Granada III (España) desde la mirada de la fotógrafa española Lola López Cózar (copyright, 2011)

Granada- Lola López Cózar (copyright, 2011)

Granada- Lola López Cózar (copyright, 2011)

Granada -Lola López Cózar (Copyright, 2011)

Granada -Lola López Cózar (Copyright, 2011)

Granada- Lola López Cózar ( copyright, 2011)

Granada- Lola López Cózar ( copyright, 2011)

Granada -Lola López cózar, 2011)

Granada -Lola López cózar, 2011)

  • Sin Comentarios
  • Sin votos

Granada (España) desde la mirada de la fotógrafa española Lola López Cózar (Copyright, 2011)

Granada- Lola López Cózar-(Copyright, 2011)

Granada- Lola López Cózar-(Copyright, 2011)

Granada- Lola López Cózar (copyright, 2011)

Granada- Lola López Cózar (copyright, 2011)

Granada- Lola López Cózar- (Copyright, 2011)

Granada- Lola López Cózar- (Copyright, 2011)

Granada- Lola López Cózar (copyright, 2011)

Granada- Lola López Cózar (copyright, 2011)

  • Sin Comentarios
  • Sin votos

El ídolo de las Cícladas- Nota de Manuel Rodríguez (fotógrafo) y Teresa Lañarova, desde España.

¿Duermes, Aquiles, y me tienes olvidado?
Te cuidabas de mi mientras vivía, y ahora que he muerto me abandonas.
Entiérrame cuanto antes, para que pueda pasar las puertas del Orco; pues las almas, que son imágenes de los difuntos, me rechazan y no me permiten que atraviese el río y me junte con ellas; y de este modo voy errante por los alrededores del palacio, de anchas puertas, de Plutón.
Dame la mano, te lo pido llorando; pues ya no volveré del Orco cuando hayáis entregado mi cadáver al fuego.
Ni ya, gozando de vida, conversaremos separadamente de los amigos; pues me devoró la odiosa muerte que el hado cuando nací me deparara.

Homero, La Iliada, canto XXIII.

Estatuilla de las Cícladas- Fotografía de Manuel Rodríguez (copyright, 2011)

Estatuilla de las Cícladas- Fotografía de Manuel Rodríguez (copyright, 2011)

El llanto de Patroclo será remediado por su amigo.
Los viejos ritos se llevarán a cabo una vez más y el alma del guerrero encontrará sosiego.

Todo esto formaba parte de una cultura de la muerte muy arraigada en el mar Egeo y en concreto en las Islas Cícladas donde se han hallado más de dos mil tumbas con sus ajuares funerarios.
Nada raro en la rica cultura de estos isleños, hábiles con las técnicas metalúrgicas, buenos navegantes, prósperos comerciantes, conocedores de su entorno geográfico.

Lo que nos sigue sorprendiendo y admirando aún hoy son las figuras que acompañaron sus ajuares funerarios: las bellas y enigmáticas pequeñas esculturas de mármol blanco.
Hoy sabemos que su blancura la proporciona la alta calidad del mármol de la isla, de grano compacto y muy fino, y que su esquematismo vino determinado por la técnica empleada en su elaboración al usar la piedra esmeril (carbón cristalino) que a falta de otro instrumental de cobre menos abundante en las islas permitía pulir el mármol.
El artista debía de evitar los rasgos más sobresalientes que le facilitaran su tarea, resultando unas líneas muy puras y una esquematización muy marcada.

Los expertos las han medido (la mayoría no pasan de 30 centímetros, algunas, raras, miden 1,5 metros, y estas debieron ser cortadas por el cuello y las piernas para introducirlas en las tumbas), las han puesto etiquetas según su mayor esquematismo (tipo “caja de violín”) o representación del cuerpo humano femenino (serie “realista”), siendo los últimos en aparecer las de los músicos tocando la flauta o la lira.

