desigualdad dijo???

Banco Mundial: 50% de ingresos del planeta se reparte entre 8% de los más ricos

El analista-jefe del Banco Mundial reconoció que los actuales niveles diferenciales de la riqueza en el planeta, son muy superiores a los que pueden existir en cualquiera de los países del mundo.

El economista Branko Milanovic dijo a la revista Global Policy, que “la desigualdad mundial es mucho mayor que la desigualdad dentro de cualquier país concreto”, en tanto el 8% de las personas que tienen mayores fondos en el planeta, se reparten el 50% de los dineros que actualmente se producen.
Según Milanovic, el 1% más rico de la población posee la mitad de los activos personas en circulación: de ese grupo un 12% son estadounidenses, y entre un 3% y un 6%: británicos, japoneses, alemanes y franceses. Según el estudio este 1% que constituyen los más ricos del mundo, aumentaron sus ingresos hasta un 60% en las dos últimas décadas. Como contrapartida el 5% de los más pobres del planeta, en su mayoría en el África, no han aumentado ni un céntimo sus ingresos en los últimos veinte años.

Los extremos más complejos a nivel de países

El informe del experto explica que en la lista del PIB per cápita de diferentes países, la cantidad de ingresos anuales oscila entre 231 dólares en la República Democrática del Congo, en África, y 171.465 dólares en Mónaco, en Europa. El segundo país más pobre y el segundo más rico fueron: Burundi, con 271 dólares, y Luxemburgo, con 114.232 dólares anuales per cápita. Estados Unidos mantiene una media anual por habitante de 48.112 dólares, mientras que la segunda actual potencia global, China, apenas alcanza a los 5.445.
A pesar de ser Asia un continente de mayorías con carencias extremas, también tiene el mayor número de multimillonarios que cualquier otro continente. Asia tiene 608 multimillonarios, contra 440 de Estados Unidos y 324 de Europa: en total las fortunas de todos ellos suman unos 5,5 billones de dólares.
Los activos netos de las diez personas más ricas del mundo están aumentando a razón de un 22% anual, aproximadamente unos 250 millones de dólares, cada día.


Publicado por Blogger para eloriental.com el 6/20/2013 04:43:00 p.m.

nota de interes Atilio Boron

¿Comienza una revolución anti-capitalista?

20 Junio 2011 11 Comentarios

En un pasaje memorable del Manifiesto Comunista Marx y Engels sostienen que con su ascenso la burguesía desgarró impiadosamente el velo ideológico que impedía que hombres y mujeres percibieran la verdadera naturaleza de sus relaciones sociales “para no dejar subsistir otro vínculo que el frío interés, el ‘pago al contado’.” El capitalismo, decían,  “ha ahogado el sagrado éxtasis del fervor religioso, el entusiasmo caballeresco y el sentimentalismo del pequeño burgués en las aguas heladas del cálculo egoísta. … En una palabra, en lugar de la explotación velada por ilusiones religiosas y políticas ha establecido una explotación abierta, descarada, directa y brutal.” Y culminan esa sentencia diciendo que en ese mundo construido por la burguesía “todo lo sólido se disuelve en el aire; todo lo sagrado es profanado y los hombres, al fin, se ven forzados a enfrentarse, sobriamente, con sus condiciones reales de existencia y sus relaciones recíprocas.”

Varias consideraciones son pertinentes en relación a estas palabras. En primer lugar para expresar la admiración que todavía hoy despierta esa extraordinaria capacidad de los fundadores del materialismo histórico para retratar, en unos pocos trazos, las profundas consecuencias que el  ascenso de la burguesía tuvo sobre los hombres y mujeres de aquel tiempo. Segundo, para decir que el propio Marx revisaría aquella tesis cuando en el primer capítulo de su obra cumbre, El Capital, sentara los lineamientos generales de su teoría del fetichismo de la mercancía. Revisión que no significaba una corrección en lo tocante al tránsito histórico del feudalismo al capitalismo pero sí acerca del carácter abierto y transparente de la explotación en el seno de la sociedad capitalista. En la nueva formulación de Marx la explotación se invisibiliza, queda oculta bajo los pliegues del mercado y disimulada por la falsa equidad de la compraventa de la fuerza de trabajo. En esa ficción el obrero desprovisto de una conciencia socialista que lo inicie en los secretos de la plusvalía puede inclusive llegar a engañosamente congratularse por la “buena” remuneración recibida de su patrono.

