Archivo para la categoría ‘euro’

Cuánto se puede ganar apostando al Euro

Cuánto se puede ganar apostando al Euro

Cuánto se puede ganar apostando al Euro

Todavía se encuentra lejos de los máximos que supo alcanzar hacia el mes de abril de 2008. Sin embargo, el euro viene recuperando valor en los últimos meses frente al dólar, lo cual hace surgir inevitablemente la pregunta ¿Hasta dónde puede llegar el euro?

Desde principios de marzo, Paola venía recomendando comprar euros, casi en el piso de la baja de diciembre 2008- inicios marzo de 2009 y lo podemos comprobar en este artículo “A comprar euros antes que Wall Street”

Cuando Paola hizo esta recomendación, el euro cotizaba a US$ 1,2792. El euro cotiza esta mañana en US$ 1,4235. Quienes hicieron caso a este consejo, en poco más de dos meses y medio, han podido disfrutar de una ganancia de alrededor de un 11,30% con una simple operación de divisas.

——————– Adelanto Especial ———————

***¿Dónde está China invirtiendo su dinero ahora? En una alianza estratégica con una empresa sudamericana que les reportará a ambos fuertes ventajas a corto, mediano y largo plazo. ¿Cuál es esa empresa? Ya pronto se lo revelaremos. Esté atento a los próximos avances en LATINFORME DIARIO, donde detallaremos la próxima oferta lanzamiento del reporte en que anunciaremos el nombre de esta empresa y otras que se beneficiarán con el gigante asiático. Pero no son promesas chinas ni argentinas. Esta alianza ya está en marcha y esta empresa ha encontrado justo lo que estaba necesitando para impulsar fuertemente su producción. Hay que invertir ya en esta compañía antes de que la noticia sea ampliamente conocida.***

—————————————————————–

Si bien estamos viendo un comportamiento tendencial ascendente inicios de marzo, vale decir que el euro se encuentra en un nivel no muy lejano al que observaba hacia principios de año. La cotización de la divisa de la eurozona iniciaba el 2009 a US$ 1,3937. En la jornada del viernes pasado, la moneda europea cerraba a US$ 1,4138.

En este sube y baja en el que se ha conducido el euro frente al dólar desde hace unos meses, interesa descifrar si podrá mantener la tendencia actual para alcanzar sus máximos. Recordemos que en su mejor momento, el euro llegó a cotizar a US$ 1,6036 en el intradiario.

Para poder develar este interrogante, más allá de lo que nos puedan decir las gráficas, uno puede mirar las variables macroeconómicas fundamentales tanto de la economía estadounidense como de la economía de la eurozona. Estas variables, entre las que se pueden mencionar, el balance fiscal y la política monetaria, nos dan una perspectiva de la fortaleza relativa de la economía.

Para aquellos que no están muy entrenados en lo que al análisis fundamental se refiere, les ayudará saber que cuanto más débil se encuentra una economía, más difícil le resulta sostener el valor de su moneda y es por ello que se puede esperar que la misma se debilite en relación al resto de las monedas. Claro que esto no es una ciencia exacta y dicho resultado esperado puede demorar más de la cuenta en producirse por la intervención de otros factores que afectan a las fuerzas de la oferta y la demanda en los mercados de divisas. Un claro ejemplo de ello lo ha observado el dólar estadounidense, cuya economía ha experimentado un gran déficit gemelo (de balanza fiscal y de cuenta corriente), financiado en una alta proporción por China. La fuerte demanda de activos denominados en dólares por parte de la economía china resultó ser el elemento clave en sostener el valor de la moneda norteamericana que de otra manera hubiera perdido con fuerza su valor.

Cuando consideramos estas cuestiones del análisis fundamental, encontramos que tanto en materia de política monetaria como en la cuestión fiscal, la eurozona se muestra más disciplinada que la economía estadounidense.

Mientras la Reserva Federal de los Estados Unidos, tiene mayor flexibilidad en aceptar mantener las tasas bajas por más tiempo hasta que se recupere la economía, a pesar de los múltiples riesgos que ello implica, el Banco Central Europeo, siente un cosquilleo insoportable por volver a retomar la senda de alza de tasas sin importarle demasiado las consecuencias en términos de producto. Se puede decir que el BCE está a la espera de una excusa adecuada para poder volver a subir las tasas.

