente en US$ 5.500 millones y el 86% de los mismos son depósitos minoristas (de menos de US$ 1 millón).

La dolarización de los depósitos del sector privado es evidente. Al 3 de febrero, los depósitos privados en pesos del sector bancario acumulaban un alza en el año del 0,4% versus el incremento del 15,9% de los depósitos en dólares ya comentado (incremento que asciende al 22,3% cuando se los valúa en moneda local). A principios de año, los depósitos en dólares representaban el 16,6% de los depósitos privados totales. Actualmente representan el 19,5%.

Este aumento de los depósitos en dólares si bien está incrementando el descalce de moneda en el sistema, el mismo es bajo en términos porcentuales (los depósitos totales en dólares del sector privado ascienden a US$ 9.141 millones, mientras que los préstamos en dólares privados ascienden a US$ 5.997 millones). Si bien actualmente no existe preocupación al respecto, es un tema para seguir de cerca.

Más allá del aumento del apetito por la demanda de dólares, por lo pronto hasta las elecciones legislativas, todo hace pensar que la cotización de la divisa norteamericana se mantendrá estable. Uno puede imaginar que un rango de tolerancia que puede imponer el BCRA sería de $ 3,65 a $ 3,75. El acuerdo cambiario con China y lo logrado en la reunión del G20, le han dado un mayor poder de fuego al BCRA para controlar a la moneda norteamericana.

Probablemente el exceso de dólares haga por estos días que el BCRA tome una postura vendedora que le sirva para controlar (y detener en caso que sea necesario), la caída del dólar aprovechando además esta situación para recuperar reservas.

Este exceso de dólares en el mercado cambiario no se mantendrá por mucho tiempo haciendo que el BCRA deba volver a contener el alza de la divisa estadounidense. Si bien el objetivo, por lo menos hasta las elecciones, es mantener al tipo de cambio con una cierta estabilidad, luego se permitirá la autoridad monetaria, dejar deslizar la cotización hacia los $ 4, aunque de una manera suave y controlada.

Para varios economistas, el tipo de cambio actual no parece simple de ser sostenido por mucho tiempo. Eduardo Fracchia, director del área académica de Economía del IAE Business School, decía en una entrevista otorgada al site “iProfesional”: “Me parece que el nivel a $3,7 no lo van a poder mantener más, a pesar de que el Banco Central tiene muchas reservas y lo podría hacer. Me da la impresión de que se va a ir a una devaluación un poco más pronunciada que no tiene nada que ver con los ajustes de tipo de cambio que hubo en otras circunstancias”.

El destacado economista Miguel Ángel Broda (uno de los pocos economistas que no teme alejarse del promedio en sus pronósticos económicos), tan arriesgado como siempre en sus pronósticos anticipa: “Tras las elecciones es probable un ajuste devaluatorio”. Como les comentara en párrafos anteriores, no tengo dudas de que el proceso devaluatorio se producirá luego de las elecciones, aunque ello implicará un riesgo de que se generen comportamientos especulativos desde la demanda que presionen hacia la aceleración del proceso de devaluación cambiaria. Sin dudas ello representará una situación de riesgo contra la que deberá luchar el BCRA.

El gobierno argentino quiere por voluntad propia llevar al dólar a $ 4. No será una tarea sencilla lograrlo de la mejor manera que es evitando generar efectos secundarios no deseados (mayor presión inflacionaria, incertidumbre de contexto, especulación, goteo de depósitos en el sector bancario, entre otros efectos no deseados).

¿El que apuesta al dólar en Argentina pierde? No, claro que no. Si no se produce por exceso de demanda, será por necesidad del gobierno de ajustarlo, pero el dólar en Argentina se seguirá fortaleciendo.

  • Comentarios
  • 1 voto

¿Cómo seguirá el dólar en Argentina luego de las elecciones?

¿Cómo seguirá el dólar en Argentina luego de las elecciones?

feature photo

El dólar en la Argentina no detiene su marcha en este 2009. Si bien, ha comenzado la semana manteniendo el valor de cierre del pasado viernes, en los primeros tres meses del año, la cotización de la divisa norteamericana en relación al peso argentino ascendió 26 centavos (un 7,5% acumulado en lo que va del 2009). ¿Pura estrategia o dificultades para controlar la dinámica del dólar?

