Imágenes del fotógrafo Español Manuel Rodríguez de “La Pedrera”, (Barcelona, España). El insigne Antoni Gaudí y su mundo.

La imaginación aplicada a la nobleza de los materiales

Antoni Gaudí i Cornet nació en Reus (Tarragona, Cataluña, España) en 1852 y murió en Barcelona (España) en 1926.

Fue arquitecto. Fue un creador. Llevó a la arquitectura su extrema curiosidad por la naturaleza y un gran conocimiento técnico de los materiales de construcción.

La Casa Milà, también conocida como La Pedrera (en catalán significa la cantera), es una de las obras más conocida de Gaudí. Está situada en el número 92 del Passeig de Gràcia de Barcelona. Es un edificio de viviendas construido entre 1906 y 1910. Fue levantado por encargo del matrimonio formado por Pere Milà i Camps y Roser Segimon i Artells

La Pedrera en 1911

La Pedrera en 1911

Fotografía actual de la Pedrera (2007)

Fotografía actual de la Pedrera (2007)

Se encuadra dentro del estilo arquitectónico denominado modernismo catalán, estilo que se desarrolla en Cataluña y principalmente en Barcelona. El movimiento se extiende por un periodo de unos cincuenta años, entre 1880 y 1930.

Quiero destacar dos aspectos, pequeños pero muy importantes para mí.

Por un lado, el uso de materiales modestos a los que se extrae toda la belleza y nobleza que pueden encerrar cuando se les trata con un asentado conocimiento técnico de los mismos.

En este sentido quiero mostrar un detalle de la buhardilla, donde unos sencillos ladrillos soportan la cubierta del edificio, aprovechando al máximo la resistencia y liviandad de dicho material.

Interior. Fotografía de Manuel Rodríguez (copyright, 2011)

Interior. Fotografía de Manuel Rodríguez (copyright, 2011)

Por otro, el considerar que ningún componente del edificio carece de importancia. El diseño de los más utilitarios elementos muestran siempre un análisis y una importante carga de creatividad, al tiempo desde un brillante punto de vista artesanal, se utilizan fragmentos azulejos blancos para decorarlos.

Ahora quiero hacer referencia a las chimeneas situadas en la cubierta del edificio. Son unos magníficos ejemplos de variedad e imaginación, tanto por su forma y estructura como por los materiales empleados.

Chimenea I Fotografía de Manuel Rodríguez (copyright, 2011)

Chimenea I Fotografía de Manuel Rodríguez (copyright, 2011)

Chimenea II Fotografía de Manuel Rodríguez (copyright, 2011)

Chimenea II Fotografía de Manuel Rodríguez (copyright, 2011)

Chimenea III Fotografía de Manuel Rodríguez (copyright, 2011)

Chimenea III Fotografía de Manuel Rodríguez (copyright, 2011)

La obra de este arquitecto refleja el bien hacer de un buen conocedor de la naturaleza y de los materiales que utiliza.

Su obra fue posible en una época en que la burguesía catalana se enriquecía, como consecuencia de la revolución industrial, y quería mostrar su poder económico y social al tiempo que deseaba hacer gala de modernidad y que se apreciase su cultura y amor al arte.

Manuel Rodríguez

18 de marzo de 2011

Texto de Manuel Rodríguez Y Fotografías de la chimenea e interior también de Manuel Rodríguez (copyright, 2011)

  • Sin Comentarios
  • Sin votos

Entrevista al joven narrador y poeta argentino, Lisandro Ciampagna:un paseo de la palabra por el mundo de lo fantástico

Entrevista y fotos de Ileana Andrea Gómez Gavinoser (copyright, 2011)

1) ¿Por qué abordas el género fantástico en tu narrativa?

Honestamente, porque me resulta más fácil e interesante. Lo fantástico te permite ir al nudo de las personas sin tardar con detalles realistas que terminan volviéndose más decorado que otra cosa.

2) En un mundo insustancial y pragmático, ¿qué valor y qué lugar le das a la literatura fantástica?

¿Vivimos en un mundo pragmático? Me acabo de enterar.