Tercero, y principalmente a esto queremos referirnos, para decir que si de la vida política se trata las palabras aquellas del Manifiesto son de una fuerza profética incomparable. La nueva crisis general del capitalismo ha sumergido las ilusiones fomentadas por los mentores y beneficiarios de la democracia liberal “en las aguas heladas del cálculo egoísta.” Como decía una de las pancartas enarboladas en la Plaza del Sol de Madrid “esto no es una crisis, es una estafa”. Y de la mano de ese doloroso descubrimiento iba otro: la estafa no sólo se ejecutaba en gran escala en el terreno económico. No menor era el fraude montado en el ámbito político al haber inducido al grueso de la población a creer que la sórdida e inescrupulosa plutocracia bajo cuya férula se desenvolvían sus vidas era una democracia. Por eso las quejas y reclamos exigiendo una “real democracia ya”, una “democracia verdadera” que reemplace a la  pseudo-democracia cuyo interés excluyente es la preservación de la riqueza de los ricos y el poderío de los poderosos.

La crisis tuvo por efecto hacer conciente a los pueblos del mundo desarrollado que tanto ellos como nosotros en el Sur global somos víctimas de un sistema que, habiéndose despojado de los ropajes que ayer disimulaban su verdadera naturaleza, somete a unos y otros a “una explotación abierta, descarada, directa y brutal.” Y que lo que llaman democracia es en realidad la dictadura de la oligarquía financiera, que como lo recordaba el Che en la Conferencia de Punta del Este, es incompatible con la democracia.

Es en este cuadro cuando “todo lo sólido se disuelve en el aire” y el grito desesperado de la mujer retratada días atrás en el magnífico relato de Pedregal Casanova revela el dramatismo de la crisis: “una  mujer joven (en el vagón de un tren de cercanías de Madrid)  que un momento antes hubiera pasado desapercibida, puesta en pie, dejó escuchar entre lloros sus palabras: – ¡Les ruego… les ruego… que me ayuden! Soy… maestra…nunca imaginé que me podía ver en la calle. Me quedé sin trabajo… Me echaron del trabajo -declaró quedamente- me despidieron -levantó un poco el tono- cerraron varias aulas, y aquí, estoy aquí -sollozaba apretándose las manos una con otra- estoy sola con mis dos niños… Antes que dormir con mis dos hijos otra vez en un cajero he decidido pedir ayuda.”   Esta heroína (y víctima) anónima, surmergida violentamente en las aguas heladas de la “racionalidad costo-beneficio del capitalismo” representa con su grito a los centenares de millones que con sus padecimientos hacen posible la opulencia de los plutócratas que dominan bajo su disfraz “democrático.”

