Archivo para la categoría ‘usa’

El gran negocio de la salud en EEUU

El gran negocio de la salud en EEUU

El gran negocio de la salud en EEUU “Desde la idea ridícula de que queremos imponer ‘tribunales de la muerte’ (encargados de decidir quien puede y quien no puede ser atendido), a la idea falsa de que esta reforma está destinada a darle un seguro de salud a los inmigrantes ilegales, y hasta la noción más vasta de un control gubernamental sobre el sistema de salud”, Obama enumerando las versiones falsas sobre su proyecto de reforma del sistema de salud.

Tanto para los ciudadanos estadounidenses como para el gobierno, la reforma en el sistema de salud no es un tema menor y es por ello que se están viviendo jornadas de intensos debates en donde el presidente Barack Obama lucha con todas sus fuerzas para que su proyecto sea el aprobado por el Congreso.

Hasta el momento, EE.UU. no cuenta con un sistema de cobertura universal, por lo que los ciudadanos deben asegurarse la cobertura médica que muchos consiguen a través de sus empleadores mientras que otros suscriben seguros de salud privados.

Obama pone mucho en juego con la reforma del sistema de salud y aunque desde algunos sectores se considere que es un riesgo que no debería tomar, la importancia de la salud en el PBI estadounidense y sus consecuencias fiscales ameritan el riesgo. El presidente sabe que el sistema de salud se hará cada vez más insostenible en el futuro.

Según un informe del año 2006 del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, los norteamericanos gastan en salud alrededor del 15% del PBI. La resistencia popular a la reforma es fuerte por la desconfianza habitual que tiene el estadounidense medio a lo que implique injerencia gubernamental.

Si bien aún no ha presentado el proyecto integral, el primer mandatario estadounidense ha dado a conocer ciertos lineamientos del mismo que en principio lo que plantea es darle la opción a los estadounidenses a acudir a un seguro ofrecido por el Estado que compita con las aseguradoras privadas.

El discurso de ayer de Barack Obama frente al Congreso estadounidense fue calificado por muchos como trascendental. Carlos Chirinos, corresponsal de BBC Mundo en Washington recordaba que la última vez que un presidente estadounidense se dirigió a una sesión conjunta del Congreso -a excepción del discurso anual- fue hace 16 años, cuando Bill Clinton impulsaba su finalmente frustrada reforma del sistema de salud.

¿Por qué la reforma en el sistema de asistencia médica en los EEUU? Simplemente porque es costoso y malo. El sistema de salud además de no ser accesible para todos los estadounidenses, en calidad se encuentra en el puesto 37 en el mundo según evaluaciones internacionales. Gran cantidad de compañías de seguros médicos y alta complejidad en la multiplicidad de formularios que se deben llenar para acceder a los servicios de salud, hacen al sistema altamente ineficiente y costoso.

Actualmente existen alrededor de 47 millones de estadounidenses que no se encuentran cubiertos por el sistema de salud, mientras que otros 25 millones tienen una cobertura inadecuada, por lo que el objetivo del hombre fuerte de los EEUU es lograr la inclusión de todos ellos dentro de un sistema de cobertura adecuado y al mismo tiempo reducir el costo fiscal de los servicios de salud pública. Parece un desafío altamente difícil de cumplir aunque en los hechos no debería serlo dada la alta ineficiencia actual del sistema que deja margen para la acción.

El proyecto de reforma del sistema de salud propuesto por el gobierno de Obama tendrá un importante desafío en la cámara de Senadores en donde republicanos y un puñado de demócratas moderados expresaron sus dudas acerca del proyecto. Este grupo de senadores tiene la cantidad de votos suficientes como para frenar la propuesta de reforma. Por lo pronto, Obama cuenta con el apoyo de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi quien afirmaba: “Creo que una opción pública será esencial para nuestra aprobación de un proyecto de ley en la Cámara de Representantes”.

El nuevo sistema arruina el negocio de gran parte de los jugadores actuales en el sistema de salud y es por este motivo que el lobby para evitar el avance de la reforma es muy fuerte. Para ellos no importa la salud de la población sino la salud de sus cuentas bancarias demostrando el gran desprecio que tienen por la vida del prójimo. El mundo corporativo del sector le teme al aumento de la competencia que la reforma pueda generar. Según Armando Reale, profesor emérito de Isalud: “Esta reforma conspiraría contra un status quo, en el que todos hacen su negocio y les va muy bien”.

