Archivo para la categoría ‘bernanke’

¿Es éste un momento oportuno para lanzar la reforma fiscal en EEUU?

¿Es éste un momento oportuno para lanzar la reforma fiscal en EEUU?

¿Es éste un momento oportuno para lanzar la reforma fiscal en EEUU?
6 Mayo 2009
Obama hizo varias promesas en su campaña electoral. Una de ellas ha sido la búsqueda de ordenamiento de las finanzas públicas para reducir lo máximo posible el rojo fiscal que sufre la economía estadounidense. La cuestión fiscal no es menor ya que el fuerte aumento del déficit que observa la economía estadounidense puede llevarla a la próxima crisis.

Es cierto que el gobierno de Obama tiene un problema urgente que resolver y que es el sacar a la economía de la crisis. Pero la gestión de Bush le ha dejado como regalo un gran paquete lleno de problemas que Obama deberá enfrentar cuanto antes para evitar posibles nuevos episodios de crisis en el futuro. Dentro de este paquete se escuchan varios “tic tac”, uno de los cuales es la “bomba fiscal” que debe ser desactivada cuanto antes.

Quizás no es éste el momento más oportuno, pero el gobierno de Barack Obama consideró que es necesario comenzar cuanto antes a lanzar sus iniciativas de reforma fiscal para la economía estadounidense. Y en base a este convencimiento es que ya se han comenzado a conocer algunas medidas.

El plan presentado por Barack Obama, que tiene un horizonte previsto de diez años, apunta a incrementar en US$ 210.000 millones la recaudación con recursos que actualmente van a paraísos fiscales. Estas primeras medidas tienen como objetivo atacar los paraísos fiscales mediante la modificación de la imposición sobre las compañías estadounidenses que operan en el exterior.

LATIN FORME.COM

Porque cada vez somos más y porque nos interesan los mismos temas.

Nuevo foro de Latinforme. Gratis, aquí.


¿Qué justifica la decisión del gobierno de Obama de actuar sobre las compañías que operan en el exterior? Según el gobierno estadounidense, en 2004 las empresas obtuvieron en el extranjero utilidades por US$ 700.000 millones pagando solamente un 2,3% en conceptos de impuestos sobre dichas ganancias. Este dato no es muy reciente, pero la situación en los últimos años no ha variado demasiado.

El plan de reforma fiscal que contempla estas medidas, de ser aprobado por el Congreso estadounidense, entraría en vigencia en el año 2011.

Entre las múltiples falencias que se le pueden señalar a la estructura fiscal de los EEUU está el sesgo en contra de la producción nacional para las empresas de gran tamaño con operaciones en el exterior. Es que la misma genera mayores incentivos a invertir en el exterior del país que en hacerlo puertas adentro. Es por ello que, según Obama, el plan permitiría bajar los impuestos a empresas que operan en territorio estadounidense y crear puestos de trabajo locales. ¿Busca Obama proteger a la producción local afectando incluso a las mismas empresas estadounidenses? En cierta medida, lo que se busca es generar un impacto a favor de la producción local y una recuperación más veloz del nivel de empleo, pero también desactivar incentivos desmedidos que llevan a las empresas estadounidenses a producir en el exterior.

Lógicamente, el sector empresario de EEUU con operaciones a nivel internacional no recibió de buena manera las iniciativas de Obama. Cuando aún no se disipan las preocupaciones por el deterioro del contexto empresarial producto de la crisis financiera global con epicentro en los EEUU, esta reforma agrega un nuevo condimento negativo al contexto para ellas.

Para Drew Lyon, de la oficina de Washington de PricewaterhouseCoopers: “Esto realmente golpea a la mayoría de las firmas que integran el listado Fortune 100 y que dependen de un gran acuerdo sobre crecimiento en el exterior para aumentar sus ganancias totales”.

Según Lyon, alrededor del 50% de las ganancias de las firmas multinacionales se obtiene en el extranjero, por lo que el golpe de la reforma no es menor. Si bien las medidas fiscales de Obama afectarán la rentabilidad de las empresas en el exterior, esto puede llegar a compensarse con medidas de estímulo a la producción local que pueden ser aprovechadas por las operaciones que estas compañías poseen en los EEUU.

John Castellani, presidente de la Mesa Redonda de Empresas tampoco se mostró demasiado de acuerdo con el anuncio de Obama, y en un comunicado decía: “El plan del presidente Obama para incrementar los impuestos a las corporaciones estadounidenses es una mala idea, en un mal momento y por malas razones”. Ciertamente, la resistencia que está mostrando en el empresariado, requerirá que las partes se reúnan para alcanzar un consenso que limite los efectos negativos de la reforma, lo cual se podría lograr con incentivos para la producción interna.

