Posts etiquetados como ‘amiga’

“Vincent”. Para mis amig@s.

Esta canción es una de mis preferidas y en este video, acompañada por las imagenes de los cuadros, es una maravilla. La quiero compartir con mis amigos, reales y virtuales, y espero que les guste tanto como a mí.

Imagen de previsualización de YouTube

Vincent, Don McLean (original y traducción):

Starry, starry night.
Paint your palette blue and grey,
Look out on a summer’s day,
With eyes that know the darkness in my soul.
Shadows on the hills,
Sketch the trees and the daffodils,
Catch the breeze and the winter chills,
In colors on the snowy linen land.

Now I understand what you tried to say to me,
How you suffered for your sanity,
How you tried to set them free.
They would not listen, they did not know how.
Perhaps they’ll listen now.

Starry, starry night.
Flaming flowers that brightly blaze,
Swirling clouds in violet haze,
Reflect in Vincent’s eyes of china blue.
Colors changing hue, morning field of amber grain,
Weathered faces lined in pain,
Are soothed beneath the artist’s loving hand.

Now I understand what you tried to say to me,
How you suffered for your sanity,
How you tried to set them free.
They would not listen, they did not know how.
Perhaps they’ll listen now.

For they could not love you,
But still your love was true.
And when no hope was left in sight
On that starry, starry night,
You took your life, as lovers often do.
But I could have told you, Vincent,
This world was never meant for one
As beautiful as you.

Starry, starry night.
Portraits hung in empty halls,
Frameless head on nameless walls,
With eyes that watch the world and can’t forget.
Like the strangers that you’ve met,
The ragged men in the ragged clothes,
The silver thorn of bloody rose,
Lie crushed and broken on the virgin snow.

Now I think I know what you tried to say to me,
How you suffered for your sanity,
How you tried to set them free.
They would not listen, they’re not listening still.
Perhaps they never will…

Traducción:

Noche estrellada
Pinta de azul y gris tu paleta
Escruta un día de verano
Con ojos que conocen la oscuridad de mi alma.

Sombras en la colina
Esboza árboles y narcisos
Captura la fría brisa del invierno
En colores sobre la tierra de lino nevada

Noche estrellada
Luminosas flores de brillante resplandor
Torbellino de nubes en la niebla violácea
Se reflejan en los ojos de Vincent de porcelana azul
Los colores cambian de matiz
Campos matutinos de trigo ámbar
Rostros curtidos por el dolor
Aplacado por la tierna mano del artista
Ahora comprendo
Lo que tratabas de decirme
Y como sufriste por tu lucidez
Y como trataste de liberarles
No escucharon, no sabían como
Tal vez escuchen ahora.

Pero no sabían quererte
Aún así tu amor era sincero
Y cuando no te quedaba esperanza
En esa noche estrellada
Te quitaste la vida como suelen hacer los amantes

Yo podría haberte dicho, Vincent
Que este mundo no se hizo
Para alguien tan bello como tú
Como los extraños que conociste
El harapiento de andrajosa vestimenta
Espina de plata, una sanguinolenta rosa
Yace aplastada sobre la impoluta nieve
Creo que ahora sé
Lo que intentaste decirme
Como sufriste por tu lucidez
Y como intentabas liberarles
No te escucharon
Aún siguen sin escuchar
Y tal vez nunca lo hagan.

“Creo que ahora comprendo lo que intentabas decirme…”

Queridos amig@s, espero tener ahora y para siempre el corazón y la mente abiertos para comprender. Antes.

Gracias a tod@s.

Ana

  • Comentarios
  • 3 votos

Mi amiga Alicia.