La tensión existente sobre el tema queda claramente evidenciada en las posturas contrapuestas: mientras los progresistas no aceptarán un proyecto de reforma que excluya una “opción pública” en la que el gobierno pueda competir con las aseguradoras privadas, los conservadores alertan sobre la llegada a EE.UU. del “socialismo” y el “racionamiento” de la atención sanitaria.

Un proyecto alternativo es el que presenta el presidente de la Comisión de Finanzas del Senado, el demócrata Max Baucus, que establece la creación de cooperativas sin fines de lucro para competir con compañías de seguros en lugar del plan para formar una aseguradora gubernamental. El plan de Baucus que está bajo discusión tiene un costo estimado de menos de US$ 900.000 millones en 10 años y contiene un impuesto a las aseguradoras en sus pólizas de salud más caras e impone un cobro a las compañías que recauden unos 6.000 millones de dólares al año para ayudar a pagar el plan. El proyecto además propone limitar los gastos de pacientes, poner topes a los beneficios de las aseguradoras y expandir el programa gubernamental de salud Medicaid a los pobres.

Mientras el plan de Baucus va ganando apoyo, Robert Zirkelbach, portavoz de Health Insurance Plans de Estados Unidos, se oponía con fuerza a la propuesta de Baucus al considerarla que va en sentido contrario aumentando los costos de salud en vez de reducirlos, por los cobros e impuestos adicionales.

La discusión en torno a la reforma del sistema de salud estadounidense está golpeando las cotizaciones de las acciones de las aseguradoras de salud ante los temores a que la reforma final corte dramáticamente sus utilidades.

¿Quién ganará la batalla por la reforma, el sector corporativo o los estadounidense? El final aún está abierto…

Horacio Pozzo

OPORTUNIDAD DE INVERSIÓN

Aprovechemos esta crisis para comprar. Como ya lo hicieron los suscriptores de nuestra newsletter de inversión Valor Global, que ya recuperaron su costo al invertir en las compañías que les recomendamos. ¿Quiere saber cuáles son? Puede probar ingresando aquí para averiguarlo y comenzar a invertir en nuestras recomendadas que llevan un 20% de suba. Ya salieron las de septiembre! Me pueden escribir a paola@latinforme.com o a info@latinforme.com para mayores detalles.

Invasión china, Parte II

Invasión china, Parte II

Invasión china, Parte II ¿Cuál es el sueño de todo MBA que acaba de graduarse en alguna de las más prestigiosas universidades estadounidense? Ahora ya no es trabajar en una de las principales compañías estadounidenses sino que el objetivo principal es alcanzar un cargo jerárquico en compañías chinas de nivel mundial.

Hace unas décadas atrás China inició una invasión mundial con sus productos manufactureros. ¿Se está iniciando una segunda invasión de China a través de sus empresas globales?

Cada vez estoy más convencido de la importancia que para las compañías es la fortaleza macroeconómica que tienen sus países de origen por múltiples motivos. Lo que está ocurriendo con las compañías chinas a nivel global no debería sorprender e incluso nos tendría que hacer comprender que estamos ante un momento histórico en donde las principales compañías del planeta ya no serán aquellas que hagan flamear la bandera estadounidense.

El periódico oficial “China Daily” acaba de brindar un dato que ha llamado la atención: Según un estudio elaborado por la Confederación Empresarial de China (CEC) y la Asociación de Directores de Empresas de China, las 500 mayores empresas chinas registraron mayores beneficios que las 500 primeras firmas estadounidenses en el primer semestre del año.

Las 500 principales compañías de China acumularon ganancias por US$ 170.600 millones en el primer semestre del año versus los US$ 98.900 millones que alcanzaron las 500 principales compañías estadounidenses.

Hay que reconocer que la crisis ha afectado a todas las compañías a lo largo y ancho del planeta, incluso a las compañías chinas. Pero sin dudas las compañías estadounidenses han sido de las más afectadas por la dureza de una crisis histórica.

La mala performance de las compañías estadounidenses es destacada por la revista Fortune quien reveló que, con una caída de las ganancias del 84,6% en relación a las observadas en el primer semestre de 2008, han sufrido la peor caída de utilidades en los últimos 55 años.

__________

Dónde invertir el dinero en tiempos de crisis financiera

Cuando el mercado financiero está muy alterado, lo mejor es apostar a lo seguro, dicen los expertos. Y en el mercado latinoamericano existen opciones confiables y rentables.