A partir de aquí empieza el terreno de la especulación y nuestra admiración.
¿Por qué fueron hechas con tanto mimo y para qué?
Dado que abundan las figuras femeninas es inevitable relacionarlas con las diosas de la fertilidad neolíticas, o por comparación con los ajuares funerarios egipcios, con los “ushebtis” o figuras de sirvientes que seguirían realizando sus tareas en el más allá a las órdenes de sus amos; otras teorías se centran en considerarlas ofrendas funerarias a los dioses en sustitución de sacrificios humanos o, siguiendo con los referentes egipcios, servirían para proteger al difunto en su viaje al más allá a modo de amuleto o para transportar su alma al otro mundo.
Algo que Patroclo reclama con urgencia de su amigo Aquiles y que éste parecía haber olvidado.

Han pasado cinco mil años y parece que nunca nos cansamos de mirarlas.
No somos los únicos, los de ahora, en hacerlo.
Fuera de las islas Cícladas, en su entorno, y en especial en Creta, en la antigüedad, imitaron su estilo y al parecer, con el mismo fin, ser depositadas en las tumbas.
Mas tarde, ya en época contemporánea, las tumbas fueron profanadas por buscadores codiciosos de tesoros y estas pequeñas obras acabaron en el mercado negro de obras de arte para el capricho de quienes pudieran pagarlas.

¿Y qué es lo que nos gusta tanto? ¿qué vieron en ellas los viejos maestros de las vanguardias del siglo XX, caso de Giacometti, Modigliani, Brancusi o el mismo Picasso, que si pudieron, las coleccionaron?
No es difícil observar en sus dibujos o en el pulido de sus formas escultóricas trazos de la pureza de líneas de estas “antiguas damas”; a modo de ejemplo podemos también recordar a los “campesinos sin rostros” de Malevich, obras de 1930.

Si nuestros clásicos-modernos buscaban un referente alternativo a la figuración y para ello, todo lo primitivo, ya fuese africano, polinesio o ciclaico les abría la puerta a nuevos lenguajes, hoy que todos los lenguajes son posibles, las obras de aquellos isleños anónimos, nos parecen aún más hermosas por todo lo que tienen de precursoras, de enigmáticas, perfectas en su acabado.

¡¡Descanse en paz el alma de Patroclo al cruzar las puertas del Orco y bienvenidas sean, otra vez, al mundo de los vivos todas y cada una de las esculturas de las Cícladas que vayan apareciendo!!

Teresa Lañarova

  • Sin Comentarios
  • Sin votos

Entrevista al escritor Jorge Venturelli, residente en Italia

Tapa libroJorge Venturelli

1) ¿Cuál fue la génesis de este libro?

En los primeros años del decenio del 70 compré un libro que contenía las obras de Confucio y de Lao-Tse; libro que leí sin darle mucha importancia.

Seguramente en esos tiempos estaba muy influenciado por lo que clásicamente se conocía  sobre filosofía en esa época (los antiguos griegos, los idealistas y materialistas de occidente, los modernos, un poco de hinduismo y pocas cosas más)

Mientras leía a Confucio y luego el Tao Tê King de Lao Tse, tenía la impresión de estar con algo de poca importancia.

Cuando finalicé tuve la sensación de haber interpretado todo de manera equivocada y comencé a leer nueva-mente, esta vez reflexionando y en profundidad.

Desentrañar ambos filósofos me tomó tiempo y esfuerzo pero valió la pena. Había encontrado una nueva forma de interpretar las cosas.

En este libro se intentan reflexiones sobre nuestra civilización occidental con una óptica distinta. La del pensamiento oriental

.

2) ¿Qué significado para ti tiene este libro que rescata las enseñanzas perdidas de los antiguos maestros?

Las enseñanzas, la forma de sentir, (más que de pensar) la forma de tratar las cosas, la forma de sentirnos ante el todo, los valores, el amor por todo lo que nos rodea, el respeto por todo aquello que nos es aun ignoto, la búsqueda de la  sabiduría  y tantas otras cosas; no están perdidas.

