Posts etiquetados como ‘america’

Las tarjetas subprime, la nueva amenaza en EEUU

Las tarjetas subprime, la nueva amenaza en EEUU

Las tarjetas subprime, la nueva amenaza en EEUU

Para que la economía norteamericana recupere la senda de crecimiento, el consumo de las familias es el elemento vital que debe ser estimulado. Pero hoy por hoy, las familias estadounidenses están con demasiadas preocupaciones como para pensar en consumir. Y una de las tantas preocupaciones son las deudas de consumo que se están tornando difíciles de cancelar, en un contexto en donde el uso de tarjetas es tan intenso que el plástico ya parece “goma”.

Uno de los elementos que ayudó a la recuperación de Argentina luego de la crisis del 2001 fue el estímulo al consumo mediante financiaciones. Las tiendas minoristas encontraron en el uso de las tarjetas y en las “cómodas cuotas”, la forma de reactivar la demanda. También los bancos encontraron en el segmento de créditos personales y con tarjeta de crédito, el nicho a explotar para volver al ruedo.

La generación de financiamiento mediante tarjetas de crédito es un recurso importante para el consumo en la economía estadounidense. Pero las esperanzas de reactivación de las financiaciones mediante el uso del plástico han chocado con la visión de la calificadora de riesgos Standard & Poor’s para este mercado en el que los créditos incobrables de tarjetas de crédito comenzarán a multiplicarse.

S&P cuenta con un índice de calidad de tarjetas de crédito, el cual mide los préstamos que los bancos no esperan que sean pagados. En el mes de julio, dicho índice cayó a 9,8% luego de alcanzar su récord máximo de 10,4% del mes de junio. Pero esta mejora en el índice de S&P no dejaba demasiado margen para el optimismo cuando se considera que sus factores explicativos han sido el cambio en el comportamiento de los consumidores que han optado por una actitud más precavida, y los dólares adicionales provenientes del plan de estímulo fiscal que fueron utilizados por las familias para pagar viejas deudas.

Si bien la economía estadounidense día a día va confirmando su lento y suave retorno hacia la senda de crecimiento, aún persiste el deterioro en el mercado laboral que sigue impulsando la tasa de desempleo al alza.

La mayor precariedad laboral es uno de los factores señalados a la hora de predecir el alza en los niveles de incobrabilidad de las tarjetas de crédito. El aumento del desempleo que en el mes de agosto alcanzó al 9,7% de la Población Económicamente Activa (PEA), en los EEUU, marcando su mayor nivel en 26 años, impactará en los resultados de las compañías de tarjetas de crédito como generalmente lo hace en situaciones similares.

Si la persistencia del desempleo es un elemento que puede complicar en parte el porcentaje de financiaciones incobrables, el aumento del mismo definitivamente agrava la situación. Y es precisamente un comportamiento ascendente del desempleo que S&P está anticipando y que probablemente alcance un nivel entre 10,4% y 12,7%, en los próximos 12 a 24 meses.

Las estimaciones realizadas sobre los resultados de este segmento crediticio hacen prever que las pérdidas de las tarjetas de crédito podrían trepar entre 10,5% y 13,0%, siguiendo la evolución del desempleo. Creo incluso que la situación podría agravarse aún más.

En este contexto, el mercado de tarjetas de crédito viene desinflándose, pero a pesar de ello, el mismo está sobredimensionado. Del mismo modo que ocurrió con las hipotecas subprime, se puede decir que existen tarjetas de crédito subprime ya que han sido otorgadas sin una información financiera fehaciente de los usuarios de tarjetas de crédito a los que se les ha permitido endeudarse sin restricciones. Estos usuarios no han dudado en usarlas y las consecuencias negativas en este contexto adverso se seguirán observando.

Es cierto que las financiaciones con tarjetas de crédito vienen cayendo. Acumulan al mes de julio su sexta baja (desde 1991 que no se observaba algo semejante) y en dicho mes, según los datos de la Fed, las financiaciones con tarjetas se contrajeron un 10,4% en términos interanuales, con un monto de US$ 21.500 millones menos de financiaciones en relación al mes de julio. La magnitud de la contracción preocupa ya que no se había registrado una caída de tal magnitud desde que comenzó a publicarse esta estadística, en 1943.

Si bien la caída en las financiaciones con tarjeta preocupa por su impacto en las perspectivas de recuperación económica, preocupa aún más la situación de buena parte de los deudores. Las autoridades de los EEUU recientemente reconocieron ante el Centro para la Responsabilidad Crediticia, sus preocupaciones por el uso excesivo de las tarjetas de crédito que le están dando las familias. Según Eric Halperin, director del CRC: “Si los bancos permiten que el tenedor de tarjetas se exceda más de la cuenta, las personas tendrán que pagar más de lo que sus presupuestos personales le permiten”.

