Archivo para la categoría ‘bancos’

El sector bancario estadounidense va hacia otra crisis

El sector bancario estadounidense va hacia otra crisis

El sector bancario estadounidense va hacia otra crisis Si tengo que elegir un punto clave para que la recuperación de la economía estadounidense cobre fuerzas, el mismo sería el sistema financiero. Claro que podría decir también, el mercado inmobiliario, pero entiendo que el rol del sistema financiero es vital para volver a poner en marcha el motor de la economía de los EEUU.

Dentro del sector financiero estadounidense, las entidades bancarias no logran sacarse de encima los problemas generados por la crisis subprime. La cantidad de bancos que han caído en el 2009 no solamente refleja los problemas aún existentes sino también es una señal de alerta aún encendida.

En lo que va del año, han caído 95 bancos en los Estados Unidos. En el 2008 solamente (digo solamente teniendo en cuenta lo que está pasando actualmente) cayeron 25 entidades. Y tan sólo 3 cayeron en el 2007 cuando la crisis tuvo su punto de partida.

Cuando una entidad bancaria cae en los EEUU, los depositantes tienen la tranquilidad que les brinda la Corporación Federal de Seguros de Depósitos (FDIC, por su sigla en inglés). En realidad tenían la tranquilidad brindada por FDIC ya que las últimas informaciones dadas a conocer dan cuentan que la agencia se está quedando sin dinero.

FDIC debe buscar financiamiento para hacer frente a los problemas que tiene el sector bancario estadounidense. El fondo, que tenía hace un año US$ 45.000 millones ahora cuenta solamente con US$ 10.400 millones y sigue cayendo.

Los ahorristas ya se han comenzado a preocupar y la acción para llevarles tranquilidad debe ser tan rápida como contundente, si no se quiere sufrir una nueva ola de agitaciones en el sector bancario de los EEUU.

Cuando se inició la crisis, la FDIC garantizaba los depósitos individuales en hasta US$ 125.000, pero para llevar tranquilidad a los depositantes y evitar así posibles corridas que hubieran generado un pánico generalizado, se decidió incrementar dicha garantía hasta los US$ 250.000, de manera temporal hasta que se superaran las turbulencias. Pero con la caída de tantas entidades bancarias, en estos momentos el incremento de las garantías no parece ser suficiente para tranquilizar a los depositantes.

El pasado martes, el directorio de la FDIC se reunió para hacer caer una lluvia de ideas. En dicha lluvia surgió la idea no muy original y poco comprometida, de armar una comisión de emergencia, para que sólo algunos se preocupen por resolver un tema altamente sensible y clave para la estabilidad del sistema bancario estadounidense.

¿Cómo se puede hacer para que los ahorristas confíen en el sector bancario si las entidades siguen cayendo y no existe una adecuada capacidad de respuesta por parte del Estado ante los depositantes?

Los ahorristas en EEUU están viviendo en alguna medida (aunque con un menor grado), los problemas que han enfrentado los ahorristas argentinos de no tener un lugar seguro para resguardar sus ahorros. Al menos la baja tasa de inflación y un nivel delictivo, relativamente bajo allí, hacen que el colchón sea una alternativa más viable que en la Argentina.

Una encuesta realizada por la encuesta FT/Harris revela el estado de situación en el que se encuentran los ahorristas (el relevamiento se hizo tanto en EEUU como en Europa). El ahorrista norteamericano siente en estos momentos una gran incertidumbre sobre dónde colocar su dinero. Y la opción del sistema bancario está cada vez menos entre las preferencias de los ahorristas.

Según refleja El Cronista, en dicho relevamiento cuando se preguntó a los consultados en quién confían más para cuidar de sus ahorros e inversiones, la mayoría respondió que en ellos mismos. Los bancos y las compañías hipotecarias ocuparon un distante segundo puesto, y muy pocos se encomiendan a una firma de inversiones o un agente de bolsa”.

En estos momentos, existen en el sistema bancario estadounidense, alrededor de 400 entidades con un riesgo no menor de quebrar. ¿Qué haría ud. si supiera que la entidad bancaria en la que confió sus ahorros corre serio riesgo de cerrar? Afortunadamente este pánico no ha llegado aún hasta los depositantes estadounidenses, pero el riesgo está latente.

Estas entidades en peligro de caer esperan con ansias que la recuperación de la economía se vea reflejada en la mejora de sus carteras crediticias, que es el factor principal de riesgo para su sobrevida.

Esto que parece una situación de gran preocupación tanto para depositantes como para entidades bancarias en EEUU está generando una gran sonrisa a varias entidades bancarias extranjeras entre las que se encuentran el Santander (NYSE:STD) y el BBVA (NYSE:BBV), que sobrevuelan sobre las posibles víctimas, para realizar nuevas adquisiciones y consolidar la presencia que tienen en el sector bancario estadounidense. Esta situación de crisis es una oportunidad que no pueden dejar pasar estos bancos españoles, y que de hecho, no dejarán pasar.

De todos modos, si quiere darle una mayor rentabilidad a sus inversiones, puede recurrir a Paola Pecora que a través de Valor Global le está haciendo ganar 18% a quienes han confiado en sus recomendaciones. Puede hacer click aquí para más detalles

Horacio Pozzo

—————La economía para entender a los mercados————–

El real brasileño se ha apreciado con fuerza en lo que va del año. La extraordinaria recuperación de la economía de Brasil predecía lo que iba a ocurrir con la moneda brasileña. ¿Le gustaría conocer las futuras oportunidades de inversión de manera anticipada descifrando la información que nos brindan las economías? Para comprender como la economía determina los grandes movimientos de los mercados, le ofrecemos el curso elemental de economía el cual le brindará los elementos básicos para comprender el funcionamiento de las economías y anticipar sus tendencias. Escríbanos a info@latinforme.com y obtenga su curso a precio lanzamiento promocional hasta el 23 de octubre.

——————————————————————–

  • 1 Comentario
  • 1 voto

Seguimos apostando por el Itaú Unibanco

Seguimos apostando por el Itaú Unibanco

Seguimos apostando por el Itaú Unibanco Mientras la economía brasileña sigue con su recuperación, miramos de reojo las denuncias de corrupción que se han lanzado en el último tiempo contra el titular del Senado brasileño, José Sarney y que amenazan con salpicar a Dilma Rousseff, pre-candidata a la presidencia en 2010 por el Partido de los Trabajadores (PT), el partido del presidente Lula da Silva.

Lo positivo hasta el momento de esta cuestión tan incómoda para el gobierno de Lula (si es que se puede rescatar algo cuando surgen sospechas de hechos de corrupción) es que los diferentes partidos políticos de Brasil han evitado las acusaciones cruzadas y el generar confusión en la opinión pública, actitud que hubiera agitado innecesariamente el contexto político brasileño. Creo que esto es un hecho de madurez en la política de Brasil, acorde a los objetivos de desarrollo que el país persigue.

Más allá de lo político, Brasil está volviendo a la senda del crecimiento. En un artículo de hace poco más de un mes atrás: ”¿Terminó la crisis para Brasil?” hablábamos de los signos positivos que exhibía la economía de Brasil y que alentaban las expectativas de recuperación. Estos signos han sido percibidos por los inversores que han regresado al mercado de valores brasileño.

El fuerte crecimiento que ha observado el Bovespa tiene todas las posibilidades de continuar. El Citi (NYSE:C), ha modificado al alza sus expectativas sobre algunos de los índices bursátiles de la región entre los que se encuentra el Bovespa, para el cual incrementó su proyección hasta los 65.000 puntos. Actualmente, el índice de acciones brasileño se encuentra en los 55.650 puntos. De cumplirse la proyección del Citi, el Bovespa ganaría un 16,8% para lo que queda del año, porcentaje que si bien estaría medido en reales, se puede considerar cuasi asegurado en dólares dada la tendencia hacia la apreciación que observa la moneda brasileña.