Cuando China despierte, necesitará salir de compras. Paola Pecora y su equipo de analistas le cuenta dónde, aquí.

__________

Los ejecutivos estadounidenses no tendrán una feliz navidad ya que los bonos de fin de año serán sin dudas mucho menores que lo acostumbrado.

¿Por qué las compañías chinas han experimentado un menor impacto en la rentabilidad comparada con la performance de las compañías estadounidenses? Para Wang Jiming, vicepresidente de la Confederación Empresarial de China (CEC), el motivo principal es que las empresas chinas han demostrado una menor vulnerabilidad ante esta situación de crisis.

Probablemente la fortaleza de la economía china que siguió creciendo a pesar de la crisis, ha sido un punto de apoyo clave para que sus compañías continúen creciendo aunque a un menor ritmo. La demanda interna sirvió para compensar la caída de las ventas de estas compañías en el exterior. “Las compañías chinas aplicaron mejores políticas y enfrentaron un entorno en el mercado doméstico más favorable”, afirmaba Wang Jiming.

La evolución de las compañías chinas (al igual que la propia economía del país), ha sido fenomenal en los últimos años. Siete años atrás, las compañías chinas más poderosas representaban tan sólo la décima parte de sus semejantes estadounidenses, mientras que actualmente representan más de un tercio del tamaño que observan sus semejantes estadounidenses.

El fuerte crecimiento de varias de las compañías orientales les ha generado ser parte del segmento privilegiado de empresas globales. En 2009, 34 empresas de China continental se incorporaron al grupo de las 500 compañías más poderosas del mundo (con la Compañía Petroquímica China a la cabeza de estas 34 empresas), superando de este modo el número de empresas de capitales británicos.

Los impresionantes logros de las principales empresas del país oriental no deben ocultar detrás de esta euforia temporal, todos aquellos temas pendientes en los que deben trabajar para alcanzar un alto nivel de competitividad internacional.

Si bien el sector corporativo chino ha demostrado fortaleza frente al contexto de crisis, se debe reconocer que buena parte de dicha fortaleza debe agradecerse a la situación macroeconómica de China que absorbió buena parte de los shocks externos que hubiesen puesto en aprietos a los empresarios.

Las compañías chinas aún deben trabajar mucho en la mejora de la asignación de recursos, desarrollar actividades de innovación, aumentar la presencia e imagen internacional. El desarrollo de una cultura corporativa más eficiente y flexible, conjuntamente con la adecuación del modelo de negocio, son condiciones necesarias sobre las cuales las principales compañías de bandera china deberán trabajar para asegurar y profundizar la presencia internacional que han alcanzado.

Para llevar adelante el proceso de transformación que requieren las compañías en búsqueda de una mayor eficiencia productiva, la estabilidad y crecimiento económico de China aparece como un nada despreciable respaldo que les otorga oxígeno para aplicar medidas de fondo.

La experiencia mundial tanto en el ámbito empresario como en el contexto de una economía nacional, nos ha enseñado que no hay mejor contexto para llevar adelante reformas profundas que en tiempos de bonanza. China parece estar superando el contexto de crisis gracias a su política de estímulo y a la mejora de la economía mundial. La rentabilidad de las empresas de China representa un seguro ante cualquier problema financiero que se pueda presentar en medio de las transformaciones necesarias para poner al sector empresario chino a la altura de las exigencias internacionales.

¿Se animarán los empresarios chinos a dar este paso vital en la consolidación de la internacionalización de sus compañías? En varias oportunidades han demostrado que no le temen al cambio.

Horacio Pozzo

—–OPORTUNIDAD DE INVERSIÓN—-

Wall Street bajó un 5% en tres días ¿Usted aprovechó esta baja en los precios de las acciones para comprar? Aprovéchela con nosotros y suscríbase ya a nuestro reporte de inversión Valor Global ¡Comience a ganar con nuestras recomendadas de septiembre que salen mañana!

