Discurso Inaugural de las XXIII Jornadas Cientificas de la Sanidad

Señor Director

Señoras y señores

La inauguración de unas nuevas Jornadas Científicas de la Sanidad Policial, en este caso la número veintitrés, es siempre motivo de una profunda satisfacción. Representa un momento de camaradería, de debate académico y de puesta al día de los problemas centrales del tema que hoy nos convoca: la Salud.

Siento, sinceramente, un gran honor de ser partícipe de estas Jornadas en el rol de Presidente de las mismas. Y me resulta más que gratificante el hecho, al advertir que este encuentro científico es producto, en gran medida, de muchos esfuerzos particulares sumados, tanto de mis colegas médicos, enfermeras, personal técnico y personal administrativo.

Me congratulo entonces de estar aquí, y procuraré en los próximos días compartir con ustedes reflexiones, debates, intercambio de ideas en un ámbito de discusión pluralista, porque creo – e intuyo que así le deben valorar cada uno de los aquí presentes – que es a partir del diálogo fecundo, del estudio profundo de los problemas que nos son comunes, de la investigación y de los balances y estrategias consensuadas, que el futuro del Complejo Medico Policial y de su gran masa de afiliados, puede llegar a mejorar todavía mucho más.

Los diversos temas de los paneles y mesas generales que habrán de sesionar en estos días son una muestra más que suficiente, de que las inquietudes existen en el Personal de nuestro Hospital y de que asistiremos a jornadas de trabajo productivas, como continuidad próspera de un encuentro académico que ha ido consolidándose con el paso de los años, y que, seguramente, seguirá afirmándose en las reuniones venideras, aunque la tarea nos resulte o nos parezca, cada vez más ardua y el desafío nos parezca cada vez mayor.

Con el lema de “Crear Ciencia y Crear Conciencia” hemos intentado resumir el espíritu que pretendimos imponerle a estas Jornadas. Consideramos – y sirva de ejemplo lo siguiente – que es sumamente importante el saber programar, ciclar y manejar en todos sus aspectos técnicos a un respirador mecánico en la asistencia de un enfermo, como así lo hacen y con gran maestría, los profesionales especializados de nuestro hospital. Pero también consideramos muy necesario no dejar en manos de la improvisación o solo de nuestras buenas intenciones, a la tremenda decisión de saber si ese respirador debe o no colocarse a tal o cual enfermo. La bioética y las decisiones del propio paciente y de su familia, tendrán entonces un rol central en estas Jornadas Científicas que hoy se inician.

Quiero cerrar este pequeño discurso de bienvenida a las Jornadas, expresándole mi más profundo respeto a todo el Personal del Hospital Churruca Visca, con los cuales me ha tocado compartir de distintas maneras, la mitad exacta de mi vida. Esta mañana, y mientras pensaba las palabras que iba a decir en este pequeño discurso, recordé un consejo que me dio uno de mis primeros jefes en este hospital. Me dijo algo más o menos como esto: “Si un hospital no respeta a sus médicos más viejos, carece de identidad. Y si no respeta a sus médicos más jóvenes, carece de futuro”. El tiempo, le dio la razón.

Por alguna razón, a los hospitales les pasa lo mismo que les pasa a las personas. En cada momento de sus vidas, son lo que ya fueron, y son, lo que terminaran siendo. El Churruca hoy, es lo que hicieron de él, miles de personas. Pero también es, lo que terminará siendo mañana, gracias a las personas que hoy lo hacemos.–

Muchas Gracias

Dr. Carlos R. Cengarle


Escribí tu comentario

, , GLADYS ELIZABETHGOMEZ dijo

SON MUY COHERENTES LAS PALABRAS DEL FINAL.TODO ES TAN CIERTO PERO ES CONVENIENTE QUE NUESTRA POBLACION RECONOZCA LA LABOR DE LOS MEDICOS QUE TRABAJAN EN LOS HOSPITALES.YO PERSONALMENTE CREO QUE EL SECRETO MEDICO,NOS TALADRO TANTO…QUE HOY DEBERIAMOS REALIZAR UNA PRONTA APERTURA,DE NUESTRO PARECER Y SOBRE TODO DENUESTRO PERECER.HOY LA COMUNIDAD MEDICA DEBE ABRIRSE EN SU ACCIONAR,EN SU SUFRIR Y EN LOS DISTINTOS ABATARES QUE ESTAMOS DESTINADOS A PASAR.GENERALMENTE LA SOLUCION SIEMPRE LA SILENCIAMOS:DESPUES DE AÑOS TERMINAMOS CON UN INFARTO,Y PODEMOS SOBREVIVIR ALGUNOS.PIENSO QUE POR EL PESO EXESIVO SOBRE NUESTROS HOMBROS.Y VUELVO A INSISTIR LA MEJOR PERSONA-MEDICA ESTA EN LOS HOSPITALES.