Problemas de la dependencia de Chávez con EEUU

Problemas de la dependencia de Chávez con EEUU

Problemas de la dependencia de Chávez con EEUU Uno de los hechos si se quiere más paradójicos que se están observando por estos momentos en el mundo es lo que está ocurriendo en Venezuela con la producción petrolera. La producción petrolera experimenta su nivel más bajo en los últimos 25 años, justamente cuando más recursos necesita el presidente Chávez para sostener su modelo económico socialista.

Imagino que en lo privado, Chávez considerará que los Estados Unidos no es un país tan enemigo de Venezuela después de todo. En estos momentos en que Venezuela sufre la fuerte caída de la demanda de petróleo por parte del país americano, se resalta la importancia de la economía estadounidense como generadora de ingresos para Venezuela, y como un sostén indirecto de las locuras del mandatario venezolano.

Que EEUU le compre menos petróleo a Chávez es un problema más grave para Chávez que para el propio país del norte. Para Venezuela reemplazar a los EEUU como demandante de petróleo no es tan sencillo. El petróleo venezolano por sus características, requiere de un proceso de refinamiento un poco más complejo de lo habitual, lo cual es posible realizar en las refinerías estadounidenses, algo no tan sencillo de hacer en otros países

La caída de la demanda estadounidense de petróleo venezolano no es un hecho explicado por la crisis, sino que se puede interpretar incluso como parte de una política de los EEUU para quitarle poder al gobierno chavista o como una política de limitar la dependencia energética de países con alta inestabilidad institucional. Un informe privado elaborado por un experto del Banco Mundial y que saliera a la luz hace unos días mostraba que del total de las importaciones estadounidenses de petróleo, sólo un 9,6% provino de Venezuela. La importancia de Venezuela como proveedor de petróleo para EEUU a antes de que Hugo Chávez llegara al poder, era claramente mayor ya que desde aquel país se importaba casi el 17% del petróleo consumido en tierras estadounidenses.

Ramón Espinasa, ex economista jefe de la estatal Petróleos de Venezuela SA (PDVSA) y actual economista del Banco Mundial, advierte sobre la crítica situación de la actividad petrolera en Venezuela: “La reducción pronunciada en la actividad de taladros, asociada a expropiación y desmantelamiento de las actividades conexas en Occidente y Oriente a lo largo del primer semestre, augura que la caída discreta en la producción de los últimos meses será de carácter estructural, difícilmente se revertirá en el corto plazo”.

Pero lo peor para Venezuela no es la caída en la demanda de petróleo por parte de los Estados Unidos, sino su mayor dependencia de este cliente que cada vez está menos deseoso de dejar en manos de un cuasi dictador, parte de su dependencia energética.

De hecho, el porcentaje de la producción total de petróleo venezolano que se destina a los Estados Unidos fue de 74%, siendo éste el nivel más alto en los últimos años. Ahora se entiende más el interés de Chávez por acordar con China el suministro de petróleo hacia aquel país.

Pero el presidente venezolano continúa con su marcha socialista y sigue atendiendo sus intereses estatizadores mientras la economía tiene otras urgencias que poco se encarga de atender. Ahora acaba de impulsar una ley para que el Estado se asegure el control de toda la industria petroquímica, siguiendo el modelo aplicado al sector petrolero, a través de la cual, la estatal Pequiven se quedará con el control del sector en Venezuela. Por si fueran pocos los problemas que tiene que enfrentar el país con las dificultades emergentes de encargarse de la producción petrolera, este Estado ineficiente debe también hacerse cargo de los lineamientos para la industria petroquímica.

En Venezuela hay siete empresas mixtas en la industria petroquímica en las que existe, en algunas de ellas, propiedad privada extranjera y en las que la estatal venezolana aumentará su participación para tomar el control, afectando los intereses y la rentabilidad de las firmas extranjeras, demostrando una vez más que no existe ni un mínimo de estabilidad en el ambiente de negocios de Venezuela. Entre las compañías extranjeras que se verán afectadas están las japonesas Mitsui (NASDAQ:MITSY) y Mitsubishi, la estadounidense Koch, la española FMC-Forrest, las italianas Ecofuel y Snamprogetti.