El Bovespa seguirá con tendencia positiva para lo que queda del año y las entidades financieras que lo componen tienen altas probabilidades de lograr un muy buen cierre de año acompañando a la recuperación económica de Brasil. Una de las entidades bancarias de Brasil sobre la que tenemos una alta consideración es el Itaú Unibanco Holding SA (BVSP:ITUB3; NYSE:ITUB), quien anunció en la jornada de ayer los resultados del segundo trimestre, los cuales arrojaron una caída en las ganancias por debajo de lo esperado por el mercado.

La ganancia neta de la entidad, excluyendo de la misma la venta de su participación en las procesadoras de tarjetas de crédito Visa Inc y VisaNet, cayó a R$ 2.430 millones de reales (unos US$ 1.310 millones), desde los R$ 2.840 millones del mismo período de 2008.

______________________________

¿Cómo podemos sacar provecho como inversores de esta fuerte suba que se avecina para el índice Bovespa de Brasil y del resto de las Bolsas emergentes? No esperaría un minuto más, cuando la recuperación económica mundial sea tapa de los diarios, ya el smart money (grandes inversores) habrá ingresado y hecho subir los precios y cuando nos demos cuenta, ya no encontraremos los precios baratos de ahora. Es el momento de invertir y oportunidades como estas pocas veces en la historia se repiten.

______________________________

La caída en las ganancias del Itaú Unibanco en dicho trimestre fue del 14% interanual y dicha performance se explica por un aumento en las provisiones por cartera vencida fruto de un incremento de la morosidad. Este resultado no genera preocupación ya que responde a la lógica evolución de una economía fuertemente afectada por la crisis financiera internacional.

Si bien ayer el pesimismo invadió a los inversores que hicieron que las acciones cayeran un 1,70% (3,59% cayó la cotización de su ADR), el panorama que se le presenta a la entidad para los próximos meses es muy positivo, por lo que no existe mayor justificación para que la cotización de sus papeles inicie una tendencia a la baja.

Un elemento positivo de la estrategia del Itaú Unibanco ha sido que la entidad continuó generando financiamiento (los créditos crecieron un 15,1% interanuales), a pesar del panorama negativo que sobre la economía local generaba el contexto externo (que golpeara fuertemente a la industria brasileña y a la población generando un sensible aumento de la desocupación). Esta estrategia de continuar generando financiamiento le permite a la entidad mantener, si no es incrementar, su participación en un mercado bancario que se prepara para una fuerte competencia. Esta estrategia justifica el riesgo.

Si bien la tasa de morosidad, (esto es, los préstamos que llevan 90 días impagos como porcentaje del total de deudas), se elevó al 5,4%, desde un 4% observado 12 meses atrás, dicha mala calidad de cartera parece haber llegado a su máximo, por lo que en los próximos meses, conjuntamente con la mejora de la economía, dicho porcentaje tenderá a bajar, mejorando los resultados futuros de la entidad.

El propio presidente ejecutivo de la entidad, Roberto Setubal, se mantiene optimista al confiar su expectativa de que los niveles de morosidad, que según él, ya están mejorando, vuelvan a los índices del 2008 durante el próximo año.

No solamente el aumento de la morosidad afectó a la rentabilidad del Itaú Unibanco. La apreciación del real (en relación al dólar y a la mayoría de las monedas latinoamericanas), es un elemento que también ha afectado negativamente al valor de la entidad en su conjunto dadas las operaciones que la misma posee en otros países de la región, en especial, en Argentina, Paraguay y Uruguay. En Argentina, el tipo de cambio no solamente no se apreció sino que por el contrario, se ha depreciado.

La mejora progresiva en las economías de la región en donde Itaú Unibanco tiene operaciones, conjuntamente con la agresiva política crediticia de la entidad en Brasil logrará obtener sus frutos en los próximos meses. Y más allá de la mejora que se puede esperar en sus resultados en lo que queda del año, creo que la estrategia de la entidad de largo plazo es la clave para tenerle paciencia a sus papeles ya que la entidad no solamente buscará seguir creciendo en Brasil sino profundizar su internacionalización.

El Itaú Unibanco es la entidad financiera de Brasil, preferida por JP Morgan (NYSE:JPM), entidad que elevó su recomendación sobre sus acciones a “aumentar cartera” el pasado lunes. ¿Seguimos confiando en el Itaú Unibanco?

Horacio Pozzo

Aprovechemos esta crisis para comprar. Como los suscriptores de nuestra newsletter de inversión Valor Global, y que ya recuperaron su costo al invertir en las compañías que les recomendamos. ¿Quiere saber cuáles son? Puede probar ingresando aquí para averiguarlo y comenzar a invertir en las nuevas recomendadas de agosto. Me pueden escribir a paola@latinforme.com para mayores detalles. Comentarios sobre éstos y otros artículos y noticias de la actualidad financiera y económica en www.latinforme.com

  • Sin Comentarios
  • 1 voto

¿Nace una nueva etapa en la banca latinoamericana?

¿Nace una nueva etapa en la banca latinoamericana?

¿Nace una nueva etapa en la banca latinoamericana? Tantas crisis ha padecido el sistema financiero latinoamericano, que paradójicamente (o probablemente no), en una de las peores crisis financieras de la historia, se ha mantenido al margen, observando una saludable fortaleza. Sin dudas un éxito que merece ser reconocido y analizado en perspectiva para lo que viene.

Ricardo Marino, presidente de la Federación Latinoamericana de Bancos (FELABAN), reconocía lo logrado por el sector bancario latinoamericano en un seminario realizado en Madrid: “Aprendimos mucho con las crisis de volatilidad del pasado y vemos que la banca hoy es parte de la solución y no del problema”.

Como cada vez que se alcanza un éxito, en la hora de los reconocimientos, los gobiernos latinoamericanos (en líneas generales ya que como siempre, existen excepciones), tienen un gran mérito.

La decisión de optar por políticas macroeconómicas más sanas es la mejor alternativa que pueden seguir los gobiernos para mantener la estabilidad de la economía y es la opción que esta vez han elegido casi todos los gobiernos latinoamericanos. Ello contrasta con la vieja tradición de buscar resultados inmediatos típico de décadas pasadas en donde la política económica terminaba generando graves daños en el mediano y largo plazo, encontrando su desenlace en una nueva situación de crisis.

La política monetaria ha hecho sin dudas su parte también y merece reconocimiento. La utilización de las metas de inflación en la mayor parte de las economías, ha dotado de mayor transparencia a la política monetaria. Las familias y empresas, y las entidades bancarias, lograron contar con una referencia clara de lo que podían esperar en materia inflacionaria y en base a esta mayor previsibilidad mejoraron la eficacia en sus decisiones de consumo e inversión, dos componentes que han aumentado al reducirse el ahorro precautorio derivado de la incertidumbre que genera el contexto.

Al esfuerzo realizado por los gobiernos se le ha sumado el buen comportamiento de las entidades bancarias que evitaron tomar riesgos excesivos. Claro que en este punto, también han jugado su papel los sistemas de regulación y supervisión bancaria. Por eso en la región no se registraron casos de quiebras de instituciones financieras ni entidades afectadas por los activos tóxicos en sus hojas de balances.

Para lograr alcanzar la situación actual para el sistema bancario latinoamericano, sin dudas no existen atajos y la banca latinoamericana ha dado los pasos precisos para su consolidación.

Por la salud de estas entidades bancarias, es que no tienen que atravesar por la etapa que están enfrentando las entidades bancarias de las economías desarrolladas (principalmente en Estados Unidos y Europa), de tener que sanear sus balances.

Y esta saludable situación de la banca les permite dedicarse a eso que les da la razón de ser que es generar intermediación financiera para apuntalar al crecimiento y desarrollo de las economías.

Según la información que recoge el Banco Central de la República Argentina, el crédito al sector privado asciende en Latinoamérica al 34% en términos del Producto Bruto Interno (PBI), mientras que dicho ratio en la Europa emergente es del 59%, en Asia emergente del 86% y en los países desarrollados alcanza al 131%.

El bajo nivel de crédito al sector privado en términos de PBI indica el potencial de crecimiento que el mismo tiende, y por ende, el potencial de expansión de la banca en Latinoamérica. El nivel de bancarización en la región sigue en aumento aunque aún resulta insuficiente. Por otra parte, la mejora en la situación social de los países latinoamericanos, que se consolidará luego de la crisis, aumentará la demanda de los productos bancarios.

