Archivo para la categoría ‘salarios’

Paritarias Comercio

Para algo mas de 1 millon de trabajadores de comercio, se acaba de firmar un nuevo acuerdo salarial que va a tener vigencia hasta el mes de abril, y que establece lo siguiente:

  1. Aumento de $100 no remunerativos proporcionales a las hs de contrato
  2. Suma extraordinaria de $300 a pagar en 4 cuotas de $75 entre enero y abril, no remunerativa
  3. Incremento del 100% del plus por antiguedad, integrando un 50% del aumento desde el mes de mayo y el restante desde el mes de Diciembre. Con este incremento el plus x antiguedad pasa a ser del 1% por año de servicio.
  4. Se prorroga la salarización de las sumas no remunerativas otorgadas en los años 2008 y 2009 hasta el mes de Julio, quedando a cargo del empleador los aportes de ley de los empleados de manera que mantengan el monto neto.

Estas modificaciones las recibiran los trabajadores del sector desde el mismo mes de enero.

Humanos con recursos

Acuerdo en los frigoríficos

Se llegó a un acuerdo entre los trabajadores de la carne y los frigoríficos. Contempla el pago de una suma no remunerativa de 400 pesos desde mayo hasta septiembre, cuando ese dinero será incorporado al salario y se reabrirá la negociación. La suma representa un aumento del 25 por ciento sobre el salario básico de convenio, hoy en 1600 pesos por mes y que quedará en 2000 pesos después de septiembre.

Paritarias Bancarios

Bancarios realizarán una jornada de movilización pidiendo apertura de paritarias


Este miércoles, en el horario de 10 a 12 horas, se realizará en todo el país una Jornada de Movilización del Gremio Bancario, en procura de la apertura de paritarias salariales.


En un comunicado de prensa rubricado por el secretario general de la Asociación Bancaria local, Fernando Cuesta, indicó que “en marzo del 2008 se firmaron Acuerdos Salariales por el 19,5% y transcurrido un año se continúa cobrando los mismos sueldos, quedando absolutamente rezagados en el poder adquisitivo. Lo primero a reclamar es la pérdida entre el 19,5% y el índice inflacionario, que ha mermado nuestro poder de compra”.


Y remarcó que “es por ello que se hace imprescindible la reapertura de la discusión salarial con las Cámaras empresarias. Por otra parte el sector empresario, los Bancos, han obtenido el pasado año una rentabilidad superior a la del 2.007, con lo que no hay motivos que retarden una negociación responsable”.


“Esta Asociación Bancaria inicia de esta forma lo que a nuestro entender es el principio de un plan de lucha de características nacional”, finaliza el texto.

Prevén ajustes del 11,8% en el salario de ejecutivos

Con los ojos puestos en el alza del costo de vida, el mérito personal y lo que hagan los competidores de mercado, las compañías líderes prevén un aumento salarial para su personal fuera de convenio (ejecutivos y profesionales) de un 11,8% promedio, porcentaje bastante más bajo que el que dicen haber otorgado el año último, aunque el nivel se eleva al 15,96% cuando se trata de los incrementos que se ofrecerían en forma selectiva a algunos empleados.

Eso sí: al responder a un relevamiento realizado en enero por la consultora Waston Wyatt, los directivos de las áreas de recursos humanos advirtieron que esa proyección puede ir variando, ya que este año la revisión de los presupuestos es una tarea constante.


De hecho, la encuesta ?de la que participaron 49 firmas? indagó sobre el grado de probabilidad de otorgar efectivamente el incremento proyectado. El 56% respondió que la posibilidad es media, mientras que el 38% la definió de alta y el 6% admitió que será difícil dar el incremento.


“La consulta sobre la probabilidad de dar el aumento proyectado se agregó este año. Antes ni se nos ocurría preguntar algo así, pero ahora las casas matrices van bajando sus pedidos de reducir costos, y en el área de recursos humanos el tema salarial es lo que más pesa”, explicó Marcela Angeli, directora de Human Capital Group, de Watson Wyatt.


