Posts etiquetados como ‘gavinoser ileana’

El pasado viernes 9 de octubre en Impa, La Fábrica, Ciudad Cultural- Videobardo Microcine Fabril “Oracio Campos”

Desde el viernes pasado, el Microcine Fabril lleva el nombre de Oracio Campos, el obrero que hace historia en Impa, La Fábrica.

Oracio Campos abriendo la reunión de Videobardo en el Microcine que ahora lleva su nombre.
La mesa de poesía coordinada por la escritora Kelly Gavinoser y con la presencia del gran poeta argentino Vicente Zito Lema y la presencia viva de Elsa Copati y su poesía.

Los docentes del colegio Mariano Moreno trajeron los poemas de sus alumnos y los susurraron al oído del público presente
La artista Geraldine Ratcliffe presentando su bellísimo corto de animación “El hombrecito del azulejo”, basado en el cuento de Manuel Mujica Láinez
El artista transdisciplinario Joan Prim presentando su valiente exposición de Poesía -Objeto, llamada “Canto a Rocío”

Por último, la inquietante performance de GAbriel Montero “Inconsistencias”

Textos y fotografías: Ileana Andrea Gómez Gavinoser (copyright, 2009)

Mundo Hamburguesa, libro de cuentos de Adolfo A. Chouhy, de gran actualidad

Los caminos de la iniciación han adoptado la forma de escritura: unas veces directa, incisiva, mordiente; otras, evasiva, elusiva, oblicua, en busca de un lector sagaz o cómplice, buceador o multiplicador de sus insinuaciones.

En la hendedura textual está el espejo del hombre, misceláneo, proteico, actor y testigo, inquieto e inquietante, previsible y sorprendente.

Y también las sombras, los silencios, las voces futuras.

Mundo Hamburguesa no es un mundo apocalíptico. Necesitó nutrirse del “descreimiento” y purificar “el río podrido, contaminado… para volver a nadar”; necesitó anunciar “el cambio” y pluralizar la ironía para singularizar la otredad, para disolver la in-diferencia.

Precisamente, es la ironía la que juega con todos los miedos, con todas las máscaras, y se ovilla y se desovilla en distintos compases y en niveles que ascienden y descienden entre realidades que se trasponen y virtualidades de escépticos derrumbes.

“Somos una voz que grita en un viento que se va” dice la voz multiplicada que exonera todos los humores, que excreta no sólo palabras abstractas y se desviste hasta la vaciedad, hasta la purga, hasta la crítica estilete que se resume en “Light”, que se agrieta en señales conativas, acusadoras, hostiles; otras, simplemnte mordaces, paródicas.

La compresión del lenguaje poético –textos en verso libre- alterna con la textura narrativa que –aunque esbozada, pues no abunda en digresiones- delínea secuencias de estructura cerrada, pero de intencionalidad abierta.

La perspectiva autobiográfica es asumida certeramente, en virtud de una ficcionalización que oscila entre el distanciamiento de lo real y la visión de ultratumba.

En otros tramos, el “humor negro” carga “las tintas”, y por momentos se vuelve admonitorio, casi insoportable, pero un buen operador a modo de advertencia.

Todo este proceso compositivo y semántico no puede dejar de estar asociado con el de desmitificación: nada menos que el verso hace puntería en ídolos de barro y hace trizas falaces pedestales sociales gracias a un antitético juego “preceptivo”.

Sin embargo, el proceso inverso también se implicita: un desenvolvimiento prosopopéyico disfraza intenciones y actitudes: un mundo animal alegoriza el mundo del “poder” humano y se organiza y se desbarata, y se organiza y se desbarata, hasta el “yo plural” paródico –incluso sarcástico-satírico- que cierra la fábula.

La palabra ficcional ahora adopta la manera de crónica televisiva descarnada, tan verdad y tan nada humana, tan terriblemente nada humana, tan aparencialmente testimonial.

Y se descose en otra desarmadura, en otro desasimiento: la puntuación se eclipsa en aras de la fluidez de la casi nihilista descarga, de la denuncia. “Mundo hamburguesa” es eso y es esto: “…es hermoso vivir para trabajar y morir sin haber vivido”,

Y es mucho más. Es todo lo que los lectores encuentren y lo que el mismo autor, Adolfo Chouhy, halle, cuando lo vuelva a encontrar.

Entonces… será vivir… sin haber muerto.

Y será el inicio de otro libro.

Kelly Gavinoser


IMPORTANTE. Los contenidos y/o comentarios vertidos en este servicio son exclusiva responsabilidad de sus autores así como las consecuencias legales derivadas de su publicación. Los mismos no reflejan las opiniones y/o línea editorial de Blogs de la Gente, quien eliminará los contenidos y/o comentarios que violen sus Términos y condiciones. Denunciar contenido.
AgenciaBlog