Posts etiquetados como ‘provincia de buenos aires’

Tráfico de animales: cayó la “mafia” de Ituzaingó

El hallazgo rozó por momentos lo macabro e inesperado. En una casa de Ituzaingó no solo había animales exóticos enjaulados listos para ser comercializados, sino que además varios de ellos estaban “congelados” en un freezer, entre los que se encontraban un cachorro de tigre y varias aves.

Los procedimientos tenían lugar en varias provincias más a la vez. Se trataba de una banda con poderosas ramificaciones en todo el país. El tráfico de animales es un fenómeno mundial aunque en muchos países existen leyes que castigan con penas muy duras el sufrimiento y la venta de especies prohibidas. El negocio es tan grande que después de la droga y la venta de armas mueve unos 20.000 millones de dólares anuales.

A tanto llega la locura de un coleccionista un arara-azul-de-lear, una de las aves brasileñas más amenazadas, se llega a pagar hasta 60 mil dólares en Europa, América del Norte y Asia.

El tráfico es también depredador y contribuye a la escasez, ya que sólo uno de cada diez animales arrebatados a su medio natural llega vivo al comprador final. Es por eso que durante los allanamientos se encontraron varios animales congelados, que habían muerto en el traslado de provincias del noroeste a Buenos Aires. A tal punto llega el nivel de estas organizaciones que esos animales son canjeados luego por otros, como si hubieran venido fallados.

ARGENTINA: 500 ESPECIES EN PELIGRO

Pero lo increíble es que pocas personas consideran un delito adquirir hermosos pájaros y monos sacados de su hábitat en países lejanos, o manteniéndolos cautivos en un zoológico particular que es un deseo de muchos. En consecuencia, el contrabando goza de cierta impunidad. Como en el caso del narcotráfico, los principales proveedores son países en desarrollo y la demanda se concentra en los industrializados.

Esta vez, el personal del departamento Delitos Ambiéntales de la división Operaciones con el apoyo de las fuerzas locales Federales realizaron allanamientos en Bahía Blanca, Santa Fe, interior de Buenos Aires y en La Banda.

Tras una investigación que demandó más de 8 meses mediante tareas de inteligencia, filmaciones y seguimientos coordinadas por un Juzgado Federal de Morón, se secuestraron en La Banda una gran cantidad de aves autóctonas listas para su comercialización, al igual que en Ituzaingó. El dueño de la vivienda integraría una gran red de tráfico de especies protegidas con ramificaciones en muchas provincias.

En el procedimiento trabajó también personal de la dirección de Fauna Silvestre de la Nación que se encargaron de clasificar cada uno de los animales secuestrados. Se encontraron zorzales negros, cardenales, pepeteros, soldaditos, auroras, brasitas, loros y tordos entre otras variedades, además de numerosa documentación que probaría los contactos que la organización tenía para vender esos animales a Europa y Asia.

Lamentablemente en la Argentina es un tema del que poco se habla, poco se dice y poco se hace. Desde hace varios años los proteccionistas vienen alertando sobre el creciente aumento del contrabando animal.

Existen unas 985 especies de aves, 345 mamíferos, 248 reptiles, 145 anfibios y 710 peces, de ese total unas 529 de ellas están siendo amenazadas y podrían desaparecer. Entre los reptiles que peligran se encuentran la tortuga verde, la boa vizcachera y la constrictor. Entre las aves como el loro vinoso, el pájaro campana, el cauquén colorado, el flamenco austral, el güila manera, el zorzal colorado, la urraca, la calandria, el tucán, también el cardenal imperial.

Como siempre existen leyes, hay más de 3.000 normas que regulan o apuntan a regular la conservación de la naturaleza.Pero en la práctica nada parece alcanzar.