Angeli sostuvo que, aunque en forma parcial, la incertidumbre se disipará en breve porque la mitad de las empresas que presupuestó una mejora de los ingresos laborales planea efectivizarla en el primer semestre. Las acciones se concentrarían entre este mes y el próximo.


Del total de firmas consultadas, el 77% dijo tener ya definido que dará algún tipo de ajuste durante el año. El resto no informó si tiene algún plan, o no lo determinó todavía.


Según los resultados obtenidos, el 11,8% es el nivel de aumento que se daría en los casos en que los ajustes se proyectan como generales. De las 37 compañías líderes con plan de aumentos, nueve programan dar ajustes tanto con alcance general como alzas selectivas, siempre respecto del personal fuera de convenio.


Otras tres compañías afirman que el objetivo es dar sólo ajustes generales, en tanto que 25 piensan ofrecer mejoras particulares.


“Como las empresas no saben qué probabilidad tienen de dar un segundo ajuste en el año, algunas evalúan otorgar un aumento básico para todo el mundo, y otro, más selectivo. Así, se asegurarían de que todos reciban algo”, analizó la directora de Human Capital Group.


Costo de vida


El año pasado, el segundo semestre les dejó alguna mejora a los bolsillos de los directivos del 62% de las firmas consideradas. En promedio, se dio un incremento del 10,2%, que en muchos casos se sumó a un alza de similar magnitud percibida en el primer semestre.


Según el informe de Watson Wyatt, las compañías relevadas consideran que la inflación llegaría al 18% este año.


Aunque lo que haga el mercado en general y el mérito de los empleados sean los principales conceptos mencionados como factores que definen el ajuste salarial, el análisis del costo de vida ganó espacio, frente a las respuestas dadas por las compañías en años anteriores.

Este año, los ejecutivos le empiezan a decir ‘adiós’ a los bonos por desempeño

egún una encuesta reciente realizada por la consultora Mercer entre 142 compañías (entre ellas multinacionales y locales grandes y medianas), un 10% confirmó que no pagó o que no pagará los bonos. En tanto, de las empresas que ya pagaron o que tienen previsto pagar este plus, un 12,5% aún no definió el pago y un 16,4% pagó, pero lo hizo por debajo del target.
“Un año atrás, más del 90% de las firmas pagó por encima del target. Ahora, hay más apertura en función de cómo le fue a cada uno”, explica Javier Tabakman, director de Capital Humano para Latinoamérica Sur de Mercer, quien ayer presentó los datos frente a un auditorio compuesto por gerentes y directivos del área de Recursos Humanos de las principales compañías del país. Sin embargo, los efectos de la actual crisis económica se verán más claramente recién en 2010, fecha en la que se pagarán los bonos por el desempeño de 2009. “Lo que vemos ahora ilustra que en 2008 a la Argentina le fue bien, porque la crisis recién empezó en el último cuatrimestre. Es probable que los bonos del primer trimestre de 2010 sean muchos más bajos o directamente cero”, señala Tabakman.


Por otro lado, los datos de la encuesta también revelaron que las empresas tienen previsto otorgar aumentos salariales a su personal fuera de convenio de un 15% a lo largo de este año. El dato surge de la consulta a 334 compañías (entre ellas multinacionales y locales grandes y medianas). Sin embargo, los especialistas estiman que no todas llegarán a cumplir esa meta. “Tengo sospechas de que eso quizás no suceda. El panorama no es muy alentador”, asegura Tabakman.


El 78% de las empresas aseguró que otorgará incrementos durante este año, de las cuales un 73% indicó que lo hará en una sola vez. Mientras tanto, el 13% de las compañías ya retrasaron el primer aumento para después de julio.


En cuanto a los despidos, otro de los temas consultados, un 43% de las compañías despidió empleados –en promedio despidieron a un 4,9% de la nómina–. En el caso de las organizaciones que cuentan con personal contratado, un 28% confirmó que anuló contratos.

El Gobierno fija en 15% el tope para la negociación salarial

Lo dijo el secretario de Seguridad Social. Las empresas darían un porcentaje similar.


Como suele pasar con el rostro de la azafata del avión en problemas, las caras de los gerentes de recursos humanos de las principales empresas de la Argentina, ayer, lo decían todo.