En Venezuela existe un ambicioso plan de inversiones para el sector que implica un monto estimado de US$ 20.000 millones hasta el 2019. Para este plan de inversiones se encuentran incluidas la brasileña Braskem (BVSP:BRKM3; NYSE:BAC) y la iraní Nacional Petrochemical Company. Como les comentaba en un artículo anterior, las empresas extranjeras sienten algo de tranquilidad para hacer negocios en Venezuela cuando sus gobiernos son amigos de Chávez “Repsol (NYSE:REP) y una descubierta gigante que pone a España a los pies de Chávez“. Sin embargo empresas de naciones amigas han sufrido el cambio de humor del mandatario venezolano y han tenido que resignar importantes negocios. Ante los grandes riesgos que implica invertir en Venezuela: ¿Cuántos dólares estarán dispuestas a arriesgar estas las compañías extranjeras?

Por lo pronto, Lula demuestra su confianza en la Venezuela de Chávez al anunciar el pasado domingo la firma a mediados de octubre de un acuerdo para que la estatal Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA) y Petrobras (BVSP:PETR3; NYSE:PBR), construyan una refinería en el estado nororiental brasileño de Pernambuco.

Ante la caída constante de ventas hacia los EEUU, Chávez continúa con su política de buscar nuevos “amigos” y en dicha cruzada acaba de firmar 8 acuerdos energéticos con países africanos, entre los que se destaca el acuerdo firmado con Sudán del cual el ministro de Energía y Petróleo, Rafael Ramírez afirmaba: “El convenio es que nuestras empresas petroleras trabajen juntas en ambos países (Venezuela y Sudán), pero principalmente allá (Sudán) porque esta nación tiene una importante producción. Se estudiará la base para trabajar en conjunto y realizar nuevos acuerdos de cooperación”.

A pesar de los múltiples acuerdos que continúa firmando Chávez, no se reflejan en un mayor desarrollo de Venezuela sino que por el contrario, se observa un país con cada vez mayor estrechez de recursos que hace difícil sostener el cumplimiento de los acuerdos asociativos firmados, dado el derroche de los fondos que realiza Chávez. Esta fragilidad financiera de Venezuela no sólo pone en duda la capacidad del país de cumplir con los acuerdos firmados sino que aumentan las posibilidades de llevar a la economía venezolana a una profunda crisis.

Mientras PDVSA sufre la incapacidad de Chávez para administrar los recursos petroleros de Venezuela, otra compañía petrolera que les recomendó Paola a los suscriptores de Valor Global , les está haciendo ganar a quienes siguieron estas sugerencias, un 22% en poco más de tres meses ¿Nada mal en tiempos de vacas flacas, no?

Nos encontraremos nuevamente mañana,

Horacio Pozzo

———————OPORTUNIDAD DE INVERSIÓN———————

Aprovechemos esta crisis para comprar. Como ya lo hicieron los suscriptores de nuestra newsletter de inversión Valor Global, que ya recuperaron su costo al invertir en las compañías que les recomendamos. ¿Quiere saber cuáles son? Puede probar ingresando aquí para averiguarlo y comenzar a invertir en nuestras acciones recomendadas que llevan un 60% de suba. ¡Pronto salen las de octubre! Me pueden escribir a paola@latinforme.com o a info@latinforme.com para mayores detalles.

————————————————————————–

  • Sin Comentarios
  • 1 voto

Escríbi tu comentario

Si preferís firmar con tu avatarIniciá sesión

Los comentarios en este blog pueden estar moderados.

En ese caso, el autor del blog tendrá que aprobarlos antes de que sean visibles para la comunidad


AgenciaBlog