Archivo para la categoría ‘chile’

Carry Trade: las monedas más rentables para invertir

Carry Trade: las monedas más rentables para invertir

Carry Trade: las monedas más rentables para invertir Los inversores han vuelto a la carga. Como si fuera un vicio, los altos niveles de rentabilidad que han podido disfrutar durante un largo período previo a la crisis les ha dejado ese gustito que quieren volver a saborear.

No basta con retornos razonables. Tampoco se repara en las consecuencias dañinas que sobre las economías produce el comportamiento irracional que observan. Luego de hibernar un tiempo, están saliendo con los primeros rayos de la recuperación económica y cuando se dan cuenta que aquello que pisan es tierra firme, se ponen a correr nuevamente esta carrera por mayores ganancias.

En este contexto de leve recuperación, los inversores tienen como aliados involuntarios a los Bancos Centrales que en varios casos han advertido acerca del mantenimiento de los niveles mínimos de tasas de interés por al menos unos cuantos meses más.

La actividad especulativa, muy fuerte en el último tiempo, ha demostrado acabadamente que en el mundo moderno existe un amplio margen para arbitrar. El carry trade, que desapareciera prácticamente en medio de las turbulencias económicas, es la forma elegida por los inversores para volver a las abultadas ganancias. El artículo escrito por Rubén Ramallo para iProfesional sobre este tema me ha hecho reflexionar acerca de lo inevitable de las crisis.

Para los que no conocen la operatoria, el carry trade se aprovecha de la diferencia entre tasas de interés existente en los países. El objetivo es endeudarse en una “moneda dura” (que puede ser el euro, la libra esterlina, el franco suizo, el yen o el dólar), y colocar dicho dinero en una moneda que ofrezca un mayor retorno obteniendo una ganancia a partir del diferencial de tasas.

Así por ejemplo, si un inversor se endeuda en yenes, dado que la economía japonesa tiene sus tasas de interés en zona neutral (la tasa de interés de referencia del Banco de Japón se encuentra en 0,1% y los problemas de la economía nipona hacen prever que seguirá estando así por un buen tiempo), y coloca todo su dinero en la economía brasileña, en donde el nivel de tasa de interés de referencia del Banco Central de Brasil se encuentra en el 9,25%, alcanzará un margen de ganancia más que interesante. Y es mucho más interesante si se considera el nivel de apalancamiento típico de estas operaciones (esto es, el nivel de endeudamiento sobre el capital propio que interviene en la operatoria), el retorno de la inversión se ve multiplicado.

Esta situación está afectando en la actualidad principalmente a la economía brasileña, la cual, dada su política monetaria de metas de inflación, encuentra ciertas limitaciones para actuar. Y aquí hay otro elemento a favor de los especuladores: el flujo de capitales que ingresan a Brasil presionan a la apreciación cambiaria aumentando de este modo la rentabilidad de la inversión en su moneda original. De este modo, el riesgo devaluatorio de la moneda en la que se invierte, el cual representa una amenaza contra el margen de rentabilidad, se ubica en niveles mínimos.

También Chile está sufriendo la acción de los especuladores que utilizan al peso chileno como moneda de fondeo. Gonzalo Jara, gerente de making market de Santander Chile, en iProfesional: “Tenemos un fenómeno de carry trade que juega a favor del dólar. Los grandes hedge funds usan al peso chileno como moneda de fondeo, porque el financiamiento para comprar moneda estadounidense resulta ser el más barato de América Latina”.

Algo paradójico que encontré para la Argentina es que se encuentra resguardada de la amenaza del carry trade gracias a la inestabilidad e impredecibilidad de su economía. Sí, resulta extraño, pero debo decir que hacer las cosas tan mal, tiene también sus beneficios. Los especuladores se mantienen alejados de Argentina ya que a pesar de sus elevadas tasas de interés, la inestabilidad cambiaria, entre otras cuestiones, implica un riesgo elevado que no están dispuestos a asumir.

La actividad especulativa ha afectado el valor del real brasileño y el peso chileno. A principios de año, el dólar en Brasil cotizaba a R$ 2,313 y en Chile a $ 638,16. Actualmente, la divisa estadounidense lo hace a R$ 1,839 en Brasil y a $ 547,35 en Chile. El carry trade está golpeando de lleno en la competitividad de estas economías, afectando principalmente a la economía chilena cuyas exportaciones representan alrededor del 32% de su PBI.

La política monetaria de metas de inflación encuentra limitaciones ante este tipo de operatoria ya que no puede intervenir en la magnitud que la situación requiere para sostener el tipo de cambio.

Para peor, esta operatoria que se está viendo tanto con estas monedas latinoamericanas como también con el dólar australiano o el rand sudafricano también se replica en los commodities cuyas cotizaciones se han recuperado fuerte en lo que va del año (probablemente más de la cuenta) amenazando la dinámica de esta operatoria con generar una nueva burbuja especulativa.

¿Y qué se puede decir acerca de los reguladores? Los reguladores no se han dado aún por enterados de lo riesgoso de esta situación. Si bien hace ya un par de décadas que se lleva adelante esta operatoria, el riesgo que está implicando la generalización de la misma tiene altas probabilidades de transformarla en una nueva causa de crisis cuando aún no hemos salido de los problemas originados por la subprime.

Me llama bastante la atención que ni los banqueros centrales ni los responsables de política económica de los principales países planteen algún recurso de acción para frenar el resurgimiento de esta operatoria tan peligrosa para las economías. Ciertamente entiendo que los beneficios de cortísimo plazo que el carry trade puede generar para acelerar la recuperación de la economía global está pagando el silencio de los hacedores de política de las principales economías.

Seguramente si esto deriva en una nueva crisis, nos encontraremos con una larga fila de responsables de los gobiernos y de organismos internacionales que con gran autoridad se animarán a identificar con precisión el problema que dio origen a la crisis y las soluciones regulatorias necesarias para que no se vuelva a producir. Ya para esa altura, los especuladores encontrarán otra alternativa de inversión de alto riesgo para la estabilidad de las economías y la utilizarán frente a las propias narices de los reguladores que optarán por mirar hacia otro lado.

Horacio Pozzo

——————– VALOR GLOBAL +17% EN 45 DÍAS —————

Los suscriptores de nuestra nueva newsletter de inversión, Valor Global , no sólo recuperaron el costo de la suscripción, sino que van ganando un 17% en sus carteras al invertir en las compañías que les recomendamos . ¿Quiere saber cuáles son? Puede probar ingresando aquí para averiguarlo y comenzar a invertir en las nuevas recomendadas de agosto. Me pueden escribir a paola@latinforme.com o a info@latinforme.com para mayores detalles.

La ambición de los inversores ha retornado

La ambición de los inversores ha retornado

La ambición de los inversores ha retornado Los precios de los commodities, en general están teniendo una recuperación un tanto inesperada que ha resultado una noticia positiva para aquellos países productores de algunos de ellos, luego de que el fuerte desplome que experimentaron sus cotizaciones hacia el último cuarto de 2008 les trajera más de un dolor de cabeza a sus finanzas en un contexto de profunda recesión económica.

El precio del barril de petróleo cotizaba en alrededor de US$ 38 hacia finales de 2008 y actualmente se encuentra por encima de los US$ 70, dándole un poco de aire a un Chávez que tiene menos margen de acción para evitar una crisis económica. Chile comienza a respirar con lo que ocurre en el caso del cobre, para el que la recuperación de China se refleja en su fuerte demanda que impulsa la cotización del metal rojo y en la semana pasada alcanzó su mayor nivel desde octubre de 2008. Argentina le prende velas al “yuyito” como lo ha llamado la presidente, Cristina Fernández de Kirchner, y la soja le responde manteniendo su tendencia alcista y cerrando la semana pasada a US$ 430 la tonelada.

Las cotizaciones de los commodities han alcanzado a recuperar una parte significativa del valor que habían perdido en la profundización de la crisis. A pesar de ello, aún se encuentran alejadas de los máximos alcanzados hacia mediados de 2008 y es por ello que el interrogante actual es poder inferir si esta tendencia se mantendrá y con qué fuerza hasta fines de año. Si uno se vale por los signos de reactivación gradual y suave de la economía global, verdaderamente no se deberían justificar mayores alzas en las cotizaciones de los commodities que las observadas, salvo en los casos de los commodities agrícolas ante eventualidades climáticas inesperadas o en el caso del petróleo ante la posibilidad de situaciones de tensión política a nivel mundial.

