Posts etiquetados como ‘jubilaciones’

Reforma Jubilatoria

Les dejo una breve guia de lo que representa el cambio jubilatorio aprobado durante esta semana en el Senado.

Qué cambia para los 9,5 millones de afiliados que pasan al Estado

El cálculo de los nuevos haberes, el destino de los fondos y otras respuestas a dudas frecuentes.

1 ¿Qué cambia con la ley?

Desaparecen las AFJP como empresas encargadas de recaudar los aportes y administrar las jubilaciones. Y se restablece un único sistema previsional público que se llamará Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA). Se mantienen las cajas profesionales y en algunas provincias, caso Buenos Aires, Córdoba o Santa Fe, los regímenes provinciales para los empleados públicos.

2 ¿Cómo quedan los afiliados y los fondos que administraban las AFJP?

Pasan al SIPA, que reconocerá los meses y años aportados a las AFJP como si hubiesen sido hechos a la ANSeS. En el momento de jubilarse, la ANSeS calculará el haber mensual según las reglas del sistema público.

3 ¿Qué pasará con los aportes voluntarios?

Esos aportes o los llamados “depósitos convenidos” (realizados en convenios con los empleadores) podrán ser transferidos a la ANSeS o a una AFJP, la que deberá reconvertirse como empresa para administrar ese dinero. Si lo transfiere a la ANSeS, la reglamentación fijará cómo mejorará su jubilación.

4 ¿Cómo se calculará el haber de los transferidos?

En el sistema público, el trabajador en relación de dependencia tiene derecho a la Prestación Básica Universal (PBU) -hoy de $ 326 mensuales- más el 1,5% del sueldo promedio actualizado de los últimos 10 años por cada año aportado. Esa jubilación se actualiza luego dos veces por año de acuerdo a la fórmula de movilidad aprobada por el Congreso.

5 ¿A dónde irán los fondos acumulados?

Esos fondos -unos $ 74.000 millones- se suman a los $ 22.000 millones que ya tiene la ANSeS. Y con los nuevos aportes, se invertirán según el menú que rige para las AFJP, pero no podrán ser hechos en el exterior

6 ¿Y los nuevos aportes?

Se mantiene sin cambios. Son $ 1.100 millones por mes que recibirá la ANSeS.

7¿Qué pasará con los ya jubilados del régimen privado?

Los que están cobrando un “retiro programado”, a través de una AFJP, cobrarán de la ANSeS. Y percibirán la renta más alta que hayan cobrado entre el 1° de enero y el 30 de septiembre de 2008. Luego se ajustará por la fórmula de movilidad. Los que cobran una “renta vitalicia”, seguirán cobrando de la compañía de seguros de retiro.

Fuente Clarin

AFJP vs. Gobierno: Guía para entender la apuesta

Las acciones, los bonos y el peso se desplomaban el martes a una tasa de dos dígitos. Anticipaban así el anuncio del Gobierno para asumir el control el sistema privado de pensiones. Para entender lo que está en juego, resumimos los momentos que marcaron el sistema de capitalización en la Argentina.


Historia
El país privatizó su sistema de pensiones en 1994. Seguía una tendencia que había arrancado en Chile, que en mayor o menor medida siguieron otros estados de la región. En el caso argentino, el sistema fue considerado como una alternativa favorable a una larga historia de incursiones del Gobierno en los fondos de las magras pensiones públicas. Las AFJP fueron criticadas por las altas comisiones cobradas para administrar los ahorros previsionales y por los bajos rendimientos de sus inversiones. En 2007, el Gobierno permitió a los aportantes al sistema de jubilación privada a retornar al sistema estatal de reparto.

Principales jugadores
* El sistema argentino cuenta con 10 AFJP, de las cuales las cinco primeras controlan el 81 por ciento de los fondos totales del sistema.
* Consolidar AFJP, del Banco Frances Banco FRA.BA, una unidad del español BBVA BBVA.MC.
* Máxima AFJP, del HSBC HSBA.L.
* Met AFJP, controlada por MetLife Inc MET.N.
* Nación AFJP, del Banco de la Nación Argentina.
* Orígenes AFJP, del Grupo ING ING.ASING.N.

Fondos
El sistema tomó unos 1.000 millones de pesos en agosto pasado provenientes de los aportes de los trabajadores. Cerca de 9,5 millones de argentinas están afiliados al sistema de capitalización, pero solamente 3,6 millones hicieron contribuciones en agosto, o sea un 38 por ciento.

Inversiones
Los fondos administrados por las AFJP sumaban unos 94.000 millones pesos (29.500 millones de dólares ) en activos al 30 de septiembre, donde casi el 55 por ciento de las inversiones corresponde a deuda del Gobierno de Argentina y el 11 por ciento a acciones locales.