El aumento del crédito en las economías latinoamericanas se desarrollará apoyado en el desarrollo de las economías y la ampliación de la demanda y la oferta crediticia. El crecimiento de la economía implica por lógica la necesidad de financiar la mayor actividad tanto por el lado del consumo como por el lado de la inversión. En cuanto a la ampliación crediticia, ello se refiere al surgimiento de nuevas líneas crediticias de largo plazo y adecuadas a las necesidades de la demanda (por ejemplo, con períodos de gracia para el financiamiento de inversiones).

Salvo que ocurra una catástrofe, las economías latinoamericanas entrarán luego de superar la crisis financiera internacional en un círculo virtuoso en donde el crecimiento de la intermediación se traduzca en mayor crecimiento y dicho mayor crecimiento fortalezcan el desarrollo de la intermediación financiera.

Pero la banca latinoamericana no solamente tiene en mente crecer puertas adentro incrementando el volumen de créditos y depósitos. La internacionalización de las entidades bancarias se encuentra dentro de su estrategia de expansión. Así como en la década del 90´ varias entidades europeas llegaban hacia la región estableciéndose en varios países latinoamericanos a la vez, ahora es cuando varias de las entidades de los países de la región buscarán expandirse, en primer lugar, dentro de Latinoamérica tal como lo ha hecho el ITAUUNIBANCO (BVSP:ITAU3; NYSE:ITU), y luego, por qué no, hacia tierras afuera de la región.

El sistema bancario latinoamericano aprendió muchas lecciones a lo largo de su historia. Con la crisis financiera internacional, existe la sensación de que ha finalizado una etapa en la banca latinoamericana en donde ha llevado adelante su consolidación. Ahora se inicia una etapa de crecimiento y expansión que probablemente la ubique al nivel de la banca de las economías desarrolladas en sus buenos tiempos.

Estas son nuestras opciones de inversión

Soy Paola Pecora, editora de Latinforme.com y quiero decirle algo: como inversora y analista de mercados, me aferro a lo que creo y sigo mi propio análisis e investigación. Invierto profesionalmente desde 1990, y vengo ayudando a inversores como usted, desde 1996.

Con mi equipo hemos estado viendo algunas buenas compañías en las cuales invertir, y que generarán buenas ganancias en los próximos 6 meses. Pero éste es el momento de hacerlo, por eso si quiere seguirme, y formar parte de los nuevos inversores que comenzarán a incrementar su capital siguiendo las recomendaciones de Valor Global , le sugiero que se tome 2 minutos para leer lo que sigue aquí…

  • Sin Comentarios
  • Sin votos

¿Nace una nueva etapa en la banca latinoamericana?

¿Nace una nueva etapa en la banca latinoamericana?

¿Nace una nueva etapa en la banca latinoamericana? Tantas crisis ha padecido el sistema financiero latinoamericano, que paradójicamente (o probablemente no), en una de las peores crisis financieras de la historia, se ha mantenido al margen, observando una saludable fortaleza. Sin dudas un éxito que merece ser reconocido y analizado en perspectiva para lo que viene.

Ricardo Marino, presidente de la Federación Latinoamericana de Bancos (FELABAN), reconocía lo logrado por el sector bancario latinoamericano en un seminario realizado en Madrid: “Aprendimos mucho con las crisis de volatilidad del pasado y vemos que la banca hoy es parte de la solución y no del problema”.

Como cada vez que se alcanza un éxito, en la hora de los reconocimientos, los gobiernos latinoamericanos (en líneas generales ya que como siempre, existen excepciones), tienen un gran mérito.

La decisión de optar por políticas macroeconómicas más sanas es la mejor alternativa que pueden seguir los gobiernos para mantener la estabilidad de la economía y es la opción que esta vez han elegido casi todos los gobiernos latinoamericanos. Ello contrasta con la vieja tradición de buscar resultados inmediatos típico de décadas pasadas en donde la política económica terminaba generando graves daños en el mediano y largo plazo, encontrando su desenlace en una nueva situación de crisis.

La política monetaria ha hecho sin dudas su parte también y merece reconocimiento. La utilización de las metas de inflación en la mayor parte de las economías, ha dotado de mayor transparencia a la política monetaria. Las familias y empresas, y las entidades bancarias, lograron contar con una referencia clara de lo que podían esperar en materia inflacionaria y en base a esta mayor previsibilidad mejoraron la eficacia en sus decisiones de consumo e inversión, dos componentes que han aumentado al reducirse el ahorro precautorio derivado de la incertidumbre que genera el contexto.

Al esfuerzo realizado por los gobiernos se le ha sumado el buen comportamiento de las entidades bancarias que evitaron tomar riesgos excesivos. Claro que en este punto, también han jugado su papel los sistemas de regulación y supervisión bancaria. Por eso en la región no se registraron casos de quiebras de instituciones financieras ni entidades afectadas por los activos tóxicos en sus hojas de balances.

Para lograr alcanzar la situación actual para el sistema bancario latinoamericano, sin dudas no existen atajos y la banca latinoamericana ha dado los pasos precisos para su consolidación.

Por la salud de estas entidades bancarias, es que no tienen que atravesar por la etapa que están enfrentando las entidades bancarias de las economías desarrolladas (principalmente en Estados Unidos y Europa), de tener que sanear sus balances.

Y esta saludable situación de la banca les permite dedicarse a eso que les da la razón de ser que es generar intermediación financiera para apuntalar al crecimiento y desarrollo de las economías.

Según la información que recoge el Banco Central de la República Argentina, el crédito al sector privado asciende en Latinoamérica al 34% en términos del Producto Bruto Interno (PBI), mientras que dicho ratio en la Europa emergente es del 59%, en Asia emergente del 86% y en los países desarrollados alcanza al 131%.

El bajo nivel de crédito al sector privado en términos de PBI indica el potencial de crecimiento que el mismo tiende, y por ende, el potencial de expansión de la banca en Latinoamérica. El nivel de bancarización en la región sigue en aumento aunque aún resulta insuficiente. Por otra parte, la mejora en la situación social de los países latinoamericanos, que se consolidará luego de la crisis, aumentará la demanda de los productos bancarios.

El aumento del crédito en las economías latinoamericanas se desarrollará apoyado en el desarrollo de las economías y la ampliación de la demanda y la oferta crediticia. El crecimiento de la economía implica por lógica la necesidad de financiar la mayor actividad tanto por el lado del consumo como por el lado de la inversión. En cuanto a la ampliación crediticia, ello se refiere al surgimiento de nuevas líneas crediticias de largo plazo y adecuadas a las necesidades de la demanda (por ejemplo, con períodos de gracia para el financiamiento de inversiones).

Salvo que ocurra una catástrofe, las economías latinoamericanas entrarán luego de superar la crisis financiera internacional en un círculo virtuoso en donde el crecimiento de la intermediación se traduzca en mayor crecimiento y dicho mayor crecimiento fortalezcan el desarrollo de la intermediación financiera.

Pero la banca latinoamericana no solamente tiene en mente crecer puertas adentro incrementando el volumen de créditos y depósitos. La internacionalización de las entidades bancarias se encuentra dentro de su estrategia de expansión. Así como en la década del 90´ varias entidades europeas llegaban hacia la región estableciéndose en varios países latinoamericanos a la vez, ahora es cuando varias de las entidades de los países de la región buscarán expandirse, en primer lugar, dentro de Latinoamérica tal como lo ha hecho el ITAUUNIBANCO (BVSP:ITAU3; NYSE:ITU), y luego, por qué no, hacia tierras afuera de la región.

El sistema bancario latinoamericano aprendió muchas lecciones a lo largo de su historia. Con la crisis financiera internacional, existe la sensación de que ha finalizado una etapa en la banca latinoamericana en donde ha llevado adelante su consolidación. Ahora se inicia una etapa de crecimiento y expansión que probablemente la ubique al nivel de la banca de las economías desarrolladas en sus buenos tiempos.