Si bien la crisis ha tapado un poco lo que ha ocurrido con las cotizaciones de los commodities hasta la primera mitad del 2008, el fuerte alza que observaron los mismos generaron grandes presiones inflacionarias a nivel global que impactaron de una manera no homogénea entre las economías (así por ejemplo, Chile y España vivieron la dureza de las alzas en las cotizaciones sobre sus niveles de precios) y obligaron a los Bancos Centrales a llevar a cabo una política monetaria restrictiva que profundizó la caída en el nivel de actividad económica.

Cuando la recuperación económica aún no ha tomado forma, ya comienza a preocupar la continuidad en el alza de los commodities, en especial de los commodities energéticos, dado que podrían dar lugar a una situación similar a la ocurrida en 2008. El componente especulativo en dichas cotizaciones pone en riesgo el crecimiento de la economía global pudiendo incluso generar situaciones de estanflación.

Es por este motivo que cada vez se suman más voces a los pedidos de regulación en los mercados de derivados para limitar el componente especulativo, contener de este modo el alza en las cotizaciones de los commodities generando además una mayor previsibilidad en los mismos. Las principales preocupaciones se fijan en los commodities energéticos por su impacto directo en los costos de producción.

En relación a este tema, en los Estados Unidos, Gary Gensler, presidente de Commodity Futures Trading Comission (CFTC) decía el miércoles de la semana pasada: “Creo que deberíamos considerar seriamente fijar límites a las posiciones (especulativas) en los mercados de futuros energéticos”. Para Gensler, no solo se deben regular las posiciones en los mercados de futuros energéticos sino también en la de todos aquellos commodities de oferta finita. El ente regulador de las operaciones con futuros sobre commodities quiere limitar la cantidad de contratos que pueden acumular los inversores, para evitar lo que se denomina la “especulación excesiva”. En este sentido, el debate principal radica en cómo fijar esos límites, un tema que será clave para el negocio de los grandes bancos y las herramientas de inversión.

Brasil en tanto, que pretende jugar un rol de mayor relevancia en el contexto internacional, anunció que presentará ante el G-20 en la reunión que tendrá lugar en Londres a principios del mes de setiembre (preparatoria para la reunión de finales de dicho mes en Pittsburgh, Pensilvania), una propuesta para regular los mercados de derivados mundiales.

Entre las medidas a implementar, Brasil solicitará en primer lugar, que todas las operaciones en el mercado de futuros sean registradas. Además buscará impulsar el establecimiento de centros de compensación y liquidación similares a los que ya existen en países como Brasil y que obligan al inversor a depositar una garantía para cubrir sus operaciones con derivados.

La discusión acerca de la regulación de los mercados de derivados se encuentra en sus inicios, pero ya promete finalizar con acciones concretas a nivel global. El escenario futuro, en el cual la posible escasez energética comienza a preocupar, se observa el surgimiento de fuentes de energías renovables y surgen potencias como China que impulsan fuertemente la demanda de todo tipo de commodities, algo que está haciendo tomar consciencia a los gobernantes que si no actúan ahora para limitar la dinámica de las cotizaciones en los precios de los commodities, éstas pueden transformarse en una seria amenaza para la estabilidad económica mundial.

Además, hay un elemento que no puede pasar desapercibido y que puede alimentar la burbuja especulativa en torno a los precios de los commodities. Este elemento es la política monetaria llevada adelante por casi todos los bancos centrales en todo el mundo que han reducido sus tasas de interés de referencia a sus mínimos históricos en muchos casos.

La extensión de las tasas de interés en niveles extremadamente bajos es un elemento que actúa a favor de la generación de burbujas especulativas ya que permite a los inversores el disponer con una gran cantidad de recursos para alimentarla.

Si bien los Bancos Centrales están prevenidos de esta situación, ello no representa ninguna garantía de que se puedan evitar. Es que dependerá de la capacidad de las entidades monetarias de iniciar el ciclo ascendente de tasas de interés en el momento justo, cuando la recuperación económica haya dado comienzo.

La decisión de iniciar el ciclo de tasas ascendente no es muy popular que digamos para los mercados y ningún Banco Central quiere ser el primer aguafiestas. Esta situación genera el riesgo de demora en el cambio de dirección de la política monetaria. Ante esta situación, probablemente lo lógico es que exista una cierta coordinación entre los Bancos Centrales para actuar de manera prudente y evitar el surgimiento de una nueva burbuja.

¿Se animarán los líderes mundiales a actuar de aguafiestas cuando aún los mercados financieros no comienzan a celebrar la salida de la crisis?

Horacio Pozzo

Quienes tienen plata, aprovechan esta crisis para comprar. Como los suscriptores de nuestra newsletter de inversión Valor Global, y que ya recuperaron su costo al invertir en las compañías que les recomendamos. ¿Quiere saber cuáles son? Puede probar ingresando aquí para averiguarlo y comenzar a invertir en las nuevas recomendadas de agosto. Me pueden escribir a paola@latinforme.com para mayores detalles.

La estrategia de Cencosud para seguir creciendo

La estrategia de Cencosud para seguir creciendo

La estrategia de Cencosud para seguir creciendo

26 Junio 2009
Todavía recuerdo el impacto que había provocado allá por el año 1993 la llegada de los primeros hipermercados a la ciudad de La Plata, donde vivo, (lógicamente, ya varios de los gigantes se encontraban operando en la capital argentina y en otras grandes ciudades del país). La economía argentina hacía poco tiempo que había superado una durísima crisis económica con hiperinflación y esta empresa extranjera vio en el país, un gran potencial de crecimiento. Y los platenses, al igual que las familias que vivían en las otras ciudades en las que esta cadena de hipermercados se instaló, no defraudaron y así Argentina se transformó en un mercado interesante para el desarrollo de este tipo de emprendimientos.

Volviendo al presente, la percepción de que crisis está siendo superada lentamente en Latinoamérica está cobrando fuerza. La economía brasileña por caso, ha comenzado a mostrar unos tibios signos de recuperación tanto en el sector industrial como en el de servicios. Mi impresión es que con la reactivación de la economía estadounidense y con el cambio de humor que se percibe en el contexto económico, la economía de Brasil volverá a recuperar su crecimiento y vigor.

Un poco ansioso por superar este período incómodo, Lula ha decidido potenciar la recuperación de Brasil y prepararse para la recuperación de la economía global. Después de todo, de eso se trata ser un buen gobernante, priorizar el crecimiento y desarrollo del país de manera armónica, para lo cual es necesario estar atento no a peleas internas e infructuosas, sino estar atentos y tener capacidad de percepción de las oportunidades que el mundo ofrece.

¿Busca invertir en Bolsa y no sabe cómo empezar?—

La mayoría de los que ingresan al mercado sin capacitación se funden ¿y sabe por qué?

¿Usted cree que para ganar en Bolsa hay que comprar en el piso y vender en el techo?

¿O que hay que comprar porque el mercado bajó demasiado y vender porque subió mucho?

No puede cometer esos errores ya más.

Las respuestas a estas preguntas con nuestro reporte Valor Global de julio.

Este reporte de inversión más cuatro reportes gratuitos para aprender a invertir, u optimizar nuestras inversiones, cuesta US$ 150 por año, pero lo estamos lanzando a un precio promocional de US$ 99 al año (apenas US$ 8,25 al mes), por unas pocas horas más…

¿Va a dejar pasar esta oportunidad? Haga click aquí para obtenerlo

————————————–

En este mismo sentido, la chilena Cencosud (IPC:CENCOSUD; OTC:CSUDF), quiere reforzar su estrategia de expansión en dos mercados de la región con un gran potencial de crecimiento: el brasileño, que crece de la mano de una acercada política económica, y el peruano, que promete y va en una buena dirección.

