Poesía Amorosa de la Antigua China

Un cuarto vacío
Me quedo sentado, solo, en un cuarto vacío.
La desdicha puede comenzar de mil modos.
Tristes ecos responden a los suspiros de pena.
Infelices lágrimas responden a palabras amargas.
Doy vueltas y miro a mi alrededor,
el blanco Sol traspasa las colinas del Oeste.
Pero no veo llegar a mi amada,
sólo veo pájaros de regreso a casa.
Pájaros que vuelan alegres
y al atardecer descansan, cada uno en su bandada.
Mi corazón arde por ese árbol.
Al atardecer pasearía bajo su sombra,
al alba acariciaría sus corolas.
¡Qué profundas y firmes sus raíces!
¡Qué pobre y obscura mi casa!
Transplantarlo es un sueño sin esperanza.
mis suspiros, ¿de qué sirven?
Yang Fang (siglo IV d. J.)
Nombre de corte Kung Hui, de Chekiang. Sirvió a la dinastía Chin en varios cargos, y finalmente se retiró al campo.

La senda espiritual

En el libro Charla de mesa, del maestro sufí Rumi, se encuentra

este fuerte y atinado párrafo:

El maestro dijo que en este mundo hay una sola cosa que

nunca debe olvidarse. Si fueras a olvidar todo lo demás,

pero no esto, no habría motivo de preocupación, mientras

que si recordaras, realizaras y atendieras a todo lo demás

pero olvidaras esa única cosa, en realidad no habrías hecho

nada en absoluto. Es como si un rey te hubiera enviado a

un país para cumplir una tarea específica y concreta. Vas a ese

país y realizas otras cien tareas, pero si no realizas aquélla

para la que te enviaron, es como si no hubieras realizado

nada en absoluto. Del mismo modo, el hombre ha venido al

mundo para cumplir una tarea específica, y ese es su objetivo.

Si no la realiza, no habrá hecho nada.

Todos los maestros espirituales de la humanidad nos han
dicho lo mismo, que el objetivo de la vida en la tierra es lograr
la unión con nuestra naturaleza fundamental iluminada. La «tarea
» por la que el «rey» nos ha enviado a este país extraño y
oscuro es la de conocer de modo profundo y encarnar nuestro
verdadero ser. Y sólo hay una manera de hacerlo, que consiste
en emprender el viaje espiritual con todo el fervor y la inteligencia,
la valentía y la determinación posibles de transformarnos.
Extracto del libro:

Ampliando nuestros círculos de Compasión

Un ser humano es parte de un todo al que llamamos
“universo», una parte limitada en el tiempo y en el espacio. Este
ser humano se ve a sí mismo, sus pensamientos y sensaciones,
como algo separado del resto, en una especie de ilusión
óptica de su conciencia. Esta ilusión es para nosotros como
una cárcel que nos limita a nuestros deseos personales y a
sentir afecto por unas pocas personas que nos son más
próximas. Nuestra tarea ha de consistir en liberarnos de esta
cárcel ampliando nuestros círculos de compasión de modo
que abarquen a todos los seres vivos y a toda la naturaleza
en su esplendor.
Albert Einstein

La Mariposa

Cierta vez soñé que era una mariposa, revoloteaba como los pétalos en el aire, me sentía feliz de hacer lo que quería y ya no me preocupaba de mí mismo. Pero hete aquí que no tardo en despertar, me palpo sin perder un instante, ¡y yo era Chuang Tzu! Y me pregunté: ¿soñaba Chuang Tzu que era la mariposa o la mariposa soñaba que era Chuang Tzu?





Carácter Onírico de la Realidad

Sabed que todas las cosas son como esto:
un espejismo, un castillo de nubes,
un sueño, una aparición,
sin esencia, pero con cualidades que pueden verse.
Sabed que todas las cosas son como esto:
como la luna en un cielo brillante
en algún lago transparente reflejada,
aunque a ese lago la luna nunca se ha desplazado.
Sabed que todas las cosas son como esto:
como un eco que deriva
de música, sonidos y llanto,
y sin embargo en ese eco no hay melodía.
Sabed que todas las cosas son como esto:
como un mago que crea ilusiones
de caballos, bueyes, carros y otras cosas,
nada es lo que aparenta ser.
BUDA

EL GRAN ENGAÑO

El nacimiento de un hombre es el nacimiento de su pena. Cuanto
más vive, más estúpido se vuelve, porque su ansia por evitar la
muerte inevitable se hace cada vez más aguda. ¡Qué amargura!
¡Vive por lo que está siempre fuera de su alcance! Su sed de
sobrevivir en el futuro le impide vivir en el presente.
CHUANG TZU

Corriente de Vida

“La misma corriente de vida que corre por mis venas, corre por el mundo y baila rítmicamente. Es la misma vida que aflora alegremente de las profundidades de la tierra en innumerables briznas de pasto y se abre en tumultuosas hojas y flores. Es la misma vida, que como balsa en el océano, cuna de vida y muerte, fluye en el flujo y reflujo de la marea. Siento que mis extremidades se glorifican al contacto con este mundo de vida; y la experiencia de los siglos, danza en mi sangre en estos momentos”.

Tagore
Rabindranath Tagore, gran filósofo poeta de la India que ganó el Premio Nobel en 1913

El mercado de semillas

¿Puedes encontrar otro mercado como éste? ¿Donde,
con tu propia rosa,
podrías comprar cientos de rosales?
¿Donde,
por una semilla,
podrías obtener toda una selva?
¿Por un débil aliento, el soplo divino?
Has tenido el temor de ser absorbido en la tierra o arrastrado por el aire.
Ahora, tu gota de agua se va y cae en el océano, de donde vino.
Ya no tiene la forma que tuvo, pero sigue siendo agua. La esencia es la misma.
Esta entrega no es un arrepentimiento, sino un profundo honor a ti mismo.
Cuando el océano se acerque a ti como amante, cásate en seguida, rápidamente,
por el amor de Dios.
¡No lo retrases!
La existencia no tiene mejor don.
Ninguna búsqueda encontrará esto.
Un halcón perfecto se ha posado, sin razón alguna, sobre tu hombro, y se ha hecho tuyo.
Escrito por el poeta sufí Rumi hace casi un milenio.

IMPORTANTE. Los contenidos y/o comentarios vertidos en este servicio son exclusiva responsabilidad de sus autores así como las consecuencias legales derivadas de su publicación. Los mismos no reflejan las opiniones y/o línea editorial de Blogs de la Gente, quien eliminará los contenidos y/o comentarios que violen sus Términos y condiciones. Denunciar contenido.
AgenciaBlog