Ante esta situación de excesivo sobregiro, la Junta de la Reserva Federal de Estados Unidos está considerando introducir una mayor regulación a los bancos en torno a no permitirles que los usuarios se sobregiren en exceso ya que el riesgo de un colapso en este segmento de financiaciones es significativo y puede llevar a la economía estadounidense a dibujar la tan temida W.

Ante el aumento del riesgo de impago en el segmento de tarjetas, la oferta de financiamiento probablemente modifique su postura aumentando el costo financiero y endureciendo las condiciones de financiamiento lo que terminará por restringir el fondeo del consumo impactando negativamente en las perspectivas económicas.

Pero hay más en este contexto negativo y se relaciona a las modificaciones regulatorias que impondrán a partir de febrero un tope en las comisiones y tasas de interés que las compañías de tarjetas de crédito pueden aplicarle a sus clientes. Antes que dichos topes entren en vigencia está latente la posibilidad de que las emisoras de tarjetas decidan incrementar dichos cobros, máxime ante este contexto más riesgoso.

Esta situación por la que atraviesa este segmento de financiaciones representa sin dudas, una muy mala noticia para grandes compañías como American Express Co (NYSE:AXP), Bank of America Corp (NYSE:BAC), JPMorgan Chase & Co (NYSE:JPM), Citigroup Inc (NYSE:C), Capital One Financial Corp (NYSE:COF) y Discover Financial Services (NYSE:DFS), que componen cerca de 80% de la industria de las tarjetas de crédito.

Ante la caída de la rentabilidad de las tarjetas, el lunes de la semana pasada, el Citigroup decidió desprenderse de tres carteras de tarjetas de crédito por un valor de US$ 1.300 millones, como parte del plan del banco para deshacerse de negocios que le causan enormes pérdidas. Citi Holdings seguirá gestionando esas participaciones durante la primera mitad de 2010: “Hasta que los compradores asuman los servicios de atención al cliente”.

El sistema financiero estadounidense ha perdido en lo que va del año 89 instituciones financieras. El pasado viernes cayeron cinco entidades regionales y prometen no ser los últimos. Pero a pesar de ello, la situación del sistema en su conjunto parece haberse estabilizado ¿Será el segmento de tarjetas de crédito el que le vuelva a dar un revés al sistema financiero estadounidense poniéndolo en riesgo de padecer un nuevo episodio de crisis?

Horacio Pozzo

Horacio Pozzo es Master en Economía por la Universidad Nacional de La Plata, Argentina.

  • Sin Comentarios
  • 1 voto

México ante la necesidad y oportunidad de cambiar

México ante la necesidad y oportunidad de cambiar

México ante la necesidad y oportunidad de cambiar A México, lo mejor que le podría pasar es que termine cuanto antes este 2009. Problemas internos de la economía generados y potenciados por los problemas externos que derivaron en una menor demanda de productos mexicanos y en un menor volumen de remesas, se suman a los efectos que sobre la actividad económica ha tenido el brote de influencia H1N1 y que profundizaron la contracción de la actividad económica. Además, México está sufriendo la peor sequía de los últimos 70 años. Cualquier similitud con las siete plagas que afectaron a Egipto según el Antiguo Testamento, es pura coincidencia.

Mala fortuna ha tenido México en este 2009 que terminará con una fuerte caída de la actividad económica. Si bien para Merrill Lynch (NYSE:MER) la economía mexicana ha pasado ya lo peor de la crisis, finalizará el año con una contracción de su PBI del 6,8%.

Pero no toda la culpa de los males mexicanos se puede justificar con la mala suerte. Si México ha sufrido como pocos la crisis financiera internacional es porque en buena medida no ha logrado una suficiente fortaleza macroeconómica para evitarlo.

Esto mismo es lo que afirman los expertos de The Economist Group que arribaron a México para el México Summit de Economist Conferences del próximo 4 de octubre y que consideran prioritario lograr la diversificación de la economía mexicana para que la misma pueda crecer saludablemente. Justine Thody, directora regional para América Latina del Economist Intelligence Unit, quien también proyecta un crecimiento de 2,8% para México en 2010 (un 3% es lo que estima Merrill Lynch), una recuperación parcial y limitada por las características de la economía mexicana.

El 2010 marcará la recuperación de la economía estadounidense, pero la crisis ha dejado huellas que no desaparecerán de inmediato y que limitarán la dinámica del crecimiento de la economía de EEUU y por lo tanto, de la capacidad de la misma para traccionar a la economía mexicana. Aquellas economías más vinculadas comercialmente a los países asiáticos, podrán aprovechar el envión de la recuperación de sus economías para crecer con mayor fuerza en 2010.

