Archivo para la categoría ‘gripe porcina’

La gripe porcina puede retrasar la recuperación económica mundial

La gripe porcina puede retrasar la recuperación económica mundial

La gripe porcina puede retrasar la recuperación económica mundial
30 Abril 2009
¿Se han puesto a analizar que alrededor del 70% de las noticias económicas que se leen en los diferentes medios de todo el mundo se menciona a la gripe porcina? Realmente no deja de asombrarme.

El virus sigue alterando la vida cotidiana de la población. México está prácticamente paralizado. No hay clases, no hay espectáculos públicos ni cine, no se puede ir a los restaurantes (éstos sólo pueden vender comida para llevar). Apenas se puede respirar, pero usando barbijos.

No haga click aquí

(si no desea registrarse nuestro foro)

El diario argentino “La Nación” recoge experiencias de personas que viven en México. Una de estas personas decía: “Soy mexicana y estoy casada con un argentino. Aquí, no se habla de otra cosa que no sea de la epidemia. Tenemos una niña de 9 años que hace preguntas al habérsele cambiado su entorno. Uno como padre no sabe qué respuestas darle y cómo hacerlo sin causarle más angustia y miedo del que hay”.

No solamente intranquiliza sino también golpea a los bolsillos. En el artículo de ayer les hablaba del impacto que la epidemia tendría para el PBI mexicano al que le podría generar una contracción de hasta 1,5 puntos porcentuales. No hice referencia al impacto de la gripe sobre la economía global aunque era consciente de que la afectará. Ayer, la Organización Mundial de la Salud (OMS) decidió elevar el nivel de alerta a 5 (de un total de de 6 fases) y reconoció que la declaración de pandemia es inminente por lo que la probabilidad de un impacto no menor sobre la economía global es ahora significativo.

Al menos, el virus servirá como excusa para los pronosticadores de turno que han equivocado tanto las proyecciones de crecimiento de la economía global para el presente año.

No me resulta muy difícil anticipar que la gripe porcina tendrá un impacto sobre la economía global. Lo difícil pasa por determinar de qué manera lo hará. Está claro que hay ciertos sectores económicos que se verán afectados a nivel global. Uno de ellos es el sector turístico y los sectores vinculados a éste, tal como el sector hotelero.

Buscando la opinión de los mercados, veo que los mismos han anticipado el impacto de la epidemia sobre ciertos commodities. El avance de la influenza está golpeando, por ejemplo, a las cotizaciones del petróleo y de la soja y el maíz. La caída del precio del petróleo obedece a los temores de que la epidemia afecte al transporte aéreo de viajeros, lo que repercutiría en una caída de la demanda de combustible, mientras que la caída en el precio de los commodities agrícolas se ha observado principalmente en aquellos utilizados como alimentos para el ganado porcino (la soja y el maíz han sido los más afectados dado que son utilizados para dicho fin).

Creo que no solamente hay que concentrar la atención del efecto de la epidemia sobre la caída de la demanda en determinados sectores, sino también seguir con atención cómo ello puede impactar en la salud de las empresas que lo componen ya que puede desencadenar una ola de quiebras con efectos que irán más allá de dichos sectores en particular.

billete

Para las empresas no es un buen momento para recibir una reducción de la demanda, la cual ya de por sí se encuentra debilitada por la crisis global. La situación es más compleja aún cuando recordamos que el sector financiero internacional no se encuentra capacitado (o deseoso) de asistir financieramente a las compañías lo que les aumenta su riesgo de caer en insolvencia.

Hasta el momento no he visto mucha discusión acerca del efecto que la epidemia tendría sobre el ritmo de recuperación de la economía global. Incluso me ha llamado la atención el optimismo que se mantiene tanto en los EEUU como también en Europa.

En Europa, los consumidores y empresarios se encuentran de mejor ánimo y ello se reflejó en el Indicador de Sentimiento Económico (ISE) del mes de abril que elabora el ejecutivo comunitario. El ISE subió 2,5 puntos en la zona del euro, hasta 67,2 puntos, mientras que en la Unión Europea lo hizo en 3,5 puntos hasta 63,2 puntos. Tan positivo como el alza en la confianza es que se ha observado una mejoría en la mayoría de los países.

La realidad económica de los países europeos no justifica ciertamente la mejora en el sentimiento de la población. Las economías siguen contrayéndose (ayer se dio cuenta de la caída más fuerte en el producto español desde 1970) y hasta el Banco Central Europeo (BCE) reconoce la incertidumbre que vive acerca de cómo puede evolucionar el producto de la eurozona.

Quizás se pueda pensar que la mayor esperanza de la población europea esté condicionada a las señales de mejora que reconoce la economía estadounidense. Estas señales, según la Reserva Federal (que ayer decidió mantener inalterada su tasa de interés de referencia), indican que la economía estadounidense observa una modesta mejoría.

Ciertamente debe ser modesta y muy reciente dicha mejoría ya que la misma registró una caída del 6,1% en el primer trimestre del año en términos interanuales. Lo profundo de esta caída se combina con el hecho de que con ella se acumulan tres trimestres de retroceso consecutivo para el PBI, situación no experimentada desde 1974-1975.

A pesar de la profunda caída de la economía, que se siente sobre la población, la semana pasada dábamos cuenta de la mejora observada en la confianza de los consumidores estadounidenses lo que representa un signo positivo para aumentar las esperanzas de recuperación de la demanda doméstica. No es menor aclarar que este relevamiento se produjo antes de que el temor de la gripe porcina se expandiera de la forma en que lo hizo.

