La escritora argentina Elsa Copati: en busca de lo inasible

ENTREVISTA

Els aCopati, retratada por Ileana Andrea Gómez Gavinoser (copyright, 2011)

Elsa Copati, retratada por Ileana Andrea Gómez Gavinoser (copyright, 2011)

1) ¿Cómo se inició tu trayecto existencial por la literatura?

Supongo que el trayecto se inició cuando nací. Desde que tengo uso de razón me conecté con la literatura y ella me dio los momentos más felices de mi vida. Me hizo sentir una plenitud sólo comparable con la maternidad. Y así sigo.

2)¿Puedes separar el arte de tu vida cotidiana? ¿Qué es el Arte?  ¿Qué es la literatura?

No. Siempre se es una, indivisible. Sucede que la vida cotidiana te obliga a dejarla, de a ratos,  de lado. Aunque nunca del todo. Aún alejada de ella la mirada no cambia. Es única e intransferible. Lo que diferencia al escritor, pintor, fotógrafo o lo que fuere es la visión interior. En cuanto al Arte, no siempre se alcanza ese estado de gracia por más que se esté trabajando en cualquiera de sus disciplinas. Es privilegio de unos pocos. Con referencia a la literatura, si bien todos cuando escribimos tratamos de dar lo máximo que podemos, es poco lo que se obtiene que dé satisfacción: esta línea…. ese verso…

3) Tu poesía actual y desde tu libro Poética de los Escombros tiende a tener una mirada trágica de la realidad… ¿Cómo influye el acontecer del mundo en tu obra literaria?

El acontecer del mundo influye mucho en mi expresividad, ya sea poesía o narrativa. Un tema que me conmueve especialmente es el drama que viven los desplazados; los que insisten en la búsqueda de un lugar que los cobije; los que, por una fatalidad, pierden todo y comienzan un peregrinar sin fin hacia no se sabe dónde. Toda esa inasibilidad está presente en mi poesía. Tal vez, los que escribimos poesía también pertenezcamos a ese mundo en el que es difícil alcanzar la palabra que realmente exprese lo que sentimos.

4) Desde aquellas épocas en que el humor formaba parte de tu cosmovisión de escritora y de ser humana, ¿cómo has transitado literaria y existencialmente lo que vino después a esa etapa?

Te referís a mis cuentos de humor. Me divertía mucho cuando los escribía. Pero en algún momento se cortó y, hasta ahora no pude recuperar esa veta. En cuanto a la segunda parte de tu pregunta no sé qué decir al respecto porque ese tránsito fue casi inadvertido e involuntario. Algo quedó suspendido o terminado, no lo sé, y me conecté más con la poesía. Creo que fue mi primera expresión y es la que se ha ido consolidando hasta el presente. Aunque tengo una novedad: desde que soy abuela volví a la niñez y comencé a escribir literatura para niños, de dudosa calidad. Pero lo paso muy bien. Eso también es importante.

5) ¿Cómo calificas la literatura actual?

A veces creo que todo ha sido dicho ya y muy bien por tantos autores que es muy difícil agregar más. Por consiguiente, he perdido la capacidad de sorprenderme con más o menos facilidad, cuando leo, sobre todo, novelas.  Creo que hay demasiadas palabras… a veces, salteo páginas porque sé que es lo que voy a leer… Hay un proverbio árabe que dice: No hables, si lo que vas a decir no es más hermoso que el silencio. De eso se trata, tal vez, mi tránsito: de un despojamiento, de decir más con menos palabras… Pero es una tarea muy exigente.

6) ¿Qué motivó tu libro Poética de los escombros?

Yo no pienso en el libro cuando escribo. En el momento que decido publicar busco una voz que los unifique y mi sorpresa está en ese encuentro.

7) ¿Qué peso artístico tiene hoy en día tu lenguaje en la poesía?

Eso no lo sé. Son los demás lo que deben evaluar. Es muy difícil calificarse a uno mismo.

8) ¿Cuál es el futuro de la poesía?

Mientras existan los que miran más allá de lo que se ve, habrá poesía.

9) ¿Qué caminos nuevos se abren en tu poesía actual?

De futuro no hablo porque la poesía no es manejable, no aparece cuando una quiere sino que hay que esperarla. Sigo tras el tema del ser humano a la deriva. Hoy me atrapa, por ejemplo, la tragedia de Japón, su triste sino, su sacrificio, su sentido de la autoinmolación. En mi libro Cuéntame un cuento me referí a la guerra de Afganistán, a la destrucción de un pueblo y su cultura. También me interesa la lucha de los pueblos árabes por liberarse de las dictaduras. En fin, estoy más interesada en todo eso que en la repetición de nuestros errores como argentinos. Además, el mundo interior tiene vida propia y elige por sí mismo.

10) Por último… poesía, narrativa, toda la literatura. ¿Existe como pensamiento, como sentimiento y/o como reflejo de la vida del ser humano?

Creo que todo al mismo tiempo. El Ser contiene todo y eso se refleja en cada manifestación artística.

11) Un pensamiento tuyo sobre la literatura en general.

Yo la concibo como un cable a tierra, no como una evasión de la realidad, como piensan otros. Entrar en la literatura, ya sea leyendo o escribiendo, refuerza los lazos y los límites con el mundo exterior. Una persona se sumerge en las palabras propias o de otro y vuelve fortalecido, con más conocimiento propio y el afuera.

Un poema inédito de Elsa Copati

INTEMPERIE

I

viento                    silencio                    nada

nada  crepita dentro

la nada carcome

la intemperie construyó su casa en ella

casa escarchada                 casa deshabitada

cuerpo sin

despojado entre  senderos fantasmales

un nudo aprieta la garganta pero es nudo que no mata

sólo aprieta para

o aprieta sin

todo es desolación                             allí

donde sonidos breves como látigos se hacen oír

dentro y fuera de la que sola espera bajo un árbol de ramas secas

lo que nunca esperó antes

lo que la hizo nada

siendo

siendo estado amoroso                     siendo mujer plena

de

plena de

plena de

habitaciones con voces que susurran

espacios donde quedaron sombras adheridas a las paredes

frondosa hiedra desmenuzada por el azote del viento sudeste

que niebla                llueve               baja la temperatura del alma

y no hay ya fogón                             ni leño tibio

sólo la mueca burlona de una  calavera

viento                     silencio                        nada

nada crepita dentro

la intemperie hizo su casa en ella

y la deshoja

Entrevista y foto de Ileana Andrea Gómez Gavinoser (copyright, 2011)


Escribí tu comentario

, , Alejandro Hernandez dijo

Excelente “fotografía” tanto la de la imagen como la escrita, supistes arrancar la esencia que todo escritor lleva en si.
Un muy buen reportaje.