Archivo para la categoría ‘POESIA SANMARTINIANA’

Un nuevo 17 de agosto

ACTO POR EL 17 DE AGOSTO
El Municipio homenajeó al General José de San Martín

La Municipalidad de Avellaneda realizó, el pasado 17 de agosto un acto en conmemoración del aniversario del fallecimiento del General José de San Martín. Del mismo participaron diferentes funcionarios oficiales y vecinos de la zona. En el marco de este acto, la Directora del Instituto de Investigación Histórica de la Secretaría de Cultura de Avellaneda, Irene Mercedes Aguirre, integrante de nuestra institución, desarrolló una charla sobre “El Libertador y su capacidad estratégica para el trabajo en equipo”.

Articulo extraido de: http://www.lasanmartiniana.com.ar/

http://www.laciudadavellaneda.com.ar/noticias/wmview.php?ArtID=15975

Dos poemas s del libro de Irene Mercedes Aguirre

San Martín ¿Para qué? de próxima aparición

General de Luces, General de Espadas

¿Dónde encontrarte, General de Luces

que en misionera tierra has encarnado?

¿Dónde te encuentras? Tras de qué cercados

valles de esperas se alzan hoy tus cruces?

¿Dónde encontrarte, General de Espadas,

férreo designio cabalgando al viento,

con encendido y fervoroso aliento

que derritió las cumbres obstinadas?

Algo me dice que te encuentras cerca,

y que entreabres las cerradas puertas

de incomprensiones entre americanos.

¡Que con tu idea rompes las compuertas

de desencuentros, mientras nos acercas

tu corazón abierto, entre las manos!

El golpe sagrado

Golpea, General, rudo, golpea.

Enfréntanos al hoy, a nuestro tiempo.

Oigo el paso rotundo de tus botas

Y me roza la fuerza de tu intento.

Golpea, General. Llama a estas puertas

Cegadas por las trancas y desidias.

¡Que los golpes que des retumben lejos

y resuenen los huecos de las fibras!

Golpea, General, sigue golpeando.

Alguno escuchará: él, yo, cualquiera…

Algo quedó prendido de tu lucha

Y tu semilla floreció en la era.

Golpea, General, sigue golpeando

¡Golpea, General, rudo, golpea!

Irene Mercedes Aguirre

1264 VISITAS en tres meses

Gracias

LA POESIA SANMARTINIANA A TRAVÉS DEL TIEMPO

La producción poética dedicada a exaltar la figura y la acción de San Martín es abundante pero discontinua. Pueden señalarse ciertos períodos de floración más marcada vinculados con acontecimientos puntuales de la historia patria. En cambio, hay décadas enteras, entre los siglos XIX y XX, donde no aparecen expresiones significativas al respecto.

Por lo general, el acervo se incrementa cuando tienen lugar en el país acontecimientos que mueven la sensibilidad de los escritores argentinos, relacionados con hechos patrióticos relevantes (Gesta de Mayo, Organización Nacional, Proyecto de la Argentina Moderna, Centenario del 25 de Mayo, etc.) , mientras que otros momentos de la historia nacional parecen sosegar la actividad poética de sus cultores.

La Poesía Sanmartiniana florece en esas circunstancias, y además se incrementa en ocasiones especiales de recordación del prócer (Gesta de las Guerras de la Independencia, Homenajes a su fallecimiento, Honras y elegías por la repatriación de sus restos, Centenario y Sequiscentenario de su muerte, entre otras).

Pero la figura y la acción de San Martín siguen motivando la lírica del verso en otras situaciones. Cuando se producen acontecimientos vinculados con la Integración continental, el fortalecimiento de la identidad nacional, la reafirmación de la Patria bajo el interés común, por citar algunos “detonadores “poéticos.

Al mismo tiempo, cada época tiene una interpretación del mundo, una expresión verbal particular para vehiculizar la sensibilidad, que da lugar a las distintas estéticas. En tal sentido, la poesía sanmartiniana no escapa a esa regla.

Un excelente abordaje de los poetas argentinos que hicieron este tipo de poesía es el estudio realizado por el Dr. Arturo Berenguer Carisomo para el Instituto Nacional Sanmartiniano, disponible en la página web de la Institución. Encuadra su trabajo de revisión bajo aspectos combinados de acontecimientos y estéticas predominantes.

La Gesta de Mayo produjo poemas sobre el Libertador, reunidos en La Lira Argentina y enLa Colección. Son poesías escritas como consecuencia de las Guerras de la Independencia se inscriben en la escuela pseudoclásica, y se ajustan a fórmulas estereotipadas, con acentos marciales y fórmulas de elogio y comparaciones según la intemporalidad neoclásica. Entre los poetas destacados de este período podemos mencionar a Esteban de Luca, con suCanto Lírico a la Libertad de Lima” (1822).

Los Románticos tuvieron en Florencio Balcarce (hermano del yerno de San Martín) un buen exponente con su bello poema El cigarro (1838) , donde una de sus sentidas estrofas dice: El mirar mío fue ardiente, mi tez rugosa, lozana/La fama en tierras ajenas/me aclamó, noble y bizarro/pero ya ¿Qué soy/apenas la ceniza de un cigarro. Habla San Martín, ya anciano, de las mutaciones de fortuna que la vida presenta y alerta a sus nietos para prevenirse de esos peligros.