Estas son nuestras opciones de inversión

Soy Paola Pecora, editora de Latinforme.com y quiero decirle algo: como inversora y analista de mercados, me aferro a lo que creo y sigo mi propio análisis e investigación. Invierto profesionalmente desde 1990, y vengo ayudando a inversores como usted, desde 1996.

Con mi equipo hemos estado viendo algunas buenas compañías en las cuales invertir, y que generarán buenas ganancias en los próximos 6 meses. Pero éste es el momento de hacerlo, por eso si quiere seguirme, y formar parte de los nuevos inversores que comenzarán a incrementar su capital siguiendo las recomendaciones de Valor Global , le sugiero que se tome 2 minutos para leer lo que sigue aquí…

  • 1 Comentario
  • 1 voto

Los riesgos de la devolución del TARP

Los riesgos de la devolución del TARP

Los riesgos de la devolución del TARP

¿Por qué tienen tanto interés las entidades bancarias estadounidenses auxiliadas por el gobierno estadounidense en devolver lo recibido? ¿Por qué no tiene interés el Tesoro de los EEUU en que lo hagan?Las entidades bancarias presionaban, y el Departamento del Tesoro con Timothy Geithner a la cabeza, no tuvo demasiadas alternativas. El Departamento del Tesoro acaba de autorizar a diez de las mayores entidades bancarias del país a devolver un US$ 68.000 millones en fondos federales del rescate realizado hace tan solamente ocho meses atrás.

——————– Adelanto Especial LATINFORME ———————

***¿Dónde está China invirtiendo su dinero ahora? En una alianza estratégica con una empresa sudamericana que les reportará a ambos fuertes ventajas a corto, mediano y largo plazo. ¿Cuál es esa empresa? Ya pronto se lo revelaremos. Esté atento a los próximos avances en LATINFORME DIARIO, donde detallaremos la próxima oferta lanzamiento del reporte en que anunciaremos el nombre de esta empresa y otras que se beneficiarán con el gigante asiático. Pero no son promesas chinas ni argentinas. Esta alianza ya está en marcha y esta empresa ha encontrado justo lo que estaba necesitando para impulsar fuertemente su producción. Hay que invertir ya en esta compañía antes de que la noticia sea ampliamente conocida.***

—————————————————————–

No es que estas entidades devolverán dicho dinero por respeto a los contribuyentes que son los que en definitiva lo han aportado. El rescate tenía su costo para los bancos (incluso, el costo de estar marcados por la ayuda misma). Costo demasiado elevado y que no representaba un negocio para los mismos. A pesar de que en su momento, estos fondos resultaron de gran ayuda, y es por ello que las entidades lo recibieron de buena manera, esta ayuda imponía una serie de limitaciones que no eran del agrado tales como limitaciones en los mecanismos de compensación a los ejecutivos bancarios (que les dificulta el mantener los talentos), la contratación de empleados extranjeros y los límites en determinados gastos.

Como venimos hablando desde hace varios días, los mercados están percibiendo el final de la crisis financiera internacional y no son pocos los movimientos estratégicos que estamos observando para lograr aprovechar plenamente los beneficios de la recuperación y reposicionarse en el mercado.

Los US$ 68.000 millones son una porción del total de ayuda brindada al sector por parte del gobierno estadounidense en el marco del Programa de Alivio de Activos en Problemas (TARP por sus siglas en inglés). Según Europa Press, más de 600 bancos de los EEUU participaron en el programa, recibiendo del gobierno US$ 199.000 millones.

Vale mencionar aquí que 22 de las más pequeñas entidades ya han devuelto los fondos recibidos en su momento, aunque ello no haya sido difundido. Las entidades bancarias buscan deshacerse cuanto antes de este “salvavidas” que al mismo tiempo se transforma en un obstáculo para aprovechar las oportunidades que la recuperación económica ofrece.

Francesco Guerrera y Greg Farrell hacen un interesante análisis para El Cronista en donde plantean: “En lo que respecta a la ayuda del gobierno, estar entre los bancos que ya no cuentan con esa ayuda -un grupo que incluye a JPMorgan Chase (NYSE:JPM), Goldman Sachs (NYSE:GS) y Morgan Stanley (NYSE:MS) – representará una ventaja significativa en relación a las entidades que siguen manteniendo esos fondos, como Citigroup (NYSE:C) y Bank of America (NYSE:BAC)”.

Si lo que pretendían las entidades bancarias con esta movida era el reconocimiento del mercado, no fue eso lo que lograron. Ayer las acciones de Goldman Sachs perdieron un 1,76%, las de JPMorgan Chase, perdieron un 1,19% y las de Morgan Stanley cayeron un 1,72%, todas alcanzando su menor nivel en la semana. Parece que la primera reacción del mercado es castigar a estas entidades por la toma de un riesgo innecesario que limita su capacidad de crecimiento en lo inmediato.

La pregunta que cabe hacernos aquí es si esta diferenciación es positiva o no. Generalmente los reguladores hacen sus mayores esfuerzos por lograr que se haga evidente la diferencia existente entre entidades buenas y malas. Ello incentiva a las no tan buenas a esforzarse por mejorar. Sin embargo, en este caso no parece ser este tipo de diferenciación que se pretende, un resultado buscado.

Que exista una peligrosa diferenciación entre entidades es algo que no resulta del agrado para el gobierno y es por ello que en un principio se quería evitar. El gobierno sabe que se corre el riesgo adicional de afectar negativamente a las entidades que mantienen la ayuda del gobierno. El mercado podría interpretar que la situación de estas entidades implica problemas adicionales que les impide imitar una acción liberadora de la mirada controladora del Tesoro estadounidense.

Probablemente, la supuesta discriminación entre “entidades buenas” y “entidades no tan buenas”, que derivaría de esta devolución anticipada, no sería el único elemento negativo que tendría. Cuando aún la economía estadounidense se encuentra en crisis, las entidades (en gran parte responsables de la misma), aún se encuentran afectadas, y no observan suficiente solidez. La decisión que han tomado es más bien una decisión de riesgo que las entidades se animan a asumir. Seguramente me dirán que la toma de riesgos está en la esencia del negocio bancario, aunque en estos tiempos ello podría llevarlos a una situación de crisis si el escenario económico se agrava, que socavaría lo que les queda de prestigio.

Para Kevin Petrasic, un abogado de la firma legal Paul Hastings: “Devolver fondos del TARP es una importante ventaja competitiva. El mercado tomará en cuenta la diferencia entre los que pagan y los que no pagan, y considerará que estos últimos tendrán una obligación de gratitud hacia el gobierno”. Mi reflexión, como les comentara anteriormente es que el problema que puede surgir se vincula a que el mercado puede castigar aún más a las entidades que no han tomado la decisión (o no se les ha permitido), de devolución anticipada de la ayuda, poniéndolas en serios problemas (mayores a los que ya tienen) aumentando el riesgo de caída de las mismas, pero además también, el riesgo sistémico.

Barack Obama, si bien aplaudió la decisión de estas entidades, por debajo les envió un mensaje de advertencia: “Esta no es una señal de que nuestros problemas han terminado, estamos lejos de eso”. Obama está preocupado por la libertad que lograrán estas entidades y es por ello que, según El Economista de México, tiene pensado en la próxima semana lanzar un nuevo modelo de regulación financiera con miras a frenar la excesiva toma de riesgos en Wall Street.

Esta decisión de devolución anticipada, no solamente le cayó mal al gobierno estadounidense, sino también a algunas bolsas que interpretaron que ello limitará los préstamos otorgados por estas entidades al tener menores fondos disponibles. Probablemente éste no sea el plan organizado por dichas entidades que esperarán en un tiempo cercano que el mercado las premie y les otorgue fondos suficientes para poder expandir sus negocios y su volumen de intermediación, para de este modo, recuperar la porción del mercado resignada durante la crisis.

Más allá del objetivo perseguido por los bancos, la devolución anticipada de la ayuda oficial no ha sido tomada de buena manera e incluso ha aportado a la incertidumbre del contexto, al menos en el corto plazo, ante las sospechas de fragilidad de las mismas.

¿Tendría que haberles prohibido el Tesoro estadounidense dicha devolución?