La estrategia de Cencosud es tan clara como las declaraciones de Pablo Castillo, gerente general de la división supermercados: “El futuro de Cencosud en supermercados está en Brasil y Perú”. Hace poco más de un año, les había hablado sobre la estrategia de expansión regional de Cencosud (“Confiando en las Fuerzas Internas de Latinoamérica”), que se vio interrumpida por el terrible agravamiento inesperado de la crisis financiera internacional. Pero la fortaleza financiera que demuestra la firma conjuntamente con el cambio de escenario, hacen que en breve vuelva a retomar sus planes de crecimiento regional, prueba de la confianza en el potencial de crecimiento de los países latinoamericanos.

Los mercados de Brasil y Perú tienen un interesante potencial para las empresas que se dedican al consumo, como lo es Cencosud. Esta semana dábamos cuenta de la recuperación en el nivel de empleo que había observado Brasil en los últimos meses (”Bien por el empleo en Brasil)”(con una generación de 131.557 puestos de trabajo en mayo), y de las perspectivas positivas que se observa a futuro.

Para el caso de la economía de Perú, la crisis financiera internacional no impedirá que la misma crezca durante este año aunque lo hará a un ritmo mucho menor del que lo ha hecho en el último tiempo. Para Moody´s, la recuperación de la economía peruana se producirá antes del final de año, y Perú junto con Brasil, estarán a la cabeza de la recuperación económica de la región de la región.

Sobre las características de la recuperación en las economías latinoamericanos, Finanzas reproducía esta visión de Moody´s: “La recuperación estará sostenida sobre todo por fuentes internas, principalmente por el consumo y la inversión, dada la persistente debilidad en la demanda externa”.

Esta característica que tendrá la recuperación económica en Latinoamérica a través de la recuperación de la demanda interna es el elemento de atracción para que Cencosud retome su estrategia de expansión en Perú y Brasil en un plazo corto de tiempo.

Castillo confirmaba que el objetivo de la compañía chilena es reactivar los planes de expansión en 2010. E incluso, dada la importancia que cobrará el mercado interno de Brasil en el futuro, el gerente general de la división de supermercados de Cencosud redobló la apuesta demostrando que la expansión en Brasil particularmente interesa y mucho: “En Chile, geográficamente lejos, nos cuesta percibir el significado del mercado brasileño. Sólo el mercado noreste tiene 50 millones de habitantes. Tal vez, algún día nuestra casa matriz de supermercados esté en Salvador de Bahía”.

La movida estratégica de la compañía chilena debe ser lo más rápido posible para no perder ante la competencia en mercados que pronto crecerán con fuerza. El consumo en bienes no durables (o de poca vida útil y que denominamos consumo corriente), que es el segmento en el que se especializa el gigante chileno, es el primer elemento que se recupera luego de una crisis como la que afectara a la economía mundial.

Con la estrategia de expansión regional nuevamente en marcha, las acciones de Cencosud retoman el atractivo para el inversor. Desde principio de año, el precio de la acción ha comenzado a recuperarse y ya acumula un crecimiento del 56%. A pesar de ello, aún tiene mucho por crecer al menos para alcanzar sus máximos del año pasado.

Cencosud no tiene tiempo para perder si quiere pelear el liderazgo en mercados tan interesantes como lo es el mercado brasileño. La compañía chilena se quiere anticipar a los buenos tiempos en la región y estar preparados para aprovecharlos

¿Podremos aprovechar nosotros también invirtiendo en Cencosud?

Telecomunicaciones en Chile: un oasis en el desierto

Telecomunicaciones en Chile: un oasis en el desierto

Telecomunicaciones en Chile: un oasis en el desierto

Telecomunicaciones en Chile: un oasis en el desierto

16 Junio 2009
Uno de los sectores que a nivel mundial mejor está sorteando la crisis, es el sector de las telecomunicaciones. Los últimos desarrollos y la implementación de tecnologías 3G que integran servicios, han potenciado la expansión del sector que todavía tiene mucho por dar a nivel mundial y en el mercado Chileno en particular.Las perspectivas del sector de telecomunicaciones en Chile, no es la excepción. Incluso, se puede decir que en una economía afectada de una manera particular por la crisis, el sector de las telecomunicaciones aparece como un oasis en el desierto. Para este año el mercado espera que el PBI chileno se contraiga un 1%, pero las expectativas para el sector de las TELCOS es auspicioso.

——- Adelanto Especial LATINFORME ——-

*** ¿Dónde está China invirtiendo su dinero ahora ? En una alianza estratégica con una empresa sudamericana que les reportará a ambos fuertes ventajas a corto, mediano y largo plazo. ¿Cuál es esa empresa? Ya pronto se lo revelaremos. Esta alianza ya está en marcha y esta empresa ha encontrado justo lo que estaba necesitando para impulsar fuertemente su producción. Hay que invertir ya en esta compañía antes de que la noticia sea ampliamente conocida.***

Haga click aquí para seguir leyendo…

———————————————————————————

El director general de la Compañía de Telecomunicaciones de Chile SA (SAN:CTC-A; NYSE:TEF), Oliver Flögel le decía a Reuters: “Creo que la industria de las telecomunicaciones ha sido y seguirá siendo un motor de crecimiento económico. En 2007 y 2008 crecimos al doble como industria de lo que creció el producto interno bruto (PIB) y nos va a ocurrir lo mismo en el 2009″.

La gente de Telefónica de Chile, confía en que este año el crecimiento del sector se produzca tanto en telefonía móvil como en banda ancha fija y móvil. Telefónica de Chile, como lo están haciendo buena parte de las empresas del sector, brinda una amplia gama de servicios que incluyen además de telefonía local y de larga distancia, acceso a Internet conmutado y a través de banda ancha. También ofrece servicios de televisión satelital y transporte satelital de señales de radio y TV. Adicionalmente, brinda telefonía móvil a través de Movistar y servicios de seguridad (instalación y monitoreo de cámaras fijas y móviles, así como censores, monitores y alarmas para incendios), a través de Telefónica Ingeniería de Seguridad (TIS),

La multiplicidad de servicios que ofrece Telefónica en Chile le permite aprovechar las economías de alcance (principalmente, economías que surgen del uso común de ciertos recursos), que son propias del sector.

En relación a los servicios de Internet, en Chile existe una muy baja penetración del servicio ya que cuenta con tan sólo 8,47 abonados por cada 100 personas. Su baja penetración se explica por los altos costos y baja velocidad.

Para tener un parámetro de comparación de la situación de los servicios de Internet en Chile, se puede considerar al grupo de países que componen la OECD en los cuales, el valor promedio de la suscripción más económica es de US$ 22. En comparación, Chile tiene precios superiores en un 50%. En relación a la velocidad del servicio, dentro del grupo de países de la OECD, Japón y Corea tienen las cifras más altas, con sobre 80 Megabits por segundo (Mbps). Si se quiere rankear a Chile dentro del grupo de la OECD en materia de velocidad (con tan sólo 2 Mbps), entonces se encontraría antepenúltimo un puesto por encima de México, que es el último. La banda ancha en Chile está disponible para el segmento ABC1 de la población ya que en los segmentos C3, D y E, el precio del servicio resulta prohibitivo.

Telefónica de Chile está invirtiendo actualmente en incrementar la velocidad de su servicio de Internet. Flögel reconocía al respecto de la necesidad de mejoras en la velocidad del servicio: “Aumentarla es uno de nuestros desafíos y se está invirtiendo fuertemente en ello”. Para director general de la compañía, más que reducción en el costo de acceso al servicio, la compañía ofrece paquetes que son la clave para que el mismo termine resultando más económico.

Otro de los temas claves que se debe definir en el mercado chileno y que afecta a Telefónica es la norma de TV digital que el país adoptará. El pasado viernes EEUU comenzó a transmitir sólo en digital. Si bien la implementación total en Chile se produciría en ocho años, aún resta mucho por avanzar, comenzando por la elección de un tipo de norma.

Para los especialistas chilenos, la televisión digital es un avance tecnológico que le implicará una mejor calidad de imagen y sonido, y nuevas oportunidades de negocios en torno a la televisión, permitiendo aumentar la eficiencia con que se usa el espectro radioeléctrico. De este modo, la TV digital permitirá dividir el espectro radioeléctrico ocupado actualmente por un solo canal en varias señales, permitiendo una mayor diversidad de actores (como por ejemplo, actores regionales) que podrán desarrollar sus contenidos, según el proyecto de ley orgánica del Consejo Nacional de TV.

