Posts etiquetados como ‘sentimientos’

¿Cómo surgió el nombre La Rueda?

El nombre salió de basarnos en la Rueda de la Fortuna, carta del tarot mítico. (El Tarot Mítico de Juliet Sharman-Burke y Liz Greene)

Les contamos la historia.

Esta carta está ilustrada con tres jóvenes en una cueva oscura. Una hila, la otra mide y la otra corta. (Imaginen una rueda de tejer o de hilar). Tres jóvenes, que los griegos, llamaban MOIRAS.

Las tres tramaban el hilo de una vida humana en la oscuridad de la cueva. Una vez que el destino de una persona estaba armado eso era irrevocable, no se podía alterar.

Para que sea mas claro, podemos hacer referencia a un cuento conocido por la mayoría: La Bella Durmiente. Recuerden cuando ella sube a la torre de su castillo y se encuentra con las tres viejitas que hilan en la rueda y le ofrecen la aguja con la que ella se pincha. Esas tres viejitas son ni mas ni menos que representaciones de las moiras griegas que esperan a la bella durmiente para cumplir con su destino, que era pasar cien años en sueño profundo.

Pero lo que nos interesa es ver el significado interno de las moiras y acercarlas a la vida de hoy. Ellas son la imagen de una ley profunda y misteriosa. Esta funciona en el individuo, no se conoce ni se ve pero acelera los cambios, dando un vuelco al proyecto de vida que estaba establecido.

Continuando con la descripción de la carta, sobre la rueda hay cuatro figuras humanas. Éstas representan diferentes experiencias. Cuando la vida ocurre de ese modo, la tendencia es no mirar detrás de la rueda para ver que es lo que originó el cambio, sino que nos preocupamos por nuestras reacciones y atribuimos lo ocurrido a la suerte. El que está arriba tiene éxito, mientras él de abajo está arruinado y cree que es por la mala suerte. El de la derecha comenzó el ascenso, quien fue ayudado por un poder oculto y el de la izquierda comenzó el descenso en contra de su voluntad. La Rueda da la vuelta y su suerte se viene abajo. Pero en realidad la Rueda de la Fortuna no significa las vueltas de la suerte, como tampoco es una casualidad o un accidente, detrás de esos cambios hay un plan inteligente.

Estas moiras se encuentran en nuestro subconsciente y aparecen de las profundidades del alma. Pero lo que se piensa generalmente es que vienen de afuera, de lo que sentimos como destino.

La experiencia de la Rueda de la Fortuna es una experiencia que proyectamos en el mundo de afuera, echamos así la culpa de nuestros cambios repentinos de fortuna a alguien o a algo que está fuera de nosotros. Pero no es así, eso de afuera, viene de nosotros mismos.

La vuelta de la rueda de la fortuna nos fuerza a darnos cuenta de ello. Ella representa algo profundo, ya que el aro en movimiento es como el panorama en movimiento de la vida con que tropezamos, pero el eje queda justo en el centro. Por ello el eje es como el Yo Oculto que decide dirigirse a diferentes situaciones, acontecimientos, personas, etc.

No es el destino que viene a buscarnos sino nosotros somos los que vamos a buscar nuestro destino.

La Rueda es más que un indicador de cambio. Es un mensajero de un profundo camino interior, a través del cual cada uno llega a ser dueño de su propia vida. La Rueda da origen a un crecimiento y a una nueva fase de la vida.

Tomamos este arquetipo para poder describir nuestro objetivo y la forma en la que trabajamos.

Tomar la Rueda en las manos para crear la vida que queremos. No dejar que la Rueda vaya donde quiere, sino donde nosotros deseamos, desde el Corazón. Salir del rol de víctimas, culpando al afuera de todo lo que nos ocurre en la vida y ocupar el lugar del poder. Despertando y ampliando nuestro nivel de conciencia para saber que el poder está dentro de nosotros y que contamos con él para construir nuestra vida. Tomar conciencia de que somos responsables de nuestras elecciones, que como es afuera, es adentro nuestro. Todo lo de afuera nos refleja nuestro interior, siendo las distintas experiencias que tenemos un maestro que nos enseña sobre nosotros mismos, para que podamos autoconocernos, crecer y evolucionar.

Queremos invitarlos a entrar en las profundidades del alma de cada uno, con Amor y con Fe para descubrir nuestro Poder Interno y lograr construir día a día la vida que deseamos, para vivir en armonía y paz.