Más cuatro reportes para invertir sin riesgos:

1)Curso de inversión

2)Cómo invertir en la Bolsa de EEUU

3)Los mejores agentes de bolsa en Internet

4)Cómo abrir una cuenta por Internet para comenzar a invertir

Costo total del paquete US$ 150 por año (varias veces recuperado por las ganancias del portafolio de Valor Global). Ingrese aquí para saber más

Las enseñanzas del caso GM

Las enseñanzas del caso GM

Las enseñanzas del caso GM

3 Junio 2009 La caída de General Motors (NYSE:GM) es la consecuencia de haber desoído las múltiples señales que alertaban sobre la necesidad de un cambio profundo en la estructura de negocios de la automotriz. GM pudo sobrevivir en los últimos años, gracias al muy buen contexto económico que disfrutaba la economía estadounidense en particular y mundial en general. Sólo la fuerte fragilidad de la compañía quedó claramente al descubierto con el advenimiento de la crisis.
A 75 centavos de dólar, las acciones de GM siguen estando sobrevaluadas. ¿Recuerdan cuando sus acciones habían alcanzado los US$ 93,62 hacia finales de abril del 2000? ¿Cómo logró la compañía destruir su valor en menos de diez años? Seguramente lo ocurrido por GM será un caso de estudio en las carreras de negocios. La debacle de GM representa una de las mayores quiebras industriales en la historia de Estados Unidos.

La inmensidad del gigante que ha caído se hace evidente cuando se observa que su deuda es mayor a toda la deuda pública de Argentina. La compañía tiene pasivos por US$172.810 millones y solamente US$82.290 millones en activos. Y como en contabilidad, Activo menos Pasivo es igual a Patrimonio Neto, este último componente es negativo en el balance de GM y por varios miles de millones de dólares.

——————– Adelanto Especial LATINFORME DIARIO ———————

***¿Dónde está China invirtiendo su dinero ahora? En una alianza estratégica con una empresa sudamericana que les reportará a ambos fuertes ventajas a corto, mediano y largo plazo. ¿Cuál es esa empresa? Ya pronto se lo revelaremos. Esté atento a los próximos avances en LATINFORME DIARIO, donde detallaremos la próxima oferta lanzamiento del reporte en que anunciaremos el nombre de esta empresa y otras que se beneficiarán con el gigante asiático. Pero no son promesas chinas ni argentinas. Esta alianza ya está en marcha y esta empresa ha encontrado justo lo que estaba necesitando para impulsar fuertemente su producción. Hay que invertir ya en esta compañía antes de que la noticia sea ampliamente conocida.***

—————————————————————–

¿Demasiado grande para caer? “GM Colapsa en los brazos del gobierno” titulaba el Wall Street Journal. Claro que GM es demasiado grande para caer, y es por eso que Obama había decidido que serán los contribuyentes estadounidenses quienes aportarán más dinero a una empresa que ha estado con ellos durante 100 años produciendo vehículos. GM ya recibió US$ 20.000 millones y recibirá US$ 30.000 millones más. Dicho dinero saldrá del ya casi olvidado, fondo de rescate del sistema financiero creado por un valor de US$ 700.000 millones.

El inmenso pasivo al que debe hacerle frente GM hace que todos los esfuerzos por recuperar a la compañía, parezcan insuficientes. Durante el fin de semana, GM obtuvo el apoyo de los tenedores de un 54% de sus bonos de deuda por US$ 27.000 millones, que a cambio ofrecieron su apoyo a los planes del gobierno de Estados Unidos. A pesar de este canje de deuda y del nuevo aporte del gobierno estadounidense, nadie puede asegurar que GM no necesite de más dólares para poder sobrevivir. Y a mi juicio, es muy probable que requiera de nuevos fondos.

La ineficiencia en GM queda evidenciada en las medidas de reestructuración que se llevarán adelante: eliminación de marcas con poco poder, reducción en el número de concesionarios (un recorte de alrededor de 2.600 distribuidores), que se encontraban en un número excesivo, reducción en el número de personal (con la eliminación de alrededor de 21.000 empleados -la tercera parte del total- y recortes jubilatorios) y la transformación en la producción hacia la especialización en otros segmentos de mercados que incorporen además automóviles con consumo de combustible más eficiente y el uso de energías renovables. Para Obama, GM resurgirá del capítulo 11 “Más fuerte y más competitiva”. Ahora bien, ¿Logrará alcanzar una fortaleza y competitividad suficiente como para recuperar su rentabilidad? Desde el 2004 que la compañía no presenta un balance con resultados positivos.

La recuperación de la rentabilidad en los balances de la compañía será una tarea más que ardua y probablemente demande un largo tiempo. Es que existen múltiples factores que atentan contra los beneficios futuros esperados de la compañía.