En el seminario que organizó la consultora Mercer en el hotel Four Season, al que asistieron 290 ejecutivos, la conversación giró en torno a cómo estaban navegando la crisis. De aquella expresión satisfecha y tranquila del año pasado, cuando el tema pasaba por la negociación con los gremios, ahora se les nota ansiedad y angustia en empresas que se están hamacando. Muchas adoptaron planes de retiro voluntario y despidieron personal contratado. Pero, a diferencia de otras épocas, dejan como último recurso un ajuste generalizado del plantel.


En ese seminario la sorpresa la dio Walter Arrighi, secretario de Seguridad Social. Confesó que para el Gobierno, el techo de suba salarial debe ser 15% este año. La cifra, dista del 23% promedio de 2008, según la encuesta anual de Mercer o del 25,2%, de acuerdo con el INDEC. De alguna manera, Arrighi tomó distancia con los aumentos que acordaron gremios como empacadores de fruta o encargados de edificios que cerraron trato con el 25% de suba.


La proyección de Arrighi coincidió con el porcentaje que imaginan las propias empresas. Mercer difundió un sondeo entre las firmas de tamaño medio y los aumentos previstos para este año arrancan en 12% en el caso del campo y la construcción, 15% en el automotriz, sectores de consumo masivo y los vinculados al entretenimiento. Y aquellos rubros, que lideraron las alzas salariales de 2008, como el petróleo, esta vez moverían 13,8% los salarios.


El dato curioso es que, pese a la crisis que casi todas las empresas ya sienten o prevén en el corto plazo, un 78% de los encuestados ( 334 firmas líderes) piensa dar aumento de sueldo. Eso sí, repartido en dos o tres veces a lo largo del año. Cuando se les preguntó sobre los planteles, estas fueron las respuestas:


El 43% admite haber despedido personal. La decisión abarcó en promedio al 4,9% de la nómina.


En aquellas compañías con personal temporario, el 28% de las empresas anuló los contratos. En promedio afectaron al 33% del personal contratado.


Entre tanto, las empresas están afilando costos por todos lados. Algunas, aunque consideran que se trata de un derecho adquirido, planean reducir el presupuesto de cobertura médica. La alternativa, que analiza un 20% de firmas de primera línea, consiste en cofinanciar la cuota con los empleados.


Durante las exposiciones y en la intimidad de las charlas de mesa, los gerentes de recursos humanos diferenciaban claramente la política de las multinacionales de la que hoy aplican las firmas de capital nacional. Y en lo que ya parece el mundo del revés, los que se desempeñan en las multis se sienten más inseguros y temen resoluciones más drásticas, en paralelo con la situación que viven las casas matrices. En las empresas domésticas, en cambio, hay una sensación de deja vu con esta crisis.


Por las dudas, Javier Tabakman, director de Mercer, dio consejos a los que se ocupan de los recursos humanos: “manéjense con prudencia, den contención y no pierdan la visión de futuro, conserven a los mejores, porque la crisis, en algún momento, se va a terminar”.


Piden abrir la paritaria de los metalúrgicos

La Unión Obrera Metalúrgica (UOM) pidió formalmente al Ministerio de Trabajo que convoque a la paritaria del sector. El convenio metalúrgico -que agrupa a más de 200.000 trabajadores- vence a fin de mes. Su cometido principal es acordar un nuevo ajuste salarial, aunque la UOM aún no fijó cuál será el reclamo salarial.Con este pedido, ya son varios los gremios que están en paritarias. Entre otros, Encargados de Edificios, Calzado y Bancarios quienes reclaman una suba anual del 25%. Se espera que en los próximos días pida también la apertura de la paritaria el gremio de la construcción.Esta vez el convenio del gremio de camioneros, que años atrás lideraba las paritarias del año, vence en junio.