La economía argentina se encuentra bajo presión. Las tensiones sobre la misma se multiplican a cada instante: tanto en el frente externo, como en el fiscal, o en materia inflacionaria, son algunos de los diferentes aspectos en los que la economía argentina se encuentra bajo presión. Una clara señal del deterioro que está sufriendo la economía argentina, posible víctima de recesión en este año, ha sido la iniciativa del gobierno de adelantar las elecciones legislativas para el 28 de junio, estando anteriormente pautadas para octubre.

publicidad
En Ava FX , usted, el Inversor, es el centro del universo.

Sin comisiones ni costos.
Spreads Fijos. Y Mínimos.
Herramientas de Inversión de Avanzada.
Más de Docenas de pares de monedas y metales.
Análisis Institucional Exclusivo provisto diariamente.
Transacciones y Asistencia las 24 horas.
Comience a operar ahora con su Tarjeta de Crédito.
Empiece a operar con un mínimo depósito de $/€ 100.
Click aquí para conocer más sobre AVA FX

Es cierto lo que afirma el ministro de Justicia argentino, Aníbal Fernández. Argentina no resiste siete meses de campaña electoral. Pero cierto es que el gobierno nacional tampoco resiste otros siete meses sin tomar medidas urgentes para reencaminar la economía. Más allá de las urgencias del gobierno argentino, el adelantamiento de las elecciones le agrega un elemento más de inestabilidad al contexto local.

Los argentinos ven cómo la economía se deteriora día a día ante un gobierno que no logra reaccionar, y es por ello que sienten temor, un temor que se refleja en el comportamiento del sector privado. Una nota del día de ayer, firmada por Luis Beldi en “Ámbito Financiero” refleja el comportamiento del pequeño ahorrista que se ha volcado masivamente a la compra de dólares frente a la incertidumbre existente en el contexto nacional (con el adelantamiento de las elecciones y el eterno conflicto entre el gobierno y el campo argentino entre otros factores) e internacional. Los ahorristas se dirigen ciegamente hacia el billete verde sin preocuparse demasiado por su valor o las perspectivas del mismo. Simplemente recurren al dólar norteamericano como una forma de proteger al menos en parte, sus ahorros.

No solamente se ha observado una fuerte desaceleración en la actividad económica en los últimos meses en Argentina, también se ha comenzado a observar un sensible deterioro en las cuentas fiscales. En la visión del economista en jefe de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL), Daniel Artana: “La situación internacional y las decisiones erradas del pasado de gastar todo lo que ingreso, le generaron al Gobierno un faltante de dólares y alguna dificultad en el plano fiscal”.

Para Artana, Argentina deberá continuar con la depreciación cambiaria para ajustar las cuentas fiscales: “Los recursos no son ilimitados y por eso habrá que ajustar los números de flujo y eso va a requerir una depreciación del tipo de cambio”.

Con la cotización del dólar en el centro de la escena, el Banco Central de la República Argentina, debe salir a calmar al mercado cambiario mediante la venta de dólares, mientras que su presidente, Martín Redrado, tiene que salir una y otra vez a llevar calma y un marco de previsibilidad sobre el objetivo de política cambiaria que perseguirá el BCRA en los próximos meses.

Así, Redrado ratificó la política de flotación administrada del tipo de cambio, en el marco de la asamblea del BID: “Ratificamos la política de flotación administrada, de amortiguar los procesos de apreciación y depreciación. Es la más adecuada para este momento. Más allá del calendario electoral, va a tener continuidad antes y después”.

¿A qué nivel llegará el dólar a las elecciones legislativas del 28 de junio?

El escenario actual en el mercado cambiario muestra una fuerte demanda de dólares, con una oferta limitada. Ya se especula con que los exportadores (en especial, los exportadores de productos agrícolas), no liquidarán sus divisas hasta después de las elecciones.

Más allá de las presiones que se observan desde el lado de la demanda, es un hecho que el BCRA no permitirá una depreciación brusca del tipo de cambio. Ello no está en su objetivo ni es deseable en términos de estabilidad de la economía.

Está claro que al gobierno argentino le resulta de interés que el tipo de cambio continúe depreciándose. Es que en un contexto de depresión tanto de la demanda interna como externa, ello no genera grandes riesgos inflacionarios y permite ajustar las cuentas fiscales, al tiempo de recomponer el tipo de cambio real.

El nivel objetivo del tipo de cambio para finales de año, sigue siendo $ 4 por dólar. Con ello se lograría mantener el tipo de cambio real en niveles similares a los de finales de 2008, considerando que la tasa de inflación minorista esperada para este año estaría entre el 15% y el 20%.