Depende de nosotros el que no terminen perdiéndose. Depende de nosotros amalgamar las filosofías del llamado oriente y el llamado occidente.

Este pequeño libro que esta en librerías italianas y, por Internet, en muchos lugares del mundo, tiene para mí el significado de colaborar para despertar en los lectores la curiosidad por esa antigua forma de interpretar las cosas.

La amalgama de todas las antiguas y nuevas formas de sentir en este planeta, pueden lograr aun, que deje de ser un planeta en vía de extinción.

3) ¿Por qué escogiste la forma fabulística medieval de origen oriental?

No creo haber escogido, al menos conscientemente, una forma determinada de fabulística.

Recién en el momento de leer la pregunta me he dado cuenta que se trata de una forma fabulística medieval, que me parece estar emparentada con la del sufismo árabe.

Evidentemente se trata de una forma oriental pero no podría precisar su origen exacto.

En realidad cuando escribía lo hacía en forma espontánea, buscando y rebuscando dentro de mí aquello que los personajes me inducían a extraer y escribir sobre aquello que había”introyectado”.

He escrito sin intentar forma fabulística alguna y con todo aquello que ahora forma parte de mi mismo.

4) En la Italia de hoy, en el mundo moderno en general, ¿podemos concebir  el legado de la historia?

Creo que sí, pero tengo mis dudas.

Creo que no deberíamos dejar de intentarlo.

Para esto es necesaria una buena dosis de cultura tanto humanística, como científica, tecnológica, etc. etc.

Necesitamos de una historia compuesta de hechos humanos “per. bebe” (como se usa decir en Italia) y no solo hecha de fechas, grandes eventos sociales, políticos, económicos, militares, etc. Una historia  madura, sincera, veraz, donde mirar hacia el pasado sirva para comprender el presente y hacer una proyección hacia un futuro que, sin los errores del pasado, mejore desde todo punto de vista al futuro que se gesta desde el presente.

5) ¿Cómo piensas a la humanidad del futuro?

Pienso que la humanidad es una experiencia más del universo.

Una experiencia aun no conclusa. Una humanidad que cambiará sus formas. Tanto sus formas sociales, como sus formas psíquicas y las somáticas.

Esto, siempre y cuando siga subsistiendo y mientras continué subsistiendo.

La humanidad es solo una parte del todo, parte de  ese todo que nosotros llamamos universo.

Todo cambia. Hasta el propio universo cambia. No es estable, no es perfecto. Es caótico, carente de sentido y de tiempo. El tiempo tal como lo concebimos nosotros.

En un universo infinito, el tiempo podríamos considerarlo como un eterno presente. (Nótese que en libro, simbólicamente todo puede ser ubicado tanto en el ayer, como en el hoy o el mañana y se menciona la carencia de tiempo).

Todo esto no es ficción; hoy es sostenido por amplios sectores de la ciencia.

Nada puede existir sin un lugar que lo contenga y creo que el infinito sea el creador, el contenedor  y el contenido, de lo que llamamos universo que incluye a una humanidad en lento pero constante cambio, ya sea  para su bien o para su mal.

En cuanto al infinito talvez sea eso que los antiguos orientales llamaron Tao.

6) ¿Este libro significa un retorno a lo natural?

Si por lo natural entendemos todo aquello que se produce solo por acción de las fuerzas de la naturaleza, contrapuesto a lo sobrenatural o milagroso, y, también de todo lo que es espontáneo y carente de un doble sentido o interés oculto;  la respuesta es:   sí.

7) ¿Qué es un maestro?

Se trata de un ser humano que habiendo llegado a alcanzar un alto grado de sabiduría intenta enseñar a sus discípulos como llegar a alcanzar, también ellos, un alto grado de sabiduría. Enseña más que con sus palabras con su ejemplo y dejando a los discípulos, siempre que sea posible, una gran libertad de elección.