Realmente no creo que vivamos en un mundo pragmático. Vivimos sí en un mundo materialista, se asume que la felicidad, la belleza, la religión o la espiritualidad deben tener peso, cantidad y medida. Por ejemplo, existe una rama del pensamiento económico que se llama “la economía de la felicidad”. Acertadamente, establece que, cubiertas ciertas necesidades básicas, el ingreso no afecta el sentimiento de dicha de los individuos. Pero luego intenta contabilizar los factores que maximicen la producción de la felicidad.

La literatura fantástica es una rebelión contra esta manera de pensar. Aunque, tal vez, rebelión no sea el termino correcto. Una rebelión es un acto de violencia. Pero la literatura fantástica no requiere la violencia (aunque puede incluirla) no es una lucha que necesita ganar. En realidad, no hay ninguna pelea.

Lo que hay es un continuo de fuerzas subterráneas relacionadas con todo el universo de lo irracional (los mitos, los sentimientos, la experiencia de lo asombroso) que se resiste al reduccionismo pseudotécnico de la sociedad actual. La literatura fantástica nos recuerda esa fuerza y la traduce de una forma concreta para que la veamos.

3) ¿Qué temas y problemas de la literatura fantástica recrean tus cuentos?

La soledad, la muerte, los efectos de la imaginación, el miedo y la esperanza. Creo que los temas que toda literatura toca de alguna manera. Y un poco de amor, que siempre hace falta.

También me gusta recuperar las tradiciones legendarias. Hay una riqueza enorme en nuestro acerbo cultural que la cultura actual suele diluir en parodias mal hechas e incompletas. Incompletas y, por ende, no verdaderas parodias. Para criticar una idea, una figura, un mito… hay que conocerlo. Entonces puede producirse algo nuevo y con valor.

Ahora en cambio, se tiende a convertir los símbolos en caricaturas exageradas sin conocer su valor profundo. O sino se los trata de entender desde una óptica lógica que es ajena a los mitos.

4) También eres un joven escritor interesado en la ciencia ficción. Frente al mundo de hoy, cada vez más tecnocratizado, ¿Cómo reaccionas tú como escritor del género y como ser humano?

El problema de la tecnología es que es pura maquinaria y no ciencia. La ciencia trata de entender al mundo, por eso es que las revoluciones científicas son tan poderosas como las políticas o religiosas.

Cuando era chico me encantaban los supersónicos. La familia del futuro que reflejaba la sociedad americana de 1950 pero con autos voladores. Ahora creo que la ciencia ficción, debe ser fiel a su nombre e interesarse por la ciencia. Por los cambios que el nuevo saber científico causarán en la sociedad o en la perspectiva humana.

La tecnología también cambia cómo vemos el mundo, desde luego. Pero, justamente, la literatura nos hace consciente de ese cambio. Las publicidades de computadoras o de telefonía celular (que ahora tienen de todo menos teléfonos) nos repiten un mismo mensaje: más rápido, más comunicación, más información. No nos dicen cómo la computación o las redes sociales vía Internet han alterado el panorama humano.

La ciencia ficción, en el cine, la televisión o la literatura, puede ayudarnos en ese sentido.

5) ¿En qué lugares convergen la aparente irracionalidad de la literatura fantástica con la racionalidad de la ciencia ficción?

Arthur C.Clarke, uno de los más famosos autores de ciencia ficción dijo una vez: “Cualquier tecnología lo suficientemente avanzada es indistinguible de la magia”. Me permito diferir.

Clarke pensaba en los efectos increíbles de la tecnología, producidos por el pensamiento científico. No tomó en cuenta que se tratan de dos sistemas de pensamiento diferentes.

La fantasía se basa en lo irracional y se guía por leyes que no son las de la causalidad lógica. En la literatura ambas opciones están libres y podemos usarlas para efectos distintos.

Pueden acercarse en el punto de que ambas nos enfrentan con los grandes dilemas humanos mediante el rodeo artístico de situaciones asombrosas (explicables o inexplicables de acuerdo al caso). Pero unificarlas absolutamente por su capacidad de maravillarnos es reducirlas a meros juego de artificio. Ni Borges ni Bioy Casares, dos de los mejores autores argentinos del siglo XX y autores de literatura fantástica y ciencia ficción, merecen esa degradación.