De mantenerse el actual ritmo de depreciación que está observando el tipo de cambio, la cotización del dólar estadounidense no estaría lejos de alcanzar los $ 4 antes de las elecciones legislativas.

Si bien un dólar a $ 4 antes de las elecciones no sería algo utópico, puede resultar una buena señal que el BCRA decidiera salir con más fuerza a intervenir en el mercado cambiario para frenar el alza del dólar. El BCRA tiene con qué hacerlo. Al 20 de marzo, según la información que surge del BCRA, las reservas internacionales en poder de la autoridad monetaria ascendían a US$ 47.025 millones. Adicionalmente, en el día de ayer, el gobierno argentino firmó un acuerdo cambiario con China que le permite al país acceder a una significativa suma de yuanes (por un monto máximo de US$ 10.200 millones), entregando pesos a cambio para pagar importaciones provenientes de aquel país, lo cual permite reforzar la situación financiera de Argentina que de este modo puede preservar una proporción no menor de sus dólares.

¿Qué puede pasar más allá del 28 de junio?

Como mencioné anteriormente, para el gobierno existe un límite superior para el tipo de cambio ubicado en los $ 4, más allá del cual no le resultaría conveniente llevar a la cotización del dólar.

Si el dólar continuara con su dinámica ascendente y cotizara hacia fin de año muy por encima de los $ 4, ello podría generar consecuencias altamente desestabilizantes para la economía argentina, superando ampliamente los potenciales beneficios que la depreciación cambiaria implicaría para el país. Más allá de acelerar la demanda de dólares y limitar su oferta, ello aumentaría el riesgo inflacionario volviendo a reactivar su dinámica con el peligro de que se acelere por fuerza propia.

Por otra parte, el sistema financiero está padeciendo actualmente la dinámica cambiaria. Los bancos han tenido que recurrir a la suba de tasas pasivas (tasas de captación de fondos) para evitar la fuga de depósitos. De continuar con fuerza la depreciación cambiaria, al sector bancario le resultará cada vez más difícil mantener los depósitos en el sistema, lo cual repercutirá además en la capacidad del mismo de generar crédito para el consumo y la inversión.

Más allá de que ya varios analistas se animan a anticipar que el dólar superará el techo de los $ 4, ello no representaría un buen negocio para el gobierno, que tendrá en ello una oportunidad para llevar algo de certeza a los mercados, al menos en el aspecto cambiario.

Así, mientras Argentina espera una mano del contexto internacional vía la recuperación en el precio de sus commodities (algo con muy poca probabilidad de ocurrencia en este año), tendrá frente a sí que librar una dura lucha en el mercado cambiario para evitar que del mismo surjan factores desestabilizadores de la economía. Nuevamente, el gobierno argentino tendrá que solucionar tensiones provocadas por su propia política económica ¿Logrará aprender la lección?

  • 1 Comentario
  • 1 voto

El dólar va de la mano de la política en la Argentina

El dólar va de la mano de la política en la Argentina

Buenos Aires, Argentina
17 de marzo de 2009
“La Argentina podría atravesar mejor la tempestad económica internacional. Su sociedad está acostumbrada a vivir a los tumbos, al revés de lo que sucede en lugares más previsibles”, señala Morales Solá en La Nación, uno de los periodistas más respetados de la Argentina.
Difícil momento para el Banco Central de la República Argentina (BCRA) en estos momentos, ya que está haciendo un duro y frágil equilibrio entre política pura y política monetaria, operando en todos los plazos futuros del dólar para mantenerlo ordenado frente al adelantamiento de las elecciones legislativas en Argentina.
Es que las elecciones legislativas que estaban programadas para octubre de este año, el gobierno del matrimonio presidencial, Néstor y Cristina, o Cristina y Néstor, ha decidido adelantarlas para junio, es decir en apenas 3 meses, con la consabida estrechez democrática que dificultará a los ciudadanos poder elegir y decidir sobre los candidatos en un tiempo más coherente en tiempos electorales. Lo positivo de esto puede ser que el gasto público no será lo elefantésico que se planeaba si hubieran más meses de campañas electorales y repartos disciplinarios a políticos y votantes, y lo negativo además del poco tiempo de decisión y conocimiento de los candidatos y sus propuestas, es que la oposición está no sólo batallando entre sí por quién de una determinada fórmula se postula primero, sino que no da el tiempo suficiente que gran parte de la oposición política se había establecido de acá a 7 meses. Ahora se acortaron a apenas 3.
¿Razones? El gobierno, frente a la desaceleración económica que se vive en la Argentina, previa a la llegada de la crisis mundial, y que se profundizó con ésta última (parece que el concepto de “efecto jazz” no era tal, sino un furcio para decir “efecto tango”) busca intentar tomar un control que hace tiempo perdió. Es la Argentina la que le marca los tiempos al gobierno, no el gobierno que lidere los problemas de la Argentina.
Y el dólar es una variable que no está ajena a esos vaivenes políticos, por supuesto. Y con él, las tasas de interés.
“Buscando ‘curarse en salud’, el Banco Central (BCRA) intensificó ayer sus operaciones cambiarias a futuro para mostrar que mantendrá bajo control al dólar durante todo el año, pero, especialmente, hasta que las urnas entreguen su veredicto en junio, e intentará, además, que no se disparen las tasas de interés” señala esta mañana La Nación.