¿Se puede culpar de exceso de optimismo a los ciudadanos de Estados Unidos y Europa? Antes de la epidemia, probablemente no. Si bien las economías aún estaban frágiles con varios sectores bajo riesgo, el cambio de humor representaba un elemento muy útil para alimentar la recuperación. Pero con la amenaza de la gripe porcina, quizás la perspectiva se vea modificada de una manera no menor.

Si la gripe porcina continúa expandiéndose, probablemente la recuperación de la economía global deba esperar hasta el 2010 para iniciarse. La expansión de la gripe a nivel mundial limitará el consumo de la población y también tendrá un impacto sobre el nivel de inversión ya que varios proyectos se verán suspendidos hasta tanto mejore el panorama.

¿Retrasará la recuperación y profundizará la contracción de las economías? Si bien creo que la epidemia retrasará la recuperación de la economía global, no pospondrá la misma por demasiado tiempo más. Quizás el mayor efecto lo pueda tener en términos de profundidad de la caída del producto global que pueda generar.

La epidemia se ha transformado en un nuevo contratiempo para la recuperación de la economía global. ¿Nos puede ocurrir algo más?

  • Comentarios
  • 1 voto

La gripe porcina avanza y los inversores buscan medicamentos

La gripe porcina avanza y los inversores buscan medicamentos

La gripe porcina avanza y los inversores buscan medicamentos
29 Abril 2009

A medida que pasan las horas, la gripe porcina se sigue expandiendo en todo el mundo. Realmente me sorprende ver el mapa elaborado por Google al respecto en donde se puede ver cómo el virus se expande a todo ritmo, sin pausa.

¿De dónde apareció este virus? ¿Cómo hizo para mutar? Sobre estos hay muchas dudas y pocas certezas. Hay acusaciones que apuntan a laboratorios militares de Estados Unidos, pero si es así, probablemente nunca sepamos la verdad del origen de este virus.

Alguien ya está hablando de algo que a usted le interesa.

Regístrese GRATIS en el foro de Latinforme.com

Click aquí

Si bien el virus se ha expandido hacia varios países cruzando fronteras y llegando hasta Medio Oriente y la región de Asia y el Pacífico, su principal foco se encuentra en México en donde hasta el momento ha causado numerosas muertes.

Quizás sea una manera de llevar tranquilidad a la población, pero las autoridades mexicanas dicen que el virus ha comenzado a atenuar su acción. Eso sería sin dudas una buena noticia. La mala noticia es que el virus ya está instalado en la economía y dejará su marca al menos por este año.

Tan rápidamente como se ha expandido en la población, esta gripe puede provocar una caída adicional de entre 0,5 y 1,5 puntos del PBI mexicano según reconoce el propio gobierno.

Lleno de pesimismo sobre la incidencia de la gripe porcina en México, un reporte de Banif Securities anticipaba: menor actividad económica, menores entradas al país de dólares, menor consumo, mayor déficit público y resultado incierto sobre la tasa de inflación. En realidad, sobre este último tema, el razonamiento lógico nos haría pensar que ante un debilitamiento de la demanda, las presiones inflacionarias tenderían a ceder. Sin embargo, tal como Banif remarca en su informe, esta amenaza puede provocar incrementos en precios de alimentos, bebidas, medicamentos y productos de limpieza.

La enfermedad ha cambiado radicalmente las costumbres de la población. En México, es obligatorio utilizar barbijos, los partidos de fútbol se están jugando a puertas cerradas, se ha reducido la actividad social que aglutine gente y las personas permanecen durante gran parte del día encerradas en sus casas sin salir, a menos que sea extremadamente necesario.

Tal es el temor que ha despertado en algunas personas que ayer por ejemplo me sorprendió la actitud de un argentino que había viajado hacia México y, cuando había arribado al aeropuerto mexicano, decidió retornar a la Argentina al enterarse que la Organización Mundial de la Salud (OMS), había elevado el nivel de alerta a la Fase 4.

Sé que puede resultar una obviedad, pero varias de las principales empresas farmacéuticas a nivel mundial se han visto ampliamente beneficiadas con esta situación. En un informe de recomendaciones de inversión difundido en el día de ayer por el Citi, la entidad financiera había recomendado invertir en acciones de la compañía estadounidense de biotecnología Gilead Sciences Inc (NYSE:GILD).

Gilead Sciences, Inc., es una compañía con sede en California que tiene los derechos del antiviral “Tamiflu”, uno de los pocos remedios que ha demostrado ser efectivo contra este tipo de virus. La compañía ya se había beneficiado con el surgimiento de la gripe aviar, la cual le ha reportado multimillonarios beneficios.

El Tamiflu es producido por Roche (OTC:RHHBY), pero Gilead Sciences recibe regalías de Roche por el mismo. Las regalías que recibe van desde el 14% al 22% sobre dicho medicamento. Al agravarse la situación, las acciones de Gilead se han visto beneficiadas y desde el 22 de abril su cotización ha crecido un 8,8%. Mientras el virus se siga expandiendo, también lo harán las perspectivas de ventas del Tamiflu y con ellas los beneficios tanto de Roche como de Gilead.

Todavía no está del todo claro cuánto tiempo el virus amenazará a la economía mundial. Lo positivo dentro de lo grave de la situación es que, para los inversores, se abren las puertas de nuevas oportunidades en un contexto de mercados internacionales hostiles.

Para finalizar, la reflexión acerca de esta situación es que ya no es tan importante si lo peor de la crisis financiera internacional ha pasado, lo que pocos podíamos imaginar era que peores cosas podían ocurrir.

  • Comentarios
  • 1 voto

AgenciaBlog