  • 1 Comentario
  • 1 voto

China y EEUU tienen malas noticias para Latinoamérica

China y EEUU tienen malas noticias para Latinoamérica

China y EEUU tienen malas noticias para Latinoamérica ¿Importa para Latinoamérica en cuánto tiempo se producirá la recuperación de la economía estadounidense? ¿Importa saber con qué fuerza se desarrollará esa recuperación? ¿Qué implicancias tiene el resultado de la balanza comercial china para la región? Todas estas preguntas resultan de interés pensando en las perspectivas de recuperación de las economías latinoamericanas, aunque la importancia varía en intensidad.

Si bien es probable que la crisis nos siga deparando nuevos disgustos, ciertamente creo que estamos transitando por un período en el cual se debe comenzar a discutir acerca de la recuperación económica de la economía estadounidense en particular, y de la economía mundial en general. Todavía el mundo depende de los humores y la salud de la economía estadounidense. A pesar de su tambaleo durante la génesis del estallido subprime, la economía y el dólar del país americano han demostrado su vigencia como líderes mundiales.

Durante el seminario de Infobae al que asistí, y del que me he llevado un interesante diagnóstico de la situación económica mundial y argentina, destaco, en lo referente al contexto internacional, el análisis que hicieron los disertantes sobre las perspectivas de recuperación económica, su posible forma y el superávit comercial chino.

Que la recuperación de la economía mundial provendrá desde los EEUU no caben dudas, no solamente por la capacidad histórica de su economía sino también por la incapacidad demostrada del resto. El mundo está expectante acerca de lo que pueda ocurrir con la economía estadounidense. Ya nada queda de la ilusión de un decoupling. China decepcionó en su primera oportunidad de ponerse la economía mundial al hombro e intentar al menos, que la economía mundial disfrute de un pequeño veranito. Todo lo contrario, China pensó en sí mismo y ha desatado el debate.

¿Es correcto que economías como la de China, no asuman su protagonismo internacional? El gobierno chino ante el impacto de la crisis sobre su economía, se concentró en su mercado interno mediante una política de estímulo intensa, destinando miles de millones de dólares. Al mismo tiempo, su balanza comercial se vio beneficiada por una fuerte caída en las importaciones, en gran parte explicada por el desplome de los precios de los commodities, mientras que la caída en sus exportaciones fue de menor magnitud. Conclusión: a pesar de la fuerte crisis global, la economía china mantiene un fuerte superávit comercial que, según estima el ING Group, podría alcanzar a US$ 325.000 millones en el presente año.

Mientras los Estados Unidos le siguen reclamando a China que deje apreciar su moneda, el yuan se ha mantenido prácticamente invariante en lo que va del año, y su valor en relación al mes de mayo de 2008 se apreció en menos de un 2%. La política cambiaria es hoy más que nunca, parte del plan anticrisis del gobierno chino.

China tiene motivos razonables para evitar la apreciación del yuan y es que debe lograr que su economía mantenga un piso de crecimiento del 8%, un objetivo para el cual, necesita cuidar su demanda interna y mantener fuerte la externa. Un nivel de crecimiento inferior al 8% pone en peligro al modelo económico chino ya que dificulta su sostenibilidad por el efecto que puede generar sobre la tasa de desocupación. No se puede olvidar que en la economía oriental existe un proceso de urbanización de la población rural que necesita generación de un gran volumen de puestos de trabajo. En caso contrario, podría darse lugar a desbordes sociales no deseados.

El panorama que ofrece la economía china deja en claro que no solamente no está ayudando a reducir el impacto de la crisis, sino que la está profundizando por su menor demanda de productos del resto del mundo.

Dado que China no piensa aportar para la recuperación global, la economía mundial vuelve a depender de lo que pueda hacer EEUU. En este sentido, en el seminario se coincidió que la economía estadounidense podría comenzar a evidenciar signos de recuperación más evidentes a partir del último trimestre del año. Sobre la forma de cómo será dicha recuperación, podemos analizar algunos de los jugadores claves que marcarán dicho camino.

Los bancos estadounidenses todavía continúan en problemas a pesar de lo que indica el test de estrés. El pasado viernes les comentábamos acerca de la caída de una nueva entidad bancaria estadounidense “¿Hay que generalizar las pruebas de estres?“. Esta vez fue el turno de Bankunited FSB. Pero lo que interesa en términos de recuperación económica es la capacidad del sistema bancario de generar nuevamente crédito para alimentar la demanda interna y en este sentido aún no se observa un buen escenario.

Por otra parte, es de público conocimiento el impacto que la crisis ha tenido en las familias estadounidenses con la fuerte destrucción de riqueza que les ha generado. Sin dudas afectará el comportamiento de las familias y por ende, tendrá incidencia en la dinámica del consumo en los EEUU, situación que se profundizará por los problemas en el mercado de crédito mencionado anteriormente. Y dado que el consumo familiar es el principal componente del PBI estadounidense, las perspectivas de recuperación no son demasiado prometedoras.

Otra alternativa de recuperación de la economía estadounidense es mirar hacia el sector externo. A pesar del dólar debilitado que se encuentra en un nivel mínimo en cinco meses frente a una canasta de las principales monedas (incluso el euro rompió el techo de los US$ 1,40, nuevamente), el abaratamiento relativo que ello genera en los productos estadounidenses (cuando son trasformados en valor de otras monedas, como por ejemplo, el euro), no aumentan la demanda de los mismos por la debilidad que se observa en las economías de dichos países, por lo que no contribuye de un modo significativo a incrementar las ventas exteriores de productos estadounidenses En otras palabras, a pesar de que EEUU pueda vender sus productos a un menor valor en euros, no tienen los europeos suficiente poder adquisitivo.

¿Y Latinoamérica qué? La débil recuperación de la economía estadounidense será sin dudas un elemento negativo para las posibilidades de crecimiento de aquellas economías de la región más vinculadas con el país del norte (especialmente, México y Colombia). El impacto negativo para la región se producirá a través de la evolución de los precios de los commodities no agrícolas que posiblemente se mantengan débiles, observando solamente una suave recuperación.

Lo que ocurre con China también le importa a Latinoamérica porque limita la recuperación tanto de la economía estadounidense como de la economía mundial, limitando el efecto positivo que la recuperación económica global puede producir en la región a través de los canales reales.

Las perspectivas de una recuperación económica global que será muy débil, hará que el crecimiento de las economías latinoamericanas dependa en una mayor medida de la fortaleza de su demanda interna. Aquellas economías que cuenten con mejores condiciones internas podrán recuperarse con mayor rapidez y fuerza. Un elemento clave en dicho sentido puede ser el volumen de inversión real generado tanto con capitales nacionales como a través de Inversión Extranjera Directa (IED).
En este sentido, observaremos una clara diferenciación entre los países que aplicaron políticas sanas y cuentan con interesantes oportunidades de inversión, de aquellos que no. Ya la suerte no será de mucha ayuda como lo ha sido hasta hace poco para algunos países latinoamericanos.



Sepa cómo los acontecimientos económicos y políticos pueden afectar sus ahorros.

Suscríbase aquí para recibir GRATUITAMENTE el Informe Latinforme.









  • Sin Comentarios
  • 1 voto

¿Peligra el dinero de los bancos argentinos?

¿Peligra el dinero de los bancos argentinos?

¿Peligra el dinero de los bancos argentinos?
5 Mayo 2009

Luego de la terrible crisis del 2002 los argentinos le habían perdido la confianza a las entidades bancarias. Los bancos argentinos han tenido que trabajar duro para restablecer los vínculos con la sociedad argentina.

Si bien las entidades bancarias tuvieron una responsabilidad concreta en la crisis que decretara el final de la convertibilidad, el gobierno argentino aparece como el principal responsable de la misma. Pero el gobierno argentino no solamente fue el causante de la crisis, sino que además fue el gran responsable de la situación de deterioro del sector bancario, al obligar a las entidades a adquirir deuda pública (de alto riesgo) ante la ausencia de un prestamista para el Estado.

Regístrese gratis en el foro de economía y finanzas de Latinoamérica.

