Historia del Churruca – parte 6 – Los Antiguos Corrales y el Matadero del Sud

Y sigamos viajando hacia el pasado, para descubrir a todos esos mundos que se alzaron uno tras otro, por detrás de la calesita del Parque de los Patricios (aclaremos que la Calesita de Parque Patricios, tampoco es eterna como creen algunos, y pensamos que debe de haber sido creada en algún momento de la historia del Barrio…)

En las cercanías del Hospital Churruca, pueden verse distintos lugares que llevan todavía el nombre de “CORRALES”. Así tenemos, por ejemplo, este actual Salón de Fiestas, anteriormente un popular y concurrido restaurante, que era conocido como “Los antiguos corrales”. Esta ubicado en la intersección de Uspallata y Almafuerte, sobre esta última avenida, en la vereda de los números impares.

O también es posible observar, recorriendo otros lugares del barrio, una cortada de una sola cuadra, aledaña a la intersección de La Rioja y Caseros, y que lleva por nombre precisamente el de “Corrales Viejos”


¿Por qué lo de “corrales viejos” o “antiguos corrales”? ¿En que año fueron creados esos corrales o el matadero que estuvo ubicado en lo que hoy es el Parque de los Patricios? ¿Fueron simultáneos o posteriores al matadero que funcionaba en lo que hoy es la actual Plaza España, la plaza que ahora esta pegada al Hospital Británico y frente al ex Hospital Rawson? Como todo hecho histórico, no demasiado bien documentado, se presta a interpretaciones, confusiones… y la polémica seguirá abierta por mucho tiempo.

Intentaremos, sin embargo, aportar algunos datos que nos parecen pertinentes para ubicar exactamente los antiguos corrales en la dimensión que les corresponde… Sirva de ejemplo este antiguo mapa del año 1750 (sesenta años antes de la revolución de Mayo de 1810), que muestra (señalizados con un círculo en rojo) unos terrenos al Norte del codo interno del Riachuelo, los cuales no resultan demasiado difíciles de estimar como ubicados en los correspondientes a los actuales terrenos del Parque de Patricios.

Sin embargo, muchos consideran como fecha de la construcción de estos Corrales e inicio de sus actividades, al año1872, y denominándolo como el Matadero de los Corrales, considerando que recién en esa fecha reemplazó al viejo Matadero de la Convalecencia, ubicado como dijimos antes en la actual Plaza España, el cual era llamado así por su cercanía a los hospicios que le daban el nombre a la zona.

Haciendo una Reseña Histórica sobre el tema de los Legendarios del Mataderos del Sur, el Matadero de la Convalecencia no fue el primero, ya que desde 1780 existía, a partir de una prohibición de ingreso de carretas al interior de la ciudad, un alto de carretas en la actual Plaza Constitución, en un terreno que pertenecía a la orden de los Dominicos, y donde se vendían productos de todo tipo. Un poco más al sur (donde hoy está ubicada la propia estación Constitución) se faenaban las reses en el llamado Matadero de Santo Domingo.

Con el tiempo, al crecer el área ocupada por las carretas, el mercado tuvo que correrse unos trescientos metros más al sudoeste e instalarse en la actual Plaza España. Pero la realidad, era que simultáneamente ya existían muchos otros corrales donde se faenaban animales, dispersos todos en la zona Sur de lo que con el tiempo sería la Buenos Aires actual, incluso con una mucha mayor actividad y mucho menor control que el de la Convalecencia.

Pero no se puede desconocer a un terreno inmenso, del cual hay muchos testimonios que avalan su existencia, que estaba destinado o que se fue haciendo solo, y en el cual también se hacia el faenaje de los animales que se consumían en Buenos Aires (especialmente de los sectores más bajos). Este terreno se extendía entre las actuales calles Famatina hacia el lado Sur, Boedo y su continuación en el lado Oeste, Chiclana en el lado Norte y la calle Catamarca con su continuación, en el lado Este. Cuando en 1865 se inicia lo que llaman la construcción del Nuevo Matadero del Sur, como se lo indica en varios planos (ver Glade 1866 – Aymez 1866), en realidad lo que se estaba haciendo era reducirlos a un lugar menos disperso y más controlable. Nunca se confundió uno con otro (el matadero de la convalecencia con el “nuevo matadero del Sur”), pero se le puso el nombre de Nuevo Matadero, para distinguirlo de los “antiguos corrales” que funcionaban en la zona. Y Nuevos Mataderos del Sur, fue como se los conoció a partir de esa fecha.