Actualmente Telefónica de Chile ofrece servicios de TV digital y uno de sus productos estrella es el denominado TVR que permite al cliente la posibilidad de grabar programas, y aplicar funciones especiales para no perderse la programación. Para dentro de diez años se estima que el 50% de los hogares chilenos contará con servicio de TV por cable, haciendo de éste, un sector atractivo ya que en la actualidad alrededor del 35% de los hogares cuenta con el servicio.

En materia de telefonía móvil, Telefónica opera a través de Movistar de Chile. El 2008 resultó ser un año muy positivo para la compañía que ni siquiera se dio cuenta de la crisis que afectaba a la economía chilena. A diciembre de 2008, Movistar contaba con 6,87 millones de clientes en Chile y observó un crecimiento del 11% en sus ingresos. Esta gran masa de clientes genera una oportunidad que la compañía pretende aprovechar mediante el lanzamiento de nuevos servicios. La semana pasada, la empresa anunció el lanzamiento de un curso de inglés a través del celular tan novedoso como bien logrado.

La crisis no parece estar en el escenario de Telefónica de Chile, y sus buenas expectativas ya se han visto reflejadas en el valor de la acción de la compañía madre en España. ¿Valdrá la pena apostar por esta acción?

¿Qué tiene que hacer el Banco Central de Chile para estimular la economía?

¿Qué tiene que hacer el Banco Central de Chile para estimular la economía?

20 de Abril de 2009
Las familias y los empresarios chilenos, se encuentran un poco desconcertados: el Banco Central recorta fuerte su tasa de interés, el sistema bancario chileno se muestra fuerte y rentable, pero ellos tienen mayores dificultades para acceder al financiamiento. ¿Qué es lo que está ocurriendo? ¿Qué tiene que hacer el Banco Central de Chile para estimular la economía?

Dentro del esfuerzo que viene realizando el gobierno chileno por sacar a la economía de la actual situación de depresión, el Banco Central de Chile ha realizado fuertes recortes en su tasa de interés de referencia con el objetivo de aumentar la liquidez del sistema financiero para generar crédito que estimule la demanda interna. Actualmente, la tasa de interés de referencia se ubica en el 1,75% (desde diciembre de 2008, la misma fue reducida en 650 puntos básicos).

Para entender un poco el funcionamiento de la política monetaria en Chile, hay que decir que el Banco Central busca conducir la tasa de inflación y el crecimiento económico a través del manejo de la tasa de interés de política monetaria, que incide sobre ambos a través de varios factores (canales de transmisión). Actualmente, la decisión de recortar la tasa de interés cuando la economía se encuentra debilitada busca lograr lo siguiente: que el abaratamiento del costo del dinero aumente el crédito en la economía, mejore las hojas de balances de las empresas (ya que produce un aumento en el valor real de los activos) y mejore la competitividad cambiaria (ya que una menor tasa de interés debilita al tipo de cambio nominal).

publicidad

Traders FX FOREXYARD

¿Quiere invertir en el Mercado Forex?

Comience ahora a operar con una cuenta forex Real: haga click aquí y sepa todo lo que necesita para invertir de manera rápida y eficaz.

La generalización de la crisis a nivel mundial hace que el impacto de la política monetaria chilena sobre la demanda externa sea imperceptible. Por otra parte, a pesar de haberse abaratado el costo de fondeo, según surge de la encuesta trimestral que realiza el Banco Central de Chile, ello no se traduce en un incremento en la dinámica crediticia de la manera esperada.

En relación a lo anterior, el relevamiento dado a conocer por el Banco Central de Chile, muestra que las entidades bancarias han reducido los montos y plazos en el otorgamiento de créditos al tiempo que varias entidades han incrementado los requisitos para el otorgamiento de créditos (aunque la proporción de entidades que han incrementado sus requisitos para el otorgamiento crediticio es menor a la observada en el último trimestre de 2008).

Según surge de dicho relevamiento, el 60% de las entidades bancarias encuestadas revelaron que han impuesto mayores restricciones para el otorgamiento de créditos a grandes empresas (85,7% lo habían reconocido en la encuesta del trimestre anterior), mientras que el 44% lo ha hecho para las pequeñas y medianas empresas (73,7% en el trimestre anterior). También varias entidades han incrementado sus requisitos para el otorgamiento de préstamos personales e hipotecarios (el 29,4% lo han hecho para los primeros y el 18% para los segundos).

Como se observa, el mercado crediticio en Chile siente el impacto de la crisis por el lado de la oferta. Pero también lo siente por el lado de la demanda. Es que los mayores requisitos y un panorama económico en continuo deterioro han provocado una contracción de la demanda de crédito. Según la encuesta del Banco Central de Chile, el 47,1% de las entidades observa una caída en la demanda de créditos personales, el 35,3% lo ve en los créditos hipotecarios. En lo referente al crédito a empresas, el 30% de las entidades detectó una caída en la demanda en el segmento de grandes empresas, mientras que el 22,2% lo ha observado en el de pequeñas y medianas empresas.

Si el costo de fondeo de las entidades bancarias en Chile ha disminuido fuertemente en lo que va del año: ¿Por qué las entidades bancarias se muestran menos dispuestas a prestar? Simplemente por el deterioro del contexto económico tanto interno como externo que aumenta el riesgo crediticio y obliga a las entidades bancarias a mantenerse más líquidas para evitar situaciones de tensión (que pueden provocarse por ejemplo, por la salida de grandes volúmenes de depósitos).

Lo que ocurre en el mercado crediticio de Chile es un comportamiento normal que se produce en situaciones donde se observa un aumento de la volatilidad macroeconómica.

En situaciones de estrés económico, las entidades corrigen sus diagnósticos de riesgos y buscan posiciones más conservadoras. Es por ello que acortan los plazos y reducen los montos otorgados. Adicionalmente, y a pesar de que el Banco Central de Chile haya recortado fuertemente su tasa de interés de referencia (tasa que resulta de referencia para el resto de las tasas de interés), las entidades bancarias chilenas han incrementado sus spreads. Este comportamiento se corresponde por el aumento de la prima de riesgo que las mismas perciben.

Si las acciones del Banco Central de Chile no están logrando los objetivos propuestos: ¿Se puede hablar de errores en la conducción de la política monetaria? Uno puede pensar que la poca eficacia que está teniendo el Banco Central de Chile en alcanzar sus objetivos (hacia mediados del 2008 se mostraba incapaz de controlar la inflación y en estos momentos no puede hacer demasiado para estimular a la economía), se deben a errores en la conducción de la política monetaria. Sin embargo, lo que está ocurriendo es que la herramienta con la que se vale el Banco Central de Chile, no está teniendo los efectos deseados porque en situaciones de crisis como la actual, múltiples factores inciden de manera negativa sobre la oferta crediticia. En este sentido, para que efectivamente la política monetaria incentive a la demanda interna, debe ser complementada con medidas directas que estimulen la generación de crédito.

En este sentido, hacia fines de marzo, la presidente chilena Michelle Bachelet anunció nuevas medidas de estímulo económico entre las que se mencionaban facilidades para acceder al financiamiento bancario (entre ellas, medidas destinadas a fomentar el crédito hipotecario) y medidas tendientes a aumentar la competencia en el sector (donde se contempla aumentar la capacidad de las compañías de seguros, que podrán prestar más recursos al sector privado).

Estas acciones tendientes a actuar directamente sobre el mercado crediticio, conjuntamente con otras que buscan aumentar la competitividad de las empresas chilenas, complementan en el corto plazo la eficacia de la política monetaria en Chile, al tiempo que en el mediano y largo plazo, fortalecen a la economía. ¿Tendrán estas medidas el impacto esperado en lo inmediato?

Con las nuevas medidas: ¿Se podrá detener la desaceleración de la economía chilena?

Con las nuevas medidas: ¿Se podrá detener la desaceleración de la economía chilena?

feature photo

La economía chilena sigue desacelerándose. En realidad, no debería sorprender ya que esto era lo que se esperaba para el primer trimestre del 2009, no solamente para la economía chilena sino para la economía mundial. Preocupado por los datos económicos, el gobierno de Michelle Bachelet lanzó el pasado lunes un nuevo paquete de medidas: ¿Qué podemos esperar de las mismas?