“México depende de los Estados Unidos para la gran mayoría de sus exportaciones, turismo, inversión económica directa y remesas, y estas fuentes de ingresos van a ser más débiles en el mediano plazo. Al mismo tiempo, el precio del petróleo será menor, reduciendo aún más el margen de maniobra fiscal de las autoridades mexicanas. Como consecuencia, a México le urge avanzar en la diversificación de su economía y capitalizar su red de TLCs”, afirmaba Thody.

Existe una necesidad imperiosa para la economía mexicana de recuperar un buen ritmo de crecimiento. La Iglesia Católica en México está advirtiendo sobre los riesgos de estallido social que la situación actual puede producir, según La Jornada. Gustavo Rodríguez Vega, presidente de la Comisión Episcopal decía: “El riesgo de estallido social siempre está latente cuando el pueblo llega a desesperarse de su situación, pero de alguna manera, esto ya está repercutiendo en el ambiente de criminalidad y de violencia. Cuántos serán aquellos que en su desesperación han llegado a la búsqueda de dinero fácil”.

La tan necesaria diversificación de la economía mexicana no es una tarea tan simple como se puede pensar. Los problemas fiscales, posiblemente agravados en 2010 por las pobres expectativas de evolución del precio del petróleo, fuente principal de los ingresos públicos, es un limitante para que el gobierno impulse las reformas necesarias a tal efecto.

El secretario de Hacienda, Agustín Carstens, está trabajando en reducir el efecto limitante del cuello de botella fiscal, por lo que ha preparado para enviar al Congreso dentro del paquete económico para 2010, una propuesta de reforma al sistema tributario mexicano, además de un planteamiento de déficit fiscal para el siguiente año y un recorte al gasto público.

Los problemas relacionados al crecimiento económico, no son los únicos inconvenientes con los que el gobierno de Felipe Calderón debe luchar. La fuga de divisas no es exclusiva de Argentina y según Prensa Latina, US$ 14.483 millones se han fugado de México durante el primer semestre del año a consecuencia de la crisis y la poca confiabilidad en la economía mexicana. Ante la debilidad económica y las bajas presiones inflacionarias (la tasa de inflación minorista en México cerraría el 2009 cercana al 4,1%), el Banxico está llevando adelante una política monetaria menos restrictiva en la cual ha ubicado a la tasa de interés de referencia en el 4,5%, un nivel demasiado bajo como para sostener al tipo de cambio y evitar la continuidad de la fuga de capitales.

Pero a pesar que la economía mexicana esté atravesando problemas que golpean a la población, existen empresas que siguen apostando a crecer en el país, tal como ocurre con Telefónica (IBEX35:TEF; NYSE:TEF) que quiere apostar al consumidor mexicano y es por este motivo que se ha mostrado interesada en participar de la licitación de nuevas frecuencias móviles en el país, previsto para las próximas semanas.

México es uno de los mercados en donde Telefónica ha apostado por el crecimiento orgánico. En la estrategia de crecimiento en el país, la compañía no descarta adquisiciones selectivas para reforzar su cuota de mercado y aumentar su capacidad de competencia en un mercado caracterizado por el escaso número de operadores.

En el mercado de telefonía mexicano América Móvil (BVM:AMXL; NYSE:AMX), es controlada por el mexicano Carlos Slim, que es la mayor operadora de telefonía móvil de México y posee una cuota de mercado del 72%. Telefónica, ocupa el segundo lugar con un 20% de la cuota de mercado y pretende expandirse agresivamente para pelearle el predominio al imperio de Slim.

La competencia no se limitará al segmento de telefonía móvil ya que las autoridades mexicanas quieren licitar este año frecuencias inalámbricas para ampliar servicios de tercera generación (3G), como Internet de banda ancha, así como parte de la red de fibra óptica gestionada por la Comisión Federal de Electricidad (CFE), segmentos en los que Telefónica está interesada en competir.

Así como el sector de telecomunicaciones ofrece interesantes oportunidades de inversión, México puede y debe implementar reformas necesarias para una diversificación económica tanto en su estructura productiva como así también en las relaciones comerciales. México tiene un buen potencial para crecer no solamente puertas afuera sino también internamente a partir de la mejora en la situación social. Estas potencialidades pueden transformarse en una realidad con un alto atractivo para los inversores.

Horacio Pozzo

VALOR GLOBAL +20% EN 60 DÍAS

Los suscriptores de nuestra nueva newsletter de inversión, Valor Global , no sólo recuperaron el costo de la suscripción, sino que van ganando un 20% en sus carteras al invertir en las compañías que les recomendamos . ¿Quiere saber cuáles son? Puede probar ingresando aquí para averiguarlo y comenzar a invertir en las nuevas recomendadas de agosto. Me pueden escribir a paola@latinforme.com o a info@latinforme.com para mayores detalles.

  • Sin Comentarios
  • 1 voto

AgenciaBlog