GOBIERNO, EMPRESARIOS Y SINDICATOS

Negocian un subsidio para evitar despidos en la industria


Gobierno, empresarios y gremios negocian un subsidio oficial para los empleados que sean suspendidos temporalmente por causa de la crisis. Ya lo denominan “subsidio para las horas caídas”. Implica que el Estado se haga cargo de pagarles el sueldo, o al menos una parte, a los obreros que tengan “vacaciones” forzosas por caída de producción en las fábricas. La medida apunta a evitar que se concreten despidos. Por ahora, la negociación apunta a pequeñas y medianas empresas de sólo algunos sectores como el metalúrgico, pero sería una prueba piloto. “Estamos negociando un sistema para mantener las fuentes de trabajo en lugar de ir al despido porque no queremos perder a los operarios con oficio ni el gremio quiere quedarse sin afiliados”, se sinceró ante Clarín el titular de Admira (la cámara que agrupa a los industriales metalmecánicos), Sergio Vacca, quien integra la delegación que viajó a Brasil.


Detrás de esta iniciativa están el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, y su par de Producción, Débora Giorgi. Ambos funcionarios ya se reunieron con empresarios metalúrgicos y con el titular de la UOM, Antonio Caló. Incluso la semana pasada el gremio prestó su escenografìa para un encuentro de su titular y su mesa directiva con los industriales metalmecánicos y siderúrgicos.


De ese encuentro ya surgió un borrador que estaría en manos del ministro Tomada. Según fuentes oficiales y cercanas a la negociación, el dinero saldría del actual Fondo de Desempleo y Capacitación que maneja la cartera laboral. Hoy por esa vía los desocupados reciben 225 pesos mensuales. El pago al obrero suspendido saldría de esos recursos presupuestarios, aunque otras fuentes oficiales no descartaron que pudieran surgir de los fondos del ANSeS.


Hasta ayer, fuentes de la cartera laboral dijeron que no hay ninguna reunión próxima con la UOM y en ese gremio mantuvieron el silencio.


“Sólo en lo que va del año, el nivel de actividad de la siderurgia se derrumbó un 80% respecto del mismo período del año pasado”, disparó David Uriburu, directivo de Techint.


Entre las metalúrgicas y siderúrgicas pisan fuerte las pequeñas y medianas empresas que representan al 40% de las fábricas del sector y emplean a 30.000 obreros.


En Adimra tienen pronósticos que asustan tanto a industriales como a los sindicatos. Según Vacca y el secretario de la entidad, Gerardo Venutolo, el nivel de actividad en lo que va del año cayó un 50% respecto del año anterior y el derrumbe en el empleo ronda el 10% en igual plazo.


Fuente Clarìn

Panorama Sindical

El adelantamiento de las elecciones legislativas para el 28 de junio podría llevar a algunos gremios a revisar sus estrategias de negociación salarial. El ejemplo a seguir sería el de los choferes del transporte de pasajeros, que arreglaron $ 250 de suma fija hasta agosto, para volver a discutir en cuatro meses, cuando aclare el panorama político.

Igualmente, una buena cantidad de paritarias ya se pusieron en marcha y tienen como denominador común el reclamo de un aumento salarial de 25%.

El SUTERH (Encargados de Edificio) arrancó en la punta, pero ya hicieron el mismo pedido Calzado y Bancarios. También lo harán los sindicatos de la alimentación.

Agustín Amicone, secretario general del sindicato del calzado comentó a Clarín que la paritaria del sector ya se reunió tres veces sin llegar a un acuerdo. “Pedimos el 25% por un año y la última oferta fue del 7% por 7 meses, encima no remunerativo. La rechazamos y solicitamos la intervención del Ministerio de Trabajo”. El convenio venció en febrero.

Otro sindicato que pidió “alrededor del 25%” fue el de bancarios. En los últimos convenios, la Asociación Bancaria firmó acuerdos anuales y ahora quiere lo mismo: un porcentaje sobre todas las categorías. “El sector empresario, que ha tenido un lustro de alta rentabilidad, ahora debe ceder parte de la renta para mantener el poder de compra de los salarios. 2008 fue para los bancos el mejor año de los últimos diez, por ello no hay ningún obstáculo para un aumento salarial suficiente”, dice Juan José Zanola.

La paritaria de Encargados de Edificios (porteros) ya se reunió dos veces, sin acuerdo. Pero sobre la base de que los empresarios otorgaron un extra de $ 380 -equivalente al 25% de la categoría más baja, que se pagó en 2 cuotas en enero y febrero- el SUTERH estima que podrá cerrar el convenio con un incremento muy cercano al 25 % pedido.