Varios factores que golpean las perspectivas futuras de GM se vinculan a la demanda esperada. Es un hecho que la crisis implicará un corrimiento hacia adentro de la curva de demanda del consumidor estadounidense. Nuestra familia estadounidense representativa (que bien podrían ser los Simpson), cuando tiempo atrás no soportaba tener el mismo vehículo durante más de cinco años, ahora considerará que el mismo no está en tan mal estado después de todo. Y hasta el factor afectivo puede ser una buena excusa para prolongar por más tiempo su uso.

Sobre la visión de GM como marca, habrá que ver cómo la quiebra impacta en los consumidores, ya que puede implicar que desde ahora en más no sea tan bien vista y pierda puestos entre las preferencias de los estadounidenses.

La demanda de vehículos en EEUU no solamente se contraerá sino también podría observar un cambio en su composición con una mayor participación de los segmentos más económicos. El impacto de la crisis en la riqueza familiar puede ser determinante en este tipo de consumo. Con un efecto menos prolongado en el tiempo, también el mercado automotriz mundial se ubicará bien por debajo de los volúmenes pre crisis.

Otra noticia negativa para la demanda esperada de automóviles de GM, se vincula a la potencial pérdida de mercado que GM experimentará en manos de sus competidores tanto en los EEUU como a nivel mundial. La crisis por la que atraviesa la compañía le ha quitado capacidad de reacción (lo que se suma a que GM se encuentra atrasado en el desarrollo de la nueva generación de vehículos). Ya, automotrices como Toyota, Honda, Nissan y Hyundai han picado en punta en el nuevo contexto del mercado automotriz internacional y avanzarán sobre la participación de mercado de la gigante estadounidense. Fiat se reposicionará estratégicamente a nivel mundial luego de la toma de control de Chrysler, mientras Ford (NYSE:F), la menos afectada de las tres gigantes de Detroit ya planea incrementar su producción en una acción agresiva.

La quiebra de General Motors, en principio parece un hecho alejado de la realidad latinoamericana, pero claramente ello no es así. El anuncio del cierre de 14 plantas por parte de la compañía en distintos estados de los EEUU, generó un principio de intranquilidad en los países de la región, en donde la compañía tiene una parte importante de sus operaciones.

Todos los medios periodísticos latinoamericanos se hacían eco de la quiebra de GM pero centraban su atención en cómo dicho acontecimiento afectaba las inversiones de la gigante en sus respectivos países. Así fueron respirando aliviados en Argentina, Brasil, Chile, Perú y, en especial, México, al recibir la confirmación de que todo sigue igual por dichas tierras.

¿Riesgos u oportunidades? Toda quiebra genera temor. Pero en la crisis, surgen también las oportunidades y uno de los países que más beneficiados se podrían ver es México.

La economía mexicana tiene amplias ventajas para que la compañía analice la posibilidad de incrementar sus operaciones en dicho país. Esta decisión podría implicar riesgos ya que se estaría aumentando la producción en un país que aún no es lo adecuadamente estable en términos macroeconómicos. Esta inestabilidad hace que no se puedan estimar adecuadamente los retornos de las inversiones en el país. ¿Le caerá bien la crisis de GM a México o deberá conformarse con que todo siga igual?

¿La economía mundial entra en deflación?

¿La economía mundial entra en deflación?

Buenos Aires, Argentina

22 de abril de 2009

La lista de países se acrecienta día a día. No solamente la crisis está afectando el crecimiento de la economía global, sino también, ahora las principales economías del planeta están comenzando a sufrir deflación de precios.

Mientras escribía este artículo pensaba que esta situación de deflación será al menos un consuelo para Felipe, un amigo mío que desde fines del año pasado, viene planeando un viaje hacia los Estados Unidos para el mes de julio de este año. Es que la devaluación del peso argentino ha hecho que mi amigo pueda comprar menos dólares que los previstos para su viaje al país del norte (el estancamiento económico que sufre Argentina ha impedido también, que obtenga una mejora salarial). Seguramente la deflación que padece la economía estadounidense hará que mi amigo encuentre precios más amistosos con sus golpeados bolsillos, y por qué no, más de una gran liquidación se cruzará por su camino.

