CULTIVAR ORQUÍDEAS SE PUEDE…

Desde hace diez años a esta parte, el cultivo de orquídeas se está haciendo cada vez más popular. De esta manera se deja de lado el mito de que su cultivo es difícil y requiere de un sofisticado equipamiento.
Con sólo seguir unas pocas reglas básicas, todo aficionado a la jardinería o amante de las plantas, puede lucirlas en su jardín.
Como primera medida debemos saber, antes de la compra, los requerimientos de la especie para poder brindárselo. Hay especies que soportan la intemperie todo el año en nuestra zona; como ejemplo de ellos podemos mencionar algunas especies, divididas por su origen:
1- Autóctonas del norte argentino (Misiones, Salta; Chaco, Tucumán): Oncidium bifolium, Oncidium pulvinatum, Miltonia flavescens, Acianthera recurva, Brassavola perrinii, etc.
2- Autóctonas del sur de Brasil (Parana, Rio Grande do Sul, Santa Catarina): Sophronitis purpurata, Oncidium crispum, Cattleya intermedia, Cattleya forbesii, etc.
3- Autóctonas del sudeste asiático: Dendrobium nobile, Coelogyne cristata, Cymbidium (casi todos lo híbridos que se comercializan en el país), etc.
4- Autóctonas de Australia: Dendrobium kingianum.


Si contamos con un interior calido y húmedo podemos ampliar nuestras especies a las tropicales, como por ejemplo las llamativas Phalaenopsis, la mayoría de sus híbridos soportan temperaturas mínimas de 10ºC. Para los más experimentados podemos aconsejar los Dendrobium phalaenopsis y las Cattleyas del norte de Brasil, Venezuela y Colombia, pero requiere de mayor experiencia de cultivo y conocimientos.
Otra cuestión es dónde las adquirimos. A medida que se fue popularizando el cultivo fueron apareciendo orquidearios con oferta de plantas excelentes y atendido por gente experimentada en el tema que puede asesorar al comprador sobre qué especies puede cultivar. En el momento de comprar es indispensable que el vendedor, además de vender una planta saludable, nos informe su nombre. Si es especie debe tener dos nombres, el primero es el género: Cattleya, Oncidium, etc; el segundo la especie: Cattleya intermedia, Oncidium crispum. Si es híbrido, el primer nombre determina el cruce: Brassolaeliacattleya, Miltonidium, Poinara, etc; y el segundo, el nombre de fantasía dado por el creador del híbrido tal cual fue registrado: Cattlianthe Chocolate Drop, Miltonidium Hawaiian Sunset, etc. Con sólo saber el nombre podemos acceder a información sobre su cultivo ya sea en Internet, en libros especializados o en las asociaciones de aficionados.
Si ya fuimos atrapados por la “fiebre orquideófila” es recomendable asistir a algún grupo de aficionados para adquirir nuevos conocimientos de conferenciantes y especialistas en el tema y enriquecerse con las experiencias de cultivo de colegas. Estos grupos y asociaciones que funcionan tanto en La Plata como en Capital Federal, tienen un nutrido calendario anual de exposiciones, donde podemos encontrar reunidos en un mismo sitio a los vendedores mas importantes del país, apreciar las mejores ejemplares florecidos de esta familia y asistir a conferencias.
Las orquídeas son plantas nobles, cuando la ubicamos en el lugar correcto y le damos los cuidados adecuados, es más resistente que cualquier otra planta y nos regalará año tras año sus bellísimas flores.

Ivone Cristina Miguel es juez nacional de FORA (Federaciòn Orquideófila de la República Argentina), pasante de la Universidad de Pinar del Rìo (Cuba) y obtuvo la medalla de plata del concurso abierto “Premio 17º Aniversario” organizado por ACAO (Asociaciòn Civil Argentina de Orquideologìa). Además ha participado de diversos seminarios y talleres sobre cultivo de orquídeas.

1