Aunque vence en abril, los distintos sindicatos de la alimentación comenzaron a intercambiar posiciones. “El consenso es reclamar entre un 25 y 28%”, adelantó el abogado del sector sindical, Lucio Garzón Maceda.

En la construcción, aunque el convenio vence a fin de mes, hasta el momento no hay negociaciones, ni formales ni informales, pero el sector empresario dice que estaría en condiciones de otorgar un aumento que rondaría el 12 o 13%.

El convenio metalúrgico vence el próximo 31 de marzo. “En otros años, para esta fecha, ya hacía un mes que estábamos negociando”, admiten en la ADIMRA (Asociación de Industriales Metalúrgicos), pero “por ahora no se habla del tema. Estamos más concentrados en evitar más suspensiones que en discutir subas salariales”, agregan los industriales. De todas maneras, admiten que hubo contactos entre las distintas cámaras para consensuar cómo hacer frente al inminente pedido sindical.

Por su parte, el convenio del Sindicato de obreros curtidores vence en abril. “Tenemos expectativas ante las paritarias pero no podemos hablar aún de porcentajes. Si nos preocupa que el sector empresario no manifiesta solidaridad con los trabajadores en un contexto de crisis internacional, que ya generó miles de despidos en nuestra actividad”, indicó el secretario general, Walter Correa. Tampoco quieran hablar de porcentajes en la Federación que agrupa a los frigoríficos.

En tanto, el viernes pasado se publicó en el Boletín Oficial el laudo para el sector de empacadores de fruta de Río Negro y Neuquén, como informó Clarín. El sindicato había pedido un 35% sobre las escalas vigentes y la productividad, mientras la parte empresaria ofreció un 21% y un 10% por productividad.

El laudo -de cumplimiento obligatorio- fijó un incremento del sueldo básico de la Categoría Embalador de Primera del 25% a partir del 1° de enero hasta el 31 de diciembre de 2009, que incluye los conceptos de Temporada y Presentismo, de acuerdo a los porcentajes vigentes, y en forma proporcional a las restantes categorías y especialidades. Y una suba del 17% sobre los premios por productividad

Encuesta de tendencias de Salarios Profesionales

Prevén ajustes del 11,8% en el salario de ejecutivos

Algunos empleados fuera de convenio recibirán hasta un 16% más

Silvia Stang

Con los ojos puestos en el alza del costo de vida, el mérito personal y lo que hagan los competidores de mercado, las compañías líderes prevén un aumento salarial para su personal fuera de convenio (ejecutivos y profesionales) de un 11,8% promedio, porcentaje bastante más bajo que el que dicen haber otorgado el año último, aunque el nivel se eleva al 15,96% cuando se trata de los incrementos que se ofrecerían en forma selectiva a algunos empleados.

Eso sí: al responder a un relevamiento realizado en enero por la consultora Waston Wyatt, los directivos de las áreas de recursos humanos advirtieron que esa proyección puede ir variando, ya que este año la revisión de los presupuestos es una tarea constante.

De hecho, la encuesta ?de la que participaron 49 firmas? indagó sobre el grado de probabilidad de otorgar efectivamente el incremento proyectado. El 56% respondió que la posibilidad es media, mientras que el 38% la definió de alta y el 6% admitió que será difícil dar el incremento.

“La consulta sobre la probabilidad de dar el aumento proyectado se agregó este año. Antes ni se nos ocurría preguntar algo así, pero ahora las casas matrices van bajando sus pedidos de reducir costos, y en el área de recursos humanos el tema salarial es lo que más pesa”, explicó Marcela Angeli, directora de Human Capital Group, de Watson Wyatt.

Angeli sostuvo que, aunque en forma parcial, la incertidumbre se disipará en breve porque la mitad de las empresas que presupuestó una mejora de los ingresos laborales planea efectivizarla en el primer semestre. Las acciones se concentrarían entre este mes y el próximo.

