Chile: el valor de la reputación para confiar en tiempos de crisis

Chile: el valor de la reputación para confiar en tiempos de crisis

Chile: el valor de la reputación para confiar en tiempos de crisis Algunos defensores de la política económica que lleva adelante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner en Argentina, y que no es otra cosa que la continuación sin cambio alguno de rumbo de la política económica iniciada por su esposo, Néstor Kirchner, la reivindicaban a la luz de la fuerte caída de economías como la chilena y la brasileña.

Sinceramente creo que las políticas sanas tienen siempre su recompensa de un momento a otro. Las economías pueden ser asaltadas por shocks repentinos que las golpean en su punto débil, pero si la economía es fuerte de verdad, sabrá recuperarse en un tiempo prudencial y sin mayores dificultades. En el artículo de ayer, hice mi apuesta a favor de una pronta recuperación de la economía brasileña a la que le espera un lugar protagónico en el concierto de las economías mundiales. Hoy quiero hacer mí apuesta por la economía chilena en general y su sector bancario en particular.

—————Adelanto Especial de Latinforme.com —————

¿Cómo comenzar a invertir en Bolsa?

Antes que nada usted necesita manejar las herramientas clave para invertir. Estamos ofrecienco las ÚLTIMAS VACANCES a un PRECIO PROMOCIONAL de US$ 99 anuales (luego US$ 150) para obtener nuestra newsletter mensual con recomendaciones de compañías y a nuestros reportes educativos de inversión que le explicarán paso a paso cómo acercarse a su independencia financiera invirtiendo en las Bolsas de Valores.

————————————————————————————

Los economistas nos hemos quemado la cabeza por determinar si el desarrollo del sistema financiero era el factor que explica un crecimiento sostenido en las economías, o si por el contrario, un crecimiento sostenido y estable de las economías era el elemento necesario para que los sistemas financieros alcancen su desarrollo. Como en muchas otras cuestiones, aún no hemos encontrado la solución a esta incógnita.

Desde mi punto de vista, un sistema financiero sano es una especie de espejo que refleja la calidad de las políticas económicas. Si el sistema financiero puede desarrollarse, ampliarse y profundizarse, probablemente se esté desenvolviendo en una economía con estabilidad. Y si existe estabilidad económica, no puede producirse de otro modo que no sea con políticas claras, de largo plazo y predecibles.

Creo que uno de los frutos de un sistema financiero sólido y desarrollado es la generación de crédito a largo plazo, el cual es nuevamente, la señal del nivel de estabilidad de una economía. En Chile, según dio cuenta Milenio recientemente, el crédito hipotecario en términos del PBI alcanza actualmente al 17% y éste es el mayor nivel entre los países latinoamericanos.

El sistema bancario de Chile, está soportando la crisis manteniendo los resultados del sistema en positivo. Ello a pesar de que la deflación que padeció la economía en los últimos meses, conjuntamente con el aumento de las previsiones por riesgo de crédito, han menguado las ganancias del sector.

Uno de los elementos cuestionables si se quiere de la banca chilena es que ha mantenido su diferencial entre la tasa de interés de captación de fondos y la tasa de interés que aplica a los préstamos que otorga (lo que en la jerga denominamos spreads de tasas), elevado, a pesar de las fuertes reducciones en el costo de fondeo.

José de Gregorio, el presidente del Banco Central de Chile, ha hecho los mayores esfuerzos posibles por dotar de liquidez al mercado monetario y suministrar financiamiento barato al sector bancario. Tal fue la apuesta realizada que se llevó a la tasa de interés de referencia a su mínimo histórico, con el recorte de 50 puntos básicos la semana pasada hasta dejarla en tan sólo 0,75%, cuando hace tan sólo un año atrás, la dinámica inflacionaria era todo un problema y dicha tasa de interés estaba ubicada en el 6,75%.

Los fuertes recortes en la tasa de interés de referencia, cumplieron con lo predicho por los libros de economía monetaria y llevaron al costo de fondeo de las entidades que componen el sistema bancario chileno (medido por la Tasa Bancaria), a ubicarse en 0,13%.

Pero las teorías sobre política monetaria en predecir los efectos de los recortes en las tasas de interés y el diferencial bruto (la diferencia entre la tasa de depósitos y la de préstamos) no se redujo como se esperaba y se ha mantenido en 4,80%, mientras que en igual mes de 2008 se encontraba en 4,56% (¡cuando la tasa de referencia del Banco Central estaba en 6,75!). Como elemento positivo (el spread estaba más elevado y ha estado bajando) si se quiere, se puede rescatar la tendencia decreciente que ha estado observando dicho diferencial que en el pasado mes de abril se ubicaba en 5,52%.

No desconfío de la honestidad y benevolencia de los banqueros chilenos, y es por ello que le he buscado una explicación a este comportamiento del spread. Y creo haberlo encontrado. Hace un año, la tasa de interés de referencia explicaba dicho diferencial, pero hoy está más que clara la razón, y es el elevado riesgo de crédito que observan las empresas y familias en Chile. Esta mayor percepción del riesgo se ha visto reflejada en el aumento de las provisiones por posibles pérdidas de impago de créditos.

A pesar del aumento de los diferentes riesgos que deben enfrentar las entidades bancarias en estos momentos turbulentos, el Banco de Chile (BVC:CHILE; NYSE:BCH), la segunda mayor entidad financiera del país, logró alcanzar un resultado positivo de aproximadamente US$ 180 millones durante los primeros cinco meses del año. Mayo fue sin dudas un mes bueno para la entidad que reportó utilidades por US$ 47 millones (un 2% superior al mes de abril). Esta entidad funciona como banco comercial prestando servicios a una amplia gama de clientes con 316 sucursales y 1.410 cajeros en todo el país.

Las acciones de la entidad bancaria, han venido observando una tendencia positiva (aunque no muy marcada) desde finales de abril cuando su ADR cotizaba en US$ 33,24. El ADR cerró la jornada de ayer en US$ 40,71. Entiendo que este papel es para invertir a partir del tercer trimestre del año cuando se terminen de disipar los temores en torno a la situación de la economía chilena. Digo esto porque Moody´s estaba evaluando revisar a la baja la calificación de los depósitos en moneda local de la entidad por el deterioro de la economía local.

A pesar de la posibilidad de una rebaja en la calificación, entiendo que las perspectivas de la economía chilena son positivas hacia finales del presente año y principios del 2010. Mi expectativa se apoya tanto en los efectos que emergerán de los planes de estímulo lanzados por el gobierno de Bachelet como en las primeras señales de recuperación de la economía estadounidense, que generarán un efecto benéfico sobre el resto de las economías (influyendo además de un modo positivo en las expectativas). Con esta perspectiva positiva en un relativo mediano plazo, los factores considerados de riesgos por Moody´s no solamente desaparecerán sino que el mercado bancario recuperará su senda de crecimiento que se potenciará por los bajos niveles de tasas de interés. Y en este contexto, por su perfil, el Banco de Chile tiene una buena oportunidad para seguir expandiéndose.


Escríbi tu comentario

Si preferís firmar con tu avatarIniciá sesión

Los comentarios en este blog pueden estar moderados.

En ese caso, el autor del blog tendrá que aprobarlos antes de que sean visibles para la comunidad


AgenciaBlog