Días atrás el Financial Times de Londres hizo público un informe sobre las remuneraciones que, en este contexto de crisis, percibían los máximos ejecutivos de las más grandes empresas. La nota decía que “en lo que respecta a los banqueros la era de la contención (salarial) ha terminado.” En 2010, mientras el mundo continuaba su caída libre hacia el desempleo de masas, las ejecuciones hipotecarias y el empobrecimiento generalizado de la población, la “retribución media de los máximos responsables de los 15 mayores bancos europeos y estadounidenses aumentó un 36%, hasta (alcanzar una media anual  de) 9,7 millones de dólares.” El pelotón de los bribones lo encabeza el presidente del JP Morgan Chase, Jamie Dimon, que mientras millones de estadounidenses se quedan sin empleo, ven ejecutadas sus casas y recortados (cuando no expropiados) sus haberes jubilatorios embolsó 20.7 millones de dólares, casi dos millones de dólares al mes; le sigue un tal John Stumpf, presidente de Wells Fargo, con 17,5 millones de dólares Otro de los integrantes de esa banda, Lloyd Blankfein, presidente de Goldman Sachs, hombre  pío si los hay, dijo una vez que los banqueros hacían ‘el trabajo de dios’. Por su celo sagrado percibió 14,1 millones de dólares. En el estado español, conmovido hasta sus cimientos por la oleada de manifestaciones de los “indignados”, el presidente del BBVA, Francisco González, se conforma con ganar unos 8.000.000 de dólares al año mientras que su colega del Banco Santander, el más importante de España, fue más ambicioso y calmó su ansiedad al ver recompensado sus esfuerzos en pro de sus ahorristas con trece millones de dólares. Ni hablemos, por supuesto, de las ganancias embolsadas por su jefe, el dueño del Banco Santander, don Emilio Botín-Sanz de Sautuola y García de los Ríos, Marqués consorte de O’Shea, según rezan las historias de vida más conocidas, quien previsor el hombre tuvo la precaución de depositar los ahorros de toda una vida de trabajo y sacrificios en esos tenebrosos santuarios del delito que son los bancos suizos. Podríamos seguir enumerando contrastes de este tipo a lo largo de muchas páginas, pero sería ocioso. Con mayor o menor detalle todos saben de los tremendos contrastes que presenta el capitalismo en su crisis actual, cuando la opulencia y el acelerado enriquecimiento de los ricos conviven con el empobrecimiento de las grandes mayorías sociales.

Ante esta situación cabe preguntarse por el destino de estas orgullosas y arrogantes pseudo democracias, violentamente desmistificadas y desfetichizadas al calor de la crisis. También sobre los estados que desnudaron su verdadera esencia, convertidos, al decir del viejo Hegel, en “sociedades civiles disfrazadas de estado”, es decir, en aparatos institucionales que en lugar de ser las esferas de la justicia y la eticidad universal descendieron al infierno del egoísmo universal y de la primacía de los intereses privados por encima del beneficio público. La deslegitimación de las pseudodemocracias del capitalismo avanzado es una muy buena noticia, porque se pone fin a una mentira que ni siquiera era piadosa sino infame, puesta al servicio del fortalecimiento de las oligarquías y de la opresión de los pueblos.

Dados estos antecedentes no está demás preguntarse sobre lo que realmente está ocurriendo en Europa, en el Norte de África y en Medio Oriente: ¿son revueltas populares, llamadas a extinguirse con el paso de los días, o son algo más, revoluciones?  Nunca es fácil decir cuando comienza una revolución. Lenin dijo una vez que eso ocurre cuando los de abajo  no quieren y los de arriba no pueden seguir viviendo como antes. Lo que sí sabemos es que las revoluciones son procesos y no actos; procesos que tienen un comienzo que, en principio, no parece afectar a los fundamentos del orden social. Protestas aisladas, revueltas contra el precio de los alimentos, contra los “excesos de malos gobernantes”, contra la desocupación o el súbito empeoramiento de las condiciones de vida, cuestiones todas que no cuestionan los cimientos de la sociedad. Se cuenta que María Antonieta, esposa de Luis XVI de Francia, anotó en su diario la noche del 14 de Julio de 1789: “nada de importancia, salvo un disturbio en una panadería frente a la Bastilla”. Y en la Rusia zarista, el sacerdote ortodoxo Georgi Gapón, que había organizado una asociación para evangelizar a los obreros encabezó una manifestación pacífica, crucifijo en ristre, en San Petersburgo para entregar un petitorio al zar. La respuesta fue la feroz matanza que desencadenaría la revolución de 1905, preludio necesario de la de Octubre de 1917.  Tal como lo hemos examinado en detalle en otra parte, la dialéctica de la historia: la lucha de clases y el enfrentamiento con el imperialismo, suele convertir protestas y demandas en principio asimilables por el sistema en fragorosos procesos revolucionarios.