Del total de firmas consultadas, el 77% dijo tener ya definido que dará algún tipo de ajuste durante el año. El resto no informó si tiene algún plan, o no lo determinó todavía.

Según los resultados obtenidos, el 11,8% es el nivel de aumento que se daría en los casos en que los ajustes se proyectan como generales. De las 37 compañías líderes con plan de aumentos, nueve programan dar ajustes tanto con alcance general como alzas selectivas, siempre respecto del personal fuera de convenio.

Otras tres compañías afirman que el objetivo es dar sólo ajustes generales, en tanto que 25 piensan ofrecer mejoras particulares.

“Como las empresas no saben qué probabilidad tienen de dar un segundo ajuste en el año, algunas evalúan otorgar un aumento básico para todo el mundo, y otro, más selectivo. Así, se asegurarían de que todos reciban algo”, analizó la directora de Human Capital Group.

Costo de vida

El año pasado, el segundo semestre les dejó alguna mejora a los bolsillos de los directivos del 62% de las firmas consideradas. En promedio, se dio un incremento del 10,2%, que en muchos casos se sumó a un alza de similar magnitud percibida en el primer semestre.

Según el informe de Watson Wyatt, las compañías relevadas consideran que la inflación llegaría al 18% este año.

Aunque lo que haga el mercado en general y el mérito de los empleados sean los principales conceptos mencionados como factores que definen el ajuste salarial, el análisis del costo de vida ganó espacio, frente a las respuestas dadas por las compañías en años anteriores.

Sondeo entre gobiernos y gremios / Hay 1174 empresas en conflicto

La crisis afectó a más de 32.000 trabajadores en todo el país

Fueron despedidos, suspendidos o sufrieron reducciones de la jornada laboral o del salario

Desde el estallido de la crisis mundial en octubre, los conflictos laborales se acumulan en los despachos de los ministerios de Trabajo de varias provincias. De acuerdo con un relevamiento en esas carteras, y según fuentes gremiales, en el mercado formal de trabajo más de 32.000 personas están afectadas por despidos, suspensiones, reducciones de jornada y quitas salariales, mientras que cerca de 1174 compañías solicitaron conciliaciones y aperturas de procedimientos de crisis de empresa, una instancia de negociación entre empresarios y trabajadores para mitigar el impacto de las cesantías. Las actividades más afectadas son las vinculadas al sector automotor, la industria exportadora y el campo.

En la provincia de Buenos Aires, el Ministerio de Trabajo contabilizó un total de 440 despidos, 1801 suspensiones y 177 trabajadores formales afectados por reducciones de la jornada laboral. Unas 125 empresas admitieron conflictos y a 30 de ellas ?metalúrgicas, autopartistas y curtiembres? se les concedió la apertura del procedimiento preventivo de crisis.

En la ciudad de Buenos Aires, las actividades gastronómica, hotelera, textil, bancaria, el comercio y la construcción son las que más sintieron el impacto de la crisis en el empleo. “Desde noviembre hasta el 11 de febrero, se formalizaron 800 acuerdos conciliatorios, y hay tres procedimientos de crisis de empresa en trámite”, dijo el subsecretario de Trabajo porteño, Jorge Luis Ginzo.

En Córdoba, de acuerdo con la Secretaría de Trabajo, los procedimientos de crisis suman 130 e involucran a un total de 1374 trabajadores, que perciben subsidios provinciales y nacionales. En la industria automotriz, a las 300 cesantías efectuadas en Renault, en 2008, y a los 150 contratos eventuales que no se renovarán el 31 de marzo, en Iveco, se suman 500 puestos de trabajo en riesgo de empleados con contratos eventuales en Volkswagen y la autopartista Gestamp.

Los empleos en peligro, en Santa Fe, se elevan a 8400, según la viceministra de Trabajo, Alicia Ciciliani. “Son 3500 trabajadores afectados por suspensiones, reducciones de jornada y recortes en los ingresos, y 4900 que cobran un complemento salarial de 600 pesos del Programa de Reconversión Productiva, a cargo del Ministerio de Trabajo de la Nación.” Las solicitudes de apertura de procedimientos preventivos ascendió de 59 a 64 en la última semana. Los sectores con más dificultades para sostener la nómina de trabajadores son el metalúrgico vinculado a la agroindustria ?con 16.000 puestos de trabajo?, la automotriz y las curtiembres, con 6000.

