Posts etiquetados como ‘shankar’

Panza arriba, en Costa Rica, con lectura de vacaciones.

La posición ideal para leer: ¡La encontré!

Hamaca de lectura

¿Qué les parece el lugar? Pertenece al jardín de un hotel al que voy a hacer yoga varias veces por semana. Acá, en esta especie de gazebo :

Yoga en Santa Teresa

Aunque ése no es el típico paisaje de Santa Teresa, Costa Rica. Éste es el sendero de unos 150m que recorro regularmente para llegar a la playa:

Sendero en la selva

Cruza por la selva y no es raro que en el trayecto de ida o vuelta me encuentre con monos aulladores:

Mono aullador

Mono aullador 02

Les gusta mucho comer los mangos maduros. Como recién están empezando a florecer, acá están, jugando y comiendo en los almendros.

Mono aullador - Familia

Ardillas coloradas como “Pi y Olín”:

Ardilla colorada

También a veces, pero no es fácil distinguirlos, se ve a algún osito perezoso abrazado a una rama.

Hay papagayos y loros, muchos pájaros y una fauna increíblemente variada.

Este joven, que posó para la foto y me mira de reojo desde la pared de mi patio, anda de acá para allá comiendo las migas de nuestros platos:

Loro

También me encontré con estos bebés murciélagos en el techo de la escalera que lleva a mi cuarto:

Murciélagos

El papá (o la mamá, no supe distinguir) hace unos días nos vino a sobrevolar la cama. Aunque los lugareños me aseguran que estos no son chupasangre (hay, pero son más grandes y parece que no andan por acá), no fue bienvenido y lo espantamos a los almohadazos. Después de eso decidimos cerrar puertas y ventanas, dejar la naturaleza afuera por un rato y dormir con el aire acondicionado.

Por las noches, aparecen en el techo y las paredes del balcón unas especies de lagartijas parecidas en forma a las que conviven con uno en el Brasil o el Caribe. Ésas que cuando uno las sujeta de la cola se desprenden de ella y se escapan, dejándonoslas de regalo. La diferencia es que éstas son transparentes. Puajjj… Acá las llaman “Guecas” o “Perros zompopos”. Como me da “cosita” que anden paseando sobre mi cabeza cuando estoy sentada en el balcón, el otro día traté de echar a una, esta vez a revoleada de paero. Pero se me cayó encima, en el escote, cosa que me provocó una especie de baile de San Vito y fue todo un espectáculo para cualquiera que pasara por abajo: “Dama argentina causó conmoción con su extraña performance de strip tease en el balcón del Budha Appart Hotel, en Playa Carmen, Santa Teresa”. Sabrán disculpar pero no tuve tiempo de sacarle foto.

Las iguanas son otra cuestión. Hay chicas, muy chicas, grandes, y muuuy grandes. A las muy grandes, de cresta anaranjada, acá las llaman “güirrisas”. Les gusta comer bananas, así que, como estamos rodeados de plátanos, cada tanto se las ve pasar. Yo las miraba con simpatía y respeto, pero no les tenía ningún miedo. Hasta que Xiomara, la Tica dueña del Hotel Ronny´s que está acá enfrente, que resultó ser mi fuente de información y una relatora oral instruída, graciosa y fantástica, me contó que no son tan inocentes. Me dijo que “las güirrisas te chilinguean con el rabo”, lo que traducido a argentino significa que si te acercás y no les gustás te zopapean con la cola y te dejan knock out. Así que… nada de cuchi-cuchis… Hay una, mejor dicho “uno” porque tiene cresta naranja y es muy llamativo (con los varoncitos, siempre lo mismo) que es como el rey del lugar. No me pregunten a mí cómo se sabe que es siempre el mismo, pero acá los reconocen como si fuesen perros o gatos. Se llama Josueh. Lo conocí en Abril de 2008, cuando vine a traer a mi perro. Estando yo acá, el día 26 de ese mes pasó algo terrorífico y singular. *

Güirisa (iguana) atrapada por Boa Constrictor

¡Lo rojo en la cara de Josueh, es su sangre!

