En diálogo con la actriz Valeria Tercia y el director-autor teatral Mauro Molina

Entrevista a Valeria Tercia

1) ¿Cómo ha nacido tu personaje Magdalena dentro de ti?
Magdalena surge de la necesidad de decir aquello que creo y siento con respecto al rol de la mujer en la sociedad, que, claramente va más allá de lo que durante siglos la educación y el patriarcado han establecido como mandato.
Surge de mi inconformismo en relación a ese modelo a seguir que marcó tanto a las mujeres, especialmente en la década del ’50, donde una de las mayores aspiraciones consistía en ser la buena esposa, el ama de casa perfecta, estar al servicio (y a la sombra) del marido.

2) ¿Cómo crecen las angustias, los problemas de una mujer de la década de los ´50 dentro de tu espíritu y cuerpo de actriz?

Fue una búsqueda muy intensa. Tenía que descubrir cómo pensaba y sentía Magdalena y qué pasaba en relación a su casa, sus vínculos, su matrimonio, su vida. Esto implicaba dejar a un costado todo el bagaje de pensamientos y convicciones propias con respecto al amor, la construcción de una vida en común, el matrimonio, la familia, etc.
El desafío era dejarme atravesar por esos mandatos, empezar a creer en ellos, aceptarlos. Ser funcional a ese sistema establecido. Y fue ahí cuando comenzaron a aflorar sus deseos, sus contradicciones, sus fantasías, su dolor.

3) ¿Cómo has trabajado el personaje de “Magdalena” con el escritor y Director de la obra, Mauro Molina?

En primer lugar establecimos el espacio y el conflicto. Luego hicimos un trabajo de investigación acerca de la época, para lo cual compramos una colección de revistas antiguas en las que era muy notorio el modelo de la mujer que sería bien visto por aquellos años. Publicidades de mujeres enamoradas de sus cacerolas, notas sobre cómo organizar la limpieza de la casa, la idea de “la felicidad completa” teniendo la línea completa de electrodomésticos, entre otros tópicos.
Teníamos también un librito de economía doméstica y unos apuntes en un cuadernito que habían pertenecido a una señora, donde nos encontramos con recetas para que los pisos queden brillantes, sugerencias para embellecer la casa con bordados en los almohadones y métodos para quitar las manchas.
Y nos resultó atractivo ese mundo, esa mujer, en su casa, atravesada por esta cultura.
Mauro iba trayendo propuestas de situaciones con algunas puntas de texto, yo trabajaba improvisando sobre eso, él tomaba algunas cosas y descartaba otras, proponía acontecimientos, acciones, textos.
En esa acumulación de estímulos y trabajo, poco a poco fue naciendo Magdalena.

4) ¿Qué sentimientos crecen en ti sobre el personaje que encarnas de función en función?

Para mi sigue siendo un descubrimiento. Disfruto de cada función, me apasiona la temática. A medida que transito el material voy encontrando pequeños tesoros. “Magdalena” es una obra que me emociona… hay tanto universo femenino, tanta historia, tanta sensibilidad… me moviliza enormemente.

5) ¿A qué otros personajes has corporizado e interpretado en tu carrera teatral?

María Luisa, la hermana mayor en “La herencia maldita o la balsa de los caníbales”, de Augusto Boal; Tabita, en “Muñecas rotas”, de Mauro Molina; La Reina Margarita en El rey se muere de Ionesco; La mujer, en “Esa que no eres”, sobre textos de Alejandra Pizarnik; Elisa, en “Cocinando con Elisa”, de Lucía Laragione, entre otros.

¿Qué significado tiene esta obra, este unipersonal dentro de tu carrera como actriz?
Para mí es un punto de inflexión en mi trabajo como actríz. Es la primera vez que estoy sola en escena. La responsabilidad es mucha pero confío en el trabajo realizado. Mauro ha cuidado cada detalle, cada momento. Es un director muy exigente, muy cuidadoso.
Es un espectáculo que me permite pasar por un montón de lugares, disfruto de cada instante, de cada transición, de no precipitar situaciones, de estar presente.

6) ¿Cómo manejas la voz y el espacio teatral en el rol de Magdalena?

Hay una partitura de movimientos, están establecidas las zonas del espacio a las que voy en cada momento, la manera en que me desplazo, el ritmo de cada escena. Lo importante es apropiarse de eso, internalizarlo. Llega un momento en que ya no pensás “ahora tengo que ir para allá”, fluye naturalmente. También con la voz sucede algo parecido, aunque susurre, el espectador tiene que oír lo que digo, entender cada palabra. Se trata de tener conciencia de la técnica sin estar pendiente de ella, para eso están los espacios de entrenamiento y los ensayos.
Durante la función mi atención está puesta en la acción, en el deseo de Magdalena, en estar al servicio de lo que personaje necesita, no en la técnica.

7) ¿Cómo nace tu vocación de actriz?

No puedo precisar como exactamente. Recuerdo que en la escuela primaria cada vez que se realizaba un acto escolar yo era la primera en levantar la mano cada vez que las maestras preguntaban quien quería actuar. Al terminar la secundaria me encontré ante un dilema, porque sabía que me encantaba la actuación pero no tenía tomada la decisión de seguir ese camino. Los tests vocacionales indicaban que tenía que estudiar arquitectura o diseño industrial pero en el fondo sabía que nada me gustaba tanto como actuar, así que seguí lo que dictaba mi corazón.

8) ¿Cómo llegas a trabajar en forma co-creativa con el Director y autor de la obra?