El escenario económico global ha cambiado varias veces de manera brusca desde que se inició la crisis. ¿Se podía prever que las principales economías del planeta iban a estar amenazadas por la deflación de precios cuando justamente poco menos de un año atrás sufrían las mayores alzas de precios en años? Si bien era difícil imaginarlo, esta situación era totalmente predecible y de esperar. Es que los episodios de profunda recesión como la actual generan frecuentemente situaciones de deflación.

Cada vez son más los países que se encuentran o han comenzado a observar signos de deflación. En el día de ayer, Inglaterra (con una caída mensual en sus precios minoristas del 0,4%, por primera vez luego de casi cincuenta años), se unió al grupo de países que están experimentando síntomas de deflación de precios. En dicho grupo ya se encontraban Estados Unidos, Alemania, España, Suiza, Japón y China, entre las principales economías del planeta. La lista promete incrementarse en breve, principalmente con países europeos.

(publicidad) ¿Quiere invertir en el Mercado Forex?

Comience ahora a operar con una cuenta forex Real: haga click aquí y sepa todo lo que necesita para invertir de manera rápida y eficaz.

La deflación preocupa y para mostrarlo, tomaré el caso de Japón. La situación de la economía japonesa es tal que los precios industriales observaron en el mes de marzo, una caída interanual del 2,2% (su mayor caída desde 2002). Según Hideyuki Araki, economista del Instituto de Investigaciones de Resona: “Las empresas están en una dura competencia para reducir los precios, debido a la debilidad de los consumidores”. Esta competencia que se traduce en rebajas en los precios implica también reducción en los flujos de fondos de las empresas y quizás también, menores ganancias (ya que la caída en los precios puede no compensarse con el incremento en las ventas), aumentando el riesgo de quiebras. Así, menor cantidad de empresas sobrevivirán en un mercado que se sigue achicando por la crisis y el aumento de la desocupación.

Las perspectivas de las principales economías hacen prever que se mantendría el contexto de deflación. Para colmo, la caída del precio del petróleo aumenta el margen para que el resto de los precios en las economías, continúe cayendo.

La incapacidad de la política monetaria de los principales bancos centrales ya ha quedado ampliamente demostrada durante la presente crisis. Y esta incapacidad no solamente se ha observado en el contexto actual de deflación (y deterioro económico), sino también se ha percibido con claridad durante el período de fuerte incremento de los precios internacionales de los commodities (agrícolas, minerales y de energía, entre los principales), que se había traducido en un aumento no menor en la tasa de inflación minorista.

¿Será el momento de rever la manera en que se conducen las políticas monetarias? Probablemente sí. Las políticas monetarias utilizan actualmente como instrumento exclusivo el control de la tasa de interés de referencia. Las mismas funcionan y muy bien en contextos económicos relativamente normales o en aquellos en donde los problemas económicos están limitados al ámbito nacional. Pero las mismas fracasan rotundamente frente a una crisis generalizada o cuando el problema supera el ámbito nacional (como en el caso del alza sostenida en el precio de los commodities agrícolas).

Si bien los principales Bancos Centrales del mundo han complementado su política de tasas de interés con otras medidas para suministrar liquidez al mercado monetario y para estimular el mercado crediticio, las mismas no han logrado ser lo exitosas que se esperaban. En esta cruzada por ejemplo, la Fed ha realizado grandes inyecciones de liquidez en forma de préstamos a entidades financieras e incluso a empresas con el objeto de apoyar la reactivación de la economía.

Probablemente la política monetaria no pueda hacer mucho más al respecto en situaciones de crisis como la actual, pero se pueden trabajar en medidas complementarias que contribuyan a restaurar los canales de transmisión de la política monetaria para que gane en eficacia.

Sin lugar a dudas, los gobiernos de las principales economías están preocupados por los síntomas de deflación que los afecta. Y los ciudadanos de dichos países ¿Cómo se deberían sentir? La caída generalizada en los precios puede en principio ser bien recibida por la población, pero ello puede representar un riesgo serio en este contexto de crisis. Es que la caída en los precios puede implicar menores ganancias para las firmas y la necesidad de mayores recortes en la plantilla de trabajadores para mantenerse en actividad, lo cual a su vez impacta negativamente sobre el consumo, en una suerte de círculo vicioso difícil de detener.

No existen dudas de que esta situación de deflación no es buena en este contexto de recesión global. Y ante la incapacidad de la política monetaria para revertir la situación, la alternativa que queda es que se produzcan mayores impulsos sobre la demanda agregada desde la política fiscal.