LATIN FORME .com

Click aquí

Si el gobierno ha sido el responsable destacado de que el sistema bancario argentino estuviera a poco del abismo (de hecho, varias entidades bancarias cayeron en él), se puede pensar que entre las entidades bancarias y el gobierno argentino también se rompió el vínculo de la confianza. Ello en los hechos no fue tan así ya que la crisis ha generado el surgimiento de nuevas entidades de capitales nacionales que se beneficiaron ampliamente con el nuevo modelo de país.

Mientras la economía marchaba sobre ruedas y todo era crecimiento, no había motivo para la desconfianza, pero en tiempos de necesidad la situación cambió radicalmente. Los nuevos banqueros argentinos hasta el momento han sido casi espectadores testigos de cómo el gobierno ha ido echando mano a cuanto recurso pudiera conseguir para equilibrar sus cuentas.

Como aquel amigo que se encuentra en graves problemas financieros, el gobierno argentino decidió realizar lo que se podría considerar un “default amigable”. En realidad, según dio a conocer el periódico “La Nación”, lo que hizo el gobierno fue refinanciar los vencimientos de este año que tenía con la Anses por un valor de $ 8.450 millones, los cuales pagaría en 2016 (imagino que la presidente habrá dicho “total, que se arregle el próximo gobierno”). No solamente, el gobierno decidió no devolver el dinero que los futuros jubilados le prestaron, sino que además, buscará que estos pobres jubilados le vuelvan a prestar más fondos.

Lo que ocurre con los fondos de la Anses, merece la siguiente reflexión: ¿Es este nuevo sistema público de seguridad social mejor que el sistema de AFJP? Definitivamente no, y lamentablemente eso lo comprobaremos posiblemente en un par de años.

Las fuentes de financiamiento se han ido agotando y todos saben que el gobierno necesita continuar captando fondos. La alternativa de disciplinar más el gasto público no es una opción que se maneje y mucho menos ante la inminencia de las elecciones.

No se sabe a quién se le ocurrió, pero desde el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner que sigue contando las monedas para llegar a equilibrar las cuentas, se habría comenzado a mirar hacia el sistema bancario.

El sector bancario argentino, que parece haber aprendido la lección, ante el nuevo contexto de volatilidad tanto interna como externa, decidió tomar una actitud preventiva y mantenerse líquido para responder a eventuales shocks negativos que puedan afectarlo sin tener que recurrir a la mano salvadora del Banco Central.

Es así que, para prepararse a enfrentar posibles situaciones de estrés, las entidades del sistema optaron por mantener un significativo nivel de liquidez, cuyo valor asciende actualmente a los $ 82.000 millones (sumando efectivo más depósitos en cuenta corriente en el BCRA, los pases netos y los resultados por Lebac y Nobac), según surge de una nota publicada por “El Cronista”, escrita por Leandro Gabin.

El mismo periódico recoge una declaración hecha hace unos días por Cristina Fernández de Kirchner que dejó bastantes intranquilos a los banqueros: “Los bancos se sientan sobre la liquidez por temor a caer, y si no la hay para la economía real es el Estado el que tiene que volver a dotar a esa economía”.

Llenos de resignación, los banqueros ya se preparan a levantar el teléfono y atender este pedido del gobierno que en este contexto parece inevitable.

Un dato más, que probablemente alimente aún más los temores de los banqueros en Argentina: en el día de hoy se conocerá oficialmente el dato de recaudación impositiva. Sin embargo, ayer fue adelantado por la presidente que destacó que el mismo observó un crecimiento interanual del 13,9%. Limpiando un poco este dato considerando que la inflación real (no la reconocida por el Indec), en Argentina se mantiene por encima del 15% y teniendo en cuenta que la recaudación del mes de marzo de 2008 no contenía un buen porcentaje de los ingresos por seguridad social, el dato no puede hacer otra cosa que generar preocupación a pesar de que Cristina Fernández de Kirchner diga: “Todos se sorprenden de la fortaleza que estamos evidenciando”.

Para tener una idea del estancamiento observado por la recaudación impositiva en el mes de abril, basta recordar que en el mes de marzo la misma había experimentado un crecimiento interanual del 23%.

Varios de los problemas que enfrenta la economía argentina fueron generados desde adentro por errores de política económica. Por lo que se puede percibir, se seguirán acumulando nuevos errores en las decisiones de política económica que seguirán impactando en la economía.

Sin dudas, si el gobierno decide recurrir al sistema bancario argentino para financiarse, podría estar agravando la situación adversa que enfrenta el sector privado. Es que ello puede provocar un efecto desplazamiento del crédito privado (crowding out), que limitará aún más el acceso al crédito para los privados. Quizás se pueda pensar que esto no sucederá ya que el gobierno pretenderá hacerse de parte de la liquidez, pero las entidades pretenderán recuperar parte de la liquidez (y máxime si el gobierno toma dicha medida que aumenta los riesgos en la economía), reduciendo su cartera crediticia privada. Así, el menor acceso al crédito puede poner a un sector de las empresas en dificultades aumentando el riesgo de quiebra.

Si uno quiere hacer una revisión de lo que ha sido hasta el momento la gestión de Cristina Fernández de Kirchner al frente de la presidencia argentina observará como las decisiones que se han ido tomando en todo este tiempo (retenciones móviles, estatización del sistema de AFJP, continuidad de la indisciplina fiscal, entre las más destacadas), no han hecho otra cosa que tensar aún más el contexto interno (el cual, se debe reconocer, sufrió con fuerza el shock externo), obligándola a tomar decisiones cada vez más arriesgadas. ¿Podrá darse cuenta a tiempo de esto para poder cambiar?

  • Sin Comentarios
  • 1 voto

¿Qué tiene que hacer el Banco Central de Chile para estimular la economía?

¿Qué tiene que hacer el Banco Central de Chile para estimular la economía?

20 de Abril de 2009
Las familias y los empresarios chilenos, se encuentran un poco desconcertados: el Banco Central recorta fuerte su tasa de interés, el sistema bancario chileno se muestra fuerte y rentable, pero ellos tienen mayores dificultades para acceder al financiamiento. ¿Qué es lo que está ocurriendo? ¿Qué tiene que hacer el Banco Central de Chile para estimular la economía?

Dentro del esfuerzo que viene realizando el gobierno chileno por sacar a la economía de la actual situación de depresión, el Banco Central de Chile ha realizado fuertes recortes en su tasa de interés de referencia con el objetivo de aumentar la liquidez del sistema financiero para generar crédito que estimule la demanda interna. Actualmente, la tasa de interés de referencia se ubica en el 1,75% (desde diciembre de 2008, la misma fue reducida en 650 puntos básicos).

Para entender un poco el funcionamiento de la política monetaria en Chile, hay que decir que el Banco Central busca conducir la tasa de inflación y el crecimiento económico a través del manejo de la tasa de interés de política monetaria, que incide sobre ambos a través de varios factores (canales de transmisión). Actualmente, la decisión de recortar la tasa de interés cuando la economía se encuentra debilitada busca lograr lo siguiente: que el abaratamiento del costo del dinero aumente el crédito en la economía, mejore las hojas de balances de las empresas (ya que produce un aumento en el valor real de los activos) y mejore la competitividad cambiaria (ya que una menor tasa de interés debilita al tipo de cambio nominal).

publicidad

Traders FX FOREXYARD

¿Quiere invertir en el Mercado Forex?

Comience ahora a operar con una cuenta forex Real: haga click aquí y sepa todo lo que necesita para invertir de manera rápida y eficaz.

La generalización de la crisis a nivel mundial hace que el impacto de la política monetaria chilena sobre la demanda externa sea imperceptible. Por otra parte, a pesar de haberse abaratado el costo de fondeo, según surge de la encuesta trimestral que realiza el Banco Central de Chile, ello no se traduce en un incremento en la dinámica crediticia de la manera esperada.

En relación a lo anterior, el relevamiento dado a conocer por el Banco Central de Chile, muestra que las entidades bancarias han reducido los montos y plazos en el otorgamiento de créditos al tiempo que varias entidades han incrementado los requisitos para el otorgamiento de créditos (aunque la proporción de entidades que han incrementado sus requisitos para el otorgamiento crediticio es menor a la observada en el último trimestre de 2008).

