TIEMPO DE PERDONAR

Soy de los que piensan que no existen los problemas sino la falta de sabiduría. Y esa sabiduría que nos falta para poder resolver cualquier complicación que se nos presenta, se llama Dios.

Dios es sabiduría, es entendimiento, es conocimiento, es discernimiento, es inteligencia divina. Las cosas que muchas veces nos suceden es simplemente por carecer del conocimiento que se necesita para resolverlas y al momento de vivir en comunión con Dios, Él nos garantiza que ninguna de dichas características faltarán en nuestras vidas, que cualquier circunstancia no deseable puede ser evitable, que nunca más volveremos a vivir en las tinieblas a menos que nosotros elijamos hacerlo.

Nos muestra grandes cosas, increíbles para el entendimiento humano, milagrosas para lo que consideramos posible de ver, extraordinarias para el límite mental que manejamos.

Pero para poder gozar de tales beneficios es necesario ser verdaderamente libres y una de las llaves celestiales para lograrlo es a través del perdón.

Cristo murió por cada uno de nosotros, Él cargó con los pecados de cada ser humano que habita en el mundo, nos aseguró la libertad plena, lejos de las ataduras que nos condenan a vivir una vida de tristeza, culpas, miedos, vergüenzas…

Jesucristo tuvo compasión, misericordia, amor y es el primer paso que nos pide para poder obrar grandemente en nuestras vidas, mentes y corazones.

¿Quién no quiere ser feliz? ¿Quién no desea ser prosperado grandemente? ¿Quién no pretende vivir en armonía, paz, tranquilidad?… La primera clave para conseguirlo, según las enseñanzas de Jesucristo, es el perdón.  Dios nos promete grandes cosas, importantes revelaciones que cambiarán el curso en el que se mueve el mundo, nos escogió para realizar grandes proezas en Su nombre. Él tiene un abanico de grandes transformaciones extraordinarias para regalarnos, sólo espera que nos liberemos, que perdonemos, que dejemos los rencores, las broncas, la sed de venganza de lado y nos unamos en comunión con Él. Dios es quien pelea y Él no dejará que ninguno de sus hijos sea lastimado. Se lo prometió al Rey David y cumplió, nos lo prometió a nosotros y también lo hará. Porque Dios tiene palabra.

Dios tiene enormes planes para tu vida, pretende prosperarte hasta que sobreabunde, sanarte de cualquier aflicción, revelarte cosas grandes y ocultas que nadie conoce. Para Él sos un ser único e irrepetible, inteligente, sabio, capaz, con la fuerza y voluntad necesarias para perdonar, para entregarle tus cargas y emprender un nuevo camino junto a Él, a Jesucristo y al Espíritu Santo.

Yo entiendo que no es tarea fácil perdonar… a todos nos pasa y cada uno, de maneras diversas e impensadas, se rehúsa a hacerlo. Unos creen que es flexibilizar, otros lo consideran como un golpe bajo. Hay de los que creen que hacerlo implica rebajarse, dar el brazo a torcer. Pero Jesús nos enseño que hacerlo implica el gesto más heroico que exista en el Universo. Jesucristo lo hizo por mí, por vos, por cada uno de los que habita este planeta. Si lo hizo es porque de alguna manera u otra lo merecíamos. Si Él no nos juzgó, si ni siquiera nos preguntó por qué lastimamos a otros, por qué hablamos mal del que está al lado, porque engañamos, mentimos, matamos… entonces ¿por qué lo haríamos nosotros? 

Reitero para ningún ser humano es fácil perdonar y yo no soy la excepción. Hace un tiempo atrás me pasó algo verdaderamente extraño. Me sentía sin ganas de reír, de charlar con las personas mas amadas. Mi vida era un completo desastre, no podía  disfrutar de lo maravilloso que es la vida y no encontraba respuestas a mi desánimo.

Con las pocas fuerzas que quedaban en mí comencé a orar y comencé a sentir la voz de Dios susurrando a mi oído. Él me decía ‘tienes que perdonar’.

Yo no podía entender que era o a quien debía perdonar. Me consideraba  una persona que no le hacía mal a nadie ni deseaba cosas ruines. ¿Qué es lo que tengo que perdonar? me preguntaba.

Seguí orando con gran voz hasta que me percaté de lo que Dios me pedía. Él quería que me perdonara a mi mismo.