¿Será esto lo que está gestándose en estos días? Difícil decirlo, pero hay signos inequívocos de que los poderosos dispositivos desmovilizadores y conformistas del fetichismo de la mercancía y de la pseudo democracia han dejado de funcionar. El capitalismo y la democracia liberal son una gigantesca estafa, y esa convicción se ha hecho dolorosamente carne en los pueblos de España, Grecia, Islandia, y comienza a diseminarse por otras regiones del mundo desarrollado, además del Norte de África y Medio Oriente. Esa certidumbre ya la teníamos en América Latina, pero ahora cobra nuevos bríos porque ya no se puede decir que las protestas de esta parte del mundo -la primera en rebelarse contra la tiranía del capital en su fase actual- eran producto de nuestro atraso o de la desmesurada codicia de nuestras clases dominantes; ahora es casi todo el mundo capitalista el que está en rebeldía porque allí también se está aplicando la venenosa medicina del FMI, el BM y el Banco Central Europeo. Es demasiado pronto para saber si estas protestas tendrán la virtud de desencadenar la revolución anticapitalista que la humanidad necesita imperiosamente para sobrevivir. Pero por lo menos sabemos que de ahora en más la historia será distinta: que los condenados de la tierra no quieren seguir viviendo como antes y que los ricos comienzan a percibir que no podrán seguir dominando como antes. Son condiciones necesarias -si bien no suficientes- para una revolución, lo cual no es poca cosa. Más temprano que tarde la historia dará a conocer su veredicto.

  1. Cf. Ramón Pedregal Casanova, “El Capitalismo real“, en Rebelión, 19 de Junio de 2006.
  2. Rosa Luxemburgo y la crítica al reformismo socialdemócrata“, estudio introductorio a la nueva edición de ¿Reforma Social o Revolución?, de Rosa Luxemburgo (Buenos Aires: Ediciones

“crisis” de medio oriente

Estamos conmovidos por todo lo que esta ocurriendo en medio oriente,
pero ello no debe distraernos de las verdaderas causas que lo provocan,
sin tener en cuenta el estado actual de las economias del primer mundo.
La tremenda crisis financiera y especulativa por la que atraviesan los
paises desarrollados, su avidez de recursos que provienen del resto del
mundo -sobre todo energia y materia prima barata- han tenido la impronta
de alcanzarlos a cualquier precio, sin que se rasgaran las vestiduras al
sostener gobiernos afines de toda calaña soguzgando voluntades bajo el
terror o el sometimiento invasor, creando conflictos o exacerbando las
posiciones fundamentalistas con un claro sentido geopolitico.
Seria ingenuo pensar que atras de estos movimientos -legitimos y masivos-
no se esconde una clara intencion de debilitar el fragil equilibrio entre
judios y arabes,dando cabida a la participacion mas efectiva y por ende
menos negociadora, de militares mas radicalizados en el ejercicio del poder
que solo traera aparejada una nueva escalada belicista en la region.
No creo que sea casual que el principal instigador de los legitimos levantamientos populares , sea precisamente el director de Google para la region
-con todo lo que ello significa- y que la simultaneidad en diversos paises provenga de un plan unificado donde no hay, hasta donde hemos podido ver un “que se vayan todos” sino un recambio de figuras en el primer orden y un ascenso del PODER MILITAR en las decisiones y el gobierno y es dificil creer que cambie la situacion dramatica de una poblacion sufriente.Las depresiones economicas se han solucionado con guerras.El crack de los 30 genero la mas cruel en vidas humanas, hoy en apariencia no existiria tal peligro, pues entonces hay que crearlo.La situacion de aislacion y continuos escarceos con Iran sumados a estos ingentes esfuerzos por sumar mas paises con regimenes fundamentalistas, no deja de ser algo preocupante, sobre todo porque alli hay recursos infinitos para solventar presupuestos de guerra, por donde se dilapidan billones de petrodolares en armar ejercitos y empobrecer aun
mas a una poblacion que la mira de afuera.Ojala estos movimientos traigan aparejados esos cambios tan necesarios para modificar esta dura realidad, pero en lo que me es personal, mi
escepticismo aumenta a medida que pasan los dias y se conocen mas elementos que demuestran que no hay plan politico alternativo ni dirigentes con peso para promover otra cosa que no sean los ya clasicos y gastados generales de las fuerzas armadas, cuya ideologia precisamente no es la paz.