Según surge de dicho relevamiento, el 60% de las entidades bancarias encuestadas revelaron que han impuesto mayores restricciones para el otorgamiento de créditos a grandes empresas (85,7% lo habían reconocido en la encuesta del trimestre anterior), mientras que el 44% lo ha hecho para las pequeñas y medianas empresas (73,7% en el trimestre anterior). También varias entidades han incrementado sus requisitos para el otorgamiento de préstamos personales e hipotecarios (el 29,4% lo han hecho para los primeros y el 18% para los segundos).

Como se observa, el mercado crediticio en Chile siente el impacto de la crisis por el lado de la oferta. Pero también lo siente por el lado de la demanda. Es que los mayores requisitos y un panorama económico en continuo deterioro han provocado una contracción de la demanda de crédito. Según la encuesta del Banco Central de Chile, el 47,1% de las entidades observa una caída en la demanda de créditos personales, el 35,3% lo ve en los créditos hipotecarios. En lo referente al crédito a empresas, el 30% de las entidades detectó una caída en la demanda en el segmento de grandes empresas, mientras que el 22,2% lo ha observado en el de pequeñas y medianas empresas.

Si el costo de fondeo de las entidades bancarias en Chile ha disminuido fuertemente en lo que va del año: ¿Por qué las entidades bancarias se muestran menos dispuestas a prestar? Simplemente por el deterioro del contexto económico tanto interno como externo que aumenta el riesgo crediticio y obliga a las entidades bancarias a mantenerse más líquidas para evitar situaciones de tensión (que pueden provocarse por ejemplo, por la salida de grandes volúmenes de depósitos).

Lo que ocurre en el mercado crediticio de Chile es un comportamiento normal que se produce en situaciones donde se observa un aumento de la volatilidad macroeconómica.

En situaciones de estrés económico, las entidades corrigen sus diagnósticos de riesgos y buscan posiciones más conservadoras. Es por ello que acortan los plazos y reducen los montos otorgados. Adicionalmente, y a pesar de que el Banco Central de Chile haya recortado fuertemente su tasa de interés de referencia (tasa que resulta de referencia para el resto de las tasas de interés), las entidades bancarias chilenas han incrementado sus spreads. Este comportamiento se corresponde por el aumento de la prima de riesgo que las mismas perciben.

Si las acciones del Banco Central de Chile no están logrando los objetivos propuestos: ¿Se puede hablar de errores en la conducción de la política monetaria? Uno puede pensar que la poca eficacia que está teniendo el Banco Central de Chile en alcanzar sus objetivos (hacia mediados del 2008 se mostraba incapaz de controlar la inflación y en estos momentos no puede hacer demasiado para estimular a la economía), se deben a errores en la conducción de la política monetaria. Sin embargo, lo que está ocurriendo es que la herramienta con la que se vale el Banco Central de Chile, no está teniendo los efectos deseados porque en situaciones de crisis como la actual, múltiples factores inciden de manera negativa sobre la oferta crediticia. En este sentido, para que efectivamente la política monetaria incentive a la demanda interna, debe ser complementada con medidas directas que estimulen la generación de crédito.

En este sentido, hacia fines de marzo, la presidente chilena Michelle Bachelet anunció nuevas medidas de estímulo económico entre las que se mencionaban facilidades para acceder al financiamiento bancario (entre ellas, medidas destinadas a fomentar el crédito hipotecario) y medidas tendientes a aumentar la competencia en el sector (donde se contempla aumentar la capacidad de las compañías de seguros, que podrán prestar más recursos al sector privado).

Estas acciones tendientes a actuar directamente sobre el mercado crediticio, conjuntamente con otras que buscan aumentar la competitividad de las empresas chilenas, complementan en el corto plazo la eficacia de la política monetaria en Chile, al tiempo que en el mediano y largo plazo, fortalecen a la economía. ¿Tendrán estas medidas el impacto esperado en lo inmediato?

  • Sin Comentarios
  • 1 voto

Caen bancos en el mundo y crecen en Brasil

Caen bancos en el mundo y crecen en Brasil

feature photo Para el desarrollo de las economías, el sistema financiero juega un rol fundamental. Las economías no pueden sostener un crecimiento sólido de largo plazo sin un sistema financiero fuerte. Ello ha quedado acabadamente demostrado en Latinoamérica en donde el sistema financiero (particularmente, el sector bancario), no sólo no acompañó los períodos de crecimiento económico de la región, sino muchas veces ha sido la causa de las crisis.

En este nuevo período para Latinoamérica, el sector bancario ha demostrado importantes avances, observando un crecimiento sólido y con riesgos acotados, que le posibilitó estar ajeno a los problemas derivados de la crisis financiera internacional. Pero a pesar de los importantes avances alcanzados, el sector bancario latinoamericano tiene mucho camino por recorrer para alcanzar su madurez y transformarse en un pilar en la fortaleza de las economías de la región.

publicidad
AVA FX
Ava FX es líder mundial en forex en línea, con 50.000 clientes registrados alrededor del mundo
Por favor, haga click aquí y complete el formulario de registro para obtener una cuenta de demostración:
La cuenta DEMO es la mejor manera de conocer el Ava Trader, la mejor herramienta de Inversión.
En Ava FX, usted, el Inversor, es el centro del universo. Y como resultado de ese concepto, le ofrecemos una lista de ventajas que están pensadas para servir a sus necesidades únicas.

En el caso particular de Brasil, el sector bancario ha sido noticia hace unos meses con la fusión de dos gigantes como lo son el Banco Itaú (BVSP:ITAU3; NYSE:ITU) y el Unibanco (BVSP:UBBR3 ;NYSE:UBB). En ese momento, en un artículo que escribí acerca del tema “¿Qué hay detrás de los movimientos en el sector bancario brasileño?“, opinaba que este hecho se enmarcaba en una serie de transformaciones que se producirían en el sector bancario brasileño.

De hecho, antes de dicha fusión el presidente del Banco Santander (BVSP:SANB3; NYSE: STD), Emilio Botín, había manifestado las intenciones de su entidad de ser el banco privado número uno de Brasil. La fusión había generado la reacción del Banco do Brasil (BVSP:BBAS3) y de Bradesco (BVSP:BBDC3; NYSE:BBD), que salieron al mercado a adquirir otras entidades para reposicionarse.

Que el sector bancario brasileño esté realizando estos movimientos es una clara señal de su solidez. Como comentáramos en una noticia de hace unos días, “Los bancos brasileros son seguros, según The Economist“, la revista The Economist comentaba que los bancos brasileños representan una excepción en este contexto global de crisis y caída de entidades bancarias.

Con todos estos movimientos, el sector bancario brasileño se encaminaba hacia una mayor concentración orientada a generar una mayor eficiencia del sistema y un mayor nivel de competencia que potenciara el crecimiento del nivel de intermediación financiera, el cual aún se encuentra en un nivel muy bajo (el crédito al sector privado se encuentra en el orden del 30% en torno al PBI), para un país que busca ser una nueva potencia mundial.

En el 2008, el volumen de crédito en Brasil creció por encima del 30% en términos nominales y en un 24% en términos reales, a pesar de que la crisis financiera internacional comenzara a hacerse sentir en el sector bancario.

Pero a pesar de que los últimos movimientos en el sector bancario brasileño, hacían pensar que los mismos producirían un incremento en la dinámica de crecimiento del nivel de intermediación dada la mayor competencia que se estaba generando, en el mes de febrero se ha observado una contracción en el ritmo de creación de nuevos créditos al sector privado del 7,7% en relación al mes de enero, acumulando de este modo su segunda caída consecutiva.

Para el gobierno brasileño, el crecimiento de la intermediación financiera es clave para el crecimiento y desarrollo económico. Es por ello que se está trabajando en diferentes medidas tendientes a impulsar el crédito al sector privado.