En materia fiscal, si bien tanto los EEUU como la Eurozona se encuentran atravesando

altos déficits dada la necesidad de atenuar los efectos de la crisis sobre el crecimiento económico, en primer lugar, el déficit de los EEUU es claramente superior al observado en la eurozona (en los EEUU alcanzó al 12% del PBI y para el próximo ejercicio se mantendrá por encima del 8% del PBI). Por otra parte la eurozona tiene por el Tratado de Maastricht, que cumplir con un objetivo fiscal (el déficit fiscal no debe superar al 3% del PBI), que si bien ha sido superado en varios países del bloque en este período de crisis, representa un parámetro disciplinador el cual se debe cumplir de la manera más estrictamente posible.

El déficit comercial de la economía estadounidense si bien ha experimentado una leve reducción producto de la fuerte desaceleración económica, se mantiene en niveles elevados. En 2007 y 2008, el déficit de cuenta corriente estadounidense se ubicó en el 5,3% y 4,7% del Producto Bruto Interno (PBI), respectivamente. La zona del euro si bien ha observado déficits en 2007 y 2008 (0,2% y 0,4%, respectivamente), dicho nivel es claramente inferior que el observado en la economía estadounidense.

Una mejor perspectiva observa ésta última en términos de crecimiento ya que ha crecido con más fuerza que la eurozona durante 2008 (1,1% versus 0,8%) y tiene mejores perspectivas para 2009 y 2010 (-2,2% y 1,6% de crecimiento versus -3,0% y 0,6% para la eurozona, según Latinfocus).

Para resumir, la mayor parte de las variables macroeconómicas fundamentales estarían indicando una perspectiva de fortalecimiento relativo del euro frente al dólar. Situación que no es del agrado ni del gobierno de Obama ni de los países que conforman la eurozona, que necesitan del sector externo para recuperar lo más rápidamente posible la senda del crecimiento.

¿Debemos esperar entonces que el euro continúe con su tendencia ascendente para volver a sus niveles máximos del 2008? En principio existe margen para pensar que sí, aunque no necesariamente ello deba producirse en el corto plazo. Este comportamiento ascendente del euro frente al dólar puede demandar varios meses o quizás más que eso.

A pesar de esto, la intención de Obama por contar con un dólar fuerte y la intención de los países de la eurozona de que el euro no experimente una excesiva apreciación, más la fuerza que pueda hacer la economía china en mantener una fuerte demanda de dólares para sostener su valor, pueden evitar que se concreten las perspectivas de fortalecimiento relativo del euro.

Por otra parte, el gobierno estadounidense está desarrollando un plan de reforma fiscal tendiente a reducir su elevado déficit. Además, es prioridad para Obama recomponer la competitividad de la economía, para apuntalar su senda de crecimiento. El éxito de esta política económica puede devolverle la fortaleza perdida al dólar ¿Lo logrará? Por las dudas de que no logre este resultado, y si el euro nos tienta, es bueno recordar la recomendación de Paola y recurrir al ETF CurrencyShares Euro Trust (NYSE:FXE) que sigue la evolución del euro.

La Fed contra la pared y el euro vuela

feature photo

La Fed contra la pared y el euro vuela

El 12 de marzo en la nota “A comprar euros antes que Wall Street“, señalaba que la moneda europea estaba en los inicios de un movimiento alcista. Y que había que comenzar a posicionarse antes que las voces de Wall Street comenzaran a anunciarlo, o las voces de los medios, que es lo mismo. Y comenzaron.

Titula Ambito Financiero de Argentina: “Resucitó el euro, que subió de US$ 1,30 a US$ 1,35″.

“La Fed imprimirá dinero, lo que se traduce en la debilidad del dólar. Semejante inyección de fondos es negativa para el dólar”, Jack Iles, de MFC Global Investment Management.

Entre las causas que mencionábamos, estaba el comienzo del fin de la pérdida de popularidad de Obama, los fondos necesarios para los planes de estímulo y de reactivación económica de EEUU, además del déficit de presupuesto de US$ 1,75 billones para el 2009.

“Cuando la luna de miel con Obama termine, y quede definitivamente evidenciado que este presidente tiene más de Chance Gardener que de Franklin Delano Roosevelt, quedará a la vista la fragilidad futura del dólar ante una emisión monetaria descontrolada”.