FRAI BETO , sobre clima y responsabilidaddes…

(*)Carlos Alberto Libânio Christo (Frei Betto –1944) Fraile dominico brasileño, teólogo de la liberación. Es autor de más de 50 libros y de más de 20 Premios a su obra. En 1966, en dictadura fue encarcelado y torturado. En 1966 paso 4 años en la cárcel militar. Al ser liberado se mudo a una favela de São Paulo. Lula da Silva es su amigo personal y también Leonardo Boff. En los años ’80 empezó a asesorar a algunos «países socialistas» sobre las relaciones Iglesia-Estado. Viajó a Cuba, Checoslovaquia, China, la Unión Soviética, Nicaragua y Polonia
.
La catástrofe en la región montañosa de Rio de Janeiro, publicada con todo despliegue, ha conmovido corazones y mentes, logrando movilizar al gobierno y la solidaridad. Pero queda siempre una pregunta: ¿quién ha tenido la culpa?, ¿quién es responsable de la pérdida de tantas vidas? Del hecho de que los noticiarios muestran los efectos sin abordar las causas se saca la impresión de que la culpa la tuvo el azar. O, si se quiere, san Pedro. La ciudad de Sao Paulo se desbordó y el alcalde en ningún momento hizo autocrítica de su administración. Apenas echó la culpa al exceso de agua caída del cielo. El mismo cinismo se repitió en varios municipios brasileños que quedaron bajo las aguas.

Sin embargo no sucede nada por casualidad. En 2008 el huracán Ike atravesó Cuba de sur a norte, derribó 400.000 casas, causó un daño de 4.000 millones de dólares y murieron 7 personas. ¿Por qué no fue mayor el número de muertos? Porque en Cuba funciona el sistema de prevención de catástrofes naturales, mientras que en el Brasil el gobierno ha prometido instalar un sistema de alerta… ¡en 2015! El ecocidio de la región montañosa fluminense tiene responsables. El principal de ellos es el poder público, que nunca promovió la reforma agraria en el país. Nuestras enormes extensiones de terreno están en manos del latifundismo o de la especulación. De tal modo el desarrollo brasileño se dio según el modelo ‘saci’, de una sola pierna, la urbana.

En la zona rural hacen falta carreteras, energía (el programa Luz para todos llegó con Lula), escuelas de calidad y sobre todo empleos. Para escapar de la miseria y del atraso el brasileño emigra del campo a la ciudad. Por eso hoy más del 80% de nuestra población abarrota las ciudades. En los países desarrollados, como Francia e Italia, vivir fuera de las megápolis es disfrutar de una mejor calidad de vida. Pero aquí basta con salir del casco urbano para encontrarnos con calles sin asfaltar, casuchas en ruinas, gentes con la señal en el rostro de la pobreza a la que están condenadas.

 

.

 


Nuestros municipios no tienen un plan urbanístico ni control sobre la especulación inmobiliaria. Se invaden selvas vírgenes, se contaminan ríos y lagos, se deforestan montes, se ocupan áreas de reserva ambiental. ¡Y todavía hay quienes insisten en flexibilizar el Código Forestal! Darwin enseñó que, en la naturaleza, sobreviven los más aptos. Y el sistema capitalista creó estructuras para promover la selección social, de modo que los miserables se mueran cuanto antes. En las guerras es a los pobres y a los hijos de los pobres a quienes se lleva a los frentes de combate. Ingresar en EE.UU. y obtener documentos legales para vivir allí es una epopeya que exige riesgos y mañas. Pero cualquier joven latinoamericano dispuesto a alistarse en sus Fuerzas Armadas encontrará las puertas abiertas de par en par.