Fuente: Crimininal Blog , 18 de septiembre de 2009

Piden clausurar el zoológico del Parque Independencia

Bahía Blanca. Arg. 14/09/09.
El reclamo es analizado por el Ejecutivo y ya cuenta con el apoyo de algunos ediles. No se critican los ciudades que reciben los animales, sino los efectos y las razones del encierro.
Tres instituciones vinculadas con la protección de los animales reclamaron la sanción de una ordenanza para la clausura del zoológico municipal ubicado en el Parque Independencia.
El planteo se lleva a cabo mientras se desarrolla una campaña nacional de mensajes de correos electrónicos apoyando la solicitud. Asimismo, cada sábado, a partir de las 16, en la esquina de Chiclana y Alsina se recolectan firmas, de las que se adjuntaron 3.461 al expediente, si bien ya se tienen registradas cerca de diez mil.
Laura De Pedro, integrante de la Asociación Protectora de Animales (APA), comentó que el zoológico local es tradicional, con animales en exhibición para el entretenimiento de las personas.
“Realmente, a esta altura de los acontecimientos, no nos parece un modelo ético para nadie y menos para los niños”, subrayó.
Las entidades que rubricaron la presentación en el Concejo Deliberante son, además de APA, el Movimiento Argentino de Protección al Animal (MAPA) y la Organización para la Protección Integral y el Bienestar de los Animales (OPIBAA).
Los proteccionistas también se acercaron a dialogar con los empleados del área municipal encargada del mantenimiento del zoológico.
“Las personas que trabajan allí les brindan a los animales amor y todos los cuidados que están a su alcance, en el marco de una estructura que es heredada. Cumplen bien con su función, pero nosotros estamos en contra de la esclavitud de los animales”, argumentó De Pedro.
En otro orden, la dirigente de APA hizo alusión a ciencias como la etología y la zoopsiquiatría, que estudian la conducta de los animales.
“Ahí se empieza a comprender que, separados de su hábitat y de sus congéneres, encerrados en jaulas mínimas, de cemento, no pueden realizar lo que su propia naturaleza les manda, como cazar o aparearse, y por eso sufren.
“Pensemos que en el zoológico de Bahía tenemos monos de zonas tropicales y, sin embargo, tienen que estar soportando el frío bahiense, en un piso de cemento. Si bien los cuidan, les dan frazadas y estufas, es un absurdo sostener esta estructura”, enfatizó De Pedro.
Entre las afectaciones, hizo mención de la zoocosis, que tiene que ver con la depresión, la apatía y el aburrimiento. Estas afecciones derivan, incluso, en el automutilamiento.
“Para recolectar firmas, mostramos muchas fotos de los animales de Bahía y con sólo ver sus caras uno se da cuenta de la tristeza que tienen. El mono carayá vive gritando y golpeando la jaula, mientras que el puma camina constantemente en una ambiente mínimo, con un movimiento estereotipado. Además, los leones están con sobrepeso, porque permanecen echados todo el día”, señaló la integrante de APA.
La opción válida para los animales lo constituyen, según De Pedro, las reservas.
“Los animales se encuentran en ambientes parecidos a los de sus orígenes: selvas, llanuras, montañas. Allí los alimentan en distintas zonas, de manera que el animal pueda buscar el sustento. En cambio, en una jaula de dos por dos, no puede esconder la comida”, comentó.
Los proteccionistas se reunieron con la subsecretaria de Salud, Susana Elliquer, quien también consideró que el zoológico no era un buen modelo ético.
“En Rosario y en Tres Arroyos se cerraron los zoológicos. Hace poco, hubo un carta muy interesante del escritor José Saramago reclamando el cierre del zoológico de Barcelona, tras la muerte de una elefante por depresión. Esperamos que Bahía colabore en este concepto”, anheló De Pedro.
Campaña nacional