Y recomendé para aprovechar el momento: “Es hora de apostar al euro, antes de que Wall Street nos sugiera hacerlo. Si no operamos Forex, podemos comprar el ETF CurrencyShares Euro Trust (NYSE:FXE) que sigue la evolución del euro.”

La moneda europea ya lleva una suba del 6% en cinco días. Desde US$1,29 el 12 de marzo a cotizar al máximo de US$1,3694 esta mañana, su mayor nivel en tres meses.

Ayer las nuevas medidas de la Reserva Federal impulsaron aún más a la divisa europea. ‘Nuevas medidas’, ya que la bajada de la tasa de referencia no ha logrado remediar la falta de liquidez en el sistema financiero, ni evitar la contracción del PBI ni el aumento del desempleo, que tocó 8,1% , con pérdida de casi 4,4 millones de puestos de trabajo, mayor nivel desde la II Guerra Mundial.

La Reserva Federal anunció ayer que comprará bonos largos del Tesoro, más títulos hipotecarios y deuda por US$ 1,15 billones para así poder abaratar el crédito. Esta jugada según la Fed permitiría bajar la tasa de interés a largo plazo, ya que ésta es la que se utiliza para financiar las compras de propiedades, los bienes de los consumidores y las empresas.

El detalle es el siguiente: la Fed ampliará con US$ 750.000 millones de la línea destinada a comprar deuda respaldada por hipotecas, comprará US$ 100.000 millones en obligaciones de Fannie Mae(NYSE:FNM) y Freddie Mac (NYSE:FRE), y US$ 300.000 millones de bonos del Tesoro de largo plazo en los próximos seis meses.

La Reserva Federal al finalizar su reunión de dos días, comunicó ayer además, que mantendrá los tipos de interés entre 0 y 0,25%.

Subrayó la contracción de la economía, con devaluación de activos, pérdida de riqueza de las familias, destrucción de empleos, empeoramiento de la confianza del consumidor y las consabidas restricciones crediticias.

En su comunicado, la Fed espera que las medidas adoptadas para estabilizar los mercados financieros y las instituciones, junto a las medidas fiscales y de estímulo, contribuirán a la restauración gradual de crecimiento sostenido.

“La Fed se está embarcando en una masiva relajación de la política monetaria”, dijo el ex-presidente de la Fed de St.Louis, William Poole a Bloomberg.

“El resultado final es que la Fed está agregando un billón de dólares a su hoja de balance y eso es una gran cantidad de dinero de los contribuyentes en impuestos”, dijo Greg Salvaggio, vicepresidente para operaciones de Tempus Consulting en Washington.

“En estas circunstancias, la Reserva Federal empleará todas las herramientas disponibles para promover la recuperación económica y preservar la estabilidad de los precios”, agrega el comunicado de la Reserva Federal.

¿Cuántas más herramientas le quedan antes del inexorable final?
Menos es más. Pero no en este caso.

publicidad

Sin comisiones ni costos.

Spreads Fijos. Y Mínimos.

Herramientas de Inversión de Avanzada.

Empiece a operar con un mínimo depósito de $/€ 100.