¿Qué harán los gobiernos ante esta situación? Si las economías siguen mostrando una tendencia hacia la baja en los precios internos, deberán evaluar seriamente la posibilidad de recurrir a mayores esfuerzos fiscales ante la pobre performance de la política monetaria (la cual en varios países se encuentra en un nivel límite en términos de recortes de tasas).

La clave para resolver el problema deflacionario y de recesión pasa por estimular la demanda interna. En la situación actual, la apuesta por la política fiscal aparece como más atractiva frente a la política monetaria. Sin embargo, una solución más contundente pasaría por torcer las expectativas del sector privado. En EEUU se están observando mejoras en los indicadores de expectativas de los consumidores: ¿Será esta la clave para resolver los problemas actuales de la economía estadounidense y mundial?

¿Dónde están las oportunidades de inversión en la economía mexicana?

¿Dónde están las oportunidades de inversión en la economía mexicana?

feature photo

La economía mexicana sigue cuesta abajo y en este panorama se hace dificultosa la búsqueda de oportunidades de inversión. Sin embargo, en el presente artículo intentaré descifrar las oportunidades de inversión que puede traer la recuperación económica.

Sin dudas, las proyecciones sobre la evolución de la economía mexicana para el presente año son cada vez más alarmantes. En la última publicación de la consultora LatinFocus Consensus Forecast, el relevamiento realizado por la misma daba cuenta de una contracción esperada del Producto Bruto Interno (PBI), de México del 3,3% para el 2009.

Publicidad

Desde el 2005, FOREX YARD cuenta con el servicio de profesionales expertos en el mercado de divisas.

Ofrecemos una plataforma segura y operativa que brinda herramientas y noticias de forex, siendo a la vez facil de usar.

Comience ahora a operar con una cuenta forex Real.

Haga click aquí y sepa todo lo que necesita para invertir de manera rápida y eficaz.


La crisis de la economía estadounidense que se refleja fielmente en la performance de la economía mexicana, tiene un impacto menos deseado en el mercado laboral. El desempleo se ha generalizado en los diferentes segmentos y ya no solamente representa un problema para los segmentos más bajos de la población. Si bien las mayores pérdidas de empleos en México se han observado en el sector manufacturero y en el de la construcción, como no podía ser de otra manera, también en el sector de profesionales y de personas que prestan servicios independientes para empresas se ha observado un fuerte deterioro de las condiciones de empleos con pérdidas de 82.800 puestos de trabajo en los últimos cinco meses.

Según los analistas del Invex, para este año, México podría perder 320.000 empleos formales. En el mes de febrero, la tasa de desempleo se ubicó en 5.30% de la Población Económicamente Activa (PEA). Los únicos sectores generadores de empleos en México en este contexto de crisis son el de la industria extractiva, la industria eléctrica y el comercio.

Con el deterioro en las condiciones laborales, el sector de consumo minorista enfrenta un panorama difícil, ya que las familias han perdido su poder adquisitivo y aquellas que aún lo mantienen, han optado por un bajo perfil frente al consumo para resguardarse en caso de caer en desempleo. Es así que las ventas minoristas acumulan cinco meses consecutivos de caídas (en el mes de marzo registraron una caída del 4,6%), y se ubican en su peor nivel desde el año 2003.

Otro de los sectores que está padeciendo fuertemente la crisis es el sector inmobiliario, afectado tanto por el contexto de incertidumbre como por la reducción del financiamiento. Es que la crisis está limitando la generación de financiamiento hacia el sector y en el primer trimestre del año se ha observado una contracción del 27% en la concesión de hipotecas. El pasado fin de semana, se conoció además que el inicio de nuevos proyectos de viviendas en 2008 había observado una contracción del 76,4% en relación al 2007.

También el sector automotriz mexicano, estrechamente vinculado al estadounidense y que emplea a 450.000 trabajadores, se encuentra padeciendo este mal momento de la economía del norte. Las posibles quiebras de General Motors (NYSE:GM) y Chrysler LLC mantienen en vilo al sector de autopartistas de México. Para Armando Soto, director de la firma de consultoría Kaso y Asociados, la ocurrencia de quiebras en la industria automotriz estadounidense, “podría detonar un efecto dominó por toda la industria (automotriz)”.