Bajo un cielo tormentoso, en Chile no han parado de llover datos negativos de la economía. El consumo se debilita, las exportaciones se desploman, la producción se contrae y el desempleo aumenta. Un círculo vicioso contra el cual el gobierno chileno está luchando por frenar.

publicidad
Ava FX es líder mundial en forex en línea, con 50.000 clientes registrados alrededor del mundo y volúmenes de inversión por mas de $20 mil millones por mes.
· Sin comisiones ni costos.
· Spreads Fijos. Y Mínimos.
· Herramientas de Inversión de Avanzada.
La cuenta DEMO es la mejor manera de conocer el Ava Trader,
la mejor herramienta de Inversión.

Pruébela aquí

El consumo sigue mostrando signos de debilitamiento. Las ventas reales de los supermercados han observado un retroceso del 1,2% durante el mes de febrero. Por otra parte, las ventas reales minoristas registraron una contracción del 3%.

Según dio a conocer el Banco Central de Chile, hasta mediados del mes de marzo las exportaciones continuaron un 45% por debajo del nivel observado en 2008. En el primer bimestre del 2009, la balanza comercial chilena acumuló una caída del 72% en relación al mismo período del 2008.

La producción industrial sigue cayendo fuertemente. El Instituto Nacional de Estadísticas (INE) dio a conocer el dato de la producción industrial del mes de febrero, el cual anotó una caída interanual del 11,5%. Esta caída representa la mayor baja de la producción industrial desde 1990.

Por otra parte, en el mercado laboral, en el trimestre móvil diciembre de 2008 a febrero de 2009, el desempleo se incrementó al 8,5% de la Población Económicamente Activa (PEA) afectando a 619.000 trabajadores (con un impacto mayor en las mujeres para las cuales el desempleo asciende al 9,8% mientras que para los hombres es del 7,7%). Para los analistas de mercado, la tasa de desempleo podría alcanzar los dos dígitos para finales de año.

Con números en rojo por donde se quiera mirar a la economía chilena, el gobierno de Bachelet no esperó a ver los efectos del plan de estímulo económico anunciado tiempo atrás y lanzó un nuevo paquete de medidas con un claro objetivo: fomentar el crédito para las Pymes (pequeñas y medianas empresas) y las familias.

Analizando las 20 medidas contempladas en el nuevo plan de estímulo económico se observa que 9 de ellas son directamente de apoyo financiero a las empresas, mientras que las otras 11 tienen un objetivo administrativo ya que están destinadas a mejorar y facilitar los trámites para las pequeñas y medianas empresas.

Entre las nuevas medidas se destacan la ampliación de hasta tres años, el plazo para reprogramar las deudas tributarias y el fomento de una mayor competencia en el mercado de crédito.

Según estimaciones del ministro de Hacienda chileno, Andrés Velasco: “En nuestra estimación, el conjunto de estas 20 medidas podría producir alrededor de US$ 3.600 millones adicionales de crédito privado adicional”.

Más allá de los análisis que se puedan realizar sobre las mismas, hay que decir que las nuevas medidas fueron bien recibidas por los especialistas en la materia. En una nota firmada por Magdalena Winter, Bernardita Aguirre y Fernando Vial en el site chileno “Economía y Negocios”, se reproducía la opinión de José Ramón Valente, economista de Econsult, quien consideraba las medidas: “Efectivas. En el sentido de que se necesita entrar al área chica para que las cosas realmente ocurran. En ese sentido, valoro que se haga la tarea al detalle de ver dónde se está estancando el crédito para eliminar esas trabas. Aunque no son tan fáciles de entender, son súper importantes, y eso es positivo. También destaco la preocupación misma por el hecho de que fluya el crédito en la economía. Es algo importante”.

Conjuntamente con el plan de estímulo económico lanzado en el mes de enero, las medidas para recuperar el crecimiento de la economía chilena representan alrededor del 4,4% del PBI chileno.

El gobierno de Bachelet no está solo en esta cruzada por estimular la actividad económica. El brusco cambio en el contexto internacional y local, le ha permitido al Banco Central de Chile llevar adelante una política monetaria flexible mediante fuertes recortes en su tasa de interés de referencia.

En su última reunión, el Comité de Política Monetaria del Banco Central de Chile, recortó su tasa de interés de referencia en 250 puntos básicos al dejarla en 2,25%. El mercado no descarta que la misma pueda ubicarse en 1,5% para finales del mes de junio. Existe un contexto económico que haría posible que esto sucediera.

Es que el debilitamiento de la actividad económica se está produciendo en un contexto de fuerte desaceleración de las presiones inflacionarias. Prueba de ello, en el mes de febrero, la variación interanual de la tasa de inflación minorista descendió a un 5,5%, tras haber tocado en el mes de octubre del 2008 un 9,9% (el máximo anual desde 1994). Los analistas de mercado han estimado recientemente que la inflación minorista bajaría a un 2,3% a diciembre de este año

El mismo presidente del Banco Central de Chile, José De Gregorio, confirmó la semana pasada que la entidad no descarte nuevos recortes en su tasa de interés de referencia: “No se descartan y es probable que sigan ocurriendo bajas de tasas, pero de ritmo, de magnitud, va a ser mucho mas acorde con la tradición de nuestros movimientos de tasas, antes de lo que ocurrió en el primer trimestre”

¿Qué se puede esperar de las nuevas medidas de estímulo económico?

Si bien las Pymes y el consumo familiar son claves para toda economía, el contexto de desaceleración económica que vive Chile hace pensar que las medidas puedan producir un impacto significativo en recuperar la demanda interna. Las familias se sienten temerosas de perder sus empleos en un mercado laboral cada vez más hostil, mientras que las Pymes son comúnmente vulnerables a caer en las crisis por lo que, en su mayoría, priorizarán el buscar mantener un buen nivel de liquidez y por ende, relegarán cualquier proyecto de inversión a pesar de tener acceso al financiamiento necesario.

El estímulo al consumo familiar y a la demanda de crédito para inversión de las Pymes, tendrá lugar en cuanto comience a mejorar el entorno económico. Es por ello que no se puede esperar que a través de este paquete de medidas se impulse la recuperación de la economía de Chile, aunque sí pueden contribuir a acelerarla en cuanto dicha recuperación comience a ganar fuerza.

La política monetaria en Latinoamérica ¿Ayuda a atenuar la crisis o genera nuevos problemas?

La política monetaria en Latinoamérica ¿Ayuda a atenuar la crisis o genera nuevos problemas?

Buenos Aires, Argentina

2 de marzo de 2009

Hasta el estallido de la crisis la política monetaria ocupaba un rol central en el control de la dinámica tanto de la inflación como del crecimiento económico. Las políticas monetarias de metas de inflación se habían expandido con gran éxito y cada vez más países la adoptaban.

En Latinoamérica, la mayoría de los Bancos Centrales aplican una política monetaria de metas de inflación, en donde el Banco Central de Chile ha sido precursor. También aplican este tipo de política monetaria Brasil, México, Perú y Colombia, entre las principales economías de la región. Argentina, que es otra de las principales economías de la región, aplica una política monetaria basada en agregados monetarios como meta intermedia, justificada en la debilidad de los canales de transmisión de la política monetaria que no permite otro tipo de estrategia.

La política monetaria de metas de inflación, que consiste, a grandes rasgos, en anunciar un nivel objetivo de inflación el cual buscará ser alcanzado por la autoridad monetaria, ha sido de gran utilidad en Latinoamérica para restaurar la credibilidad en los banqueros centrales. La historia de la región de altos niveles inflacionarios con no pocos episodios hiperinflacionarios ha generado la necesidad de reconstruir credibilidad.

Sin embargo, la crisis ha generado un fenómeno inesperado para los banqueros centrales no solamente en los países desarrollados, sino también en Latinoamérica: la incidencia de la política monetaria para controlar la dinámica inflacionaria y reducir el impacto de la crisis ha sido mínima. Este fenómeno se ha observado tanto en las economías desarrolladas como en aquellas en desarrollo en general y en las economías latinoamericanas en particular.

La explicación de la poca incidencia de la política monetaria en el control de la inflación y en el estímulo económico se encuentra en la magnitud de los shocks externos que afectaron a las economías. Así por ejemplo, los banqueros centrales poco pudieron hacer para frenar la aceleración inflacionaria frente al alza de los precios internacionales de la energía y los commodities agrícolas por lo que en medio de la crisis, las economías experimentaron niveles de inflación no vistos desde hacía varios años.