- Ocultar texto citado -

Regístrese para una Cuenta de Prueba

A comprar euros antes que Wall Street

A comprar euros antes que Wall Street

Buenos Aires, Argentina
12 de marzo de 2009

Duró poco la luna de miel con Obama. El ciudadano común aún lo apoya pero la Academia ya no. Ni tampoco Wall Street, que tiene poca paciencia y ve qu el gobierno pierde credibilidad con cada nuevo intento de megaplan de rescate.
El Wall Street Journal acaba de publicar una encuesta de popularidad del nuevo presidente de Estados Unidos, y de ella surge que el 60% de la población lo aprueba. “Pero la mayoría de los 49 economistas encuestados dijeron que no están satisfechos con las políticas económicas de este gobierno”.
Le han otorgado al presidente de EEUU una nota de 59 sobre 100. El secretario del Tesoro, Geithner, recibió una peor nota, 51. Quien mejor nota sacó fue el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, con un 71.
Los economistas no están de acuerdo con el monto del plan de estímulo económico por US$ 787.000 millones. El economista Paul Krugman dice que ese monto no basta para afrontar la magnitud de la recesión, que se necesita un plan por US$ 3 billones (difícil que el Congreso lo hubiera aprobado, sin embargo, pero aún así le valió una reprimenda del jefe de Gabinete, Rahm Emanuel). El 43% de los economistas consultados por el WSJ dice que a los US$ 787.000 millones hay que sumarle otros US$ 500.000 millones. Y otros son directamente escépticos respecto de la necesidad de un paquete de estímulo.
Pero los montos no son lo que los economistas más critican, sino las demoras en activar determinadas partes del plan para rescatar a los bancos y para reactivar la economía. “Prometieron mucho y cumplieron poco”, dijo Stephen Stanley de RBS Greenwich Capital. “El secretario Geithner planeó un gran discurso y terminó con apenas un diseño vago. La incertidumbre se cierne sobre nuestras cabezas”.
Al mercado no le gustó el discurso de Geithner del 10 de febrero, y el S&P500 se lo comunicó, bajando un 4,5% ese día. Desde entonces pierde casi un 20%, en clara muestra de desaprobación e incomodidad con las medidas económicas. WST tuvo el martes una fuerte suba que no lograba desde fines de noviembre, luego de que se filtrara el contenido de un memo interno del Citigroup, de que Bernanke pidiera mayor regulación para el sistema financiero, y de que surgieran rumores de la reimplementación de la norma ‘uptick’. El mercado no sube cuando hay anuncios económicos por parte del gobierno.
Había gran exectativa con este equipo económico, y antes de asumir, tres cuartos de los encuestados señalaba que era mejor que el equipo saliente de Bush. Pero hoy el Secretario del Tesoro es peor visto que su antecesor, Paulson, quien recibió una nota de 57, en enero pasado.
Las críticas crecen, y visto que los primeros meses son los de mayor enamoramiento de la población con su nuevo presidente, no pasará mucho tiempo hasta que la opinión de los economistas llegue al público en general ante la profundidad de la crisis y el poco efecto de las medidas. Obama ha dinamitado este período y el tiempo que viene será aun más complicado.
En Europa tampoco hay aceptación de las medidas de reactivación propuestas, los mercados siguen en baja y no parecen haber medidas ni fondos que alcancen. Pero en los países de la UE los presidentes están en ejercicio desde antes que Obama.
Y cuando comiencen a bombardearnos menos tímidamente desde la prensa y los analistas con el déficit de presupuesto sin precedentes de EEUU para este año, de US$ 1,75 billones (cuatro veces el PBI argentino y el equivalente al PBI español), que representa el 12,3% del PBI, siendo el mayor déficit desde la Segunda Guerra, el dólar será el último de los refugios.

Publicidad
¿Es posible ganar dinero online sin tener conocimientos previos en el mundo de las inversiones e incluso sin invertir un solo centavo?

Sí, Forex es un sistema de inversión online accesible a todo tipo de personas con o sin conocimiento del mercado Forex.
Descubre porque hay muchas personas haciendo grandes fortunas en Internet. ¡Una Gran Oportunidad Financiera! Gratis
AQUÍ


Señala Libertad Digital: “El primer Presupuesto de Obama ya está recibiendo las primeras críticas sociales. Los ciudadanos apelan al espíritu de la rebelión contra Inglaterra en 1773 en las fiestas tradicionales del té y varios Estados tachan de ilegal el derroche de gasto público y la subida de impuestos. Este año los contribuyentes norteamericanos han aprovechado una de las fiestas liberales por antonomasia para mostrar su claro rechazo a la política económica del nuevo presidente de EEUU, Barack Obama.
“No es de extrañar, ya que ha triplicado el déficit fiscal que le dejó su predecesor George W. Bush, además de aprobar un plan de que elevará los impuestos en un billón de dólares. Los presupuestos de Obama costarán más de 1.000 millones al día durante diez años, un gasto que deberán pagar, tarde o temprano, los ciudadanos.”
Sheryl King, economista de Merrill Lynch, a Reuters: “Los intentos de reparar la banca y los mecanismos de préstamos realizados por la nueva Administración hasta ahora sugieren que, como muy tarde en 2010, la economía de EEUU entrará en una segunda fase recesiva que será muy larga”.
Las inyecciones a instituciones financieras que no deberían estar operando, se acumulan, las automotrices necesitan más fondos, el déficit presupuestario de EEUU seguirá creciendo y comenzará pronto a escucharse cada vez acerca de la inutilidad del dólar como moneda, por más que los inversores mundiales sigan hoy comprando Treasuries o guardando sus dólares debajo del colchón.
Cuando la luna de miel con Obama termine, y quede definitivamente evidenciado que este presidente tiene más de Chance Gardener que de Franklin Delano Roosevelt, quedará a la vista la fragilidad futura del dólar ante una emisión monetaria descontrolada.
Es hora de apostar al euro, antes de que Wall Street nos sugiera hacerlo.
Si no operamos Forex, podemos comprar el ETF CurrencyShares Euro Trust ( NYSE:FXE ) que sigue la evolución del euro.