La repatriación de los restos de San Martín dio lugar a otras expresiones poéticas, incluso precoces, como la de Jorge Antonio Mitre que con apenas los 10 años de edad, le dedicó un soneto titulado A la estatua de San Martín. Olegario V. Andrade escribe en 1877 su memorable Nido de Cóndores, donde el viejo morador de la montaña espera al barco que traerá los restos del prócer con estas palabras finales: ¡Y allá estará! Cuando la nave asome/portadora del héroe y de la gloria/cuando el mar patagón alce a su paso/los himnos de victoria/volverá a saludarlo, como un día/en la cumbre del Ande,/para decir al mundo/¡ Este es el grande!

Adán Quiroga escribió una Oda titulada Al ejército de los Andes que pinta con acertados trazos costumbres populares y castrenses, y que está escrito por un hombre que se basa en datos históricos concretos.

Con el Modernismo, va quedando descolocada la variante heroica, marcial de los versos sanmartinianos, para dar paso a formas donde lo simbólico cobra mayor peso y hay más carnadura vital en el héroe, es más intimista esta poesía. Rubén Darío es el ilustre escritor que en Marcha Triunfal hace alusión a San Martín (1895): Los áureos sonidos anuncian el advenimiento triunfal de la gloria /dejando el picacho que guarda sus nidos/tendiendo sus alas enormes al viento/los cóndores llegan ¡Llegó la victoria!. En su Canto a la Argentina (1910) expresa el homenaje a la epopeya de los Andes: ¡Y gloria! Gloria a los patricios bordeadores de precipicios y escaladores de montañas como el abuelo secular, que, fatigado de triunfar y cansado de padecer, se fue a morir cara al mar, lejos, allá en Boulogne-sur-Mer.

Leopoldo Lugones, con sus Odas Seculares también alude al héroe, pero de forma indirecta cuando se refiere a la hazaña de los Andes: Moles perpetuas en que a sangre y fuego /nuestra gente labró su mejor página.

A lo largo del siglo XX no se dieron ocasiones muy favorables para recrear poesía heroica sanmartiniana. Para Berenguer Carisomo la causa es la encrucijada entre los seguidores de Rubén Darío y las vanguardias que sostenían otro tipo de poesía no muy adaptada para este tipo de expresión laudatoria. Enrique Larreta, en los años 40 y Arturo Capdevila a fines de los 50 son los dos representantes citados como ejemplo de perduración del tema sanmartiniano.

Los Sonetos de la calle de la vida y de la muerte de Larreta presenta estrofas como: Luminoso, justiciero soldado, Fuego de arcángel. Hierro, hierro alado tu espada. Hierro y cóndor. Se agrega a la lista de poetas sanmartinianos a Baldomero Fernández Moreno y Francisco Luis Bernárdez.

Sumamos, entonces, por nuestra parte, este blog de poesía sanmartiniana , que se agrega a la larga nómina de escritores argentinos que cantaron a la Gloria del Libertador.

EL GENERAL SAN MARTIN Y EL BICENTENARIO

La poesía de la Historia
Se encuentra en proceso de impresion el libro que se presentara aquí que lleva por título una inquietante pregunta: San Martín ¿Para qué? y la autora se propone dilucidarla, mediante la recreación de la figura y la acción del Libertador, con el propósito de contribuir a la reflexión sobre la integración hispanoamericana. Irene Mercedes Aguirre, historiadora y poetisa, sostiene que “este pensamiento debe constituir el centro constante de nuestra atención para tender hacia un futuro mejor. Sólo en el marco de una auténtica fraternidad entre los pueblos del continente, se podrá avanzar con firmeza en tal sentido”. Convoca a recuperar la Memoria Americana, y superar los recelos y los resentimientos que nos entorpecen. Aunque está dirigido al público en general, invita a los jóvenes en especial, que son “las semillas del futuro” del continente.

Ademas tiene como propósito revalorizar las expresiones artísticas referidas a la figura y la acción del Libertador, en vísperas del Bicentenario de la Revolución de Mayo. Se ha considerado de importancia para los argentinos, mostrar las distintas expresiones de la estética sanmartiniana, las que ponen de manifiesto la vigencia del prócer y la inspiración que ha provocado en numerosos artistas a través del tiempo.

Es que la figura del héroe integra la galería de los arquetipos del inconsciente colectivo, como lo señalara Carl Jung a través de su Psicología Analítica (1970) . Expresa este autor que los arquetipos pertenecen al mundo simbólico, tal como la poesía y la metáfora, y en ese sentido, San Martín es una fuente permanente de inspiración creativa para el arte en sus diferentes formas. El General Bartolomé Mitre había comprendido cabalmente el fortalecimiento identitario que representaba recrear la personalidad y acciones del Padre de la Patria, como prenda de unión de los argentinos a través de su monumental obra: Historia del General San Martín y de la emancipación americana (1977). El propio Presidente Nicolás Avellaneda sintetizó el concepto en un pensamiento ya célebre: “Los pueblos que se apoyan sobre tumbas gloriosas son los que mejor preparan su porvenir”, frase dicha en ocasión de la repatriación de los restos del Libertador al país en 1880, a bordo del navío Villarino. Es el deseo de la autora aunar esfuerzos para fortalecer la identidad nacional y hacer conocer a través de un amplio y enriquecedor recorrido estético, diferentes expresiones sanmartinianas en la escultura, la pintura, la numismática , la filatelia de los últimos dos siglos, y a través de expresiones cinematograficas y musicales más actuales.