Hacia finales del 2008, con la economía global cayendo en una profunda desaceleración, las presiones inflacionarias cedieron fuertemente y, sin que los banqueros centrales hicieran mucho al respecto, la tasa de inflación comenzó a bajar fuertemente hasta reacomodarse en niveles por debajo de la precrisis en muchos casos. El escenario actual muestra a varias economías desarrolladas con riesgo de deflación.

Durante la mayor parte del 2008 la incidencia de factores externos sobre las economías latinoamericanas hizo que la tasa de inflación se comportara al alza a pesar de la política monetaria restrictiva llevada adelante por las economías de la región que aplican metas de inflación.

Pero del mismo modo como las presiones inflacionarias externas impulsaron al alza a la tasa de inflación, la incidencia del factor externo a partir del cuarto trimestre de 2008 influyó significativamente en la desaceleración de la dinámica inflacionaria lo cual les permitió a los banqueros centrales latinoamericanos iniciar el ciclo de recortes de tasas de interés para apuntalar a las economías afectadas por la crisis financiera internacional.

Esta política monetaria más laxa no está logrando hasta el momento los resultados esperados dado el debilitamiento observado en los canales de transmisión de la política monetaria. Sin embargo, esta no es la única preocupación vinculada a la dinámica de la política monetaria en los países latinoamericanos. El ciclo de recortes de tasas está reduciendo el diferencial de tasas existente con las principales economías mundiales, lo cual está afectando el tipo de cambio, aumentando el riesgo inflacionario.

Así por caso, en su última reunión de política monetaria, el Banco Central de Chile realizó un recorte de 250 puntos básicos en su tasa de interés, la cual ubicó en 4,75%, y no se descartan nuevos recortes. El Banco Central de Brasil por su parte, recortó la tasa Selic en 100 puntos básicos en su última reunión. En el caso del Banxico, la tasa de interés de referencia sufrió un recorte de un cuarto de punto, ubicándose en 7,5% aunque los recortes continuarán dada la debilidad observada en la economía mexicana. El Banco de Reserva de Perú, redujo sorpresivamente su tasa de interés a 6,25% en febrero (25 puntos básicos), mientras que el Banco Central de Colombia recortó el viernes pasado su tasa de interés de referencia en 100 puntos básicos llevándola al 8%.

Si observamos la evolución del tipo de cambio en los países latinoamericanos, encontramos que desde setiembre de 2008 en todos los casos, han sufrido una depreciación respecto a la moneda norteamericana, aunque en algunos de ellos, dicha depreciación ha sido muy pronunciada. Tal es el caso de México, Brasil y Colombia. En el caso de México, el dólar pasó de cotizar a $ 10,28 al principio de setiembre a $ 15,09 hacia fines de febrero del 2009. En Brasil el dólar pasó de cotizar a R$ 1,632 a R$ 2,313, mientras que en Colombia, el tipo de cambio pasó de $ 1.934,24 a 2.544,53 en el mismo período.

El debilitamiento observado en los tipos de cambio no ha sido de utilidad para generar una mejora en las economías vía el sector externo y para colmo implica un riesgo inflacionario por el traslado del debilitamiento de la moneda local hacia precios internos. Además, refuerza el desincentivo para los capitales extranjeros pudiendo profundizar la salida de los mismos de los países de la región, debilitando aún más los tipos de cambio.

¿Qué deben hacer los banqueros centrales latinoamericanos ante la ineficacia observada en sus políticas monetarias y los mayores riesgos de inestabilidad que las mismas generan? La ineficacia observada en el último tiempo en la política monetaria hace necesaria la existencia de un replanteamiento de las acciones de política monetaria que se están llevando adelante. Probablemente la continuidad de los recortes en la tasa de interés de referencia de los países de la región no sea la solución para evitar la continua desaceleración en el crecimiento. Quizás sea más conveniente que los banqueros centrales trabajen en otro tipo de mecanismos que faciliten la generación de crédito en las economías para apuntalar de esta manera a una demanda interna que aparece debilitada.

¿Existe riesgo de estallido inflacionario en las economías de la región producto del debilitamiento cambiario? La debilidad de la economía global y de las economías de la región, hace improbable que se produzca un fuerte efecto traslado hacia precios internos del debilitamiento cambiario. Sin embargo, los tipos de cambio excesivamente débiles implicarán un mayor nivel de inflación a futuro (especialmente en cuanto la economía global comience a recuperarse), que obligará a los Bancos Centrales a una política monetaria más estricta.

Si bien el riesgo inflacionario existe en el mediano plazo, en el corto plazo, algunas economías podrían enfrentar el riesgo de deflación. En los últimos meses, se ha registrado deflación mensual en las economías de Chile, Brasil y Perú. En México, desde la Secretaría de Economía se espera que la economía caiga en deflación. ¿Entonces el riesgo deflacionario de corto plazo hace que resulte conveniente continuar con los recortes en la tasa de interés de referencia? No necesariamente. El problema pasa por el debilitamiento tanto de la demanda externa como interna de las economías de la región. La política monetaria no se ha mostrado eficaz en recuperar a ninguna de ellas. Por lo tanto, no existe seguridad de que nuevos recortes en las tasas de interés de referencia eviten el riesgo de deflación.

Los banqueros centrales latinoamericanos ingresan nuevamente a un escenario complejo en el cual sus acciones de política no logran el impacto deseado y amenazan con producir efectos indeseados. ¿Será el momento de un profundo replanteo en las mismas?

¿Ayuda o genera riesgos el nuevo recorte de tasas en Chile?

¿Ayuda o genera riesgos el nuevo recorte de tasas en Chile?

Buenos Aires, Argentina

16 de febrero de 2009

El pasado jueves, el Banco Central de Chile sorprendió al mercado con un inédito recorte de tasas de 250 puntos básicos. Con dicha decisión, se llevó la Tasa de Política Monetaria (TPM), desde los 7,25% a su nuevo nivel en 4,75%.

El nivel actual de la tasa de interés de referencia no se observaba desde hace tres años y hasta hace poco tiempo era inimaginable que lo alcance considerando las presiones inflacionarias que afectaban a la economía (principalmente de origen externo).

Según explicaba el Banco Central de Chile en el comunicado de anuncio de su decisión: “Esta decisión se fundamenta en la perspectiva de una caída significativa de la inflación y adelanta la convergencia de la tasa de política a un nivel coherente con el entorno macroeconómico actual y sus riesgos”.

El débil crecimiento de la actividad económica en el mes de diciembre de 2008 (de tan sólo el 0,5%), junto con la fuerte desaceleración observada en la tasa de inflación minorista que en el mes de enero registró una caída histórica del 0,8%, fueron dos de los principales motivos considerados por la autoridad monetaria para identificar el brusco cambio producido en el contexto económico y que determinó la necesidad de una acción rápida y contundente.

Desde el mercado una de las lecturas que se ha hecho al respecto apunta a los temores de deflación que existe entre las autoridades del Banco Central ante la fuerte contracción económica. En relación a esto, David Duarte, analista de la firma 4CAST opinaba: “Realmente, esto apunta a lo que yo creo es un gran temor a una deflación y una recesión y a la necesidad de coordinar esto con estímulo fiscal lo más pronto posible”. Lógicamente, una posible deflación de precios en la situación en la que se encuentra la economía chilena podría agravar significativamente la situación de la misma, lo cual justifica que se realicen todos los esfuerzos necesarios por evitarla.

Intentando identificar qué dirección tendrá la política monetaria en Chile durante los próximos meses y considerando que lo más probable tanto en la economía chilena como a nivel mundial para los próximos meses sea que continúe el deterioro en el contexto económico, se puede afirmar que todavía quedarían por producirse nuevos recortes en la tasa de interés de referencia del Banco Central de Chile.

Si uno analizara el fuerte recorte de tasas realizado (y los recortes futuros) en función de la necesidad de apoyar a la política fiscal expansiva llevada adelante por el gobierno chileno para mantener el ritmo de crecimiento económico, entonces dicho recorte tiene una mayor lógica ya que potenciaría el poder de la política fiscal.