Güirisa atrapada por Boa Constrictor 02

Así estaban, en el sendero a la playa de la fotografía de más arriba. La boa constrictor enroscada en la güirrisa, segura de su victoria. Pero resulta que esta iguana no es ninguna boluda. Se hace, nomás. Probablemente y dada la sangre que le salía por la boca estaría bastante triturada por dentro y en un momento dado quedó como muerta, ojos cerrados, lengua afuera. Pero… cuando la boa se aflojó para disponerse al festín, Josueh salió rajando y desapareció. No encuentro palabras para explicar el júbilo que se desató en la selva. Los humanos aplaudíamos como locos, gritábamos “¡Bravo!” y nos reíamos a carcajadas. Los monos aullaban y le tiraban a la víbora vainas de Caraos, las ardillas le tiraban con cocos , los pájaros cantaban, en fin, la fiesta fue general. Dejamos a la víbora sola para que rumiara su derrota y nos volvimos abrazados cantando:

“Iguaaaal que un mago de orieeente

con poder y ciencias raaaaaras

logré rompeeer las cadeeenaaaas

que sin piedaaaad me ataaaabaaan… ”
**

Y Josueh, sigue por acá. Un poquito más peligroso, dado que el episodio de la boa lo convirtió en el héroe del lugar y anda con la autoestima por las nubes. Recién me contó Xiomara que hace unos días lo había echado de su jardín porque le estaba comiendo todas las bananas. Ayer, cuando ella volvía de la única librería del pueblo, que está a una cuadra, encima del supermercado, se encontró con Josueh acomodado a lo ancho del escalón superior, haciéndose el desinteresado. Siomara, que tampoco es ninguna tonta, montó sus redondeces en la baranda y se deslizó por ahí hasta la calle, no sea cosa de que la chilingueara.

(*) Las fotos de la güirrisa y la boa no las saqué yo. Son gentileza de Luisina, del “Tabú Bar”, Playa Carmen.

(**) Alma libre,

Y volviendo a la lectura, ésta es la lista de lo que leí desde que estoy acá:

Libros:


  1. La Aldea de las Viudas, de Ravi Shankar Etteh.

  2. After dark, de Haruki Murakami.

  3. El chino, de Henning Mankell.

  4. Soñario, de Mempo Giardinelli.

  5. Los hombres que no amaban a las mujeres, de Stieg Larsson.

  6. La Cisura de Rolando, de Gabriel Báñez.

  7. Narrativa breve, de Sylvia Iparaguirre.

  8. Laura y Julio, de Juan José Millás. (Relectura)

  9. El hombre sentimental, de Javier Marías. (Relectura)


Revistas locales y muy instructivas respecto a geografía, fauna, flora, gastronomía, costumbres y tradiciones de Costa Rica:


  1. Escuela para todos 2009.

  2. Zoom, Nicoya península.

  3. Redes de la península.

  4. Passport, Costa Rica.

  5. Guía de la península de Nicoya.


En el número siete de “Libros” se me acabaron los que traje (y que me costaron una desagradable suma de sobrepeso en el equipaje). Los ocho y nueve los encontré en una biblioteca casera abandonada. En la librería/papelería/almacén local sólo tienen a la venta “El principito” y un librito para colorear. La librería de libros más cercana está en otro pueblo, Montezuma (sí, está bien escrito, va sin la “c”), que es muy bonito y pintoresco y queda como a 30 ó 40km de acá. No es tan lejos, pero los buses pasan a horarios muy extraños y un taxi ida y vuelta hasta ahí cuesta unos 70 u 80 dlrs. Igual, tenemos planeado ir lo antes posible, así que voy a tratar de conseguir material de lectura. Hoy fui hasta un cyber en el que había visto que hay una vasija con algunos libros que van dejando los turistas y un cartelito que dice “Para canje”. Había tres: Uno sobre aliens y dos que estaban escritos en lo que creo que eran sueco y hebreo.

En otros posts voy a tratar de dar mi opinión sobre lo que leí. Adelanto que en general me gustaron todos. A la cabeza pondría el de Mankell, porque tiene mucho de novela histórica. Además, él es uno de mis autores preferidos de la actualidad.

Saludos desde Playa Carmen, Península de Nicoya, Cantón de Punta Arenas, Costa Rica.

  • Comentarios
  • 4 votos

IMPORTANTE. Los contenidos y/o comentarios vertidos en este servicio son exclusiva responsabilidad de sus autores así como las consecuencias legales derivadas de su publicación. Los mismos no reflejan las opiniones y/o línea editorial de Blogs de la Gente, quien eliminará los contenidos y/o comentarios que violen sus Términos y condiciones. Denunciar contenido.
AgenciaBlog