Los pobres no se mueren de muerte repentina (por cierto que en Bélgica se fabrica una cerveza llamada Muerte súbita). La selección social no se da con la rapidez con la que las cámaras de gas de Hitler mataban judíos, comunistas, gitanos y homosexuales. Es más atroz, más lenta, como una tortura que se prolonga día a día, mediante la falta de dinero, de empleo, de escuela, de atención médica, etc. Expulsados del campo por el ganado que invade incluso la Amazonía, por los cañaverales donde se practica el trabajo semiesclavo, por el cultivo de la soya o por las inmensas extensiones de tierras ociosas a la espera de su revalorización, las familias brasileñas emprenden el camino de la ciudad con la esperanza de una vida mejor.

No hay quien las reciba, las oriente, quien se preocupe de sus condiciones de salud, su aptitud profesional o la escolaridad de sus niños. Recibida por un pariente o amigo, la familia se instala como puede: ocupa las laderas, arma una champa en la periferia, amplía la favela. Y todo le resulta muy difícil: alistarse en el programa Bolsa Familia, conseguir una escuela para sus hijos, encontrar atención sanitaria. Urgida por la sobrevivencia, busca la economía informal, una ocupación cualquiera y a veces la ilegalidad, la criminalidad o el tráfico de drogas.

Es este darwinismo social, que favorece la acumulación de mucha riqueza en pocas manos (65% de la riqueza del Brasil está en manos de apenas el 20% de la población), el que hace de los pobres víctimas de la indiferencia del gobierno, de la falta de planificación y del rigor de la ley contra los que, ansiosos por multiplicar su capital, ignoran los marcos legales y fomentan la especulación inmobiliaria. ¡Y todavía quieren flexibilizar el Código Forestal, repito!
.
(+)Se denomina darwinismo social la creencia que la evolución social puede ser explicada por medio de leyes de la Evolución biológica.[1] Ha sido definido -en un sentido amplio- como “aquella teoría que afirma que las leyes sociales forman parte de las leyes naturales, y que pone en primer plano la lucha entre individuos o grupos humanos como fuente de progreso social y biológico”.[2] En ese sentido, es una propuesta -o, mas correctamente, un conjunto de propuestas políticas- acerca del progreso o cambio social que proclaman basarse en las percepciones de Darwin.[3]
Conviene notar que la mayoría de los “darwinistas sociales” no se denominan de esa manera a si mismos, percibiendose simplemente como aplicando las leyes de la biología a la sociedad, tentativa generalmente vista como iniciandose con los trabajos de, primero, Herbert Spencer acerca de la evolución y, posteriormente, las de Francis Galton acerca de lo que llego a llamarse eugenesia (Wikipedia