Con el nuevo nivel de tasas de interés se pretende aumentar el nivel de liquidez del sistema financiero para que el mismo genere el financiamiento necesario para la actividad privada (consumo de las familias e inversión).

Pero esta relación no es tan sencilla. No se puede pretender que solamente con este no menor recorte en la tasa de interés de referencia el crédito se reactive. Los canales de transmisión de la política monetaria, tanto en Chile como en el resto de las economías, se encuentran muy debilitados.

Los temores de las familias de perder el empleo debilitan el consumo, las pobres perspectivas económicas, desincentivan a las empresas a invertir. Por el lado de las entidades bancarias, el mayor riesgo de impago de los créditos conjuntamente con la necesidad de mantener un mayor nivel de liquidez ante un contexto volátil, las hace menos proclives a prestar. Adicionalmente, el débil contexto interno le quita de un modo significativo, poder al canal cambiario.

En relación a la cuestión cambiaria, el fuerte recorte de tasas y la continuidad de dicha dirección en la política monetaria, aumentan las perspectivas de depreciación del peso chileno, lo cual podría traer consecuencias negativas en materia inflacionaria.

Hasta el momento, no se está reflejando este comportamiento en el mercado cambiario sino todo lo contrario, el peso chileno cerró en la jornada del viernes y luego de una fuerte alza, en su mayor nivel de los últimos cuatro meses en relación al dólar al intercambiarse en $ 578,5 por dólar la punta vendedora. Este comportamiento del tipo de cambio obedece a una sobreoferta de dólares en el mercado ya que existe un cambio de cartera por parte de los inversionistas que están tomando posiciones en instrumentos de renta fija.

No obstante el comportamiento observado en el tipo de cambio, las probabilidades de que el mismo retorne su senda de depreciación, se incrementarán en tanto y en cuanto no mejoren las perspectivas de crecimiento de la economía chilena. Adicionalmente, la expectativa del mercado de nuevos recortes de tasas afectaría negativamente al valor del peso chileno. La debilidad mencionada en los canales de transmisión de la política monetaria conjuntamente con el rezago que tiene su accionar para incidir en la economía real, hacen que se espere un resultado mínimo en el corto plazo de la decisión de recortar la tasa.

La mejora en las perspectivas económicas de Chile, queda entonces en lo inmediato, en manos de lo que se pueda lograr con el paquete de estímulo económico.

El escenario que aparece como más probable en la economía chilena es que los efectos de la política fiscal (y algo de la política monetaria) sobre la recuperación económica, comiencen a observarse hacia mitad de año.

Hasta llegar a la reversión en la desaceleración económica, se deberá trabajar en mantener la estabilidad cambiaria (quizás hasta tenga que intervenir el Banco Central como lo había hecho el año pasado para evitar la continuidad en la apreciación del peso) y manejar las expectativas del mercado evitando que la misma genere comportamientos desestabilizadores.

Por el lado del Banco Central, antes de continuar recortando su tasa de interés de referencia, la opción más eficaz será trabajar en lograr que el sistema bancario genere financiamiento. El fortalecimiento de los canales de transmisión de la política monetaria y no nuevos recortes, es la clave para que la misma ayude a la recuperación económica.

La economía chilena tiene que superar estos meses manteniendo la estabilidad de las variables económicas claves. Luego de ello, Chile podrá comenzar a recuperar, al menos en parte, su ritmo de crecimiento económico sin mayores dificultades.

Con un mayor deterioro de la economía global, finaliza una nueva semana

Con un mayor deterioro de la economía global, finaliza una nueva semana
Buenos Aires, Argentina
7 de enero de 2009
Finaliza una nueva semana complicada para la economía mundial. La situación económica en los países desarrollados se ha deteriorado aún más y con ello, mayor será el impacto negativo esperado para las economías latinoamericanas que padecen una crisis de la cual no tienen grado alguno de responsabilidad.
Si hay algo para destacar sobre los múltiples datos económicos dados a conocer en varios de los principales países desarrollados y en desarrollo, es que las mismas sorprendieron por ser, en líneas generales, sensiblemente más negativas que lo esperado por un mercado ya preparado para un trimestre difícil.
Durante la semana que está finalizando, mientras el Banco Central Europeo (BCE), cumpliendo con la expectativa del mercado, mantuvo su tasa de interés en el 2%, el Banco de Inglaterra dando muestra de la necesidad que existe de hacer todo lo posible por ayudar a la economía decidió recortar su tasa de interés de referencia y ubicarla en el 1,0%, el menor nivel en la historia de más de 300 años de la entidad.
Está claro que al BCE le preocupa la posibilidad de provocar una nueva burbuja en el precio de los activos financieros mediante el mantenimiento de la tasa de interés de referencia en niveles extremadamente bajos. Es por ello que la entidad busca evitar tener que recortar su tasa de interés a menos que la situación resulte ser extremadamente grave. El diagnóstico acerca de cuán grave es la situación de la economía de la eurozona podrá ser realizado a partir del mes de marzo cuando se pueda acumular un poco más de información acerca de la evolución de la economía de la región.
En el caso del Banco de Inglaterra, parece no importarle demasiado las consecuencias que las bajas tasas puedan tener sobre los precios de los activos. La crisis económica y del sistema financiero británico produce acciones desesperadas por evitar que la situación se siga profundizando.
Y mientras el BCE espera recabar más información, en Alemania la producción industrial continúa en picada y con una contracción del 4,6% en el último mes, alcanza la mayor baja desde la reunificación de Alemania producida en 1990. Las perspectivas de la economía alemana muestran una contracción que puede alcanzar el 2% en el presente año.
En España, además de la recesión profunda por la que está atravesando, la crisis triplicó la morosidad en el sector bancario. La cartera irregular en las entidades bancarias ascendía al 3% en el mes noviembre de 2008, pero ya se ha anticipado que para finales de 2009 se espera que la morosidad de la cartera alcance al 6%. En el sistema bancario de la eurozona en general, y de España en particular, se continúan endureciendo los requisitos de aprobación de los créditos lo cual profundiza aún más la depresión de la economía.
Mientras en todo el mundo siguen produciéndose despidos masivos, se acaba de conocer que en los Estados Unidos, se han destruido 598.000 empleos en el mes de enero alcanzando así una tasa de desocupación del 7,6% de la Población Económicamente Activa (PEA), la más alta de los últimos 34 años.
A la recesión que está padeciendo la economía estadounidense, según el presidente de la Reserva Federal de Minneapolis, Gary Stern, no se le puede descartar el riesgo de sufrir deflación en la economía de los Estados Unidos lo que implicaría un problema adicional para la misma.
Canadá también está sufriendo la crisis originada en el país vecino, y ha registrado en el mes de enero su mayor pérdida de empleos de las últimas tres décadas. En dicho mes perdió 129.000 trabajadores y la tasa de desempleo alcanzó al 7,2%. Los analistas habían proyectado una pérdida de 40.000 empleos y una tasa de desempleo de 6,8%.
Y si a las economías desarrolladas les está yendo peor, las economías latinoamericanas tienen que estar preparadas para sufrir un impacto negativo aún mayor. Así, la crisis financiera internacional ha manejado a su antojo los diferentes problemas que la región debió enfrentar.
Desde el último trimestre de 2008 la inflación ha dejado de ser un problema para la mayoría de las economías latinoamericanas (salvo claro, para algunas excepciones como Argentina y Venezuela). La misma crisis que en la primera etapa de su estallido había agravado el problema inflacionario en Latinoamérica a través del impacto sobre el precio de los commodities que se dispararon al alza, ha provocado una depresión tan severa que derivó no solamente en el desplome de los precios internacionales de los commodities sino también una depresión en la demanda agregada de las economías de la región, reduciendo a su mínima expresión a los factores que presionaban sobre los niveles de precios.
Ahora la crisis, ha trasformado para la región el problema inflacionario en un problema de estancamiento económico. Y si bien son preocupaciones distintas, tanto el problema del crecimiento como el de inflación en Latinoamérica comparten una raíz y es su origen mayoritariamente externo.
En relación a los países latinoamericanos, esta semana se conoció el dato del pobre crecimiento de la economía chilena que en diciembre alcanzó una expansión interanual del PBI de tan sólo un 0,5%. Desde el mercado ya se anticipa un crecimiento nulo para la economía chilena.
Argentina también ha recibido malas noticias durante esta semana. La recaudación impositiva alcanzó un crecimiento interanual del 11% (cuando venía creciendo por encima del 30% en promedio) al registrar ingresos fiscales por $ 24.109 millones. Lo más preocupante de este dato es que el mismo incluye ingresos por aportes al Sistema de Seguridad Social, a causa de la reestatización del sistema, los cuales se vieron incrementados en un 70% interanual.
Brasil por su parte, ante el deterioro en las perspectivas de crecimiento económico, el gobierno de Lula ha tenido que ampliar el Programa de Aceleración del Crecimiento en US$ 61.000 millones. Desde el mercado, se reducen las expectativas de crecimiento del producto en Brasil para este año, el cual no alcanzaría al 2%.
En Perú, el Banco de Reserva (BRP) redujo su tasa de interés de referencia en un cuarto de punto al ubicarla en el 6,25% ante el deterioro en las perspectivas de crecimiento económico (el BRP redujo la proyección de crecimiento para este año al 5%), y la desaceleración en las presiones inflacionarias. En el mes de enero, la tasa de inflación minorista alcanzó al 0,11% siendo éste el menor nivel en los últimos 14 meses. Perú es de los países de la región que mejor performance está observando en medio de la crisis manteniendo buenas perspectivas de crecimiento y de reducción de los indicadores de pobreza. En relación a esto último, la desaceleración de la dinámica inflacionaria impactará de manera positiva en los indicadores sociales ya que la inflación afectaba en mayor medida a los segmentos de menores ingresos de la población.
La crisis está generando un círculo vicioso del cual las economías no logran encontrar una salida clara. Es que la salida está en la cooperación internacional y la coordinación de políticas económicas, algo para lo que parecen no estar muy dispuestas las principales economías como lo demostrara EEUU con su iniciativa del “Compre Americano”.
Mientras tanto, Latinoamérica sufre también las consecuencias de una crisis gratuita para la región.