A pesar del panorama negativo que observa la economía de México, Felipe Calderón mantiene su optimismo y recalca como positivo el haber logrado revertir la depreciación del peso mexicano (que pasó de un máximo de $ 15,406 por dólar a ubicarse en torno a los $ 13,38 por dólar, producto de decisiones acertadas del Banxico y la Secretaría de Hacienda) y el freno alcanzado en la destrucción de empleos formales durante el mes de marzo (en el cual se crearon 4.000 empleos). Ciertamente estos datos no alcanzan para mantener el optimismo durante mucho tiempo en virtud de la continuidad de los problemas que observa la economía mexicana.

Más allá de las reformas estructurales que debe llevar adelante México para fortalecer su economía, en lo inmediato está claro que su recuperación está inevitablemente atada a la suerte de los EEUU. En relación a ello, se puede tomar como una buena noticia los últimos datos económicos provenientes de la economía estadounidense que alientan las esperanzas de que la recuperación económica pudiera producirse en aquel país antes de la finalización del 2009.

Según el relevamiento realizado la semana pasada por el Wall Street Journal entre 54 economistas, los mismos esperan que la recesión finalice en menos de seis meses en los Estados Unidos. De este modo, a principios de octubre se estaría dando lugar a la recuperación económica en Norteamérica y con ello a la esperanza en el resto del mundo.

Todavía se discute si la recuperación de la economía de los Estados Unidos se producirá de una manera brusca o moderada (en forma de V o de L), algo no menor para anticipar su impacto sobre la economía mexicana.

Si la recuperación de la economía estadounidense se produce hacia finales del tercer trimestre del presente año, se puede esperar que se vean sus efectos sobre la economía mexicana hacia comienzos de 2010.

Así, la recuperación de la economía de México estará explicada en buena medida a través de su sector externo, y particularmente, en las empresas productoras de bienes de consumo. El sector industrial productor de bienes durables demorará lógicamente un tiempo más en su recuperación.

La recuperación del sector externo mexicano reforzará la recuperación de la demanda doméstica que beneficiará al sector productor de servicios y al de bienes de consumo (también aquí el sector productor de bienes durables deberá esperar un tiempo más para su recuperación).

Dentro de las compañías productoras de alimentos, el Grupo Bimbo SAB de CV (BMV:BIMBO; OTC:GRBMF), promete un interesante crecimiento que se reflejará en el valor de sus acciones. El Grupo Bimbo se encuentra en el top 10 del ránking de empresas multilatinas elaborado por “América Economía” y está en plena etapa de expansión en el mercado chino, en el cual ha incursionado en 2006. La compañía tiene presencia en 18 países de América, Europa y Asia, cuenta con cerca de 5,000 productos y con más de 150 marcas de reconocido prestigio.

A finales de enero del presente año, el Grupo Bimbo concluyó la adquisición de la compañía Weston Food Inc, convirtiendo a la subsidiaria del grupo (conocida como Bimbo Bakeries USA –BBU-), en una de las compañías panificadoras más grandes de los EEUU.

A pesar de la crisis, el Grupo Bimbo ha logrado mantener su crecimiento. En el cuarto trimestre de 2008, la compañía registró un incremento en sus ventas del 15,1% y un aumento del 31,1% en la utilidad neta mayoritaria interanual, a pesar del contexto de crisis que se profundizó en dicho período. Adicionalmente, la compañía incrementó hacia finales de 2008 su posición de efectivo en un 84,9% en relación al 2007, lo que aumenta su fortaleza en un contexto de tensión que dificulta el acceso al financiamiento.

Plan de rescate de activos tóxicos en Estados Unidos, ¿servirá?

feature photo

Plan de rescate de activos tóxicos en Estados Unidos, ¿servirá?

Los mercados muchas veces se entusiasman fácilmente, es verdad. Pero para que dicho entusiasmo perdure, reclaman acciones concretas y no meros anuncios. Así lo ha venido demostrando durante toda esta crisis cuando los anuncios de salvatajes y programas de estímulo económico hacían repuntar a las bolsas internacionales, pero en una acción de poca duración, dejando en claro que lo que pretenden no son solamente señales o buenas intenciones.

Uno de los tantos anuncios que se realizaron en los últimos meses ha sido el plan de rescate de los activos tóxicos en manos de las entidades bancarias estadounidenses. El anuncio resultó de gran relevancia tanto para la economía estadounidense como para la economía global, porque implicaba la posibilidad de despejar el camino de la recuperación del sistema