6) ¿Qué piensas hoy sobre un escritor como Edgar Allan Poe?

El primer encuentro con la literatura de horror, con lo macabro lo tuve a través del poema narrativo “El Cuervo”.

Poe sigue siendo uno de los grandes maestros de los géneros “populares”, el terror, el policíal y, en menor medida, la ciencia ficción (su viaje a la luna aventaja treina años al de Julio Verne). Como todo maestro ha sido discutido, superado y recuperado por autores y críticos. Pero todavía se puede leer “El gato negro”, “La máscara de la muerte roja” y “El corazón delator”, con placer estético y un poco de horror.

7) Sé que últimamente has abierto el mundo de la poesía, ¿Cómo se conecta la literatura fantástica y la poesía?

Hasta cierto punto, la literatura fantástica funciona según las líneas de la poesía. Aunque narra una historia lo hace para exponer las pasiones irracionales de su autor. Pasiones que son sublimadas o metaforizadas en figuras clásicas o novedosas. En este sentido, veo un gran contacto entre la poesía y este tipo de literatura.

8) ¿Qué proyectos tienes este año como escritor?

Tengo el proyecto de una novela que quiero completar este año sí o sí, y continuamente surgen nuevos cuentos. Tal vez podría empezar a juntarlos finalmente. Además, por supuesto, siempre esta el trabajo en Borraduras que queremos que siga creciendo.

9) ¿Qué piensas de los rumbos de la literatura actual? ¿Satisface tus expectativas como lector?

Estos últimos años como estudiante de Letras me han apartado de la literatura actual, pero me abrieron a un universo de autores que nunca había conocido y que tal vez quiera frecuentar un poco más antes de ver a los nuevos autores.

Sin embargo, encuentro a muchos autores valiosos a nivel internacional. Paul Auster fue un autor que descubrí hace poco. Aunque encuentro una sola temática en su obra (el fracaso y la capacidad de reconstrucción a partir del mismo), la desarrolla con una riqueza de argumentos y técnicas narrativas que cada uno de sus libros es una delicia.

Un autor que me interesaría leer es Haruki Murakami, he oído que su estilo es extraño pero atrapante y ese tipo de libros me encanta.

De literatura argentina contemporánea desgraciadamente no he leído tanto como debiera o quisiera. Tal vez este año me ponga al corriente.

10) ¿Qué significado le das al mundo literario? ¿Qué significado tiene para ti expresarse a través de la palabra?

La literatura es sólo uno de los muchos mundos de expresión, de las muchas formas de arte. Me interesan mucho el cine, la animación y el comic (la última combinación de imágenes, dibujos, fotografía y literatura) como expresiones de arte.

Pero yo manejo la literatura. Y, de cierta manera, es la más antigua. Más que antigua es la primordial. El hombre es el animal que puede hablar. Y porque puede hablar hace cultura.

Pero no se trata de que yo haya elegido la literatura por cierta preeminencia histórica o antropológica o porque le dé más valor. La elegí y después busqué motivos para justificarla. O tal vez, ni siquiera la elegí.

Resulta que me gustaba leer. Y que ahora me doy cuenta de que me gusta escribir y que me sale más o menos bien. Y que, tal vez, consiga que a otros le gusten lo que escribo. Así que, ¿por qué no hacerlo?

Lisandro Ciampagna fotografiado por Ileana Andrea Gómez Gavinoser (copyright,2011)

Lisandro Ciampagna fotografiado por Ileana Andrea Gómez Gavinoser (copyright,2011)

  • Sin Comentarios
  • Sin votos

IMPORTANTE. Los contenidos y/o comentarios vertidos en este servicio son exclusiva responsabilidad de sus autores así como las consecuencias legales derivadas de su publicación. Los mismos no reflejan las opiniones y/o línea editorial de Blogs de la Gente, quien eliminará los contenidos y/o comentarios que violen sus Términos y condiciones. Denunciar contenido.
AgenciaBlog