Hace unos años mi mamá murió de cáncer y yo, inconcientemente, me sentía responsable por eso. Me culpaba por decisiones que había tomado con respecto a ella, a su enfermedad, a su internación.

Comprendí que tenía que dejar ir todo ese hormiguero de culpas. Que aunque no estuviera de acuerdo con mis decisiones tomadas en el pasado era hora de dejar ir todo aquello que me causaba tanto malestar, tanto dolor, tanta ira.

Decidí dejar toda esa enorme carga a los pies de JESUS y perdonarme. Guau!!! que livianito me sentí,  parecía que flotaba.

A veces las personas nos lastiman con palabras, golpes o gestos. De a poco se convierten en una gota de ácido que se introduce en tu alma y la come hasta dejarte una herida infectada. Eso empieza a afectar las emociones y el cuerpo. Por eso hoy quiero que, mediante este escrito, puedas perdonar. Quizás  alguien te ponía apodos o se burlaba de vos. Tal vez un profesor te decía que nunca ibas a llegar a ser nadie en la vida, tus padres se han separado, tu esposa te ha engañado o alguien abusó de vos cuando eras apenas una criatura. Sea cual fuera tu historia hoy es un buen día para perdonar. Sé que no será fácil pero tampoco es imposible. No significa que estás de acuerdo con lo que pasó ni tampoco que lo avalas. Sólo se trata de dejarlo fuera de tu vida y continuar.

El  perdón es una de las mayores llaves que DIOS nos a dado para ser libres de todo malestar. Es tiempo, no dejes pasar ni un minuto más y ve a perdonar a quienes te han lastimado. Si esa persona ya no esta aquí no importa, declara el perdón con tu voz y verdaderamente te sentirás sobre una nube.

 

Jesús M. Olivera

CENTRO CRISTIANO “AMAR ES COMBATIR”
Si tenés un problema, algo te está pasando o simplemente querés charlar… Llamanos que estamos las 24 horas dispuestos a escucharte.

02926 15407674
ccaec@live.com.ar

http://ccaec.blogspot.com

 

 

 

Oración: Amado Papá te damos toda la Gloria alineados en tu presencia. Te pido en este día como Tu Palabra lo dice. Perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a quienes nos ofenden. Que nos des la Abundancia del Perdón que has tenido con cada uno de nosotros para que podamos derramarlo en nuestro prójimo y que actives el amor que nos has dado. En el Nombre de Jesús. Amen, amen, amen. 

 

Reflexión

 

Circulo de Odio

 

Un importante señor gritó al director de su empresa, porque estaba enojado en ese momento. El director llegó a su casa y gritó a su esposa, acusándola de que estaba gastando demasiado, porque había un abundante almuerzo en la mesa. Su esposa gritó a la empleada porque rompió un plato. La empleada dio un puntapié al perro porque la hizo tropezar. El perro salió corriendo y mordió a una señora que pasaba por la vereda, porque estaba obstaculizando su salida por la puerta. Esa señora fue al hospital para ponerse la vacuna y que le curaran la herida, y gritó al joven médico, porque le dolió la vacuna al ser aplicada. El joven médico llegó a su casa y gritó a su madre, porque la comida no era de su agrado. Su madre, tolerante y con un manantial de amor y perdón, acarició sus cabellos diciéndole: “Hijo querido, prometo que mañana haré tu comida favorita. Tú trabajas mucho, estás cansado y precisas una buena noche de sueño. Voy a cambiar las sábanas de tu cama por otras bien limpias y perfumadas, para que puedas descansar en paz. Mañana te sentirás mejor.” Bendijo a su hijo y abandonó la habitación, dejándolo solo con sus pensamientos…

En ese momento, se interrumpió el CÍRCULO DEL ODIO, porque chocó con la TOLERANCIA, la DULZURA, el PERDÓN y el AMOR. Si usted es uno de los que ingresaron en un CÍRCULO DE ODIO, acuérdese que puede romperlo con TOLERANCIA, DULZURA, PERDÓN Y AMOR.


Escribí tu comentario

, , ixabel dijo

que chorrada y lo mas triste es que hay gente que se traga y cree en esto


IMPORTANTE. Los contenidos y/o comentarios vertidos en este servicio son exclusiva responsabilidad de sus autores así como las consecuencias legales derivadas de su publicación. Los mismos no reflejan las opiniones y/o línea editorial de Blogs de la Gente, quien eliminará los contenidos y/o comentarios que violen sus Términos y condiciones. Denunciar contenido.
AgenciaBlog