Publicidad
eToro es operar en Forex con sólo darle a un botón.
Un software visual de Forex que pone a su disposición todas los instrumentos que necesita
para operar
Si es nuevo en Forex, creemos que eToro le gustará porque:
¡Es sencillo! La plataforma Forex de eToro está ideada para que principiantes que efectúan su primera operación comprendan mejor el mercado Forex en línea. Para comenzar sólo necesita depositar EUR 50.
Es Visual! El software Forex de eToro le muestra sus operaciones mediante visualizaciones dinámicas, de tal manera que prácticamente puede ver sus operaciones en curso.
¡Es educativo! Mejore sus habilidades como operador de Forex utilizando los tutoriales, manuales de operaciones de Forex en línea de eToro, así como un modo de práctica ilimitada con tasas de cambio de forex en tiempo real.
Únase a la comunidad de eToro con chats en directo, foros y torneos con premios
Obtenga ya una Cuenta de operaciones gratuita.

El dólar cerró ayer sin cambios en la city porteña, a AR$ 3,66, buscando mantenerlo en estos niveles para no despertar una psicosis financiera derivada de la inestabilidad política, y de un nerviosismo frente a los dichos de muchos intendentes del conurbano de la principal provincia del país, que cuenta con mayor caudal electoral, que es la Provincia de Buenos Aires: “Antes de octubre se incendia la provincia” señalaron varios caciques autóctonos. Lo que apuró los tiempos de Kirchner y le da a éste un tiempo para buscar el matafuegos, que hay que ver si tiene la suficiente carga como para extinguir lo que se viene.
El dólar futuro que para fin de año se negociaba en AR$ 4,027; el Central con fuertes intervenciones logró ayer ubicarlo en AR$ 3,9690, duplicándose los contratos de futuros negociados en el mercado Rofex (de 200.000 contratos negociados en días anteriores se llegó a 474.635 ayer). El BCRA, ente autárquico dominado por los vaivenes políticos, está intentando descomprimir las expectativas inflacionarias ante la decisión de adelantar la votación electoral.
“Con esta intervención, el BCRA dio liquidez en pesos a los bancos, que vendieron dólares de contado contra compra del futuro por debajo de la par, tomando esa ventaja financiera y cubriendo necesidades hasta fin de mes. Así, también logró que se fortaleciera un poco la oferta de dólares y puso fin a un ciclo de subas sin pausa del billete en el segmento mayorista, que se había abierto el 10 de febrero pasado”, dijo Fernando Izzo, de ABC Mercado de Cambios.
Tres factores están presionando sobre el tipo de cambio en la Argentina: la incertidumbre política y económica, la falta de liquidación de divisas por parte de los agroexportadores (incluso hay versiones de que estarían especulando con no liquidar divisas hasta luego de la elección), la caída en el precio de los commodities, la fuerte sequía y la menor producción agropecuaria derivada de mayores presiones impositivas. Se agrega ahora un cuarto: el adelantamiento de las elecciones que juega en contra del gobierno, y que nos hace pensar que la situación económica complicada que se viene en Argentina estaría condicionando la gobernabilidad del matrimonio.
“A medida que nos acerquemos a las elecciones, la demanda de dólares irá en aumento. Antes de la presidencial que consagró a Cristina -y aun cuando había pocas dudas sobre su triunfo- la demanda de billetes subió fuerte. No deberíamos extrañarnos si ahora aumenta un 50 por ciento”, señala el portal bancario Notibancos.com.
El peso argentino se sigue devaluando, a pesar de que las monedas mundiales se han frenado en sus caídas frente al dólar estadounidense.

Nos reencontramos mañana,

www.latinforme.com
Latinforme Diario

  • 1 Comentario
  • 1 voto

AgenciaBlog