En este libro se intenta dar esa imagen del maestro.

8) ¿cómo fuiste elaborando la escritura de este texto?

No fue nada fácil. Me costó un enorme trabajo simplificar lo complejo y abinarlo en las dos lenguas al unísono.

No se trató de una traducción, se trataba de pensar y escribir al mismo tiempo en dos leguas cosas complejas con palabras simples.

En uno de los relatos el maestro menciona la “prudencia ilustrada”; me fue imposible encontrar palabras que pudiesen expresar en forma correcta este concepto. Se trata de una de las tres virtudes universales y capitales que, según Confucio, “no pueden faltar para lograr encontrar el sendero recto que deben seguir todos los hombres”.

9) ¿Qué significa para ti este libro?

El significado que tuvo exclusivamente para mí este libro, lo tuvo sobre todo durante su creación.

El maestro me enseñó a pensar y sentir diversamente y comprendí que era necesario un nuevo renacimiento.

10) ¿Razón, filosofía o religión?

El libro trata de aplicaciones prácticas y razonables, de principios y reflexiones recabadas de diversas fuentes filosóficas orientales, todas ellas fueron transformadas luego en religiones.

Buda, Confucio, Lao-Tse, por citar a los que más influenciaron el pensamiento de oriente, no fundaron religiones, fueron fundadores de filosofías, no como Zoroastro, fundador del zoroastrismo; vieja religión que tuvo influencia no solo en el extremo oriente, tuvo influencia también entre los árabes, los hebreos y en consecuencia sobre el cristianismo.

Hecha esta salvedad puedo afirmar que el libro trata, las reflexiones sobre occidente con Principios de razón y de filosofías orientales sin tocar religión alguna.

11) ¿Qué depara el mundo futuro inmediato?

El futuro cercano, de continuar las cosas como están, no nos depara nada agradable.

Podría ser, que en el Maltusianismo o en el neomaltusianismo  haya  habido  algo  de  razón.

Pero, también podría ser, que educando y actuando adecuadamente, se tomen las medidas necesarias para salvar a la humanidad y la vida de este planeta, tal como hoy la conocemos.

Conclusión: ¡¡un pensamiento en general!!

A fin de cotejar mi forma de sentir en los años jóvenes y la de hoy; nada mejor que una expresión de mi pen-

samiento de aquella época a comparar con mi sentir actual. Sentir que expreso en este libro.

Kurtura


¿Y quién se acuerda

de Sacco y de Vanzetti?

¿Y quién se acuerda

de la pareja Rosenberg?

Ya no se acuerdan de Salk,

de Einstein,

ni de Lister.

Apenas si recuerdan a Pasteur.

De Martin Luther Kin,

ya, ¿quién se acuerda?

Mahatma Gandhi

es un desconocido.

El pobre Cristo

está tergiversado.

Buda,

panzón.

Mahoma

una montaña.

Moisés,

una canasta.

La Marilyn, la Gina

y la Sofía,

crucificaron los romanos.

Tutankamón,

jugaba en Boca

y a Pelé, un águila,

le devoraba el hígado.

La torre de Babel

en New York,

y las pirámides de Egipto,

son muy viejas.

Mientras los Beatles

conmocionan Inglaterra

y el Sucundun hace furor en Argentina

el pobre Marx se rompe la cabeza

para escribir el Quijote de la Mancha.

  • 1 Comentario
  • 1 voto

IMPORTANTE. Los contenidos y/o comentarios vertidos en este servicio son exclusiva responsabilidad de sus autores así como las consecuencias legales derivadas de su publicación. Los mismos no reflejan las opiniones y/o línea editorial de Blogs de la Gente, quien eliminará los contenidos y/o comentarios que violen sus Términos y condiciones. Denunciar contenido.
AgenciaBlog