BioRadioproteccion En Quirofano

Como trabajadores de la salud, conocemos muchos de los procedimientos de bioseguridad que debemos tener en cuenta al momento de iniciar nuestras tareas, como por ejemplo el lavado de manos, la precaución al manipular el material cortopunzante, el uso de guantes, barbijos, etc. El motivo de este artículo es recordar la importancia que tiene la radioprotección a todos los que trabajamos en una sala de hemodinamia. Este es un punto muy importante que siempre debemos tener en cuenta y poner en práctica, ya que estamos hablando exclusivamente de nuestra salud. Los rayos x son ondas electromagnéticas que se encuentran dentro de las radiaciones ionizantes y actúan de distintas maneras para lograr un resultado de diagnóstico médico, también lo hacen sobre nuestras células, pudiendo llegar a provocar diferentes daños. Este tipo de radiación, al ser invisible, no tomamos en cuenta su acción, pero es muy importante saber sus efectos, que generalmente se ven con el paso de los años. La denominada ley de radiosensibilidad, también llamada ley de Bergonie y Tribondeau (en honor a dos científicos franceses que en el año 1906 reconocieron los factores que influyen en la misma), establece que la sensibilidad de un tejido a la radiación es directamente proporcional a su capacidad reproductiva e inversamente proporcional a su grado de diferenciación. Esto quiere decir, en otras palabras, que a menor edad, mayores son los efectos, o que a menor grado de reproducción celular, menores serán los efectos, como por ejemplo las neuronas. Las partes de la célula más sensibles a la radiación son el núcleo celular y en menor grado el citoplasma.

La radiosensibilidad se puede dividir en 5 niveles decrecientes:

1) Tejido hematopoyético, epitelios gonadales e intestinales.

2) Epitelio faringeo, esofágico, gástrico, ureteral, vertebral, de vejiga, cristalino.

3) Conectivo intersticial del sistema nervioso, vascular, óseo y cartilaginoso de crecimiento.

4) Cartílago maduro, riñón, pulmón, páncreas, glándulas serosas y endócrinas.

5) Músculo y neuronas.

El efecto de la radiación a nivel celular puede causar: muerte inmediata o tras un período de latencia, detención de la división celular, alteración de la síntesis del ADN con mitosis anormales, desigual distribución de cromosomas, mutación y cáncer. Teniendo en cuenta esto, debemos saber como cuidarnos. Hay 3 puntos básicos en la radioprotección que son tiempo, distancia y blindaje.

Estos 3 factores dependen relativamente de nosotros:

a) El tiempo de exposición va a estar dado por los segundos y/o minutos a lo que estemos expuestos a los RX. Debemos tratar de que sea el menor tiempo posible, recordándoles a los operadores a cerca de la sobre-exposición, aunque seamos ignorados repetidas veces.

b) La distancia, es un factor importantísimo, y muy eficaz, ya que depende exclusivamente de nosotros. Como sabemos, la radiación disminuye con el cuadrado de la distancia. Si estamos, por ejemplo, a 1 metro de la fuente emisora, recibiremos X dosis de radiación, y si nos colocamos a 2 metros de ésta, estaremos recibiendo una cuarta parte de la misma. Si en la sala de hemodinamia contamos con otro técnico, en los momentos que no necesiten de nosotros, podemos y/o debemos en lo posible alejarnos de la fuente emisora.

c) Por ultimo tenemos el blindaje. Esto se basa en el uso correcto de los chalecos plomados, protectores tiroideos, gafas, etc.

Cabe recordar que los chalecos plomados, por ejemplo, no son protectores totales. Son una barrera de atenuación, ya que absorben la radiación recibida, y es usado el plomo (elemento de la tabla periódica ubicado dentro de los metales) porque tiene un alto peso específico (207.2). Los chalecos deben ser lo mas largos posibles, cruzados por delante y detrás, ya que en muchas ocasiones dentro de la sala, quedamos de espaldas a la fuente emisora. Los protectores tiroideos, para cumplir su función, hay que usarlos bien abrochados al cuello, y no colgando. También es muy importante el cuidado de los chalecos. Deben estar estibados de una manera especial. Tienen que estar colgados por los hombros o estirados en estantes, ya que de otra manera los dobleces harán que el plomo se quiebre y así perdiera su función. Èstos deben estar guardados fuera de la sala en donde se encuentra el equipo emisor de RX. El plomo, tiene un tiempo de vida media específico, o sea, una caducidad de sus propiedades. Hay distintos medios para averiguar su estado de vida útil. En Argentina esto lo hacen las empresas que los fabrican, o bien el departamento de Radiofisica Sanitaria del ANMAT (Ministerio de Salud). Con esto debemos recordar entonces, que los protectores plomados tienen “vencimiento”. Si tenemos en cuenta estos 3 puntos básicos y otros, como por ejemplo el uso correcto del dosímetro, respetar horarios de trabajo, y las vacaciones, estaremos cuidándonos de estas radiaciones que tanto pueden afectarnos. Como trabajadores de la salud responsables de nuestros pacientes y lugar de trabajo, también debemos serlo con nuestro cuerpo. Tenemos que tratar de cumplir con estas condiciones, así lograremos un trabajo mas saludable para nosotros y para el equipo en el cual formamos parte.

IQ: HERNAN SANDOVAL


Escribí tu comentario

, , Reportar este Comentario Anónimo dijo

nos gustaria drecibir informacion sobre las condiciones legales a las que estamos afectadas el equipo de quirofano ante la exposicion de RX . si existe la posibilidad de poder pedir la insalubridad mendiante esta circunstancia ya que estamos afectados y expuestos a RX. (del arco en C). muchas gracias esperamos prontas respuestas.

, , Reportar este Comentario liliana cappiello dijo

nos gustaria recibir informacion sobre las condiciones legales para poder pider la insalubridad ya que estamos expuestos diariamente a RX, por el Arco en C.siendo que nos encontramos inscriptos en radio fisica sanitaria .mucha gracias. quedamos a la espera de una repusta.