El referente de la CGT de Mendoza Jorge Córdova calculó que las desvinculaciones en esa provincia ascienden a 4000, y afirmó que los sectores más perjudicados son el comercio, la industria, el metalmecánico y del petróleo, según informó a DyN. El presidente de la Federación Económica de Mendoza, Adolfo Trípodi, estimó que los despidos en su sector fueron 85 entre enero y febrero.

En Formosa, 9000 trabajadores de la industria de la madera trabajan con la jornada reducida, mientras que 4000 obreros de la construcción no tienen empleo, según el secretario general del Sindicato de la Industria y la Madera, Juan Carlos Gómez, y su par de la Unión de Obreros de la Construcción (Uocra) de esa provincia, Hilario Martínez. En la Subsecretaría de Trabajo, a cargo de Lino Echeverría, afirmaron que “no se recibieron notificaciones sobre despidos en masa o suspensiones”.

En Tucumán, en el sector rural se produjeron 567 despidos, según la delegación de la Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (Uatre). En la construcción, hubo unos 1500; en textiles, unos 1000 ?entre despidos y suspensiones?, y en el comercio, 400. La Secretaría de Trabajo de la provincia reveló que se presentaron dos procedimientos de crisis este año, a lo que no se les hizo lugar.

En La Pampa, el comercio y la construcción son los sectores en los que la crisis mundial dejó sus huellas en el empleo. Sólo en Santa Rosa se perdieron 1000 puestos de trabajo, según informó el secretario general de la Uocra y diputado Roberto Robledo, mientras que en el comercio se cuentan unos 150 despidos desde diciembre, cuando se sintió la caída de las ventas, dijo el secretario general del Centro Empleados de Comercio (CEC), Carlos Nemesio.

En Neuquén no se iniciaron procedimientos preventivos de crisis, pero el sector petrolero presenta problemas. Según el secretario general del sindicato de Petroleros Privados, Guillermo Pereyra, cerca de 2000 trabajadores que no fueron despedidos están en sus casas y no cobran adicionales.

Agustina Rato
Con la colaboración de las corresponsalías del interior

La metalurgia, con Giorgi por los despidos

  • “Estamos teniendo muchos despidos, casi 20.000″, alertó ayer en radio El Mundo el líder de la Unión Obrera Metalúrgica, Antonio Caló, que hoy se reunirá con empresarios del sector y la ministra de la Producción, Débora Giorgi. “Marzo va a ser el piso en el mercado laboral”, anticipó Caló, y advirtió que pedirá subas salariales: “Las empresas tienen ganancias acumuladas”.

Fuente La Naciòn

Salarios 2009

Ante el poco margen de maniobra para otorgar a sus empleados incrementos salariales que le ganen a la inflación real estimada para este año –que rondaría entre 15 y 20%- muchas de las empresas argentinas ya barajan la opción de darle mayor importancia a la parte variable de la compensación, como vía alternativa para mejorar el poder adquisitivo del personal en momentos en que no pueden subir sus costos fijos.
“Dado que este año las compañías se van a ver complicadas para elevar los costos fijos, deberán abocarse a otras opciones, y de ahí es que surge la alternativa de seguir con los programas de pago variable, incrementando por ejemplo de 20 a 25% el target, en lugar de darles el 15% de aumento salarial”, sostiene Florencia Derevill, gerente de Compensaciones de Hewitt.
Un reciente estudio realizado por la consultora a nivel regional enfatiza que “durante los tiempos de incertidumbre económica, la tasa fuerte de pago variable, contrastada con el desenvolvimiento de la compañía, así como también el desempeño individual, pueden ser una excelente herramienta.”

La razón- según Hewitt- es que “permite que la inversión en remuneración fija de la compañía sea bien manejada sin generar un impacto en la motivación de los empleados.”

Los resultados de la encuesta confirman esta opción, ya que a pesar de la crisis un 90% de las empresas no modificará ni reducirá el pago variable.