La Red Argentina de Entidades Protectoras de Animales No Eutanásicas impulsa una campaña nacional, que se lleva a cabo vía correo electrónica.
Con cada mail se exhorta a los usuarios de Internet a reclamar la clausura del zoológico y expone la fotografía de un puma enjaulado, con la inscripción: “¿Qué ves cuando lo ves?”.
Apoyo en el Concejo
Entre los ediles que están de acuerdo con el cierre del zoológico se encuentra Elisa Quartucci, representante de la Coalición Cívica.
“Los zoológicos tenían como finalidad que las personas conozcan especies que no eran autóctonas, pero ese objetivo ya no existe. Estoy a favor del cierre y del traslado de los animales a las reservas naturales”, adelantó la edil.
En este sentido, comentó que Bahía Blanca fue pionera en contar con una ordenanza que prohibe la utilización de animales en circos, pero se permite enjaularlos en un zoológico municipal para exhibirlos.
El expediente que lleva el pedido de clausura es analizado por el Ejecutivo y deberá volver al Concejo Deliberante para su análisis y tratamiento.
Hechos vandálicos
El zoológico local también fue escenario este año de repudiables hechos vandálicos, el primero de los cuales se registró el 1 de mayo, cuando cuatro individuos mataron y se llevaron un ñandú.
“En el lugar había rastros de sangre y plumas, por lo que suponemos que han matado al animal y se lo llevaron arrastrando o dentro de una bolsa”, indicó, por entonces, Leonardo Pombo, funcionario municipal y administrador del Mercado de la Ciudad.
Pombo agregó que una vecina del barrio Sánchez Elías observó a cuatro jóvenes cuando caminaban por Baigorria al 1.500 con un animal muerto.
“Se encontró un hierro torcido, con el que suponemos que engancharon al ñandú del cogote para sujetarlo y golpearlo, porque es un animal que se defiende”, sostuvo el vocero.
Pero el daño producido por los vándalos no quedó allí, ya que, como consecuencia del ataque al ave, un ciervo que estaba en un corral lindero se atemorizó e intentó saltar un alambrado de dos metros, quedando colgado y lesionándose la mandíbula.
Posteriormente, el 24 de junio, tres menores de edad, individualizados como autores del hecho, mataron a otros cinco animales del zoológico.
En esa oportunidad, al acercarse a las jaulas ubicadas en las inmediaciones del estanque de los patos, los trabajadores municipales advirtieron, asombrados, la existencia de dos maras (liebres patagónicas) muertas y colgadas del alambre tejido.
A los pocos metros, hallaron a dos burros enanos muertos y a otro agonizando, producto de las heridas de arma blanca que les infligieron.
La historia
La génesis del zoológico data de la misma creación del parque Independencia, trazado en 1911 por iniciativa de las autoridades del Tiro Federal. Su objetivo era disponer de una institución de carácter científico, destinada a proporcionar “un centro higiénico de solaz e instrucción”. En los primeros años, el lugar funcionó con algunas especies autóctonas, la mayoría de ellas donadas por vecinos de la ciudad y de la zona. Así, en 1915, podían observarse águilas, pumas, una hiena, cuatro llamas y algunos jabalíes. Luego de años de operatividad informal, el zoológico fue creado en 1920 de manera oficial, mediante ordenanza municipal, a partir de lo cual la comuna se ocupó de aportar más animales. Así, en 1931, adquirió en La Plata un grupo de llamas, burros, cabras, conejos y faisanes. Tras un período de desatención, en 1949 se decidió revitalizarlo mediante una “apreciable transformación” que incluyó la construcción de las hoy tradicionales jaulas que conforman una postal del zoo. También se anunció, dicho año, que se crearían sectores especiales para albergar animales de gran tamaño, por caso elefantes y otros que, por sus características, requirieran “escenarios más amplios”.
_
Fuente: La Nueva Provincia martes 15 de septiembre de 2009

