La pobreza mental

La pobreza mental es una actitud. Es una manera de pensar que perpetúa la pobreza porque la atención se centra en lo que uno “no” tiene en vez de en lo que uno hace. Pensamientos y comentarios como “no puedo pagar esto …” y “nunca tendré suficiente dinero para eso …” pueden llegar a ser una profecía autocumplida.

La pobreza mental se centra en la preocupación por lo que falta en la vida de uno en lugar de centrarse en lo que nos puede alejar de la pobreza. Los que logran salir de la pobreza y tener éxito son los que utilizan lo que tienen, están agradecidos por lo que tienen y sobre todo no envidian lo que otros tienen. Básicamente, es una actitud de confianza en si mismo y de seguridad en lugar de una de autocompasión y de envidia.

Ser positivo y trabajar sobre lo que se tiene puede conducir al desarrollo de un plan positivo y viable que conduzca a todo tipo de éxitos. El pensar positivamente y creer en nosotros mismos y nuestras capacidades a menudo parecen tan cliché que muchos de nosotros tendemos a ignorar estos conceptos. Sin embargo, si lo pensamos bien, hacer caso omiso de ellos puede ser muy autodestructivo.

Si no queremos vivir en la pobreza, no importa lo mucho que se desee ser rico o más rico no es suficiente. Tenemos que tener un plan viable y una actitud que consiga dinero. El primer paso en la mentalidad de superación de la pobreza es darse cuenta de que lo tenemos. Podemos dejar de concentrarnos en ser pobres. En vez de insistir en pensar en lo que “no” tenemos necesitamos enfocarnos en lo que “si” tenemos, cual es nuestro objetivo y como podemos obtenerlo.