No obstante, para que esta parte de la compensación no se convierta en un “arma de doble filo” para los empleados, las compañías seguramente van a tener que revisar las metas y objetivos de ventas y facturación fijadas en el presupuesto para este año, advierten desde Hewitt.

Según Deverill, “las empresas van a ver afectados los pagos variables porque seguramente no van a llegar a las metas fijadas, por lo cual lo van a tener que ir corrigiendo a medida que pase el tiempo porque el presupuesto que hicieron para el 2009 no lo van a poder cumplir.”

Aumentos versión 2009
En sintonía con la tendencia regional (ver gráfico a continuación) hacia fines de 2008, el 63% de las empresas argentinas encuestadas había realizado un cambio en sus presupuestos destinados a incrementos salariales. El ajuste rondó entre un 3 y 5% (segundo gráfico) dependiendo del grupo de empleados.


Según Derevill, en el 2009 las compañías otorgarán incrementos a su personal, si bien no serán en torno al 25% como se especulaba que iba a suceder previo al estallido de la crisis financiera mundial y su impacto en la economía local.

“Al armar los presupuestos las empresas lo hicieron en base a ciertas previsiones. Sin embargo, no todas los corrigieron. Muchas organizaciones siguen pensando en dar incrementos en marzo”, sostiene Deverill.

Y añade: “Las subas serán de entre un 15 y 18% anual. De ese porcentaje en los próximos meses van a otorgar alrededor de un 12% y los cuatro o seis puntos restantes los van a dar en el segundo semestre de acuerdo a cómo evolucione la economía. Sin embargo, la mayoría sabe que si la situación no mejora eso es lo primero que le van a cortar desde las casa matrices.”

Personal clave
Así sea mediante una política, o en forma discrecional, al momento de mejorar salarios las empresas -sobre todo en épocas de vacas flacas- priorizan al personal clave (es decir, a aquellas personas que son fundamentales en la organización y que no quieren perder) y después ven si pueden seguir bajando la mejora al resto de los empleados.

“Las compañías lo que hacen es reservar una porción de presupuesto para darle a esta gente, porque es vital para la vida de la compañía. Necesitan tener a este grupo satisfecho y motivado”, asegura Deverill.

El estudio de Hewitt enfatiza que a pesar de los cambios y la situación poco favorable las empresas son conscientes que aún deberán ser cuidadosas en seguir brindando incrementos por mérito, ya que a pesar del contexto laboral turbulento, aun los empleados de alto desempeño o elevado potencial seguirán siendo tentados por el mercado.

Llegó el momento de “comprar” talento
Los especialistas coinciden en que las crisis son épocas para comprar talentos porque es “más barato”.

En el momento actual, adquirir personas con elevado potencial, experiencia, aptitudes y skills desarrolladas puede ser una buena estrategia para las empresas, ya que este grupo de personas -incluso en momentos de retracción económica- recibe con frecuencia ofertas laborales tanto desde la competencia como de compañías de la región.

“Además, estos profesionales son los que tienen que liderar la compañía y pilotearla lo mejor posible en momentos de crisis. Una persona con talento tiene una visión abierta, múltiple de las cosas. Y contar con personas de estas características es fundamental para las organizaciones”, remarca Deverill.

Panorama Sindical

Parece que los próximos meses vamos a vivir varios cruces entre la CGT y el Gobierno respecto a las paritarias 2009.

Hoy salio publicado en algunos diarios que mientras el oficialismo intenta convencer al líder de la Confederación General del Trabajo (CGT), Hugo Moyano, que acepte el límite del 13,5% para los aumentos salariales de 2009, unos puntos por encima de la previsión inflacionaria; se conocieron declaraciones de Juan Belén -número dos de la CGT- en las que destaca que el piso de las subas deberá respetar el tope de 18% que el Gobierno prometió para las jubilaciones durante los próximos 12 meses.

“Vamos a tener que buscar un punto de acuerdo cerca de ese parámetro y tener en cuenta en qué condiciones nos encontramos al inicio de las negociaciones que van a comenzar en marzo”, expresó Belén a un matutino.

Habra que seguir de cerca los avances de esta disputa.

Humanos con Recursos