SUCESIONES Y HERENCIAS: OBLIGACIONES DEL HEREDERO

El heredero está obligado a respetar los actos de administración que ha celebrado el poseedor de la herencia a favor de terceros, sea el poseedor de buena o mala fe, los actos de disposición a título oneroso de inmuebles efectuados por el poseedor de la herencia, tenga o no buena fe, son igualmente válidos respecto del heredero, cuando el poseedor ha obtenido a su favor declaratoria de herederos, o la aprobación judicial de un testamento y siempre que el tercero con quien hubiere contratado fuere de buena fe.- Si el poseedor de la herencia hubiese sido de buena fe, debe solo restituir el precio recibido. Si fuese de mala fe, debe indemnizar al heredero de todo perjuicio que el acto haya causado.-

Será considerado tercero de buena fe  quien ignorase la existencia de sucesores de mejor derecho o que los derechos del heredero aparente estaban judicialmente controvertidos.-

Los herederos deben cumplir las obligaciones que gravan la persona y el patrimonio del difunto y las que nacen de la transmisión misma de ese patrimonio, o que el difunto ha impuesto al heredero en esta calidad.-

Los acreedores de la herencia gozan contra el heredero de los mismos medios de ejecución que contra el difunto mismo y los actos ejecutorios contra el difunto lo son igualmente contra el heredero.-

Todo acreedor de la sucesión sera privilegiado o hipotecario, a término o bajo condición o por renta vitalicia,sea su título privado o público puede demandar contra todo acreedor del heredero por privilegiado que sea su crédito, la formación de inventario y la separación de los bienes del difunto y del heredero, con el fin de hacerse pagar con los bienes de la sucesión con preferencia a los acreedores del heredero.-

Si el heredero hubiese  enajenado los inmuebles o muebles de la sucesión antes de la demanda de separación de patrimonios, el derecho de demandarlos no puede ser ejercido respecto de los bienes enajenados cuyo precio ha sido pagado. La separación de los patrimonios no puede aplicarse sino a los bienes que han pertenecido al difunto y no a los bienes que hubiese dado en vida al heredero, aunque debiese colacionarlos en la partición con coherederos.-

La separación de patrimonios puede demandarse mientras los bienes esten en poder del heredero o de sus herederos, el derecho de los acreeedores de la sucesión a demandar la separación de patrimonios, no puede ser ejercido cuando ellos han aceptado al heredero por deudor abandonando los títulos conferdios al difunto.-