Una de estas medidas ha sido lanzada en el día de ayer por el Consejo Monetario Nacional de Brasil que acordó ofrecer garantías para los préstamos de los bancos pequeños y medianos. Mediante esta propuesta, el gobierno ofrecerá garantías por hasta R$ 5.000 millones (alrededor de US$ 2.200 millones) sobre los certificados de depósitos para los bancos, estimulando de este modo, la generación de crédito.

Esta medida mejora además la situación competitiva de las pequeñas y medianas entidades obligando a un mayor esfuerzo a los grandes bancos para pelear su espacio de mercado.

Uno de los factores que dificultan el crecimiento del crédito al sector privado es el elevado diferencial de tasas existente, el cual se ha elevado fuerte en el 2008 a consecuencia de la crisis financiera internacional.

Si bien durante el mes de febrero, los diferenciales bancarios, esto es, la relación entre el costo de captación y las tasas cobradas a los clientes, retrocedió a 29,7 puntos porcentuales, desde los 30,5 puntos porcentuales del mes de enero, los mismos se encuentran en un nivel excesivamente elevado haciendo que una buena parte de los potenciales demandantes de créditos queden excluidos automáticamente. La situación actual hace que proyectos de inversión rentables pero con bajo nivel de riesgo (y lógicamente, con baja rentabilidad), no puedan llevar adelante sus inversiones dado que el elevado costo financiero hace que no resulten rentables.

El Banco Central de Brasil está buscando achicar este diferencial de tasas y en función a ello, anunció que le presentará en el día de hoy, una serie de propuestas al Consejo Monetario Nacional. Entre estas medidas se incluye un Catastro Positivo, el cual permitirá a los clientes llevar su historial de crédito de una institución bancaria a otra y conseguir mejores condiciones de crédito (aumentando la competencia y reduciendo el costo de calificación crediticia). Desde el empresariado brasileño se ha solicitado que el gobierno reduzca la carga impositiva que afecta al spread bancario.

Con estas iniciativas para el sector bancario brasileño, aumentan las perspectivas de crecimiento. Para este año, el Banco Central de Brasil pronostica un crecimiento del volumen de crédito del 14%, nivel aceptable considerando el contexto externo de inestabilidad, su impacto en la economía brasileña y el hecho de que las tasas de crecimiento e inflación esperadas implican que el mismo produzca un crecimiento del crédito en términos del PBI.

Para la banca privada de Brasil (y especialmente para las grandes entidades), las iniciativas llevadas adelante por el gobierno brasileño aumentan los desafíos del 2009. La lucha por ganar participación en el mercado bancario será muy dura en un contexto en donde los efectos de la crisis externa actuará como un obstáculo para la dinámica crediticia.

La banca pública posee el 50% del stock crediticio del sistema bancario brasileño. Ello sumado al bajo nivel de crédito a PBI existente y al posible impacto de las medidas del gobierno en abaratar el costo del crédito, hacen que la banca privada tenga un potencial de expansión más que atractivo. Y mientras en las economías desarrolladas el sector bancario lucha por sobrevivir a nuevos episodios de crisis, en Brasil es tiempo de crecimiento y consolidación del sector ¿Podrán los bancos brasileños aprovechar esta oportunidad?

  • Sin Comentarios
  • 1 voto

Obama apuesta al sector bancario y al orden fiscal para generar confianza

Obama apuesta al sector bancario y al orden fiscal para generar confianza

Buenos Aires, Argentina

24 de febrero de 2009

Ayer se vivió una nueva jornada agitada en los Estados Unidos. Y si fue agitada en los mercados estadounidenses, también lo fue en los mercados mundiales. El temor volvió a adueñarse de las operaciones y es así que los mercados continuaron quebrando mínimos.

Las perspectivas económicas de los EEUU siguen empeorando. Para The Economist Intelligence Unit (EIU), la economía estadounidense sufrirá una contracción de su producto del orden del 2,5% para el 2009. Sin dudas, éste resulta ser un dato claramente indicativo de la profundidad que ha alcanzado la crisis.

Como no podía ser de otra manera, Wall Street cerró en su nivel más bajo de los últimos 12 años al quebrar el Dow Jones el piso de los 7.200 puntos (con una baja del 3,4%), cerrando en 7.114,78 unidades.

El sector bancario estadounidense volvió a ser noticia. Los rumores de estatizaciones estuvieron a la orden del día. Una de las versiones indicaba un posible incremento en la participación estatal en Citi (NYSE:C), que podría alcanzar al 40%. También el Bank of America (NYSE:BAC), fue señalado como posible beneficiario de aportes del Tesoro estadounidense. En este contexto, las acciones del Citi terminaron la jornada con un alza del 9,74%, mientras que las del Bank of America lo hicieron un 3,17% arriba.

Pero el gobierno estadounidense ha querido llevar calma a los mercados asegurando que las entidades bancarias se mantienen lo suficientemente sólidas y cuentan con una base de capital suficiente como para no requerir asistencia pública.

El Tesoro estadounidense ha querido ir más allá y no solamente confiar en la solidez del sistema bancario de los EE.UU., sino ya pensar en la recuperación de la capacidad del mismo para generar crédito. En este sentido, el gobierno estadounidense confirmó que le dará la liquidez que el sistema bancario necesita para reactivar los mercados de crédito mientras dure la crisis, en una señal de apoyo en medio de un clima de inestabilidad creciente

En un comunicado conjunto del Departamento del Tesoro, la Reserva Federal (Fed) y otras agencias gubernamentales a cargo de la economía estadounidense se leía: “Un sistema financiero fuerte es necesario para facilitar una recuperación económica sostenible y amplia”. El gobierno estadounidense pretende que los bancos comiencen a prestar, pero las entidades se mantienen aún temerosas no solamente por el estado de sus hojas de balance sino por el adverso contexto económico que implica un alto riesgo. Esta situación seguramente llevará a presiones en aumento para que la rueda crediticia comience a rodar nuevamente. Desde el gobierno de los EE.UU., se ha hecho todo lo posible para que el contexto sea beneficioso para la restauración del crédito.

Si bien el gobierno estadounidense confía en la solidez del sector bancario, en el día de mañana se les realizará una prueba de estrés a las principales entidades del país, para evaluar la vulnerabilidad de las mismas ante un posible agravamiento de la crisis. Si las entidades bancarias logran pasar exitosamente la prueba de estrés, ello podrá incidir positivamente en la confianza de los mercados.

Es que si las entidades bancarias demuestran estar en condiciones de enfrentar un posible agravamiento de la crisis, las mismas podrían comenzar a pensar en dejar atrás la crisis y enfocarse en retornar a su negocio que es generar financiamiento.

Mientras se esperan nuevas señales desde el sector bancario estadounidense, el presidente Barack Obama ha realizado un anuncio que buscó generar confianza acerca de la política económica en el mediano plazo.

Obama buscó llevar claridad y confianza a los mercados al anunciar su objetivo de reducir en un 50% el déficit fiscal estadounidense hacia finales de su mandato. El resultado fiscal del ejercicio anterior cerró con un rojo de US$ 1,3 billones.

El déficit fiscal y de cuenta corriente que padece la economía estadounidense está poniendo en riesgo el liderazgo mundial de la misma al debilitar sus fundamentos macroeconómicos.

Con la reducción del desahorro del sector público, también se reducirá el déficit de cuenta corriente, en tanto y en cuanto el sector privado mantenga sus niveles de consumo y ahorro.

Obama sabe que tanto la salud del sistema bancario como el ordenamiento de las cuentas fiscales son elementos claves para restituir la confianza en los mercados.

Que el sector bancario se muestre con solidez despeja los temores de nuevos episodios de crisis, al tiempo que hace más sustentable la recuperación de la economía. Que el gobierno estadounidense se muestre preocupado por mantener bajo control al déficit fiscal es positivo para la economía estadounidense porque apunta a fortalecer sus fundamentos macroeconómicos despejando posibles episodios de crisis futuras que pueden derivarse de la insostenibilidad de los equilibrios.

Desde que asumió el gobierno de los EE.UU., Barack Obama ha actuado con hechos y señales para intentar rescatar a la economía estadounidense de la recesión. ¿Podrá obtener resultados positivos en el corto plazo?

  • Sin Comentarios
  • 1 voto

AgenciaBlog