¿Podrá China cumplir el rol de Estados Unidos?

¿Podrá China cumplir el rol de Estados Unidos?

¿Podrá China cumplir el rol de Estados Unidos? “Cuando el Banco Mundial hace un estudio y prevé que Brasil seguirá creciendo y que puede, en 2016, ser la quinta mayor economía del mundo, nos está colocando un desafío”, Luiz Inácio Lula da Silva, presidente de Brasil.

Cada vez es más frecuente escuchar este tipo de pronósticos sobre las economías emergentes. Mientras el mundo desarrollado lucha por su subsistencia y se prepara para grandes desafíos en el futuro, el mundo emergente (o al menos una parte de este submundo de países), está preparándose para el desarrollo económico y para estar en la discusión del liderazgo mundial.

No estoy diciendo nada nuevo si afirmo que China está dirigiéndose a ser la próxima gran potencia mundial, peleándole el liderazgo al propio EEUU. Sin embargo, creo que Andy Xie, ex economista jefe de Morgan Stanley para Asia-Pacífico, reconocido como uno de los analistas más brillantes del continente asiático, está haciendo una apuesta importante con pronósticos más precisos.

Andy Xie, quien fuera también uno de los economistas que logró predecir la crisis subprime, anticipaba en una entrevista con Libertad Digital, que China sólo necesita 15 años más para superar a los EEUU como primera potencia.

Para entender por qué China desplazará a EEUU del liderazgo mundial un punto de partida que podemos elegir es lo ocurrido en la economía estadounidense y que derivara en la crisis subprime. Sobre lo que ha ocurrido con la crisis subprime, Xie plantea que la crisis es una crisis de modelo. El modelo económico reinante en el mundo planteaba el endeudamiento de los países desarrollados (en especial de EEUU), financiado por el mundo emergente. Situación que se sostuvo hasta que los deudores estadounidenses no pudieron hacer frente al peso de su deuda. Con la recuperación se vuelve a plantear si esta dinámica continuará, aunque para muchos ya no puede sostenerse.

“La solución es que EEUU y otras economías deficitarias incrementen sustancialmente su ahorro. No pueden consumir más y ser solventes al mismo tiempo”, decía Xie y con ello planteaba el cambio de paradigma económico mundial.

Esta decadencia del mundo desarrollado se contrapone con la buena dinámica de crecimiento que se observará en el mundo emergente en el que la mejora en la situación socioeconómica impulsará el crecimiento de la demanda interna.

En el caso de China, no solamente existe una mejora en la situación económica de la población, sino que también se observa una mejora en su calidad de vida, con un destacado progreso en educación, lo cual está incidiendo en los hábitos de consumo.

China Daily reproducía la opinión de una funcionaria del Centro de Estudio de Educación Rural adscrito a UNESCO que decía sobre los progresos en educación de la población de China: “La comunidad internacional ha apreciado más altamente los esfuerzos chinos en la alfabetización, al comentar los éxitos de China en elevar el nivel cultural de su pueblo. Un país tan populoso como China ha llevado la delantera al lograr tan grandes progresos en un corto periodo de tiempo”.

Volviendo a la hipótesis de China como primera potencia mundial en unos años más, surge sin dudas el siguiente interrogante que se transforma en una preocupación para las economías que dependen del sector externo: ¿Cómo asumirá China dicho liderazgo? Está claro que el modelo económico chino apoyado en la demanda externa cada vez es menos sostenible.

La economía mundial está sujeta a grandes desbalances que se pudieron sostener gracias a la voluntad existente entre las economías. Pero esta voluntad ya no está. El gobierno de China no se quejaba por financiar el gran déficit estadounidense, pero a medida que el dólar fue perdiendo valor y evidenciando una tendencia hacia la baja que no muestra un piso claro en el largo plazo y que golpea a la riqueza real de las reservas internacionales del gigante asiático, se han comenzado a escuchar las primeras voces de disgusto.

“China y los países tradicionalmente superavitarios deben ahora consumir más. Solamente así se podrán corregir los tremendos desequilibrios de la economía mundial”, plantea en un pensamiento lógico Xie.

El mayor consumo interno de China, que tiene sustento en la mejora socioeconómica antes comentada, irá reduciendo su superávit de cuenta corriente aumentando el país oriental su importancia como gran consumidor mundial. Entonces asistiremos a un nuevo modelo económico mundial en el que China pasará a ser el país de referencia.

Lo anterior tiene lógica en tanto y en cuanto el propio gobierno chino es consciente de que no puede seguir dependiendo del sector externo para sostener su ritmo de crecimiento económico.

¿Qué nos puede hacer pensar que China logrará imponerse como la gran economía mundial? Principalmente, la gran cantidad de recursos (mano de obra) que aún no se han incorporado a la producción de la parte “capitalista” de China y la mejora continua en la calidad de vida de la población, son dos elementos esenciales que llevarán a la economía china al liderazgo mundial. “China es una economía orientada a la inversión” afirmaba Xie, orientación que garantiza el sostenimiento del ritmo de crecimiento, aunque en el futuro, la participación del consumo irá en aumento ya que el país cuenta con 1.300 millones de consumidores potenciales.

A medida que China vaya aumentando su importancia mundial, las decisiones de política económica tendrán un impacto directo en la economía mundial. Así en lugar de preocuparnos por las decisiones de la Fed (que lo seguiremos haciendo), nos resultará de relevancia saber qué ha decidido el Banco de China sobre la política de tasas.

El ciclo económico mundial dado el cambio en el balance de poderes, se asimilará ya no tanto al ciclo económico estadounidense sino que será más comparable al ciclo económico chino. Nos preocuparemos más si las familias chinas disminuyen sus consumos a que si lo hacen las familias estadounidenses.

A nivel de Latinoamérica, la región se preocupará más por lo que ocurra con Brasil, país líder a nivel latinoamericano. Lo que ocurra en la economía brasileña tendrá cada vez más importancia en la región, a medida que se consolide como potencia mundial.

El surgimiento de China y otras economías emergentes como nuevas potencias mundiales, además de cambiar la realidad económica mundial y las relaciones de poder, genera nuevas oportunidades de negocios. ¿Cómo hacer para identificarlas desde su origen y aprovecharlas para ganar? Latinforme a través del Curso de Economía Básica para Inversores , busca dar una respuesta a este interrogante, ayudando a entender cómo aprovechar los conocimientos sobre la economía en la toma de decisiones de inversión.

Nos encontraremos nuevamente el próximo lunes,

Horacio Pozzo

———- S&P500 sube 19%, portafolio de Valor Global sube 28%———

No es difícil ganar en Bolsa cuando todo sube. Lo difícil es dar con las compañías que subirán más que el resto.

Lanzamos hace cuatro meses Valor Global, un reporte con acciones recomendadas de fuerte potencial alcista en Wall Street para ganar más que el promedio de los inversores.

Si usted también quiere unirse a nuestros suscriptores que llevan ganando un 28% en la Bolsa de Nueva York, puede conocer más detalles aquí o bien escríbanos a info@latinforme.com para más detalles, tenemos un reporte diseñado para usted.

Las subas de nuestras recomendadas: 110%, 62%, 32%, 23%. Y más…


Escríbi tu comentario

Si preferís firmar con tu avatarIniciá sesión

Los comentarios en este blog pueden estar moderados.

En ese caso, el autor del blog tendrá que aprobarlos antes de que sean visibles para la comunidad


AgenciaBlog