Zoo polémico: en Ezeiza invitan a los turistas a cometer un ilícito

El alerta fue de la Fundación Vida Silvestre. En el Aeropuerto Internacional de Ezeiza algo extraño está sucediendo, y no viene justamente en forma de valija. El ilícito tiene que ver con animales salvajes, puntualmente, del contacto directo con los mismos en un zoológico de Luján. De acuerdo al organismo ecologista en el aeropuerto se estaría distribuyendo un folleto que invita a los turistas a realizar algo prohibido por la ley.
Así se promueve el contacto de los visitantes con tigres, leones o dromedarios, pese a que la normativa vigente de la Provincia de Buenos Aires, la Ley 12.238/98 , advierte: “Queda prohibido la alimentación y el contacto directo con los animales a excepción de los animales domésticos que no revisten peligrosidad”.
“El folleto es apología porque presenta fotos de delitos penados por la ley, adormecen a leones o tigres para que la gente pueda entrar en las jaulas y tocarlos como si fueran gatitos”, explicó a Carlos Fernández Balboa, responsable de Educación de la FVSA.

Nadie puede asegurar que un animal silvestre no pueda contagiar una enfermedad a una persona o bien que no esté expuesto a un daño físico

Al ser consultados por Jorge Alberto Semino, fundador y director de el Zoo de Luján, explicó que desde hace 14 años ofrecen este servicio y nunca reportaron inconvenientes ni fueron advertidos por la justicia.
“Son animales nacidos en cautiverio y que están domesticados. No son salvajes, están acostumbrados al contacto con las personas y están mansos”. De acuerdo a las palabras de Semino, los animales no deben cumplir una rutina y sólo participan de la exposición.
Para corroborar los dichos de Semino, se contactó con la oficina de hablitaciones de la Municipalidad de Luján, en la que se negaron a ofrecer información en forma telefónica, “a menos que se inicie un expediente en mesa de entradas con una carta dirigida al Intendente y el pago de 16 pesos”, según explicó un vocero de ese organismo.

¿Se pierde el instinto?
En cambio, el médico veterinario Leonardo Sepiurka sí polemizó con Semino. Según el especialista, la lógica indica que el zoo por naturaleza no es el ámbito adecuado del animal. Así, “por más que se los vaya socializando o aclimatando en parques estilo Disneylandia el instinto en algún momento aflora. El que diga lo contrario no sabe de lo que habla”.
De acuerdo al especialista, el contacto con el hombre genera estrés, sin importar si es un león o un organismo unicelular. Motivos que pueden desencadenar una acción violenta o repentina.
Asimismo, Sepiurka alertó que los animales pueden brotarse por otros factores además de la presencia humana. “La alteración del ciclo sexual les cambia la fisiología, se sabe que la variación de intensidad lumínica provoca cambios en el carácter, como así también la acción de feromonas, que pueden calmar o alterar de acuerdo al olfato”.

La ley y los hechos
Siguiendo el brazo de la ley, y el artículo antes mencionado, los animales del zoo no pueden estar en contacto directo con los visitantes. Sin embargo, Semino, advierte un detalle que, en su opinión, no es contemplado por la reglamentación.
“Queremos que el artículo se especifique bien, porque los animales en cautiverio no revisten el mismo peligro que los salvajes”, expuso el director del Zoo de Luján quien reclamó que se trate la modificación de este inciso. “Para nosotros sería más fácil y barato tenerlos encerrados en una jaula, pero preferimos cuidarlos, cepillarlos y darles leches para que no se depriman”.
Asimismo desde la Fundación Vida Silvestre alertaron que “la mayoría de los zoológicos argentinos no cumplen con los objetivos que debería tener este tipo de institución.
“Se restringen a exhibirlos y a invertir en este sentido, porque –para la mayoría de sus propietarios- un zoológico es un negocio, no una institución al servicio de la conservación de la naturaleza. Por lo tanto, las normas de seguridad son precarias y los accidentes más comunes de lo que pensamos”, afirmó a través de un comunicado Claudio Bertonatti, uno de los directores de la ONG.
Por su parte, Sepiurka manifestó que ciertas reacciones están en la estructura genética del animal, en un río africano o en la fosa de un zoológico. Es algo que no pierden, más allá de estar familiarizados con su cuidador.
Fuente: Minuto Uno on line, Auri Gorosurreta. Viernes 17 de Agosto de 2007 17:31