¿Puede el deterioro de la economía llevar al euro a la paridad con el dólar?

¿Puede el deterioro de la economía de la eurozona llevar al euro a la paridad con el dólar?

Buenos Aires, Argentina

27 de febrero de 2009

Un hecho ocurrido en Argentina durante el 2008 y que realmente me llamó poderosamente la atención cuando se produjeron los temores sobre la salud de la economía local invadió a los argentinos. Tradicionalmente, cuando la incertidumbre se apoderaba del contexto económico argentino, los ahorristas se volcaban masivamente a la compra de dólares ya que la moneda norteamericana ha sido tradicionalmente uno de los pocos refugios capaces de proteger la riqueza de la población. En el nuevo episodio de incertidumbre, los argentinos recurrieron nuevamente a una divisa extranjera para proteger sus ahorros, sólo que la divisa elegida no fue el dólar sino el euro.

Debo aclarar que este episodio que se observó claramente en Argentina, no se volvió a repetir en los subsiguientes momentos turbulentos del año, y difícilmente vuelva a repetirse al menos en el corto y mediano plazo.

Una de las enseñanzas que nos está entregando la crisis financiera internacional sin dudas es que la economía de la eurozona nos ha engañado haciéndonos pensar que la misma tenía una mayor fortaleza que la que realmente posee.

Seguramente muchos se preguntarán a qué me estoy refiriendo cuando hablo acerca del engaño causado por la economía de la zona del euro. Es que apenas estallada la crisis, muchos creían que estábamos frente al fin del liderazgo mundial de la economía estadounidense y con ella frente al final del predominio del dólar como la moneda líder. Ante el vacío que produciría la caída de los EE.UU. como líder mundial, la zona del euro, que insinuaba una cierta consolidación luego de casi una década funcionando como tal, prometía tomar dicho liderazgo.

En dicho contexto, el euro emergía como la nueva divisa fuerte capaz de desafiar el liderazgo del dólar. Así, como muchos recordarán, el euro rozó los US$ 1,6 hacia el mes de abril de 2008 y se mantuvo cercano a dicho valor hasta que a finales del mes de julio comenzó su caída, con intentos de recuperación de por medio, hasta alcanzar los US$ 1,27 actuales.

Pero la zona del euro no solamente estaba implicada con los activos tóxicos que produjeron la crisis subprime en los EE.UU. y que infectó su sistema financiero, sino también se ha visto afectada por la caída en la actividad económica de aquel país demostrando el alto nivel de dependencia hacia la economía estadounidense y la poca capacidad que posee la demanda interna de los países de la eurozona para compensar el debilitamiento externo.

Tal es la debilidad demostrada por la economía de la eurozona que en los últimos tiempos se ha dudado incluso sobre la sostenibilidad tanto del bloque económico como tal (debido a las consecuencias negativas que en este tipo de situaciones sufren algunas de sus economías integrantes, dada la rigidez de acción que dicha pertenencia implica), e incluso la sostenibilidad del euro.

Lo cierto es que luego de haber perdido más del 20% de su valor máximo, existe un gran debate acerca de la evolución de la relación entre el euro y el dólar. En relación a este tema existen dos elementos que hacen probable la continuidad del debilitamiento de la moneda de la eurozona en relación al dólar y que son la continuidad del contexto de incertidumbre mundial y las perspectivas de un mayor deterioro en las condiciones económicas de la eurozona.