Sobre la ¨crisis¨ y los crispados…

LO QUE NOS DEJAN LAS ¨CRISIS¨
Aun resuenan los ecos sobre el fastuoso salvataje
que la Union Europea ha decidido promover para,
de alguna manera, intentar salvar un acuerdo, que
ya a esta altura, ademas de costoso en terminos
economicos, pareciera llevarlos inexorablemente al
fracaso.Ante esta situacion, en la que los que van a
terminar perdiendo son siempre los mismos,cabe
reflexionar sobre que enseñanzas nos deberia dejar
esta desquiciada realidad de hoy.
En primer termino, por el momento y a falta de ´algo¨
que lo sustituya, el capitalismo de mercado va a
seguir funcionando como tal y las ¨regulaciones´ lejos
de ser soluciones permanentes, parecen intentar salvar
un sistema financiero que se regula solo en funcion de
sus intereses.Por lo tanto no deben esperarse otras
alternativas que enfocar las dificultades por el lado
de los desquilibrios fiscales y los consabidos ajustes,
que los organismos internacionales preveen para
estos casos, tanto si se trata de un pais del tercer
mundo, como a uno del primero.
La dinamica que el capitalismo le ha dado a las
sociedades actuales hace dificil cualquier cambio radical,
La tasa TOBIN y las supuestas regulaciones bancarias
que estan hoy en el tapete intentan abordar estas
cuestiones PERO SIEMPRE DESDE LA MIRADA
DE LOS QUE DICTAN LAS DESIGUALDADES
por lo que es logico que mas que soluciones, lo que
se esta tratando es de preservar este estado de cosas
cueste lo que cueste, y se usa la guerra mas que nada
para que las economias de muchos paises en crisis
retomen un nivel de crecimiento que les permita
afrontar con recursos del tercer mundo sus infames
desequilibrios .
El tiempo juega a favor de los mas poderosos, ya que
la brecha entre intencion-accion se agranda y ciertos
paises como ISRAEL ven la oportunidad de continuar
la limpieza etnica de PALESTINA y no reparan en
cuestiones eticas, ya que se sienten lo suficientemente
fuertes para hecer lo que les plazca, ante una comunidad
internacional que mira para otro lado. Esta impunidad
que en este caso es militar, pero que podria ser tambien
economica -FMI, BANCO MUNDIAL, OCDE, ETC,-
hace que el resto de los paises subdesarrollados o
mas pobres, vean desde la vidriera lo que se esta
cocinando adentro sin la menor oportunidad de
intervencion , y los ¨cambios¨ o supuestas
¨regulaciones¨ , siempre van a tener como finalidad
CONSERVAR LOS PRIVILEGIOS DE LOS PAISES RICOS
en detrimento del resto del mundo, -que a esta altura
parece haber perdido el tren del supuesto progreso-.
Creo que mientras se puedan seguir financiando con
los recursos infinitos del resto de las sociedades ,
no va a haber lugar para cambios de importancia ,
ya que las economias mas pequeñas son las mayores
proveedoras de los recursos financieros que necesitan
las grandes para seguir sometiendolas.
Casi un reflejo, aplicado a las economias, de la
vision hegeliana de la logica del amo y el esclavo.
Una profunda revision de la forma en que se
desarrolla este sistema ,-donde los recursos que
necesita para su funcionamiento salen de tributaciones
regresivas al consumo-,deberia ser parte necesariamente
de la agenda de trabajo, donde la especulacion ,
la concentracion y el dinero anonimo de fondos
de dudoso origen, sean la base de una nueva forma
de recaudar, que intente modificar una economia de
renta , en otra de produccion e inversion que mejore
la calidad de vida de un tercer mundo desesperado
y cada vez mas desesperanzado.

pobreza y sociedad

es muy comun hoy referirse a los problemas de seguridad, como una consecuencia de la falta de control o ineficacia de los componentes de la sociedad abocados a evitar que esto ocurra, pero muy poco de las verdaderas causas que las provocan, ya sea por desconocimiento o por que atacar a estas equivale a resignar privilegios,cosa que muy pocos estan decididos a realizar. Cualquier revision por mas simplista que se haga,determina que hay en esta problematica una serie de componentes que estan intimamente relacionados, que tienen que ver con la situacion social, economica y cultural de los individuos ,con sus perspectivas o falta de ellas y otras tantas relacionadas a su entorno y circunstancia.Que ha hecho que nuestras sociedades sean tan violentas, nos lleva a pensar que parte de la construccion de esto que hemos dado en llamar capitalismo de mercado no esta funcionando bien, pese a que los defensores de este estado de cosas, insisten en seguir profundizando, aunque por paradojico que resulte, a ellos tambien los perjudica, en el sentido que pierden el mas preciado bien de una sociedad, que es su convivencia pacifica. Hoy por hoy miles de leyes y decretos intentan en vano por la via juridica, dar solucion al incontrolable aumento de los ilicitos, se construyen lugares de detencion-correccion cada vez mas sofisticados y numerosos pero como un alud incontenible,lejos de menguar, se acrecienta esa parte de la poblacion que vive segun sus propias leyes, se relaciona con esa otra parte de la sociedad como el sitio de caza -si es legal o no esta fuera de sus razonamientos-y terminan poblando los sitios no habitables y marginales de las grandes ciudades y sus espacios para transgresores.Quizas esta llegando la hora de replantear conceptos claves en el armado de las nuevas sociedades y en la responsabilidad que le toca a cada individuo en la formulacion de soluciones y proyectos- que necesariamente deben provenir de aquellos sectores que cuentan con las herramientas de poder y comunicacion -a fin de lograr en un futuro mediato lo que hasta ahora no se ha podido:que todo individuo entienda y comprenda su rol en la responsabilidad que le cabe de derechos y obligaciones para si y sus semejantes, en esto que hemos dado en llamar civilizacion.Y en nosotros garantizar que tenga minimos derechos de educacion, salud y una actividad que lo dignifique como ser humano y como constructor de esa sociedad que tanto anhelamos.

