¿De donde viene la palabra PACIENTE?

Hay poca información con respecto a este término. Han sido preguntas recurrentes en diferentes camadas de estudiantes: ¿Que significa realmente el término “paciente”?, es decir, ¿desde cuando se le dice paciente al paciente?, ¿cual es el origen del vocablo?, y básicamente, si acaso el termino “paciente” fue creado para denominar “al que es atendido” o “al que espera ser atendido”.

La etimología del vocablo “paciente” de alguna manera está relacionada con la paciencia, aludiendo a esa pasividad a la que se ve reducida la persona que lo espera todo o casi todo, del médico y sus auxiliares, en quienes ha depositado no sólo su confianza, sino también su fe.

Pero también la palabra “paciente” significa el que padece, el que sufre.  Debió entonces haber sido traducida desde el latín al castellano, mejor como “padeciente”  y en lugar del inespecífico “paciente”. Así como le decimos enfermo al que padece una enfermedad, al que padece de un dolor sin que se haya podido encontrar la enfermedad que lo produce, deberíamos decirle “padeciente”. Y por carácter traslativo, sería mejor decirle a todos “padecientes” en lugar de “pacientes”

La palabra “paciente” proviene del latín “patiens”  que significa sufriente, sufrido. “Patiens” es a su vez un participio de “pati, patior”, que significa sufrir. Y similares a la del verbo griego πάσχειν (= paskhein, sufrir) y su nombre πάθος afines (= pathos).

Paciente es un adjetivo que indica alguien que  “tiene que soportar sin quejas”. Pero en otras acepciones significa paciente, como la “persona que sufre o está enferma” .

Aclaremos que participio significa que es una palabra que ha pesar de ser un adjetivo, no deja de ser un verbo.  O sea que a la vez que lo califica de sufriente (adjetivo), dice que lleva a cabo la acción de sufrir (verbo).

Y a su vez, vemos que la palabra “paciencia”  también proviene del mismo verbo “pati”. Por tanto “pati” dio origen a las dos palabras desde una raíz común: paciente por un lado y padeciente, por el otro. Por usos y costumbres, podría decirse que se fue imponiendo en nuestra cultura la primera acepción. Quizás en ello influenció la visión cristiana del dolor o de la enfermedad,  que enseñaba a soportarlas con paciencia por un lado, y por el otro, había que soportar una medicina que poco o nada tenía para aportar demasiado a la curación de las mismas.

Concluyendo entonces, la palabra “paciente” proviene del verbo latino “patior”, que significa “sufrir” tanto en el sentido de sentir de dolor, como  en el sentido de la tolerancia. Así, los dos usos de la palabra “paciente”-como un sustantivo que denota “una persona que sufre” y como un adjetivo que significa “dar con paciencia” – se derivan de un mismo origen.

Comments are closed.