Con Mauro nos conocemos desde hace muchos años. Fuimos compañeros en la Compañía de Danza Teatro de la Universidad Nacional de Mar del Plata. Él vino a vivir a Buenos Aires y perdimos contacto. El azar quiso que nos encontráramos nuevamente cuando yo ya estaba viviendo aquí. Empezamos a trabajar en lo que más tarde sería “Esa que no eres”, sobre textos de Alejandra Pizarnik, que estrenamos en el 2007. Luego vinieron varias producciones bajo su dirección.

9) Por último, algo que exprese tu sentimiento por el teatro en general
Es una forma de vida, una pasión, un espacio de reflexión, de creación, de búsqueda, de denuncia, de encuentro conmigo misma, con mis compañeros y con el espectador.
Es una manera de manifestar aquello que creo y siento, y no he encontrado una mejor manera de hacerlo que desde el escenario.

Entrevista a Mauro Molina

1) ¿Qué ideas te han llevado a la escritura de tu texto teatral “Magdalena” ¿
La idea primigenia fue que la temática rondara en el mundo femenino. Siento una admiración por las mujeres en general, por su valentía, su fortaleza… Luego intervino el azar, donde la actriz encuentra en la calle junto a un vestido unas anotaciones que alguien había hecho en 1950. Esas anotaciones nos sirvieron para ubicar a éste personaje en un contexto histórico determinado y desde allí comenzar a narrar. Nos involucramos de tal manera que tanto la actriz como yo pusimos cosas de nuestras vidas, de lo que habíamos vivido o escuchado de nuestras abuelas.

Como autor y Director, ¿Cómo pensaste a la actriz Valeria Tercia en el rol de Magdalena?
Conozco a Valeria Tercia desde hace mucho tiempo y hemos trabajado y seguimos trabajando en otros proyectos, pero como director nunca había montado un unipersonal. El desafío me pareció muy estimulante para el comienzo del trabajo. Es un espectáculo gestado para ella. El personaje ronda más o menos la misma edad, allí están mis abuelas pero también las suyas, entre otras cosas….

La obra parece tener reminiscencias de “Casa de Muñecas” de Ibsen, ¿cómo pensaste este alegato en defensa de la individualidad y libertad de la mujer?
Conscientemente nunca se me ocurrió esa analogía pero luego de esta observación, pienso que algo de aquel texto debe haber operado inconscientemente. Agradezco no haberme dado cuenta ya que el proceso de creación hubiese sido muy distinto, estimo que debe ser muy difícil trabajar con los ojos de Ibsen detrás de todo lo que se iba gestando. Tal vez no nos hubiésemos dado ciertos permisos que nos dimos y hubiéramos aprendido mucho menos.
¿Cómo procediste para la escritura de este texto teatral? ¿Qué investigaciones llevaste a cabo?
La obra se montó por cuadros. Una vez escritos, se les buscó un orden para que hubiese una coherencia argumental y donde no la había se escribían, se montaban nuevos o se volvían a invertir.
En el proceso de trabajo pasamos por muchos lugares, revistas de los años 50, cuadernos de la Escuela de Economía Doméstica, relatos de abuelas, reglas del Opus Dei… etc. todo eso sirvió como caldo de cultivo para la escritura de este texto.
Al fin, la mujer del siglo XXI, ¿adolece de las mismas problemáticas que padecían las mujeres en los ´50?
La violencia de género hoy en día lamentablemente se sigue sufriendo y mucho más que en aquellos años, los casos de femicidio que se dan a conocer, nos hablan a las claras de que lo que comenzó con un golpe hoy engrosa las estadísticas de mujeres asesinadas por sus esposos, sin olvidarme de lo que sucedes con aquellas mujeres en situación de trata
¿Qué significa para ti poner en escena esta obra llamada “Magdalena”?
Es un homenaje a aquellas mujeres que me dieron vida y me construyeron como persona.
Para ti, el texto dramático ¿es literatura?
Por supuesto.
Samuel Beckett en 1969 recibió el Premio Nobel de Literatura…. Y como él podría nombrar muchos autores que han aportado a la literatura solo para nombrar otro mas William Shakespeare…

La actriz Valeria Tercia en su rol de "Magdalena"-Fotografía de Ileana Andrea Gómez Gavinoser (copyright, 2012)

La actriz Valeria Tercia en su rol de "Magdalena"-Fotografía de Ileana Andrea Gómez Gavinoser (copyright, 2012)

La actriz Valeria Tercia en su rol de "Magdalena" de Mauro Molina- Fotografía de Ileana Andrea Gómez Gavinoser (copyright, 2012)

La actriz Valeria Tercia en su rol de "Magdalena" de Mauro Molina- Fotografía de Ileana Andrea Gómez Gavinoser (copyright, 2012)

Mauro Molina y Valeria Tercia, después de la función de "Magdalena", en diálogo con el público-Fotografía de Ileana Andrea Gómez Gavinoser (Copyright, 2012)

Mauro Molina y Valeria Tercia, después de la función de "Magdalena", en diálogo con el público-Fotografía de Ileana Andrea Gómez Gavinoser (Copyright, 2012)

  • Sin Comentarios
  • Sin votos

IMPORTANTE. Los contenidos y/o comentarios vertidos en este servicio son exclusiva responsabilidad de sus autores así como las consecuencias legales derivadas de su publicación. Los mismos no reflejan las opiniones y/o línea editorial de Blogs de la Gente, quien eliminará los contenidos y/o comentarios que violen sus Términos y condiciones. Denunciar contenido.
AgenciaBlog