Analizando el anuncio más allá de las medidas en sí, el mismo representa una buena señal en términos de la búsqueda de una fortaleza fiscal para lo que debe enfrentar la economía a futuro. Obama desde antes de asumir se ha mostrado comprometido con recomponer la fortaleza fiscal de la economía estadounidense, lo cual es clave para reducir la fragilidad de la economía estadounidense. La economía norteamericana venía acumulando un alto déficit el cual se vio más que duplicado en el último año por la crisis financiera.

Las últimas noticias económicas provenientes de la economía estadounidense alimentan las esperanzas de que la recuperación económica esté más cerca. Para el presidente de la Reserva Federal de los EEUU, Ben Bernanke, la recesión en la economía estadounidense se revertirá hacia final de año. Si bien ello no implica que se detenga el aumento del desempleo ni que la recuperación sea vigorosa, sí marca el comienzo del período postcrisis, período en el cual se deberá trabajar y mucho por los múltiples puntos débiles con los que la economía estadounidense salió de la crisis.

La economía estadounidense superará esta crisis no sin un alto nivel de fragilidad en varios frentes que pueden transformarse en la causa de la próxima crisis si no se solucionan a tiempo. El sistema financiero ha quedado muy dañado no solamente desde el punto de vista de sus hojas de balance, sino también desde el punto de vista de incentivos ya que la forma de resolución de los rescates bancarios no hizo otra cosa que alimentar incentivos de riesgo moral. Así, los bancos estarán más predispuestos a asumir riesgos sabiendo que el castigo es mínimo y los beneficios pueden ser inmensos, por lo que la supervisión y regulación del sistema financiero estadounidense deberá ser más estricta y adecuada a la evolución de los nuevos instrumentos financieros.

También deberá trabajar duro el gobierno de Obama en revertir el desequilibrio externo, mantener la fortaleza del dólar en niveles que eviten generar presiones inflacionarias desmedidas. Por otra parte, la cuestión energética ha demostrado durante la primera mitad del 2008, la vulnerabilidad que posee la economía estadounidense en dicho frente, lo que obliga a acelerar el desarrollo de fuentes de energía alternativas.

El costo fiscal que ha tenido la crisis ha sido enorme y ello se ha traducido también en un alto crecimiento de la deuda pública estadounidense. La economía norteamericana no podrá soportar durante muchos años más semejantes desequilibrios fiscales y es por ello que son bienvenidas las medidas que busquen ordenar dicha situación. Es en este contexto de acciones tendientes a recuperar la solidez de la economía estadounidense que se enmarca la reforma fiscal que deberá llevar adelante el gobierno de Obama.

Por el momento, existen buenas señales que esperemos, tengan mayores concreciones en los próximos meses. La economía de EEUU seguramente atravesará un proceso de grandes cambios durante los próximos años, los cuales serán determinantes para que su economía pueda mantener su liderazgo mundial.

  • Sin Comentarios
  • 1 voto

¿Peligro de inflación global?

¿Peligro de inflación global?

feature photo

La política monetaria tanto en las economías desarrolladas como en aquellas en desarrollo, continúa observando su sesgo expansivo ante la débil situación económica que se observa en todos los países (aunque con diferentes grados de deterioro económico).

En varios países (por caso en Inglaterra, en la zona del euro), las tasas de interés ya se encuentran en niveles mínimos históricos y las perspectivas para los próximos meses es que continuarán en niveles mínimos hasta que no se comiencen a observar signos de recuperación económica.

publicidad

Traders FX FOREXYARD

¿Quiere invertir en el Mercado Forex?

Comience ahora a operar con una cuenta forex Real

haga click aquí y sepa todo lo que necesita para invertir de manera rápida y eficaz.

Si bien la política monetaria laxa no ha ayudado hasta el momento a la recuperación de las economías (el objetivo primario de los recortes de tasas de interés), sí al menos ha liberado las tensiones existentes en los sistemas financieros evitando la ocurrencia de mayores episodios de crisis.

Quizás puede resultar poco lo logrado por la política monetaria hasta el momento. Para peor, cuando aún no se ha superado la crisis, ya se han comenzado a escuchar advertencias acerca de los peligros que implica la actual política monetaria de gran liquidez en los mercados.

Además de la posibilidad concreta de que la política monetaria actual pueda generar una nueva burbuja financiera (alimentada además con los incentivos negativos en términos de riesgo moral que han producido los numerosos planes de salvatajes), el riesgo inflacionario, está escondido y preparado para atacar.

El ministro de Finanzas de Alemania, Peer Steinbrück, anticipándose a lo que vendrá luego de la recuperación económica global, advirtió sobre los peligros inflacionarios que pueden salir a la luz en el mediano plazo: “Se está bombeando tanto dinero que existe el peligro de una saturación de los mercados de capitales con la consiguiente amenaza de una inflación a nivel mundial”.