En relación al primer factor, existe una alta probabilidad de que el contexto de incertidumbre se mantenga durante gran parte del presente año. No solamente se ha complicado el panorama para la recuperación de la economía estadounidense y mucho más para la eurozona, sino aún no ha quedado atrás la posibilidad de ocurrencia de nuevos episodios de crisis en los sistemas bancarios. Este contexto de fragilidad no hace probable pensar en una recuperación sostenible del valor del euro.

En lo que a la situación de la economía de la eurozona se refiere, las variables macroeconómicas muestran un continuo deterioro. Ello ha provocado que la confianza económica en la eurozona siga cayendo en picada y su indicador se ubique ya en los 65,4 puntos, su menor nivel desde que el mismo comenzó a ser medido en 1985.

Las economías de la región han experimentado durante el cuarto trimestre de 2008 una fuerte contracción de su producto, pero las perspectivas son aún peores para el 2009. La mayoría de las proyecciones anticipan una contracción del PBI para la eurozona que podría superar el 2%.

La debilidad de la demanda externa ha sido uno de los factores determinantes de la contracción de la economía de la eurozona. Esta debilidad del frente externo se ve reflejada en la cuenta corriente de la región que perdió su posición superavitaria y en 2008 cerró con un déficit del 0,7% en términos del PBI.

Pero no solamente las economías de la eurozona se ven afectadas por su debilidad macroeconómica, también se encuentran amenazadas por la situación por la que atraviesan las economías de Europa del este que puede incidir fuertemente en la región. En Austria, Hungría y Rumania, la situación fiscal y el estado de salud del sistema bancario son frágiles. Desde las principales economías de la eurozona, se ha garantizado la ayuda para evitar una situación de crisis. No es que Alemania y Francia sean países tan solidarios que en estos tiempos piensen en ayudar a las economías más débiles solamente por caridad, sino un posible colapso de las mismas puede implicar un impacto negativo que ahondaría la situación recesiva de las economías de la eurozona con las que existen estrechas vinculaciones (principalmente por el sector financiero).

En este contexto negativo, la esperanza para el euro proviene de lo que pueda hacer EEUU. La economía norteamericana tiene mejores perspectivas de recuperación que la economía de la eurozona, pero ello puede influir favorablemente para la recuperación del euro dado que aumenta las perspectivas de recuperación de la economía de la eurozona dada la dependencia de la misma de la fortaleza económica estadounidense. De todos modos, las dificultades por las que atraviesa la economía estadounidense a pesar de los múltiples planes lanzados, hacen difícil estimar en cuánto tiempo y con que magnitud podrá recuperarse la misma. Por otra parte, la recuperación de la economía estadounidense puede no beneficiar al euro ya que podría implicar un brusco cambio de la dirección de la política monetaria con el objetivo de evitar la generación de una nueva burbuja especulativa y que se generen presiones inflacionarias desmedidas, lo cual alentaría el fortalecimiento del dólar.

En este contexto negativo para el euro ¿Hasta dónde puede caer la divisa de la eurozona?

Si bien el euro ha perdido significativamente valor desde sus máximos, no pocos analistas consideran que aún puede seguir desvalorizándose frente a la moneda estadounidense. La visión más extrema la propuso un artículo publicado en el site argentino “Infobae” que planteaba la posibilidad de que el euro vuelva a la paridad con el dólar. En relación a ello, el site argentino reflejó las declaraciones de John Mauldin, presidente de Millennium Wave Advisors, para quien el colapso de Europa del Este tendrá un impacto demoledor sobre la banca europea. Según Mauldin: “Europa está mucho más en riesgo que los Estados Unidos ante la ausencia de capacidad financiera de muchos países para nacionalizar algunos bancos, cuyos balances superan con creces sus respectivos PBI”.

A pesar de las malas perspectivas que tiene el euro, es difícil que pueda quebrar la barrera de los US$ 1,20. Este valor actuará probablemente como una barrera de contención para la divisa europea. ¿Y si quiebra el euro los US$ 1,20? Entonces sí podrá acercarse peligrosamente a la paridad con el dólar. Para que estas especulaciones tengan posibilidades de concretarse, la primera mitad de este año será crucial. Más allá de dicho período, estas posibilidades se irán diluyendo.


AgenciaBlog