Todos tienen una receta para México

Todos tienen una receta para México

Todos tienen una receta para México
20 Noviembre 2009

Que la crisis ha golpeado fuerte en la economía mexicana, de ello no cabe ninguna duda. La economía demostró no estar preparada para los malos tiempos y a su extremada dependencia de los EEUU, la dependencia de los ingresos petroleros provocó un cóctel explosivo para las cuentas públicas mexicanas.Entre los múltiples temas que deberá encarar el gobierno de Calderón para fortalecer a la economía, la disyuntiva inmediata pasa por apuntar a la recuperación económica o a la disciplina fiscal ¿Cuál es el principal objetivo que debe perseguir?

El premio Nobel de Economía 2001 Joseph Stiglitz fue muy crítico con el desempeño del gobierno mexicano durante la crisis al afirmar que: “Las estadísticas de crecimiento han sido muy débiles y pesimistas para este país [...] la combinación de una recuperación muy débil para Estados Unidos y una política fiscal que no estimule la economía mexicana es una fuente de preocupación”.

Para Stiglitz, los deficientes estímulos fiscales explican hoy que la economía de México pueda contraerse en un 7% durante el presente año. Pero lo peor es que si espera que EEUU la ayude, estará perdiendo el tiempo ya que la economía estadounidense sigue estando débil y demorará varios meses más en comenzar a recuperar (si lo logra), vigorosidad. De hecho, la Fed a través del presidente de la Reserva Federal de San Luis, James Bullard, reconoció que mantendrá los tipos de interés cercanos al 0% hasta el año 2012, por las débiles perspectivas económicas. Los riesgos de una recuperación con forma de W siguen estando presentes en la economía estadounidense y ello implica que si México quiere recuperarse, no deberá confiar en que lo podrá hacer a través de EEUU.

Como el mundo económico está lleno de contradicciones, lo que hubiese recibido el visto bueno de Stiglitz, hubiese provocado un castigo para el país por parte de las calificadoras de riesgos preocupadas por los problemas en las cuentas públicas de México.

El pasado miércoles, según El Economista, la calificadora de riesgo soberano, Moody´s, decidió dejar invariante la calificación crediticia de México, por lo que mantiene de este modo, su grado de inversión. Lo que posibilitó esta decisión es la aprobación por parte del Congreso mexicano, de la reforma fiscal, que se espera, contribuirá a recomponer la situación de las cuentas públicas.

El Financiero afirmaba que otras calificadoras como Standard and Poor´s y Ficht, están analizando con sumo detenimiento las medidas incluidas en la reforma fiscal para determinar si son suficientes para lograr una mejor posición y menor fragilidad en las cuentas públicas. Un diagnóstico negativo puede poner en peligro la calificación de grado de inversión de México. Por este motivo, desde el gobierno de Calderón se busca enviar señales claras de su compromiso fiscal.

Según daba cuenta América Economía, el presidente de México, Felipe Calderón, se comprometió a ejercer un gasto público responsable y transparente, como una manera de brindar tranquilidad a las calificadoras de que no incurrirá en la indisciplina fiscal a pesar de los problemas que sufre la economía con un fuerte impacto en el mercado laboral.

La disciplina fiscal no excluye la posibilidad de realizar políticas de estímulo de sectores claves para la mejora competitiva del país. Stiglitz le recomendó a México invertir en tecnología, educación e infraestructura, para estimular el desarrollo y crecimiento de la economía a corto y largo plazo.

Estos objetivos planteados por Stiglitz se encuentran en la mente del gobierno de Calderón, quien anunció importantes inversiones en infraestructura para mejorar las condiciones del desarrollo de las inversiones privadas. El presidente mexicano, señaló que se espera que las inversiones en proyectos de infraestructura durante el próximo año bordeen los 630.000 millones de pesos (US$48.500 millones).

“Es una cifra sin precedente que nos permitirá seguir ampliando y modernizando nuestra infraestructura, no sólo para salir adelante de la crisis, sino también para que México crezca más rápido, de manera permanente, y genere los empleos que tanto necesitamos”, decía Calderón.

Los proyectos en infraestructura que se llevarán a cabo en México, representa una muy buena noticia para Cemex (BMV: CEMEX, NYSE: CX). Según da cuenta en su sitio de Internet, CEMEX es una compañía global de soluciones para la industria de la construcción, que ofrece productos de alta calidad y servicio confiable a clientes y comunidades en más de 50 países en el mundo y mantiene relaciones comerciales en más de 100 naciones.

La cotización de los ADRs de la compañía acumula un aumento del 189,8% desde principios del mes de marzo. Sin embargo, su cotización actual se encuentra alejada de sus máximos alcanzados a mediados de 2007 (con una cotización de los ADRs que era más de tres veces el valor actual) producto del impacto que la crisis fiancniera internacional ha tenido sobre el sector en el que se desempeño.

Con la mejora en el contexto económico global, las perspectivas de la compañía se verán favorecidas y es por eso que los inversores han comenzado a posar su mirada en la gigante mexicana, tal como lo hizo John Paulson un inversionista que saltó a la fama por ser uno de los pocos inversores que logró multimillonarias ganancias con su teoría catastrofista del crack de la burbuja inmobiliaria. Paulson adquirió de siete millones de ADRs de la cementera mexicana a un precio promedio de US$ 11,05.

Además, la cementera que está trabajando en mejorar su perfil financiero, confía en la expansión de sus ventas en EEUU para el 2010 ante las señales de mejora en el sector. El presidente de Cemex, Lorenzo Zambrano, se refería a ello diciendo: “La Portland Cement Association está proyectando un 5% de crecimiento en volúmenes de venta de cemento para el año que entra, nosotros estamos esperando crecimiento”.

¿Estímulo o disciplina fiscal? México puede apuntar a ambos objetivos con una mejora en la asignación de los recursos públicos. Un adecuado manejo de los recursos fiscales permitirá mejorar la competitividad de la economía y reducir los temores de crisis en las cuentas públicas.

Como sucede en el caso de Cemex, el comprender cómo las políticas económicas impacta en la rentabilidad esperada de las compañías, es clave para tomar decisiones de inversión acertadas. Latinforme.com, tiene para ofrecer, el Curso de Economía Básica para Inversores, que aporta los conocimientos básicos para entender la economía y con ella, identificar las verdaderas oportunidades de inversión antes que sean de público conocimiento.

Horacio Pozzo

  • Sin Comentarios
  • 1 voto

Escríbi tu comentario

Si preferís firmar con tu avatarIniciá sesión

Los comentarios en este blog pueden estar moderados.

En ese caso, el autor del blog tendrá que aprobarlos antes de que sean visibles para la comunidad


AgenciaBlog