La crisis generó un gran desafío a mediano plazo: sacar de la manera menos traumática, el inmenso volumen de dinero que se echó en los mercados para asistirlos de liquidez en un contexto de alta tensión.

Ciertamente las tasas de interés de referencia no hubieran alcanzado los niveles actuales, extremadamente bajos, si las economías no estuvieran atravesando tan profunda recesión en un contexto en donde los sistemas financieros de las principales economías se encuentran con grandes dificultades (y pocos incentivos), para generar financiamiento y en donde la generalización del problema ha impactado profundamente en el canal externo (que en muchos casos ha sido de gran utilidad para la recuperación de las economías).

Pero en cuanto las economías comiencen a recorrer el camino de la recuperación, los mercados monetarios se encontrarán con una sobreabundancia de liquidez. Las entidades financieras, se encontrarán nuevamente en condiciones de volver a generar financiamiento y querrán salir a recuperar sus participaciones en los mercados lo cual puede generar sin dudas una alta competencia en los sistemas financieros. La recuperación de las economías potenciará el incentivo de expansión crediticia formando un círculo virtuoso.

Esta situación sin dudas provocará un shock sobre la demanda con un fuerte impulso inflacionario que requerirá de una oportuna acción de los encargados de conducir la política monetaria para evitar que el mismo se concrete.

¿Cómo puede evitarse que el riesgo inflacionario se transforme en una amenaza concreta? La recuperación de las economías puede producirse no de una manera lenta sino que puede acelerarse en cuanto la misma se inicie. Ello requerirá una rápida respuesta de la política monetaria para administrar que los excesos de liquidez no se traduzcan en presiones inflacionarias. La clave pasará por ponerle un freno a la recuperación de la demanda a través de la política monetaria, cuidando que la misma no resulte excesivamente restrictiva como para frenar la recuperación.

Lo que se puede esperar una vez iniciada la recuperación económica es que los bancos centrales, además de anular los mecanismos de inyección de liquidez que han implementado para asistir a las entidades financieras en este contexto de crisis, reviertan el ciclo de tasas descendentes e inicien de inmediato el ciclo de alzas en las tasas de interés con fuertes movimientos en las mismas (aunque no tan bruscos como los observados en los recortes de tasas de interés).

En su momento, en los últimos meses del 2008, Ben Bernanke había dejado en claro que con los primeros signos de recuperación de la economía estadounidense, la Reserva Federal iniciaría una rápida reversión de su ciclo de recortes de tasas para limitar la amenaza inflacionaria. También las autoridades del Banco Central Europeo (BCE), han manifestado su preocupación por el riesgo inflacionario de la actual política monetaria, asegurando estar dispuestos a actuar en cuanto el contexto se modifique.

El escenario de política monetaria que surgirá con el inicio de la recuperación económica global está bastante claro, pero: ¿Cuándo podría iniciarse la reversión en los ciclos descendentes de tasas?

La reversión en la dirección de la política monetaria podrá comenzar con los primeros signos de recuperación económica ya que el cambio en la dirección de la misma, de no ser demasiado brusca, no frenaría la recuperación de las economías.

El contexto más probable es que la recuperación económica se inicie en la economía estadounidense y luego se transmita hacia el resto de las economías. Si bien la opinión generalizada es que la recuperación económica tanto en los EEUU como en el resto de las economías se produciría en 2010, hay quienes afirman que la misma podría adelantarse.

De hecho, algunos datos económicos positivos en la economía estadounidense (en ventas minoristas, en las solicitudes de beneficio por desempleo, en la producción industrial, entre otros indicadores) han aumentado la expectativa de una pronta recuperación que se podría producir hacia finales del tercer trimestre del presente año. Bernanke está confiado que la recuperación de la economía se producirá este año. Según una encuesta de The Wall Street Journal, hecha a 53 economistas prestigiosos, en septiembre del presente año, la economía estadounidense comenzaría su recuperación, lo cual hace pensar que los primeros episodios de alzas en las tasas de interés se producirían antes de final de año.

¿Puede frenar la recuperación económica, la necesidad de los bancos centrales por controlar las presiones inflacionarias?

La probabilidad de que esto ocurra es mínima ya que la recuperación económica cobrará fuerza propia en medio de un círculo virtuoso cobrando cada vez mayor fuerza. Además, las tasas de interés en gran parte de las economías, se encuentran en niveles excesivamente bajos, por lo que existe un buen margen para elevarlas.

Cuando aún no se resuelve la crisis financiera internacional, el fantasma inflacionario se prepara para emerger. ¿Podrán los bancos centrales conducir adecuadamente su política monetaria equilibrando crecimiento e inflación?

  • Sin Comentarios
  • 1 voto

AgenciaBlog