Mi amiga Alicia se fue ayer a la mañana. Para no volver. Y nosotras, las amigas, Mariana y yo, y Rosibel, no podemos salir de nuestro estupor. Dos semanas vivió desde que le diagnosticaron la enfermedad. No estaba segura de escribir esto acá, en mi blog. Pero después me dije ¿por qué no? Lo puedo llamar “Homenaje”, “Recuerdo”, “Carta a Alicia”, “Carta a sus hijos”… lo que sea. Sólo quiero contar que ella fue una mina derecha, una justiciera, una hija, hermana, madraza, amiga afectuosa y excepcional.Una amiga que la noche que yo estaba terminando de embalar, cerrando mi librería, apareció con un ramo de flores y las palabras: “Yo sé lo que estás sintiendo”. Que el verano posterior a mi separación, en el que vi partir a toda mi familia de vacaciones, sin mí por primera vez, apareció con las llaves de su departamento en Uruguay, las llaves de su Volkswagen “Cucaracha” que guardaba allá, y me ofreció todo prestado. Hasta la bici. Y me empujó para allá.

Un tiempo después, me propuso irnos una semana de vacaciones. Y allá
nos fuimos, a despejar tristezas mutuas. Porque ella también la había
pasado muy mal. Y lo disfrutamos mucho, nos divertimos. Acá estamos:


En el Club Med de Itaparica. Alicia es la de los anteojos y rulitos. La otra soy yo. Bueno, éramos ella y yo, hace unos años…

Alicia no terminó la escuela secundaria porque tuvo que salir a trabajar. Pero pocas veces he visto a una persona tan rápida con los números, tan informada y tan auto educada. Se convirtió en una empresaria. Primero tuvo una zapatería. Después, un negocio de “Implante de pelo”. Sí, señores. Yo le hice una vez un sistema para el manejo de las fichas de los clientes y fue tan divertido. Claro que los datos no trascendían, más allá de ella y yo, y por supuesto los médicos que hacían el trabajo. Pero ella registraba y me contaba con un humor desopilante historias sobre los calvos o calvos inminentes tratando de recuperar su cabellera. Me acuerdo especialmente de dos: Un hombre que llevó la foto del hijito y quería que le pusieran el pelo igual. Y otro… que pretendía que le sacaran pelo del pecho para sembrárselo en la cabeza. También en las fichas estaban regitrados varios personajes famosos y la forma que usaban para ir a la consulta de incógnito. Más risas.

Al mismo tiempo, y en las mismas oficinas, tenía una representación de un sistema de dietas. Ahí me reía yo sola cuando la escuchaba tratar a las pobres gordas que no lograban adelgazar. En eso sí que no tenía paciencia, porque Alicia siempre fue flaca. Las cagaba a pedos, y perdón por las expresión, pero no hay otra forma más expresiva de describir su indignación: “¡¡¡Cóoomo que aumentaste 300gr!!!! ¡¡Acá se viene a adelgazar, no a engordar!!” Ese negocio sí que no prosperó, obvio, porque las clientas huían despavoridas. Después sacó adelante, junto a su hija, un negocio en los aeropuertos de Ezeiza y Aeroparque. Y así siempre. Tirando para adelante, ahorradora, adaptándose con lucidez a sus circunstancias que fueron cambiando como las de tant@s de nosotr@s.

Había temas que sabíamos que no teníamos que mencionar delante de
ella: Los aumentos de tarifas, algún (muchos) políticos o políticas, ¡los CUERNOS! aunque tuvieran que ver con desconocidos. Y tantas otras cosas que ella consideraba injustas, o falsas.

A mí me parece injusto que Alicia se haya ido tan pronto. Una persona
esencialmente buena. Que hacía una vida sana. Que no cometía excesos. Que se cuidaba. Que era activa. Que era solidaria. No puedo creer que no la voy a ver más. Todo parece una irrealidad.

Enlace al Índice completo de este Blog.

  • Comentarios
  • Sin votos

IMPORTANTE. Los contenidos y/o comentarios vertidos en este servicio son exclusiva responsabilidad de sus autores así como las consecuencias legales derivadas de su publicación. Los mismos no reflejan las opiniones y/o línea editorial de Blogs de la Gente, quien eliminará los contenidos y/o comentarios que violen sus Términos y condiciones. Denunciar contenido.
AgenciaBlog