Sin embargo hay historiadores que dicen que “La denominación de Corrales Viejos tampoco es apropiada para ese Matadero ya que durante su actividad nadie lo llamaba de esa manera. Sólo cuando quedó concluida la construcción de los nuevos mataderos, en el barrio homónimo en 1901 (el actual Barrio de Mataderos), se inicia la mudanza; al hablar de los que desaparecían bajo la arboleda del nuevo Parque de los Patricios, se los empezó a recordar como Corrales Viejos.”

La polémica se plantea entonces, entre si recién se los empieza a conocer como Corrales Viejos cuando desaparecen, o en cambio la denominación de Antiguos o Viejos Corrales, les venia de mucho antes, y por eso en 1865 cuando se los centralizó, tuvieron que darles el nombre en contraposición al que tenían, o sea el de “Nuevos Mataderos del Sur”

En la realidad de la Buenos Aires del Siglo XIX, decir que las cosas estaban muy ordenadas en los arrabales, es desconocer la forma anárquica en la que se fue construyendo la Ciudad en esos terrenos alejados del Centro. La necesidad de esclarecer estas cosas, no surge gratuitamente, sino que es necesaria a los fines de interpretar mejor la obra de Esteban Echeverría, en la que describe los corrales magistralmente en su obra ‘El Matadero’ escrito referido a los años en 1830 – 1840.

En esta obra (Cfr. El Matadero. E. Echeverría, Pág. 6), dice textualmente: “en efecto, el décimo sexto día de la carestía, víspera del día de Dolores, entro a nado por el paso de Burgos al matadero del Alto, una tropa de cincuenta novillos gordos” y en otro lugar (Cfr. El Matadero. E. Echeverría, Pág. 7) dice “EL matadero de la Convalecencia o del Alto, sito en las quintas al Sud de la Ciudad, es una gran playa en forma rectangular colocada al extremo de dos calles. Esta playa con declive al Sud, está cortada por un zanjón labrado por la corriente de las aguas pluviales, en cuyos bordes laterales se muestran innumerables cuevas de ratones y cuyo cauce recoge, en tiempo de lluvia, toda la sangraza seca o reciente del matadero. En la junción del ángulo recto hacia el oeste esta lo que llaman la casilla, edificio bajo, de tres piezas de media agua con corredor al frente que da a la calle y palenque para atar caballos, a cuya espalda se notan varios corrales de palo a pique de ñandubay con sus fornidas puertas para encerrar el ganado”

El Paso de Burgos, era la actual Avda Amancio Alcorta, la cual era una simple continuación de la actual calle Famatina, que también antiguamente formaba parte de ese Paso de Burgos. Nótese que el zanjón descrito en esa página y en muchas otras de la misma obra, no existía “en la zona sur de los corrales”, en lo que actualmente es la Plaza España y que era entonces el Matadero de la Convalecencia o del Alto.

Pero si existía este zanjón, en la parte de atrás de los Corrales del actual Parque Patricios (como hemos visto con claridad su existencia, en la construcción del Hospital Churruca). Esa es en mi opinión, uno de los argumentos de más peso, para interpretar que Echeverría estaba refiriéndose en su obra a la zona del actual Patricios, como el epicentro de las acciones de su “El Matadero”


Incluso la posterior Casa de las Oficinas, cuando ya se habían construido los corrales más modernos, ubicada sobre la calle Arena (hoy Almafuerte), en las crónicas de la época… había sustituido a una “casilla de tres piezas con corredor al frente, donde estaban los palenques”


En la zona, donde actualmente hay juegos infantiles (como se observa en la Fotografía ubicada en la parte de abajo de este texto), y donde antes se levantaba la Administración de los “Viejos Corrales”, es donde se ubicaría la acción referida en la citada obra de Esteban Echeverría, de aquel joven unitario al que se le había amenazado con el método preferido de la Mazorca, que era el degüello, y al que llamaban “la resfalosa” o ” violín-violón” .


Escribí tu comentario

, , soledad-navarro dijo

Carlos
hace unos días abrí mi blog “Barrio de Parque Patricios” con el objetivo de publicar datos sobre el mismo y tengo la grata sorpresa de encontrar tus artículos
El que se titula “el matadero”… hago una referencia a tu nota
Me parece bueno brindarles a los lectores la red de sitios con temas relacionados.
un saludo cordial