Funcionamiento
El sistema privado de pensiones ganó en promedio un 14 por ciento anual desde su creación, rendimiento que parece alto en un contexto internacional. Dada que la inflación de Argentina es elevada y el funcionamiento del sistema se basa en el valor nominal de los bonos, el valor real de mercado de los activos es mucho más bajo. En los últimos 12 meses a septiembre los fondos de jubilación perdieron el 2,25 por ciento en promedio, como las acciones y los bonos han caído debido a la agitación política local y la crisis financiera global.

El gobierno se juega todo a mantener la caja

“De afuera venía un tsunami. Nosotros abrimos las ventanas y prendimos el ventilador”.

Esa imagen utilizó ayer un prestigioso economista en el intento de explicar el derrumbe del mercado financiero argentino.

En ese momento las acciones en la bolsa caían 17% y en algunos bonos públicos el descenso superaba 20%.

La desconfianza que generó el anuncio de un cambio abrupto en el régimen jubilatorio, y la decisión judicial de congelar los movimientos de inversión de las AFJP, fueron un cóctel explosivo para la actividad financiera.

Desde hacía tiempo las AFJP, además de tener en cartera acciones de las principales empresas, eran la fuente de liquidez del mercado.

Descontaban letras de bancos, de tarjetas de crédito y de fideicomisos, que eran la base del financiamiento de las ventas en cuotas de, por ejemplo, los electrodomésticos.

Todo eso ayer quedó paralizado, pero para muchos observadores ese pudo ser un costo menor.

El principal, fue el golpe a la confianza que surgió a partir de la idea de que toda medida es posible ante la necesidad de cubrir algún vacío financiero o político.

En materia financiera esa idea tiene un reflejo que es evidente.

En el caso de aprobarse, el nuevo régimen jubilatorio tiene para el Tesoro un resultado muy positivo en el corto plazo.

A partir de enero ingresarían al Estado los aportes de los actuales afiliados a las AFJP que a lo largo del año representarían $ 15.000 millones, unos US$ 4.500 millones.

Sólo con ese dinero, creen en el Ministerio de Economía, tendrían prácticamente la mitad de los US$ 10 mil millones de financiamiento que necesitan para cumplir con todos los compromisos de 2009.

Según esos números, el Estado le brinda a los acreedores la seguridad de que la Argentina no caerá en default y que cumplirá con los compromisos de la deuda.

Sin embargo, ese mismo Estado que se muestra sólido en materia fiscal, tiene títulos públicos que cayeron estrepitosamente, ofrecen rendimientos elevadísimos y, sin embargo, nadie quiere.

Ayer el rendimiento de los bonos Boden 12 superaba el 55% en dólares.

¿Quién se puede perder de ganar 55% en un título de un Estado que se asegura tener plata para pagar?

Mucha gente se lo pierde y es porque la desconfianza es gigantesca.

La historia económica abunda en casos de golpes de timón bruscos en materia impositiva, previsional y financiera. También en que los resultados siempre pueden dejar réditos a corto plazo pero costos muy grandes con el paso de los meses.

Para el Gobierno “el partido se juega en el nivel de actividad de 2009″ y su apuesta es demostrar que no hay riesgos de cesación de pagos y mantener el gasto público.

Pero el corte de liquidez le puede salir muy caro.

Según el titular de la ANSeS (ver pág. 6) en los próximos meses será el Estado el encargado de activar el financiamiento para la actividad comercial.

Ayer, después del derrumbe, compró $ 31 millones en acciones y $ 60 millones en bonos, en el intento de mejorar el clima de velorio que envolvía al mercado financiero.

La otra fuente de liquidez, la compra de dólares por parte del Banco Central, está jaquedada por la crisis internacional.

En octubre, el Central está actuando como vendedor neto de dólares para mantener calmo al mercado.

Debió desprenderse de más de 1.600 millones para mantener quiero al dólar y serenar los ánimos, pero no pudo evitar algunos costos como la suba de la tasa de interés.

Los bancos deben dar pelea con tasas de 19% anual para atraer a inversores grandes que, en muchos casos, se resisten.

Son muchos los frentes económicos que están abiertos.

La crisis internacional sigue deprimiendo el precio de la soja y los granos y, en estos días, el Estado empieza a cobrar a pleno el 35% de retenciones a la exportación.

Con precios en baja, dólar quieto y 35% de gravamen a lo que exporta, el campo tendrá algo que decir.

El corte de la liquidez tiene un final incierto y, si bien Martín Redrado, tiene muchas reservas, se desconoce por cuánto tiempo podrá seguir resistiendo.

A eso hay que sumarle un nuevo golpe a la previsibilidad de las políticas. Con excepción de una, que es constante para el Gobierno: asegurar la caja es lo primero