ese ¨ ente¨ que esta y no esta…

aparece como algo amorfo ,lejano,que nos dicta lo que se puede y lo que no se puede,que nos obliga -y en muchos casos nos castiga-y en otras nos favorece, pero siempre lejano,lleno de vericuetos dificiles de entender y transitar para el que no esta lego en su burocracia,eso es para muchos, lo que solemos llamar ESTADO.Sin embargo, lejos de ser dificultoso entenderlo,mas lo es la actitud contemplativa que se toma en refencia a sus funciones y la responsabilidad que le toca a cada uno de nosostros como parte de una sociedad, en esa construccion diaria del quehacer en funcion de intereses comunes,de defensa de lo que se considera lo mejor para todos y en resguardo de toda arbitrariedad que se intente cometer.Hoy al ser representativa nuestra conformacion de quienes deciden en los diferentes poderes del estado, pareceria que esto aleja mas la posibilidad de influir en esa toma de decisiones,- que la mas de las veces parece alejada de la voluntad de quienes les han dado la responsabilidad de representarlos-y que poco es lo que se puede hacer al respecto para cambiar esta situacion.Esta es en realidad una de las muchas causas por las que pasa esto,ya que aquel que sabe que no debe rendir cuentas de sus actos y decisiones ante ese cumulo de nadies que lo voto,se siente seguro, atornillado a sus beneficios y a su butaca y lejos del arrepentimiento o la culpa por las consecuencias negativas que pudieran tener sus actos.Una actitud mas responsable en el seguimiento del trabajo del legislador,sin duda ayudaria mucho en empezar a clarificar el panorama,siempre y cuando antes le hayamos exigido que nos presente su plan de trabajo y objetivos que les hayamos aprobado…

acercar el conocimiento

Si como vemos todos tenemos buenas intenciones,todos actuamos pensando en lo mejor y accedemos al mismo conocimiento que nos llevaria a caminos correctos, deseamos lo mejor para nosotros y nuestros semejantes y el mundo nos ofrece parecidas oportunidades,no se explica entonces las enormes diferencias que nos separan a la hora de consensuar cualquier idea,iniciativa o actos comunes,salvo que tengamos sin explicitarlo “algun interes particular en la cuestion” que nos impide dar la RAZON a cuestiones que a priori parecen logicas y realizables.Nuestro punto de partida deberia ser entonces,una autocritica sobre nuestra manera de ser,sobre la honestidad y coherencia entre el discurso y la forma de manejarnos y cuanto incide nuestro propio egoismo para bien o no, en el cumulo de relaciones que manejamos,en las decisiones que tomamos a diario y en todo aquello que intentamos hacer o en lo que participamos.Hoy la sociedad nos ofrece multiples oportunidades de entendernos,gozamos de un bienestar impensado hace poco tiempo y no logramos hacer desaparecer tanta pobreza ,tanta injusticia y postergacion.No sera que en vez de dar tanto conocimiento vacio (de noticias irrelevantes,de cosas que no se necesitan,de lo poco que se hace) no tendriamos que dedicarnos a crear esa conciencia de SER HUMANO mas solidario,honesto, preocupado por su entorno,por su familia,su sociedad?Seria un primer paso,pero con algo se empieza….