¿Por qué la crisis ha impedido el desarrollo del sistema financiero latinoamericano?

¿Por qué la crisis ha impedido el desarrollo del sistema financiero latinoamericano?

Buenos Aires, 2 de febrero de 2009

La crisis financiera internacional ha tomado a Latinoamérica en un momento de fuerte crecimiento económico. Pero no solamente los países latinoamericanos estaban disfrutando de un histórico período de crecimiento, sino también sus gobiernos (al menos en la mayoría de los países de la región), se encontraban llevando adelante importantes reformas e impulsando medidas tendientes a lograr el desarrollo económico de la región y el crecimiento sostenido en el largo plazo.

Uno de los sectores clave en los que se enfocaban las reformas realizadas por los gobiernos latinoamericanos era el sistema financiero. El sistema financiero en Latinoamérica ha sido en varias oportunidades el sector originario de las crisis que debió padecer la región. Pero en esta nueva etapa, los sistemas financieros latinoamericanos se muestran mucho más sólidos que en el pasado y con mejores perspectivas de apuntalar el crecimiento de las economías de la región, transformándose de este modo en elementos que aumentan la solidez de las economías y no en elementos desestabilizadores como acostumbraban en el pasado.

Vinculado a lo anterior, me resultó de gran interés un artículo publicado recientemente en el site “América Economía”, escrito por Eduardo Thomson, que recordaba las múltiples iniciativas de reforma en los sistemas financieros en Latinoamérica que han debido de suspenderse a causa de la actual crisis financiera internacional que terminara impactando en las economías de la región.

Así por ejemplo, para el caso de Colombia, Thomson recordaba la importante reforma financiera, que introduciría la posibilidad de que los fondos de pensiones pudieran ofrecer “multifondos” a sus clientes de modo tal de adecuar la oferta de fondos a la preferencia de los clientes frente al riesgo. Así, de acuerdo al nivel de riesgo los fondos tendrían distinta exposición a los mercados de renta fija y variable.

A pesar de que el proyecto de implementación de un sistema multifondos ha quedado en suspenso, ello es considerado un hecho afortunado por parte de Pedro Flecha, presidente de la Asociación de AFP de Perú, quien lo indicaba como la cauda del menor impacto de la crisis sobre la rentabilidad de los fondos de pensiones en Colombia: “Por tener un solo fondo con menor exposición a renta variable, acumularon un seis y tanto por ciento de rentabilidad”.

En Chile, por su parte se ha estado trabajando en el proyecto denominado MK3 (la tercera reforma sobre el mercado de capitales), proyecto anunciado en agosto de 2008 por el ministro de Hacienda, Andrés Velasco, orientado a facilitar que inversionistas institucionales extranjeros puedan invertir en el país, aumentando la liquidez y profundidad del mercado a través de la creación de Exchange Traded Funds (ETF), la extensión de la exención del impuesto a la ganancia de capital a más inversionistas institucionales foráneos y a un mayor número de instrumentos (ya que actualmente se permite la exención impositiva en determinadas acciones). Más allá de que la crisis pueda demorar o no la aprobación de dicho proyecto por parte del Congreso (han surgido opiniones que así lo indicaban), sí demorará los beneficios que el mismo le generará al sistema financiero chileno.

En el caso de Brasil, se ha estado trabajando en una iniciativa que une esfuerzos del sector privado y público para generar reformas orientadas a profundizar los mercados de capitales. Ya en el 2002 se ha implementado una serie de reformas trascendentes para impulsar el desarrollo del mercado de capitales brasileño haciéndolo líder en la región, con la creación del Novo Mercado, revolucionando la aplicación de las buenas prácticas de gobierno corporativo en las empresas que han aumentado su transparencia lo cual les ha generado a las mismas un mayor y más barato acceso al financiamiento. Con dichas reformas se logró un significativo y constante incremento en el alistamiento de las empresas en la bolsa de valores alcanzando a 64 el número de empresas alistadas en 2007, e incrementando en más de seis veces la capitalización del mercado en el lapso de cinco años que va del 2002 al 2007.

Varias veces les he hablado de los avances que se están observando en la economía peruana. En el sistema financiero peruano también se han impulsado iniciativas tendientes a su profundización. Hacia finales del 2008, la Superintendencia de Banca y Seguros amplió las posibilidades de inversión de las AFP permitiéndoles invertir en fondos de inversión, fondos mutuos, swaps y forwards, al tiempo que se está estudiando liberar las restricciones de inversión en acciones locales dado que actualmente, las AFP pueden invertir en menos del 10% de las acciones listadas en la bolsa (el total de acciones de empresas listadas es de 330).

Pero además de las reformas en los mercados financieros nacionales, en Latinoamérica se estaba avanzando en la integración regional de los mercados de valores. Un primer intento que no había logrado llegar a buen término lo protagonizaron los mercados de valores de México y Brasil que buscaron integrar sus operatorias (no lograron ponerse de acuerdo en unificar criterios contables).

Por el mes de agosto del año pasado, en uno de mis artículos “Esta Alianza Puede Beneficiar a Perú y Colombia” les comentaba la iniciativa entre Perú y Colombia de integrar en una primera etapa sus mercados de renta variable para pasar luego a una etapa posterior de integración de sus mercados de renta fija.

Pero tanto el objetivo de la integración en los mercados de valores de Brasil y México así como en el acuerdo de integración entre Perú y Colombia, resultaban ser más ambiciosos ya que incluían la incorporación posterior de mercados de valores de otros países latinoamericanos dentro del acuerdo de integración.

Está claro que más allá de la circunstancial suspensión temporaria de algunas de las iniciativas de reforma, el sistema financiero latinoamericano está avanzando hacia un cambio radical que le brinde profundidad para financiar el crecimiento sostenible de la región. Este proceso de reforma que se ha iniciado, continuará con fuerza una vez superada la crisis.

El desarrollo del sistema financiero para los países de la región aparece como una condición necesaria para lograr un adecuado desarrollo económico de los mismos, potenciar su crecimiento y para hacerlos más resistentes a shocks externos. Está demostrada la existencia de una relación de ida y vuelta entre crecimiento económico y desarrollo del sistema financiero.

Así, no resultará extraño que luego de la crisis, los mercados de valores latinoamericanos puedan avanzar en su integración y alcanzar un crecimiento y desarrollo que los ponga a la altura de los mercados de valores más desarrollados.


AgenciaBlog